Gar­zón, ¿un héroe de los dere­chos humanos?

garzonincompetentetp5

Cuan­do redo­blan los lla­ma­mien­tos a res­pal­dar a Gar­zón, reco­no­ci­das voces en la defen­sa de los dere­chos huma­nos aler­tan ante la para­do­ja de pre­sen­tar como vale­dor de las liber­ta­des a este juez.

«No pode­mos sino opo­ner­nos a la desig­na­ción del juez Bal­ta­sar Gar­zón como defen­sor de dere­chos huma­nos, cuan­do su actua­ción ha sido, mien­tras le era favo­ra­ble a sus intere­ses, idén­ti­ca a la que aho­ra denun­cia». Así de con­tun­den­te ter­mi­na el mani­fies­to, titu­la­do La Para­do­ja de Gar­zón, hecho públi­co a media­dos de abril por 26 cono­ci­dos acti­vis­tas en la defen­sa de los dere­chos huma­nos del Esta­do español.

Según Jor­ge del Cura, del madri­le­ño Cen­tro de Docu­men­ta­ción con­tra la Tor­tu­ra, y uno de los fir­man­tes del mani­fies­to “es nece­sa­rio e impres­cin­di­ble inves­ti­gar todas y cada una de las res­pon­sa­bi­li­da­des de los crí­me­nes del Fran­quis­mo, pero esta inves­ti­ga­ción no pue­de ser­vir para ava­lar y dar un bar­niz demo­crá­ti­co a un tri­bu­nal como la Audien­cia Nacio­nal (AN). El mani­fies­to –aña­de– nace ante el estu­por y la indig­na­ción de ver cómo se pre­sen­ta a Gar­zón como un héroe de los dere­chos huma­nos al tiem­po que se ocul­ta, o se silen­cia, su papel y, sobre todo, el de la Audien­cia Nacio­nal en el retro­ce­so de las liber­ta­des en el Esta­do español”.

Y es que los nom­bres del juez estre­lla y el de este tri­bu­nal espe­cial están ínti­ma­men­te liga­dos des­de que en 1988 Gar­zón se incor­po­ra­ra a la Audien­cia Nacio­nal como juez ins­truc­tor. Una dila­ta­da carre­ra duran­te la cual Gar­zón ha mar­ca­do su esti­lo. “Si enten­de­mos el juez de ins­truc­ción como un juez garan­te de los dere­chos fun­da­men­ta­les de los inves­ti­ga­dos, Gar­zón no aprue­ba: no mate­ria­li­za su fun­ción de con­trol de la labor poli­cial y se limi­ta a repro­du­cir los ates­ta­dos de la poli­cía en los autos judi­cia­les” des­cri­be Benet Salle­las, letra­do cata­lán que ha teni­do que lidiar con dife­ren­tes oca­sio­nes con los suma­rios de este juez. “Ha uti­li­za­do siem­pre un mode­lo total­men­te inqui­si­ti­vo, difi­cul­tan­do mucho la labor de las defen­sas. Pare­ce que aho­ra le ha pasa­do algo parecido”.

El titu­lar del juz­ga­do nº 5 de ins­truc­ción no ha sido un juez más de la AN. Para el abo­ga­do vas­co Julen Arzua­ga, de Beha­to­kia, un obser­va­to­rio vas­co de dere­chos huma­nos y uno de los impul­so­res del mani­fies­to crí­ti­co con Gar­zón, éste “es el crea­dor de la inter­pre­ta­ción exten­si­va del ‘todo es ETA’. Él dise­ñó el empleo ambi­guo del dere­cho penal y de su bru­tal intro­mi­sión en la vida polí­ti­ca públi­ca. Es el res­pon­sa­ble de toda esa línea de inter­ven­ción que supo­ne dejar en sus­pen­so los dere­chos polí­ti­cos de un sec­tor impor­tan­te de la socie­dad vas­ca”. Y lo ha hecho, según Arzua­ga, “impul­san­do suma­rios de moti­va­ción polí­ti­ca y recu­rrien­do al dere­cho Penal del enemi­go, ese dere­cho que juz­ga, con­de­na y encar­ce­la, no por lo que has hecho, sino por lo que eres y piensas”.

Y el juez ha ido mar­can­do línea. Como afir­ma del Cura, “la AN, con Gar­zón a la cabe­za, ade­lan­ta­ba, exi­gía y daba un apa­ren­te bar­niz legal a las modi­fi­ca­cio­nes para endu­re­cer la legis­la­ción en cada momento”.

La pur­ga de la sala cuarta

Lo suce­di­do con los jue­ces de la sala cuar­ta de lo penal de la AN es un buen ejem­plo del ses­go que impri­mió Gar­zón. El vete­rano August Gil Mata­ma­la, ex pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos Demó­cra­tas Euro­peos recuer­da este caso: “Gar­zón es un juez ins­truc­tor con facul­ta­des enor­mes, pero sus deci­sio­nes se pue­den revi­sar y recu­rrir en un nivel juris­dic­cio­nal supe­rior: la sala cuar­ta de lo penal de la Audien­cia. Dos magis­tra­dos no se deja­ron embau­car por su visión desor­bi­ta­da del teji­do aso­cia­ti­vo vas­co y, des­de fina­les de los ‘90, revo­ca­ban nume­ro­sos procesamientos.

Enton­ces los magis­tra­dos sufrie­ron una cam­pa­ña mediá­ti­ca de des­pres­ti­gio”. Pos­te­rior­men­te, en febre­ro de 2002, en un con­fu­so caso, la sala cuar­ta dejó en liber­tad a un nar­co­tra­fi­can­te, que se dio a la fuga. Sus jue­ces fue­ron ful­mi­nan­te­men­te expe­dien­ta­dos, sus­pen­di­dos e inha­bi­li­ta­dos por seis meses. Tras aque­lla drás­ti­ca san­ción, en los pasi­llos del tri­bu­nal, la leta­nía de su per­so­nal fue la mis­ma: “Cotino (enton­ces direc­tor gene­ral de la Poli­cía) y Gar­zón han toma­do la AN”. En 2004, el Supre­mo con­si­de­ró inmo­ti­va­da la sus­pen­sión y los magis­tra­dos fue­ron reha­bi­li­ta­dos y se rein­cor­po­ra­ron a la Audiencia.

“Pero –sos­tie­ne Gil Mata­ma­la– el daño ya esta­ba hecho: des­de enton­ces nin­gu­na sala de la AN se atre­ve a cues­tio­nar las deci­sio­nes de Gar­zón”. En ello abun­da Fer­nán­dez: “Sin recor­dar aque­lla bata­lla es hoy impo­si­ble com­pren­der ins­truc­cio­nes y sen­ten­cias como la del macro­pro­ce­so 1898 o el cie­rre de los perió­di­cos Egin y Egun­ka­ria o la equi­pa­ra­ción de des­obe­dien­cia civil y terrorismo”.

Impa­si­ble ante la tortura

Pero si hay una crí­ti­ca al juez que se repi­te, es su acti­tud ante las denun­cias de tor­tu­ras. Según Del Cura “son muchos los casos de per­so­nas que, al com­pa­re­cer ante Gar­zón, denun­cia­ron haber sufri­do tor­tu­ras y/​o malos tra­tos duran­te el perio­do de deten­ción inco­mu­ni­ca­da. Y la res­pues­ta de éste ha sido la mis­ma: en nin­gún caso ha orde­na­do inves­ti­gar o remi­tir las denun­cias al juz­ga­do competente.

Y ha dado por bue­nas todas estas decla­ra­cio­nes”. Su desidia ante las denun­cias de abu­sos poli­cia­les le valió a Gar­zón la des­apro­ba­ción del Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos. En 1992, 30 inde­pen­den­tis­tas cata­la­nes que fue­ron dete­ni­dos en vís­pe­ras de los Jue­gos Olím­pi­cos y a los que les fue apli­ca­da la legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta, denun­cia­ron ante el juez haber sido tor­tu­ra­dos sin que éste hicie­ra nada. Tras un lar­go pro­ce­so, en 2004, el Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos sen­ten­ció que las inves­ti­ga­cio­nes de Gar­zón res­pec­to a las tor­tu­ras no habían sido “lo sufi­cien­te­men­te pro­fun­das y efec­ti­vas”. Salle­las recuer­da otro epi­so­dio san­gran­te: “Se tra­ta­ba de un chi­co que él tra­jo de Guan­tá­na­mo para juz­gar por terro­ris­mo. En aquel momen­to no le pare­ció nin­gún pro­ble­ma que vinie­ra de ahí. Al impu­tado lo absol­vió el Tri­bu­nal Supre­mo, que sí negó vali­dez a este tipo de pro­ce­sos. Sin embar­go, él, como juez de ins­truc­ción, no había hecho nada”.

Para Arzua­ga “le juz­gan pre­ci­sa­men­te por una acu­sa­ción des­pro­por­cio­na­da, con con­no­ta­cio­nes polí­ti­cas y deri­va­da de una inter­pre­ta­ción exten­si­va de la ley. Esa es la jus­ti­cia espa­ño­la. Él ha con­tri­bui­do a que pue­da lle­gar adon­de hoy llega”.

El macro­su­ma­rio 1898, una cober­tu­ra para todo

“De la mis­ma mane­ra en que las Madres de la Pla­za de Mayo hemos agra­de­ci­do al juez Bal­ta­sar Gar­zón el pro­ce­sa­mien­to de los geno­ci­das argen­ti­nos que ensan­gren­ta­ron nues­tro país, hoy tene­mos la obli­ga­ción de denun­ciar la con­duc­ta ver­gon­zo­sa y veja­to­ria de este mis­mo juez. Repu­dia­mos con todas nues­tras fuer­zas la ope­ra­ción poli­cial y repre­si­va orde­na­da por él con­tra el dia­rio Egin”.

Este duro pro­nun­cia­mien­to de un refe­ren­te mun­dial en la defen­sa de los dere­chos huma­nos refle­ja la doble cara del juez que lle­gó a pos­tu­lar­se como can­di­da­to a pre­mio Nobel de la paz. En 1989, valién­do­se de sus rela­cio­nes con las uni­da­des de Inves­ti­ga­ción e Infor­ma­ción de la Guar­dia Civil, Gar­zón ini­ció unas dili­gen­cias secre­tas con escu­chas tele­fó­ni­cas e infor­ma­ción de deten­cio­nes de miem­bros de ETA.

En 1998 abrió el macro­su­ma­rio, con el que pre­ten­de juz­gar “todo el entra­ma­do de ETA”. En base a este, clau­su­ró e inter­vino judi­cial­men­te el perió­di­co Egin y la radio Egin Irra­tia. Es tal el volu­men del suma­rio, que el juez lo divi­dió en cin­co pie­zas: las empre­sas que la acu­sa­ción vin­cu­la a KAS y Orain, edi­to­ra del dia­rio Egin; Ekin; Fun­da­ción Zuma­la­be y Xaki. 55 per­so­nas fue­ron pro­ce­sa­das. El perio­dis­ta David Fer­nán­dez des­ta­ca lo que sig­ni­fi­có la lla­ma­da pie­za de la Des­obe­dien­cia Civil: “duran­te nue­ve años, nue­ve per­so­nas acti­vas en el paci­fis­mo, liga­das a la Fun­da­ción Zuma­la­be, han sido, por obra de Gar­zón, con­ver­ti­das en terro­ris­tas, para ser final­men­te absuel­tas”. Sin embar­go, tras el jui­cio, la AN vali­dó las acu­sa­cio­nes de Gar­zón con duras condenas.

En 2009 el Supre­mo, aun­que man­tu­vo nume­ro­sas con­de­nas, reba­jó muchas otras. En su sen­ten­cia decla­ró la ili­ci­tud del cie­rre Egin y reco­no­cía la “apli­ca­ción inde­bi­da” por el juez ins­truc­tor del Códi­go Penal para la clau­su­ra de Egin.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.