Gar­zón, ¿un héroe de los dere­chos huma­nos?

garzonincompetentetp5

Cuan­do redo­blan los lla­ma­mien­tos a res­pal­dar a Gar­zón, reco­no­ci­das voces en la defen­sa de los dere­chos huma­nos aler­tan ante la para­do­ja de pre­sen­tar como vale­dor de las liber­ta­des a este juez.

«No pode­mos sino opo­ner­nos a la desig­na­ción del juez Bal­ta­sar Gar­zón como defen­sor de dere­chos huma­nos, cuan­do su actua­ción ha sido, mien­tras le era favo­ra­ble a sus intere­ses, idén­ti­ca a la que aho­ra denun­cia». Así de con­tun­den­te ter­mi­na el mani­fies­to, titu­la­do La Para­do­ja de Gar­zón, hecho públi­co a media­dos de abril por 26 cono­ci­dos acti­vis­tas en la defen­sa de los dere­chos huma­nos del Esta­do espa­ñol.

Según Jor­ge del Cura, del madri­le­ño Cen­tro de Docu­men­ta­ción con­tra la Tor­tu­ra, y uno de los fir­man­tes del mani­fies­to “es nece­sa­rio e impres­cin­di­ble inves­ti­gar todas y cada una de las res­pon­sa­bi­li­da­des de los crí­me­nes del Fran­quis­mo, pero esta inves­ti­ga­ción no pue­de ser­vir para ava­lar y dar un bar­niz demo­crá­ti­co a un tri­bu­nal como la Audien­cia Nacio­nal (AN). El mani­fies­to –aña­de– nace ante el estu­por y la indig­na­ción de ver cómo se pre­sen­ta a Gar­zón como un héroe de los dere­chos huma­nos al tiem­po que se ocul­ta, o se silen­cia, su papel y, sobre todo, el de la Audien­cia Nacio­nal en el retro­ce­so de las liber­ta­des en el Esta­do espa­ñol”.

Y es que los nom­bres del juez estre­lla y el de este tri­bu­nal espe­cial están ínti­ma­men­te liga­dos des­de que en 1988 Gar­zón se incor­po­ra­ra a la Audien­cia Nacio­nal como juez ins­truc­tor. Una dila­ta­da carre­ra duran­te la cual Gar­zón ha mar­ca­do su esti­lo. “Si enten­de­mos el juez de ins­truc­ción como un juez garan­te de los dere­chos fun­da­men­ta­les de los inves­ti­ga­dos, Gar­zón no aprue­ba: no mate­ria­li­za su fun­ción de con­trol de la labor poli­cial y se limi­ta a repro­du­cir los ates­ta­dos de la poli­cía en los autos judi­cia­les” des­cri­be Benet Salle­las, letra­do cata­lán que ha teni­do que lidiar con dife­ren­tes oca­sio­nes con los suma­rios de este juez. “Ha uti­li­za­do siem­pre un mode­lo total­men­te inqui­si­ti­vo, difi­cul­tan­do mucho la labor de las defen­sas. Pare­ce que aho­ra le ha pasa­do algo pare­ci­do”.

El titu­lar del juz­ga­do nº 5 de ins­truc­ción no ha sido un juez más de la AN. Para el abo­ga­do vas­co Julen Arzua­ga, de Beha­to­kia, un obser­va­to­rio vas­co de dere­chos huma­nos y uno de los impul­so­res del mani­fies­to crí­ti­co con Gar­zón, éste “es el crea­dor de la inter­pre­ta­ción exten­si­va del ‘todo es ETA’. Él dise­ñó el empleo ambi­guo del dere­cho penal y de su bru­tal intro­mi­sión en la vida polí­ti­ca públi­ca. Es el res­pon­sa­ble de toda esa línea de inter­ven­ción que supo­ne dejar en sus­pen­so los dere­chos polí­ti­cos de un sec­tor impor­tan­te de la socie­dad vas­ca”. Y lo ha hecho, según Arzua­ga, “impul­san­do suma­rios de moti­va­ción polí­ti­ca y recu­rrien­do al dere­cho Penal del enemi­go, ese dere­cho que juz­ga, con­de­na y encar­ce­la, no por lo que has hecho, sino por lo que eres y pien­sas”.

Y el juez ha ido mar­can­do línea. Como afir­ma del Cura, “la AN, con Gar­zón a la cabe­za, ade­lan­ta­ba, exi­gía y daba un apa­ren­te bar­niz legal a las modi­fi­ca­cio­nes para endu­re­cer la legis­la­ción en cada momen­to”.

La pur­ga de la sala cuar­ta

Lo suce­di­do con los jue­ces de la sala cuar­ta de lo penal de la AN es un buen ejem­plo del ses­go que impri­mió Gar­zón. El vete­rano August Gil Mata­ma­la, ex pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos Demó­cra­tas Euro­peos recuer­da este caso: “Gar­zón es un juez ins­truc­tor con facul­ta­des enor­mes, pero sus deci­sio­nes se pue­den revi­sar y recu­rrir en un nivel juris­dic­cio­nal supe­rior: la sala cuar­ta de lo penal de la Audien­cia. Dos magis­tra­dos no se deja­ron embau­car por su visión desor­bi­ta­da del teji­do aso­cia­ti­vo vas­co y, des­de fina­les de los ‘90, revo­ca­ban nume­ro­sos pro­ce­sa­mien­tos.

Enton­ces los magis­tra­dos sufrie­ron una cam­pa­ña mediá­ti­ca de des­pres­ti­gio”. Pos­te­rior­men­te, en febre­ro de 2002, en un con­fu­so caso, la sala cuar­ta dejó en liber­tad a un nar­co­tra­fi­can­te, que se dio a la fuga. Sus jue­ces fue­ron ful­mi­nan­te­men­te expe­dien­ta­dos, sus­pen­di­dos e inha­bi­li­ta­dos por seis meses. Tras aque­lla drás­ti­ca san­ción, en los pasi­llos del tri­bu­nal, la leta­nía de su per­so­nal fue la mis­ma: “Cotino (enton­ces direc­tor gene­ral de la Poli­cía) y Gar­zón han toma­do la AN”. En 2004, el Supre­mo con­si­de­ró inmo­ti­va­da la sus­pen­sión y los magis­tra­dos fue­ron reha­bi­li­ta­dos y se rein­cor­po­ra­ron a la Audien­cia.

“Pero –sos­tie­ne Gil Mata­ma­la– el daño ya esta­ba hecho: des­de enton­ces nin­gu­na sala de la AN se atre­ve a cues­tio­nar las deci­sio­nes de Gar­zón”. En ello abun­da Fer­nán­dez: “Sin recor­dar aque­lla bata­lla es hoy impo­si­ble com­pren­der ins­truc­cio­nes y sen­ten­cias como la del macro­pro­ce­so 1898 o el cie­rre de los perió­di­cos Egin y Egun­ka­ria o la equi­pa­ra­ción de des­obe­dien­cia civil y terro­ris­mo”.

Impa­si­ble ante la tor­tu­ra

Pero si hay una crí­ti­ca al juez que se repi­te, es su acti­tud ante las denun­cias de tor­tu­ras. Según Del Cura “son muchos los casos de per­so­nas que, al com­pa­re­cer ante Gar­zón, denun­cia­ron haber sufri­do tor­tu­ras y/​o malos tra­tos duran­te el perio­do de deten­ción inco­mu­ni­ca­da. Y la res­pues­ta de éste ha sido la mis­ma: en nin­gún caso ha orde­na­do inves­ti­gar o remi­tir las denun­cias al juz­ga­do com­pe­ten­te.

Y ha dado por bue­nas todas estas decla­ra­cio­nes”. Su desidia ante las denun­cias de abu­sos poli­cia­les le valió a Gar­zón la des­apro­ba­ción del Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos. En 1992, 30 inde­pen­den­tis­tas cata­la­nes que fue­ron dete­ni­dos en vís­pe­ras de los Jue­gos Olím­pi­cos y a los que les fue apli­ca­da la legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta, denun­cia­ron ante el juez haber sido tor­tu­ra­dos sin que éste hicie­ra nada. Tras un lar­go pro­ce­so, en 2004, el Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos sen­ten­ció que las inves­ti­ga­cio­nes de Gar­zón res­pec­to a las tor­tu­ras no habían sido “lo sufi­cien­te­men­te pro­fun­das y efec­ti­vas”. Salle­las recuer­da otro epi­so­dio san­gran­te: “Se tra­ta­ba de un chi­co que él tra­jo de Guan­tá­na­mo para juz­gar por terro­ris­mo. En aquel momen­to no le pare­ció nin­gún pro­ble­ma que vinie­ra de ahí. Al impu­tado lo absol­vió el Tri­bu­nal Supre­mo, que sí negó vali­dez a este tipo de pro­ce­sos. Sin embar­go, él, como juez de ins­truc­ción, no había hecho nada”.

Para Arzua­ga “le juz­gan pre­ci­sa­men­te por una acu­sa­ción des­pro­por­cio­na­da, con con­no­ta­cio­nes polí­ti­cas y deri­va­da de una inter­pre­ta­ción exten­si­va de la ley. Esa es la jus­ti­cia espa­ño­la. Él ha con­tri­bui­do a que pue­da lle­gar adon­de hoy lle­ga”.

El macro­su­ma­rio 1898, una cober­tu­ra para todo

“De la mis­ma mane­ra en que las Madres de la Pla­za de Mayo hemos agra­de­ci­do al juez Bal­ta­sar Gar­zón el pro­ce­sa­mien­to de los geno­ci­das argen­ti­nos que ensan­gren­ta­ron nues­tro país, hoy tene­mos la obli­ga­ción de denun­ciar la con­duc­ta ver­gon­zo­sa y veja­to­ria de este mis­mo juez. Repu­dia­mos con todas nues­tras fuer­zas la ope­ra­ción poli­cial y repre­si­va orde­na­da por él con­tra el dia­rio Egin”.

Este duro pro­nun­cia­mien­to de un refe­ren­te mun­dial en la defen­sa de los dere­chos huma­nos refle­ja la doble cara del juez que lle­gó a pos­tu­lar­se como can­di­da­to a pre­mio Nobel de la paz. En 1989, valién­do­se de sus rela­cio­nes con las uni­da­des de Inves­ti­ga­ción e Infor­ma­ción de la Guar­dia Civil, Gar­zón ini­ció unas dili­gen­cias secre­tas con escu­chas tele­fó­ni­cas e infor­ma­ción de deten­cio­nes de miem­bros de ETA.

En 1998 abrió el macro­su­ma­rio, con el que pre­ten­de juz­gar “todo el entra­ma­do de ETA”. En base a este, clau­su­ró e inter­vino judi­cial­men­te el perió­di­co Egin y la radio Egin Irra­tia. Es tal el volu­men del suma­rio, que el juez lo divi­dió en cin­co pie­zas: las empre­sas que la acu­sa­ción vin­cu­la a KAS y Orain, edi­to­ra del dia­rio Egin; Ekin; Fun­da­ción Zuma­la­be y Xaki. 55 per­so­nas fue­ron pro­ce­sa­das. El perio­dis­ta David Fer­nán­dez des­ta­ca lo que sig­ni­fi­có la lla­ma­da pie­za de la Des­obe­dien­cia Civil: “duran­te nue­ve años, nue­ve per­so­nas acti­vas en el paci­fis­mo, liga­das a la Fun­da­ción Zuma­la­be, han sido, por obra de Gar­zón, con­ver­ti­das en terro­ris­tas, para ser final­men­te absuel­tas”. Sin embar­go, tras el jui­cio, la AN vali­dó las acu­sa­cio­nes de Gar­zón con duras con­de­nas.

En 2009 el Supre­mo, aun­que man­tu­vo nume­ro­sas con­de­nas, reba­jó muchas otras. En su sen­ten­cia decla­ró la ili­ci­tud del cie­rre Egin y reco­no­cía la “apli­ca­ción inde­bi­da” por el juez ins­truc­tor del Códi­go Penal para la clau­su­ra de Egin.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *