Libres los bara­kal­da­rras para los que pedían 33 años de cár­cel- Herri­ko­lo­re

Los veci­nos de Bara­kal­do Sen­doa Jura­do, Unai Frías, Jon Villa­nue­va y Asier Gómez recu­pe­ra­ron ayer la liber­tad. Los cua­tro jóve­nes habían sido juz­ga­dos en mar­zo con una peti­ción fis­cal de 33 años de cár­cel por cabe­za, que ape­nas tenía pre­ce­den­tes dado que se les impu­taba úni­ca­men­te un ata­que a un caje­ro.

La excar­ce­la­ción por orden del tri­bu­nal, por tan­to, se debe­ría a que «hayan sido absuel­tos o bien a que la pena impues­ta se haya redu­ci­do y éstos ya la hayan cum­pli­do en el perio­do en que han per­ma­ne­ci­do en pri­sión pro­vi­sio­nal», según infor­mó el movi­mien­to pro-amnis­tía en un comu­ni­ca­do.

El jui­cio con­tra Jura­do, Frías, Villa­nue­va y Gómez arran­có el 8 de mar­zo y al tér­mino del mis­mo, la fis­cal, Tere­sa San­do­val, deci­dió man­te­ner la soli­ci­tud ini­cial de 33 años de pri­sión para cada uno de ellos. Esta­ban acu­sa­dos de deli­tos de «inte­gra­ción en orga­ni­za­ción terro­ris­ta», de «incen­dio terro­ris­ta» y de «tenen­cia de apa­ra­tos y sus­tan­cias incen­dia­rias y explo­si­vos». Ade­más, la Fis­ca­lía espa­ño­la les ins­ta­ba a indem­ni­zar con 35.559,37 euros al Ban­co Bil­bao Viz­ca­ya Argen­ta­ria por los daños cau­sa­dos en el sabo­ta­je impu­tado.

La repre­sen­tan­te del Minis­te­rio Públi­co sus­ten­tó su peti­ción en que «exis­tió un peli­gro abs­trac­to para una mul­ti­tud de veci­nos», en refe­ren­cia a los resi­den­tes del inmue­ble en el que se situa­ba el caje­ro incen­dia­do.

En la vis­ta oral tam­bién pres­ta­ron decla­ra­ción varios peri­tos, entre los que se encon­tra­ban dos bom­be­ros expe­ri­men­ta­dos. Expli­ca­ron que el fue­go ape­nas duró cua­tro segun­dos, como se obser­va en las cáma­ras de segu­ri­dad. Nada de ello hizo cam­biar la peti­ción fis­cal.

Duran­te los días que se pro­lon­gó el jui­cio, los acu­sa­dos nega­ron haber par­ti­ci­pa­do en la que­ma de un caje­ro auto­má­ti­co en febre­ro de 2008 en Bara­kal­do. Los jóve­nes argu­men­ta­ron que aque­lla noche se encon­tra­ban en los car­na­va­les de San­tutxu. La defen­sa apor­tó foto­gra fías de sus defen­di­dos en las cita­das fies­tas, y soli­ci­tó por tan­to la libre abso­lu­ción de los cua­tro bara­kal­da­rras.

Los abo­ga­dos defen­so­res tam­bién recri­mi­na­ron a la Fis­ca­lía espa­ño­la que duran­te la vis­ta oral no se escla­re­cie­ra «cuál era la orga­ni­za­ción terro­ris­ta a la que pre­sun­ta­men­te per­te­ne­cen» los cua­tro jóve­nes del cita­do muni­ci­pio viz­caino.

Por todo ello, los abo­ga­dos defen­so­res til­da­ron de «sor­pren­den­te» la peti­ción de 33 años de pri­sión, y con­clu­ye­ron que la duda es «más que razo­na­ble».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *