OMS: La medi­ci­na nor­co­rea­na es la envi­dia de muchos paí­ses en desa­rro­llo- Juan Noguei­ra

Hay noti­cias que, a las per­so­nas de izquier­das, no debe­rían sor­pren­der­les y, sin embar­go, si se refie­ren a Corea, son para ellas ‑cuan­to menos- una gran sor­pre­sa. La des­in­for­ma­ción se suma al esca­so cré­di­to que se da a quie­nes inten­ta­mos con­tar nues­tras impre­sio­nes sobre la reali­dad de esta revo­lu­ción.

Sin embar­go, ésta vez es la jefa de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), poco sos­pe­cho­sa de sim­pa­ti­zar con el socia­lis­mo coreano, la que rom­pe uno de los mitos sobre Corea: el sis­te­ma sani­ta­rio de Corea del Nor­te es la envi­dia de muchos paí­ses en desa­rro­llo, dijo el pasa­do 30 de abril, debi­do a la abun­dan­cia de per­so­nal médi­co dis­po­ni­ble.

Mar­ga­ret Chan, es la jefa de la OMS y publi­có sus pri­me­ras impre­sio­nes tan sólo un día des­pués de regre­sar de una visi­ta al país.

Chan afir­mó que Corea del Nor­te no tie­ne fal­ta de médi­cos y enfer­me­ras, a dife­ren­cia de otros paí­ses en desa­rro­llo, don­de los tra­ba­ja­do­res de la salud más for­ma­dos sue­len emi­grar. Esto per­mi­te que Corea del Nor­te brin­de un sis­te­ma de salud exten­so, con un “médi­co de cabe­ce­ra” que se encar­ga de unas 130 fami­lias.

Este sis­te­ma tie­ne ori­gen en los años 60, hacien­do que muchos médi­cos tra­ba­jen fue­ra de los cen­tros hos­pi­ta­la­rios y estén encar­ga­do de un deter­mi­na­do núme­ro de pacien­tes, asig­na­dos por un cri­te­rio terri­to­rial. En los años 60, cada uno de estos médi­cos era res­pon­sa­ble de 600 ciu­da­da­nos. Bajo este sis­te­ma, los gale­nos acu­den regu­lar­men­te a com­pro­bar la salud de los habi­tan­tes, no sólo des­de una pers­pec­ti­va cura­ti­va, sino espe­cial­men­te pre­ven­ti­va: con­di­cio­nes de vida, con­di­cio­nes de tra­ba­jo, aspec­tos higié­ni­cos, aspec­tos cul­tu­ra­les,… etc El médi­co se con­vier­te en un agi­ta­dor en cuan­to a cues­tio­nes de higie­ne y con­di­cio­nes de vida.

Mar­ga­ret Chan elo­gió la cober­tu­ra nor­co­rea­na en las cam­pa­ñas de inmu­ni­za­ción y el cui­da­do a madres e hijos y sub­ra­yó que es alen­ta­do­ra la volun­tad del Gobierno de Corea del Nor­te de tra­ba­jar con agen­cias inter­na­cio­na­les, como el Fon­do Mun­dial para la Lucha con­tra el Sida, la Tubercu­losis y la Mala­ria.

“Ellos tie­nen algo que la mayo­ría de los otros paí­ses en desa­rro­llo envi­dia­rían”, dijo Chan en su con­fe­ren­cia de pren­sa. Sin embar­go, la jefa de la OMS no hizo hin­ca­pié en una de las razo­nes por las que muchos ciu­da­da­nos de paí­ses en “vías de desa­rro­llo” sen­ti­rían envi­dia: toda el Sis­te­ma de Salud nor­co­reano es públi­co y gra­tui­to. El sis­te­ma sani­ta­rio está esta­ble­ci­do a todos los nive­les, con cen­tros nacio­na­les, pro­vin­cia­les, de ciu­dad, dis­tri­ta­les y de las coope­ra­ti­vas. Tam­bién exis­ten clí­ni­cas en los cen­tros de tra­ba­jo, inclu­yen­do fábri­cas, ofi­ci­nas y gran­jas. Exis­ten nume­ro­sos cen­tros espe­cia­li­za­dos. Sin duda, den­tro de ellos, los más des­ta­ca­dos son los de mater­ni­dad, pedia­tría y geriá­tri­cos, con nume­ro­sas clí­ni­cas en todo el país. Sin embar­go, tam­bién exis­ten cen­tros espe­cia­li­za­dos en onco­lo­gía, salud esto­ma­cal, salud repro­duc­ti­va y sexual,… etc

Ade­más, en Corea se hace un gran esfuer­zo en la medi­ci­na pre­ven­ti­va. Esto con­tras­ta con el sis­te­ma sani­ta­rio occi­den­tal, cen­tra­do en la cura­ción, ya que ésta es más ren­ta­ble. Muchas de las enfer­me­da­des que sufri­mos en Occi­den­te se ori­gi­nan en las diná­mi­cas de vida y tra­ba­jo que nos impo­ne el capi­ta­lis­mo. Por eso, el reme­dio úni­ca­men­te pue­de estar en fomen­tar unas con­di­cio­nes salu­da­bles. Esto es impo­si­ble bajo el capi­ta­lis­mo, pero no en el socia­lis­mo. Por ejem­plo, en Corea, todo tra­ba­ja­dor tie­ne la posi­bi­li­dad de ir de for­ma gra­tui­ta a spas y sana­to­rios. Tam­bién se fomen­ta una vida acti­va en cuan­to a depor­tes y otras acti­vi­da­des.

Chan pasó la mayor par­te de su visi­ta en Pyong­yang y dijo que, por lo que había vis­to, la mayo­ría de la gen­te tenía la mis­ma esta­tu­ra y peso que otros per­so­nas en otros paí­ses asiá­ti­cos, aun­que no vio sig­nos de obe­si­dad, pro­ble­ma cada vez más exten­di­do en algu­nas zonas de Asia.

La jefa de la OMS des­car­tó las noti­cias publi­ca­das recien­te­men­te en repor­tes de pren­sa occi­den­ta­les, según los cuá­les, los nor­co­rea­nos sufren ham­bru­na. Tam­po­co vio sig­nos de males­tar por la reeva­lua­ción de la mone­da ni des­con­ten­to polí­ti­co a raíz de la mis­ma.

La valo­ra­ción de Chan con­tra­di­cen la eva­lua­ción de su ante­ce­so­ra, la social-demó­cra­ta Gro Har­lem Brundtland, quien dijo en 2001 que el sis­te­ma de salud de Corea del Nor­te esta­ba cer­ca del colap­so.

Esto no quie­re decir que la situa­ción sea idí­li­ca: las auto­ri­da­des reco­no­cen que hay un pro­ble­ma con la ali­men­ta­ción y, de hecho, el actual plan de desa­rro­llo pre­vee gran­des inver­sio­nes en el sec­tor agrí­co­la. “La nutri­ción es un área a la que el Gobierno debe pres­tar más aten­ción, espe­cial­men­te a las muje­res emba­ra­za­das y los bebés”, sos­tu­vo Chan.

Sin embar­go, la jefa de la OMS tam­bién afir­mó que ella no vio en su visi­ta sig­nos de des­nu­tri­ción, sino que lo cono­ce a tra­vés de la infor­ma­ción faci­li­ta­da por el pro­pio Gobierno, que es cons­cien­te del pro­ble­ma. Mar­ga­ret afir­mó que la situa­ción podría ser dife­ren­te en algu­nas áreas rura­les.

En cual­quier caso, el infor­me de la OMS refle­ja la for­ta­le­za del sis­te­ma de salud nor­co­reano, a pesar del blo­queo inter­na­cio­nal, el cer­co impe­ria­lis­ta y las difí­cil con­di­cio­nes cli­má­ti­cas.

Hay que recor­dar que el socia­lis­mo coreano ele­vó la espe­ran­za de vida de los 38’4 años a 74’5 en 1995. Ade­más, se han con­se­gui­do erra­di­car enfer­me­da­des epi­dé­mi­cas como el cóle­ra, la ence­fa­li­tis o el tífus. Des­de 1958, no exis­ten enfer­me­da­des vené­reas y Corea del Nor­te es el úni­co rin­cón del pla­ne­ta sin nin­gún caso regis­tra­do de SIDA.

Debe­rían ser argu­men­tos de peso para los revo­lu­cio­na­rios, a la hora de con­tra­rres­tar la cons­tan­te pro­pa­gan­da bur­gue­sa.


Juan Noguei­ra López
Secre­ta­rio de Comu­ni­ca­cio­nes
Aso­cia­ción de Amis­tad con Corea en el Esta­do Espa­ñol

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *