Los pue­blos indí­ge­nas de la Ama­zo­nía con­fron­tan al neo­li­be­ra­lis­mo – Rebe­lion.

A media­dos del mes de octu­bre del año pasa­do escri­bí un tex­to cor­to sobre los trá­gi­co hechos de Bagua y sobre la con­ti­nua lucha de los pue­blos indí­ge­nas de la Ama­zo­nía y del Perú en defen­sa de sus tie­rras, sus recur­sos y su dere­cho a la vida. El ensa­yo fue reco­gi­do por Ser­vin­di [http://​www​.ser​vin​di​.org/] y reci­bió más difu­sión de la que yo espe­ra­ba, algu­nas voces de apo­yo y tam­bién algu­nos insul­tos que lle­ga­ron direc­ta­men­te a mi correo elec­tró­ni­co uni­ver­si­ta­rio. Hace pocos días la edi­to­rial Línea Andi­na me soli­ci­tó una con­tri­bu­ción adi­cio­nal a un libro colec­ti­vo que están pre­pa­ran­do AIDESEP y CONACAMI. Acep­to con gus­to y humil­dad la invi­ta­ción y me sien­to hon­ra­do de poder expre­sar una cuan­tas ideas que pue­dan fomen­tar el enten­di­mien­to entre todos los perua­nos, la jus­ti­cia social, la equi­dad cul­tu­ral y la coexis­ten­cia pací­fi­ca y crea­ti­va de todas las expre­sio­nes his­tó­ri­co-cul­tu­ra­les del país.

El pilla­je neo­li­be­ral

El gran geó­gra­fo inglés David Har­vey ha afir­ma­do que en esta eta­pa tar­día del capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral y glo­bal el pro­ce­so de acu­mu­la­ción del capi­tal toma una nue­va for­ma que él deno­mi­na “accu­mu­la­tion by dis­pos­ses­sion”, es decir acu­mu­la­ción por des­po­joacu­mu­la­ción por pilla­je. La acu­mu­la­ción por des­po­jo es el motor del neo­li­be­ra­lis­mo que aspi­ra a mer­can­ti­li­zar todos los ele­men­tos de la natu­ra­le­za y del mun­do e inclu­so del uni­ver­so: todos los recur­sos, tie­rras, aguas, aire, ani­ma­les, plan­tas, mine­ra­les, pai­sa­jes y sobre todo la gen­te pue­den y deben ser mer­can­ti­li­za­dos. Es decir, tie­nen un pre­cio y el capi­tal los pue­de tomar (no sola­men­te com­prar­los) y dis­po­ner de ellos para su pro­pio bene­fi­cio y ganan­cia.

Inclu­so el tras­torno –o colap­so- de Wall Street pue­de enten­der­se como el resul­ta­do inten­cio­nal de la “acu­mu­la­ción por des­po­jo”. Los engan­ches finan­cie­ros e hipo­te­ca­rios apa­ren­te­men­te bara­tos y final­men­te impa­ga­bles fue­ron ofre­ci­dos al pro­le­ta­ria­do domés­ti­co de los Esta­dos Uni­dos con el pleno cono­ci­mien­to de los ban­que­ros y pres­ta­mis­tas de que los com­pra­do­res iban a fallar en sus pagos (por el ale­vo­so aumen­to astro­nó­mi­co de las tasas de inte­rés) con lo que la ins­ti­tu­ción finan­cie­ra se podía reapro­piar de las casas y tam­bién de los pri­me­ros meses de pagos hipo­te­ca­rios de las víc­ti­mas de este pilla­je. Las tram­pas finan­cie­ras y “lega­les” de estos robos a mano arma­da del neo­li­be­ra­lis­mo, en el caso de los Esta­dos Uni­dos, son invi­si­bi­li­za­das por los apa­ra­tos mediá­ti­cos que for­man par­te de los con­glo­me­ra­dos finan­cie­ros y ban­ca­rios siem­pre más mono­pó­li­cos y en aso­cia­ción con el gobierno fede­ral de los EEUU. El públi­co gene­ral tie­ne gran­des difi­cul­ta­des en enten­der qué es lo que exac­ta­men­te ha ocu­rri­do y por qué repen­ti­na­men­te el sis­te­ma finan­cie­ro y de cré­di­to deja de fun­cio­nar.

Oca­sio­nal­men­te, sin embar­go, has­ta la auto­cen­su­ra de los medios de comu­ni­ca­ción en un des­cui­do deja esca­par algu­nos datos de los horro­res de este sis­te­ma eco­nó­mi­co y social. En el New York Times del 11 de octu­bre de 2009 apa­re­ce la noti­cia de que nume­ro­sos cadá­ve­res de fami­lia­res muer­tos son aban­do­na­dos en la mor­gue y en los hos­pi­ta­les por­que la gen­te no tie­ne dine­ro para pagar el entie­rro o la cre­ma­ción. Sos­pe­cho que ni siquie­ra en los peo­res momen­tos de la Edad Media euro­pea se lle­gó a estos extre­mos de mise­ria y deso­la­ción. La muer­te de un ser que­ri­do se con­vier­te en mer­can­cía para la agen­cia fune­ra­ria (pri­va­da) y para el cemen­te­rio (casi siem­pre en sub­con­tra­to de la ciu­dad con agen­cias pri­va­das). Aquí la acu­mu­la­ción por des­po­jo se qui­ta toda más­ca­ra de dig­ni­dad hipó­cri­ta y anun­cia en spots tele­vi­si­vos per­fec­ta­men­te fil­ma­dos que es indis­pen­sa­ble que todo indi­vi­duo de la ter­ce­ra edad empie­ce a pagar en cómo­das cuo­tas men­sua­les su pro­pio entie­rro.

He dedi­ca­do algu­nas líneas a comen­tar estas mani­fes­ta­cio­nes del neo­li­be­ra­lis­mo en los mis­mos EE.UU. por­que es a par­tir de este mode­lo socio­eco­nó­mi­co, de este para­dig­ma ideo­ló­gi­co que se nos impo­ne coti­dia­na­men­te por los medios como sal­va­ción que hay que des­ci­frar, ana­li­zar, cri­ti­car y even­tual­men­te derro­tar en sus inter­pre­ta­cio­nes polí­ti­cas y empre­sa­ria­les a las éli­tes perua­nas en su adop­ción ser­vil del mode­lo y en su imple­men­ta­ción auto­ri­ta­ria del mis­mo.

El geno­ci­dio enmas­ca­ra­do

Unos de los éxi­tos más obvios del colo­nia­lis­mo euro­peo y esta­dou­ni­den­se impues­to a los pue­blos indí­ge­nas de todo el con­ti­nen­te des­de el siglo XVI, fue la cons­truc­ción de un dis­cur­so ideo­ló­gi­co gene­ra­li­za­do que logró enmas­ca­rar a los ojos del mun­do y de la his­to­ria el ver­da­de­ro holo­caus­to de los pue­blos ori­gi­na­rios de las Amé­ri­cas. Duran­te los pri­me­ros cien años de ocu­pa­ción mili­tar espa­ño­la el 95 por cien­to de los indí­ge­nas de Amé­ri­ca des­apa­re­ció. La gue­rra con­ven­cio­nal y bac­te­rio­ló­gi­ca suma­da a la gue­rra ambien­tal o eco­ló­gi­ca logra­ron exter­mi­nar a los millo­nes de pue­blos indí­ge­nas que por mile­nios habían pros­pe­ra­do en el con­ti­nen­te y cons­truí­do sofis­ti­ca­das y com­ple­jas for­mas de civi­li­za­ción. Los estu­dios recien­tes de demo­gra­fía his­tó­ri­ca empie­zan a ilu­mi­nar este perío­do horro­ro­so de la expan­sión euro­pea y el cos­to ver­da­de­ro que la huma­ni­dad indí­ge­na tuvo que pagar para el cre­ci­mien­to des­me­di­do de Espa­ña, Euro­pa y pos­te­rior­men­te Esta­dos Uni­dos.

Nin­gún tex­to de his­to­ria y muy pocas escue­las de pen­sa­mien­to social con­ven­cio­nal han lla­ma­do a estas masa­cres masi­vas de hom­bres, muje­res, niños y ancia­nos por su ver­da­de­ro nom­bre: geno­ci­dio. Si los más de 90 millo­nes de muer­tos cau­sa­dos por la Segun­da Gue­rra Mun­dial mere­cen el trá­gi­co nom­bre de geno­ci­dio y los 6 o más millo­nes de judíos ani­qui­la­dos por el nazis­mo se recuer­dan como víc­ti­mas ino­cen­tes del holo­caus­to, nada com­pa­ra­ble ha sido recor­da­do, escri­to, con­me­mo­ra­do para los 300 o más millo­nes de pue­blos indios que murie­ron para enri­que­cer a las monar­quías euro­peas y a las oli­gar­quías colo­nia­les y neo­co­lo­nia­les. El reite­ra­do silen­cio de las inte­lec­tua­li­da­des nacio­na­les sobre este dolo­ro­so y san­grien­to comien­zo de la vida de Occi­den­te en Amé­ri­ca mar­ca la suce­si­va sis­te­má­ti­ca alie­na­ción de las socie­da­des nacio­na­les ante los pro­pios pue­blos indí­ge­nas que logra­ron sobre­vi­vir y coexis­tir con los nue­vos amos.

Hacia media­dos de los años de 1960 la antro­po­lo­gía fran­ce­sa intro­du­jo el tér­mino «etno­ci­dio» para sig­ni­fi­car las polí­ti­cas y prác­ti­cas de agre­sión y vio­len­cia de los Esta­dos y el sec­tor pri­va­do hacia los pue­blos indí­ge­nas. Los barí de Colom­bia, caza­dos como ani­ma­les por los colo­nos mes­ti­zos, se vol­vie­ron el emble­ma de esta nue­va tipo­lo­gía del neo­co­lo­nia­lis­mo. A los barí les siguie­ron las reve­la­cio­nes sobre el etno­ci­dio de los gua­ya­kí de Para­guay, los ñam­bik­wa­ra de Bra­sil y otros cen­te­na­res de gru­pos indí­ge­nas de los que ni siquie­ra se cono­cía la exis­ten­cia afue­ra de los círcu­los de la antro­po­lo­gía. Lo absur­do de todo este movi­mien­to ini­cial de la “antro­po­lo­gía de res­ca­te” es que no intere­sa­ba tan­to la vida de los indí­ge­nas como el regis­tro y docu­men­ta­ción de sus cul­tu­ras y len­guas en peli­gro de extin­ción. No era sufi­cien­te que pue­blos indí­ge­nas ente­ros fue­ran diez­ma­dos o exter­mi­na­dos para que las comu­ni­da­des nacio­na­les, los gobier­nos y los aca­dé­mi­cos lla­ma­ran las cosas por su ver­da­de­ro nom­bre: está­ba­mos asis­tien­do pasi­va­men­te al geno­ci­dio de pue­blos ente­ros.

Cual­quier dic­cio­na­rio defi­ne al geno­ci­dio como “la des­truc­ción deli­be­ra­da y sis­te­má­ti­ca de un gru­po étni­co-cul­tu­ral, polí­ti­co o reli­gio­so”. Cómo y con qué méto­dos se lle­ve a cabo la des­truc­ción de un gru­po humano y cuán nume­ro­so el gru­po tie­ne que ser, no cons­ti­tu­yen obs­tácu­los para tipi­fi­car el hecho como geno­ci­dio. Los pocos cen­te­na­res de ñam­bik­wa­ra, o los miles de wito­to del Ama­zo­nas que fue­ron exter­mi­na­dos por los cau­che­ros perua­nos a fina­les del siglo XIX son tan víc­ti­mas de geno­ci­dio como los 800.000 tutsihutus de Rwan­da o los millo­nes de arme­nios vic­ti­ma­dos por el Esta­do tur­co-oto­mano.

En 1971 un gru­po de antro­pó­lo­gos lati­no­ame­ri­ca­nos se reu­nió en la isla cari­be­ña de Bar­ba­dos para deba­tir la situa­ción de los pue­blos indí­ge­nas de las tie­rras bajas de Cen­tro y Suda­mé­ri­ca. La Decla­ra­ción de Bar­ba­dos I sobre la vio­len­cia sis­te­má­ti­ca, el des­po­jo y las agre­sio­nes arma­das a las que los pue­blos indí­ge­nas esta­ban some­ti­dos cau­só algu­nas reac­cio­nes entre los misio­ne­ros y los antro­pó­lo­gos y prác­ti­ca­men­te nin­gu­na res­pues­ta de los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos que siguie­ron igno­ran­do la situa­ción de etno/​genocidio que se daba al inte­rior de sus paí­ses. Un solo gobierno res­pon­dió con rapi­dez al desa­fío de estas denun­cias. La dic­ta­du­ra mili­tar de Uru­guay requi­só inme­dia­ta­men­te todos los ejem­pla­res del libro de Bar­ba­dos I –publi­ca­do en espa­ñol pre­ci­sa­men­te por una edi­to­rial uru­gua­ya- y en la mejor tra­di­ción nazi-fas­cis­ta los man­dó a que­mar. Se sal­vó la edi­ción en inglés por­que se publi­có en Sui­za. ¿Cómo inter­pre­tar este celo de los cen­so­res mili­ta­res uru­gua­yos? Creo que sin ni siquie­ra saber­lo las dic­ta­du­ras mili­ta­res de Suda­mé­ri­ca que desem­bo­ca­ron en Pino­chet asu­mie­ron para sí el rol de guar­dia­nes de la his­to­ria ofi­cial de Occi­den­te. Del Occi­den­te cris­tiano y civi­li­za­do, cuyas expre­sio­nes más altas de civi­li­za­ción son que ha sabi­do asi­mi­lar e inte­grar (o eli­mi­nar) a los pue­blos ori­gi­na­rios del con­ti­nen­te que vivían en la bar­ba­rie y en la oscu­ri­dad.

Nadie en nues­tros paí­ses, y espe­cial­men­te en Perú, quie­re admi­tir que hay una corrien­te sub­te­rrá­nea per­ma­nen­te de polí­ti­cas sis­te­má­ti­cas de geno­ci­dio de los pue­blos indí­ge­nas. En 1967 yo mis­mo denun­cié en la revis­ta Ama­ru (Nº 3, julio-sep­tiem­bre) que el gobierno de Fer­nan­do Belaún­de Terry había man­da­do avio­nes de la FAP a bom­bar­dear con bom­bas incen­dia­rias al pue­blo matsés del alto Yaque­ra­na. Para lle­var ade­lan­te esta acción civi­li­za­do­ra el gobierno “demo­crá­ti­co” de Belaún­de pidió ayu­da a la Inter­na­tio­nal Petro­leum Com­pany para que sus inge­nie­ros y téc­ni­cos esta­dou­ni­den­ses ense­ña­ran a los mili­ta­res perua­nos cómo cons­truir bom­bas incen­dia­rias. Las popu­la­res bom­bas Napalm que los EEUU esta­ban usan­do masi­va­men­te en Viet­nam. Los bom­bar­deos fue­ron eje­cu­ta­dos por la FAP con la ayu­da logís­ti­ca de heli­cóp­te­ros de los EEUU espe­cial­men­te trai­dos des­de Pana­má.

¿Cómo lla­mar este even­to? ¿Con qué hipó­cri­tas metá­fo­ras escon­der esta bar­ba­rie? ¿Qué más nece­si­ta hacer un gobierno, un Esta­do nacio­nal y sus empre­sa­rios a los pue­blos indí­ge­nas del Ama­zo­nas para que la acu­sa­ción de geno­ci­dio entre a for­mar par­te del léxi­co legal inter­na­cio­nal y los gobier­nos cul­pa­bles de esta polí­ti­cas sean res­pon­sa­bi­li­za­dos?

La suma de estas polí­ti­cas escan­da­lo­sas de etno/​genocidio lle­gó a reper­cu­tir tan­to en la opi­nión públi­ca euro­pea que en 1981 la fun­da­ción Ber­trand Rus­sell con­vo­có al IV Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal Ber­trand Rus­sell sobre los Dere­chos Huma­nos de los Pue­blos Indí­ge­nas. El Tri­bu­nal y su jura­do inter­na­cio­nal reu­ni­dos en Rot­ter­dam (Holan­da) escu­cha­ron y revi­sa­ron una mues­tra de más de mil casos de for­mas deli­be­ra­das y sis­te­má­ti­cas de etno/​genocidio come­ti­dos con­tra de los pue­blos indí­ge­nas de Amé­ri­ca por los gobier­nos y las empre­sas pri­va­das. La con­de­na moral del Tri­bu­nal Rus­sell si bien no cau­só moles­tia algu­na a los gobier­nos por lo menos sir­vió para ampliar la con­cien­cia en un sec­tor ilus­tra­do de la opi­nión públi­ca lati­no­ame­ri­ca­na y fue capi­ta­li­za­da por algu­nas de las orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas y sus miem­bros.

Sin embar­go la fuer­za ideo­ló­gi­ca y mediá­ti­ca de los suce­si­vos gobier­nos, el apo­yo que reci­ben del poder impe­rial, tan­to en arma­men­tos como en sus­ten­tos ideo­ló­gi­cos, logran man­te­ner invi­si­bles a las varias moda­li­da­des de agre­sio­nes y vio­len­cias sis­te­má­ti­cas en con­tra de los pue­blos y comu­ni­da­des indí­ge­nas. Des­de las matan­zas a car­go de la poli­cía y el ejér­ci­to que ocu­rren en la sel­va cen­tral en los años 1964 – 65, lue­go en el Madre de Dios, pasan­do por las masa­cres del senderismo/​tupamarismo y del ejér­ci­to en la déca­da trá­gi­ca para desem­bo­car en los miles de refu­gia­dos asha­nín­ka, nomatsi­guen­ga y otros pue­blos ama­zó­ni­cos obli­ga­dos a aban­do­nar sus terri­to­rios y exi­lar­se en la pobre­za más abso­lu­ta, la his­to­ria recien­te de la Ama­zo­nía mani­fies­ta de mane­ra ine­quí­vo­ca e irre­ba­ti­ble la estruc­tu­ra polí­ti­ca geno­ci­da del Esta­do peruano en rela­ción con los pue­blos indí­ge­nas de la sel­va. Hay una sola excep­ción a esta estruc­tu­ra polí­ti­ca geno­ci­da, y como excep­ción con­fir­ma pre­ci­sa­men­te la nor­ma, se tra­ta del perío­do de pocos años de la revo­lu­ción velas­quis­ta que ofre­ció res­pi­ro polí­ti­co y lega­li­dad a los pue­blos y orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas de la Ama­zo­nía para su ade­cua­ción a las nue­vas embes­ti­das del mer­ca­do neo­li­be­ral.

Eco­no­mía polí­ti­ca del geno­ci­dio

Cabe pre­gun­tar­se ¿Por qué el velas­quis­mo fue una excep­ción? ¿Cómo expli­car­se que aun den­tro del mar­co “revo­lu­cio­na­rio” y popu­lar del velas­quis­mo la expan­sión a fie­rro y fue­go en pue­blos y tie­rras ama­zó­ni­cas dis­mi­nu­yó e inclu­so hubo logros en la con­so­li­da­ción de medi­das legis­la­ti­vas de apo­yo a los recla­mos terri­to­ria­les indí­ge­nas? La expli­ca­ción de esta apa­ren­te con­tra­dic­ción hay que bus­car­la en el des­fa­se estruc­tu­ral de la eco­no­mía perua­na de las déca­das de los 60 y 70 en rela­ción con las refor­mas de la eco­no­mía libe­ral que se esta­ban pro­du­cien­do en los EEUU e Ingla­te­rra y que cul­mi­na­ron con la con­so­li­da­ción de la Escue­la de Eco­no­mía de Chica­go que dio nue­vo impul­so a la eco­no­mía neo­clá­si­ca con el nom­bre y el pro­gra­ma del neo­li­be­ra­lis­mo.

En sín­te­sis, esta nue­va ver­sión de la eco­no­mía bur­gue­sa pro­po­nía la no inter­ven­ción del gobierno y el Esta­do en el mer­ca­do –éste se ajus­ta por sí solo a los vai­ve­nes de la pro­duc­ción-cir­cu­la­ción-con­su­mo-; el rol tra­di­cio­nal del Esta­do como regu­la­dor de las dis­fun­cio­na­li­da­des y des­igual­da­des socio­eco­nó­mi­cas tie­ne que ser eli­mi­na­do; no más esta­do de bien­es­tar social, sino dejar que la ley de la com­pe­ten­cia y efi­cien­cia se con­vier­ta en el ente regu­la­dor del mer­ca­do. Mar­ga­ret That­cher en Ingla­te­rra y Ronald Reagan en EEUU fue­ron los aban­de­ra­dos de esta ver­sión radi­ca­li­za­da –y has­ta extre­mis­ta- de la eco­no­mía libe­ral. El Perú de los 70 pasó impu­ne­men­te por estas refor­mas neo­li­be­ra­les mien­tras en Chi­le la dic­ta­du­ra mili­tar las imple­men­tó a pun­ta de bayo­ne­ta, des­apa­re­ci­dos y tor­tu­ras logran­do efec­ti­va­men­te enri­que­cer de mane­ra ver­gon­zo­sa a su oli­gar­quía y empo­bre­cer a tra­ba­ja­do­res, cam­pe­si­nos y mapu­ches que fue­ron des­po­seí­dos de todos sus recur­sos. En el Perú del velas­quis­mo, en cam­bio, una par­te impor­tan­te de la diri­gen­cia polí­ti­ca y una peque­ña cúpu­la mili­tar creía –aun sin decir­lo dema­sia­do en voz alta- en la ruta de una social­de­mo­cra­cia adap­ta­da a las nece­si­da­des del país y sus pue­blos. Y sobre todo en un Esta­do con pode­res regu­la­do­res y una éti­ca de jus­ti­cia social. Como se sabe, a par­tir del gol­pe de Mora­les Ber­mú­dez el evan­ge­lio neo­li­be­ral vol­vió a tomar el con­trol del Esta­do y de los gobier­nos sin lograr del todo la can­ce­la­ción total de las refor­mas estruc­tu­ra­les que había esta­ble­ci­do el velas­quis­mo.

Acu­mu­la­ción por des­po­jo y etno/​genocidio

¿Qué tie­ne que ver todo esto con los pue­blos indí­ge­nas de la Ama­zo­nía? Es aquí don­de hay que reto­mar la pro­pues­ta ana­lí­ti­ca de David Har­vey y su tesis de que en esta fase del capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral glo­bal el pro­ce­so de acu­mu­la­ción del capi­tal se da a par­tir del des­po­jo o del pilla­je de recur­sos, fuer­za de tra­ba­jo y has­ta dine­ro que están toda­vía bajo rela­ti­vo con­trol de algu­nas cla­ses, gru­pos o, como en el caso de la Ama­zo­nía, de las nacionalidades/​etnias indí­ge­nas. La mis­ma his­to­ria de la expansi��n nacio­nal de las fron­te­ras agro­fo­res­ta­les y aho­ra minero/​petroleras expli­ca por qué el des­po­jo se tie­ne que dar en los terri­to­rios de los pue­blos indí­ge­nas. ¿Adón­de más pue­de el capi­tal hacer pilla­je y saqueo? ¿Adón­de están toda­vía los bos­ques, las aguas, la rique­za bió­ti­ca, los mine­ra­les, y des­afor­tu­na­da­men­te el petró­leo sino en la Ama­zo­nía indí­ge­na? Este Perú de los terri­to­rios indí­ge­nas, que el Perú ofi­cial, el Perú de la oli­gar­quía en el poder, el Perú de las cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les, de los mal lla­ma­dos acuer­dos o tra­ta­dos de libre comer­cio con­si­de­ra como “colo­nias inter­nas” que se pue­den inva­dir, ocu­par mili­tar­men­te, some­ter, con­quis­tar, saquear. No nos olvi­de­mos que fue Belaún­de quien acu­ñó la fra­se dig­na de Piza­rro: “La con­quis­ta del Perú por los perua­nos” y que aho­ra este con­cep­to de impe­ria­lis­mo bara­to ha sufri­do la meta­mor­fo­sis del “perro del hor­te­lano” en un alar­de pre­si­den­cial de “pro­fun­do aná­li­sis his­tó­ri­co social”.

Hay nece­si­dad de dis­fra­zar el des­po­jo y las con­si­guien­tes muer­tes por ina­ni­ción de los pue­blos saquea­dos con un apa­ra­ta­je lega­lis­ta que pue­da ser dige­ri­do por la opi­nión públi­ca urba­na y por las enti­da­des finan­cie­ras mul­ti­la­te­ra­les. En esto la post­de­mo­cra­cia perua­na ha avan­za­do mucho a par­tir de las ense­ñan­zas y de las prác­ti­cas polí­ti­cas de los EEUU. Todo robo, todo saqueo, toda ocu­pa­ción terri­to­rial, toda incau­ta­ción de bie­nes y final­men­te toda vio­len­cia arma­da tie­ne que estar res­pal­da­da por una o más leyes. No hace fal­ta remon­tar­se a Marx para dar­se cuen­ta de que las leyes –inclu­so las que aprue­ban a car­pe­ta­zo los con­gre­sis­tas dili­gen­te­men­te ele­gi­dos por el pue­blo- cons­ti­tu­yen sim­ple­men­te el plan pro­gra­má­ti­co para eje­cu­tar el robo con una apa­rien­cia de civi­li­za­ción. Es decir, que es impor­tan­te para los gober­nan­tes del neo­li­be­ra­lis­mo guar­dar un cier­to esti­lo de con­duc­ta públi­ca que los dis­tan­cie de los nar­co­tra­fi­can­tes y del este­reo­ti­po del dic­ta­dor de las repú­bli­ca bana­ne­ras. Sin embar­go los resul­ta­dos son los mis­mos: los pue­blos indí­ge­nas son depre­da­dos de tie­rras que han ocu­pa­do por mile­nios y recur­sos con los que han con­vi­vi­do de mane­ra pro­duc­ti­va y repro­duc­ti­va des­de tiem­pos inme­mo­ria­les. ¿Quié­nes han domes­ti­ca­do la tota­li­dad de las plan­tas comes­ti­bles y de uso de la Ama­zo­nía andi­na y de la sel­va baja? ¿Quié­nes han crea­do y recrea­do el pai­sa­je civi­li­za­do del bos­que ama­zó­ni­co que duran­te mile­nios fue capaz de sus­ten­tar la vida de millo­nes –no miles, sino millo­nes- de per­so­nas? No fue­ron cier­ta­men­te los euro­peos ni los ciu­da­da­nos crio­llos de la repu­bli­ca oli­gár­qui­ca deci­mo­nó­ni­ca y con­tem­po­rá­nea exper­tos sólo en la devas­ta­ción del bos­que, en la depre­da­ción de los ani­ma­les, en la con­ta­mi­na­ción de las aguas y en el ultra­je per­ma­nen­te de los pue­blos ama­zó­ni­cos.

La acu­mu­la­ción por des­po­jo está sien­do impues­ta por el gobierno de Alan Gar­cía y demás agen­tes de la oli­gar­quía finan­cie­ro-empre­sa­rial como modo eco­nó­mi­co extrac­ti­vo domi­nan­te en la Ama­zo­nía. Las víc­ti­mas de este anti­guo y reno­va­do sis­te­ma de rapi­ña no son sola­men­te los pue­blos indí­ge­nas, los ribe­re­ños y los colo­nos pobres, sino toda la den­sa red de rela­cio­nes bió­ti­co-socia­les que per­mi­ten la reno­va­ción de los recur­sos y enri­que­cen el pai­sa­je en su diver­si­dad pro­duc­ti­va y su capa­ci­dad rege­ne­ra­ti­va. Al final de este modo cri­mi­nal de extrac­ción y acu­mu­la­ción sólo que­dan desier­tos, saba­nas impro­duc­ti­vas, pue­blos ente­ros des­apa­re­ci­dos o dema­sia­do debi­li­ta­dos para recons­ti­tuir­se como agen­tes de su pro­pia his­to­ria. Inclu­so una lec­tu­ra super­fi­cial de la his­to­ria bió­ti­co-cul­tu­ral de la Ama­zo­nía nos da los cla­ros indi­cios de que éstos serán los resul­ta­dos fina­les del saqueo. La trá­gi­ca iro­nía de estas empre­sas de la eco­no­mía libe­ral-bur­gue­sa es que la acu­mu­la­ción escan­da­lo­sa de rique­za en pocas manos nacio­na­les y trans­na­cio­na­les ter­mi­na esfu­mán­do­se en un mun­do finan­cie­ro y ban­ca­rio espe­cu­la­ti­vo fun­da­men­tal­men­te corrup­to que rein­vier­te de mane­ra inces­tuo­sa las ganan­cias en su pro­pia repro­duc­ción de cla­se sin dejar que nada de esta rique­za se redis­tri­bu­ya ni siquie­ra par­cial­men­te hacia aba­jo, hacia los pue­blos saquea­dos o hacia pro­yec­tos pro­duc­ti­vos con obje­ti­vos mora­les de jus­ti­cia social.

¿Qué hacer?

Des­de los años 70 los pue­blos indí­ge­nas de la Ama­zo­nía ‑las comu­ni­da­des nati­vas- han irrum­pi­do de mane­ra incon­te­ni­ble en el esce­na­rio social, polí­ti­co y cul­tu­ral nacio­nal. Los pue­blos indí­ge­nas de la Ama­zo­nía han entra­do de lleno al Perú ador­me­ci­do y embau­ca­do por el con­su­mis­mo de bara­ti­jas, por la des­es­pe­ran­za, por el des­en­ga­ño cícli­co de los par­ti­dos, y por la ine­quí­vo­ca cer­te­za de que el sis­te­ma todo es corrup­to e irrem­pla­za­ble. Los pue­blos indí­ge­nas ama­zó­ni­cos orga­ni­za­dos son un tes­ti­mo­nio per­ma­nen­te de que ellos tam­bién son par­te del Perú mar­ti­ri­za­do por los horro­res de la amar­ga, men­te­ca­ta e inú­til déca­da de vio­len­cia. Creo que la gran y monu­men­tal ense­ñan­za que los pue­blos indí­ge­nas de la Ama­zo­nía nos están dan­do es que se orga­ni­zan y reor­ga­ni­zan, pres­cin­den de los par­ti­dos, no se dejan sedu­cir por ideo­lo­gías y prác­ti­cas polí­ti­cas gene­ra­das al exte­rior de sus tra­yec­to­rias his­tó­ri­co-cul­tu­ra­les y menos se han deja­do embau­car por la retó­ri­ca del desa­rro­llis­mo y moder­ni­za­ción que duran­te varias déca­das han sido el dis­fraz del pro­yec­to del capi­ta­lis­mo glo­bal.

Mien­tras la cla­se obre­ra está sien­do divi­di­da y des­ar­ti­cu­la­da por un mode­lo de pro­duc­ción indus­trial (e inclu­so mine­ra) frag­men­ta­do que obs­ta­cu­li­za las for­mas tra­di­cio­na­les de lucha sin­di­cal; mien­tras el des­em­pleo y sub­em­pleo urbano aumen­tan ver­ti­gi­no­sa­men­te; y mien­tras el cam­pe­si­na­do indí­ge­na y mes­ti­zo ha sido arrin­co­na­do a moda­li­da­des pro­duc­ti­vas poco ren­ta­bles en un mer­ca­do com­pe­ti­ti­vo de des­ven­ta­ja fren­te a las agro­in­dus­trias de alta tec­no­lo­gía y con­cen­tra­ción de capi­tal; los pue­blos indí­ge­nas de la Ama­zo­nía, en cam­bio, han logra­do man­te­ner un cier­to gra­do de auto­no­mía y des­vin­cu­la­ción del mer­ca­do capi­ta­lis­ta apo­yán­do­se en la recons­ti­tu­ción y refor­za­mien­to de sus eco­no­mías socia­les (las eco­no­mías mix­tas de sub­sis­ten­cia).

Es obvio que la pobre­za sigue sub­sis­tien­do y que se acen­túa en aque­llas regio­nes don­de la pér­di­da de recur­sos y la des­truc­ción ambien­tal ponen a la comu­ni­dad en la dis­yun­ti­va de ven­der su fuer­za de tra­ba­jo a las empre­sas extrac­ti­vas o migrar de mane­ra cir­cu­lar a otras zonas. Pero es así mis­mo cla­ro que las comu­ni­da­des nati­vas en gran par­te han sabi­do evi­tar la diso­lu­ción de la enti­dad étnico/​comunal por aban­dono y desidia ten­dien­do a recons­ti­tuir­se social y cul­tu­ral­men­te inclu­so en con­di­cio­nes muy des­fa­vo­ra­bles. Es el caso de las comu­ni­da­des ashá­nin­kas del Ene mar­ti­ri­za­das, depor­ta­das y des­pla­za­das por el sen­de­ris­mo y el ejér­ci­to en una gue­rra de ani­qui­la­ción étni­ca imple­men­ta­da con igual cruel­dad e idio­tez por los dos ban­dos. Es impo­si­ble no ver en el caso de la espan­to­sa vio­len­cia en con­tra de los ashá­nin­ka del Ene la inten­ción geno­ci­da de esas dos ver­sio­nes fun­da­men­ta­lis­tas de un mis­mo pro­yec­to nacio­na­lis­ta de “asi­mi­la­ción por exter­mi­nio”. Y a pesar de todo los ashá­nin­ka viven, cre­cen, se adap­tan, se orga­ni­zan y nos dan lec­cio­nes de espe­ran­zas.

No hay fór­mu­las polí­ti­cas ni rece­tas cul­tu­ra­les para com­par­tir con los pue­blos indí­ge­nas que se enfren­tan a reno­va­das for­mas de opre­sión y vio­len­cia de Esta­do, a las polí­ti­cas geno­ci­das ocul­tas deba­jo de la retó­ri­ca de la moder­ni­za­ción y el desa­rro­llo. Y si las hubie­ra serían fru­to de la mis­ma expe­rien­cia his­tó­ri­ca de cada pue­blo opri­mi­do. Noso­tros (yo) somos tes­ti­gos, la mayo­ría de las veces leja­nos y ausen­tes, que com­par­ti­mos los sufri­mien­tos y la rabia de los pue­blos ama­zó­ni­cos e inten­ta­mos des­en­ma­ra­ñar los enga­ños, las tram­pas, y el pro­yec­to delin­cuen­te de esta vie­ja y nue­va empre­sa colo­nia­lis­ta lla­ma­da desa­rro­llo y moder­ni­dad. La resis­ten­cia de los indí­ge­nas a la opre­sión y al exter­mi­nio sutil o abier­to orga­ni­za­do por el Esta­do y sus amos nacio­na­les o trans­na­cio­na­les tie­ne una lar­ga his­to­ria que se remon­ta al siglo XVI. Poco hay que ense­ñar­les a los awa­jún, por ejem­plo, que ya en el siglo XVII expul­sa­ron a los espa­ño­les de sus terri­to­rios o a los ashá­nin­ka que cerra­ron las entra­das a la sel­va cen­tral a los espa­ño­les y perua­nos des­de 1742 has­ta 1848. Qué se le pue­de ofre­cer en el cam­po de la orga­ni­za­ción etno-polí­ti­ca a los yanesha que empe­za­ron a orga­ni­zar­se para le defen­sa de sus tie­rras en 1967. Lo úni­co que noso­tros (yo) en soli­da­ri­dad les ofre­ce­ría es el rela­to de sus his­to­rias de auto­no­mía y resis­ten­cia, el com­pen­dio de siglos de opo­si­ción a ser some­ti­dos, la memo­ria pro­fun­da de sus pro­yec­tos socia­les y cul­tu­ra­les utó­pi­cos que algu­nos de noso­tros, fue­re­ños indis­cre­tos, lle­ga­mos a vis­lum­brar y com­pren­der al calor de su hos­pi­ta­li­dad.

Sté­fano Vare­se es Antro­pó­lo­go, cate­drá­ti­co en el Depar­ta­men­to de Estu­dios Indí­ge­nas (Nati­ve Ame­ri­can Stu­dies) en la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia, Davis.

Fuen­te: http://​www​.ser​vin​di​.org/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​2​5​040

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *