Así se fra­guó el acuer­do de paz con los para­mi­li­ta­res, se des­ta­pan las con­ver­sa­cio­nes Gobierno – AUC

El 12 de noviem­bre de 2002, dos sema­nas antes de que las Auto­de­fen­sas Uni­das de Colom­bia le anun­cia­ran al país su cese al fue­go y empe­za­ran a nego­ciar con el gobierno las con­di­cio­nes para des­mo­vi­li­zar a sus tro­pas, el ex comi­sio­na­do de paz Luis Car­los Res­tre­po se reu­nió en secre­to con la pla­na mayor de ese gru­po arma­do en un fin­ca en Cór­do­ba. A esta reu­nión fue­ron Car­los Cas­ta­ño,Sal­va­to­re Man­cu­so, quien era enton­ces el jefe del Blo­que Cata­tum­boRamón Isa­za de las Auto­de­fen­sas Cam­pe­si­nas del Mag­da­le­na Medio y algu­nos para­mi­li­ta­res más. 

Tam­bién asis­tie­ron los sacer­do­tes Julio César Vidal, obis­po de Mon­te­ría, y Ger­mán Gar­cía, de la Dió­ce­sis de Apar­ta­dó, quie­nes jun­to a varios repre­sen­tan­tes de la Igle­sia Cató­li­ca, bus­can­do fre­nar el terror para­mi­li­tar que esta­ba dejan­do un regue­ro de víc­ti­mas, ya habían esta­ble­ci­do con­tac­tos con los para­mi­li­ta­res antes de que asu­mie­ra el gobierno Uri­be. Esta reu­nión, en la que se coci­nó el pri­mer borra­dor de acuer­do de cómo sería el des­mon­te del apa­ra­to mili­tar de las Auc, fue gra­ba­da por los jefes “paras”. Ver​da​dA​bier​ta​.com encon­tró una trans­crip­ción de esta gra­ba­ción en un expe­dien­te judi­cial y reve­la en exclu­si­va su con­te­ni­do, que arro­ja muchas luces acer­ca de qué y cómo se nego­ció. (Ver trans­cri­pi­ción de la reu­nión de los “paras” y el comi­sio­na­do).

El docu­men­to, una trans­crip­ción que los para­mi­li­ta­res hicie­ron de la reu­nión des­pués de haber­la gra­ba­do, fue halla­da en una cale­ta de Rodri­go Tovar Pupo, alias ‘Jor­ge 40’ y repo­sa en varias inves­ti­ga­cio­nes judi­cia­les sobre parapolítica. 

“Hay una dife­ren­cia­ción de dos tipos de zonas, unas zonas que uste­des tie­nen con­trol, don­de no ten­drían mayor difi­cul­tad para el cese de hos­ti­li­da­des y otras zonas de fron­te­ra podría­mos decir”, dijo Restrepo. 

“Como es un cese uni­la­te­ral y como toda­vía no hemos teni­do supues­ta­men­te con­tac­tos con el gobierno, todas las agre­sio­nes que sufra­mos de la sub­ver­sión esta­mos en pleno dere­cho de res­pon­der­las, en caso de que nos ata­que, que con segu­ri­dad nos van a seguir ata­can­do”, advir­tió Mancuso.

A lo que Res­tre­po les res­pon­dió: “Ese es un dere­cho que no les pode­mos qui­tar. Lo dejo cla­ro. Yo como repre­sen­tan­te del gobierno no pue­do qui­tar­les a uste­des ese derecho”. 

Y tan­to el comi­sio­na­do Res­tre­po como el para­mi­li­tar Man­cu­so estu­vie­ron de acuer­do en que en estas “zonas de fron­te­ra”, el gobierno deja­ría a los para­mi­li­ta­res «ope­rar defen­si­va­men­te» allí, mien­tras lle­ga­ba la Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca, que el Comi­sio­na­do defi­nió allí como redes de infor­man­tes, sol­da­dos cam­pe­si­nos, aumen­to de la Fuer­za Públi­ca y el retorno de la institucionalidad. 

Así, dijo el Comi­sio­na­do de Paz, el gobierno garan­ti­za­ría que la gue­rri­lla no se fue­ra a apro­ve­char del cese al fue­go para vol­ver a tomar­se «las zonas con­tro­la­das por las Auc», que era una preo­cu­pa­ción mayor que los jefes ‘paras’ nego­cia­do­res dije­ron tener.

El pro­ce­so, según Res­tre­po, se haría en tres eta­pas. Pri­me­ro el cese de hos­ti­li­da­des, segun­do la entra­da de la fuer­za públi­ca a las zonas con­tro­la­das por los ‘paras’, y ter­ce­ro, la des­mo­vi­li­za­ción y el desar­me de las Auc. Tam­bién pro­pu­so deli­mi­tar zonas para con­cen­trar las tro­pas paramilitares. 

Se ve que las con­ver­sa­cio­nes entre gobierno y para­mi­li­ta­ris­mo ya venían de tiem­po atrás, pues los para­mi­li­ta­res lle­va­ron a la reu­nión un borra­dor del comu­ni­ca­do que iban a emi­tir para anun­ciar su cese al fue­go. El pri­mer pun­to del borra­dor era reco­no­cer las Auc como un actor arma­do del con­flic­to polí­ti­co y social, y que fue­ran tra­ta­dos como tal (ver docu­men­to borra­dor). Y aun­que el gobierno no reco­no­ció el esta­tus polí­ti­co que pedían las Auc, cómo se dedu­ce de las con­ver­sa­cio­nes, les reco­no­ció ser el Esta­do de fac­to en varias regio­nes y les per­mi­tió man­te­ner­lo como una sal­va­guar­da con el posi­ble regre­so de la guerrilla.

Al no admi­tir el gobierno que se les daría esta­tus polí­ti­co, acor­da­ron que era nece­sa­rio bus­car un meca­nis­mo jurí­di­co alter­na­ti­vo que les per­mi­tie­ra nego­ciar con las Auc.

El Comi­sio­na­do habló de refor­mar la Ley 418, con la que el gobierno podía ini­ciar con­ver­sa­cio­nes con un gru­po arma­do ile­gal, si tenía volun­tad de nego­ciar la paz. Así, el Gobierno podía sus­pen­der las órde­nes de cap­tu­ran en con­tra de los voce­ros del gru­po y pac­tar unos terri­to­rios de nego­cia­ción. Dos sema­nas des­pués, en efec­to, el Con­gre­so apro­bó la refor­ma a esta Ley que pre­sen­tó el gobierno.

El e mail del día anterior
Un día antes de esta reu­nión secre­ta, Car­los Cas­ta­ño, for­ja­dor de la alian­za de dife­ren­tes gru­pos de auto­de­fen­sa del país bajo la som­bri­lla de las Auc, le había envia­do un correo elec­tró­ni­co a los jefes de todos los dife­ren­tes blo­ques de la orga­ni­za­ción ile­gal. Ver​da​dA​bier​ta​.com hace su con­te­ni­do públi­co, pues con­tri­bu­ye a poner en con­tex­to en qué esta­ban pen­san­do los para­mi­li­ta­res en la vís­pe­ra de ese día cla­ve de negociación.

El correo fue encon­tra­do en una memo­ria Usb que entre­gó Hebert Velo­za, alias ‘HH’, antes de su extra­di­ción. (Ver el correo de Car­los Cas­ta­ño a los jefes “paras”).

“La sali­da debe­rá ser polí­ti­ca”, dijo Cas­ta­ño, acon­se­jó pre­sio­nar para que el gobierno los con­si­de­ra­ra un actor polí­ti­co del con­flic­to y esfor­zar­se para «no des­po­li­ti­zar la negociación”.

Pero el correo elec­tró­ni­co de Cas­ta­ño mues­tra que su mayor preo­cu­pa­ción para enfren­tar las nego­cia­cio­nes con el gobierno era la infil­tra­ción del nar­co­trá­fi­co en las Auc. Con prag­ma­tis­mo expu­so que “el tema de la extra­di­ción, es incon­ve­nien­te incluir­lo en la agen­da de tra­ba­jo con el gobierno. Debe­mos (…) pre­pa­rar­nos para hacer nues­tra defen­sa indi­vi­dual ante los EU”. Dos meses antes el Depar­ta­men­to de Esta­do de Esta­dos Uni­dos había soli­ci­ta­do en extra­di­ción a Car­los Cas­ta­ño, Sal­va­to­re Man­cu­so y Juan Car­los Sie­rra Ramí­rez, alias ‘El Tuso’ para ser juz­ga­dos por nar­co­trá­fi­co en ese país. 

Cas­ta­ño reite­ró que “el gobierno y la comu­ni­dad inter­na­cio­nal esta­rán aten­tos de quie­nes en las AUC impul­sen la lucha con­tra la extra­di­ción; yo a esto no le cami­na­ré jamás, por ahí van los capos y yo al lado de ellos no voy; ya sabe­mos que ‘Los nar­cos sólo se unen para matar o trai­cio­nar a un amigo’”.

“A decir ver­dad, yo creo que a los Grin­gos les impor­ta un cara­jo lo que pase en el futu­ro con Man­cu­so o Cas­ta­ño (…); tal vez sea­mos con­si­de­ra­dos por ellos, como ins­tru­men­tos dese­cha­bles. Ellos le apun­tan a intere­ses gran­des; Petró­leo, capos nar­cos y terri­to­rio estra­té­gi­co en Colom­bia (Sic)”, dijo Cas­ta­ño en el correo. 

Cas­ta­ño esta­ba en con­tra de que gran­des nar­co­tra­fi­can­tes se camu­fla­ran de para­mi­li­ta­res para ser cobi­ja­dos con los acuer­dos de la nego­cia­ción polí­ti­ca con las Auc. A pesar de la opo­si­ción del menor de la pode­ro­sa fami­lia fun­da­do­ra del para­mi­li­ta­ris­mo en Cór­do­ba y Ura­bá, varios nar­co­tra­fi­can­tes ya habían «com­pra­do» blo­ques de las Auc y habían adqui­ri­do mucho peso en la orga­ni­za­ción para­mi­li­tar. Así que logra­ron que­dar inclui­dos en los tra­tos de paz de San­ta Fe de Rali­to, entre ellos, Fran­cis­co Javier Lin­do, alias “Gor­do­lin­do”, ‘Los Melli­zos’ Mejía Múne­ra yMiguel Arro­ya­ve.

Es más, los con­tac­tos de Car­los Cas­ta­ño con la DEA en 2004 para comen­zar a nego­ciar direc­ta­men­te la cola­bo­ra­ción con la jus­ti­cia esta­dou­ni­den­se, puso a los nar­co­tra­fi­can­tes «pura­san­gre» a sos­pe­char que éste tejía una trai­ción con­tra ellos. Así que pre­sio­na­ron a su her­mano Vicen­te, para que les pro­ba­ra su leal­tad, envian­do a sus hom­bres a matar a su her­mano menor. Y así fue, en abril de 2004, Cas­ta­ño cayó aba­lea­do por los hom­bres de su hermano.

Luis Car­los Res­tre­po era cons­cien­te del pro­ble­ma que repre­sen­ta­ba fir­mar un acuer­do de paz con una orga­ni­za­ción per­mea­da por el nego­cio ilí­ci­to de tra­fi­car nar­có­ti­cos. En la reu­nión en la fin­ca de Cór­do­ba el ex Comi­sio­na­do de Paz dijo que “lo que se bus­ca es que el Eje­cu­ti­vo no nego­cie con el nar­co­trá­fi­co…(…)… hay temor de que se use la ley nue­va para nego­ciar con nar­co­tra­fi­can­tes y delin­cuen­tes comunes”.

Lo que salió de la reunión
Des­pués de la reu­nión del 12 de noviem­bre, el ex comi­sio­na­do Res­tre­po con­si­guió que los para­mi­li­ta­res salie­ran de la reu­nión a anun­ciar cese de hos­ti­li­da­des, la entre­ga de meno­res com­ba­tien­tes y a cola­bo­rar en el retorno de los des­pla­za­dos. El com­pro­mi­so del gobierno de dejar­los «defen­der­se» en zonas que aún no con­tro­la­ban del todo, no se hizo explí­ci­to al país, y hubie­ra sido difí­cil de explicarle.

El gobierno ade­más se com­pro­me­tió con los para­mi­li­ta­res a dar­les todas las garan­tías para la des­mo­vi­li­za­ción. Y dar un “deba­te más pro­fun­do, den­tro del Con­gre­so o una nue­va refor­ma cons­ti­tu­cio­nal, o una cons­ti­tu­yen­te” para nego­ciar la des­cen­tra­li­za­ción del Esta­do, uno de los pun­tos que los ‘paras’ pidie­ron antes de fir­mar un pacto.

Res­tre­po logró que los ‘paras’ con­fia­ran en él y en las pro­me­sas de Uri­be. Dijo que no lle­va­ban un plan pre­de­ter­mi­na­do y expli­có que el Pre­si­den­te era “un aman­sa­dor de caba­llos, él va sobre el potro, él va ir ajus­tan­do las cosas en detalle”.

Al final de la reu­nión, Man­cu­so reco­no­ció que el gru­po de jefes de las Auc lle­gó “con cara de incer­ti­dum­bre, de preo­cu­pa­ción”, pero des­pués de la reu­nión dijo: “Aho­ra veo caras de feli­ci­dad, los veo muy son­rien­tes, la ver­dad es que es muy bueno”.¨

Al final de la reu­nión los ‘paras’ se com­pro­me­tie­ron a decre­tar un cese al fue­go uni­la­te­ral el pri­me­ro de diciem­bre de 2002 y emi­tir un comu­ni­ca­do don­de deja­rían cla­ro que su com­pro­mi­so es a lar­go plazo. 

Los e mail del día después
Pocos días des­pués de la cum­bre entre jefes de las Auc y el gobierno, Car­los Cas­ta­ño empe­zó a redac­tar el comu­ni­ca­do final, don­de las Auc iban a anun­ciar el cese al fue­go uni­la­te­ral. Así se dedu­ce de un segun­do correo elec­tró­ni­co al que tuvo acce­so Ver​da​dA​bier​ta​.com, que tam­bién hace par­te del mate­rial de la Usb de alias ‘HH’.

Se tra­ta de un e mail que le envió Car­los a su her­mano Vicen­te, en el que le infor­mó que “la reu­nión con el Comi­sio­na­do de Paz fue muy satis­fac­to­ria” (Ver el correo de Car­los a Vicen­te Cas­ta­ño).
 
Según Cas­ta­ño, el prin­ci­pal logro del encuen­tro fue que Res­tre­po les hizo “un cla­ro reco­no­ci­mien­to polí­ti­co”. Cas­ta­ño le comen­tó a su her­mano que par­te del com­pro­mi­so era decre­tar a par­tir del pri­me­ro de diciem­bre el cese de hos­ti­li­da­des y que sólo lo iban a anun­ciar has­ta el 29 de noviem­bre “pues hacer­lo des­de aho­ra sería aler­tar a las Farc para que pre­pa­ren su arre­me­ti­da a nues­tras zonas”. En efec­to el 29 de noviem­bre las Auc anun­cia­ron el cese de hostilidades.

Sin embar­go, en el correo a su her­mano, Car­los Cas­ta­ño se refie­rió a apar­tes de la reu­nión que no fue­ron trans­cri­tas en el docu­men­to al que Ver​da​dA​bier​ta​.com tuvo acce­so. Dijo que Man­cu­so y Her­nán (alias ‘HH’)denun­cia­ron el Fren­te Tali­bán y sus due­ños y que se enfren­ta­ron a Alfon­so (Die­go Muri­llo Beja­rano, alias ‘Don Ber­na’), que “se mue­ve en dos aguas ‑el nar­co­trá­fi­co y las autodefensas-”.

Según Cas­ta­ño el Fren­te Tali­bán era un inten­to de los nar­co­tra­fi­can­tes para infil­trar las auto­de­fen­sas. ‘Don Ber­na’ fue un gran nar­co­tra­fi­can­te, que lue­go de trai­cio­nar a Pablo Esco­bar, con­si­guió domi­nar su tene­bro­so impe­rio de sica­ria­to y cri­men orga­ni­za­do en Mede­llín, y con­ver­tir­se en alia­do prin­ci­pal del paramilitarismo.

Y exis­te ade­más un ter­cer correo que pone en con­tex­to esta reu­nión cla­ve. Días des­pués, el 18 de noviem­bre de 2002, Car­los Cas­ta­ño reci­bió un correo de Ernes­to Yamhu­re, colum­nis­ta, ex pri­mer secre­ta­rio de la emba­ja­da de Colom­bia en Sue­cia. (Ver correo de Ernes­to Yamhu­re a Car­los Cas­ta­ño).

En su correo, tam­bién sali­do de la memo­ria Usb de alias ‘HH’, titu­la­do “Con­si­de­ra­cio­nes sobre el pri­me­ro de diciem­bre” Yamhu­re le dice a Cas­ta­ño que “es reco­men­da­ble que el comu­ni­ca­do vaya acom­pa­ña­do por mani­fies­to de bue­na volun­tad de todos y cada uno de los coman­dan­tes de los dife­ren­tes blo­ques”, tam­bién acon­se­jó que los ‘paras’ tenían que expli­car que el cese al fue­go “no se tra­ta de un ges­to polí­ti­co de cor­to pla­zo” y que «hay que hacer énfa­sis en el tema del acom­pa­ña­mien­to y la vee­du­ría internacional».

El comu­ni­ca­do final de las Auc
Final­men­te, el 29 de noviem­bre de 2002, es decir dos sema­nas des­pués de la reu­nión, el país cono­ció un comu­ni­ca­do de las Auto­de­fen­sas Uni­das de Colom­bia en la que decre­ta­ban uni­la­te­ral­men­te a par­tir del pri­me­ro de diciem­bre un cese de hos­ti­li­da­des con­tra la gue­rri­lla. El tex­to de este comu­ni­ca­do ten­dría varias dife­ren­cias con el borra­dor dis­cu­ti­do el 12 de noviem­bre (Ver comu­ni­ca­do final de las AUC). 

Días des­pués, los blo­ques Cen­tral Bolí­var y Ven­ce­do­res de Arau­ca, que habían esta­do al mar­gen de estas reunio­nes con la Casa Cas­ta­ño, hicie­ron públi­co su anun­cio de cese de hos­ti­li­da­des y su inten­ción de ini­ciar un pro­ce­so de paz con el gobierno (ver docu­men­to).

Así mis­mo el 23 de diciem­bre de 2002 el pre­si­den­te Uri­be fir­mó la Ley 782 (ver), con la cual se pro­rro­ga­ba y se hacían cam­bios a la Ley 418 de 1997, el más impor­tan­te de ellos era que no era nece­sa­rio reco­no­cer el esta­tus polí­ti­co a los gru­pos arma­dos ile­ga­les, y de esa for­ma que­da­ba abier­to el camino para una nego­cia­ción con las Auc. Ese mis­mo día, con la Reso­lu­ción 185 de 2002 (ver) el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca orde­nó “inte­grar una Comi­sión Explo­ra­to­ria de Paz para pro­pi­ciar acer­ca­mien­tos y esta­ble­cer con­tac­tos con los Gru­pos de Autodefensas”.

http://​www​.ver​da​da​bier​ta​.com/​j​u​s​t​i​c​i​a​-​y​-​p​a​z​/​2​3​8​8​-​d​o​c​u​m​e​n​t​o​s​-​e​x​c​l​u​s​i​v​o​s​-​a​s​i​-​s​e​-​f​r​a​g​u​o​-​e​l​-​a​c​u​e​r​d​o​-​d​e​-​p​a​z​-​c​o​n​-​l​o​s​-​p​a​ras

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.