Des­nu­dan­do a los “due­ños de la pala­bra” en Amé­ri­ca Lati­na – Danie­la Estra­da IPS( Cuba­de­ba­te)

martin-becerra1

SANTIAGO, 4 may (IPS) – “Si no estu­vie­ra tan con­cen­tra­da la ‘pala­bra’, la situa­ción de des­igual­dad de Amé­ri­ca Lati­na sería más cues­tio­na­da”, sen­ten­cia el aca­dé­mi­co Mar­tín Bece­rra, quien pre­sen­tó este mar­tes en la capi­tal chi­le­na su últi­ma inves­ti­ga­ción sobre los medios de comu­ni­ca­ción de la región.

“Los Due­ños de la Pala­bra. Acce­so, estruc­tu­ra y con­cen­tra­ción de los medios en la Amé­ri­ca Lati­na del Siglo XXI”, se titu­la el libro escri­to por Bece­rra jun­to a su com­pa­trio­ta Gui­ller­mo Mas­tri­ni, publi­ca­do en 2009 en Argen­ti­na gra­cias al apo­yo del no guber­na­men­tal Ins­ti­tu­to Pren­sa y Socie­dad, con sede en Lima.

Ambos aca­dé­mi­cos publi­ca­ron en 2006 “Perio­dis­tas y mag­na­tes”, la pri­me­ra par­te de esta inves­ti­ga­ción que pre­ten­den actua­li­zar cada cua­tro años sobre las lla­ma­das indus­trias “info­co­mu­ni­ca­cio­na­les”: pren­sa, radio, tele­vi­sión abier­ta y por cable, edi­to­rial grá­fi­ca, fono­gra­fía, cine­ma­to­gra­fía, tele­fo­nía fija y móvil e Inter­net.

IPS: ¿Quié­nes son los “due­ños de la pala­bra” en Amé­ri­ca Lati­na?

MARTIN BECERRA: Son pocos gru­pos con una influen­cia deci­si­va en las acti­vi­da­des “info­co­mu­ni­ca­cio­na­les”. Los más impor­tan­tes son Glo­bo, Tele­vi­sa, Cla­rín, Pri­sa, Cis­ne­ros y el gru­po del mexi­cano Ángel Gon­zá­lez, con gran pre­sen­cia en Amé­ri­ca Cen­tral. En tele­co­mu­ni­ca­cio­nes están Tel­mex y Tele­fó­ni­ca.

El pano­ra­ma lati­no­ame­ri­cano se repro­du­ce a esca­la nacio­nal. En Chi­le, por ejem­plo, tie­nes a la fami­lia Edwards (due­ña de la cade­na de dia­rios El Mer­cu­rio) y a Álva­ro Saieh (pro­pie­ta­rio de Con­sor­cio Perio­dís­ti­co de Chi­le).

IPS: ¿Tie­nen algún per­fil común estos gru­pos y mag­na­tes?

MB: El ori­gen de muchos de ellos está liga­do a una figu­ra patriar­cal, de caci­que, muy al esti­lo de los lide­raz­gos polí­ti­cos y empre­sa­ria­les lati­no­ame­ri­ca­nos.

La figu­ra del “Pater fami­lias” (padre de fami­lia) que se abre camino con méto­dos no siem­pre muy prís­ti­nos, como que­da cla­ro en inves­ti­ga­cio­nes como “Los mag­na­tes de la pren­sa”, de la perio­dis­ta chi­le­na María Oli­via Mönc­ke­berg (2009). La acu­mu­la­ción de sus for­tu­nas, en algu­nos casos, está liga­da a nego­cios con gobier­nos dic­ta­to­ria­les.

En las últi­mas déca­das se han recon­ver­ti­do y diver­si­fi­ca­do. Hoy habla­mos de con­glo­me­ra­dos que tie­nen des­de finan­cie­ras has­ta radios y cade­nas de tele­vi­sión. Antes eran empre­sa­rios de medios, aho­ra son enor­mes gru­pos eco­nó­mi­cos, que, para faci­li­tar su acción en el res­to de la eco­no­mía, nece­si­tan medios de comu­ni­ca­ción que les sir­van de poder de lobby.

IPS: ¿Qué mira­da está repre­sen­ta­da por estos gran­des medios? Mönc­ke­berg dice que en Chi­le es la dere­cha neo­li­be­ral ultra­con­ser­va­do­ra…

MB: En gene­ral son de dere­cha. Por­que defien­den el sta­tu quo. Estos gru­pos no podrían haber alcan­za­do el tama­ño que tie­nen, que, dicho de paso, esta­ría prohi­bi­do en paí­ses desa­rro­lla­dos, si no fue­se por la com­pla­cen­cia de un poder polí­ti­co que en algu­nos casos estu­vo en manos de dic­ta­do­res.

El poder polí­ti­co los ha bene­fi­cia­do con unos pri­vi­le­gios que se ter­mi­na­rían con cual­quier refor­ma que aspi­re a demo­cra­ti­zar el sis­te­ma de medios, que es algo que está en la agen­da lati­no­ame­ri­ca­na hoy.

IPS: ¿Cuál es la mag­ni­tud de la con­cen­tra­ción de medios en Amé­ri­ca Lati­na?

MB: Más de 82 por cien­to de todas las acti­vi­da­des de infor­ma­ción y comu­ni­ca­ción están en manos de los cua­tro pri­me­ros ope­ra­do­res, que, como esto es un pro­me­dio, cam­bian de país en país. La influen­cia de estos acto­res es des­me­di­da.

A esto hay que agre­gar­le que en Amé­ri­ca Lati­na, con la excep­ción a medias de (la esta­tal) Tele­vi­sión Nacio­nal de Chi­le, no hay medios públi­cos al esti­lo de la BBC. En este pano­ra­ma no hay un equi­li­brio, una fuer­za públi­ca que pue­da com­pen­sar la influen­cia de los gran­des medios comer­cia­les.

Esto habla mucho de las socie­da­des des­igua­les que cons­trui­mos en Amé­ri­ca Lati­na, el sub­con­ti­nen­te más inequi­ta­ti­vo del pla­ne­ta. Yo creo que si no estu­vie­ra tan con­cen­tra­da la pala­bra, la situa­ción de des­igual­dad de Amé­ri­ca Lati­na sería más cues­tio­na­da.

IPS: Usted men­cio­na la agen­da demo­cra­ti­za­do­ra que se dis­cu­te hoy en la región…

MB: Sí, es una agen­da hete­ro­gé­nea, por­que los gobier­nos y los movi­mien­tos polí­ti­cos y socia­les que la impul­san son dis­tin­tos entre sí. La expe­rien­cia de Evo Mora­les en Boli­via y de Rafael Correa en Ecua­dor es muy dis­tin­ta a la de (Luiz Inácio) Lula da Sil­va en Bra­sil y de Taba­ré Vás­quez (2005−2010) en Uru­guay.

Pero estas cua­tro expe­rien­cias, y podría­mos men­cio­nar tam­bién a la argen­ti­na, tie­nen en común que por pri­me­ra vez en esos paí­ses se cues­tio­na la con­cen­tra­ción y se plan­tea que los sec­to­res socia­les sin áni­mo de lucro tie­nen el mis­mo dere­cho a poseer licen­cias de radio y tele­vi­sión. Esta es una gran nove­dad.

IPS: ¿Cómo ana­li­za la situa­ción de paí­ses como Argen­ti­na y Vene­zue­la, cuyos gobier­nos denun­cian que los gran­des medios actúan como ver­da­de­ros par­ti­dos de opo­si­ción?

MB: La situa­ción es muy dis­tin­ta. En Vene­zue­la está la ley Resor­te (Res­pon­sa­bi­li­dad Social en Radio y Tele­vi­sión) del (pre­si­den­te Hugo) Chá­vez, con la cual estoy en des­acuer­do por­que se mete con los con­te­ni­dos. La ley argen­ti­na, no, es muy libe­ral en cuan­to a los con­te­ni­dos, cada cual pue­de decir lo que quie­re.

Hay muy pocos perio­dos en la his­to­ria argen­ti­na don­de uno pue­da encon­trar reac­cio­nes tan duras del sis­te­ma de medios con­tra los pre­si­den­tes. Esto sig­ni­fi­ca que liber­tad de medios en Argen­ti­na hay.

En mi país los medios reac­cio­nan mal, y es muy inefi­caz perio­dís­ti­ca­men­te por­que reac­cio­nan como par­ti­do polí­ti­co y rom­pen lo que (el inte­lec­tual argen­tino) Eli­seo Verón lla­ma el “con­tra­to de lec­tu­ra”, la rela­ción entre el dia­rio y sus lec­to­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *