El señor minis­tro tie­ne las reglas – Anto­nio Álva­rez Sólis

«Es tiem­po de cla­ri­dad». La fra­se es de Pérez Rubal­ca­ba, y con ella per­si­gue res­tar impor­tan­cia y cre­di­bi­li­dad a la deci­di­da apues­ta de la izquier­da aber­tza­le por las vías demo­crá­ti­cas. Alva­rez-Solís ase­gu­ra que «con­de­nar a todo un colec­ti­vo social como res­pon­sa­ble de cri­men, y aún más, de cri­men poten­cial, sólo pue­de hacer­lo quien mane­ja el poder auto­crá­ti­ca­men­te y en su pro­pio y exclu­yen­te pro­ve­cho».

Vivi­mos una des­gra­cia­da épo­ca en que la rui­na de los valo­res ha dado paso al triun­fo de los dog­mas, que son la ceni­za iner­te de la hogue­ra en que se ha con­su­mi­do la éti­ca. En cual­quier momen­to del ejer­ci­cio social, eco­nó­mi­co o polí­ti­co apa­re­ce el dog­ma y clau­su­ra la liber­tad de inven­ción, ese gran pro­duc­to éti­co. Hace unos días, el per­ni­cio­so minis­tro del Inte­rior que pade­ce Espa­ña, Sr. Pérez Rubal­ca­ba, decla­ra­ba que el tra­ba­jo de la izquier­da aber­tza­le a fin de esta­ble­cer un camino para resol­ver polí­ti­ca­men­te la cues­tión vas­ca cons­ti­tu­ye «un ejer­ci­cio inú­til». Y clau­su­ra­ba esta bús­que­da de la paz median­te el ejer­ci­cio de la liber­tad con una ter­mi­nan­te afir­ma­ción: «Es el tiem­po de la cla­ri­dad». La fra­se resue­lla como la gua­da­ña en la hier­ba. Uno se pre­gun­ta cómo la cla­ri­dad, es decir, la luz, se pue­de con­tra­po­ner a la peti­ción de hacer polí­ti­ca, que es el horno en que se cue­cen las ideas sur­gi­das de la vida colec­ti­va.

Y ahí es don­de empie­za la dog­má­ti­ca minis­te­rial. El minis­tro del Inte­rior avi­sa a los aber­tza­les de izquier­da que si quie­ren entrar en el jue­go demo­crá­ti­co ten­drán que some­ter­se a sus «reglas cla­ras». Pero ¿qué reglas son esas? La demo­cra­cia, des­de los tiem­pos de Peri­cles, se entien­de como gobierno popu­lar o gobierno regi­do por el pue­blo. Es un con­cep­to sim­ple y fun­da­men­tal que se expli­ca por sí mis­mo y que posee una sola regla: la volun­tad de crear reali­dad median­te la acción del pen­sa­mien­to libe­ra­do.

Más aún: la demo­cra­cia es, a la vez, pro­duc­to y regla de sí mis­ma por par­te­no­gé­ne­sis. Una demo­cra­cia regla­da de for­ma más com­ple­ja y amplia ‑pon­ga­mos de ejem­plo la Ley de Par­ti­dos- cons­ti­tu­ye un pro­duc­to con­ta­mi­na­do mor­tal­men­te por el poder que deter­mi­na esas reglas. Y esas reglas no pue­den sola­par­se hacién­do­las depen­der, por ejem­plo, de cual­quier con­cep­to aun­que se recla­me de pro­tec­tor de la liber­tad.

La mis­ma supe­di­ta­ción de la exi­gen­cia demo­crá­ti­ca a la ausen­cia de vio­len­cia, la vio­len­ta. La demo­cra­cia es cons­ti­tu­ti­va de paz per se con inde­pen­den­cia del con­torno o del entorno, que han de depu­rar­se en el ejer­ci­cio demo­crá­ti­co. Pero ahí cre­ce el torren­cial dog­ma­tis­mo ‑esa insi­dio­sa vio­len­cia pasa­da por agua ben­di­ta- del minis­tro. El minis­tro esta­ble­ce que los aber­tza­les de izquier­da no son lo que son, sino pie­zas de una orga­ni­za­ción mili­tar. Sos­la­ya acla­rar si esas pie­zas han de exa­mi­nar­se una por una o han de con­de­nar­se en con­jun­to. Lle­ga, por tan­to, a esta­ble­cer que mien­tras ETA exis­ta todo aber­za­le de izquier­da está arma­do. Sus ideas no for­man par­te de un dis­po­si­ti­vo inte­lec­tual que dise­que lo com­ple­jo para hallar un posi­ble ADN común, sino que actúan como una herra­mien­ta de ani­qui­la­mien­to masi­vo.

Su volun­tad de demo­li­ción le deter­mi­na a pedir que el aber­tza­lis­mo pro­gre­sis­ta ha de vali­dar­se des­ar­man­do a ETA, como si ETA no fue­ra una reali­dad sus­tan­ti­va que fun­cio­na des­de sus pro­pias ópti­cas y deci­sión. No ha con­se­gui­do des­ar­mar­la ni el minis­tro. Es decir, que si el minis­tro afir­ma que «es tiem­po de cla­ri­dad», corrom­pe su men­sa­je fun­dien­do en una úni­ca sus­tan­cia lo pro­pio de ETA con lo pro­pio del aber­tza­lis­mo polí­ti­co.

Y esto no lo hace con la exi­gen­cia, como quie­re un rec­to Dere­cho Penal, de pro­bar suje­to por suje­to que actúa arma­da­men­te sino cons­ti­tu­yen­do en suje­to arma­do a todo el aber­tza­lis­mo de izquier­da, con lo que, ade­más, crea un mons­truo­so y has­ta aho­ra des­co­no­ci­do suje­to penal. El Dere­cho Penal del minis­tro es un Dere­cho ópti­co ¿Es esa la cla­ri­dad que deman­da el minis­tro? Es lás­ti­ma que su cole­ga de Jus­ti­cia no expli­que al Sr. Rubal­ca­ba que los deli­tos nece­si­tan auto­res con­cre­tos y accio­nes con­cre­tas; que es per­ver­so hacer del Dere­cho una inter­pre­ta­ción ana­ló­gi­ca y exten­si­va, con cons­truc­ción induc­ti­va de prue­bas, pues tales inter­pre­ta­cio­nes aca­ban siem­pre en la dic­ta­du­ra.

Con­de­nar a todo un colec­ti­vo social como res­pon­sa­ble de cri­men, y aún más, de cri­men poten­cial, sólo pue­de hacer­lo quien mane­ja el poder auto­crá­ti­ca­men­te y en su pro­pio y exclu­yen­te pro­ve­cho. Eso lo hizo Hitler con los judíos, con lo que al eli­mi­nar a los ino­cen­tes redi­mió de ante­mano al judío racis­ta y geno­ci­da. Un «quien», ade­más, capaz de hur­tar el cora­zón de la demo­cra­cia para incor­po­rar­lo a su reli­ca­rio. ¿Y qué con­tie­ne el reli­ca­rio del señor minis­tro? ¡Qué sim­ple es siem­pre el cere­bro de los dic­ta­do­res!

Es suma­men­te peli­gro­so esta­ble­cer reglas, cua­les­quie­ra sean, para la demo­cra­cia. En pri­mer lugar, por­que la demo­cra­cia es un sopor­te colec­ti­vo, como el aire o como la luz. Nadie que adje­ti­ve o regla­men­te el aire o la luz pue­de esca­par a la sole­dad huma­na y moral que con­lle­va esa ope­ra­ción anti­na­tu­ral. Y no es posi­ble vivir en sole­dad sin que se dete­rio­re el pro­pio ser, que se irá disol­vien­do en su pro­pia limi­ta­ción. La demo­cra­cia o es ple­na en toda su dimen­sión o deja de ser demo­cra­cia. La demo­cra­cia no fun­cio­na por tallas ni es admi­si­ble hacer­la cre­ce­de­ra como los pan­ta­lo­nes de los niños pobres.

Si pudie­ra tomar café con él ‑aun­que el café me pone muy ner­vio­so- yo le diría al señor minis­tro que está ago­tan­do dema­sia­do depri­sa, con urgen­cia peli­gro­sa, las posi­bi­li­da­des de mani­pu­la­ción cons­ti­tu­cio­nal, aun­que se tra­te de la ente­ca Cons­ti­tu­ción del 78. Me sor­pren­de mucho siem­pre que des­de Madrid se nie­gue reite­ra­da­men­te la revi­sión cons­ti­tu­cio­nal cuan­do es Madrid quien ha con­ver­ti­do la Car­ta Mag­na en papel moja­do. No hay demo­cra­cia real que pue­da ins­cri­bir­se en esa Car­ta, pero aca­ban de disol­ver­la las cons­tan­tes y rudas ini­cia­ti­vas que deno­tan opre­sión o fal­ta de fe en la pro­pia ley que se dice obser­var.

La Ley de Par­ti­dos, pon­ga­mos por caso, es una Cons­ti­tu­ción para­le­la, una para-Cons­ti­tu­ción. Como en los embu­dos, la Cons­ti­tu­ción tie­ne una embo­ca­du­ra rela­ti­va­men­te ancha, pero su sali­da es angos­ta y oscu­ra. Cla­ro que todo eso es la con­se­cuen­cia de que los padres cons­ti­tu­yen­tes sufrie­ran de eya­cu­la­ción pre­coz. Así les salió rácano el auto­no­mis­mo.

El auto­no­mis­mo espa­ñol es un modes­to regio­na­lis­mo vigi­la­do estre­cha­men­te por los dele­ga­dos del Gobierno con la asis­ten­cia de la Guar­dia Civil, un cuer­po que inclu­so logró supe­rar el 23‑F sin que en nin­gún momen­to se habla­ra a car­ta des­cu­bier­ta de disol­ver­lo por su toma vio­len­ta del Par­la­men­to y su arrai­go fran­quis­ta, que lle­vó al fusi­la­mien­to de los guar­dias que en Cata­lun­ya sir­vie­ron leal­men­te a la Repú­bli­ca. Terri­ble repre­sa­lia que nadie recuer­da en estos momen­tos de una extra­ña recu­pe­ra­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca. Yo me pre­gun­to si acer­ca de todo ello no habrá pen­sa­do algo el juez Gar­zón, que tan enal­te­ci­do está sien­do por sus ser­vi­cios a la liber­tad. Per­se­guir al geno­ci­da Sr. Pino­chet o a otros gran­des cri­mi­na­les es siem­pre tarea que se debe con­si­de­rar, pero hay tan­tas cosas a mano… En fin, se tra­ta de una nota pasa­je­ra y al mar­gen de lo que hoy nos ocu­pa.

Estoy de acuer­do con la lite­ra­li­dad de la fra­se: «Es tiem­po de cla­ri­dad». Pero la cla­ri­dad ¿ha de ilu­mi­nar­lo todo para que la liber­tad sea tal o ha de con­fun­dir a la razón para que pro­ce­da mio­pe­men­te? Esta es la cues­tión. A mí me pro­du­ce un vivo temor cuan­do los gobier­nos de Madrid, que aun­que sean de dis­tin­to color son de la mis­ma obe­dien­cia, afir­man que van a pro­ce­der con cla­ri­dad. Siem­pre me pare­ce que aca­ba­rán pro­yec­ta­do un arco iris pro­duc­to de intro­du­cir una luz ceni­cien­ta entre las nubes de la tor­men­ta.

El país espa­ñol es muy pro­pen­so a pas­mar­se con estos agua­ce­ros ante los que uno sola­men­te pue­de ser­vir­se de un esca­so para­guas. Sobre la cues­tión vas­ca uno cons­ta­ta ‑o veri­fi­ca- una vez más que la fal­si­fi­ca­ción de con­cep­tos fun­da­men­ta­les, como el de demo­cra­cia, es lo nor­mal y repe­ti­do. La demo­cra­cia espa­ño­la es como el baca­lao, que se seca al aire.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *