Gran­des y peque­ños «apartheids» de Israel – Rebe­lion

Jonathan Cook

Los apo­lo­gis­tas de Israel tie­nen la idea de que éste ha sido selec­cio­na­do espe­cial­men­te para ejer­cer el escru­ti­nio y la crí­ti­ca. Me gus­ta­ría argu­men­tar, sin embar­go, que en la mayor par­te de las dis­cu­sio­nes de Israel, real­men­te esto se cap­ta muy lige­ra­men­te: que muchos ras­gos del régi­men israe­lí serían con­si­de­ra­dos excep­cio­na­les o extra­or­di­na­rios en cual­quier otro Esta­do demo­crá­ti­co.

No es sor­pren­den­te por­que, como voy a argu­men­tar, Israel no es una demo­cra­cia libe­ral, ni siquie­ra «un Esta­do judío y demo­crá­ti­co» como afir­man sus par­ti­da­rios. Es un Esta­do de apartheid no sólo en los terri­to­rios ocu­pa­dos de Cis­jor­da­nia y de la Fran­ja de Gaza, sino tam­bién den­tro del pro­pio Israel. Hoy en los terri­to­rios ocu­pa­dos la natu­ra­le­za del apartheid de la domi­na­ción israe­lí es irre­fu­ta­ble –aun­que poco men­cio­na­da por los polí­ti­cos o los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les-. Pero den­tro del pro­pio Israel en gran par­te se vela y se ocul­ta. Hoy mi obje­ti­vo es tra­tar de correr un poco el velo.

Digo «un poco», por­que nece­si­ta­ría mucho más tiem­po del que me han asig­na­do para hacer jus­ti­cia a este asun­to. Hay, por ejem­plo, unas 30 leyes que explí­ci­ta­men­te dis­cri­mi­nan entre judíos y no judíos, otra for­ma de refe­rir­se a la quin­ta par­te de la pobla­ción de Israel que son pales­ti­nos y que supues­ta­men­te dis­fru­tan de la ple­na ciu­da­da­nía. Tam­bién hay muchas otras leyes y prác­ti­cas admi­nis­tra­ti­vas israe­líes que con­du­cen a un resul­ta­do de segre­ga­ción étni­ca inclu­so aun­que no hagan tal dis­cri­mi­na­ción explí­ci­ta.

Así que en vez de inten­tar reco­rrer todos esos aspec­tos del apartheid israe­lí, déjen­me que me con­cen­tre en unos cuan­tos ras­gos reve­la­do­res, cues­tio­nes sobre las que he hecho un infor­me recien­te­men­te.

Pri­me­ro exa­mi­ne­mos la natu­ra­le­za de la ciu­da­da­nía israe­lí.

Hace unas sema­nas me reu­ní con Uzi Ornan, un pro­fe­sor de 86 años de la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca de Hai­fa, quien tie­ne uno de los pocos docu­men­tos de iden­ti­dad israe­lí que indi­ca la nacio­na­li­dad «hebrea». Para la mayo­ría de los demás israe­líes, sus docu­men­tos y regis­tros per­so­na­les indi­can su nacio­na­li­dad «judía» o «ára­be». Para los inmi­gran­tes, cuya «judei­dad» acep­ta el Esta­do pero está cues­tio­na­da por las auto­ri­da­des rabí­ni­cas, se han apro­ba­do alre­de­dor de otras 130 cla­si­fi­ca­cio­nes de nacio­na­li­dad, prin­ci­pal­men­te rela­cio­na­das con la reli­gión o el país de ori­gen de la per­so­na. La úni­ca nacio­na­li­dad que no podrá hallar en la lis­ta es «israe­lí». Eso es pre­ci­sa­men­te por lo que el pro­fe­sor Oman y dos doce­nas de per­so­nas más están luchan­do en los tri­bu­na­les: quie­ren regis­trar­se como «israe­líes». Es una lucha de enor­me impor­tan­cia, y sólo por esta razón están segu­ros de que per­de­rán. ¿Por qué?

Está en jue­go mucho más que una eti­que­ta étni­ca o nacio­nal. Israel exclu­ye la nacio­na­li­dad «israe­lí» para garan­ti­zar que, en el cum­pli­mien­to de su auto­de­fi­ni­ción como «un Esta­do judío», esto sea capaz de asig­nar dere­chos supe­rio­res de ciu­da­da­nía a la «nación» colec­ti­va de los judíos de todo el mun­do más que al con­jun­to de ciu­da­da­nos reales en su terri­to­rio, que inclu­ye a muchos pales­ti­nos. En la prác­ti­ca esto se hace crean­do dos cla­ses prin­ci­pa­les de ciu­da­da­nía: una ciu­da­da­nía judía para «nacio­na­les judíos» y una ciu­da­da­nía ára­be para «nacio­na­les ára­bes». Ambas nacio­na­li­da­des fue­ron inven­ta­das con efi­ca­cia por par­te de Israel y no tie­nen nin­gún sig­ni­fi­ca­do fue­ra de allí.

Esta dife­ren­cia­ción de ciu­da­da­nía está reco­no­ci­da en el dere­cho israe­lí: la Ley del Retorno para judíos per­mi­te la inmi­gra­ción casi auto­má­ti­ca a cual­quier judío de cual­quier par­te del mun­do que lo desee; y la Ley de Ciu­da­da­nía para no judíos deter­mi­na, en unas bases com­ple­ta­men­te apar­te, los dere­chos a la ciu­da­da­nía de la mino­ría pales­ti­na del país. Lo que es toda­vía más impor­tan­te, la últi­ma ley supri­me los dere­chos de los parien­tes de los ciu­da­da­nos pales­ti­nos, que fue­ron expul­sa­dos por la fuer­za en 1948, a vol­ver a su tie­rra y a sus casas. Hay, en otras pala­bras, dos sis­te­mas lega­les de ciu­da­da­nía en Israel, que dis­tin­gue entre los dere­chos de los ciu­da­da­nos en fun­ción de si éstos son judíos o pales­ti­nos.

Esto, en sí mis­mo, cum­ple con la defi­ni­ción de apartheid como que­dó esta­ble­ci­da por las Nacio­nes Uni­das en 1973: «Cual­quier medi­da legis­la­ti­va u otras medi­das des­ti­na­das a impe­dir a un gru­po o gru­pos racia­les la par­ti­ci­pa­ción en la vida polí­ti­ca, social, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral del país y la crea­ción deli­be­ra­da de con­di­cio­nes que impi­dan el pleno desa­rro­llo de tal gru­po o gru­pos». La cláu­su­la inclu­ye los dere­chos siguien­tes: «el dere­cho a salir y vol­ver a su país, el dere­cho a una nacio­na­li­dad, el dere­cho a la liber­tad de movi­mien­to y resi­den­cia, el dere­cho a la liber­tad de opi­nión y expre­sión».

Esta sepa­ra­ción de la ciu­da­da­nía es abso­lu­ta­men­te esen­cial para el man­te­ni­mien­to de Israel como un Esta­do judío. Si defi­nie­ra a todos los ciu­da­da­nos de mane­ra uni­for­me como israe­líes, debe­ría haber sólo una ley en mate­ria de ciu­da­da­nía; enton­ces, a con­ti­nua­ción, habría con­se­cuen­cias muy dra­má­ti­cas. La más sig­ni­fi­ca­ti­va sería que se deja­ría de apli­car la Ley del Retorno a los judíos o se ten­dría que apli­car de la mis­ma for­ma a los ciu­da­da­nos pales­ti­nos per­mi­tién­do­les traer a sus parien­tes exi­lia­dos a Israel ‑el muy temi­do Dere­cho al Retorno-. En un perío­do más o menos lar­go se ero­sio­na­ría la mayo­ría judía del país e Israel se con­ver­ti­ría en un Esta­do bina­cio­nal pro­ba­ble­men­te con una mayo­ría pales­ti­na.

Habría muchas otras con­se­cuen­cias pre­vi­si­bles de la ciu­da­da­nía igua­li­ta­ria. ¿Los colo­nos judíos, por ejem­plo, serían capa­ces de man­te­ner su esta­tus pri­vi­le­gia­do en Cis­jor­da­nia si los pales­ti­nos en Yenín o Hebrón tuvie­ran parien­tes den­tro de Israel con los mis­mos dere­chos que los judíos? ¿El ejér­ci­to israe­lí segui­ría sien­do capaz de fun­cio­nar como un ejér­ci­to de ocu­pa­ción en un Esta­do correc­ta­men­te demo­crá­ti­co? ¿Y los tri­bu­na­les de un Esta­do de ciu­da­da­nos igua­les serían capa­ces de seguir hacien­do la vis­ta gor­da ante las bru­ta­li­da­des de la ocu­pa­ción? En todos estos casos pare­ce poco pro­ba­ble que se pudie­ra man­te­ner el sta­tu quo.

En otras pala­bras, toda la estruc­tu­ra del gobierno de apartheid israe­lí den­tro de Israel apo­ya y man­tie­ne su régi­men de apartheid en los terri­to­rios ocu­pa­dos. O se man­tie­nen ambos o caen jun­tos.

A con­ti­nua­ción vea­mos el asun­to del con­trol de la tie­rra.

El mes pasa­do me encon­tré con una pare­ja judía israe­lí excep­cio­nal, los Zakais. Son excep­cio­na­les prin­ci­pal­men­te por­que han desa­rro­lla­do una pro­fun­da amis­tad con una pare­ja pales­ti­na den­tro de Israel. Aun­que he infor­ma­do sobre Israel y Pales­ti­na duran­te muchos años, no pue­do recor­dar haber encon­tra­do nun­ca antes a un judío israe­lí que tuvie­ra un ami­go pales­tino de la mane­ra que los tie­nen los Zakais.

Es cier­to que hay muchos judíos israe­líes que pre­su­men de tener un ami­go «ára­be» o «pales­tino» por­que bro­mean con el tipo cuya tien­da de humus fre­cuen­tan o con el que repa­ra su coche. Tam­bién hay judíos israe­líes –y son un gru­po suma­men­te impor­tan­te- que están fir­me­men­te al lado de los pales­ti­nos en bata­llas polí­ti­cas como las de Bilín o Sheikh Jarrah en Jeru­sa­lén. En esos luga­res los israe­líes y los pales­ti­nos, con­tra vien­to y marea, han con­se­gui­do for­jar autén­ti­cas rela­cio­nes de amis­tad que son vita­les para derro­tar al régi­men de apartheid israe­lí.

Pero la rela­ción de los Zakais con sus ami­gos bedui­nos los Tara­bins no es esta cla­se de amis­tad. No se basa ni está con­fi­gu­ra­da por una lucha polí­ti­ca enmar­ca­da por la ocu­pa­ción de Israel. No es una amis­tad tími­da y no tie­ne nin­gún obje­ti­vo más allá de la pro­pia rela­ción. Es una amis­tad –o al menos así me pare­ció- de autén­ti­ca igual­dad. Una com­ple­ta e ínti­ma amis­tad. Cuan­do visi­té a los Zakais me di cuen­ta de que es una visión increí­ble­men­te inusual en Israel.

La razón de la gran sepa­ra­ción de los mun­dos cul­tu­ra­les y emo­cio­na­les de los ciu­da­da­nos judíos y pales­ti­nos en Israel no es difí­cil de enten­der: viven en mun­dos físi­cos com­ple­ta­men­te sepa­ra­dos. Viven apar­te en comu­ni­da­des segre­ga­das, sepa­ra­das no por elec­ción, sino según las nor­mas y pro­ce­di­mien­tos lega­les obli­ga­to­rios. Inclu­so en el puña­do de supues­tas ciu­da­des mix­tas, judíos y pales­ti­nos por lo gene­ral viven apar­te, en barrios dis­tin­tos y cla­ra­men­te defi­ni­dos. Y por lo tan­to no es sor­pren­den­te que la cues­tión a la que me con­du­jo la visi­ta a los Zakais fue­ra la pre­gun­ta de si un ciu­da­dano pales­tino tie­ne dere­cho a vivir en una comu­ni­dad judía.

Los Zakais quie­ren alqui­lar a sus ami­gos, los Tara­bins, su casa en el pue­blo agrí­co­la de Neva­tim, en el Negev, actual­men­te una exclu­si­va comu­ni­dad judía. Los Tara­bins se enfren­tan a un serio pro­ble­ma de vivien­da en su pro­pia comu­ni­dad bedui­na veci­na. Pero lo que los Zakais han des­cu­bier­to es que hay aplas­tan­tes obs­tácu­los socia­les y lega­les para los pales­ti­nos para mover­se fue­ra de sus gue­tos, en los que se supo­ne que tie­nen que vivir. No sola­men­te se opo­ne el lide­raz­go ele­gi­do de Neva­tim a que la fami­lia bedui­na entre en su comu­ni­dad, sino tam­bién los tri­bu­na­les israe­líes.

Neva­tim no es excep­cio­nal. Hay más de 700 comu­ni­da­des rura­les simi­la­res ‑sobre todo kibutzesmosha­vim– don­de se impi­de vivir a los no judíos. Con­tro­lan la mayor par­te del terri­to­rio habi­ta­ble de Israel, la tie­rra que una vez per­te­ne­ció a los pales­ti­nos, ya fue­ran refu­gia­dos de la gue­rra de 1948 o ciu­da­da­nos pales­ti­nos a los que les han con­fis­ca­do sus tie­rras con­for­me a leyes espe­cia­les.

Hoy, des­pués de esas con­fis­ca­cio­nes, al menos el 93% de Israel está nacio­na­li­za­do ‑es decir, se man­tie­ne en depó­si­to no sólo para los ciu­da­da­nos de Israel, sino para el pue­blo judío de todo el mun­do- (Aquí, otra vez, debe­ría­mos seña­lar una de las impor­tan­tes con­se­cuen­cias de la ciu­da­da­nía dife­ren­cia­da que aca­ba­mos de con­si­de­rar).

El acce­so a la mayor par­te de estas tie­rras nacio­na­li­za­das está con­tro­la­do por comi­tés de inves­ti­ga­ción, super­vi­sa­da por orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas cua­si guber­na­men­ta­les y que no tie­nen que ren­dir cuen­tas total­men­te, como la Agen­cia Judía y el Fon­do Nacio­nal Judío. Su papel es garan­ti­zar que tales comu­ni­da­des per­ma­ne­cen prohi­bi­das a ciu­da­da­nos pales­ti­nos, como han des­cu­bier­to pre­ci­sa­men­te los Zakais y los Tara­bins en el caso de Neva­tim. Allí los fun­cio­na­rios han insis­ti­do en que la fami­lia pales­ti­na no tie­ne nin­gún dere­cho ni siquie­ra a alqui­lar, no diga­mos a com­prar, la pro­pie­dad de una «comu­ni­dad judía». Esta posi­ción ha sido man­te­ni­da con efi­ca­cia por el Tri­bu­nal Supre­mo de Israel, que ha con­ve­ni­do que la fami­lia debe some­ter­se a un comi­té de inves­ti­ga­ción cuyo obje­ti­vo real es el de excluir­la.

Otra vez la Con­ven­ción de las Nacio­nes Uni­das de 1973 sobre «el cri­men de apartheid» es ins­truc­ti­va: inclu­ye las medi­das «dise­ña­das para divi­dir la pobla­ción según cri­te­rios racia­les por la crea­ción de reser­vas sepa­ra­das y gue­tos para los miem­bros de un gru­po racial o gru­pos… y la expro­pia­ción de bie­nes raí­ces per­te­ne­cien­tes a un gru­po o gru­pos racia­les o a miem­bros de éstos».

Si se ha man­te­ni­do sepa­ra­dos a los ciu­da­da­nos judíos y pales­ti­nos con tan­ta efi­ca­cia ‑y un sis­te­ma de edu­ca­ción sepa­ra­do y seve­ras res­tric­cio­nes a los matri­mo­nios entre con­fe­sio­nes refuer­zan esta segre­ga­ción emo­cio­nal y física‑, ¿cómo se hicie­ron los Zakais y los Tara­bins tan ami­gos ínti­mos?

Su caso es un ejem­plo intere­san­te, un hallaz­go que des­cu­brí cuan­do los encon­tré. Weis­man Zakai es hijo de padres judíos ira­quíes que inmi­gra­ron al Esta­do judío en sus pri­me­ros años. Cuan­do él y Ahmed Tara­bin se cono­cie­ron sien­do niños en los años sesen­ta, andan­do por los mer­ca­dos de la pobre ciu­dad veci­na de Beershe­va, lejos del cen­tro del país, encon­tra­ron que lo que tenían en común era más fuer­te que las divi­sio­nes for­ma­les que supues­ta­men­te debían man­te­ner­los sepa­ra­dos y teme­ro­sos. Ambos hablan el ára­be con flui­dez, ambos cre­cie­ron en una cul­tu­ra ára­be, ambos están exclui­dos de la socie­dad aske­na­zí judía y ambos com­par­ten su pasión por los coches.

En su caso el sis­te­ma de apartheid de Israel fra­ca­só en su misión de man­te­ner­los físi­ca y emo­cio­nal­men­te sepa­ra­dos. Fra­ca­só en hacer­los teme­ro­sos y hos­ti­les uno con res­pec­to al otro. Pero como los Zakais han apren­di­do por su cuen­ta, al recha­zar vivir con­for­me a las nor­mas del sis­te­ma de apartheid de Israel el sis­te­ma los ha recha­za­do. A los Zakais les han dene­ga­do la opor­tu­ni­dad de alqui­lar a sus ami­gos y aho­ra viven como parias en la comu­ni­dad de Neva­tim.

Final­men­te vamos a con­si­de­rar el con­cep­to de «segu­ri­dad» en Israel.

Como ya he dicho, la natu­ra­le­za del apartheid en las rela­cio­nes entre ciu­da­da­nos judíos y pales­ti­nos está vela­da en las esfe­ras lega­les, socia­les y polí­ti­cas. Éstas no refle­jan «el peque­ño apartheid», que era una carac­te­rís­ti­ca suda­fri­ca­na: aseos, ban­cos de los par­ques y auto­bu­ses sepa­ra­dos. Pero hay un «peque­ño» caso explí­ci­to, cuan­do judíos y pales­ti­nos entran y salen del país por los pasos fron­te­ri­zos o por el aero­puer­to inter­na­cio­nal Ben Gurión. Aquí cae la más­ca­ra y el dife­ren­te esta­tus de ciu­da­da­nía que corres­pon­de a los judíos o a los pales­ti­nos se mues­tra total­men­te pro­gra­ma­do.

Esa lec­ción la apren­die­ron dos her­ma­nos pales­ti­nos de media­na edad que entre­vis­té este mes. Resi­den­tes en un pue­blo cer­ca de Naza­ret, habían apo­ya­do toda la vida al Par­ti­do Labo­ris­ta y con orgu­llo me mos­tra­ron una des­co­lo­ri­da foto­gra­fía en la que apa­re­cían como anfi­trio­nes en un almuer­zo para Isaac Rabín a prin­ci­pios de los años noven­ta. Pero en nues­tro encuen­tro esta­ban enfa­da­dos y frus­tra­dos y pro­me­tie­ron que nun­ca más vota­rían por un par­ti­do sio­nis­ta.

Su bru­tal con­cien­cia­ción lle­gó hace tres años cuan­do via­ja­ban a Esta­dos Uni­dos en un via­je de nego­cios con un gru­po de agen­tes de segu­ros judíos. Para tomar el vue­lo de regre­so lle­ga­ron al aero­puer­to JFK de Nue­va York y vie­ron a sus cole­gas judíos pasar por el con­trol de segu­ri­dad de Aero­lí­neas Israe­líes en unos minu­tos. Mien­tras tan­to a ellos los inte­rro­ga­ron duran­te dos horas e ins­pec­cio­na­ron minu­cio­sa­men­te sus equi­pa­jes.

Cuan­do final­men­te les per­mi­tie­ron pasar les asig­na­ron una guar­dia cuyo tra­ba­jo con­sis­tía en man­te­ner­los vigi­la­dos cons­tan­te­men­te –en pre­sen­cia de cien­tos de com­pa­ñe­ros de via­je- antes de entrar al avión. Cuan­do uno de los her­ma­nos fue al aseo sin pedir per­mi­so la guar­dia le repren­dió públi­ca­men­te y su jefe le ame­na­zó con impe­dir­le subir al avión si no pedía dis­cul­pas. Este mes, por fin, un tri­bu­nal les con­ce­dió una com­pen­sa­ción de 8.000 dóla­res por lo que cali­fi­có de «tra­to abu­si­vo e inne­ce­sa­rio».

Con res­pec­to a este caso hay que tener en cuen­ta dos cosas. La pri­me­ra es que el equi­po de segu­ri­dad de Aero­lí­neas Israe­líes admi­tió ante el tri­bu­nal que nin­guno de los dos her­ma­nos repre­sen­ta­ba un ries­go de nin­gún tipo para la segu­ri­dad. La úni­ca razón del tra­to espe­cial que reci­bie­ron fue su per­te­nen­cia nacio­nal y racial. Fue un caso obvio de per­fil racial.

Lo segun­do que hay que seña­lar es que su expe­rien­cia no es nada fue­ra de lo común para los ciu­da­da­nos pales­ti­nos que via­jan des­de o a Israel. De for­ma pare­ci­da estos inci­den­tes, y mucho peo­res, ocu­rren todos los días duran­te tales pro­ce­di­mien­tos de segu­ri­dad. Lo que tie­ne de excep­cio­nal este caso es que los her­ma­nos hayan lle­va­do a cabo un lar­go y cos­to­so pro­ce­so judi­cial con­tra las Aero­lí­neas.

Lo hicie­ron así, sos­pe­cho, por­que se sin­tie­ron pro­fun­da­men­te trai­cio­na­dos. Habían come­ti­do el error de creer en la has­ba­rá (pro­pa­gan­da) de los polí­ti­cos israe­líes de todos los colo­res que afir­man que los ciu­da­da­nos pales­ti­nos pue­den dis­fru­tar de un esta­tus igual al de los ciu­da­da­nos judíos si son lea­les al Esta­do. Pen­sa­ron que por ser sio­nis­tas podrían con­ver­tir­se en ciu­da­da­nos de pri­me­ra cla­se. En la acep­ta­ción de esta con­clu­sión habían enten­di­do mal la reali­dad del apartheid inhe­ren­te a un Esta­do judío.

Al ciu­da­dano pales­tino más cul­to, res­pe­ta­ble y rico siem­pre le irá peor en el con­trol de segu­ri­dad del aero­puer­to que al ciu­da­dano judío de peor repu­tación, peor que al que expre­se opi­nio­nes extre­mis­tas y peor, inclu­so, que a cual­quier ciu­da­dano judío con ante­ce­den­tes pena­les.

El sis­te­ma de apartheid de Israel está ahí para man­te­ner los pri­vi­le­gios judíos en un Esta­do judío. Y en el pun­to don­de ese pri­vi­le­gio se sien­te más vis­ce­ral­men­te por los judíos de a pie es en la expe­rien­cia de la vul­ne­ra­bi­li­dad de volar a miles de pies por enci­ma de la tie­rra, don­de a los ciu­da­da­nos pales­ti­nos hay que mos­trar­los como foras­te­ros, como enemi­gos, sean quie­nes sean y con inde­pen­den­cia de lo que hayan o no hayan hecho.

El régi­men de apartheid, como ya he indi­ca­do, se apli­ca a los pales­ti­nos tan­to en Israel como en los terri­to­rios ocu­pa­dos. ¿Pero no es el apartheid en los terri­to­rios mucho peor que en Israel? ¿No debe­ría­mos ocu­par­nos más del gran apartheid de Cis­jor­da­nia y la Fran­ja de Gaza que de este apartheid más débil? Este argu­men­to demues­tra una idea peli­gro­sa­men­te fal­sa sobre la natu­ra­le­za indi­vi­si­ble del apartheid de Israel hacia los pales­ti­nos y sobre sus obje­ti­vos.

Es cier­to que el apartheid en los terri­to­rios es mucho más agre­si­vo que en Israel. Hay dos razo­nes para ello. La pri­me­ra es que el apartheid bajo la ocu­pa­ción está mucho menos super­vi­sa­do de cer­ca por los tri­bu­na­les civi­les de lo que lo está en Israel. Usted pue­de, para decir­lo sin rodeos, librar­se mucho mejor que aquí. Sin embar­go la segun­da y más impor­tan­te razón es que el régi­men israe­lí de apartheid en los terri­to­rios ocu­pa­dos se ve obli­ga­do a ser más agre­si­vo y cruel, y eso es por­que la bata­lla aún no se ha gana­do aquí. La lucha de la poten­cia ocu­pan­te para robar sus recur­sos –su tie­rra, su agua y su mano de obra- está en mar­cha, pero el resul­ta­do aún no está deci­di­do. Israel se enfren­ta a pre­sio­nes de tiem­po y de legi­ti­mi­dad inter­na­cio­nal que se va des­va­ne­cien­do a medi­da que actúa para apo­de­rar­se de esas pose­sio­nes. Cada día que resis­ten hacen que esa labor sea un poco más difí­cil.

En Israel, en cam­bio, el régi­men de apartheid está afian­za­do, alcan­zó su vic­to­ria hace dece­nios. Los ciu­da­da­nos pales­ti­nos tie­nen una ciu­da­da­nía de ter­ce­ra o cuar­ta cla­se; les han arre­ba­ta­do casi toda su tie­rra; sólo les per­mi­ten vivir en sus gue­tos; su sis­te­ma edu­ca­ti­vo está con­tro­la­do por los ser­vi­cios de segu­ri­dad; sólo pue­den tra­ba­jar en los pocos empleos que los judíos no quie­ren; tie­nen dere­cho a votar, pero no pue­den par­ti­ci­par en el gobierno, ni efec­tuar algún cam­bio polí­ti­co, etc.

Sin duda un des­tino pare­ci­do está pre­vis­to tam­bién para uste­des. El apartheid vela­do es la base para un enmas­ca­ra­do –y más legí­ti­mo- apartheid que se está pla­ni­fi­can­do para los pales­ti­nos de los terri­to­rios ocu­pa­dos, al menos para aqué­llos a los que per­mi­tan que­dar­se en sus ban­tus­ta­nes. Y por esta razón es vital denun­ciar y derro­tar el apartheid en Israel para resis­tir al apartheid que ha echa­do raí­ces aquí.

Es por lo que debe­mos com­ba­tir el apartheid israe­lí en cual­quier par­te don­de se halle; en Jaf­fa o en Jeru­sa­lén, en Naza­ret o en Nablús, en Beershe­va o en Bilín. Es la úni­ca lucha que pue­de traer la jus­ti­cia a los pales­ti­nos.

— — — -

Este tex­to corres­pon­de a la char­la pro­nun­cia­da en la Quin­ta Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal de Bilín, cele­bra­da en la aldea cis­jor­da­na de Bilín el 21 de abril de 2010.

Fuen­te: www​.jkcook​.net/​A​r​t​i​c​l​e​s​3​/​0​4​7​8​.​htm

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *