¿Por qué el 1 de Mayo?

Día Inter­na­cio­nal de los tra­ba­ja­do­res

Su naci­mien­to tie­ne que ver con los már­ti­res de Chica­go y el valor que a estos hechos asig­nó la II Inter­na­cio­nal y la socie­dad huma­na ente­ra.

Aún hoy con un cre­cien­te apo­yo del pro­le­ta­ria­do de EE.UU. la fecha no tie­ne reco­no­ci­mien­to ofi­cial del Esta­do en don­de se pro­du­je­ron los crí­me­nes.

Algo simi­lar ocu­rre con el día inter­na­cio­nal de la mujer. Son hechos que recuer­dan con mucha fuer­za cómo se impu­so en el mun­do el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta: a san­gre y fue­go.

Mucho han hecho los tra­ba­ja­do­res del mun­do por avan­zar impo­nien­do con­di­cio­nes más huma­nas en las rela­cio­nes que deter­mi­na­ba el capi­ta­lis­mo.

Tal vez los hechos más sig­ni­fi­ca­ti­vos han sido entre otros en la his­to­ria: la comu­na de Paris en 1871 y la revo­lu­ción rusa en 1917. El pri­mer hecho, bre­ve en el tiem­po, cul­mi­nó con el exter­mi­nio de los comu­ne­ros. El segun­do, más exten­di­do, mere­ció la mayor preo­cu­pa­ción de los par­ti­dos del capi­ta­lis­mo, que pasa­ron de la gue­rra al blo­queo y pos­te­rior­men­te la buro­cra­cia hizo el res­to.

Duran­te mucho tiem­po se tra­ba­jó la idea por par­te de los líde­res del capi­ta­lis­mo y los lide­res del esta­do sovié­ti­co post Lenin de que se tra­ta­ba de la com­pe­ten­cia entre dos modos de pro­duc­ción. Mucho nos cos­tó enten­der que ésta no pasa­ba más allá de un gro­se­ro capi­ta­lis­mo de Esta­do, aun cuan­do su ori­gen obe­de­cía a la nece­si­dad de ter­mi­nar con la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre.

El capi­ta­lis­mo acep­tó el reto y muchas con­quis­tas del mun­do moderno son pro­duc­to de la inten­sa movi­li­za­ción de los tra­ba­ja­do­res en todo el pla­ne­ta. La segu­ri­dad social, la pre­vi­sión, son el resul­ta­do de este pro­ce­so. Casos como la Ale­ma­nia de Bis­marck mues­tran cómo la dere­cha sen­tía la nece­si­dad de esta­ble­cer reglas para pre­ser­var el fun­cio­na­mien­to capi­ta­lis­ta.

Pero el capi­ta­lis­mo tie­ne en su seno un peca­do ori­gi­nal. Nece­si­ta siem­pre rein­ver­tir, con­ver­tir la plus­va­lía en capi­tal. Pri­me­ro las cri­sis tuvie­ron un mar­co nacio­nal, lue­go ya al fina­li­zar la Segun­da Gue­rra Mun­dial sus líde­res vie­ron la nece­si­dad de fijar reglas para su expan­sión inter­na­cio­nal.

Las con­di­cio­nes nacio­na­les que se die­ron cuan­do los hechos que ori­gi­na­ron los suce­sos de Chica­go, aho­ra se tras­la­da­ban al plano inter­na­cio­nal.

Las terri­bles con­di­cio­nes que pro­vo­ca­ba en los tra­ba­ja­do­res la pri­me­ra revo­lu­ción indus­trial se repi­te aho­ra con los bol­so­nes de mise­ria extre­ma que prác­ti­ca­men­te aumen­tan en todos los paí­ses del mun­do.

Es enton­ces el 1 de mayo un día de refle­xión, de examen, de estu­dio, de la expe­rien­cia his­tó­ri­ca, para retem­plar fuer­zas ante la mayor cri­sis de la his­to­ria del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta.

Tal vez nun­ca estu­vo tan cer­cano el poder hacer reali­dad el sue­ño de los comu­ne­ros pari­si­nos, de los revo­lu­cio­na­rios sovié­ti­cos, que ante la cri­sis del sis­te­ma y sus crí­me­nes soña­ron con un mun­do mejor.

La dife­ren­cia con los sue­ños ante­rio­res es que esta cri­sis como nun­ca antes pone en peli­gro la pro­pia exis­ten­cia de la huma­ni­dad. La expe­rien­cia pro­pia de que­rer hacer algo mejor hoy no pue­de some­ter­se a los mar­cos nacio­na­les, nece­si­ta de las refor­mas que pue­den lle­var a la prác­ti­ca lo mejor que la huma­ni­dad ente­ra tie­ne en todos sus terre­nos.

En este pri­me­ro de mayo el obje­ti­vo es la demo­cra­cia eco­nó­mi­ca, la uni­dad de gobier­nos, par­ti­dos, movi­mien­tos, sin­di­ca­tos, etc. etc., en pos de dar muer­te a los paraí­sos fis­ca­les, ins­tru­men­tar que los recur­sos que la socie­dad nece­si­ta como tal deben pro­ve­nir de impues­tos a la cir­cu­la­ción del dine­ro, eli­mi­nan­do los impues­tos al con­su­mo, al tra­ba­jo, midien­do el dine­ro con una sola medi­da uni­ver­sal.

Los már­ti­res de Chica­go no vie­ron cum­pli­dos sus sue­ños, pero el camino que tran­si­ta­ron es el que ha reco­rri­do la huma­ni­dad, que hoy nece­si­ta más que nun­ca de la auda­cia de sus mejo­res expo­nen­tes.

¡Ciu­da­da­nos del mun­do uníos! ¡Un mun­do mejor es posi­ble!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *