El día de la memo­ria- Iña­ki Ega­ña

Dis­tin­gui­do Sr. R. Ares: recien­te­men­te he teni­do noti­cia de su pro­pues­ta para que el día 10 de noviem­bre de cada año se cele­bre un deno­mi­na­do «Día de la memo­ria». La fecha se jus­ti­fi­ca­ría en que es una de las «pocas del calen­da­rio que no está mar­ca­da por la exis­ten­cia de un aten­ta­do terro­ris­ta con víc­ti­mas ino­cen­tes ase­si­na­das».

Con la venia, le voy a supo­ner en Babia o, al menos, mani­pu­la­do por esos que le apun­tan en la ore­ja lo que debe de decir. Esta vez se han equi­vo­ca­do de cabo a rabo y, usted, por exten­sión. Y, con la mis­ma fran­que­za que se lo digo, que espe­ro no le moles­te, voy a ser pró­di­go en mis apre­cia­cio­nes y, si me lo per­mi­te, inclu­so inci­si­vo. Ya sabe que la lec­tu­ra de los dia­rios se rea­li­za en hora­rio infan­til, lo que nos obli­ga a guar­dar las for­mas y a ser caba­lle­ro­sos. Lo seré.

Antes de entrar en ello, en lo de los niños, por­que según ten­go enten­di­do el día ele­gi­do tie­ne como des­tino, entre otras cosas, el acer­car a los esco­la­res la pro­xi­mi­dad de diver­sas víc­ti­mas, vaya mi opi­nión sobre la pater­ni­dad de la idea. No debe­ría haber­la dis­tri­bui­do des­de la Con­se­je­ría de Inte­rior. Qui­zás des­de la de Pre­si­den­cia, Edu­ca­ción o Jus­ti­cia. Si lo hace des­de Inte­rior, con la ima­gen que tie­nen los fun­cio­na­rios que depen­den de su depar­ta­men­to, el fra­ca­so está ase­gu­ra­do. Y no se moles­te, pero los poli­cías, aquí, en Nai­ro­bi o en Mia­mi, inclu­so en Cara­cas, son sinó­ni­mos de sañu­dos y bár­ba­ros, lo con­tra­rio que los que cul­ti­van la memo­ria, poe­tas y nos­tál­gi­cos de la vida.

Hecha esta aden­da, me sor­pren­de la fecha que ha ele­gi­do por­que, en nues­tra colec­ti­vi­dad esco­lar, en un día como ése, pre­ci­sa­men­te de hace 50 años, se pro­du­jo un atro­pe­llo mayúscu­lo con­tra los dere­chos de los estu­dian­tes eus­kal­du­nes. Y como le supon­go con ganas de ins­truir­se, al igual que otros pai­sa­nos suyos tam­bién galle­gos ilus­tres como Cas­te­lao, Valle Inclán o Cun­quei­ro, se lo cuen­to.

En esa fecha, pre­ci­sa­men­te, el ins­pec­tor de Pri­me­ra Ense­ñan­za de Biz­kaia (Pablo Sán­chez Aspu­ru), cuyo nom­bre no le dirá dema­sia­do, pero se lo pre­sen­to por­que me dicen que en Inte­rior tie­nen unos archi­vos des­co­mu­na­les, irrum­pió en el con­ven­to de los fran­cis­ca­nos de una cate­que­sis de Ira­la­ba­rri, ya que las maes­tras ense­ña­ban his­to­ria sagra­da en eus­ka­ra. Una red impre­sio­nan­te de 45 niños era el obje­ti­vo de las maes­tras. Fue un escán­da­lo: gri­tos, niños trau­ma­ti­za­dos, fan­tas­mas lin­güís­ti­cos y las maes­tras, jun­to al admi­nis­tra­dor de la cate­que­sis, que aca­ba­ron en comi­sa­ría. Tecleé en Goo­gle el nom­bre com­ple­to del ins­pec­tor y lo encon­tré con una pági­na en ale­mán que des­cri­be el atro­pe­llo con deta­lle. No se preo­cu­pe, el mis­mo bus­ca­dor se lo tra­du­ce.

El ino­fen­si­vo cen­tro fue clau­su­ra­do por­que ense­ña­ba el via­je de Moi­sés a Egip­to y las diez pla­gas bíbli­cas en eus­ka­ra. No se podía ser cató­li­co y vas­co a la vez, por lo vis­to. Sí, en cam­bio, otras muchas cosas que tan­to usted como yo cono­ce­mos per­fec­ta­men­te. Cin­cuen­ta años no son nada para la memo­ria del sapiens, esta espe­cie colo­ni­za­do­ra que, por colo­ni­zar, es enemi­ga de sus pro­pios com­pa­ñe­ros.

Por otro lado, y entran­do en mate­ria, me pare­ce un tan­to irres­pe­tuo­sa su tajan­te afir­ma­ción de que el día 10 de noviem­bre es uno de los días libres del calen­da­rio, sin aten­ta­dos terro­ris­tas. Me pare­ce irres­pe­tuo­sa por­que no es ver­dad. Un día como ése de 1977 los lla­ma­dos «incon­tro­la­dos», eufe­mis­mo de mer­ce­na­rios al ser­vi­cio de cau­sas anti-demo­crá­ti­cas, se hicie­ron fuer­tes en la Par­te Vie­ja donos­tia­rra y cam­pa­ron a sus anchas. En cual­quier heme­ro­te­ca lo pue­de com­pro­bar. El mis­mo día de 1983, un acon­go­ja­do ciu­da­dano sufrió las de dios en un con­trol poli­cial en Bera. La lis­ta, que esta­rá en algu­na car­pe­ta de su con­se­je­ría, es real­men­te amplia.

Más inju­rio­so aún es el hecho de que ese día, y según mis cuen­tas, han sido ase­si­na­das al menos 15 per­so­nas en nues­tro peque­ño país y en los últi­mos tiem­pos, por moti­vos polí­ti­cos. Nada que ver con gue­rras, con­flic­tos béli­cos mun­dia­les, ni desas­tres natu­ra­les. Por tan­to, eso de «no estar mar­ca­da por la exis­ten­cia de un aten­ta­do terro­ris­ta con víc­ti­mas ino­cen­tes ase­si­na­das» es, nue­va­men­te, una fal­se­dad supi­na.

Y me per­mi­to la licen­cia de citar­le los nom­bres de los 15 ase­si­na­dos. Más que nada para que los lec­to­res lo sepan, por­que el dere­cho a la infor­ma­ción es el pilar del Esta­do de ídem y a veces ten­go la impre­sión de que no tene­mos acce­so a todo lo que debié­ra­mos. Nos ocul­tan la ver­dad. Ya sabe usted, dis­tin­gui­do señor, que la infor­ma­ción garan­ti­za la liber­tad de pen­sa­mien­to y, gra­cias a ella, pode­mos pro­cu­rar el con­trol de la ges­tión públi­ca.

Al grano. Un 10 de noviem­bre ase­si­na­ron de un tiro en la nuca a Pedro Arro­niz, de Men­da­bia y a Eduar­do Espa­ña, de Bil­bo, a los que habían lle­va­do a Logro­ño. A Dimas Cal­vo, San­tos Ruiz, Julián Ira­zo­la, Euse­bio Sola Ara­bi­llet y los her­ma­nos Eulo­gio e Hila­rio Sola Izal, todos ellos de Cár­car, los mata­ron en Peral­ta, sin tes­ti­gos ni jue­ces que cer­ti­fi­ca­ran siquie­ra una fecho­ría. Lim­pie­za ideo­ló­gi­ca.

Ese mis­mo día eje­cu­ta­ron en Donos­tia al vecino Luis Iri­sa­rri y a José Laz­cano, de Esko­riatza. En Bil­bo, un año más tar­de a los ante­rio­res, a Fran­cis­co Abrahim Mar­tín, José Azcu­na­ga y Gui­ller­mo Min­gui­to. Bas­tan­te tiem­po des­pués murie­ron, un 10 de noviem­bre, Ber­nar­do Nava­rro, encar­ce­la­do en la capi­tal viz­cai­na y en 1944, José Urru­tia Andua­ga, de Aretxa­ba­le­ta, en el penal del mon­te Ezka­ba. Por cier­to, la infor­ma­ción sobre este últi­mo había sido ocul­ta­da por los mili­ta­res, due­ños del penal de San Cris­tó­bal, y su cuer­po ente­rra­do en el mon­te, como un perro. Algún día lo des­en­te­rra­re­mos.

Así pues, entien­da, egre­gio señor, que mi áni­mo está un tan­to afli­gi­do ante tan­ta ter­gi­ver­sa­ción. Las víc­ti­mas nece­si­tan un espa­cio en nues­tra vida, sin duda, y en ella lo hemos guar­da­do duran­te gene­ra­cio­nes. No somos des­me­mo­ria­dos, como algu­nos nos hacen creer, y tam­po­co nos gus­ta que se nos diga con tan­ta insis­ten­cia que el mun­do empe­zó ayer y que el res­to no tie­ne valor. ¡Cla­ro que tie­ne valor!

Por eso, pre­ci­sa­men­te, per­mí­ta­me recor­dar­le lo que ya sabe pero lo enca­ja deba­jo de la alfom­bra. Que duran­te dece­nas de años hemos sufri­do per­se­cu­ción por nues­tras ideas y que, como con­se­cuen­cia de ese aco­so, llo­ra­mos tam­bién a miles de muer­tos y dece­nas de miles de heri­dos, tor­tu­ra­dos, veja­dos. Como el res­to de mor­ta­les. Víc­ti­mas doble­men­te, escon­di­das por la pre­po­ten­cia y la memo­ria selec­ti­va del poder, que usted ejer­ce ufa­na­men­te, impri­mien­do un ses­go ver­gon­zan­te.

Per­mí­ta­me asi­mis­mo, excel­so señor, hacer memo­ria por­que ella es, pre­ci­sa­men­te, la fuen­te de nues­tra fuer­za indi­vi­dual y colec­ti­va, la de un pue­blo al que me enor­gu­llez­co de per­te­ne­cer. Ya sé que el lehen­da­ka­ri que le nom­bró con­se­je­ro de Inte­rior habla de ciu­da­da­nía y no de pue­blo, de lucha anti­te­rro­ris­ta y no de tor­tu­ra, de cons­ti­tu­cio­na­lis­mo y no de liber­tad, de defen­sa del Esta­do y no de dere­chos huma­nos. Ambi­güe­da­des y no evi­den­cias.

Y gra­cias a la memo­ria, me per­mi­to suge­rir­le, con la sen­ci­llez de un humil­de escri­bi­dor, otras fechas rela­cio­na­das con pasa­jes rele­van­tes de nues­tra his­to­ria, no con días arti­fi­cia­les que escon­den tras el enca­be­za­mien­to un regue­ro de san­gre incó­mo­do para el Depar­ta­men­to y la ideo­lo­gía que defien­de. Por­que, sobra recor­dar­le, su pues­to públi­co le obli­ga a gober­nar a todos, no sólo a sus ami­gos y adu­la­do­res.

Días como el del bom­bar­deo de Ger­ni­ka o de Duran­go, el de las matan­zas de Gas­teiz del 3 de mar­zo, el de la muer­te por tor­tu­ras a Arre­gi, Zabal­za, Lasa o Zaba­la, el de los 50 pre­sos vas­cos muer­tos en Ala­nís, el de los días que las pla­zas de toros de Iru­ñea o Bil­bo, no hace tan­to, sir­vie­ron para encar­ce­lar a cen­te­na­res de pai­sa­nos, el día que las bom­bas mili­ta­res mata­ron a unos niños en Jaiz­ki­bel, o las balas poli­cia­les a aque­llos que pro­tes­ta­ban por la polu­ción en Eran­dio. O el día que el señor X abrió la espi­ta del BVE o del GAL. Reu­ni­rían tan­tos días, señor, que la memo­ria nos que­ma­ría.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *