Pala­das de tie­rra y acuer­dos par­la­men­ta­rios- Jose Mari Espar­za Zaba­le­gi

Si de algo debe ser­vir la memo­ria his­tó­ri­ca a la izquier­da espa­ño­la es para apren­der y no caer, hoga­ño, en los mis­mos erro­res que ella denun­cia de anta­ño. Por una par­te, pare­ce que aca­ban de des­cu­brir a las víc­ti­mas del 36 y pro­tes­tan del “olvi­do” al que han sido some­ti­das duran­te 70 años, obvian­do que duran­te los 30 últi­mos ha sido pre­ci­sa­men­te la izquier­da espa­ño­la la que ha hecho posi­ble ese olvi­do, mucho más cruel e incom­pren­si­ble que el prac­ti­ca­do por la dere­cha. “Fue por cul­pa de la Tran­si­ción” dicen aho­ra, dan­do la razón a quie­nes lle­va­mos tres déca­das denun­cian­do aquél sucio apa­ño con los fran­quis­tas.

Aho­ra todos cues­tio­nan la cita­da Tran­si­ción, que mar­gi­nó a las víc­ti­mas del 36 y las man­tu­vo en el lim­bo don­de las colo­có el ante­rior régi­men, que sí había hon­ra­do lar­ga­men­te a sus caí­dos. La para­do­ja de esa izquier­da espa­ño­la, tan tibia y tan difí­cil de dis­tin­guir de la dere­cha espa­ño­la, es que su pala­dín jus­ti­cie­ro, el caba­lle­ro Bayar­do de su demo­cra­cia, ha teni­do que ser un juez titi­ri­te­ro que arras­tra con­si­go el mayor núme­ro de denun­cias por tor­tu­ra de toda Euro­pa. Allen­de el Ebro, las cosas son así.

Los fusi­la­dos del 36, ter­cos ellos, siguen apa­re­cien­do y recla­man­do jus­ti­cia. Con ellos no se han cum­pli­do las cua­tro erres que hoy día recla­ma la diplo­ma­cia inter­na­cio­nal para la reso­lu­ción de los con­flic­tos his­tó­ri­cos: Reco­no­ci­mien­to y Repa­ra­ción de todas las víc­ti­mas; garan­tías de no-Repe­ti­ción y, dado lo ante­rior, Recon­ci­lia­ción. Fran­co sólo reco­no­ció y recom­pen­só a sus “Glo­rio­sos caí­dos”, como hoy sólo reco­no­cen a las “Víc­ti­mas del Terro­ris­mo”. Por eso, tam­bién los muer­tos, tor­tu­ra­dos y per­se­gui­dos de estos cin­cuen­ta últi­mos años, que no sean jus­ta­men­te reco­no­ci­dos y repa­ra­dos, sal­drán tozu­da­men­te de su olvi­do, recla­man­do jus­ti­cia. El sufri­mien­to pule la memo­ria.

La Ley de Víc­ti­mas apro­ba­da estos días por el Par­la­men­to Nava­rro es una ley de tufo fran­quis­ta, ofen­si­va e inú­til para la paz. Ade­más es falaz, pues comien­za su lis­ta­do con una niña, víc­ti­ma aje­na al con­flic­to vas­co, sólo para ocul­tar nom­bres mucho más tene­bro­sos, como el de Meli­tón Man­za­nas. Ali­men­ta el odio y la dis­cri­mi­na­ción y la his­to­ria juz­ga­rá a quie­nes la han vota­do.

La ley es fran­quis­ta por­que hace algo insó­li­to en Euro­pa: con­si­de­ra víc­ti­mas a los ser­vi­do­res de una Dic­ta­du­ra, como Carre­ro Blan­co, y ase­si­nos a los que se enfren­ta­ron a ella y fue­ron fusi­la­dos, como Txi­ki y Otae­gi. No cono­ce­mos un solo caso en todo el mun­do en el que una sedi­cen­te demo­cra­cia pre­mie y home­na­jee a los ser­vi­do­res de las tira­nías ante­rio­res y cas­ti­gue a quie­nes las com­ba­tie­ron. Pero es más: si aho­ra la pro­gre­sía espa­ño­la reco­no­ce la Tran­si­ción como una mera refor­ma del fran­quis­mo (“sólo se refor­ma lo que se desea con­ser­var” dijo Fra­ga) ¿dón­de está la ver­da­de­ra raya entre “demó­cra­tas” y “vio­len­tos”? ¿La Audien­cia Nacio­nal, la inco­mu­ni­ca­ción de los dete­ni­dos o la Ley de Par­ti­dos son ins­tru­men­tos “demo­crá­ti­cos” mien­tras que el inde­pen­den­tis­mo es vio­len­to? ¿Fra­ga, Mar­tín Villa o RuGAL­ca­ba son demó­cra­tas mien­tras Ote­gui, Elko­ro o Rafa Díaz son terro­ris­tas?. Un poco de por favor, que diría Arnal­do.

Nadie nie­ga las víc­ti­mas ino­cen­tes, y las menos ino­cen­tes, cau­sa­das por ETA. Eso sí, de la lis­ta habría que apar­tar las cau­sa­das por ramas polí­ti­cas y “terro­ris­tas” que aca­ba­ron tra­ves­ti­dos en el PSOE, IU o Batza­rre, y aho­ra andan des­de la pren­sa y los par­la­men­tos endo­san­do a otros lo que ellos hicie­ron. Las heme­ro­te­cas aún son públi­cas. Las víc­ti­mas de ese ban­do, digan lo que digan, han teni­do todo tipo de apo­yo moral, home­na­jes, ayu­das mul­ti­mi­llo­na­rias, enchu­fes, faci­li­dad de vivien­da, becas, pre­emi­nen­cias y car­gos. Sus pode­ro­sas orga­ni­za­cio­nes, ves­ti­das con ingen­tes fon­dos públi­cos y sabe­do­ras de su poder, exi­gen todos los días más pre­ben­das y más cas­ti­gos. Muchos miles de años de cár­cel se han paga­do en su nom­bre.

En el otro lado, según datos de Eus­kal Memo­ria, han sido 465 las muer­tes vio­len­tas, por las que nadie ha paga­do nada; más de 2.000 heri­dos gra­ves; 50.000 dete­ni­dos; 10.000 tor­tu­ra­dos; 7.000 encar­ce­la­dos… Todos tie­nen nom­bres y ape­lli­dos, tes­ti­mo­nios, fami­lias sufrien­tes. Es fácil reco­no­cer­los, pre­gun­tar­les y cono­cer sus cal­va­rios: todo vas­co tie­ne alguno de vecino. Apro­bar una Ley de Víc­ti­mas sin tener en cuen­ta estos datos es una injus­ti­cia; una sumi­sión a la vio­len­cia del Esta­do; un agra­vio com­pa­ra­ti­vo insul­tan­te y sobre todo, es una solem­ne estu­pi­dez, que nada solu­cio­na.

En su día, pelea­mos con­tra el olvi­do fran­quis­ta y recu­pe­ra­mos la memo­ria de todas sus víc­ti­mas, rega­das entre Ger­ni­ka y Sar­ta­gu­da. Aco­rra­la­mos a los men­ti­ro­sos, escu­pi­mos a su moral de doble rase­ro y les demos­tra­mos la dife­ren­cia que hay entre víc­ti­mas y ver­du­gos. Exac­ta­men­te lo mis­mo hare­mos con UPN, PSOE, IU, Batza­rre y con todo aquél que pre­ten­da ocul­tar una víc­ti­ma o un repre­sa­lia­do de este pue­blo, sea con pala­das de tie­rra o con acuer­dos par­la­men­ta­rio

José Mari Espar­za Zaba­le­gi

Edi­tor

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *