Kris­tia­ne Etxa­luz, la bri­sa que nacía en el nor­te – Gara

p010_f01.jpg

En 1986, en ple­na cam­pa­ña de los GAL y de per­se­cu­ción poli­cial de refu­gia­dos, el Gobierno fran­cés depor­tó a su com­pa­ñe­ro Alfon­so Etxe­ga­rai a Ecua­dor. ¿Qué supu­so aque­llo en sus vidas?

Yo esta­ba loca­men­te ena­mo­ra­da; aque­llo fue terri­ble, te arran­can la per­so­na que más quie­res. Supu­so tam­bién que el com­pro­mi­so polí­ti­co se hicie­ra más sóli­do. Yo creo que a todos los que tie­nen fami­lia­res repre­sa­lia­dos les pasa esto en algún momen­to: te obli­ga a loca­li­zar­te mejor en esta trin­che­ra, pro­gre­si­va­men­te. Al prin­ci­pio crees que pue­des hacer que vuel­va, pero muy rápi­da­men­te ves que esto está muy pen­sa­do, muy pro­gra­ma­do por el enemi­go… Final­men­te, el enemi­go es más enemi­go que nun­ca.

Yo siem­pre cui­do mucho de no entrar en la espi­ral del odio por­que me come la cabe­za; tra­to más bien de enten­der cómo fun­cio­nan esas cosas y de pre­ser­var­me, de poder vivir. Creo que pue­des ayu­dar a esos repre­sa­lia­dos vivien­do lo más nor­mal posi­ble. Cuan­do yo mis­ma esta­ba en la cár­cel, lo que más me hacía sufrir era ver a mi fami­lia heri­da. Cuan­do quie­res ayu­dar al repre­sa­lia­do es impor­tan­te demos­trar­le que no le exi­ges que vuel­va para ser feliz tú, ense­ñar­le que la vida sigue. Esto es muy impor­tan­te tam­bién, no sólo la vida mili­tan­te. Cuan­do vuel­va no va a ser lo mis­mo que antes por­que esto evo­lu­cio­na. Yo tra­to de actuar como si estu­vie­ra con­mi­go siem­pre. Tam­bién la inte­gra­ción en el gru­po que los defien­de es mayor y más pro­fun­da en ti.

¿Cómo recuer­da el secues­tro y tor­tu­ra de Alfon­so en Ecua­dor?

Fue terri­ble. Nos había­mos casa­do en el Regis­tro Civil de Qui­to por­que pen­sá­ba­mos que yo, sien­do su espo­sa, ten­dría más peso para hacer algo des­de el exte­rior. Pre­sen­tía­mos la des­apa­ri­ción, no sé por qué… El mis­mo día de la boda, un poli­cía vino a bus­car­me a casa para meter­me en un avión cuan­to antes. En el via­je de vuel­ta me des­apa­re­ció la male­ta.

Duran­te mi estan­cia en Ecua­dor –dos o tres meses– está­ba­mos rodea­dos de cosas muy tur­bias. Sen­tía­mos que nos que­rían invo­lu­crar con el gru­po arma­do “Alfa­ro vive, cara­jo”. Yo creo que los que roba­ron la male­ta habían mon­ta­do la des­apa­ri­ción como si fue­ran los de “Alfa­ro”. Espe­ra­ban algu­na prue­ba, pero no había.

Cuan­do lle­gué a Baio­na, un refu­gia­do me dijo que [el indus­trial secues­tra­do por ETA Juan Pedro] Guz­mán había sido libe­ra­do y que Ardan­za había dicho que era gra­cias a la cola­bo­ra­ción ciu­da­da­na. Lla­mé a Alfon­so para dar­le la noti­cia y fue cuan­do vi que no podía hablar, que llo­ra­ba… Ense­gui­da me vino a la cabe­za: “¿Te han tor­tu­ra­do?” “Sí”… –me dijo – , pero no podía hablar, esta­ba llo­ran­do al telé­fono. Así fue como nos ente­ra­mos. Le habían deja­do res­pon­der al telé­fono para no levan­tar sos­pe­chas. Aquel momen­to, buffff.…

No se me cayó el cie­lo enci­ma; pen­sé “hay que hacer algo”. Enton­ces el refle­jo mili­tan­te es que eso debe saber­se. Me diri­gí direc­ta­men­te a “Egin” para que lo publi­ca­ran. Creo que esas cosas te sal­van de algu­na for­ma. Aca­so no en el sen­ti­do de que te devuel­ven la liber­tad, pero a la per­so­na que es víc­ti­ma le per­mi­te ser agen­te de su pro­pia vida. Ya no eres más un obje­to, te vuel­ves a huma­ni­zar.

Lue­go lle­gó la depor­ta­ción a Sao Tomé, don­de per­ma­ne­ce des­de hace 23 años. ¿Se han sen­ti­do solos u olvi­da­dos algu­na vez?

No, olvi­da­dos nun­ca nos hemos sen­ti­do. Hemos lamen­ta­do que no haya habi­do una espe­cie de fren­te de depor­ta­dos. Den­tro de las orga­ni­za­cio­nes de apo­yo a nues­tras víc­ti­mas siem­pre se ha con­si­de­ra­do que los depor­ta­dos “lega­les” –aun­que no haya ley– esta­ban en el mis­mo paque­te que los exi­lia­dos. Es el ima­gi­na­rio. Nues­tro movi­mien­to ha con­si­de­ra­do que todos los que están en otro con­ti­nen­te eran lo mis­mo. Y yo creo que es una pena por­que podría­mos haber teni­do una ren­ta­bi­li­dad polí­ti­ca mayor denun­cian­do esta figu­ra de la depor­ta­ción, envia­dos sin jui­cios. Es una arbi­tra­rie­dad total, es un acto de pre­po­ten­cia de los esta­dos y nun­ca lo hemos denun­cia­do bien. Creo que habría­mos podi­do encon­trar foros que nos escu­cha­ran.

¿Qué es lo peor de la depor­ta­ción?

Estar arran­ca­do de tu país. Al menos en el caso de Alfon­so… Lo peor de la depor­ta­ción es como lo peor de la cár­cel; creo que no son las con­di­cio­nes mate­ria­les, aun­que sean malas, es estar arran­ca­do, no tener dere­cho a estar con los tuyos, a actuar con los tuyos… Yo creo que es eso. Para Alfon­so es eso. Es una vida que no ha ele­gi­do, es una vida que no acep­ta. En el caso de Alfon­so, y voy a decir nues­tro tam­bién, hay algu­nas cosas posi­ti­vas: enten­de­mos mucho mejor el sub­de­sa­rro­llo.

Usted tam­bién vive la mitad del año en Sao Tomé… ¿Eso le ha des­cu­bier­to algu­na reali­dad nue­va?

Cla­ro. Duran­te diez años he tra­ba­ja­do los meses que esta­ba allí. La depor­ta­ción supu­so entre Alfon­so y yo un momen­to de cri­sis: ¿Qué hace­mos? ¿Segui­mos jun­tos? Si segui­mos jun­tos –me decía Alfon­so – , yo quie­ro que vivas aquí… Si no, nos sepa­ra­mos, no guar­da­mos una rela­ción de pare­ja con un mes de vaca­cio­nes y car­tas. Enton­ces yo dije que vol­ve­ría dos veces al año a nues­tro país. Me encon­tró en la ofi­ci­na de Nacio­nes Uni­das en Sao Tomé un tra­ba­jo con con­tra­tos de cua­tro meses. Era una espe­cie de secre­ta­ria del jefe de Nacio­nes Uni­das allá. Gana­ba bien y esta­ba en el meo­llo de la cues­tión de la ayu­da al sub­de­sa­rro­llo. Me sir­vió para ver que todo es una puta mier­da, pero no hay más. Esa gen­te está en un sis­te­ma que no explo­ta a los pobres, explo­ta la pobre­za. Es un fon­do de comer­cio y la ayu­da al sub­de­sa­rro­llo es el artícu­lo que ven­den. Pero nun­ca hay un resul­ta­do. Es el neo­co­lo­nia­lis­mo. F.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *