Cien­tí­fi­co nor­te­ame­ri­cano con­fir­ma que Bolí­var murió enve­ne­na­do – Últi­mas Noti­cias (Vene­zue­la)

Libertador Simón Bolívar

Bolí­var, una de las figu­ras his­tó­ri­cas más influ­yen­tes de Amé­ri­ca Lati­na, murió el 17 de diciem­bre de 1830 y enton­ces se esta­ble­ció la cau­sa de su muer­te como tubercu­losis, una enfer­me­dad pre­va­len­te en esa épo­ca. Pero el falle­ci­mien­to del héroe vene­zo­lano siem­pre estu­vo rodea­do de mis­te­rio y ha sido uno de los enig­mas cien­tí­fi­cos más estu­dia­dos en la región.

El pro­fe­sor Paul Auwaer­ter, direc­tor clí­ni­co de la Divi­sión de Enfer­me­da­des Infec­cio­sas de la Escue­la de Medi­ci­na de la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins, Esta­dos Uni­dos, deci­dió enfren­tar el desa­fío de des­ve­lar el mis­te­rio de la muer­te del Liber­ta­dor.

El cien­tí­fi­co ‑quien pre­sen­tó las con­clu­sio­nes de su inves­ti­ga­ción duran­te la Con­fe­ren­cia de Cli­ni­co­pa­to­lo­gía His­tó­ri­ca que se cele­bra en la Escue­la de Medi­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Mary­land, en EE.UU.- afir­ma que la muer­te de Bolí­var fue cau­sa­da por enve­ne­na­mien­to cró­ni­co por arsé­ni­co el cual con­du­jo a una gra­ve enfer­me­dad res­pi­ra­to­ria.

“La mayo­ría de los sig­nos y sín­to­mas apun­tan a un enve­ne­na­mien­to cró­ni­co y len­to, como el que resul­ta­ría de beber agua con­ta­mi­na­da”, expre­sa el inves­ti­ga­dor.

Varios sín­to­mas

Los regis­tros seña­lan que antes de morir Bolí­var pade­ció una enfer­me­dad muy lar­ga con una amplia varie­dad de sín­to­mas, inclui­das cri­sis fre­cuen­tes de pér­di­da de con­cien­cia, oscu­re­ci­mien­to de la piel, pér­di­da extre­ma de peso, tos, ago­ta­mien­to y dolo­res de cabe­za per­sis­ten­tes.

El pro­fe­sor Auwaer­ter cree que el con­tac­to de Bolí­var con arsé­ni­co pudo haber sido “total­men­te posi­ble”.

“Se sabe que Bolí­var ingi­rió arsé­ni­co como un reme­dio para algu­nos de sus fre­cuen­tes males: dolo­res de cabe­za recu­rren­tes, debi­li­ta­mien­to, hemo­rroi­des y sus epi­so­dios cró­ni­cos de pér­di­da de con­cien­cia”, dice el inves­ti­ga­dor.

“En esa épo­ca el arsé­ni­co era un reme­dio médi­co común. De hecho, recien­te­men­te se des­cu­brió que un líder con­tem­po­rá­neo de Bolí­var, Jor­ge III (de Ingla­te­rra), mos­tró nive­les muy altos de arsé­ni­co en su teji­do cor­po­ral”, agre­ga.
“Pare­ce que Bolí­var se auto­rre­ce­tó con éste”.

El cien­tí­fi­co comen­zó su inves­ti­ga­ción revi­san­do los datos de la enfer­me­dad que even­tual­men­te con­du­jo al falle­ci­mien­to del Liber­ta­dor.

Tal como expli­ca, las dos últi­mas sema­nas de su vida se le vio con­su­mi­do y exte­nua­do, tosien­do cons­tan­te­men­te y pro­du­cien­do gran­des can­ti­da­des de espu­to ver­de.

Al final, todo su cuer­po esta­ba derrum­bán­do­se. Y vivió duran­te bas­tan­te tiem­po así. La idea de un enve­ne­na­mien­to gra­dual por arsé­ni­co es una bue­na expli­ca­ción que vin­cu­la a todos estos sín­to­mas.

En la autop­sia se encon­tra­ron indi­cios de un flui­do ver­de en los pul­mo­nes y cora­zón y sus médi­cos con­clu­ye­ron que el líder murió a cau­sa de tubercu­losis debi­do a los sín­to­mas res­pi­ra­to­rios de su últi­ma enfer­me­dad.

Hay que recor­dar, dice el cien­tí­fi­co, que se está hablan­do de una épo­ca en la cual no exis­tían los medios ni la capa­ci­dad de con­fir­mar una muer­te por tubercu­losis.

“El flui­do ver­de en los pul­mo­nes y el cora­zón es un signo muy suge­ren­te de una infec­ción bac­te­ria­na lla­ma­da bron­quiec­ta­sia, que era muy común en ese tiem­po”, expli­ca el pro­fe­sor Auwaer­ter.

“Es muy poco pro­ba­ble que el flui­do ver­de en la cavi­dad peri­cár­di­ca repre­sen­te tubercu­losis”.

El cien­tí­fi­co agre­ga que Bolí­var pudo tam­bién haber teni­do un tumor en los pul­mo­nes que le pro­vo­có una seve­ra ron­que­ra, con una voz tan baja que difí­cil­men­te podía escu­chár­se­le duran­te los últi­mos seis meses de su vida. ”El cán­cer de pul­món pudo haber sido otra com­pli­ca­ción del enve­ne­na­mien­to cró­ni­co”, afir­ma el pro­fe­sor Auwaer­ter.

¿Ase­si­na­to?
Se sabe que el pró­cer vene­zo­lano fue víc­ti­ma de varios inten­tos de ase­si­na­to duran­te su carre­ra, así que el inves­ti­ga­dor esta­dou­ni­den­se no pue­de des­car­tar que su muer­te haya sido pro­vo­ca­da.

Pero tam­po­co des­car­ta que pudo deber­se a un len­to enve­ne­na­mien­to resul­tan­te de beber agua con­ta­mi­na­da. ”Bolí­var pasó mucho tiem­po en Perú”, expli­ca el cien­tí­fi­co. ”Y allí se han encon­tra­do cuer­pos momi­fi­ca­dos cuyos aná­li­sis reve­lan altos nive­les de arsé­ni­co”.

“Esto indi­ca la posi­bi­li­dad de que el agua en Perú pudo haber teni­do nive­les inusual­men­te altos del veneno, que se encuen­tra de for­ma natu­ral en la tie­rra”. Por esta razón y la posi­bi­li­dad de que con­su­mie­ra arsé­ni­co para reme­diar sus males, Paul Auwaer­ter cree que se tra­tó de un enve­ne­na­mien­to len­to.

“Es poco pro­ba­ble que fue­ra un enve­ne­na­mien­to inme­dia­to. Mis hallaz­gos son más con­sis­ten­tes con el enve­ne­na­mien­to cró­ni­co debi­do a sus sín­to­mas, como oscu­re­ci­mien­to de la piel, dolo­res de cabe­za, pér­di­da extre­ma de peso”.

“Al final, todo su cuer­po esta­ba derrum­bán­do­se. Y vivió duran­te bas­tan­te tiem­po así. La idea de un enve­ne­na­mien­to gra­dual por arsé­ni­co es una bue­na expli­ca­ción que vin­cu­la a todos estos sín­to­mas”. Pero el inves­ti­ga­dor agre­ga que es muy difí­cil lle­gar a una con­clu­sión defi­ni­ti­va.

“Si algún día pudie­ra exhu­mar­se el cuer­po habría muchas cosas que podrían ana­li­zar­se. Y una prue­ba para detec­tar arsé­ni­co en el teji­do y cabe­llo de Bolí­var podría resol­ver algu­nas de nues­tras inte­rro­gan­tes”, expre­sa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *