Sím­bo­los y títu­los nobi­lia­rios- Patxi Zamo­ra

Sím­bo­lo de lo que repre­sen­ta el esta­do de la actual demo­cra­cia tras la tran­si­ción son los mar­que­sa­dos de Quei­po de Llano, Vare­la de San Fer­nan­do y San Leo­nar­do de Yagüe, para los gene­ra­les Quei­po de Llano, Vare­la y Yagüe, “el car­ni­ce­ro de Bada­joz”; y el Duca­do de Mola, para el “Direc­tor”, como le lla­ma­ron sus acó­li­tos en los pre­pa­ra­ti­vos del gol­pe de esta­do al gene­ral Mola.

El más diver­ti­do de los títu­los con­ce­di­dos por Fran­co, en medio de su borra­che­ra nobi­lia­ria, fue reci­bi­do por Pedro Barrié en 1955, gran caci­que galle­go due­ño de FENOSA, aho­ra con­tro­la­da por Gas Natu­ral, que fue nom­bra­do Con­de de FENOSA, o sea Con­de de las Fuer­zas Eléc­tri­cas del Noroes­te Socie­dad Anó­ni­ma. Otor­ga­dos por Fran­cis­co Fran­co ‑pero refren­da­dos por el actual monar­ca y los gobier­nos de la demo­cra­cia- los des­cen­dien­tes siguen here­dan­do los títu­los gana­dos por sus ante­pa­sa­dos en la orgía de san­gre y vio­len­cia del geno­ci­dio fran­quis­ta.

Emble­ma del poder que no han per­di­do, en lugar de ser juz­ga­dos por crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, renue­van sus títu­los nobi­lia­rios con una pre­po­ten­cia insul­tan­te. Así el ex minis­tro de Jus­ti­cia, Ber­me­jo, reno­vó al nie­to del tris­te­men­te famo­so gene­ral Gar­cía Escá­mez el Mar­que­sa­do de Somo­sie­rra en la sim­bó­li­ca fecha del 18 de julio de 2009 y el actual titu­lar de Jus­ti­cia, Caa­ma­ño, ha fir­ma­do el Mar­que­sa­do de Ore­ja, para Mar­ce­lino Ore­ja, tío de Jai­me Mayor, el de la “extra­or­di­na­ria pla­ci­dez” del régi­men fran­quis­ta, en abril de este 2010. Sólo fal­ta que los cano­ni­cen.

Quie­nes defien­den su crí­ti­ca y escep­ti­cis­mo hacia ban­de­ras, him­nos y emble­mas varios con una cier­ta arro­gan­cia “pro­gre”, obvian una reali­dad antro­po­ló­gi­ca, por­que todas las cul­tu­ras y movi­mien­tos socia­les en la his­to­ria de la huma­ni­dad se han cobi­ja­do bajo algu­na sim­bo­lo­gía, unos en la defen­sa de cau­sas jus­tas, algu­nos para impo­ner e inti­mi­dar y otros por pura esté­ti­ca. Los sím­bo­los han sido uti­li­za­dos por quie­nes desean man­te­ner su sta­tus de poder y por aque­llos que pre­ten­den derri­bar­lo, por eso, en sí mis­mos, no tie­nen exce­si­va impor­tan­cia, pero es nota­ble en su con­tex­to socio­po­lí­ti­co.

El sen­ti­mien­to gru­pal no es, per se, nega­ti­vo: fami­lia, comu­ni­dad, pue­blo, equi­po se unen bajo deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias. Como dice un ami­go que decía Fou­cault, “el indi­vi­duo es un inven­to moderno del siglo XVIII”. Inven­to fatal para el pla­ne­ta, pues el desa­rro­llo de esta con­cep­ción del ser humano bajo el capi­ta­lis­mo nos ha lle­va­do a una noción del mun­do ego­cén­tri­ca y cruel, basa­da en una des­igual­dad jus­ti­fi­ca­da por méri­tos per­so­na­les, bajo los que se ocul­tan los ver­da­de­ros pila­res del régi­men indi­vi­dua­lis­ta: el racis­mo y la dis­cri­mi­na­ción sexual, eco­nó­mi­ca y de cla­se. Han con­se­gui­do una ato­mi­za­ción de las rela­cio­nes huma­nas que nos debi­li­ta y empo­bre­ce fren­te a las úni­cas y cohe­sio­na­das herra­mien­tas de su sis­te­ma anti­de­mo­crá­ti­co: una patro­nal, un FMI, un Ban­co Mun­dial…

Toda esta intro­duc­ción para afir­mar que la sim­bo­lo­gía es refle­jo de la socie­dad en la que vivi­mos. Se nos con­tó que des­pués del fran­quis­mo dis­fru­tá­ba­mos de la demo­cra­cia gra­cias a una tran­si­ción para­di­sía­ca (que defien­de con ardor la dere­cha nega­cio­nis­ta del fran­quis­mo) y esta visión fue asu­mi­da mayo­ri­ta­ria­men­te en el esta­do, a excep­ción, sobre todo, de los terri­to­rios vas­cos, don­de un fuer­te movi­mien­to polí­ti­co y social denun­ció des­de sus ini­cios esa maca­bra ope­ra­ción de borra­do de memo­ria. Con este obje­ti­vo olvi­dan con­tar el per­ma­nen­te peli­gro de gol­pe de esta­do con el que los fran­quis­tas chan­ta­jea­ron para fir­mar la LOAPA, los Pac­tos de la Mon­cloa o el Ame­jo­ra­mien­to del Fue­ro nava­rro, cla­ves en el deve­nir de esta mise­ra­ble demo­cra­cia que sufri­mos. Igno­ran deli­be­ra­da­men­te a los sica­rios fas­cis­tas que mata­ron a dece­nas de per­so­nas duran­te la tran­si­ción y el recu­rren­te mie­do a una nue­va gue­rra civil con el que ame­na­za­ron. El enga­ño, la repre­sión y el chan­ta­je emo­cio­nal die­ron sus fru­tos gra­cias a la cola­bo­ra­ción de quie­nes pasa­ron de la clan­des­ti­ni­dad a los sillo­nes de eje­cu­ti­vo y tra­jes de mar­ca ita­lia­na. Y éstos, ¿qué tuvie­ron que pagar a cam­bio? Entre otras menu­den­cias, la uni­dad indi­so­lu­ble de la patria espa­ño­la; una implí­ci­ta ley de pun­to final; un rey Bor­bón que había sido ya jefe del esta­do fran­quis­ta y por tan­to máxi­mo res­pon­sa­ble de sus crí­me­nes (Juan Car­los Bor­bón asu­mió inte­ri­na­men­te el poder del 19 de julio al 2 de sep­tiem­bre de 1974 y del 30 de octu­bre al 20 de noviem­bre de 1975 por enfer­me­dad de Fran­co) y la renun­cia al himno de Rie­go y a la ban­de­ra repu­bli­ca­na. Sím­bo­los sí, pero muy impor­tan­tes por­que nos ense­ñan mucho a cer­ca de nues­tra reali­dad polí­ti­ca. Esta demo­cra­cia ha apun­ta­la­do un esta­do mili­ta­ri­za­do, con obis­pos cas­tren­ses inclui­dos, eco­nó­mi­ca­men­te en manos de los ban­que­ros y en el que los cru­ci­fi­jos y las ban­de­ras espa­ño­las pre­si­den la casi tota­li­dad de des­pa­chos ofi­cia­les acom­pa­ñan­do al retra­to del rey, antes prín­ci­pe fran­quis­ta.

La iku­rri­ña repre­sen­ta, para un impor­tan­te sec­tor de la socie­dad vas­ca, una señal de iden­ti­dad, pri­me­ro anti­fran­quis­ta (“jamás admi­ti­ré la ban­de­ra vas­ca mien­tras esté en el poder” afir­ma­ba en 1976 Fra­ga, minis­tro y uno de los padres de la Cons­ti­tu­ción) y lue­go “anti­pos­fran­quis­ta” por­que, por ejem­plo en Nava­rra, pue­des pasear­te con la ense­ña de Astu­rias o la de Perú, pero la iku­rri­ña está prohi­bi­da y per­se­gui­da, como ates­ti­guan los nume­ro­sos suma­rios abier­tos por esta cau­sa.

La roji­gual­da, moti­vo de orgu­llo en muchos rin­co­nes del esta­do espa­ñol, tam­bién encar­na para no pocos ciu­da­da­nos la caver­na ran­cia y reac­cio­na­ria que mira con nos­tal­gia las estam­pi­tas del Cau­di­llo. La ban­de­ra “oku­pa”, el ana­gra­ma de la lucha por la libe­ra­ción de la mujer, el sol anti­nu­clear y otros han ser­vi­do para expan­dir su men­sa­je y unir a mucha gen­te en esas rei­vin­di­ca­cio­nes, lo mis­mo que la cruz per­mi­te a los cris­tia­nos iden­ti­fi­car­se y defen­der públi­ca­men­te su fe y su impe­rio ideo­ló­gi­co y mate­rial.

Algu­nos diri­gen­tes de UGT, CCOO, PSOE y PCE, que ven­die­ron muy bara­tos sus emble­mas, cada 14 de abril sacan de sus arma­rios la ense­ña repu­bli­ca­na y vocean el “no pasa­rán” mien­tras la ciu­da­da­nía demó­cra­ta del esta­do espa­ñol espe­ra el alum­bra­mien­to de un ver­da­de­ro movi­mien­to social de izquier­da, repu­bli­cano, que res­pe­te el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción y empu­je a la socie­dad a defen­der­se ante esta cri­sis pro­vo­ca­da por la insul­tan­te ambi­ción del poder eco­nó­mi­co.

Mien­tras tan­to en Eus­kal Herria, a pesar de la fal­sa acu­sa­ción de nacio­na­lis­mo racis­ta de quie­nes des­pre­cian unos sím­bo­los por deci­mo­nó­ni­cos y hacen “como que no ven” los impues­tos por los diri­gen­tes de esta fal­sa tran­si­ción, la izquier­da agi­ta la ban­de­ra de la inde­pen­den­cia, con la espe­ran­za y la con­vic­ción de con­se­guir “el dere­cho a deci­dir” por vías exclu­si­va­men­te polí­ti­cas y la segu­ri­dad de que ese impor­tan­te sec­tor de la pobla­ción, por la cuen­ta que le trae, sabrá unir fuer­zas con ese fin.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *