La CIA auto­ri­za el ase­si­na­to de musul­ma­nes por cons­ti­tuir una “ame­na­za para Esta­dos Uni­dos” – Rebelion.

104989_1

“Os encan­ta esta­ble­cer leyes Pero dis­fru­táis mucho más rompiéndolas”

Kha­lil Gibran

“La lis­ta de la CIA de per­so­nas que se deben eli­mi­nar” es un tér­mino emplea­do por los medios para desig­nar a una serie de hom­bres musul­ma­nes sobre los que pesa una orden de ase­si­na­to por con­si­de­rar­les una ame­na­za para los Esta­dos Uni­dos. Como Pre­si­den­te, Bush uti­li­zó la fra­se para su lis­ta de sos­pe­cho­sos de “terro­ris­mo” cuan­do esa polí­ti­ca se hizo públi­ca por vez pri­me­ra a media­dos de diciem­bre de 2002. Tan pron­to apa­re­cen deter­mi­na­dos nom­bres en la “lis­ta” como des­pués se reti­ran y por eso es com­pli­ca­do ase­gu­rar­se de quié­nes son los que actual­men­te están en peli­gro (1). El anun­cio de Bush, cons­cien­te de las prohi­bi­cio­nes en con­tra de los ase­si­na­tos con­te­ni­das en las órde­nes eje­cu­ti­vas de ante­rio­res pre­si­den­tes, desig­na­ba a los sos­pe­cho­sos como “com­ba­tien­tes enemi­gos”, a fin de evi­tar una con­fron­ta­ción direc­ta con las leyes de la gue­rra (LOW, por sus siglas en inglés), tam­bién cono­ci­das como leyes que rigen en los con­flic­tos arma­dos (LOAC, por sus siglas en inglés), a las que está vin­cu­la­do EEUU (2). Los infor­mes a los medios de Den­nis Blair, el Direc­tor de la Inte­li­gen­cia Nacio­nal, en un tes­ti­mo­nio ante el Comi­té de Inte­li­gen­cia del Con­gre­so, el 3 de febre­ro de 2010, no hacen men­ción a “com­ba­tien­tes enemi­gos” por­que inten­ta­ba reser­var­se el dere­cho a incluir en la dicho­sa lis­ta a ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses como obje­ti­vos de ase­si­na­to (3). Pos­te­rior­men­te, el 6 de abril de 2010, un por­ta­voz de la comu­ni­dad de la inte­li­gen­cia denun­ció que se había aña­di­do a la lis­ta de la CIA de per­so­nas que se deben eli­mi­nar a Anwar al-Aula­qi, un clé­ri­go musul­mán y ciu­da­dano esta­dou­ni­den­se (4). El imán es cono­ci­do por sus decla­ra­cio­nes de fe en Inter­net. Como es ciu­da­dano esta­dou­ni­den­se, es nece­sa­rio que el Pre­si­den­te aprue­be la orden de ase­si­na­to. Pero hay algo más impor­tan­te aún, al-Aula­qi es un civil. El Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos (5), fir­ma­do y rati­fi­ca­do por EEUU y que for­ma par­te aho­ra de las Leyes de la Gue­rra, mani­fies­ta (6): “En los paí­ses en que no haya abo­li­do la pena capi­tal, sólo podrá impo­ner­se pena de muer­te por los deli­tos más gra­ves y de con­for­mi­dad con leyes que estén en vigor en el momen­to de come­ter­se el deli­to, que no sean con­tra­rias a las dis­po­si­cio­nes del pre­sen­te Pac­to ni a la Con­ven­ción para la Pre­ven­ción y San­ción del Deli­to de Geno­ci­dio. Esta pena sólo podrá impo­ner­se en cum­pli­mien­to de sen­ten­cia defi­ni­ti­va de un tri­bu­nal com­pe­ten­te”. “Cuan­do la pri­va­ción de la vida cons­ti­tu­ya deli­to de geno­ci­dio, se enten­de­rá que nada de lo dis­pues­to en este artícu­lo excu­sa­rá en modo alguno a los Esta­dos Par­tes del cum­pli­mien­to de nin­gu­na de las obli­ga­cio­nes asu­mi­das en vir­tud de las dis­po­si­cio­nes de la Con­ven­ción para la Pre­ven­ción y la San­ción del Deli­to de Geno­ci­dio”. (Par­te III, Artícu­los 2 y 3). Las Leyes de la Gue­rra prohí­ben expre­sa­men­te ase­si­nar a alguien (Ley de la Gue­rra Terres­tre, Capí­tu­lo 2, pun­to 31). Debi­do a que afec­ta muy cla­ra­men­te a las polí­ti­cas esta­ta­les, tan­to el Pre­si­den­te Ford como Reagan emi­tie­ron órde­nes eje­cu­ti­vas prohi­bien­do el ase­si­na­to. La Orden Eje­cu­ti­va 12333 (4 diciem­bre 1981) del Pre­si­den­te Reagan afir­ma: “Se prohí­be el ase­si­na­to. Nin­gu­na per­so­na emplea­da o actuan­do en nom­bre del gobierno de EEUU se impli­ca­rá, o cons­pi­ra­rá para impli­car­se, en un ase­si­na­to” (Sec­ción 2.11). “Tam­bién se prohí­be la par­ti­ci­pa­ción indi­rec­ta” (Sec­ción 2.12) (7). Hubo un inten­to de con­tra­rres­tar la orden eje­cu­ti­va median­te legis­la­ción (H.R. 19: Acta de 2001 sobre Eli­mi­na­ción de Terro­ris­tas), que no tuvo éxi­to, inten­tán­do­se de nue­vo en 2003, con un nue­vo fra­ca­so. Esa orden sigue vigen­te. Como dere­cho con­sue­tu­di­na­rio, no pue­de sus­ti­tuir­se como tal dere­cho a con­ve­nien­cia del eje­cu­ti­vo. En la Ale­ma­nia del Ter­cer Reich, por ejem­plo, se fue­ron desa­rro­llan­do una serie de leyes que per­se­guían des­po­jar a los judíos del dere­cho a la pro­pie­dad y al tra­ba­jo (8). Tras la libe­ra­ción, se reco­no­ció que esas “leyes” eran sim­ple­men­te tác­ti­cas de geno­ci­dio. Es polí­ti­ca decla­ra­da del Depar­ta­men­to de Defen­sa “cum­plir las leyes de la gue­rra” (9). Anwar al-Aula­qi Anwar al-Aula­qi es un devo­to musul­mán que nació y se edu­có en Esta­dos Uni­dos. Tan­to él como su padre, un anti­guo Minis­tro de Agri­cul­tu­ra del Yemen, han decla­ra­do que no tie­nen cone­xio­nes con al-Qai­da. Ha sido imán suce­si­va­men­te en tres mez­qui­tas de EEUU y el FBI le arres­tó en 2006, libe­rán­do­le des­pués al no encon­trar­le víncu­los con al-Qai­da. Esta­ba en la lis­ta de obje­ti­vos del ejér­ci­to y fue blan­co de un ata­que aéreo de la inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se-yeme­ní sobre la casa en la que se supo­nía que esta­ba; ase­si­nan­do con esa acción a trein­ta per­so­nas (10). Esa ten­ta­ti­va iba con­tra la ley, ya fue­ra como civil o como imán (se con­si­de­ra per­so­nal médi­co a los cape­lla­nes) (11). Es un cri­men de gue­rra ir a por un no com­ba­tien­te en cir­cuns­tan­cia algu­na. Va tam­bién con­tra la ley matar a trein­ta civi­les musul­ma­nes más en una zona no béli­ca (12). EEUU con­si­de­ra a al-Aula­qi como una ame­na­za moti­va­do­ra, “peli­gro­so” des­de que se dijo que tan­to el Mayor Has­san, el psi­quia­tra del ejér­ci­to que mató a varias per­so­nas en su cuar­tel, y el supues­to “sui­ci­da-bom­ba” nige­riano del avión que se diri­gía a Detroit, habían sido influen­cia­dos por su pen­sa­mien­to. Aun­que hay una impru­den­cia extre­ma en afir­mar que al-Aula­qi orde­nó lle­var a cabo deli­tos de vio­len­cia, Den­nis Blair, el direc­tor esta­dou­ni­den­se de la Inte­li­gen­cia Nacio­nal, ha insis­ti­do en que la comu­ni­dad de la inte­li­gen­cia “no actúa con des­cui­do” cuan­do mata a esta­dou­ni­den­ses en el extran­je­ro (13). Se dice que al-Aula­qi cree en la yihad con­tra EEUU en res­pues­ta a la gue­rra esta­dou­ni­den­se con­tra el Islam y los pue­blos musul­ma­nes. Y sobran prue­bas de que EEUU está real­men­te lle­van­do a cabo una gue­rra con­tra el Islam. Diver­sas fuen­tes de noti­cias citan al-Aula­qi dicien­do: “He lle­ga­do a la con­clu­sión de que, para mí, la yihad con­tra EEUU es un deber, al igual que para todos los musul­ma­nes que pue­dan empren­der­la”. “Yihad” es un tér­mino muy amplio que no sig­ni­fi­ca vio­len­cia o acción arma­da, o gue­rra finan­cie­ra, como el pre­si­den­te libio Gad­da­fi recien­te­men­te anun­ció con­tra los sui­zos, o bata­lla de cul­tu­ras. ¿Es deli­to que un imán aprue­be la yihad? ¿Era la can­ción del Movi­mien­to por los Dere­chos Civi­les de EEUU “You got­ta do what the spi­rit say do” un deli­to mere­ce­dor de la pena de muer­te? Si al-Aula­qi coge las armas con­tra EEUU, o acon­se­ja a otros que cojan las armas, enton­ces, bajo la ley esta­dou­ni­den­se, ha come­ti­do un deli­to gra­ve. Pero muy pocas prue­bas con­cre­tas se han pre­sen­ta­do de que al-Aula­qi haya hecho tal cosa. Es un civil que tie­ne dere­cho a un jui­cio jus­to en un tri­bu­nal civil. Como clé­ri­go es un no com­ba­tien­te en un con­tex­to mili­tar. En todos los casos va en con­tra de las leyes de la gue­rra desig­nar como blan­co a un no com­ba­tien­te (14). El Gru­po de Inte­li­gen­cia SITE, que con­tro­la las pági­nas islá­mi­cas en Inter­net y pro­por­cio­na infor­ma­ción a las fuer­zas de cam­po y a las agen­cias de Defen­sa esta­dou­ni­den­ses, atra­jo la aten­ción de la gen­te el 19 de mar­zo de 2010 acer­ca de las decla­ra­cio­nes anti-esta­dou­ni­den­ses y pro-yiha­dis­tas de al-Aula­qi. El co-fun­da­dor de SITE, tra­duc­tor y exper­to en por­ta­les de Inter­net, fue el prin­ci­pal tes­ti­go del gobierno cana­dien­se en el recien­te jui­cio cele­bra­do en Que­bec con­tra Said Namo­uh (15), un musul­mán de Marrue­cos, arres­ta­do y sen­ten­cia­do a cade­na per­pe­tua por cons­pi­rar para poner bom­bas en Aus­tria. Namo­uh no come­tió acto de vio­len­cia alguno. El tes­ti­go ras­treó su dis­co duro, sus correos y escri­tos, en bús­que­da de mate­rial “yiha­dis­ta” que le con­vir­tie­ra en un “pro­pa­gan­dis­ta” de al-Qai­da. SITE es una com­pa­ñía acti­vis­ta con una deter­mi­na­da agen­da. El co-fun­da­dor es un israe­lí que ha ser­vi­do en el ejér­ci­to de Israel, un sio­nis­ta cuyo padre fue ahor­ca­do en Iraq acu­sa­do de ser un espía israe­lí. Black­wa­ter, tris­te­men­te céle­bre por sus matan­zas de civi­les, enu­me­ra a SITE como una fuen­te ines­ti­ma­ble de infor­ma­ción, y este gru­po de inteligencia/​compañía con afán de lucro, reci­be en EEUU medio millón de dóla­res al año libres
de impues­tos. Al selec­cio­nar para su pági­na en Inter­net (16) ejem­plos de resis­ten­cia vio­len­ta entre los 1.600 millo­nes de musul­ma­nes del mun­do, con decla­ra­cio­nes de ima­nes que pro­tes­tan con­tra las matan­zas que otra gen­te, que se dice con moral, no se atre­ve a pro­tes­tar abier­ta­men­te. SITE ofre­ce, creo yo, algo más que un tes­ti­mo­nio o pre­sen­ta­ción impar­cial. Todos aque­llos que están desean­do empren­der la gue­rra con­tra el Islam uti­li­zan ejem­plos de “terro­ris­mo a tra­vés de webs” de extre­mis­tas. A al-Aula­qi se le acu­sa de aso­cia­ción con cono­ci­dos “terro­ris­tas” y de hacer decla­ra­cio­nes reli­gio­sas que en reali­dad son hones­tas. Lo pri­me­ro impli­ca cul­pa­bi­li­dad por aso­cia­ción, aun­que es deber de clé­ri­gos y cape­lla­nes estar abier­to a todos aque­llos que pue­dan nece­si­tar­les. En cuan­to a la hones­ti­dad de las mani­fes­ta­cio­nes reli­gio­sas de al-Aula­qi, la ley esta­dou­ni­den­se garan­ti­za la liber­tad de expre­sión. Tan­to la Cons­ti­tu­ción como la cul­tu­ra esta­dou­ni­den­se res­pal­dan his­tó­ri­ca­men­te tan­to la liber­tad reli­gio­sa como la liber­tad de expre­sión de al-Aula­qi. Es un acto extre­mo sacri­fi­car estas liber­ta­des en fun­ción de la agen­da de un gobierno, espe­cial­men­te en fun­ción de una “gue­rra con­tra el terro­ris­mo”. Los tra­ta­dos y pac­tos inter­na­cio­na­les, las leyes de todos los paí­ses avan­za­dos pro­mue­ven su liber­tad de pen­sa­mien­to, de creen­cia y de mani­fes­tar pen­sa­mien­tos y creen­cias. Si un clé­ri­go afir­ma ver­da­des mora­les que son comu­nes al judaís­mo, al cris­tia­nis­mo y a la éti­ca, la que se sien­te ame­na­za­da, tác­ti­ca y moral­men­te, es una polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se que es delic­ti­va. Si la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se pide al pue­blo de EEUU y a las gen­tes del mun­do que acep­ten que se gobier­ne median­te el ase­si­na­to, debe­rían escu­char­se más aten­ta­men­te otras mani­fes­ta­cio­nes de mora­li­dad. Sin razón lógi­ca algu­na para arres­tar­le y juz­gar­le, hay que ase­si­nar a Anwar al-Aula­qi por cons­ti­tuir una ame­na­za “ins­pi­ra­ti­va”. En el caso de todos y cada uno de los obje­ti­vos de la lis­ta de la CIA de per­so­nas que se deben eli­mi­nar, el ase­si­na­to extra­ju­di­cial es un cri­men con­tra la huma­ni­dad que no pres­cri­be. Acep­ta­ción públi­ca Ase­si­nar a la gen­te por­que odia a Esta­dos Uni­dos no es una res­pues­ta ade­cua­da, espe­cial­men­te cuan­do la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se con­ti­núa masa­cran­do ile­gal­men­te civi­les median­te ata­ques con avio­nes no tri­pu­la­dos, accio­nes mili­ta­res agre­si­vas en sec­to­res civi­les, des­truc­ción de infra­es­truc­tu­ras y de todo el teji­do cul­tu­ral de socie­da­des-víc­ti­ma. Se eli­gió al actual Pre­si­den­te Oba­ma para que pusie­ra fin a las gue­rras de agre­sión de EEUU. La res­pues­ta ade­cua­da por tan­to debe­ría ser la de cam­biar de polí­ti­ca. La com­pren­sión públi­ca de lo que sig­ni­fi­ca ase­si­nar a per­so­nas por­que ins­pi­ran a otros apa­re­ce pro­fun­da­men­te amor­ti­gua­da por el con­tex­to: en Iraq, des­de 1990, se está matan­do a millo­nes de civi­les musul­ma­nes ira­quíes, madres, padres, niños, que no mos­tra­ron nin­gu­na mala volun­tad con­tra EEUU. Eso es, par­cial­men­te, lo que una “gue­rra ile­gal” sig­ni­fi­ca. Tan­to en Iraq como en Afga­nis­tán se ha arres­ta­do a miles de “com­ba­tien­tes” y de civi­les, a los que cla­ra­men­te se des­po­jó de los dere­chos que les otor­gan los Con­ve­nios de Gine­bra y, en el caso de Guan­tá­na­mo, se les tor­tu­ró y detu­vo en con­di­cio­nes tan extre­mas que sus cap­to­res son res­pon­sa­bles y debe­rán ser juz­ga­dos bajo las leyes de la gue­rra y los con­ve­nios de paz. Des­po­jar a un enemi­go reli­gio­sa­men­te defi­ni­do de los dere­chos huma­nos fue un paso hacia un lla­ma­mien­to públi­co de ase­si­na­to por encar­go. Ese encar­go para matar apa­re­ce como algo nor­mal en los medios al albur de una polí­ti­ca de crí­me­nes de gue­rra con­tra pue­blos que son musul­ma­nes. Los esta­dou­ni­den­ses son cons­cien­tes de que la “lis­ta de la CIA de per­so­nas que se deben eli­mi­nar” tie­ne una lar­ga tra­yec­to­ria. Nor­mal­men­te el poder encu­bre sus crí­me­nes. Hay prue­bas evi­den­tes de que la CIA patro­ci­nó o eje­cu­tó ase­si­na­tos extra­ju­di­cia­les en las ope­ra­cio­nes polí­ti­cas de EEUU con­tra Lumum­ba, Cas­tro, Allen­de (17), entre otros. Las ope­ra­cio­nes de los escua­dro­nes de la muer­te por toda Amé­ri­ca, una for­ma de ope­rar sis­te­má­ti­ca­men­te cal­ca­da de la Escue­la de las Amé­ri­cas de EEUU, son sen­ci­lla­men­te ope­ra­cio­nes encu­bier­tas del ejér­ci­to. La ame­na­za que supo­ne el que la CIA reúna miles de nom­bres de radi­ca­les, izquier­dis­tas, comu­nis­tas, disi­den­tes, sin­di­ca­lis­tas y orga­ni­za­do­res en todos los paí­ses don­de EEUU tie­ne intere­ses cor­po­ra­ti­vos, se vio muy cla­ra­men­te, por ejem­plo, en Indo­ne­sia en 1965, con el ase­si­na­to por par­te del ejér­ci­to de alre­de­dor de medio millón de “comu­nis­tas” de las lis­tas que la CIA le pro­por­cio­nó al ejér­ci­to indo­ne­sio (18). El hecho de seña­lar abier­ta­men­te a al-Aula­qi para ase­si­nar­le por­que supo­ne una ame­na­za “ins­pi­ra­ti­va”, nos acla­ra las muer­tes de otros reli­gio­sos o diri­gen­tes “ins­pi­ra­ti­vos” que denun­cia­ron las polí­ti­cas esta­dou­ni­den­ses. El Arzo­bis­po de El Sal­va­dor Oscar Rome­ro (“Os supli­co, os supli­co, os lo ordeno, en nom­bre de Dios, ¡poned fin a la repre­sión!”) fue ase­si­na­do el 24 de mar­zo de 1980 en una ope­ra­ción de la inte­li­gen­cia mien­tras cele­bra­ba misa en un hos­pi­tal. El ras­tro del ase­si­na­to lle­ga has­ta Rober­to D’Aubuisson, entre­na­do por EEUU en las áreas de segu­ri­dad e inte­li­gen­cia (Nue­va York y Vir­gi­nia, 1971) y en la de comu­ni­ca­cio­nes (la Escue­la de las Amé­ri­cas, 1972). El 2 de diciem­bre de 1980, dos mon­jas de la con­gre­ga­ción Maryk­noll y dos mon­jas ursu­li­nas fue­ron vio­la­das y ase­si­na­das por el ejér­ci­to sal­va­do­re­ño, con la cober­tu­ra de ofi­cia­les esta­dou­ni­den­ses. Las her­ma­nas eran esta­dou­ni­den­ses que tra­ba­ja­ban para los Ser­vi­cios Cató­li­cos de Ayu­da. Sus nom­bres eran Dorothy Kazel, Ita Ford, Jean Dono­van y Mau­ra Clar­ke (19). El 16 de noviem­bre de 1989, seis sacer­do­tes jesui­tas, una coci­ne­ra y su hija fue­ron ase­si­na­dos por un “escua­drón de la muer­te”, un eufe­mis­mo para las ope­ra­cio­nes regu­la­res de ANSESAL y del ejér­ci­to. Entre las dos y las tres de la madru­ga­da, mata­ron a tiros a Igna­cio Ella­cu­ría, el rec­tor de la uni­ver­si­dad, Igna­cio Mar­tín-Baró, el vice­rrec­tor, Segun­do Mon­tes, pro­fe­sor, Arnal­do López, pro­fe­sor y Joa­quín López, direc­tor de un pro­gra­ma de ayu­da huma­ni­ta­ria, Julia Elba Ramos, la coci­ne­ra, y su hija de quin­ce años, Ceci­lia Ramos. La Comi­sión por la Ver­dad de El Sal­va­dor res­pon­sa­bi­li­zó a ofi­cia­les de alto ran­go de El Sal­va­dor, apo­ya­dos por el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se y a varios “hom­bres de nego­cios” (21). El cri­men ins­pi­ra­ti­vo de las víc­ti­mas fue ayu­dar a los pobres. Los ase­si­na­tos de todos ellos repre­sen­ta­ron un ins­tan­te en un mar de san­gre. Des­de los años sesen­ta, se ha iden­ti­fi­ca­do, y en algu­nos casos enjui­cia­do, a los auto­res de algu­nos crí­me­nes, aun­que no con mucha fre­cuen­cia por­que los pro­gra­mas de la CIA con­ti­núan sien­do encu­bier­tos y se sigue pro­te­gien­do el con­tex­to de la agen­da y la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se. Los ope­ra­ti­vos esta­dou­ni­den­ses, los diplo­má­ti­cos, los con­duc­tos de finan­cia­ción de los escua­dro­nes de la muer­te y los gobier­nos clien­te­lis­tas que lle­van a cabo sus polí­ti­cas siguen sien­do into­ca­bles aun­que se conoz­can sus nom­bres y res­pon­sa­bi­li­da­des (22). El dere­cho encu­bier­to del poder abso­lu­to sobre ciu­da­da­nos de otros paí­ses resul­ta ya tan fami­liar que la CIA per­mi­te que aflo­re su lis­ta de per­so­nas que se deben eli­mi­nar, pero ese hecho no supo­ne una nue­va polí­ti­ca sino la con­ti­nua­ción de la anti­gua, que afir­ma, aho­ra abier­ta­men­te, el dere­cho del gobierno esta­dou­ni­den­se de matar a quien se le anto­je. El dere­cho cas­tren­se en EEUU Las pala­bras “cap­tu­ra o ase­si­na­to” intro­du­cen el deli­to en el len­gua­je de la gue­rra, aun­que el dere­cho cas­tren­se es de hecho par­ti­cu­lar­men­te cui­da­do­so sobre quién pue­de ser obje­to de tales accio­nes (23). El dere­cho cas­tren­se es tam­bién ple­na­men­te cons­cien­te de Nurem­berg y de la inuti­li­dad de la defen­sa ale­gan­do aque­llo de “yo sólo esta­ba obe­de­cien­do órde­nes”. El dere­cho cas­tren­se apa­re­ce codi­fi­ca­do en el Códi­go Uni­for­me de Jus­ti­cia Mili­tar (UCMJ, por sus siglas en inglés), que es una ley fede­ral esta­dou­ni­den­se para todos aque­llos que sir­ven o tra­ba­jan en el ejér­ci­to. El UCMJ afir­ma que es deber del sol­da­do obe­de­cer una orden legal. Negar­se en tiemp
o de gue­rra pue­de sig­ni­fi­car pena de muer­te (24). Se lee repe­ti­da­men­te en el UCMJ que deben obe­de­cer­se las “órde­nes lega­les”. Lo que sig­ni­fi­ca, para una men­te racio­nal, que una orden ile­gal no tie­ne por qué obe­de­cer­se. El mis­mo UCMJ ofre­ce poca luz sobre dón­de tra­zar la fron­te­ra entre una orden legal y otra ile­gal, a no ser lo obvio. Aun­que lo obvio no se espe­ci­fi­que, no es por eso menos obvio. Recien­tes leyes mili­ta­res tra­tan de deter­mi­nar la lega­li­dad de las órde­nes ante un juez de un tri­bu­nal mili­tar (25). No es pro­ba­ble que aca­ben ahí. El tri­bu­nal mili­tar es cada vez más res­pon­sa­ble ante el dere­cho de gue­rra, y el Acta de Crí­me­nes de Gue­rra de 1996 per­mi­te que se acu­se al per­so­nal mili­tar ante tri­bu­na­les fede­ra­les (civi­les) por “vio­la­cio­nes gra­ves de los Con­ve­nios de Gine­bra”, entre otros deli­tos (26). Y en las áreas bajo domi­nio de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, no es nece­sa­rio haber­se adhe­ri­do a la mis­ma para poder pro­ce­sar a alguien. Como el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se sir­ve aho­ra en regio­nes don­de se come­ten deli­tos de man­do como la agre­sión, el bra­zo judi­cial del ejér­ci­to está cada vez más pen­dien­te del dere­cho inter­na­cio­nal. Los manua­les actua­les del Depar­ta­men­to de Defen­sa sobre las leyes de gue­rra acon­se­jan a los jue­ces mili­ta­res que res­pe­ten no sólo los Con­ve­nios de Gine­bra fir­ma­dos por EEUU sino tam­bién los Pro­to­co­los Facul­ta­ti­vos, a los que no se han adhe­ri­do pero que se han con­ver­ti­do en dere­cho con­sue­tu­di­na­rio y, por tan­to, apli­ca­ble (27). Aun­que des­obe­de­cer una orden ile­gal sea una deci­sión peli­gro­sa, es una alter­na­ti­va admi­ti­da allí don­de sea nece­sa­rio hacer­lo. El UCMJ abor­da qué es lo que está bien y qué es lo que está mal en sus Artícu­los Puni­ti­vos rela­ti­vos a deli­tos con­tra el sis­te­ma mili­tar, inclu­yen­do los que uno encuen­tra en los tri­bu­na­les civi­les: con­du­cir en esta­do de ebrie­dad, vio­la­cio­nes, ase­si­na­tos, etc. El UCMJ evi­ta inter­ac­tuar des­de den­tro de for­ma direc­ta con los Con­ve­nios de Gine­bra y las Leyes de la Guerra/​Leyes de los Con­flic­tos Arma­dos (LOW & LOAC, por sus siglas en inglés), excep­to, de for­ma nota­ble, en el Artícu­lo 18, que con­ce­de al tri­bu­nal mili­tar el dere­cho a juz­gar crí­me­nes de gue­rra. Esto inclui­ría las vio­la­cio­nes de los Con­ve­nios de Gine­bra y otras Leyes de Gue­rra (28). Al apli­car los Con­ve­nios de Gine­bra y el res­to de ins­tru­men­tos del dere­cho inter­na­cio­nal que los tri­bu­na­les mili­ta­res deben tener en cuen­ta, un cri­men de gue­rra (o un “cri­men con­tra la huma­ni­dad”, si es par­te de una agen­da o de una serie de crí­me­nes de gue­rra) es per­se­gui­ble. Cual­quie­ra que orde­ne per­pe­trar un cri­men de gue­rra está dan­do una “orden mani­fies­ta­men­te ile­gal”. Al orde­nar el ase­si­na­to extra­ju­di­cial de ocho o nue­ve hom­bres musul­ma­nes, y en par­ti­cu­lar del clé­ri­go al-Aula­qi, EEUU está uti­li­zan­do el mis­mo meca­nis­mo de los nazis ale­ma­nes al pre­pa­rar el fren­te interno en Ale­ma­nia para la gue­rra: la des­hu­ma­ni­za­ción de un gru­po étni­co y reli­gio­so. La des­hu­ma­ni­za­ción es siem­pre un requi­si­to nece­sa­rio para el geno­ci­dio y el ase­si­na­to masi­vo y reve­la una inten­ción pre­me­di­ta­da (29). Lo que resul­ta inacep­ta­ble en la orden de matar o cap­tu­rar a al-Aula­qi no es sólo que sea ciu­da­dano esta­dou­ni­den­se sino que es un musul­mán de un gru­po que está sufrien­do una serie de crí­me­nes de gue­rra. Más pro­fun­da­men­te, es un ser humano ino­cen­te has­ta que se prue­be lo con­tra­rio. La repe­ti­ción de crí­me­nes de gue­rra con­tra tan­tos pue­blos musul­ma­nes con­vier­te todo el ámbi­to de crí­me­nes indi­vi­dua­les con­tra los musul­ma­nes en un cri­men con­tra la huma­ni­dad. Avan­za en una pro­gre­sión que pri­va a un pue­blo de sus dere­chos con total impu­ni­dad sólo por­que son musul­ma­nes, inclu­so cuan­do son esta­dou­ni­den­ses, y por tan­to, adquie­re todas las res­pon­sa­bi­li­da­des que ema­nan de un deli­to. Psi­co­ló­gi­ca­men­te, todo lle­va al gru­po ase­dia­do a la opo­si­ción. La inge­nie­ría de las par­tes en esta “gue­rra” de adqui­si­cio­nes mili­ta­res cor­po­ra­ti­vas repre­sen­ta un inten­to de geno­ci­dio (30). El gru­po de víc­ti­mas ele­gi­do tie­ne dere­cho moral a resis­tir. Sobre­vi­vir es un dere­cho humano. La polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se y las per­cep­cio­nes crea­das por la ges­tión los medios han des­hu­ma­ni­za­do a gran­des gru­pos de musul­ma­nes por las matan­zas masi­vas ile­ga­les en Iraq y Afga­nis­tán, la dene­ga­ción de los dere­chos huma­nos a los prisioneros/​sospechosos, des­po­jan­do a los musul­ma­nes de sus dere­chos lega­les en áreas vul­ne­ra­bles. A al-Aula­qi se le des­po­ja de sus dere­chos a cau­sa de sus creen­cias. Los dere­chos huma­nos cons­ti­tu­yen cada vez más la matriz de una socie­dad que fun­cio­ne bien. Las leyes inter­na­cio­na­les y las leyes de los paí­ses pro­gre­sis­tas refle­jan ese hecho. En EEUU, la nue­va Ley Docu­men­tal Suple­men­ta­ria del Manual del Dere­cho de Gue­rra (2008) des­ti­na­da a los defen­so­res judi­cia­les empie­za a escri­bir leyes inter­na­cio­na­les en el códi­go judi­cial mili­tar esta­dou­ni­den­se mucho antes que en el dere­cho interno esta­dou­ni­den­se. Las leyes con­sue­tu­di­na­rias, acep­ta­das por muchos paí­ses, están con­vir­tién­do­se en dere­cho con­ven­cio­nal (codi­fi­ca­do). Al menos hay un cono­ci­mien­to prác­ti­co de que si las deci­sio­nes mili­ta­res exclu­yen la huma­ni­dad, pier­den la bue­na fe nece­sa­ria para las leyes de la gue­rra que pro­te­gen a ambas par­tes. Recha­zo Hay una lar­ga his­to­ria de hom­bres y muje­res inten­tan­do expli­car al poder que no pue­de dedi­car­se a matar por nada y en bien de nada. Las cul­tu­ras anti­guas de Indo­euro­pa y de Per­sia son civi­li­za­das en gra­do sumo. La resis­ten­cia sobre­vi­ve. No se tra­ta sólo de la resis­ten­cia del Islam, o de una inter­pre­ta­ción del Corán o de una sec­ta. La nece­si­dad de liber­tad sigue su pro­pio camino. Es la super­vi­ven­cia de la fe, de los pri­me­ros cris­tia­nos en Roma, de Tous­saint L’Ouverture, de Louis Riel, de la resis­ten­cia del Gue­to de Var­so­via, de Ho Chi Min, de Jean Mou­lin, de John Brown y Tho­reau, tam­bién de Beau­re­gard, tam­bién de Simon Bolí­var, de Fidel o de los sue­ños revo­lu­cio­na­rios de EEUU. En los miles y miles momen­tos de la his­to­ria en que la arro­gan­cia de los opre­so­res aplas­tó y aplas­ta el res­pe­to por la vida, se gene­ra resis­ten­cia. Esa Polí­ti­ca de EEUU, al situar a un esta­dou­ni­den­se musul­mán den­tro de su ámbi­to de matan­za por afir­mar sen­ci­lla­men­te sus creen­cias y suge­rir que vale la pena morir por ellas, rom­pe con la fe en la huma­ni­dad. Los esta­dou­ni­den­ses ya hemos teni­do que pasar por el ase­si­na­to de muchos de nues­tros líde­res reli­gio­sos. El Dr. Mar­tin Luther King hijo (31) era tan solo un esta­dou­ni­den­se. Su liber­tad de pen­sa­mien­to y de fe se con­vir­tió en una ame­na­za para un gobierno que empren­día una gue­rra en Viet­nam. Una ame­na­za “ins­pi­ra­ti­va”. Mal­colm X eran tan sólo un esta­dou­ni­den­se, otra ame­na­za ins­pi­ra­ti­va y un visio­na­rio. Hubo tan­tas muer­tes inex­pli­ca­bles e injus­ti­fi­ca­das de esta­dou­ni­den­ses en los sesen­ta, de hom­bres y muje­res de bue­na fe que creían en la huma­ni­dad. Algu­nos lle­va­ban uni­for­me. El cri­men que se pro­po­nen per­pe­trar con­tra Anwar al-Aula­qi es par­te de un cri­men esta­dou­ni­den­se mucho más gran­de, que sigue sien­do inacep­ta­ble bajo cual­quier con­cep­to y que se nos lle­va a todos por delan­te. La preo­cu­pa­ción no es sólo por la orden de matar a Anwar al-Aula­qi, que creo que es una orden paten­te­men­te ile­gal (32). Es que esa polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se de “gue­rra” ha crea­do como nor­ma los ase­si­na­tos injus­ti­fi­ca­dos. Las víc­ti­mas son a menu­do ino­cen­tes e inol­vi­da­bles. Esa polí­ti­ca sitúa a gen­te del ejér­ci­to y de los ser­vi­cios rela­cio­na­dos con él, la CIA, los con­tra­tis­tas, la gen­te que sólo “esta­ba cum­plien­do órde­nes” fue­ra de la comu­ni­dad huma­na y más allá de la pro­tec­ción de la ley. Con un míni­mo de preo­cu­pa­ción por la vida huma­na, no cabe sino luchar para se can­ce­le esa orden. NOTAS: 1. Phi­lip Gerar­di, «Deep Back­ground: Assas­si­na­ting Ame­ri­cans» (28 mar­zo 2010), Glo­bal Research News. Gerar­di indi­ca el nom­bre de otro esta­dou­ni­den­se en la lis­ta de per­so­nas que se deben eli­mi­nar, Adam Perl­man (Adam Yahi­ye Gadahn). Un cris­tiano judío de la Cos­ta Oes­te, con­ver­ti­do al Islam a los 17 años, al que se con­si­de­ra ayu­dan­te de Bin Laden, un “pro­pa­gan­dis­ta” que apo­ya a los fun­da­men­ta­lis­tas pakis­ta­níes. 2. Cons­ti­tu­ción de EEUU. Artícu­lo VI (2). «This Cons­ti­tu­tion, and th
e laws of the Uni­ted Sta­tes which shall be made in pur­suan­ce the­reof; and all trea­ties made, or which shall be made, under the autho­rity of the Uni­ted Sta­tes, shall be the supre­me law of the land…» 3. Andrew Bun­com­be: «Bush gives CIA “hit list” of senior terro­rists», (16 dic. 2002), The Inde­pen­dent. 4. Greg Miller: «Mus­lim cle­ric Aula­qi is 1st U.S. citi­zen on list of tho­se CIA is allo­wed to kill» (7 abril 2010), Washing­ton Post. 5. «Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Polí­ti­cos y Civi­les» (16 dic. 1966), Colec­ción de tra­ta­dos de las Nacio­nes Uni­das en Inter­net. Se inclu­ye actual­men­te en el Suple­men­to Docu­men­tal del Dere­cho de la Gue­rra (2009), Inter­na­tio­nal and Ope­ra­tio­nal Law Depart­ment, The Jud­ge Advo­ca­te Gene­ra­l’s Legal Cen­ter and School. 6. Laws of War Hand­book 2005, Inter­na­tio­nal and Ope­ra­tio­nal Law Depart­ment, The Jud­ge Advo­ca­te Gene­ra­l’s Legal Cen­ter and School [http://​www​.jagc​net​.army​.mil] 7. Eli­za­beth Bazan: «Assas­si­na­tion Ban and E.O. 12333: a Brief sum­mary», (4 enero 2002), CRS Report for Con­gress. 8. The Black Book: the Nazi Cri­me Against the Jewish Peo­ple (New York, Nexus Press, 1981), pág. 89 – 110. 9. «The Armed For­ces of the Uni­ted Sta­tes will comply with the law of war during all armed con­flicts, howe­ver such con­flicts are cha­rac­te­ri­zed, and, unless other­wi­se direc­ted by com­pe­tent autho­ri­ties, the US Armed For­ces will comply with the prin­ci­ples and spi­rit of the law of war during all other ope­ra­tions», Chair­man of the Joint Chiefs of Staff Ins­truc­tion, CJCSI 5810.01B (25 mar­zo 2002). 10. Andy Sol­tis: « “Fort Hood” Imam blown up: Yemen» (25 diciem­bre 2009), New York Post. De hecho, Al-Aula­qi sobre­vi­vió. Un infor­me ante­rior de AP seña­la que la mujer de Aula­qi y sus cin­co hijos esta­ban con él en un lugar des­co­no­ci­do: Ahmed al-Haj & Don­na Abu-Nasr: «US imam who com­mu­ni­ca­ted with Fort Hood sus­pect wan­ted in Yemen on terror sus­pi­cions», (11 noviem­bre 2009), San Fran­cis­co Exa­mi­ner. 11. Chap­ter 7: «Means and Methods of War­fa­re,» Sec­tion 3, B, 2, C, c., Laws of War Hand­book 2005. 12. Sec­tion 3, B, 2, a, Ibid. 13. «Oba­ma Admi­nis­tra­tion Appro­ves Killing Ame­ri­cans Abroad» (April 5, 2010), all​gov​.com. 14. Sec­tion 3, B, 2, Laws of War Hand­book 2005. 15. J.B.Gerald: «sup­pres­sed news», Nigh­t’s Lan­tern http://​www​.nights​lan​tern​.ca/​b​u​l​l​e​t​i​n​.​h​t​m​#​n​a​m​ouh 16. Site Inte­lli­gen­ce Group [http://​www​.sitein​tel​group​.org/]. 17. David Pallis­ter: «Lea­ders on the CIA’s hit list» (21 mar­zo 2010), The Guar­dian. 18. David Ran­som: «Ford Country: Buil­ding an Eli­te for Indo­ne­sia» The Tro­jan Hor­se: A Radi­cal Look at Foreign Aid (Palo Alto, Ca: Ram­parts Press, 1975, revi­sed edi­tion), pág. 93 – 116 [http://​www​.cia​-on​-cam​pus​.org/​i​n​t​e​r​n​a​t​/​i​n​d​o​.​h​tml]. Véa­se tam­bién mi: «Essay on Sta­te Terro­rism» (1991) Nigh­t’s Lan­tern [http://​nights​lan​tern​.ca/​e​s​s​a​y​.​htm]. 19. «Dorothy Kazel», Wiki­pe­dia. 20. Lee Hocks­ta­der and Dou­glas Farah: «6 Priests, 2 others slain in San Sal­va­dor» (17 noviem­bre 1989), Washing­ton Post Foreign Ser­vi­ce. 21. «Illus­tra­ti­ve case: the Mur­ders of the Jesuit Priests», Report of the UN Truth Com­mis­sion on El Sal­va­dor (15 mar­zo 1993), pág. 45 – 54. 22. Leads for veri­fi­ca­tion: Ralph McGehee, «CIA Sup­port of Death Squads»: seren​di​pity​.li. Seren­di­pity lle­va a cabo una exten­sa inves­ti­ga­ción en la base de datos de la CIA. 23. Véa­se capí­tu­lo 7, «Means and Methods of War­fa­re» Laws of War Hand­book 2005, pas­sim. 24. Artícu­lo 90, 2, y Artícu­lo 92, Uni­form Code of Mili­tary Jus­ti­ce [http://​www​.au​.af​.mil/​a​u​/​a​w​c​/​a​w​c​g​a​t​e​/​u​c​m​j​.​htm]. 25. 18 U.S.C.5 2441 and amen­ded 1997. Laws of War Hand­book 2005, pág. 223. 26. A recent cla­ri­fi­ca­tion: «Pre­fa­ce», Manual for Courts-Mar­tial Uni­ted Sta­tes (2008 edi­tion), Joint Ser­vi­ce Com­mit­tee for Mili­tary Jus­ti­ce. USAPD, Unclas­si­fied PIN 030567 – 000. 27. Ibid. 28. Ibid. 29. La rati­fi­ca­ción de EEUU del Con­ve­nio sobre Geno­ci­dio y su con­si­guien­te polí­ti­ca sub­ra­ya la nece­si­dad de la “inten­ción” para que se come­ta geno­ci­dio. De for­ma rea­lis­ta, la defi­ni­ción de “inten­ción” que­da suje­ta a la inter­pre­ta­ción de un tri­bu­nal inter­na­cio­nal. 30. Véa­se J.B.Gerald, «When the “War on Terror” Beco­mes Geno­ci­de» (2010) [http://​nights​lan​tern​.ca/​g​w​.​htm] 31. Para con­si­de­rar el ase­si­na­to del Dr. Mar­tin Luther King Jr. (y otros) den­tro del con­tex­to de una ope­ra­ción secre­ta esta­dou­ni­den­se (rela­cio­na­da con el ejér­ci­to), véa­se J.B.Gerald: «Essay on Sta­te Terro­rism» (1991) [http://​nights​lan​tern​.ca/​e​s​s​a​y​.​htm]. 32. Artícu­lo 90, «Expla­na­tion», 2, a, i,UCMY, Manual for Court Mar­tial Uni­ted Sta­tes (edi­ción 2008) [http://​www​.jag​.navy​.mil/​d​o​c​u​m​e​n​t​s​/​m​c​m​2​0​0​8​.​pdf]. Véa­se tam­bién artícu­lo 89: «Expla­na­tion» (5) y artícu­lo 92, ibid. Fuen­te: http://​www​.glo​bal​re​search​.ca/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​c​o​n​t​e​x​t​=​v​a​&​a​i​d​=​1​8​795

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.