¡Jua­ni­to Oiar­za­bal, de vergüenza!

Reco­gien­do la rabia de Rai­mun­do Fite­ro, expre­sa­da esta maña­na en el perió­di­co GARA, os ofrez­co, asu­mien­do en todos sus tér­mi­nos, su denun­cia cla­ra y nítida:

«El alpi­nis­ta Jua­ni­to Oiar­za­bal es un pési­mo ejem­plo para los niños, los jóve­nes, los adul­tos y la ter­ce­ra edad. Sus decla­ra­cio­nes des­de el cam­pa­men­to en el Hima­la­ya a todos los medios de comu­ni­ca­ción son autén­ti­cas joyas xenó­fo­bas, colo­nia­lis­tas, des­pre­cia­ti­vas y pro­du­cen ver­güen­za aje­na en unas can­ti­da­des que se sobran por todos los cos­ta­dos. Las pelí­cu­las de Tar­zán en la que se veía a los euro­peos subi­dos en ele­fan­tes, con sus mos­qui­te­ras, bebien­do sus refres­cos mien­tras dece­nas de jóve­nes afri­ca­nos lle­va­ban en sus hom­bros sus per­te­nen­cias ten­dría aho­ra mis­mo su corre­la­to con lo que dijo el gas­teiz­ta­rra tras cono­cer­se el falle­ci­mien­to de Tolo.

Si este señor y toda su cua­dri­lla están allí arri­ba paga­dos por el pro­gra­ma de TVE «Al filo de lo impo­si­ble», se debe­ría sus­pen­der el pro­gra­ma por dar tan mala ima­gen, abrir una inves­ti­ga­ción seria para saber qué pasó exac­ta­men­te y supo­nien­do que todo sea como nos cuen­ta, con una sos­pe­cho­sa insis­ten­cia, el tal Jua­ni­to, apli­car­le la ley vigen­te por­que de sus pala­bras se des­pren­de racis­mo, y tra­ta a los sher­pas como obje­tos, como no per­so­nas a las que se les pue­de «man­dar a bus­car a Tolo», o que cri­ti­ca a otros hom­bres por­que se nie­gan a subir a inten­tar el res­ca­te, «pese a ofre­cer­les seis mil euros». ¿Qué se cree­rá este per­so­na­je que es la vida huma­na, el ser humano? Pen­sa­rá que todos tie­nen un pre­cio, y él es el máxi­mo ejem­plo de ello, pero como es colo­nia­lis­ta valo­ra el ries­go de un nepa­lí en esa mise­ria. TVE es cóm­pli­ce de esta explotación.

¿Por qué no subió él que cobra bas­tan­te más? ¿Por qué dejó a su com­pa­ñe­ro de cor­da­da sin auxi­lio? ¿Cómo pue­de hablar de soli­da­ri­dad este indi­vi­duo? Su mane­ra de hablar des­ta­pa su autén­ti­ca ideo­lo­gía. Se refie­re a Oh Eun-Sun de una mane­ra insul­tan­te­men­te machis­ta, metién­do­le en el ajo de for­ma inca­li­fi­ca­ble. Es el anti-depor­tis­ta, la antí­te­sis del alpi­nis­mo. Y nos que­re­mos ajus­tar a lo vis­to y oído en las últi­mas vein­ti­cua­tro horas por­que como nos dé por hacer memo­ria y recor­dar sus «haza­ñas», pode­mos com­pren­der su tra­yec­to­ria fal­sa­ria. Ha logra­do una vez más estar en todos los medios, impú­di­ca­men­te, sobre el cadá­ver de un com­pa­ñe­ro. Vergonzoso».

¡Se tra­ta de Jua­ni­to Oiar­za­bal, quien si vive se debe a la gene­ro­si­dad de otros, que arries­gan­do su vida le sal­va­ron de las montañas!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *