Así se fra­guó el acuer­do de paz con los para­mi­li­ta­res, se des­ta­pan las con­ver­sa­cio­nes Gobierno – AUC

El 12 de noviem­bre de 2002, dos sema­nas antes de que las Auto­de­fen­sas Uni­das de Colom­bia le anun­cia­ran al país su cese al fue­go y empe­za­ran a nego­ciar con el gobierno las con­di­cio­nes para des­mo­vi­li­zar a sus tro­pas, el ex comi­sio­na­do de paz Luis Car­los Res­tre­po se reu­nió en secre­to con la pla­na mayor de ese gru­po arma­do en un fin­ca en Cór­do­ba. A esta reu­nión fue­ron Car­los Cas­ta­ño,Sal­va­to­re Man­cu­so, quien era enton­ces el jefe del Blo­que Cata­tum­boRamón Isa­za de las Auto­de­fen­sas Cam­pe­si­nas del Mag­da­le­na Medio y algu­nos para­mi­li­ta­res más. 

Tam­bién asis­tie­ron los sacer­do­tes Julio César Vidal, obis­po de Mon­te­ría, y Ger­mán Gar­cía, de la Dió­ce­sis de Apar­ta­dó, quie­nes jun­to a varios repre­sen­tan­tes de la Igle­sia Cató­li­ca, bus­can­do fre­nar el terror para­mi­li­tar que esta­ba dejan­do un regue­ro de víc­ti­mas, ya habían esta­ble­ci­do con­tac­tos con los para­mi­li­ta­res antes de que asu­mie­ra el gobierno Uri­be. Esta reu­nión, en la que se coci­nó el pri­mer borra­dor de acuer­do de cómo sería el des­mon­te del apa­ra­to mili­tar de las Auc, fue gra­ba­da por los jefes “paras”. Ver​da​dA​bier​ta​.com encon­tró una trans­crip­ción de esta gra­ba­ción en un expe­dien­te judi­cial y reve­la en exclu­si­va su con­te­ni­do, que arro­ja muchas luces acer­ca de qué y cómo se nego­ció. (Ver trans­cri­pi­ción de la reu­nión de los “paras” y el comi­sio­na­do).

El docu­men­to, una trans­crip­ción que los para­mi­li­ta­res hicie­ron de la reu­nión des­pués de haber­la gra­ba­do, fue halla­da en una cale­ta de Rodri­go Tovar Pupo, alias ‘Jor­ge 40’ y repo­sa en varias inves­ti­ga­cio­nes judi­cia­les sobre para­po­lí­ti­ca. 

“Hay una dife­ren­cia­ción de dos tipos de zonas, unas zonas que uste­des tie­nen con­trol, don­de no ten­drían mayor difi­cul­tad para el cese de hos­ti­li­da­des y otras zonas de fron­te­ra podría­mos decir”, dijo Res­tre­po. 

“Como es un cese uni­la­te­ral y como toda­vía no hemos teni­do supues­ta­men­te con­tac­tos con el gobierno, todas las agre­sio­nes que sufra­mos de la sub­ver­sión esta­mos en pleno dere­cho de res­pon­der­las, en caso de que nos ata­que, que con segu­ri­dad nos van a seguir ata­can­do”, advir­tió Man­cu­so.

A lo que Res­tre­po les res­pon­dió: “Ese es un dere­cho que no les pode­mos qui­tar. Lo dejo cla­ro. Yo como repre­sen­tan­te del gobierno no pue­do qui­tar­les a uste­des ese dere­cho”. 

Y tan­to el comi­sio­na­do Res­tre­po como el para­mi­li­tar Man­cu­so estu­vie­ron de acuer­do en que en estas “zonas de fron­te­ra”, el gobierno deja­ría a los para­mi­li­ta­res «ope­rar defen­si­va­men­te» allí, mien­tras lle­ga­ba la Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca, que el Comi­sio­na­do defi­nió allí como redes de infor­man­tes, sol­da­dos cam­pe­si­nos, aumen­to de la Fuer­za Públi­ca y el retorno de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad. 

Así, dijo el Comi­sio­na­do de Paz, el gobierno garan­ti­za­ría que la gue­rri­lla no se fue­ra a apro­ve­char del cese al fue­go para vol­ver a tomar­se «las zonas con­tro­la­das por las Auc», que era una preo­cu­pa­ción mayor que los jefes ‘paras’ nego­cia­do­res dije­ron tener.

El pro­ce­so, según Res­tre­po, se haría en tres eta­pas. Pri­me­ro el cese de hos­ti­li­da­des, segun­do la entra­da de la fuer­za públi­ca a las zonas con­tro­la­das por los ‘paras’, y ter­ce­ro, la des­mo­vi­li­za­ción y el desar­me de las Auc. Tam­bién pro­pu­so deli­mi­tar zonas para con­cen­trar las tro­pas para­mi­li­ta­res. 

Se ve que las con­ver­sa­cio­nes entre gobierno y para­mi­li­ta­ris­mo ya venían de tiem­po atrás, pues los para­mi­li­ta­res lle­va­ron a la reu­nión un borra­dor del comu­ni­ca­do que iban a emi­tir para anun­ciar su cese al fue­go. El pri­mer pun­to del borra­dor era reco­no­cer las Auc como un actor arma­do del con­flic­to polí­ti­co y social, y que fue­ran tra­ta­dos como tal (ver docu­men­to borra­dor). Y aun­que el gobierno no reco­no­ció el esta­tus polí­ti­co que pedían las Auc, cómo se dedu­ce de las con­ver­sa­cio­nes, les reco­no­ció ser el Esta­do de fac­to en varias regio­nes y les per­mi­tió man­te­ner­lo como una sal­va­guar­da con el posi­ble regre­so de la gue­rri­lla.

Al no admi­tir el gobierno que se les daría esta­tus polí­ti­co, acor­da­ron que era nece­sa­rio bus­car un meca­nis­mo jurí­di­co alter­na­ti­vo que les per­mi­tie­ra nego­ciar con las Auc.

El Comi­sio­na­do habló de refor­mar la Ley 418, con la que el gobierno podía ini­ciar con­ver­sa­cio­nes con un gru­po arma­do ile­gal, si tenía volun­tad de nego­ciar la paz. Así, el Gobierno podía sus­pen­der las órde­nes de cap­tu­ran en con­tra de los voce­ros del gru­po y pac­tar unos terri­to­rios de nego­cia­ción. Dos sema­nas des­pués, en efec­to, el Con­gre­so apro­bó la refor­ma a esta Ley que pre­sen­tó el gobierno.

El e mail del día ante­rior
Un día antes de esta reu­nión secre­ta, Car­los Cas­ta­ño, for­ja­dor de la alian­za de dife­ren­tes gru­pos de auto­de­fen­sa del país bajo la som­bri­lla de las Auc, le había envia­do un correo elec­tró­ni­co a los jefes de todos los dife­ren­tes blo­ques de la orga­ni­za­ción ile­gal. Ver​da​dA​bier​ta​.com hace su con­te­ni­do públi­co, pues con­tri­bu­ye a poner en con­tex­to en qué esta­ban pen­san­do los para­mi­li­ta­res en la vís­pe­ra de ese día cla­ve de nego­cia­ción.

El correo fue encon­tra­do en una memo­ria Usb que entre­gó Hebert Velo­za, alias ‘HH’, antes de su extra­di­ción. (Ver el correo de Car­los Cas­ta­ño a los jefes “paras”).

“La sali­da debe­rá ser polí­ti­ca”, dijo Cas­ta­ño, acon­se­jó pre­sio­nar para que el gobierno los con­si­de­ra­ra un actor polí­ti­co del con­flic­to y esfor­zar­se para «no des­po­li­ti­zar la nego­cia­ción”.

Pero el correo elec­tró­ni­co de Cas­ta­ño mues­tra que su mayor preo­cu­pa­ción para enfren­tar las nego­cia­cio­nes con el gobierno era la infil­tra­ción del nar­co­trá­fi­co en las Auc. Con prag­ma­tis­mo expu­so que “el tema de la extra­di­ción, es incon­ve­nien­te incluir­lo en la agen­da de tra­ba­jo con el gobierno. Debe­mos (…) pre­pa­rar­nos para hacer nues­tra defen­sa indi­vi­dual ante los EU”. Dos meses antes el Depar­ta­men­to de Esta­do de Esta­dos Uni­dos había soli­ci­ta­do en extra­di­ción a Car­los Cas­ta­ño, Sal­va­to­re Man­cu­so y Juan Car­los Sie­rra Ramí­rez, alias ‘El Tuso’ para ser juz­ga­dos por nar­co­trá­fi­co en ese país. 

Cas­ta­ño reite­ró que “el gobierno y la comu­ni­dad inter­na­cio­nal esta­rán aten­tos de quie­nes en las AUC impul­sen la lucha con­tra la extra­di­ción; yo a esto no le cami­na­ré jamás, por ahí van los capos y yo al lado de ellos no voy; ya sabe­mos que ‘Los nar­cos sólo se unen para matar o trai­cio­nar a un ami­go’”.

“A decir ver­dad, yo creo que a los Grin­gos les impor­ta un cara­jo lo que pase en el futu­ro con Man­cu­so o Cas­ta­ño (…); tal vez sea­mos con­si­de­ra­dos por ellos, como ins­tru­men­tos dese­cha­bles. Ellos le apun­tan a intere­ses gran­des; Petró­leo, capos nar­cos y terri­to­rio estra­té­gi­co en Colom­bia (Sic)”, dijo Cas­ta­ño en el correo. 

Cas­ta­ño esta­ba en con­tra de que gran­des nar­co­tra­fi­can­tes se camu­fla­ran de para­mi­li­ta­res para ser cobi­ja­dos con los acuer­dos de la nego­cia­ción polí­ti­ca con las Auc. A pesar de la opo­si­ción del menor de la pode­ro­sa fami­lia fun­da­do­ra del para­mi­li­ta­ris­mo en Cór­do­ba y Ura­bá, varios nar­co­tra­fi­can­tes ya habían «com­pra­do» blo­ques de las Auc y habían adqui­ri­do mucho peso en la orga­ni­za­ción para­mi­li­tar. Así que logra­ron que­dar inclui­dos en los tra­tos de paz de San­ta Fe de Rali­to, entre ellos, Fran­cis­co Javier Lin­do, alias “Gor­do­lin­do”, ‘Los Melli­zos’ Mejía Múne­ra yMiguel Arro­ya­ve.

Es más, los con­tac­tos de Car­los Cas­ta­ño con la DEA en 2004 para comen­zar a nego­ciar direc­ta­men­te la cola­bo­ra­ción con la jus­ti­cia esta­dou­ni­den­se, puso a los nar­co­tra­fi­can­tes «pura­san­gre» a sos­pe­char que éste tejía una trai­ción con­tra ellos. Así que pre­sio­na­ron a su her­mano Vicen­te, para que les pro­ba­ra su leal­tad, envian­do a sus hom­bres a matar a su her­mano menor. Y así fue, en abril de 2004, Cas­ta­ño cayó aba­lea­do por los hom­bres de su her­mano.

Luis Car­los Res­tre­po era cons­cien­te del pro­ble­ma que repre­sen­ta­ba fir­mar un acuer­do de paz con una orga­ni­za­ción per­mea­da por el nego­cio ilí­ci­to de tra­fi­car nar­có­ti­cos. En la reu­nión en la fin­ca de Cór­do­ba el ex Comi­sio­na­do de Paz dijo que “lo que se bus­ca es que el Eje­cu­ti­vo no nego­cie con el nar­co­trá­fi­co…(…)… hay temor de que se use la ley nue­va para nego­ciar con nar­co­tra­fi­can­tes y delin­cuen­tes comu­nes”.

Lo que salió de la reu­nión
Des­pués de la reu­nión del 12 de noviem­bre, el ex comi­sio­na­do Res­tre­po con­si­guió que los para­mi­li­ta­res salie­ran de la reu­nión a anun­ciar cese de hos­ti­li­da­des, la entre­ga de meno­res com­ba­tien­tes y a cola­bo­rar en el retorno de los des­pla­za­dos. El com­pro­mi­so del gobierno de dejar­los «defen­der­se» en zonas que aún no con­tro­la­ban del todo, no se hizo explí­ci­to al país, y hubie­ra sido difí­cil de expli­car­le.

El gobierno ade­más se com­pro­me­tió con los para­mi­li­ta­res a dar­les todas las garan­tías para la des­mo­vi­li­za­ción. Y dar un “deba­te más pro­fun­do, den­tro del Con­gre­so o una nue­va refor­ma cons­ti­tu­cio­nal, o una cons­ti­tu­yen­te” para nego­ciar la des­cen­tra­li­za­ción del Esta­do, uno de los pun­tos que los ‘paras’ pidie­ron antes de fir­mar un pac­to.

Res­tre­po logró que los ‘paras’ con­fia­ran en él y en las pro­me­sas de Uri­be. Dijo que no lle­va­ban un plan pre­de­ter­mi­na­do y expli­có que el Pre­si­den­te era “un aman­sa­dor de caba­llos, él va sobre el potro, él va ir ajus­tan­do las cosas en deta­lle”.

Al final de la reu­nión, Man­cu­so reco­no­ció que el gru­po de jefes de las Auc lle­gó “con cara de incer­ti­dum­bre, de preo­cu­pa­ción”, pero des­pués de la reu­nión dijo: “Aho­ra veo caras de feli­ci­dad, los veo muy son­rien­tes, la ver­dad es que es muy bueno”.¨

Al final de la reu­nión los ‘paras’ se com­pro­me­tie­ron a decre­tar un cese al fue­go uni­la­te­ral el pri­me­ro de diciem­bre de 2002 y emi­tir un comu­ni­ca­do don­de deja­rían cla­ro que su com­pro­mi­so es a lar­go pla­zo. 

Los e mail del día des­pués
Pocos días des­pués de la cum­bre entre jefes de las Auc y el gobierno, Car­los Cas­ta­ño empe­zó a redac­tar el comu­ni­ca­do final, don­de las Auc iban a anun­ciar el cese al fue­go uni­la­te­ral. Así se dedu­ce de un segun­do correo elec­tró­ni­co al que tuvo acce­so Ver​da​dA​bier​ta​.com, que tam­bién hace par­te del mate­rial de la Usb de alias ‘HH’.

Se tra­ta de un e mail que le envió Car­los a su her­mano Vicen­te, en el que le infor­mó que “la reu­nión con el Comi­sio­na­do de Paz fue muy satis­fac­to­ria” (Ver el correo de Car­los a Vicen­te Cas­ta­ño).
 
Según Cas­ta­ño, el prin­ci­pal logro del encuen­tro fue que Res­tre­po les hizo “un cla­ro reco­no­ci­mien­to polí­ti­co”. Cas­ta­ño le comen­tó a su her­mano que par­te del com­pro­mi­so era decre­tar a par­tir del pri­me­ro de diciem­bre el cese de hos­ti­li­da­des y que sólo lo iban a anun­ciar has­ta el 29 de noviem­bre “pues hacer­lo des­de aho­ra sería aler­tar a las Farc para que pre­pa­ren su arre­me­ti­da a nues­tras zonas”. En efec­to el 29 de noviem­bre las Auc anun­cia­ron el cese de hos­ti­li­da­des.

Sin embar­go, en el correo a su her­mano, Car­los Cas­ta­ño se refie­rió a apar­tes de la reu­nión que no fue­ron trans­cri­tas en el docu­men­to al que Ver​da​dA​bier​ta​.com tuvo acce­so. Dijo que Man­cu­so y Her­nán (alias ‘HH’)denun­cia­ron el Fren­te Tali­bán y sus due­ños y que se enfren­ta­ron a Alfon­so (Die­go Muri­llo Beja­rano, alias ‘Don Ber­na’), que “se mue­ve en dos aguas ‑el nar­co­trá­fi­co y las auto­de­fen­sas-”.

Según Cas­ta­ño el Fren­te Tali­bán era un inten­to de los nar­co­tra­fi­can­tes para infil­trar las auto­de­fen­sas. ‘Don Ber­na’ fue un gran nar­co­tra­fi­can­te, que lue­go de trai­cio­nar a Pablo Esco­bar, con­si­guió domi­nar su tene­bro­so impe­rio de sica­ria­to y cri­men orga­ni­za­do en Mede­llín, y con­ver­tir­se en alia­do prin­ci­pal del para­mi­li­ta­ris­mo.

Y exis­te ade­más un ter­cer correo que pone en con­tex­to esta reu­nión cla­ve. Días des­pués, el 18 de noviem­bre de 2002, Car­los Cas­ta­ño reci­bió un correo de Ernes­to Yamhu­re, colum­nis­ta, ex pri­mer secre­ta­rio de la emba­ja­da de Colom­bia en Sue­cia. (Ver correo de Ernes­to Yamhu­re a Car­los Cas­ta­ño).

En su correo, tam­bién sali­do de la memo­ria Usb de alias ‘HH’, titu­la­do “Con­si­de­ra­cio­nes sobre el pri­me­ro de diciem­bre” Yamhu­re le dice a Cas­ta­ño que “es reco­men­da­ble que el comu­ni­ca­do vaya acom­pa­ña­do por mani­fies­to de bue­na volun­tad de todos y cada uno de los coman­dan­tes de los dife­ren­tes blo­ques”, tam­bién acon­se­jó que los ‘paras’ tenían que expli­car que el cese al fue­go “no se tra­ta de un ges­to polí­ti­co de cor­to pla­zo” y que «hay que hacer énfa­sis en el tema del acom­pa­ña­mien­to y la vee­du­ría inter­na­cio­nal».

El comu­ni­ca­do final de las Auc
Final­men­te, el 29 de noviem­bre de 2002, es decir dos sema­nas des­pués de la reu­nión, el país cono­ció un comu­ni­ca­do de las Auto­de­fen­sas Uni­das de Colom­bia en la que decre­ta­ban uni­la­te­ral­men­te a par­tir del pri­me­ro de diciem­bre un cese de hos­ti­li­da­des con­tra la gue­rri­lla. El tex­to de este comu­ni­ca­do ten­dría varias dife­ren­cias con el borra­dor dis­cu­ti­do el 12 de noviem­bre (Ver comu­ni­ca­do final de las AUC). 

Días des­pués, los blo­ques Cen­tral Bolí­var y Ven­ce­do­res de Arau­ca, que habían esta­do al mar­gen de estas reunio­nes con la Casa Cas­ta­ño, hicie­ron públi­co su anun­cio de cese de hos­ti­li­da­des y su inten­ción de ini­ciar un pro­ce­so de paz con el gobierno (ver docu­men­to).

Así mis­mo el 23 de diciem­bre de 2002 el pre­si­den­te Uri­be fir­mó la Ley 782 (ver), con la cual se pro­rro­ga­ba y se hacían cam­bios a la Ley 418 de 1997, el más impor­tan­te de ellos era que no era nece­sa­rio reco­no­cer el esta­tus polí­ti­co a los gru­pos arma­dos ile­ga­les, y de esa for­ma que­da­ba abier­to el camino para una nego­cia­ción con las Auc. Ese mis­mo día, con la Reso­lu­ción 185 de 2002 (ver) el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca orde­nó “inte­grar una Comi­sión Explo­ra­to­ria de Paz para pro­pi­ciar acer­ca­mien­tos y esta­ble­cer con­tac­tos con los Gru­pos de Auto­de­fen­sas”.

http://​www​.ver​da​da​bier​ta​.com/​j​u​s​t​i​c​i​a​-​y​-​p​a​z​/​2​3​8​8​-​d​o​c​u​m​e​n​t​o​s​-​e​x​c​l​u​s​i​v​o​s​-​a​s​i​-​s​e​-​f​r​a​g​u​o​-​e​l​-​a​c​u​e​r​d​o​-​d​e​-​p​a​z​-​c​o​n​-​l​o​s​-​p​a​ras

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *