Edu­ca­ción y adoc­tri­na­mien­to- Jose Luis Orella

El Plan de Edu­ca­ción para la Paz y los Dere­chos Huma­nos refor­mu­la­do por la con­se­je­ra de Edu­ca­ción del Gobierno Vas­co, Isa­bel Celaá, en el docu­men­to «Con­vi­ven­cia demo­crá­ti­ca y des­le­gi­ti­ma­ción de la vio­len­cia» ha entra­do en un pro­ce­so poco edu­ca­ti­vo por dema­sia­do doctrinario.

El obje­ti­vo prin­ci­pal que no pode­mos ni debe­mos obviar es que se pre­ten­de edu­car mejor a nues­tros hijos y fomen­tar la pro­mo­ción inte­gral de los dere­chos humanos.

Para esta labor están desig­na­dos pri­mor­dial­men­te los edu­ca­do­res que no son sino cola­bo­ra­do­res con otros agen­tes de la for­ma­ción, como son los padres, la fami­lia, los ami­gos, las aso­cia­cio­nes popu­la­res y los medios de comu­ni­ca­ción. Cada uno de estos agen­tes tie­ne su papel y su res­pon­sa­bi­li­dad en la for­ma­ción de los aho­ra ado­les­cen­tes y pron­to futu­ros ciudadanos.

Los edu­ca­do­res pro­fe­sio­na­les se han pre­pa­ra­do duran­te años de for­ma­ción inte­lec­tual y huma­na en sus carre­ras pro­pias del obje­ti­vo edu­ca­cio­nal, han rea­li­za­do con éxi­to las prue­bas para acce­der a la docen­cia y se van cur­tien­do en su expe­rien­cia docen­te con los años, con el con­tac­to con otros miem­bros del claus­tro y con las eva­lua­cio­nes que se rea­li­zan (prin­ci­pal­men­te en la Uni­ver­si­dad) de su com­pe­ten­cia cien­tí­fi­ca, dotes peda­gó­gi­cas de ense­ñan­za y serie­dad huma­na y pro­fe­sio­na­li­dad. Los mis­mos edu­ca­do­res de cada cen­tro deben ser los res­pon­sa­bles de impar­tir la asig­na­tu­ra «Edu­ca­ción para la ciudadanía».

Los edu­ca­do­res saben que la for­ma­ción inte­gral de sus edu­can­dos recla­ma tam­bién un desa­rro­llo sobre el papel de la vio­len­cia. La vio­len­cia no es una face­ta extra­ña en la for­ma­ción del alumno y del ciu­da­dano. No se pue­de con­de­nar de for­ma sim­plis­ta y sin dis­tin­gos toda vio­len­cia. Todos debe­mos saber que la vio­len­cia es una herra­mien­ta de edu­ca­ción en la fami­lia y en la socie­dad. Los padres y los edu­ca­do­res no lle­ga­rían nun­ca a obte­ner sus obje­ti­vos sin el uso de la vio­len­cia con los pre­mios, con los cas­ti­gos, con las eva­lua­cio­nes y los sus­pen­sos. La vio­len­cia es ade­más un ins­tru­men­to en manos del esta­do para la for­ma­ción del ciu­da­dano y para hacer cum­plir las leyes. Igual­men­te en el mun­do inter­na­cio­nal, líde­res polí­ti­cos como José María Aznar en la gue­rra de Irak, Barack Oba­ma en la de Afga­nis­tán o Israel con res­pec­to a los pales­ti­nos recla­man la uti­li­za­ción de la vio­len­cia arma­da como mani­fes­ta­ción de la «gue­rra jus­ta». La Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la no se ha atre­vi­do a con­de­nar al últi­mo pre­mio Nobel de la Paz por su pro­gra­ma sobre la vio­len­cia y la «gue­rra jus­ta». Ni nin­gún poli­tó­lo­go no con­ta­mi­na­do se atre­ve­rá a deno­mi­nar «terro­ris­tas» a aque­llos que luchan por­que se res­pe­ten sus dere­chos, sean estos pales­ti­nos, ira­quíes, afga­nos o de los dife­ren­tes pue­blos, ante el aco­so o la inva­sión extranjera.

Todo edu­ca­dor debe saber con­ju­gar el res­pe­to a los dere­chos de los demás, comen­zan­do por el res­pe­to a los intere­ses de uno mis­mo, con la tole­ran­cia. La tole­ran­cia no es una opción indis­cri­mi­na­da de acep­ta­ción ante toda mani­fes­ta­ción oral, escri­ta o social. El res­pe­to y la tole­ran­cia son dos valo­res que mutua­men­te se con­tro­lan y se limitan.

En este com­ple­jo sis­te­ma de edu­ca­ción inte­gral el nue­vo Plan de Con­vi­ven­cia ela­bo­ra­do por el Gobierno pasan­do por alto las res­pon­sa­bi­li­da­des de los docen­tes y los idea­rios de los cen­tros quie­re intro­du­cir un fac­tor nue­vo de edu­ca­ción en las aulas como es el acer­ca­mien­to de la socie­dad a las víc­ti­mas del terro­ris­mo. Exa­mi­ne­mos con mayor deten­ción este nue­vo fac­tor educativo.

Pri­me­ro: El con­cep­to de víc­ti­ma es poli­sé­mi­co y el pro­yec­to pre­sen­ta­do no se ha toma­do la moles­tia de estu­diar­lo en todo el aba­ni­co de sus dis­pa­ri­da­des. En efec­to, hay muchas cla­ses de víc­ti­mas en Espa­ña: víc­ti­mas del terro­ris­mo social, víc­ti­mas de las dic­ta­du­ras polí­ti­cas, víc­ti­mas de géne­ro, víc­ti­mas de exclu­sión social, víc­ti­mas de apartheid, víc­ti­mas de ETA y de otros movi­mien­tos terro­ris­tas, etcé­te­ra. ¿A títu­lo de qué cri­te­rio peda­gó­gi­co quie­re limi­tar­se el ámbi­to de las vic­ti­mas a las del terrorismo?

Segun­do: ¿Quién eli­ge y deter­mi­na la víc­ti­ma que va a venir al aula de mis hijos para dar­les su expe­rien­cia dolo­ro­sa y trau­má­ti­ca sin posi­bi­li­dad de vis­lum­brar solu­cio­nes efi­ca­ces a cor­to pla­zo? ¿Dón­de que­da el papel del con­se­jo esco­lar de cada cen­tro para deter­mi­nar esta elec­ción? ¿Será el ele­gi­do un inmi­gran­te que mal­vi­ve de la asis­ten­cia social, un gitano que no se ha inte­gra­do en la socie­dad por varia­das cau­sas, será un menes­te­ro­so que vive de la limos­na dia­ria, será un obre­ro que se ha que­da­do en paro, será un empre­sa­rio que ha lle­ga­do a los ser­vi­cios socia­les por una sus­pen­sión de pagos, será una víc­ti­ma de la vio­len­cia machis­ta, será un nie­to de la repre­sión fran­quis­ta o será un fami­liar de los aten­ta­dos de ETA o de cual­quier movi­mien­to terrorista?

Ter­ce­ro: Para toda pre­sen­ta­ción en el aula se nece­si­ta un saber estar y hablar en públi­co, una garan­tía de cla­ri­dad en el plan­tea­mien­to, de peda­go­gía en la expo­si­ción, de cua­li­da­des de atrac­ción de la aten­ción y man­te­ni­mien­to del orden, de cri­te­rios cívi­cos y de solu­cio­nes que se pue­dan asu­mir. ¿Quién valo­ra­rá la valía de la víc­ti­ma en todas estas fun­cio­nes que debe rea­li­zar? La sim­ple desig­na­ción no bas­ta. ¿Se van a orga­ni­zar cur­sos de pre­pa­ra­ción para víc­ti­mas educadoras?

Cuar­to: Los que hemos esta­do duran­te muchos lus­tros en la docen­cia, tan­to uni­ver­si­ta­ria como de ense­ñan­za secun­da­ria, sabe­mos que el pro­fe­sor es muy vul­ne­ra­ble ante la con­ti­nua­da expo­si­ción ante un gru­po nume­ro­so. Al final, aun­que el pro­fe­sor se dedi­que a dar mate­má­ti­cas, aca­ba­rá mani­fes­tan­do cons­cien­te o incons­cien­te­men­te sus incli­na­cio­nes socia­les, reli­gio­sas, polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas… Y ante las pre­gun­tas del alumno inte­li­gen­te (y en todas las aulas hay más de uno) debe­rá el pro­fe­sor res­pon­der de temas que no están en el pro­gra­ma de su asig­na­tu­ra. ¿Tie­nen estas víc­ti­mas la for­ma­ción nece­sa­ria para saber res­pon­der a las insi­dio­sas pre­gun­tas de esos alum­nos más inte­li­gen­tes o más atre­vi­dos sin caer en el des­cré­di­to que le mar­ca­rá para siem­pre per­so­nal­men­te y ante las posi­bles y futu­ras aulas? ¿Tie­nen estas víc­ti­mas el poso humano sufi­cien­te para des­cri­bir una situa­ción aní­mi­ca y social pro­fun­da­men­te vivi­da sin mar­car la expo­si­ción impar­ti­da de un cal­do de cul­ti­vo ideológico?

Quin­to: La duda fun­da­men­tal que gene­ra este pro­gra­ma es la de la gene­ral impre­pa­ra­ción (admi­tien­do las posi­bles excep­cio­nes) de las víc­ti­mas ante el amplio pro­gra­ma de los dere­chos huma­nos y la posi­ble remi­sión ali­cor­ta de adu­cir uno u otro artícu­lo de la Decla­ra­ción de la ONU y, peor aún, citan­do artícu­los des­ga­ja­dos de una Constitución.

Sex­to: ¿Quién sal­drá garan­te del paso dado ante un pro­yec­to pre­ci­pi­ta­do, que bus­ca un ren­di­mien­to a cor­to pla­zo, por­que vie­ne a com­ple­tar el cam­bio antes de que ven­za la legis­la­tu­ra? Según las encues­tas de los mejo­res soció­lo­gos «la legi­ti­ma­ción de ETA sigue sien­do muy fuer­te en una pro­por­ción nada des­de­ña­ble de la pobla­ción esco­lar» por­que se ve res­pal­da­da por un aco­so sis­te­má­ti­co con­tra flan­cos cru­cia­les del sen­tir vas­co como la len­gua y la cul­tu­ra, como los medios de comu­ni­ca­ción de radio y tele­vi­sión, como los esta­men­tos socia­les con­si­de­ra­dos social­men­te líde­res de las aspi­ra­cio­nes de un pue­blo, como las ins­ti­tu­cio­nes de barrio con­si­de­ra­das como mani­fes­ta­cio­nes coti­dia­nas lle­va­das ade­lan­te por los mis­mos miem­bros populares.

Hága­se un estu­dio repo­sa­do y pro­fe­sio­nal antes de intro­du­cir un Caba­llo de Tro­ya en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo que lue­go no se sepa cómo des­ac­ti­var. La con­se­cuen­cia de esta intro­mi­sión no será hacer visi­ble la divi­sión entre nacio­na­lis­tas y no nacio­na­lis­tas como afir­ma Celaá, sino entre edu­ca­do­res e ideó­lo­gos, sean éstos del vic­ti­ma­rio o de la judi­ca­tu­ra. El Caba­llo de Tro­ya con­sis­ti­rá en meter a los ideó­lo­gos y a los polí­ti­cos en las aulas que de for­ma espo­rá­di­ca y pun­tual pon­gan car­gas de pro­fun­di­dad fren­te a los edu­ca­do­res que desa­rro­lla­rán su vida pro­fe­sio­nal duran­te lustros.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *