Libres los bara­kal­da­rras para los que pedían 33 años de cár­cel- Herrikolore

Los veci­nos de Bara­kal­do Sen­doa Jura­do, Unai Frías, Jon Villa­nue­va y Asier Gómez recu­pe­ra­ron ayer la liber­tad. Los cua­tro jóve­nes habían sido juz­ga­dos en mar­zo con una peti­ción fis­cal de 33 años de cár­cel por cabe­za, que ape­nas tenía pre­ce­den­tes dado que se les impu­taba úni­ca­men­te un ata­que a un cajero.

La excar­ce­la­ción por orden del tri­bu­nal, por tan­to, se debe­ría a que «hayan sido absuel­tos o bien a que la pena impues­ta se haya redu­ci­do y éstos ya la hayan cum­pli­do en el perio­do en que han per­ma­ne­ci­do en pri­sión pro­vi­sio­nal», según infor­mó el movi­mien­to pro-amnis­tía en un comu­ni­ca­do.

El jui­cio con­tra Jura­do, Frías, Villa­nue­va y Gómez arran­có el 8 de mar­zo y al tér­mino del mis­mo, la fis­cal, Tere­sa San­do­val, deci­dió man­te­ner la soli­ci­tud ini­cial de 33 años de pri­sión para cada uno de ellos. Esta­ban acu­sa­dos de deli­tos de «inte­gra­ción en orga­ni­za­ción terro­ris­ta», de «incen­dio terro­ris­ta» y de «tenen­cia de apa­ra­tos y sus­tan­cias incen­dia­rias y explo­si­vos». Ade­más, la Fis­ca­lía espa­ño­la les ins­ta­ba a indem­ni­zar con 35.559,37 euros al Ban­co Bil­bao Viz­ca­ya Argen­ta­ria por los daños cau­sa­dos en el sabo­ta­je imputado.

La repre­sen­tan­te del Minis­te­rio Públi­co sus­ten­tó su peti­ción en que «exis­tió un peli­gro abs­trac­to para una mul­ti­tud de veci­nos», en refe­ren­cia a los resi­den­tes del inmue­ble en el que se situa­ba el caje­ro incendiado.

En la vis­ta oral tam­bién pres­ta­ron decla­ra­ción varios peri­tos, entre los que se encon­tra­ban dos bom­be­ros expe­ri­men­ta­dos. Expli­ca­ron que el fue­go ape­nas duró cua­tro segun­dos, como se obser­va en las cáma­ras de segu­ri­dad. Nada de ello hizo cam­biar la peti­ción fiscal.

Duran­te los días que se pro­lon­gó el jui­cio, los acu­sa­dos nega­ron haber par­ti­ci­pa­do en la que­ma de un caje­ro auto­má­ti­co en febre­ro de 2008 en Bara­kal­do. Los jóve­nes argu­men­ta­ron que aque­lla noche se encon­tra­ban en los car­na­va­les de San­tutxu. La defen­sa apor­tó foto­gra fías de sus defen­di­dos en las cita­das fies­tas, y soli­ci­tó por tan­to la libre abso­lu­ción de los cua­tro barakaldarras.

Los abo­ga­dos defen­so­res tam­bién recri­mi­na­ron a la Fis­ca­lía espa­ño­la que duran­te la vis­ta oral no se escla­re­cie­ra «cuál era la orga­ni­za­ción terro­ris­ta a la que pre­sun­ta­men­te per­te­ne­cen» los cua­tro jóve­nes del cita­do muni­ci­pio vizcaino.

Por todo ello, los abo­ga­dos defen­so­res til­da­ron de «sor­pren­den­te» la peti­ción de 33 años de pri­sión, y con­clu­ye­ron que la duda es «más que razonable».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.