Expa­ña, via­je a la nada- Gabi­rel Ezkurdia

“El sim­ple “polí­ti­co de poder” que tam­bién entre noso­tros es obje­to de un fer­vo­ro­so cul­to, pue­de qui­zás actuar enér­gi­ca­men­te, pero de hecho actúa en el vacío y sin sen­ti­do alguno”. Max Weber.

Horro­ri­za­do con los últi­mos cole­ta­zos del “terro­ris­mo anti­te­rro­ris­ta” que tra­ta de ocul­tar la obvia debi­li­dad de la deca­den­te deri­va his­pa­na, recu­pe­ré un libro que devo­ré hace 15 años y es para­dig­ma cla­ro del deve­nir de los tiem­pos. “Eus­ka­di­ko Ezke­rra via­je a la nada” de Jose Anto­nio Egi­do es la pará­bo­la mini­ma­lis­ta que expli­ca con niti­dez par­te de la medio­cre incon­sis­ten­cia de la actual “cla­se polí­ti­ca” espa­ño­la. De aque­llos pol­vos estos lodos. La extre­ma polí­ti­ca trans­gé­ni­ca de Onain­dia, Para­mio, Rever­te, Mar­ti­nez, Ban­drés y demás meli­fluos teó­ri­cos que hor­mo­na­ban la des­leal­tad, el enga­ño y la tran­se­xua­li­dad polí­ti­ca como con­duc­tas legi­ti­ma­bles y pro­ve­cho­sas a cos­ta del mar­ti­rio físi­co y polí­ti­co de cohe­ren­tes, hones­tos y valien­tes cama­ra­das, es hoy, jun­to a la fal­ta de caris­ma y for­ma­ción de las nue­vas hor­na­das de pre­sun­tos líde­res de la “cla­se polí­ti­ca”, una de las expli­ca­cio­nes del triun­fo de la “anti­po­lí­ti­ca” y por ende de la deca­den­te deri­va defi­ni­ti­va de ese pro­yec­to tota­li­ta­rio lla­ma­do Espa­ña (“¡los vas­cos son espa­ño­les por cojo­nes!” Cons­ti­tu­cio­nal­men­te popu­lar), per­dón Expaña.

El ostión va a ser espec­ta­cu­lar. Mien­tras la Arma­da Inven­ci­ble de ladri­llo se hun­de y la bal­sa expa­ño­la va a la deri­va de una poten­cial sus­pen­sión de pagos sin igual en la His­to­ria, con una deu­da total (privada+pública) que supera ¡en un 300% el PIB! ¡Gre­cia está mejor!, los casi cin­co millo­nes de ilo­tas sin aza­da, los grie­gos por lo menos se rebe­lan, siguen impa­si­bles en la Este­ban­vi­sión de la Expa­ña del siglo XXI la entre­vis­ta de un arro­gan­te jefe de escua­dra falan­gis­ta que ufano con­de­na diver­ti­do, en vir­tud de la lega­li­dad vigen­te, toda vio­len­cia habi­da en el pla­ne­ta des­de la eje­cu­ción de Abel por Caín, entre aplau­sos del públi­co, risas de ter­tu­lia­nos afi­nes y sobre actua­dos ges­tos des­apro­ba­to­rios de varios ex, exper­tos en decir lo que hay que decir sin moles­tar dema­sia­do: “Te pido per­dón por haber­te lla­ma­do fas­cis­ta” Enric Sope­na. “Plu­ra­li­dad” y cachon­deo ante todo! Aun­que sea a cos­ta de las víc­ti­mas del fas­cis­mo español.

Así es, 35 años des­pués de que el nudo de la soga que­da­se fija­do, la foto gene­ral es níti­da. Los pode­res estruc­tu­ra­les del esta­do y del Sis­te­ma, los pode­res polí­ti­cos ideo­lo­gi­za­dos (oli­gar­quías finan­cie­ras autóc­to­nas y trans­na­cio­na­les) han sido capa­ces de imple­men­tar toda una gene­ra­ción ser­vil de anti­po­lí­ti­cos (ges­to­res sin poder ni ideo­lo­gía) tejien­do sobre un eje tron­cal dos mim­bres de gran ductilidad.

El pri­mer mim­bre que se arti­cu­la sobre el apa­ra­to here­di­ta­rio del anti­guo régi­men, el Eje, se basa en toda una gene­ra­ción de “ex” que se con­vir­tie­ron a la tran­si­ción ama­rra­da y bien espo­sa­da. Los Die­gos. Mien­tras la UCD cen­tra­ba a los fachas menos cas­po­sos el PSOE reco­lo­ca­ba a los cama­ra­das más prag­má­ti­cos, los que decían Die­go don­de habían dicho digo. Así, los neo­fran­quis­tas, que nun­ca han teni­do nece­si­dad de ser ex, cam­biar­se de nom­bre, ni pedir per­dón (el Fra­ga­sau­ro es un crack) eran homo­lo­ga­dos como demó­cra­tas por los super­vi­vien­tes que per­die­ron la gue­rra del 36 y se per­die­ron entre las bam­ba­li­nas de la acom­ple­ja­da polí­ti­ca-apo­li­ti­ca de la pseu­do­clan­des­ti­ni­dad munic­ke­sa y las gau­pa­sas fran­ce­sas de Sures­nes. Los pocos demás, los anti­fran­quis­tas de ver­dad, esta­ban muer­tos o en la cár­cel, que el Cau­di­llo para algo ganó la gue­rra copón! ¡Y bien ganada!

De aque­llos exter­mi­nios e incó­mo­dos aco­jo­nos a estas “evo­lu­cio­nes per­so­na­les”. Y así el ciclo de “la tran­si­ción” del régi­men fran­quis­ta y su Par­ti­do Úni­co, el Movi­mien­to Nacio­nal, se cie­rra con el juan­car­lis­mo y su actual Par­ti­do Úni­co, el PPSOE, ade­re­za­do con sus deri­va­dos regio­na­les como PNV, CIU, BNG, CC… Nadie cues­tio­na nada, todos son cole­gas, “demó­cra­tas”, y a repar­tir el pas­tel. Ata­do y bien atado.

El papel de los Die­gos en esta “evo­lu­ción” es cru­cial, ya que ade­más de asu­mir y homo­lo­gar el Eje, son la correa de trans­mi­sión que apor­ta currícu­lo a la Refor­ma y pre­sun­ta plu­ra­li­dad bien indem­ni­za­da ade­más de ser la pun­ta de lan­za con­tra los no abdu­ci­dos, los cohe­ren­tes, los que luchan. Así exco­mu­nis­tas, exeta­rras, exna­cio­na­lis­tas, exfa­lan­gis­tas y has­ta extra­te­rres­tres des­pis­ta­dos, que eso sí ¡tam­bién! “habían tira­do pie­dras a los gri­ses” copan apa­ra­tos polí­ti­cos, medios de comu­ni­ca­ción y deter­mi­nan­tes pues­tos del Sis­te­ma para mayor glo­ria del Padre­ci­to de la cria­tu­ra, el ferrolano.

Cla­ro que como decía Lin­coln hay momen­tos en la vida de todo polí­ti­co, en que lo mejor que pue­de hacer es no des­pe­gar los labios pero un Die­go de pro nun­ca haría caso a “ese tal Lin­coln” ya que el con­ver­so debe ser más papis­ta que el Papa ya que aun­que sabe que Roma no paga a trai­do­res, estos vie­nen como ani­llo al dedo y bille­te a la cartera.

Y así el RH polí­ti­co expa­ñol de la Tran­si­ción bien suje­ta­da se carac­te­ri­za por la con­ver­sión. El sín­dro­me EE es masi­vo. Des­de ExPMs con­ce­ja­les del PP en Extre­ma­du­ra a exGRA­POs pro­to­fran­quis­tas. De OCE-Ban­de­ra Roja al PP. De la ORT al GAL. De EIA o LAIA al PNV. De Terra Lliu­ra a CIU. Miles de Die­gos por kiló­me­tro polí­ti­co cua­dra­do. Solo hay una nor­ma gene­ral incues­tio­na­ble, siem­pre se va de la izquier­da hacia la dere­cha con la excep­ción que con­fir­ma la nor­ma: Jor­ge Verstrynge.

De este modo, la Refor­ma fran­quis­ta o Tran­si­ción, se refuer­za y asien­ta con un masi­vo pro­ce­so de clau­di­ca­ción per­so­nal, de cha­que­teo pro­fe­sio­nal, de des­leal­tad a los prin­ci­pios y los com­pa­ñe­ros, eso sí todo bar­ni­za­do con con­cep­tos como “res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca” “evo­lu­ción”, “adap­ta­ción” “moder­ni­za­ción”. Pocos o nadie deci­den “evo­lu­cio­nar” e irse dis­cre­ta­men­te a su casa sin dar lec­cio­nes. Todo Die­go con voca­ción saca pedi­grí para hacer cáte­dra de su con­ver­sión, de su denun­cia del pasa­do y la dela­ción a cam­bio de un futu­ro exi­to­so en la antí­po­da de lo que siem­pre defendió.

«Para aca­bar con el paro, debe­mos man­te­ner los pues­tos de tra­ba­jo exis­ten­tes, recu­pe­rar los per­di­dos y crear nue­vos».Patxi Lopez.

“Nada hay más terri­ble que una igno­ran­cia acti­va”. Goethe.

“El futu­ro está garan­ti­za­do”. Jun­to y tras los Die­gos lle­ga la nue­va gene­ra­ción, el otro mim­bre deter­mi­nan­te: las jóve­nes gene­ra­cio­nes de la anti­po­lí­ti­ca. Los fie­les y des­ideo­lo­gi­za­dos enfants terri­bles del apa­ra­to del Par­ti­do y sus sucur­sa­les que han dado pre­sun­ta faz de rege­ne­ra­ción gene­ra­cio­nal a la enca­de­na­da transición.

“Cómo voy a ser fran­quis­ta si nací des­pués de haber muer­to Fran­co” Mer­ce­des de la Mer­ced. Dema­sia­do acné neo­fran­quis­ta en las nue­vas gene­ra­cio­nes. Estos JASP (Jóve­nes Anti­po­lí­ti­cos Sumi­sa­men­te Polí­ti­cos) son los tali­ba­nes de la anti­po­lí­ti­ca. Indo­cu­men­ta­dos men­te­ca­tos, agre­si­vos tibu­ro­nes o ser­vi­les char­la­ta­nes, todos ellos des­ideo­lo­gi­za­dos, apo­li­ti­za­dos, sis­te­ma­ti­za­dos. Sin caris­ma pero con ambi­ción. De López a Erko­re­ka o de Pajín a Imaz pasan­do por Urku­llu. Apren­dien­do de los ante­ce­so­res, algo de Digo y mucho de Diego.Son la gene­ra­ción Ni-Ni, Ni sien­ten Ni pade­cen. Apa­ra­te­ros correc­tos, defen­so­res del sta­blish­men que nun­ca han “sufri­do” un ápi­ce en sus apa­ra­te­ras vidas. Pijos que por no nece­si­tar, ni nece­si­tan pre­su­mir de haber “tira­do pie­dras a los gri­ses”, y que siem­pre han esta­do libe­ra­dos de los mun­da­na­les pro­ble­mas del común de los mor­ta­les: exá­me­nes, opo­si­cio­nes, deu­das, pre­ca­rie­dad labo­ral, paro, hipo­te­cas, repre­sión poli­cial, acci­den­tes de tra­ba­jo, injus­ti­cias judi­cia­les, con­tro­les de alcoho­le­mia… Des­ca­ra­dos polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les que dicen tra­tar pro­ble­mas que les son abso­lu­ta­men­te aje­nos des­de la más frí­vo­la de las hipo­cre­sías. Todo lo que se igno­ra, se des­pre­cia. Anto­nio Macha­do.

Y así, el caos expa­ñol deri­va de la com­bi­na­ción de esas tres cate­go­rías sin per­so­na­li­dad polí­ti­ca pro­pia: los “apo­lí­ti­cos neo­fran­quis­tas”, los Die­gos y los JASP. Los pri­me­ros exper­tos cama­leo­nes en la trans­for­ma­ción esté­ti­ca del inmo­vi­lis­mo más expec­tan­te al Sol lla­ma­do juan­car­lis­mo; los segui­do­res de Chur­chill cuan­do decía que “el que con 20 años es comu­nis­ta tie­ne cora­zón pero que si sigue sién­do­lo con 40 es imbé­cil”; y los Ni-Ni que han hecho de la polí­ti­ca un ser­vil modus viven­di ajeno al tra­ba­jo y la for­ma­ción en lo per­so­nal y antí­po­da del ser­vi­cio públi­co y el com­pro­mi­so social en lo colec­ti­vo.

Nos mean enci­ma y dicen que llue­ve. Popular.

Esa anti­po­lí­ti­ca de la Expa­ña ade­mo­crá­ti­ca del siglo XXI, que hun­de sus atri­bu­tos en el doble rase­ro éti­co con las víc­ti­mas, en la pro­tec­ción de la impu­ni­dad de los terro­ris­tas de esta­do, en la sumi­sión al capi­tal finan­cie­ro trans­na­cio­nal, en la legi­ti­ma­ción de la injus­ti­cia judi­cial, en la lega­li­za­ción del encar­ce­la­mien­to polí­ti­co indis­cri­mi­na­do, en la apo­lo­gía del terro­ris­mo patro­nal, en el deja-vu del terro­ris­mo machis­ta, en la tarea logís­ti­ca de obviar la corrup­ción, el exter­mi­nio eco­nó­mi­co, el expo­lio social, en la fri­vo­li­za­ción de la infor­ma­ción… Esa anti­po­lí­ti­ca de la “cla­se polí­ti­ca” espa­ño­la es direc­ta­men­te pro­por­cio­nal al escan­da­lo­so engen­dro amo­ral que es la Expa­ña del siglo XXI: ran­cia en los fon­dos y cha­ba­ca­na en las formas.

Fran­co decía que odia­ba la polí­ti­ca, y por eso dejó todo trin­ca­do y bien ahor­ca­do. Exter­mi­nó a la izquier­da y garan­ti­zó que en Expa­ña no hubie­ra polí­ti­ca, por­que solo hay dere­cha. Dere­cha extre­ma o dere­cha de ros­tro humano. Ambas dos con simi­la­res anti­po­lí­ti­cas, con idén­ti­cos recur­sos: cre­yen­tes tra­di­cio­na­les, con­ver­sos y semi­na­ris­tas, no hay hue­co para ateís­mo polí­ti­co alguno, para el cues­tio­na­mien­to, para la lucha ideo­ló­gi­ca. Solo hay ges­tión de una iner­cia bien enca­de­na­da. Por eso no hay diag­nós­ti­co efec­ti­vo con­tra la eufe­mís­ti­ca­men­te lla­ma­da cri­sis, el saqueo social; no hay hones­ti­dad éti­ca ni polí­ti­ca, ni por supues­to demo­crá­ti­ca, es impo­si­ble, res­pec­to a Eus­kal Herria o los Paï­sos Cata­lans; no hay catar­sis ante la impu­ni­dad de los geno­ci­das, no hay preo­cu­pa­ción por la gen­te, por las personas.

Niki­ta Jru­chov sol­tó que los polí­ti­cos son siem­pre lo mis­mo. Pro­me­ten cons­truir un puen­te aun­que no haya río Habla­ba de la anti­po­lí­ti­ca, de los pro­fe­sio­na­les del poli­ti­queo. Las pero­ra­tas vacías de las Cen­tra­les Sin­di­ca­les del Capi­tal, los frí­vo­los bal­bu­ceos de los anti­po­lí­ti­cos ante el saqueo social de la impu­ne oli­gar­quía finan­cie­ra, debie­ra encen­der una ola de indig­nan­te denun­cia social masi­va, pero la paté­ti­ca tra­za gene­ral por la que se vis­lum­bra la deser­ti­za­ción dia­léc­ti­ca arras­tra al des­áni­mo y a la resig­na­ción al evi­den­ciar­se que millo­nes de ilo­tas siguen lobo­to­mi­za­dos en el país de las Mara­vi­llas de La Este­ban o con “la furia roja” en el pró­xi­mo Mun­dial de Sudá­fri­ca. Cuan­to menos apor­ta un polí­ti­co, más ama a la ban­de­ra. Kin Hubbard.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.