Levan­tar­se con Cuba- Ricar­do Alarcon

La encar­ni­za­da gue­rra que el Impe­rio lle­va a cabo con­tra la Revo­lu­ción comen­zó antes del Pri­me­ro de Enero de 1959. Para com­pro­bar­lo bas­ta leer los pocos docu­men­tos ofi­cia­les par­cial y tar­día­men­te des­cla­si­fi­ca­dos varias déca­das des­pués de esa glo­rio­sa fecha.
Washing­ton apo­yó a la tira­nía batis­tia­na des­de el gol­pe de esta­do que en 1952 abo­lió las ins­ti­tu­cio­nes repu­bli­ca­nas y la sos­tu­vo has­ta su derrum­be final. Nun­ca cri­ti­ca­ron sus crí­me­nes ni la amo­nes­ta­ron por las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos ni por la muer­te de 20 mil cubanos.
Hicie­ron todo lo con­tra­rio. Arma­ron, entre­na­ron y ase­so­ra­ron al Ejér­ci­to y a las fuer­zas nava­les, aéreas y poli­cia­les de la dic­ta­du­ra. Man­tu­vie­ron una estre­cha coope­ra­ción con los apa­ra­tos repre­si­vos a quie­nes equi­pa­ron y ense­ña­ron a tor­tu­rar y con ellos coor­di­na­ron accio­nes con­tra los revo­lu­cio­na­rios en Cuba y en la emi­gra­ción. Lo hicie­ron has­ta la madru­ga­da del Pri­me­ro de Enero.
Faci­li­ta­ron la fuga del dés­po­ta y orga­ni­za­ron la sali­da hacia Esta­dos Uni­dos de sus peo­res ase­si­nos y com­pin­ches, quie­nes antes de mar­char­se saquea­ron el teso­ro de la Repú­bli­ca. Esa noche, por cier­to, die­ron a Cuba el pri­mer gol­pe en la gue­rra eco­nó­mi­ca que aún per­du­ra. Los cen­te­na­res de millo­nes roba­dos al pue­blo cubano fue­ron el ori­gen de muchas for­tu­nas que la des­ver­gon­za­da pro­pa­gan­da yan­qui pre­sen­ta como si fue­ran resul­ta­do de supues­tos éxi­tos empresariales.
Con los batis­tia­nos Washing­ton ini­ció sus empe­ños para fabri­car una opo­si­ción con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria. Los pró­fu­gos de la jus­ti­cia, lejos de cas­ti­go reci­bie­ron exen­cio­nes impo­si­ti­vas y otras pre­ben­das y pri­vi­le­gios y fue­ron reci­bi­dos en sesio­nes del Con­gre­so y en salo­nes ofi­cia­les. Batis­ta y sus secua­ces, pre­ci­sa recor­dar­lo, fue­ron los pri­me­ros ins­tru­men­tos en la polí­ti­ca y la pro­pa­gan­da anti­cu­ba­na pro­mo­vi­da por Washing­ton. Y ellos y sus des­cen­dien­tes han sido siem­pre el com­po­nen­te prin­ci­pal y la sus­tan­cia podri­da de esa oposición.
La Ley de Ajus­te Cubano de 1966 era, entre otras cosas, una ley batis­tia­na que dio ven­ta­jas excep­cio­na­les a los que de Cuba esca­pa­ron el Pri­me­ro de Enero. Y la Ley Helms-Bur­ton de 1996 es un engen­dro pro­fun­da­men­te batis­tiano que lle­ga al extre­mo de con­sa­grar que la “devo­lu­ción” de tie­rras, fábri­cas y casas a esos delin­cuen­tes es la “con­di­ción indis­pen­sa­ble” para que Washing­ton pudie­ra ini­ciar el pro­ce­so para des­man­te­lar el blo­queo eco­nó­mi­co que impo­ne a nues­tro pue­blo. Ambas leyes, no lo olvi­de­mos, tie­nen hoy ple­na vigen­cia y pocos hablan allá siquie­ra de la posi­bi­li­dad de derogarlas.
Con cinis­mo inau­di­to los impe­ria­lis­tas mano­sean ideas nobles como la demo­cra­cia y los dere­chos huma­nos, con­cep­tos que les son com­ple­ta­men­te aje­nos, pero que mani­pu­lan en sus ince­san­tes cam­pa­ñas anti­cu­ba­nas. La ver­dad es que la gue­rra eco­nó­mi­ca la des­ata­ron con­tra el pue­blo cubano para cau­sar­le “ham­bre y deses­pe­ra­ción”, para hacer­lo sufrir y cas­ti­gar­lo por­que ese pue­blo dio su apo­yo abru­ma­dor a Fidel y a la Revo­lu­ción. Así está escri­to, con todas las letras, en tex­tos que acor­da­ron en la Casa Blan­ca ya en la pri­ma­ve­ra de 1959.
Una polí­ti­ca así con­ce­bi­da es lite­ral­men­te lo que la Con­ven­ción de Gine­bra defi­ne como el cri­men de geno­ci­dio, la peor vio­la­ción de los dere­chos más ele­men­ta­les de todo un pue­blo. Es el geno­ci­dio más pro­lon­ga­do de la his­to­ria que dura ya más de cin­cuen­ta años y que empe­zó y se man­tie­ne pre­ci­sa­men­te para negar a los cuba­nos el ejer­ci­cio de sus dere­chos democráticos.
Des­de 1959 la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia se ocu­pó de agru­par a los anti­guos esbi­rros y tor­tu­ra­do­res del régi­men derro­ta­do para que fue­sen el núcleo cen­tral del ins­tru­men­to que se pro­pu­so fabri­car para com­ba­tir a la revo­lu­ción en el plano polí­ti­co. El Pro­gra­ma de Accio­nes Encu­bier­tas de la CIA, apro­ba­do por la Casa Blan­ca hace más de medio siglo, tenía como pila­res fun­da­men­ta­les la “crea­ción de una opo­si­ción den­tro de Cuba” que sería diri­gi­da por la CIA a tra­vés de los exi­lia­dos orga­ni­za­dos por la Agen­cia en el exte­rior y el desa­rro­llo de “una pode­ro­sa ofen­si­va de pro­pa­gan­da” para inflar y apo­yar esa “opo­si­ción”. Esa ha sido la esen­cia de la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na con­tra Cuba des­de enton­ces has­ta hoy.
Lo úni­co nove­do­so es que, a par­tir del derrum­be en Euro­pa del lla­ma­do “socia­lis­mo real”, a las accio­nes encu­bier­tas de la CIA, que nun­ca han cesa­do, se agre­gan las que abier­ta­men­te rea­li­zan por medio de la AID y otras enti­da­des, inclu­yen­do con­tra­tis­tas supues­ta­men­te pri­va­dos, cuyos pla­nes y pro­yec­tos, en algu­na medi­da, apa­re­cen refle­ja­dos en los pre­su­pues­tos federales.
Aho­ra enfren­ta­mos una inten­si­fi­ca­ción de esa cam­pa­ña y debe­mos pre­gun­tar­nos por qué. Por­que el pue­blo cubano ha sido capaz de resis­tir esa colo­sal agre­sión y Cuba ya no está sola. Nue­vos vien­tos de uni­dad, soli­da­ri­dad e inde­pen­den­cia reco­rren la Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Nues­tro Con­ti­nen­te entra en una épo­ca nue­va que ha sido posi­ble por la heroi­ca resis­ten­cia de los cuba­nos y las cubanas.
El Impe­rio pre­ten­de recu­pe­rar el espa­cio per­di­do. Para ello cuen­ta con pocos ser­vi­do­res en esta par­te del mun­do. Debe bus­car­los sobre todo allen­de el Atlántico.
La ver­dad es que el Impe­rio y sus saté­li­tes euro­peos son los peo­res enemi­gos de la demo­cra­cia y los más con­tu­ma­ces vio­la­do­res de los dere­chos huma­nos. Y saben que están moral­men­te en cueros.
Pese a su hege­mo­nía y con­trol sobre los lla­ma­dos medios de “infor­ma­ción” no han logra­do impe­dir que el mun­do sepa de las masa­cres en Iraq, Afga­nis­tán y Pales­ti­na – que se agre­gan a una lar­ga lis­ta que des­bor­da el pla­ne­ta -, de las cár­ce­les secre­tas, de la infa­me lega­li­za­ción de la tor­tu­ra y de los tor­men­tos a los ence­rra­dos en la pri­sión de Guan­tá­na­mo, espa­cio usur­pa­do a Cuba, úni­co rin­cón de esta Isla don­de se vul­ne­ra la dig­ni­dad del ser humano.
¿Creen aca­so que el mun­do no sabe? ¿Ima­gi­nan por un ins­tan­te que hemos olvidado?
¿Creen que es sufi­cien­te con colo­car a un hom­bre negro en la Casa Blanca?
A un hom­bre, por cier­to, inte­li­gen­te, con una tra­yec­to­ria per­so­nal que le ganó res­pe­to y sim­pa­tía para lle­gar a su actual empleo.
Un hom­bre negro que, sin embar­go, pre­di­ca el olvi­do, con­vo­ca a la amne­sia. No se can­sa de repe­tir que deje­mos atrás el pasa­do y que mire­mos hacia ade­lan­te hacia sus vagas pro­me­sas de un futu­ro mejor que cada vez más es una repe­ti­ción del pasado.
Pero suce­de que el pasa­do vive en el pre­sen­te. La gue­rra eco­nó­mi­ca, con su inten­to geno­ci­da, con­ti­núa, no ha sido modi­fi­ca­da en lo abso­lu­to con la actual Admi­nis­tra­ción. Per­sis­te y se acre­cien­ta la “pode­ro­sa ofen­si­va de pro­pa­gan­da” que con­ci­bió la CIA de Eisenho­wer y en la que par­ti­ci­pa per­so­nal­men­te, en paté­ti­co espec­tácu­lo, el actual inqui­lino de la Casa Blan­ca, el que no tuvo valor para decli­nar el inex­pli­ca­ble pre­mio Nobel.
Posa­da Carri­les, el con­fe­so terro­ris­ta que a tan­tos ha ase­si­na­do, entró a Esta­dos Uni­dos con la com­pli­ci­dad del régi­men de Bush. Pero sigue allá pro­te­gi­do por la nue­va Admi­nis­tra­ción. Que se sepa has­ta aho­ra el Pre­si­den­te Oba­ma no ha res­pon­di­do ni ha hecho nada res­pec­to a la peti­ción que le hizo el Gober­na­dor de Puer­to Rico, el 15 de diciem­bre de 2008 soli­ci­tán­do­le que dis­pu­sie­ra que el FBI entre­gue a los tri­bu­na­les las evi­den­cias que celo­sa­men­te ha ocul­ta­do por más de tres déca­das de los ase­si­na­tos de San­tia­go Mari Pes­que­ra y Car­los Muñiz Varela.
Y Gerar­do, Ramón, Anto­nio, Fer­nan­do y René ¿por qué siguen sufrien­do injus­ta y cruel pri­sión? ¿No pro­me­tió duran­te su cam­pa­ña elec­to­ral el actual Pre­si­den­te que lucha­ría con­tra el terro­ris­mo res­pe­tan­do los prin­ci­pios y la legalidad?
¿Cómo expli­ca que quie­nes han sacri­fi­ca­do sus vidas luchan­do con­tra el terro­ris­mo estén en pri­sión y los terro­ris­tas se paseen libre­men­te por las calles?
Con­tra Cuba Washing­ton lle­va a cabo no sólo su geno­ci­da gue­rra eco­nó­mi­ca, no sólo ha des­ata­do la más bur­da cam­pa­ña de calum­nias y des­in­for­ma­ción, tam­bién alien­ta y pro­mue­ve el terro­ris­mo en sus peo­res for­mas y mani­fes­ta­cio­nes. Es la úni­ca expli­ca­ción de que nues­tros Cin­co com­pa­ñe­ros estén toda­vía secuestrados.
Los Cin­co fue­ron dete­ni­dos en sep­tiem­bre de 1998 por­que a ries­go de sus vidas, sin armas, sin usar la fuer­za o la vio­len­cia pene­tra­ron a gru­pos terro­ris­tas que ope­ran impu­ne­men­te en Mia­mi. Esa fue la acu­sa­ción prin­ci­pal con­tra ellos.
El Gobierno exi­gió que el jui­cio se efec­tua­se en ese lugar y el tri­bu­nal les negó el dere­cho al cam­bio de sede.
El Gobierno for­mu­ló otros car­gos fal­sos, inven­ta­dos, rela­cio­na­dos con supues­tas acti­vi­da­des de espio­na­je y en cuan­to a Gerar­do ade­más la infa­mia de ase­si­na­to en pri­mer grado.
Todos los medios loca­les con­tro­la­dos por los terro­ris­tas des­ata­ron una inten­sa y cons­tan­te cam­pa­ña de calum­nias usan­do las fal­sas acu­sa­cio­nes y pre­sio­na­ron abier­ta y públi­ca­men­te a los miem­bros del Jura­do, quie­nes repe­ti­das veces expre­sa­ron a la Jue­za que se sen­tían ame­dren­ta­dos. La Jue­za en varias oca­sio­nes se hizo eco de esa preo­cu­pa­ción y pidió al Gobierno que tra­ta­se de poner fin a una situa­ción que sin embar­go per­sis­tió has­ta el final como cons­ta en las actas del juicio.
Des­pués de con­clui­da la far­sa judi­cial se ha des­cu­bier­to que detrás de esa cam­pa­ña de odio y temor esta­ba el Gobierno Fede­ral. No sólo con las decla­ra­cio­nes incen­dia­rias que los fis­ca­les hacían ante el Tri­bu­nal y ante la pren­sa, don­de no cesa­ban de repe­tir que los Cin­co eran terri­bles enemi­gos cuyo pro­pó­si­to era, nada más y nada menos, que “des­truir a los Esta­dos Uni­dos.” Aho­ra se sabe que, para col­mo, todos esos perio­dis­tas eran paga­dos por el Gobierno de Esta­dos Uni­dos con fon­dos del pre­su­pues­to federal.
El Gobierno sabía per­fec­ta­men­te que esta­ba min­tien­do. Al final del jui­cio admi­tió que care­cía de evi­den­cias para pro­bar su acu­sa­ción prin­ci­pal alre­de­dor de la cual había gira­do todo el pro­ce­so y su sucia propaganda.
La con­duc­ta de la Fis­ca­lía de prin­ci­pio a fin fue una escan­da­lo­sa y sis­te­má­ti­ca pre­va­ri­ca­ción. Las prue­bas fue­ron mani­pu­la­das para ter­gi­ver­sar los hechos y enga­ñar al Jura­do y toda­vía hoy impi­den el acce­so a ellas a los abo­ga­dos defensores.
Son incon­ta­bles las nume­ro­sas vio­la­cio­nes come­ti­das y cual­quie­ra de ellas sería sufi­cien­te para decla­rar nulo el jui­cio de Mia­mi y orde­nar la excar­ce­la­ción de nues­tros Cin­co hermanos.
El Pre­si­den­te Oba­ma debe poner­los en liber­tad aho­ra mis­mo, sin con­di­cio­nes. Ya la Cor­te de Ape­la­cio­nes deter­mi­nó lo obvio: que ellos no habían pues­to en peli­gro la segu­ri­dad nacio­nal de Esta­dos Uni­dos y que no habían bus­ca­do nin­gu­na infor­ma­ción secre­ta en ese país. Y su ilus­tre pre­de­ce­sor, W. Bush, reco­no­ció que no tenía prue­ba algu­na para sos­te­ner la infa­me y fal­sa acu­sa­ción con­tra Gerar­do Her­nán­dez Nor­de­lo. ¿Qué más le hace fal­ta al joven Presidente?
¿Ima­gi­na que nos va a con­ven­cer que él repre­sen­ta un cam­bio creí­ble si no se atre­ve a libe­rar a los ino­cen­tes y sigue impi­dien­do que sean juz­ga­dos por sus crí­me­nes los terro­ris­tas? Con el debi­do res­pe­to que toda­vía él mere­ce a muchos, esa pre­gun­ta debe per­se­guir al Pre­si­den­te Oba­ma. Por todas par­tes y siem­pre como una mal­di­ción gitana.
Como debe per­se­guir­lo la exi­gen­cia de que per­mi­ta a Adria­na y a Olga visi­tar a Gerar­do y a René. Él pue­de poner fin fácil­men­te a la tor­tu­ra medie­val que prac­ti­ca con­tra estos jóvenes.
El 15 de junio ven­ce el últi­mo pla­zo para exi­gir ante los tri­bu­na­les la liber­tad de Gerar­do Her­nán­dez Nor­de­lo. Vamos a dar ese paso aun­que sabe­mos que ofre­ce muy remo­tas posi­bi­li­da­des para él.
Gerar­do ha dicho que con­fie­mos en él, que él está dis­pues­to a resis­tir, a aguan­tar lo que ten­ga que aguan­tar. Tam­bién dijo que la jus­ti­cia sólo ven­drá cuan­do la exi­ja un jura­do de millones.
Esta injus­ti­cia ha dura­do doce años por­que el pue­blo nor­te­ame­ri­cano no la cono­ce. Y no la cono­ce por­que quie­nes con­tro­lan la infor­ma­ción le impi­den a ese pue­blo acce­der a la ver­dad. Mul­ti­pli­que­mos la soli­da­ri­dad y la denun­cia. Que no se deten­gan has­ta libe­rar a Gerar­do y sus cua­tro compañeros.
Com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros, ami­gos de todo el mun­do. Hace años en momen­tos tam­bién cru­cia­les para noso­tros, cuan­do pre­pa­ra­ba el últi­mo esfuer­zo en nues­tra lar­ga gue­rra con­tra el colo­nia­lis­mo espa­ñol, José Mar­tí recla­mó la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal. Dijo él enton­ces: “Quien se levan­ta hoy con Cuba se levan­ta para todos los tiempos.”
Sus pala­bras tie­nen hoy ple­na vigen­cia. Los cuba­nos y las cuba­nas segui­re­mos en pie. En noso­tros, uste­des pue­den con­fiar. Cuen­ten con nues­tra soli­da­ri­dad. Siga­mos luchan­do jun­tos has­ta la vic­to­ria siempre.
Acto de soli­da­ri­dad con Cuba, La Haba­na 2 de mayo de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.