El caso Korsch – Sal­va­dor López Arnal

    La segun­da aris­ta de la con­cep­ción mar­xis­ta del mun­do: la dia­léc­ti­ca (déci­ma apro­xi­ma­ción).  

Tras el capí­tu­lo dedi­ca­do a Marx y Engels y a “La cris­ta­li­za­ción de la con­cep­ción de ori­gen engel­siano”, el últi­mo apar­ta­do del cur­so sobre “Induc­ción y dia­léc­ti­ca”, impar­ti­do por Sacris­tán duran­te el año aca­dé­mi­co 1982 – 1983 en la UNAM mexi­ca­na, lle­va­ba por títu­lo “Crí­ti­ca de la dia­léc­ti­ca en la tra­di­ción mar­xis­ta o socia­lis­ta”. Esta­ba divi­di­do en seis pun­tos; el ter­ce­ro esta­ba dedi­ca­do a “El caso Korsch”. Seguía el siguien­te esquema:

“3.1. Atrac­ti­vo del per­so­na­je: su evo­lu­ción, en el cur­so de la cual, luces y oscu­ri­da­des de gran interés.

3.2. Valen­tía y sinceridad. 

3.21. Aun­que res­tric­cio­nes mentales.

3.3. Con­ti­nui­dad a tra­vés de los gran­des cambios.

3.4. Su pri­me­ra con­cep­ción de la dialéctica. 

3.4.1. Ver­sión tra­di­cio­nal de la dia­léc­ti­ca en 1923, con ras­go personal. 

3.4.2. Arran­que idea­lis­ta anti-posi­ti­vis­ta, como Lukács (coe­tá­neo y con­de­na­do), 1924. 

3.4.2.1. Pero tra­ba­ja­rá sobre eso, no se verá inte­lec­tual­men­te for­za­do, como Lukács, a cam­biar de ruta. 

3.4.3. Aún man­tie­ne posi­cio­nes hege­liano-lukác­sia­nas en la Anti­kri­tik de 1930. 

3.4.3.1. En par­te por opo­ner­se al marxismo-leninismo. 

3.4.3.2. Y con el impor­tan­te recha­zo de la tesis de la Ums­tül­pung [inver­sión], que, aun­que no nue­va en él, cobra par­ti­cu­lar relie­ve en la Anti­kri­tik.

3.4.4. Por otra par­te, des­de muy pron­to (Mar­xis­mus und Phi­lo­sophie), noción con­cre­ta de la dia­léc­ti­ca, más epis­te­mo­ló­gi­ca que meto­do­ló­gi­ca: cien­cia con­cep­tual de la historia. 

3.4.5. Por otra par­te, tam­bién des­de muy tem­prano, 1924, con­cep­ción de una cien­cia dia­léc­ti­ca no pura, sino revolucionaria. 

3.4.5.1. “Gran­de­za y mise­ria.» del filo­so­far de Korsch, sal­vo en los últi­mos años. 

3.5. Su segun­da con­cep­ción de la dialéctica. 

3.5.1. A prin­ci­pios de los años 30, Korsch cola­bo­ra en la Gesells­chaft für empi­ris­che Phi­lo­sophie [Socie­dad de Filo­so­fía empí­ri­ca] con Phi­lip Frank, Hans Reichen­bach, Lud­wig von Mises. 

3.5.2. Nue­va acti­tud: con­ser­var un Hegel com­pa­ti­ble con la nue­va filo­so­fía de la ciencia. 

3.5.2.1. Méto­do de Hegel, méto­do axio­má­ti­co, cons­truc­tos teó­ri­cos modernos. 

3.5.2.2. Muy libre com­pren­sión de la filo­so­fía del Círcu­lo de Viena.

3.5.2.3. La cul­mi­na­ción de esta épo­ca es el Karl Marx [1], obra de muchos pla­nos y muchas res­tric­cio­nes men­ta­les, con res­tos de ante­rio­res y anti­ci­pa­ción de las siguien­tes. La inter­ven­ción de Brecht.

3.6. Últi­ma pre­sen­ta­ción de la dialéctica. 

3.6.1 Nega­ción del sis­te­ma dia­léc­ti­co (Dia­mat) en el Karl Marx.

3.6.2. Des­for­ma­li­za­ción del hege­lis­mo de Marx. 

3.6.2.1. Muy ori­gi­nal, pero den­tro de la tra­di­ción, a pro­pó­si­to de la dis­tin­ción méto­do-sis­te­ma en la filo­so­fía hege­lia­na.Karl Marx.

3.6.3. Eli­mi­na­ción de las cate­go­rías hege­lia­nas en una ver­sión con­te­ni­dis­ta, no for­mal, de la dialéctica. 

3.6.4. Dia­léc­ti­ca y teo­ría de jue­gos de estra­te­gia (Ger­lach).

3.6.5. La “cien­cia empí­ri­ca” mar­xis­ta, fru­to de la dia­léc­ti­ca con­cre­ta, contenidista. 

3.6.5.1. Cien­cia his­tó­ri­ca exac­ta (Althus­ser).

3.6.5.1.1. Con muy bue­na cap­ta­ción de Marx en “odres nuevos». 

3.6.5.2. Reco­no­ci­mien­to de que esa cien­cia tie­ne un esta­tu­to epis­te­mo­ló­gi­co dife­ren­te del de la «cien­cia bur­gue­sa”, porque 

3.6.5.2.1. Es «social”.

3.6.5.2.2. Es crítica.

3.6.6. Esta con­cep­ción bus­ca aunar la des­me­su­ra del pro­gra­ma hege­li­zan­te juve­nil con el buen sen­ti­do epis­te­mo­ló­gi­co, que se apre­cia en las cla­ras distinciones. 

3.6.7. Pero resul­ta evi­den­te que el Korsch madu­ro es ambi­guo acer­ca de la «dia­léc­ti­ca”.

3.6.7.1. Pero en esa ambi­güe­dad se pue­de apre­ciar una con­cep­ción posi­ti­va, ori­gi­nal, con un defec­to importante. 

3.6.8. Y, dicho sea de paso, su impo­nen­te for­ce­jeo en el Karl Marx entre epis­te­mo­lo­gía stan­dard y aspi­ra­cio­nes mar­xiano-pra­xio­ló­gi­cas da a veces fru­tos nota­bles, muy korschianos. 

3.7. El aban­dono de la dialéctica. 

3.7.1. Obser­va­ción de Ger­lach para 1931: ya dia­léc­ti­ca no es para Korsch lógi­ca ni super-lógica. 

3.7.2. Recha­zo de la dia­léc­ti­ca en 1937. 

3.7.3. El pro­gra­ma de «recons­truc­ción» de Marx”. 

No fue, des­de lue­go, la pri­me­ra ni la últi­ma vez en que Sacris­tán hizo refe­ren­cia a Korsch. En uno de sus últi­mos escri­tos -“¿Para que sir­vió el rea­lis­mo de Lukács?”[2]-, un tex­to de 1985, señalaba

“[…] Resul­ta intere­san­te com­pa­rar su con­duc­ta con la del otro prin­ci­pal filó­so­fo con­de­na­do, Karl Korsch, que aquel mis­mo año había publi­ca­do Mar­xis­mo y filo­so­fía. Korsch no se retrac­tó de su mar­xis­mo pri­me­ro, tan hege­li­zan­te como el de Lukács, ni tam­po­co rec­ti­fi­có su izquier­dis­mo. Por el con­tra­rio, empe­zó una lar­ga y depri­men­te carre­ra de fun­da­dor de gru­púscu­los comu­nis­tas radi­ca­les que des­em­bo­có en el ais­la­mien­to com­ple­to duran­te su exi­lio en EE.UU. Pero lo nota­ble es que Korsch aca­bó por aban­do­nar com­ple­ta­men­te, en el cur­so de su vida, las posi­cio­nes hege­lia­nas que com­par­tió con Lukács en los vein­te, mien­tras que éste, que tan pron­ta­men­te acep­tó en polí­ti­ca el comu­nis­mo cen­tris­ta de Lenin y el Gobierno sovié­ti­co, siguió sien­do un mar­xis­ta hege­liano has­ta en las gran­des obras de su vejez (Esté­ti­ca, 1963). Sólo des­pués de 1968 pare­ció algo dis­pues­to a revi­sar de ver­dad su pen­sa­mien­to”. 

Sacris­tán seña­la­ba final­men­te que la com­pa­ra­ción entre Lukács y Korsch ilus­tra­ba acer­ca de lo tor­pe que era “iden­ti­fi­car adhe­sión polí­ti­ca con homo­ge­nei­za­ción inte­lec­tual, con orto­do­xia”, como solía hacer­lo la lite­ra­tu­ra polí­ti­ca tri­vial. Lukács se había adhe­ri­do al comu­nis­mo esta­li­niano, muy anti­he­ge­liano, pero había segui­do cul­ti­van­do su hege­lo­mar­xis­mo a lo lar­go de los años.

Del mis­mo modo, en su apro­xi­ma­ción a “Lenin y la filo­so­fía” [3], apun­ta­ba una nota crí­ti­ca sobre las con­si­de­ra­cio­nes usua­les entre mar­xis­tas, Korsh no exclui­do, sobre el empi­rio­cri­ti­cis­mo filosófico: 

“[…] Cosa aná­lo­ga ocu­rre con los izquier­dis­tas neo­po­si­ti­vis­tas de los años 20 y 30. Así, por ejem­plo, Korsch cri­ti­ca­ba a Lenin, toda­vía en 1938, por no haber vis­to “el pun­to de par­ti­da resuel­ta­men­te mate­ria­lis­ta en que se basa la filo­so­fía neo­po­si­ti­vis­ta”. Esa crí­ti­ca está fue­ra de lugar: lo que había que ver y que apre­ciar ‑ya des­de Mach y Bog­dá­nov- era, por ejem­plo, el aná­li­sis for­mal que redu­ce, sólo para fines inter­nos del estu­dio de los len­gua­jes cien­tí­fi­cos, la noción de obje­ti­vi­dad a la de inter­sub­je­ti­vi­dad, o la de axio­mas evi­den­tes a la de sim­pli­ci­dad, a efi­ca­cia deduc­ti­va, a “armo­nía de pen­sa­mien­to”, como decía Mach. Muchas de esas nocio­nes han sido ya aban­do­na­das, inclu­so en el tra­ba­jo ana­lí­ti­co que era su terreno pro­pio y de ori­gen. Pero eran apre­cia­bles (y su inten­ción cien­tí­fi­ca sigue sién­do­lo) como ins­tru­men­tos des­ti­na­dos a tra­du­cir las afir­ma­cio­nes gene­ra­les y mate­ria­les sobre el mun­do por enun­cia­dos de con­tex­to interno al tra­ba­jo cien­tí­fi­co mis­mo y, por lo tan­to, de mane­jo más sim­ple for­mal­men­te exac­to e inam­bi­guo. En cam­bio, si esos enun­cia­dos se toman por afir­ma­cio­nes sobre el mun­do, enton­ces se tie­ne no el aná­li­sis de las teo­rías, no una “crí­ti­ca de la expe­rien­cia”, sino el neo­po­si­ti­vis­mo como filo­so­fía de tipo tra­di­cio­nal…” 

Por lo demás, en una nota de tra­duc­ción a Socie­dad anta­gó­ni­ca y demo­cra­cia polí­ti­ca de Aben­droth [4], Sacris­tán observaba: 

“[…] Tra­duz­co Betriebs­ver­fas­sung por “cons­ti­tu­ción indus­trial” cre­yen­do que el autor [Wolf­gang Aben­droth] está pen­san­do, aun­que no lo diga explí­ci­ta­men­te, en temas suge­ri­dos en la tra­di­ción mar­xis­ta ale­ma­na, por Karl Korsch a prin­ci­pios de los años vein­te. Y el léxi­co his­tó­ri­co-teó­ri­co de éste (Arbeits­ver­fas­sung, etc.) reco­mien­da ver­sio­nes como “cons­ti­tu­ción del tra­ba­jo”, etc. 

Com­ple­men­ta­ria­men­te, ano­ta­cio­nes de Sacris­tán sobre obras de Korsch pue­den ver­se en el fiche­ro “Dia­léc­ti­ca” depo­si­ta­do en Reser­va [5]. Las pri­me­ras notas hacen refe­ren­cia a Mar­xis­mus und Phi­lo­sophie [Mar­xis­mo y filosofía]:

1. KK: “Al situar uni­la­te­ral­men­te la dia­léc­ti­ca en el obje­to ‑en la natu­ra­le­za y en la his­to­ria- y carac­te­ri­zar el cono­ci­mien­to como un refle­jo mera­men­te pasi­vo y una repro­duc­ción de ese ser obje­ti­vo en la cons­cien­cia sub­je­ti­va, Lenin y los suyos des­tru­yen en reali­dad toda rela­ción dia­léc­ti­ca entre el ser y la cons­cien­cia y, por con­se­cuen­cia nece­sa­ria, tam­bién la rela­ción dia­léc­ti­ca entre la teo­ría y la prác­ti­ca” (p. 62) 

MSL: En esta vie­ja ins­pi­ra­ción idea­lis­ta hay siem­pre una fusión del pro­ble­ma de la acti­vi­dad del suje­to con el de la natu­ra­le­za del producto.

2. “(…) para la con­cep­ción dia­léc­ti­ca, méto­do y con­te­ni­do van inse­pa­ra­bles” (p. 63). 

MSL: Tam­bién en este pun­to la tra­di­ción dia­léc­ti­ca (o sea, idea­lis­ta) es impre­ci­sa: pues es cla­ro que no prohí­be el silo­gis­mo para nin­gún con­te­ni­do. Lo que es inse­pa­ra­ble es la sin­gu­la­ri­dad de pro­ce­di­mien­to heurístico.

3. pági­na 100 [Des­de “Cuan­do, por ejem­plo, muchos intér­pre­tes bur­gue­ses de Marx y tam­bién bas­tan­tes mar­xis­tas…” has­ta “… Pues uno de los ras­gos esen­cia­les de ese méto­do mate­ria­lis­ta-dia­léc­ti­co es que no cono­ce esa dife­ren­cia, sino que con­sis­te más bien esen­cial­men­te en la con­cep­tua­ción teó­ri­ca de lo histórico”]. 

MSL: Ese paso mag­ní­fi­co cap­ta en mi opi­nión la ver­dad y la ins­pi­ra­ción del espí­ri­tu dia­léc­ti­co. Al mis­mo tiem­po, per­mi­te bien ver que eso no es ni pue­de ser un méto­do: es un pro­gra­ma. La debi­li­dad poten­cial­men­te acien­tí­fi­ca, pseu­do­cien­tí­fi­ca, de las dia­léc­ti­cas con­sis­te en no que­rer admi­tir que para la rea­li­za­ción de ese pro­gra­ma de cono­ci­mien­to no hay más “méto­dos”, más ins­tru­men­tos, que los comunes.

4. pp. 126 – 128 [Des­de “El gran defec­to bási­co de este socia­lis­mo vul­gar con­sis­te en que se afe­rra “de modo no cien­tí­fi­co”..” has­ta “…una crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca no habría podi­do jamás con­ver­tir­se en el ele­men­to prin­ci­pal de una teo­ría de la revo­lu­ción social”]. 

MSL: La madre del cor­de­ro, como en Lukács. Pero dicho mucho más agu­da­men­te. La cau­sa de la locu­ra es la orto­do­xia: toma la carre­ra inte­lec­tual de Marx des­de la crí­ti­ca a la teo­ría como si fue­ra una demos­tra­ción, y no una aven­tu­ra con cur­vas y rodeos. Pero qué bien expre­sa lo que ocu­rrió en la cabe­za de Marx. Y de esa locu­ra idea­lis­ta se des­pren­de­rá fácil­men­te su crí­ti­ca de la divi­sión base-sobre­es­truc­tu­ra y de las interrelaciones

5. KK: “Esos cama­ra­das creen que la cues­tión del méto­do “cien­tí­fi­co” ha que­da­do resuel­to de una vez para todas en el méto­do empí­ri­co de las cien­cias de la natu­ra­le­za y en el corres­pon­dien­te méto­do his­tó­ri­co-posi­ti­vo de las cien­cias de la socie­dad; y no se dan cuen­ta de que pre­ci­sa­men­te ese méto­do, gri­to de gue­rra con el cual la cla­se bur­gue­sa ha con­du­ci­do des­de el pri­mer momen­to su lucha por el poder, sigue sien­do hoy el méto­do espe­cí­fi­ca­men­te bur­gués de inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca” (pp.172 – 173).

MSL: Como lo que aña­de es la prác­ti­ca, se pue­de pen­sar que siem­pre sos­tu­vo las cien­cias en su “limi­ta­ción”. 

Las segun­das obser­va­cio­nes hacen refe­ren­cia a Karl Marx, el ensa­yo que él mis­mo tra­du­jo para Ariel en 1975:

1. pp. 60 – 61 [Des­de “Este méto­do tan tre­men­da­men­te devo­ra­dor de con­tra­dic­cio­nes se podía con­si­de­rar…” has­ta “…en sen­ti­do mate­ria­lis­ta y libe­ra­da de su mis­ti­fi­ca­ción, los méto­dos espe­cí­fi­cos de su cien­cia mate­ria­lis­ta de la sociedad”]. 

MSL: En el Karl Marx, Korsch escri­be con una pecu­liar ambi­güe­dad (a pri­me­ra vis­ta): en el asun­to de la dia­léc­ti­ca, como en cual­quier otro, con­ser­va modos de decir orto­do­xos en los que ya no cree mucho; pero lue­go tra­ba­ja los con­cep­tos de un modo ori­gi­nal. Las fra­ses sobre dia­léc­ti­ca, apa­ren­te­men­te con­tra­dic­to­rias, se pue­den resol­ver tal vez en una nue­va con­cep­ción, en un nue­vo uso de “dia­léc­ti­ca” que se pue­de ir ras­trean­do por todo el libro. El pro­gra­ma es muy bueno, pero con­tie­ne toda­vía la erró­nea afir­ma­ción “orto­do­xa” de que eso es un méto­do o cien­cia nue­va. Mejor sería decir que es un saber o cono­ci­mien­to nue­vo. Logra­do, en lo que tie­ne de sóli­do, con las cien­cias de la academia.

2. KK: “El pos­tu­la­do de Hegel de que la ver­dad es con­cre­ta es teó­ri­ca­men­te exa­ge­ra­do y prác­ti­ca­men­te irrea­li­za­ble en el terreno posi­ti­vo [MSL: Scien­tia non est de par­ti­cu­la­ri­bus]. Pero eso Marx lo desa­rro­lla has­ta obte­ner un nue­vo prin­ci­pio de con­cep­tua­ción en la cien­cia social, prin­ci­pio que man­tie­ne el carác­ter his­tó­ri­co espe­cí­fi­co de todas las rela­cio­nes socia­les y la reali­dad de la trans­for­ma­ción his­tó­ri­ca sin aban­do­nar la gene­ra­li­za­ción y en ella mis­ma” (p. 71)

MSL: Pare­ce que quie­re decir (si se con­cre­ta y des­ger­ma­ni­za la vague­dad de la for­mu­la­ción) que Marx cons­tru­ye un mode­lo de leyes y, ade­más, con­si­de­ra his­tó­ri­cas estas leyes y el modelo.

[Nota aña­di­da pos­te­rior­men­te por Sacris­tán: De todos modos, expre­sa la esen­cia del pro­gra­ma de Korsch: una cien­cia his­tó­ri­ca exac­ta].

3. KK: “Mien­tras que con el corrien­te pro­ce­di­mien­to de abs­trac­ción con que se for­man los lla­ma­dos con­cep­tos “gene­ra­les”… Marx ana­li­za la par­ti­cu­lar for­ma his­tó­ri­ca de la socie­dad bur­gue­sa y lle­ga así a un cono­ci­mien­to más gene­ral del desa­rro­llo social, cono­ci­mien­to que reba­sa real­men­te dicha for­ma his­tó­ri­ca bur­gue­sa” (p. 72). 

MSL: Es el paso cla­ve de la con­cep­ción de la dia­léc­ti­ca mar­xia­na por KK.

4. KK: “La moder­na cien­cia de la natu­ra­le­za no gene­ra­li­za cua­les­quie­ra ras­gos de un obje­to empí­ri­ca­men­te dado, a la vie­ja mane­ra aris­to­té­li­co-esco­lás­ti­ca, pasan­do, por ejem­plo, de la pie­dra que cae a la ley gene­ral de caí­da de las pie­dras, sino que par­te del aná­li­sis del caso sin­gu­lar en toda su par­ti­cu­la­ri­dad, o bien pro­ce­de del expe­ri­men­to sin­gu­lar rea­li­za­do bajo con­di­cio­nes bien pre­ci­sas a la for­mu­la­ción de la ley de la gra­vi­ta­ción universal…”

MSL: Buen aná­li­sis, aun­que no se pre­gun­ta qué guía el aná­li­sis pre­vio a la induc­ción o abstracción.

“Aná­lo­ga­men­te, una cien­cia social rigu­ro­sa… Sólo así lle­va a ser la inves­ti­ga­ción de la socie­dad una cien­cia exac­ta basa­da en el expe­ri­men­to y en la obser­va­ción” (p. 73). 

Esta segun­da par­te es una ana­lo­gía des­me­su­ra­da, por las ideas de exac­ti­tud y de experimento.

5. p. 200 [Des­de “Lo que hizo que el joven Marx, pese a su sana resis­ten­cia, sucum­bie­ra final­men­te a la filo­so­fía hege­lia­na…” has­ta “…que ya en el perío­do hege­liano habían cons­ti­tui­do el ver­da­de­ro con­te­ni­do ocul­to de los conceptos”]. 

MSL: Una de las cau­sas de que el tex­to de Korsch des­lum­bre es que escri­be todas las intere­san­tes agu­de­zas que se le ocu­rren, aun­que pro­ce­dan de pun­tos de vis­ta dife­ren­tes sobre la obra de Marx.

6. p. 239: “(…) al for­mu­lar su prin­ci­pio mate­ria­lis­ta, Marx y Engels han par­ti­do des­de el prin­ci­pio, como de cosa obvia, del hecho de que “una mis­ma base eco­nó­mi­ca ‑mis­ma en cuan­to a las con­di­cio­nes prin­ci­pa­les- pue­de mos­trar por innu­me­ra­bles cir­cuns­tan­cias empí­ri­cas diver­sas… infi­ni­tas varia­cio­nes y gra­da­cio­nes en su mani­fes­ta­ción, las cua­les sólo se pue­den enten­der por el aná­li­sis de esas con­di­cio­nes empí­ri­ca­men­te dadas” (K III, MEW 25, 9.800).

MSL: La intere­san­te com­pren­sión de este pun­to por Korsch, con su cita de K III, da otra luz a la cues­tión del ”ver­da­de­ro méto­do cien­tí­fi­co”. Es la nue­va con­cep­ción de la dia­léc­ti­ca típi­ca de Korsch, la cual supo­ne otro tra­to de las abs­trac­cio­nes, ins­pi­ra­do en el desa­rro­llo hege­liano del con­cep­to. En meto­do­lo­gía posi­ti­va, el resul­ta­do es posi­ble­men­te una idio­gra­fía cien­tí­fi­ca, “exac­ta” al decir de Korsch.

7. pp. 249 – 250 [Des­de “Para la deter­mi­na­ción del tipo par­ti­cu­lar de rela­cio­nes y cone­xio­nes que exis­ten entre la “base” eco­nó­mi­ca y la “sobre­es­truc­tu­ra” jurí­di­ca y polí­ti­ca…” has­ta “(…) El prin­ci­pal tra­ba­jo pre­pa­ra­to­rio de esa resul­tan­te deter­mi­na­ción moder­na res­pec­to de las par­ti­cu­la­res cone­xio­nes que domi­nan la vida prác­ti­ca his­tó­ri­co-social, del hom­bre, se debe, en for­ma filo­só­fi­ca pro­pia de la épo­ca, a la dia­léc­ti­ca hege­lia­na, y lue­go, en for­ma ya no filo­só­fi­ca, pero tam­po­co ente­ra­men­te des­pren­di­da de la filo­so­fía hege­lia­na, al mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co de Marx y Engels”]. 

MSL: Da la impre­sión de que su fami­lia­ri­dad con el Círcu­lo de Vie­na no pudo ser muy pro­fun­da, por­que sólo así se entien­de que no per­ci­ba la abis­má­ti­ca dife­ren­cia de esti­lo inte­lec­tual entre [Phi­lip] Frank y Hegel-Marx. 

Pero sin duda, con­cluía Sacris­tán, Karl Korsch que­ría decir algo razo­na­ble a tra­vés de oscu­ri­dad: “a saber, que en his­to­ria ‑o, más kors­chia­na­men­te, en la teo­ría de la revo­lu­ción- lo que intere­sa es una cosa dis­tin­ta de las leyes cau­sa­les cono­ci­das en la tradición”.

En un bre­ve apun­te sobre Karl Korsch, Ein­lei­tung a Das Kapi­tal [Intro­duc­ción a El Capi­tal], Ber­lin, G. Kie­penheur, 1932, Sacris­tán seña­la­ba una lagu­na infor­ma­ti­va de Korsch:

1. p. 12 [Des­de “En el libro pri­me­ro del Capi­tal, Marx limi­ta sólo for­mal­men­te su inves­ti­ga­ción…” has­ta “(…) con un pro­ce­di­mien­to apa­ren­te­men­te sólo lógi­co, el mate­rial adqui­ri­do en los deta­lles de la investigación”]. 

MSL: El que con­si­de­re que el pro­ce­di­mien­to axio­má­ti­co es apa­ren­te­men­te lógi­co indi­ca que sólo había oído cam­pa­nas sobre el mis­mo. Segu­ra­men­te.  

Notas:

[1] Sacris­tán tra­du­jo en 1975 para Ariel el Karl Marx de Karl Korsch.

[2] M. Sacris­tán, “¿Para que sir­vió el rea­lis­mo de Lukács?”. Paci­fis­mo, eco­lo­gis­mo y polí­ti­ca alter­na­ti­va. Ica­ria, Bar­ce­lo­na, 1985, pp. 176 – 177.

[3] M. Sacris­tán, “Lenin y la filo­so­fía”. Sobre Marx y mar­xis­mo. Bar­ce­lo­na, Ica­ria, 1983, pp. 180 – 181.

[4] Nota de tra­duc­tor de W. Aben­droth, Socie­dad anta­gó­ni­ca y demo­cra­cia polí­ti­ca, Bar­ce­lo­na, Gri­jal­bo, 1973, p. 48.

[5] Docu­men­ta­ción depo­si­ta­da en Reser­va de la BC de la UB, fon­do Sacris­tán. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *