¡Mayo, lle­gó Mayo!- Hugo Cha­vez

I

Domin­go 2 de mayo: un día de fies­ta popu­lar para cele­brar que esta­mos for­jan­do la Patria sobe­ra­na, como bien lo expre­sa la letra del himno del PSUV.

Cuan­do se publi­que esta nue­va entre­ga de Las líneas de Chá­vez, millo­nes de com­pa­trio­tas en toda Vene­zue­la esta­rán eli­gien­do, en elec­cio­nes pri­ma­rias de base, a sus can­di­da­tos y can­di­da­tas para las elec­cio­nes legis­la­ti­vas del 26 de sep­tiem­bre: un hecho iné­di­to en la his­to­ria polí­ti­ca de Vene­zue­la.

Yo me la jue­go, lo reite­ro, con las bases del par­ti­do; nos la juga­mos, por­que no soy yo, somos todos noso­tros. Me la jue­go con el pue­blo: con la con­cien­cia de un pue­blo que ha veni­do —para­fra­sean­do al Padre Liber­ta­dor— dán­do­nos prue­bas irre­fra­ga­bles de su gran tino en las gran­des reso­lu­cio­nes, por lo que yo tam­bién pre­fie­ro sus opi­nio­nes a las de los sabios. Un pue­blo que posee en gra­do emi­nen­te, y lo está demos­tran­do, la con­cien­cia de su bien y la medi­da de su inde­pen­den­cia. Hoy más que nun­ca, sigo con Bolí­var, su jui­cio es puro, su volun­tad fuer­te y, por con­si­guien­te, nadie pue­de corrom­per­lo ni menos inti­mi­dar­lo.

El acon­te­ci­mien­to del 2 de mayo, más allá de lo pura­men­te elec­to­ral, tie­ne que con­ver­tir­se en otro gran paso para hacer del PSUV un par­ti­do de nue­vo tipo, capaz de con­ver­tir­se en una pode­ro­sa orga­ni­za­ción, no ya por el núme­ro gran­de de mili­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes que lo com­po­nen, sino por la soli­dez de la con­cien­cia y de la fibra éti­ca de sus bases.

¿Que hubo ven­ta­jis­mo y abu­so de poder de par­te de algu­nos can­di­da­tos o de los gru­pos o ten­den­cias que los apo­ya­ban? En la mano movi­da por la con­cien­cia más ínti­ma de cada uno de uste­des, com­pa­trio­tas, que­da la sagra­da deci­sión de hacer jus­ti­cia don­de fue­re nece­sa­rio, votan­do por quien mejor encar­ne la con­cien­cia de nues­tro bien colec­ti­vo y la medi­da exac­ta de nues­tra inde­pen­den­cia y de nues­tras más altas aspi­ra­cio­nes como pue­blo, ase­gu­ra­das por la con­ti­nui­dad de nues­tro pro­yec­to boli­va­riano y socia­lis­ta.

Me la jue­go por la calle par­la­men­ta­ria y, como que­ría Robin­son, por el pue­blo legis­la­dor.

A ti, com­pa­trio­ta que me lees, me diri­jo: tu par­ti­ci­pa­ción es cla­ve y tú mejor que nadie lo sabes; vota y acom­pa­ña al can­di­da­to o la can­di­da­ta de tu pre­fe­ren­cia para que siga­mos for­jan­do la Patria sobe­ra­na.

II

El miér­co­les 28 de abril vola­mos a Bra­si­lia para cele­brar con el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Fede­ra­ti­va de Bra­sil, nues­tro que­ri­do com­pa­ñe­ro Luiz Inácio Lula Da Sil­va, nues­tra Reu­nión Tri­mes­tral de Tra­ba­jo: la nove­na des­de que deci­di­mos afian­zar el eje Cara­cas-Bra­si­lia, como par­te estra­té­gi­ca de las diver­sas líneas de inte­gra­ción y uni­dad nues­tr­ame­ri­ca­na.

En el Pala­cio de Ita­ma­raty, sede de la Can­ci­lle­ría bra­si­le­ña, fir­ma­mos un total de 22 acuer­dos para ace­le­rar el desa­rro­llo de los sec­to­res eléc­tri­co, petro­quí­mi­co, finan­cie­ro y ali­men­ta­rio, amplian­do y for­ta­le­cien­do así la coope­ra­ción y com­ple­men­ta­ción entre nues­tras nacio­nes.

Las rela­cio­nes entre Bra­sil y Vene­zue­la han lle­ga­do a un pun­to ópti­mo de soli­dez y de for­ta­le­za ins­ti­tu­cio­nal, que las hace, real y ver­da­de­ra­men­te, irre­ver­si­bles.

Es la Tesis del Sur que se impo­ne y se con­so­li­da.

III

Y al día siguien­te, estu­vo de visi­ta en Vene­zue­la el Pre­si­den­te del Alti­plano mile­na­rio, el Pre­si­den­te de ese “amor desen­fre­na­do por la liber­tad” que es Boli­via: nues­tro her­mano Evo Mora­les Ayma.

Para noso­tros son deter­mi­nan­tes los orí­ge­nes, la raíz pro­fun­da, la madre tie­rra dado­ra de vida y ante la cual ren­di­re­mos cuen­tas al final de nues­tros días, hechos tie­rra de nue­vo. No podía ser más sim­bó­li­co, enton­ces, el reci­bir a Evo en mi Saba­ne­ta natal, este jue­ves 29 de abril. No podía ser más sim­bó­li­co, tam­bién, que sem­brá­ra­mos dos árbo­les en el humil­de patio de la casi­ta que me vio cre­cer: el “Revo­lu­ción” y el “Rebe­lión”, como los lla­mó Evo; tenía que ser un ayma­ra a quien se le ocu­rrie­ra la mara­vi­llo­sa idea de nom­brar y per­so­na­li­zar a dos árbo­les. Lue­go estu­vi­mos com­par­tien­do con gran can­ti­dad de niños y niñas ‑en un mis­mo sen­ti­mien­to de amor, de ale­gría, de pure­za- con moti­vo de inau­gu­rar la Escue­la para niños espe­cia­les “Ceci­lio Acos­ta”. Tem­prano, ya había­mos inau­gu­ra­do el Núcleo Pro­duc­ti­vo Socia­lis­ta Fun­da­ción Ara­gua­ney, allá en las saba­nas de La Mar­que­se­ña, como par­te de los pro­yec­tos uni­ta­rios de la Alian­za Boli­va­ria­na de los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA), que tie­ne como obje­ti­vo impul­sar la pro­duc­ción agrí­co­la y pecua­ria, espe­cí­fi­ca­men­te en lo refe­ren­te a la pro­duc­ción de leche y de car­ne.

El vier­nes 30 en el Tea­tro “Ela­dio Tari­fe” de Bari­nas, sus­cri­bi­mos 15 acuer­dos con el Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via en las áreas de petró­leo, indus­trias bási­cas y mine­ría, agri­cul­tu­ra, turis­mo, ali­men­ta­ción, comer­cio, defen­sa, cul­tu­ra, infor­ma­ción y tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, entre otros ámbi­tos.

A par­tir de esta visi­ta de Evo, nues­tras reunio­nes de tra­ba­jo serán tri­mes­tra­les. Así lo exi­ge el rit­mo que lle­va la diná­mi­ca de inte­gra­ción y uni­dad entre Boli­via y Vene­zue­la. Hemos, sin duda, con­so­li­da­do el mapa de la Uni­dad Boli­viano-Vene­zo­la­na, el eje revo­lu­cio­na­rio sur­ame­ri­cano que par­te de Cara­cas y lle­ga has­ta las altu­ras de Sucre, esa his­tó­ri­ca capi­tal de Boli­via.

IV

1° de mayo, Día Inter­na­cio­nal del Tra­ba­ja­dor, con­me­mo­ra­ción de aque­lla jor­na­da his­tó­ri­ca pro­ta­go­ni­za­da por los már­ti­res de Chica­go. En Vene­zue­la ha rena­ci­do defi­ni­ti­va­men­te el espí­ri­tu del Pri­me­ro de Mayo que es un espí­ri­tu de com­ba­te, radi­cal­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta. ¡Los már­ti­res de Chica­go viven en la vic­to­ria de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na!

Nues­tro com­pro­mi­so es seguir sien­do, cada vez con mayor radi­ca­li­dad, un Gobierno obre­ris­ta, de todos los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, en el pen­sa­mien­to y en la acción.

El vier­nes 30, en horas de la noche, asis­ti­mos a un her­mo­so acto de reco­no­ci­mien­to a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de Vene­zue­la en el Tere­sa Carre­ño. En un mar­co tan pro­pi­cio, hice un con­jun­to de anun­cios que no tie­nen otro pro­pó­si­to que la cons­truc­ción de una socie­dad carac­te­ri­za­da por la mayor suma de feli­ci­dad posi­ble. Quie­ro des­ta­car­los de la for­ma más sin­té­ti­ca posi­ble: el impul­so al Plan Gua­ya­na Socia­lis­ta, con la asig­na­ción de recur­sos para la inver­sión, pero bajo la pla­ni­fi­ca­ción, con­trol y deci­sión obre­ra y jun­to a la par­ti­ci­pa­ción coor­di­na­da del eje­cu­ti­vo nacio­nal y demás auto­ri­da­des; el ade­lan­to del incre­men­to del 15% para el sala­rio míni­mo —iba a pagar­se des­de sep­tiem­bre— para este mis­mo 1° de mayo; la homo­lo­ga­ción de los suel­dos de los médi­cos y las médi­cas del Segu­ro Social, en rela­ción con el aumen­to del 40% que reci­bie­ron sus cole­gas del Minis­te­rio del Poder Popu­lar para la Salud. Igual­men­te, por la vía del sub­si­dio, vamos a com­ple­tar el núme­ro nece­sa­rio de las coti­za­cio­nes para la segu­ri­dad social en el caso de los adul­tos mayo­res, para garan­ti­zar­les el dere­cho a la segu­ri­dad social, a la pen­sión; en el mis­mo sen­ti­do, va el otor­ga­mien­to de la pen­sión espe­cial de vejez a cam­pe­si­nos y pes­ca­do­res. Y, gra­cias a Dios, por­que esta­mos en revo­lu­ción y por­que con­ta­mos con mayo­ría en la Asam­blea Nacio­nal, quie­ro sub­ra­yar­lo, en tiem­po récord se ha apro­ba­do una Refor­ma Par­cial de la Ley del Segu­ro Social, que per­mi­te que la pen­sión de sobre­vi­vien­te se incre­men­te en un 100 %.

Todos estos anun­cios apun­tan en una direc­ción muy cla­ra que ya Bolí­var, con cla­ri­dad meri­dia­na, defi­nie­ra en su tiem­po: la igual­dad esta­ble­ci­da y prac­ti­ca­da. Esta­mos hacien­do jus­ti­cia y la segui­re­mos hacien­do.

Para fina­li­zar por aho­ra: recuer­da, com­pa­trio­ta, que con Hugo Chá­vez @chavezcandanga, el Twit­ter comien­za a ser tam­bién espa­cio libe­ra­do para la ver­dad y la dig­ni­dad de todos. Can­dan­gue­ras y can­dan­gue­ros: man­ten­gá­mo­nos en con­tac­to.

Bueno, cama­ra­das, vamos pues: A votar todos y todas…
¡Viva la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na! Ven­ce­re­mos !!

Domin­go 2 de mayo 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *