La CIA auto­ri­za el ase­si­na­to de musul­ma­nes por cons­ti­tuir una “ame­na­za para Esta­dos Uni­dos” – Rebe­lion.

104989_1

“Os encan­ta esta­ble­cer leyes Pero dis­fru­táis mucho más rom­pién­do­las”

Kha­lil Gibran

“La lis­ta de la CIA de per­so­nas que se deben eli­mi­nar” es un tér­mino emplea­do por los medios para desig­nar a una serie de hom­bres musul­ma­nes sobre los que pesa una orden de ase­si­na­to por con­si­de­rar­les una ame­na­za para los Esta­dos Uni­dos. Como Pre­si­den­te, Bush uti­li­zó la fra­se para su lis­ta de sos­pe­cho­sos de “terro­ris­mo” cuan­do esa polí­ti­ca se hizo públi­ca por vez pri­me­ra a media­dos de diciem­bre de 2002. Tan pron­to apa­re­cen deter­mi­na­dos nom­bres en la “lis­ta” como des­pués se reti­ran y por eso es com­pli­ca­do ase­gu­rar­se de quié­nes son los que actual­men­te están en peli­gro (1). El anun­cio de Bush, cons­cien­te de las prohi­bi­cio­nes en con­tra de los ase­si­na­tos con­te­ni­das en las órde­nes eje­cu­ti­vas de ante­rio­res pre­si­den­tes, desig­na­ba a los sos­pe­cho­sos como “com­ba­tien­tes enemi­gos”, a fin de evi­tar una con­fron­ta­ción direc­ta con las leyes de la gue­rra (LOW, por sus siglas en inglés), tam­bién cono­ci­das como leyes que rigen en los con­flic­tos arma­dos (LOAC, por sus siglas en inglés), a las que está vin­cu­la­do EEUU (2). Los infor­mes a los medios de Den­nis Blair, el Direc­tor de la Inte­li­gen­cia Nacio­nal, en un tes­ti­mo­nio ante el Comi­té de Inte­li­gen­cia del Con­gre­so, el 3 de febre­ro de 2010, no hacen men­ción a “com­ba­tien­tes enemi­gos” por­que inten­ta­ba reser­var­se el dere­cho a incluir en la dicho­sa lis­ta a ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses como obje­ti­vos de ase­si­na­to (3). Pos­te­rior­men­te, el 6 de abril de 2010, un por­ta­voz de la comu­ni­dad de la inte­li­gen­cia denun­ció que se había aña­di­do a la lis­ta de la CIA de per­so­nas que se deben eli­mi­nar a Anwar al-Aula­qi, un clé­ri­go musul­mán y ciu­da­dano esta­dou­ni­den­se (4). El imán es cono­ci­do por sus decla­ra­cio­nes de fe en Inter­net. Como es ciu­da­dano esta­dou­ni­den­se, es nece­sa­rio que el Pre­si­den­te aprue­be la orden de ase­si­na­to. Pero hay algo más impor­tan­te aún, al-Aula­qi es un civil. El Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos (5), fir­ma­do y rati­fi­ca­do por EEUU y que for­ma par­te aho­ra de las Leyes de la Gue­rra, mani­fies­ta (6): “En los paí­ses en que no haya abo­li­do la pena capi­tal, sólo podrá impo­ner­se pena de muer­te por los deli­tos más gra­ves y de con­for­mi­dad con leyes que estén en vigor en el momen­to de come­ter­se el deli­to, que no sean con­tra­rias a las dis­po­si­cio­nes del pre­sen­te Pac­to ni a la Con­ven­ción para la Pre­ven­ción y San­ción del Deli­to de Geno­ci­dio. Esta pena sólo podrá impo­ner­se en cum­pli­mien­to de sen­ten­cia defi­ni­ti­va de un tri­bu­nal com­pe­ten­te”. “Cuan­do la pri­va­ción de la vida cons­ti­tu­ya deli­to de geno­ci­dio, se enten­de­rá que nada de lo dis­pues­to en este artícu­lo excu­sa­rá en modo alguno a los Esta­dos Par­tes del cum­pli­mien­to de nin­gu­na de las obli­ga­cio­nes asu­mi­das en vir­tud de las dis­po­si­cio­nes de la Con­ven­ción para la Pre­ven­ción y la San­ción del Deli­to de Geno­ci­dio”. (Par­te III, Artícu­los 2 y 3). Las Leyes de la Gue­rra prohí­ben expre­sa­men­te ase­si­nar a alguien (Ley de la Gue­rra Terres­tre, Capí­tu­lo 2, pun­to 31). Debi­do a que afec­ta muy cla­ra­men­te a las polí­ti­cas esta­ta­les, tan­to el Pre­si­den­te Ford como Reagan emi­tie­ron órde­nes eje­cu­ti­vas prohi­bien­do el ase­si­na­to. La Orden Eje­cu­ti­va 12333 (4 diciem­bre 1981) del Pre­si­den­te Reagan afir­ma: “Se prohí­be el ase­si­na­to. Nin­gu­na per­so­na emplea­da o actuan­do en nom­bre del gobierno de EEUU se impli­ca­rá, o cons­pi­ra­rá para impli­car­se, en un ase­si­na­to” (Sec­ción 2.11). “Tam­bién se prohí­be la par­ti­ci­pa­ción indi­rec­ta” (Sec­ción 2.12) (7). Hubo un inten­to de con­tra­rres­tar la orden eje­cu­ti­va median­te legis­la­ción (H.R. 19: Acta de 2001 sobre Eli­mi­na­ción de Terro­ris­tas), que no tuvo éxi­to, inten­tán­do­se de nue­vo en 2003, con un nue­vo fra­ca­so. Esa orden sigue vigen­te. Como dere­cho con­sue­tu­di­na­rio, no pue­de sus­ti­tuir­se como tal dere­cho a con­ve­nien­cia del eje­cu­ti­vo. En la Ale­ma­nia del Ter­cer Reich, por ejem­plo, se fue­ron desa­rro­llan­do una serie de leyes que per­se­guían des­po­jar a los judíos del dere­cho a la pro­pie­dad y al tra­ba­jo (8). Tras la libe­ra­ción, se reco­no­ció que esas “leyes” eran sim­ple­men­te tác­ti­cas de geno­ci­dio. Es polí­ti­ca decla­ra­da del Depar­ta­men­to de Defen­sa “cum­plir las leyes de la gue­rra” (9). Anwar al-Aula­qi Anwar al-Aula­qi es un devo­to musul­mán que nació y se edu­có en Esta­dos Uni­dos. Tan­to él como su padre, un anti­guo Minis­tro de Agri­cul­tu­ra del Yemen, han decla­ra­do que no tie­nen cone­xio­nes con al-Qai­da. Ha sido imán suce­si­va­men­te en tres mez­qui­tas de EEUU y el FBI le arres­tó en 2006, libe­rán­do­le des­pués al no encon­trar­le víncu­los con al-Qai­da. Esta­ba en la lis­ta de obje­ti­vos del ejér­ci­to y fue blan­co de un ata­que aéreo de la inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se-yeme­ní sobre la casa en la que se supo­nía que esta­ba; ase­si­nan­do con esa acción a trein­ta per­so­nas (10). Esa ten­ta­ti­va iba con­tra la ley, ya fue­ra como civil o como imán (se con­si­de­ra per­so­nal médi­co a los cape­lla­nes) (11). Es un cri­men de gue­rra ir a por un no com­ba­tien­te en cir­cuns­tan­cia algu­na. Va tam­bién con­tra la ley matar a trein­ta civi­les musul­ma­nes más en una zona no béli­ca (12). EEUU con­si­de­ra a al-Aula­qi como una ame­na­za moti­va­do­ra, “peli­gro­so” des­de que se dijo que tan­to el Mayor Has­san, el psi­quia­tra del ejér­ci­to que mató a varias per­so­nas en su cuar­tel, y el supues­to “sui­ci­da-bom­ba” nige­riano del avión que se diri­gía a Detroit, habían sido influen­cia­dos por su pen­sa­mien­to. Aun­que hay una impru­den­cia extre­ma en afir­mar que al-Aula­qi orde­nó lle­var a cabo deli­tos de vio­len­cia, Den­nis Blair, el direc­tor esta­dou­ni­den­se de la Inte­li­gen­cia Nacio­nal, ha insis­ti­do en que la comu­ni­dad de la inte­li­gen­cia “no actúa con des­cui­do” cuan­do mata a esta­dou­ni­den­ses en el extran­je­ro (13). Se dice que al-Aula­qi cree en la yihad con­tra EEUU en res­pues­ta a la gue­rra esta­dou­ni­den­se con­tra el Islam y los pue­blos musul­ma­nes. Y sobran prue­bas de que EEUU está real­men­te lle­van­do a cabo una gue­rra con­tra el Islam. Diver­sas fuen­tes de noti­cias citan al-Aula­qi dicien­do: “He lle­ga­do a la con­clu­sión de que, para mí, la yihad con­tra EEUU es un deber, al igual que para todos los musul­ma­nes que pue­dan empren­der­la”. “Yihad” es un tér­mino muy amplio que no sig­ni­fi­ca vio­len­cia o acción arma­da, o gue­rra finan­cie­ra, como el pre­si­den­te libio Gad­da­fi recien­te­men­te anun­ció con­tra los sui­zos, o bata­lla de cul­tu­ras. ¿Es deli­to que un imán aprue­be la yihad? ¿Era la can­ción del Movi­mien­to por los Dere­chos Civi­les de EEUU “You got­ta do what the spi­rit say do” un deli­to mere­ce­dor de la pena de muer­te? Si al-Aula­qi coge las armas con­tra EEUU, o acon­se­ja a otros que cojan las armas, enton­ces, bajo la ley esta­dou­ni­den­se, ha come­ti­do un deli­to gra­ve. Pero muy pocas prue­bas con­cre­tas se han pre­sen­ta­do de que al-Aula­qi haya hecho tal cosa. Es un civil que tie­ne dere­cho a un jui­cio jus­to en un tri­bu­nal civil. Como clé­ri­go es un no com­ba­tien­te en un con­tex­to mili­tar. En todos los casos va en con­tra de las leyes de la gue­rra desig­nar como blan­co a un no com­ba­tien­te (14). El Gru­po de Inte­li­gen­cia SITE, que con­tro­la las pági­nas islá­mi­cas en Inter­net y pro­por­cio­na infor­ma­ción a las fuer­zas de cam­po y a las agen­cias de Defen­sa esta­dou­ni­den­ses, atra­jo la aten­ción de la gen­te el 19 de mar­zo de 2010 acer­ca de las decla­ra­cio­nes anti-esta­dou­ni­den­ses y pro-yiha­dis­tas de al-Aula­qi. El co-fun­da­dor de SITE, tra­duc­tor y exper­to en por­ta­les de Inter­net, fue el prin­ci­pal tes­ti­go del gobierno cana­dien­se en el recien­te jui­cio cele­bra­do en Que­bec con­tra Said Namo­uh (15), un musul­mán de Marrue­cos, arres­ta­do y sen­ten­cia­do a cade­na per­pe­tua por cons­pi­rar para poner bom­bas en Aus­tria. Namo­uh no come­tió acto de vio­len­cia alguno. El tes­ti­go ras­treó su dis­co duro, sus correos y escri­tos, en bús­que­da de mate­rial “yiha­dis­ta” que le con­vir­tie­ra en un “pro­pa­gan­dis­ta” de al-Qai­da. SITE es una com­pa­ñía acti­vis­ta con una deter­mi­na­da agen­da. El co-fun­da­dor es un israe­lí que ha ser­vi­do en el ejér­ci­to de Israel, un sio­nis­ta cuyo padre fue ahor­ca­do en Iraq acu­sa­do de ser un espía israe­lí. Black­wa­ter, tris­te­men­te céle­bre por sus matan­zas de civi­les, enu­me­ra a SITE como una fuen­te ines­ti­ma­ble de infor­ma­ción, y este gru­po de inteligencia/​compañía con afán de lucro, reci­be en EEUU medio millón de dóla­res al año libres
de impues­tos. Al selec­cio­nar para su pági­na en Inter­net (16) ejem­plos de resis­ten­cia vio­len­ta entre los 1.600 millo­nes de musul­ma­nes del mun­do, con decla­ra­cio­nes de ima­nes que pro­tes­tan con­tra las matan­zas que otra gen­te, que se dice con moral, no se atre­ve a pro­tes­tar abier­ta­men­te. SITE ofre­ce, creo yo, algo más que un tes­ti­mo­nio o pre­sen­ta­ción impar­cial. Todos aque­llos que están desean­do empren­der la gue­rra con­tra el Islam uti­li­zan ejem­plos de “terro­ris­mo a tra­vés de webs” de extre­mis­tas. A al-Aula­qi se le acu­sa de aso­cia­ción con cono­ci­dos “terro­ris­tas” y de hacer decla­ra­cio­nes reli­gio­sas que en reali­dad son hones­tas. Lo pri­me­ro impli­ca cul­pa­bi­li­dad por aso­cia­ción, aun­que es deber de clé­ri­gos y cape­lla­nes estar abier­to a todos aque­llos que pue­dan nece­si­tar­les. En cuan­to a la hones­ti­dad de las mani­fes­ta­cio­nes reli­gio­sas de al-Aula­qi, la ley esta­dou­ni­den­se garan­ti­za la liber­tad de expre­sión. Tan­to la Cons­ti­tu­ción como la cul­tu­ra esta­dou­ni­den­se res­pal­dan his­tó­ri­ca­men­te tan­to la liber­tad reli­gio­sa como la liber­tad de expre­sión de al-Aula­qi. Es un acto extre­mo sacri­fi­car estas liber­ta­des en fun­ción de la agen­da de un gobierno, espe­cial­men­te en fun­ción de una “gue­rra con­tra el terro­ris­mo”. Los tra­ta­dos y pac­tos inter­na­cio­na­les, las leyes de todos los paí­ses avan­za­dos pro­mue­ven su liber­tad de pen­sa­mien­to, de creen­cia y de mani­fes­tar pen­sa­mien­tos y creen­cias. Si un clé­ri­go afir­ma ver­da­des mora­les que son comu­nes al judaís­mo, al cris­tia­nis­mo y a la éti­ca, la que se sien­te ame­na­za­da, tác­ti­ca y moral­men­te, es una polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se que es delic­ti­va. Si la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se pide al pue­blo de EEUU y a las gen­tes del mun­do que acep­ten que se gobier­ne median­te el ase­si­na­to, debe­rían escu­char­se más aten­ta­men­te otras mani­fes­ta­cio­nes de mora­li­dad. Sin razón lógi­ca algu­na para arres­tar­le y juz­gar­le, hay que ase­si­nar a Anwar al-Aula­qi por cons­ti­tuir una ame­na­za “ins­pi­ra­ti­va”. En el caso de todos y cada uno de los obje­ti­vos de la lis­ta de la CIA de per­so­nas que se deben eli­mi­nar, el ase­si­na­to extra­ju­di­cial es un cri­men con­tra la huma­ni­dad que no pres­cri­be. Acep­ta­ción públi­ca Ase­si­nar a la gen­te por­que odia a Esta­dos Uni­dos no es una res­pues­ta ade­cua­da, espe­cial­men­te cuan­do la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se con­ti­núa masa­cran­do ile­gal­men­te civi­les median­te ata­ques con avio­nes no tri­pu­la­dos, accio­nes mili­ta­res agre­si­vas en sec­to­res civi­les, des­truc­ción de infra­es­truc­tu­ras y de todo el teji­do cul­tu­ral de socie­da­des-víc­ti­ma. Se eli­gió al actual Pre­si­den­te Oba­ma para que pusie­ra fin a las gue­rras de agre­sión de EEUU. La res­pues­ta ade­cua­da por tan­to debe­ría ser la de cam­biar de polí­ti­ca. La com­pren­sión públi­ca de lo que sig­ni­fi­ca ase­si­nar a per­so­nas por­que ins­pi­ran a otros apa­re­ce pro­fun­da­men­te amor­ti­gua­da por el con­tex­to: en Iraq, des­de 1990, se está matan­do a millo­nes de civi­les musul­ma­nes ira­quíes, madres, padres, niños, que no mos­tra­ron nin­gu­na mala volun­tad con­tra EEUU. Eso es, par­cial­men­te, lo que una “gue­rra ile­gal” sig­ni­fi­ca. Tan­to en Iraq como en Afga­nis­tán se ha arres­ta­do a miles de “com­ba­tien­tes” y de civi­les, a los que cla­ra­men­te se des­po­jó de los dere­chos que les otor­gan los Con­ve­nios de Gine­bra y, en el caso de Guan­tá­na­mo, se les tor­tu­ró y detu­vo en con­di­cio­nes tan extre­mas que sus cap­to­res son res­pon­sa­bles y debe­rán ser juz­ga­dos bajo las leyes de la gue­rra y los con­ve­nios de paz. Des­po­jar a un enemi­go reli­gio­sa­men­te defi­ni­do de los dere­chos huma­nos fue un paso hacia un lla­ma­mien­to públi­co de ase­si­na­to por encar­go. Ese encar­go para matar apa­re­ce como algo nor­mal en los medios al albur de una polí­ti­ca de crí­me­nes de gue­rra con­tra pue­blos que son musul­ma­nes. Los esta­dou­ni­den­ses son cons­cien­tes de que la “lis­ta de la CIA de per­so­nas que se deben eli­mi­nar” tie­ne una lar­ga tra­yec­to­ria. Nor­mal­men­te el poder encu­bre sus crí­me­nes. Hay prue­bas evi­den­tes de que la CIA patro­ci­nó o eje­cu­tó ase­si­na­tos extra­ju­di­cia­les en las ope­ra­cio­nes polí­ti­cas de EEUU con­tra Lumum­ba, Cas­tro, Allen­de (17), entre otros. Las ope­ra­cio­nes de los escua­dro­nes de la muer­te por toda Amé­ri­ca, una for­ma de ope­rar sis­te­má­ti­ca­men­te cal­ca­da de la Escue­la de las Amé­ri­cas de EEUU, son sen­ci­lla­men­te ope­ra­cio­nes encu­bier­tas del ejér­ci­to. La ame­na­za que supo­ne el que la CIA reúna miles de nom­bres de radi­ca­les, izquier­dis­tas, comu­nis­tas, disi­den­tes, sin­di­ca­lis­tas y orga­ni­za­do­res en todos los paí­ses don­de EEUU tie­ne intere­ses cor­po­ra­ti­vos, se vio muy cla­ra­men­te, por ejem­plo, en Indo­ne­sia en 1965, con el ase­si­na­to por par­te del ejér­ci­to de alre­de­dor de medio millón de “comu­nis­tas” de las lis­tas que la CIA le pro­por­cio­nó al ejér­ci­to indo­ne­sio (18). El hecho de seña­lar abier­ta­men­te a al-Aula­qi para ase­si­nar­le por­que supo­ne una ame­na­za “ins­pi­ra­ti­va”, nos acla­ra las muer­tes de otros reli­gio­sos o diri­gen­tes “ins­pi­ra­ti­vos” que denun­cia­ron las polí­ti­cas esta­dou­ni­den­ses. El Arzo­bis­po de El Sal­va­dor Oscar Rome­ro (“Os supli­co, os supli­co, os lo ordeno, en nom­bre de Dios, ¡poned fin a la repre­sión!”) fue ase­si­na­do el 24 de mar­zo de 1980 en una ope­ra­ción de la inte­li­gen­cia mien­tras cele­bra­ba misa en un hos­pi­tal. El ras­tro del ase­si­na­to lle­ga has­ta Rober­to D’Aubuisson, entre­na­do por EEUU en las áreas de segu­ri­dad e inte­li­gen­cia (Nue­va York y Vir­gi­nia, 1971) y en la de comu­ni­ca­cio­nes (la Escue­la de las Amé­ri­cas, 1972). El 2 de diciem­bre de 1980, dos mon­jas de la con­gre­ga­ción Maryk­noll y dos mon­jas ursu­li­nas fue­ron vio­la­das y ase­si­na­das por el ejér­ci­to sal­va­do­re­ño, con la cober­tu­ra de ofi­cia­les esta­dou­ni­den­ses. Las her­ma­nas eran esta­dou­ni­den­ses que tra­ba­ja­ban para los Ser­vi­cios Cató­li­cos de Ayu­da. Sus nom­bres eran Dorothy Kazel, Ita Ford, Jean Dono­van y Mau­ra Clar­ke (19). El 16 de noviem­bre de 1989, seis sacer­do­tes jesui­tas, una coci­ne­ra y su hija fue­ron ase­si­na­dos por un “escua­drón de la muer­te”, un eufe­mis­mo para las ope­ra­cio­nes regu­la­res de ANSESAL y del ejér­ci­to. Entre las dos y las tres de la madru­ga­da, mata­ron a tiros a Igna­cio Ella­cu­ría, el rec­tor de la uni­ver­si­dad, Igna­cio Mar­tín-Baró, el vice­rrec­tor, Segun­do Mon­tes, pro­fe­sor, Arnal­do López, pro­fe­sor y Joa­quín López, direc­tor de un pro­gra­ma de ayu­da huma­ni­ta­ria, Julia Elba Ramos, la coci­ne­ra, y su hija de quin­ce años, Ceci­lia Ramos. La Comi­sión por la Ver­dad de El Sal­va­dor res­pon­sa­bi­li­zó a ofi­cia­les de alto ran­go de El Sal­va­dor, apo­ya­dos por el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se y a varios “hom­bres de nego­cios” (21). El cri­men ins­pi­ra­ti­vo de las víc­ti­mas fue ayu­dar a los pobres. Los ase­si­na­tos de todos ellos repre­sen­ta­ron un ins­tan­te en un mar de san­gre. Des­de los años sesen­ta, se ha iden­ti­fi­ca­do, y en algu­nos casos enjui­cia­do, a los auto­res de algu­nos crí­me­nes, aun­que no con mucha fre­cuen­cia por­que los pro­gra­mas de la CIA con­ti­núan sien­do encu­bier­tos y se sigue pro­te­gien­do el con­tex­to de la agen­da y la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se. Los ope­ra­ti­vos esta­dou­ni­den­ses, los diplo­má­ti­cos, los con­duc­tos de finan­cia­ción de los escua­dro­nes de la muer­te y los gobier­nos clien­te­lis­tas que lle­van a cabo sus polí­ti­cas siguen sien­do into­ca­bles aun­que se conoz­can sus nom­bres y res­pon­sa­bi­li­da­des (22). El dere­cho encu­bier­to del poder abso­lu­to sobre ciu­da­da­nos de otros paí­ses resul­ta ya tan fami­liar que la CIA per­mi­te que aflo­re su lis­ta de per­so­nas que se deben eli­mi­nar, pero ese hecho no supo­ne una nue­va polí­ti­ca sino la con­ti­nua­ción de la anti­gua, que afir­ma, aho­ra abier­ta­men­te, el dere­cho del gobierno esta­dou­ni­den­se de matar a quien se le anto­je. El dere­cho cas­tren­se en EEUU Las pala­bras “cap­tu­ra o ase­si­na­to” intro­du­cen el deli­to en el len­gua­je de la gue­rra, aun­que el dere­cho cas­tren­se es de hecho par­ti­cu­lar­men­te cui­da­do­so sobre quién pue­de ser obje­to de tales accio­nes (23). El dere­cho cas­tren­se es tam­bién ple­na­men­te cons­cien­te de Nurem­berg y de la inuti­li­dad de la defen­sa ale­gan­do aque­llo de “yo sólo esta­ba obe­de­cien­do órde­nes”. El dere­cho cas­tren­se apa­re­ce codi­fi­ca­do en el Códi­go Uni­for­me de Jus­ti­cia Mili­tar (UCMJ, por sus siglas en inglés), que es una ley fede­ral esta­dou­ni­den­se para todos aque­llos que sir­ven o tra­ba­jan en el ejér­ci­to. El UCMJ afir­ma que es deber del sol­da­do obe­de­cer una orden legal. Negar­se en tiemp
o de gue­rra pue­de sig­ni­fi­car pena de muer­te (24). Se lee repe­ti­da­men­te en el UCMJ que deben obe­de­cer­se las “órde­nes lega­les”. Lo que sig­ni­fi­ca, para una men­te racio­nal, que una orden ile­gal no tie­ne por qué obe­de­cer­se. El mis­mo UCMJ ofre­ce poca luz sobre dón­de tra­zar la fron­te­ra entre una orden legal y otra ile­gal, a no ser lo obvio. Aun­que lo obvio no se espe­ci­fi­que, no es por eso menos obvio. Recien­tes leyes mili­ta­res tra­tan de deter­mi­nar la lega­li­dad de las órde­nes ante un juez de un tri­bu­nal mili­tar (25). No es pro­ba­ble que aca­ben ahí. El tri­bu­nal mili­tar es cada vez más res­pon­sa­ble ante el dere­cho de gue­rra, y el Acta de Crí­me­nes de Gue­rra de 1996 per­mi­te que se acu­se al per­so­nal mili­tar ante tri­bu­na­les fede­ra­les (civi­les) por “vio­la­cio­nes gra­ves de los Con­ve­nios de Gine­bra”, entre otros deli­tos (26). Y en las áreas bajo domi­nio de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, no es nece­sa­rio haber­se adhe­ri­do a la mis­ma para poder pro­ce­sar a alguien. Como el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se sir­ve aho­ra en regio­nes don­de se come­ten deli­tos de man­do como la agre­sión, el bra­zo judi­cial del ejér­ci­to está cada vez más pen­dien­te del dere­cho inter­na­cio­nal. Los manua­les actua­les del Depar­ta­men­to de Defen­sa sobre las leyes de gue­rra acon­se­jan a los jue­ces mili­ta­res que res­pe­ten no sólo los Con­ve­nios de Gine­bra fir­ma­dos por EEUU sino tam­bién los Pro­to­co­los Facul­ta­ti­vos, a los que no se han adhe­ri­do pero que se han con­ver­ti­do en dere­cho con­sue­tu­di­na­rio y, por tan­to, apli­ca­ble (27). Aun­que des­obe­de­cer una orden ile­gal sea una deci­sión peli­gro­sa, es una alter­na­ti­va admi­ti­da allí don­de sea nece­sa­rio hacer­lo. El UCMJ abor­da qué es lo que está bien y qué es lo que está mal en sus Artícu­los Puni­ti­vos rela­ti­vos a deli­tos con­tra el sis­te­ma mili­tar, inclu­yen­do los que uno encuen­tra en los tri­bu­na­les civi­les: con­du­cir en esta­do de ebrie­dad, vio­la­cio­nes, ase­si­na­tos, etc. El UCMJ evi­ta inter­ac­tuar des­de den­tro de for­ma direc­ta con los Con­ve­nios de Gine­bra y las Leyes de la Guerra/​Leyes de los Con­flic­tos Arma­dos (LOW & LOAC, por sus siglas en inglés), excep­to, de for­ma nota­ble, en el Artícu­lo 18, que con­ce­de al tri­bu­nal mili­tar el dere­cho a juz­gar crí­me­nes de gue­rra. Esto inclui­ría las vio­la­cio­nes de los Con­ve­nios de Gine­bra y otras Leyes de Gue­rra (28). Al apli­car los Con­ve­nios de Gine­bra y el res­to de ins­tru­men­tos del dere­cho inter­na­cio­nal que los tri­bu­na­les mili­ta­res deben tener en cuen­ta, un cri­men de gue­rra (o un “cri­men con­tra la huma­ni­dad”, si es par­te de una agen­da o de una serie de crí­me­nes de gue­rra) es per­se­gui­ble. Cual­quie­ra que orde­ne per­pe­trar un cri­men de gue­rra está dan­do una “orden mani­fies­ta­men­te ile­gal”. Al orde­nar el ase­si­na­to extra­ju­di­cial de ocho o nue­ve hom­bres musul­ma­nes, y en par­ti­cu­lar del clé­ri­go al-Aula­qi, EEUU está uti­li­zan­do el mis­mo meca­nis­mo de los nazis ale­ma­nes al pre­pa­rar el fren­te interno en Ale­ma­nia para la gue­rra: la des­hu­ma­ni­za­ción de un gru­po étni­co y reli­gio­so. La des­hu­ma­ni­za­ción es siem­pre un requi­si­to nece­sa­rio para el geno­ci­dio y el ase­si­na­to masi­vo y reve­la una inten­ción pre­me­di­ta­da (29). Lo que resul­ta inacep­ta­ble en la orden de matar o cap­tu­rar a al-Aula­qi no es sólo que sea ciu­da­dano esta­dou­ni­den­se sino que es un musul­mán de un gru­po que está sufrien­do una serie de crí­me­nes de gue­rra. Más pro­fun­da­men­te, es un ser humano ino­cen­te has­ta que se prue­be lo con­tra­rio. La repe­ti­ción de crí­me­nes de gue­rra con­tra tan­tos pue­blos musul­ma­nes con­vier­te todo el ámbi­to de crí­me­nes indi­vi­dua­les con­tra los musul­ma­nes en un cri­men con­tra la huma­ni­dad. Avan­za en una pro­gre­sión que pri­va a un pue­blo de sus dere­chos con total impu­ni­dad sólo por­que son musul­ma­nes, inclu­so cuan­do son esta­dou­ni­den­ses, y por tan­to, adquie­re todas las res­pon­sa­bi­li­da­des que ema­nan de un deli­to. Psi­co­ló­gi­ca­men­te, todo lle­va al gru­po ase­dia­do a la opo­si­ción. La inge­nie­ría de las par­tes en esta “gue­rra” de adqui­si­cio­nes mili­ta­res cor­po­ra­ti­vas repre­sen­ta un inten­to de geno­ci­dio (30). El gru­po de víc­ti­mas ele­gi­do tie­ne dere­cho moral a resis­tir. Sobre­vi­vir es un dere­cho humano. La polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se y las per­cep­cio­nes crea­das por la ges­tión los medios han des­hu­ma­ni­za­do a gran­des gru­pos de musul­ma­nes por las matan­zas masi­vas ile­ga­les en Iraq y Afga­nis­tán, la dene­ga­ción de los dere­chos huma­nos a los prisioneros/​sospechosos, des­po­jan­do a los musul­ma­nes de sus dere­chos lega­les en áreas vul­ne­ra­bles. A al-Aula­qi se le des­po­ja de sus dere­chos a cau­sa de sus creen­cias. Los dere­chos huma­nos cons­ti­tu­yen cada vez más la matriz de una socie­dad que fun­cio­ne bien. Las leyes inter­na­cio­na­les y las leyes de los paí­ses pro­gre­sis­tas refle­jan ese hecho. En EEUU, la nue­va Ley Docu­men­tal Suple­men­ta­ria del Manual del Dere­cho de Gue­rra (2008) des­ti­na­da a los defen­so­res judi­cia­les empie­za a escri­bir leyes inter­na­cio­na­les en el códi­go judi­cial mili­tar esta­dou­ni­den­se mucho antes que en el dere­cho interno esta­dou­ni­den­se. Las leyes con­sue­tu­di­na­rias, acep­ta­das por muchos paí­ses, están con­vir­tién­do­se en dere­cho con­ven­cio­nal (codi­fi­ca­do). Al menos hay un cono­ci­mien­to prác­ti­co de que si las deci­sio­nes mili­ta­res exclu­yen la huma­ni­dad, pier­den la bue­na fe nece­sa­ria para las leyes de la gue­rra que pro­te­gen a ambas par­tes. Recha­zo Hay una lar­ga his­to­ria de hom­bres y muje­res inten­tan­do expli­car al poder que no pue­de dedi­car­se a matar por nada y en bien de nada. Las cul­tu­ras anti­guas de Indo­euro­pa y de Per­sia son civi­li­za­das en gra­do sumo. La resis­ten­cia sobre­vi­ve. No se tra­ta sólo de la resis­ten­cia del Islam, o de una inter­pre­ta­ción del Corán o de una sec­ta. La nece­si­dad de liber­tad sigue su pro­pio camino. Es la super­vi­ven­cia de la fe, de los pri­me­ros cris­tia­nos en Roma, de Tous­saint L’Ouverture, de Louis Riel, de la resis­ten­cia del Gue­to de Var­so­via, de Ho Chi Min, de Jean Mou­lin, de John Brown y Tho­reau, tam­bién de Beau­re­gard, tam­bién de Simon Bolí­var, de Fidel o de los sue­ños revo­lu­cio­na­rios de EEUU. En los miles y miles momen­tos de la his­to­ria en que la arro­gan­cia de los opre­so­res aplas­tó y aplas­ta el res­pe­to por la vida, se gene­ra resis­ten­cia. Esa Polí­ti­ca de EEUU, al situar a un esta­dou­ni­den­se musul­mán den­tro de su ámbi­to de matan­za por afir­mar sen­ci­lla­men­te sus creen­cias y suge­rir que vale la pena morir por ellas, rom­pe con la fe en la huma­ni­dad. Los esta­dou­ni­den­ses ya hemos teni­do que pasar por el ase­si­na­to de muchos de nues­tros líde­res reli­gio­sos. El Dr. Mar­tin Luther King hijo (31) era tan solo un esta­dou­ni­den­se. Su liber­tad de pen­sa­mien­to y de fe se con­vir­tió en una ame­na­za para un gobierno que empren­día una gue­rra en Viet­nam. Una ame­na­za “ins­pi­ra­ti­va”. Mal­colm X eran tan sólo un esta­dou­ni­den­se, otra ame­na­za ins­pi­ra­ti­va y un visio­na­rio. Hubo tan­tas muer­tes inex­pli­ca­bles e injus­ti­fi­ca­das de esta­dou­ni­den­ses en los sesen­ta, de hom­bres y muje­res de bue­na fe que creían en la huma­ni­dad. Algu­nos lle­va­ban uni­for­me. El cri­men que se pro­po­nen per­pe­trar con­tra Anwar al-Aula­qi es par­te de un cri­men esta­dou­ni­den­se mucho más gran­de, que sigue sien­do inacep­ta­ble bajo cual­quier con­cep­to y que se nos lle­va a todos por delan­te. La preo­cu­pa­ción no es sólo por la orden de matar a Anwar al-Aula­qi, que creo que es una orden paten­te­men­te ile­gal (32). Es que esa polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se de “gue­rra” ha crea­do como nor­ma los ase­si­na­tos injus­ti­fi­ca­dos. Las víc­ti­mas son a menu­do ino­cen­tes e inol­vi­da­bles. Esa polí­ti­ca sitúa a gen­te del ejér­ci­to y de los ser­vi­cios rela­cio­na­dos con él, la CIA, los con­tra­tis­tas, la gen­te que sólo “esta­ba cum­plien­do órde­nes” fue­ra de la comu­ni­dad huma­na y más allá de la pro­tec­ción de la ley. Con un míni­mo de preo­cu­pa­ción por la vida huma­na, no cabe sino luchar para se can­ce­le esa orden. NOTAS: 1. Phi­lip Gerar­di, «Deep Back­ground: Assas­si­na­ting Ame­ri­cans» (28 mar­zo 2010), Glo­bal Research News. Gerar­di indi­ca el nom­bre de otro esta­dou­ni­den­se en la lis­ta de per­so­nas que se deben eli­mi­nar, Adam Perl­man (Adam Yahi­ye Gadahn). Un cris­tiano judío de la Cos­ta Oes­te, con­ver­ti­do al Islam a los 17 años, al que se con­si­de­ra ayu­dan­te de Bin Laden, un “pro­pa­gan­dis­ta” que apo­ya a los fun­da­men­ta­lis­tas pakis­ta­níes. 2. Cons­ti­tu­ción de EEUU. Artícu­lo VI (2). «This Cons­ti­tu­tion, and th
e laws of the Uni­ted Sta­tes which shall be made in pur­suan­ce the­reof; and all trea­ties made, or which shall be made, under the autho­rity of the Uni­ted Sta­tes, shall be the supre­me law of the land…» 3. Andrew Bun­com­be: «Bush gives CIA “hit list” of senior terro­rists», (16 dic. 2002), The Inde­pen­dent. 4. Greg Miller: «Mus­lim cle­ric Aula­qi is 1st U.S. citi­zen on list of tho­se CIA is allo­wed to kill» (7 abril 2010), Washing­ton Post. 5. «Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Polí­ti­cos y Civi­les» (16 dic. 1966), Colec­ción de tra­ta­dos de las Nacio­nes Uni­das en Inter­net. Se inclu­ye actual­men­te en el Suple­men­to Docu­men­tal del Dere­cho de la Gue­rra (2009), Inter­na­tio­nal and Ope­ra­tio­nal Law Depart­ment, The Jud­ge Advo­ca­te Gene­ra­l’s Legal Cen­ter and School. 6. Laws of War Hand­book 2005, Inter­na­tio­nal and Ope­ra­tio­nal Law Depart­ment, The Jud­ge Advo­ca­te Gene­ra­l’s Legal Cen­ter and School [http://​www​.jagc​net​.army​.mil] 7. Eli­za­beth Bazan: «Assas­si­na­tion Ban and E.O. 12333: a Brief sum­mary», (4 enero 2002), CRS Report for Con­gress. 8. The Black Book: the Nazi Cri­me Against the Jewish Peo­ple (New York, Nexus Press, 1981), pág. 89 – 110. 9. «The Armed For­ces of the Uni­ted Sta­tes will comply with the law of war during all armed con­flicts, howe­ver such con­flicts are cha­rac­te­ri­zed, and, unless other­wi­se direc­ted by com­pe­tent autho­ri­ties, the US Armed For­ces will comply with the prin­ci­ples and spi­rit of the law of war during all other ope­ra­tions», Chair­man of the Joint Chiefs of Staff Ins­truc­tion, CJCSI 5810.01B (25 mar­zo 2002). 10. Andy Sol­tis: « “Fort Hood” Imam blown up: Yemen» (25 diciem­bre 2009), New York Post. De hecho, Al-Aula­qi sobre­vi­vió. Un infor­me ante­rior de AP seña­la que la mujer de Aula­qi y sus cin­co hijos esta­ban con él en un lugar des­co­no­ci­do: Ahmed al-Haj & Don­na Abu-Nasr: «US imam who com­mu­ni­ca­ted with Fort Hood sus­pect wan­ted in Yemen on terror sus­pi­cions», (11 noviem­bre 2009), San Fran­cis­co Exa­mi­ner. 11. Chap­ter 7: «Means and Methods of War­fa­re,» Sec­tion 3, B, 2, C, c., Laws of War Hand­book 2005. 12. Sec­tion 3, B, 2, a, Ibid. 13. «Oba­ma Admi­nis­tra­tion Appro­ves Killing Ame­ri­cans Abroad» (April 5, 2010), all​gov​.com. 14. Sec­tion 3, B, 2, Laws of War Hand­book 2005. 15. J.B.Gerald: «sup­pres­sed news», Nigh­t’s Lan­tern http://​www​.nights​lan​tern​.ca/​b​u​l​l​e​t​i​n​.​h​t​m​#​n​a​m​ouh 16. Site Inte­lli­gen­ce Group [http://​www​.sitein​tel​group​.org/]. 17. David Pallis­ter: «Lea­ders on the CIA’s hit list» (21 mar­zo 2010), The Guar­dian. 18. David Ran­som: «Ford Country: Buil­ding an Eli­te for Indo­ne­sia» The Tro­jan Hor­se: A Radi­cal Look at Foreign Aid (Palo Alto, Ca: Ram­parts Press, 1975, revi­sed edi­tion), pág. 93 – 116 [http://​www​.cia​-on​-cam​pus​.org/​i​n​t​e​r​n​a​t​/​i​n​d​o​.​h​tml]. Véa­se tam­bién mi: «Essay on Sta­te Terro­rism» (1991) Nigh­t’s Lan­tern [http://​nights​lan​tern​.ca/​e​s​s​a​y​.​htm]. 19. «Dorothy Kazel», Wiki­pe­dia. 20. Lee Hocks­ta­der and Dou­glas Farah: «6 Priests, 2 others slain in San Sal­va­dor» (17 noviem­bre 1989), Washing­ton Post Foreign Ser­vi­ce. 21. «Illus­tra­ti­ve case: the Mur­ders of the Jesuit Priests», Report of the UN Truth Com­mis­sion on El Sal­va­dor (15 mar­zo 1993), pág. 45 – 54. 22. Leads for veri­fi­ca­tion: Ralph McGehee, «CIA Sup­port of Death Squads»: seren​di​pity​.li. Seren­di­pity lle­va a cabo una exten­sa inves­ti­ga­ción en la base de datos de la CIA. 23. Véa­se capí­tu­lo 7, «Means and Methods of War­fa­re» Laws of War Hand­book 2005, pas­sim. 24. Artícu­lo 90, 2, y Artícu­lo 92, Uni­form Code of Mili­tary Jus­ti­ce [http://​www​.au​.af​.mil/​a​u​/​a​w​c​/​a​w​c​g​a​t​e​/​u​c​m​j​.​htm]. 25. 18 U.S.C.5 2441 and amen­ded 1997. Laws of War Hand­book 2005, pág. 223. 26. A recent cla­ri­fi­ca­tion: «Pre­fa­ce», Manual for Courts-Mar­tial Uni­ted Sta­tes (2008 edi­tion), Joint Ser­vi­ce Com­mit­tee for Mili­tary Jus­ti­ce. USAPD, Unclas­si­fied PIN 030567 – 000. 27. Ibid. 28. Ibid. 29. La rati­fi­ca­ción de EEUU del Con­ve­nio sobre Geno­ci­dio y su con­si­guien­te polí­ti­ca sub­ra­ya la nece­si­dad de la “inten­ción” para que se come­ta geno­ci­dio. De for­ma rea­lis­ta, la defi­ni­ción de “inten­ción” que­da suje­ta a la inter­pre­ta­ción de un tri­bu­nal inter­na­cio­nal. 30. Véa­se J.B.Gerald, «When the “War on Terror” Beco­mes Geno­ci­de» (2010) [http://​nights​lan​tern​.ca/​g​w​.​htm] 31. Para con­si­de­rar el ase­si­na­to del Dr. Mar­tin Luther King Jr. (y otros) den­tro del con­tex­to de una ope­ra­ción secre­ta esta­dou­ni­den­se (rela­cio­na­da con el ejér­ci­to), véa­se J.B.Gerald: «Essay on Sta­te Terro­rism» (1991) [http://​nights​lan​tern​.ca/​e​s​s​a​y​.​htm]. 32. Artícu­lo 90, «Expla­na­tion», 2, a, i,UCMY, Manual for Court Mar­tial Uni­ted Sta­tes (edi­ción 2008) [http://​www​.jag​.navy​.mil/​d​o​c​u​m​e​n​t​s​/​m​c​m​2​0​0​8​.​pdf]. Véa­se tam­bién artícu­lo 89: «Expla­na­tion» (5) y artícu­lo 92, ibid. Fuen­te: http://​www​.glo​bal​re​search​.ca/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​c​o​n​t​e​x​t​=​v​a​&​a​i​d​=​1​8​795

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *