Téc­ni­cos del sufri­mien­to- Julen Arzuaga

Hace ya unos cuan­tos años. Elka­rri nos había con­vo­ca­do a una reu­nión con Danie­lle Mit­te­rrand, direc­to­ra de la fun­da­ción Fran­ce Liber­tés. La viu­da del cono­ci­do pre­si­den­te de la Repú­bli­ca fran­ce­sa esta­ba de misión para cono­cer de pri­me­ra mano los efec­tos del con­flic­to en este pue­blo. Yo acom­pa­ña­ba sim­ple­men­te en cali­dad de téc­ni­co, de cono­ce­dor del sis­te­ma inter­na­cio­nal de dere­chos huma­nos, a Kar­men, hija del perio­dis­ta Xabier Gal­deano, ase­si­na­do por los GAL, a Gerar­do, her­mano de Unai Romano, enton­ces recién tor­tu­ra­do, y a un fami­liar de un pre­so polí­ti­co, al que no con­si­go poner­le nom­bre. Uno entre tantos.

Tras rela­tar sus tes­ti­mo­nios y la fal­ta de reco­no­ci­mien­to y repa­ra­ción real a su sufri­mien­to, la pre­si­den­ta de la aso­cia­ción huma­ni­ta­ria inter­vino con una cues­tión sin paños calien­tes: «¿Con­de­nan a ETA?». Es una de esas pre­gun­tas que se res­pon­den con otra pre­gun­ta: «¿Les ha cues­tio­na­do usted a las víc­ti­mas de ETA, que ha esta­do recien­te­men­te entre­vis­tan­do, si con­de­nan la vio­len­cia del Esta­do? ¿Les ha inte­rro­ga­do sobre su posi­ción ante los ase­si­na­tos del GAL, la pre­sen­cia siem­pre actual de la tor­tu­ra, la cruel polí­ti­ca peni­ten­cia­ria? ¿Aca­so les ha suge­ri­do con­ni­ven­cias con esas vio­len­cias?». No hubo respuesta.

Tras esta entra­da, pue­de ima­gi­nar­se que quie­ro enca­rar en este artícu­lo el deba­te sobre el deno­mi­na­do Plan de Con­vi­ven­cia Demo­crá­ti­ca y Des­le­gi­ti­ma­ción de la Vio­len­cia y su clon nava­rro, que se pon­drán en mar­cha cai­ga quien cai­ga. Me bas­ta, hoy por hoy, con las crí­ti­cas que leo, entre ellas las lan­za­das por Jon Lan­da, direc­tor de Dere­chos Huma­nos del ante­rior Gobierno, que com­par­to. Me temo que ten­dre­mos opor­tu­ni­dad de hablar lar­go y ten­di­do sobre el tema.

No. Hoy quie­ro refe­rir­me a otro hecho que me preo­cu­pa pro­fun­da­men­te. Con mayor fuer­za aún des­de el recien­te encar­ce­la­mien­to de tres com­pa­ñe­ros abo­ga­dos ‑Arantxa Zulue­ta, Iker Sarrie­gi y Jon Enparantza‑, que sigue a los de Iña­ko Goioa­ga y Jose­ba Agu­do. Ya habían con­de­na­do a Txe­ma Matan­zas, Kar­los Tre­nor y Mirian Cam­pos en el macro 1898. Ocho defen­so­res en pri­sión. Ocho téc­ni­cos del dere­cho que deci­die­ron poner­se del lado de per­so­nas que sufrían una per­se­cu­ción con­cre­ta. Sigue la com­ba: Ares recla­ma la adhe­sión del Par­la­men­to para que­re­llar­se con­tra el abo­ga­do Alfon­so Zenon por denun­ciar las tor­tu­ras sufri­das por sus clien­tes. La cam­pa­ña, que se ase­gu­ra se diri­ge a la «des­le­gi­ti­ma­ción del terro­ris­mo», arram­bla, entre otros, con los dere­chos más ele­men­ta­les de defen­sa y de asis­ten­cia letra­da, que debe­rían con­fi­gu­rar un esta­do de dere­cho. Si no son posi­bles los unos, no exis­te el otro. Simple.

Quie­ro ir al sus­tra­to de estas acu­sa­cio­nes, a la lógi­ca que las ani­ma. Por­que creo sin­ce­ra­men­te ‑y así ten­go que expre­sar­lo- que las cir­cuns­tan­cias actua­les de aco­so y derri­bo con­tra la fun­ción de ase­so­ra­mien­to de per­so­nas que sufren la repre­sión del Esta­do se sopor­tan en las exi­gen­cias exa­cer­ba­das de algu­nas víc­ti­mas de ETA. Tal vez diri­gi­dos por ter­ce­ras manos, pero segu­ro que arro­lla­dos por su dolor y con­fun­dien­do jus­ti­cia con ven­gan­za, igual que les vemos hoy ras­gar ves­ti­du­ras ante la libe­ra­ción de Rafa Díez o la abso­lu­ción de «Egun­ka­ria», arre­me­ten con­tra quie­nes hemos deci­di­do asis­tir a esas otras víc­ti­mas olvi­da­das de este conflicto.

Entien­den que nues­tra acción jurí­di­ca nos ha situa­do en la otra barri­ca­da. Barri­ca­da mani­quea que una vez alza­da sin obje­ción posi­ble ‑demó­cra­tas con­tra terro­ris­tas, tole­ran­tes ante faná­ti­cos, cons­ti­tu­cio­na­lis­tas fren­te a antisistemas‑, al menos debe­ría per­mi­tir a cada cual que eli­ja a qué lado se posi­cio­na. Así, negán­do­nos un ápi­ce de bási­ca huma­ni­dad, se ha des­pe­da­za­do el valor de pro­cu­rar asis­ten­cia téc­ni­ca y letra­da a quien la nece­si­te. Hoy se equi­pa­ra nues­tra actua­ción con la pre­sun­ta­men­te delic­ti­va de quie­nes requie­ren nues­tro con­se­jo. Per­so­nas a las que, cier­to, ase­so­ra­mos con abso­lu­ta vehe­men­cia y deter­mi­na­ción. Por­que es nues­tra deci­sión libre y volun­ta­ria y por­que es nues­tra obli­ga­ción. ¿Que hay una afi­ni­dad ideo­ló­gi­ca, un víncu­lo humano entre noso­tros y quie­nes defen­de­mos? Sin duda. Ésa es la base de la con­fian­za letra­do-clien­te. Con­fian­za que impor­tu­na tan­to al Esta­do. Con la pre­sun­ción de nues­tra cul­pa­bi­li­dad en su bol­si­llo, ya nos impi­den asis­tir a los dete­ni­dos inco­mu­ni­ca­dos. Aho­ra, reti­ran­do ade­más de la cir­cu­la­ción a algu­nos abo­ga­dos moles­tos y ame­dren­tan­do a otros, se pre­ten­de que toda per­so­na per­se­gui­da no ten­ga más reme­dio que bus­car asis­ten­cia en letra­dos que ope­ren de ofi­cio. Al tiempo.

Apor­to un ejem­plo evi­den­te de los pol­vos que gra­tui­ta­men­te ori­gi­na­ron estos lodos. Encuen­tro unas pala­bras del Arar­te­ko reco­gi­das en un recien­te infor­me sobre la inco­mu­ni­ca­ción ‑que en esa mate­ria reco­noz­co correc­to- en el que, para apa­re­cer equi­li­bra­do, embis­te de for­ma abso­lu­ta­men­te aprio­rís­ti­ca e infun­da­da con­tra la posi­ción que algu­nos, según él, sos­te­ne­mos: «A pesar de que ETA con­ti­núa aten­tan­do con­tra la vida y la liber­tad, quie­nes se nie­gan a pedir su des­apa­ri­ción incon­di­cio­na­da siguen ampa­rán­do­se en una mis­ma jus­ti­fi­ca­ción anti­rre­pre­si­va que, una vez más, hemos de cali­fi­car como lo que es: per­ver­sa, equi­vo­ca­da e inmo­ral en el plano ético».

Des­de su siem­pre supe­rior abso­lu­tis­mo moral, Iñi­go Lamar­ca nos adju­di­ca un sam­be­ni­to que no admi­te matiz: el peca­do capi­tal de jus­ti­fi­car la acción de ETA sim­ple­men­te por defen­der a quie­nes nos da la gana, por con­si­de­rar que tie­nen dere­cho a reci­bir nues­tro con­se­jo pro­fe­sio­nal. El exper­to con­si­de­ra que nues­tra inopor­tu­na acción «anti­rre­pre­si­va», ade­más de hacer­nos per­ver­sos e inmo­ra­les, jus­ti­fi­ca a ETA. Esto, apar­te de des­le­gi­ti­mar­nos para desa­rro­llar nues­tra labor, nos pone a los pies de los caba­llos de otros que vie­nen detrás, a la car­ga, y que encuen­tran en sus pala­bras la razón de ope­ra­cio­nes que no tar­dan en lle­gar. Tenien­do el moti­vo «éti­co», des­pués ya se apa­ña­rá todo, dila­tan­do tipos delic­ti­vos, fabri­can­do prue­bas o idean­do cone­xio­nes imposibles.

Para huir de ese círcu­lo argu­men­tal, que sólo con­du­ce a la náu­sea, pro­pon­go coger aire con un ejer­ci­cio sim­ple: con­tras­tar posi­cio­nes. En nues­tra acción de defen­sa y asis­ten­cia a per­so­nas que sufren la casi siem­pre des­pro­por­cio­na­da y habi­tual­men­te inhu­ma­na repre­sión esta­tal, jamás nos atre­ve­ría­mos a negar el sufri­mien­to de otros. Nun­ca sen­ta­ría­mos a nadie ante los tri­bu­na­les por escri­bir en perió­di­cos, por par­ti­ci­par en par­ti­dos polí­ti­cos, por por­tar foto­gra­fías de sus fami­lia­res, al con­si­de­rar que con ello «humi­llan» a nues­tros defendidos.

No espe­ra­mos siquie­ra que quie­nes han sufri­do la vio­len­cia de una orga­ni­za­ción arma­da se sien­tan res­pon­sa­bles de la que se ha gene­ra­do des­de su ‑pre­sun­to- ban­do. Menos aún nos opo­ne­mos a una sali­da inme­dia­ta de esta espi­ral de sufri­mien­to, abor­da­da median­te el diá­lo­go y la nego­cia­ción entre dife­ren­tes y que, más tar­de, pue­da abrir las puer­tas de una ver­da­de­ra recon­ci­lia­ción en jus­ti­cia. ¿Asu­men ellos el reto? Que se veri­fi­quen esas acti­tu­des en las otras filas, antes de pres­cri­bir con letra ágil rece­tas con­tra la insu­fi­cien­cia ética.

Cier­to, deci­di­mos poner nues­tro con­se­jo téc­ni­co a dis­po­si­ción de las per­so­nas que, de una mane­ra o de otra, sufren la vio­len­cia del Esta­do. Algo que, a mí per­so­nal­men­te, me lle­na de orgu­llo. Hoy, pode­mos cons­ta­tar que, ade­más de dene­gar­se a nues­tros defen­di­dos el dere­cho de ampa­ro jurí­di­co ‑ya un hecho‑, se les pre­ten­de res­tar, inclu­so, el dere­cho a sufrir.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.