Abi­mael guz­man :Morir por el amor de Miriam – El Dia­rio Internacional

Miriam, mi úni­ca… Bien mío… reme­ces mi alma y haces bullir inefa­bles recuer­dos… esta vida mía latien­do des­de siem­pre por ti… Y tu bien mío, no solo el inde­cli­na­ble y cre­cien­te amor de siem­pre, sino mi alma para fun­dir­se una vez mas con­ti­go”. Escri­bía Abi­mael Guz­mán en el 2007 a su ama­da Miriam (De puño y Letra, Abi­mael Guz­mán Rei­no­so, setiem­bre del 2009). Y así Gon­za­lo se dis­pu­so a ofren­dar la vida por el amor de Miriam, y ella que lo que­ría has­ta la locu­ra se enter­ne­ció de amor y lo siguió en ese pere­gri­na­je de la muer­te. Anun­cia­ron morir de amor. Al leer estas pri­me­ras líneas cual­quie­ra diría que aquí se tra­ta de una copia absur­da de las aven­tu­ras del Inge­nio­so Hidal­go Don Qui­jo­te de la Man­cha y de su ama­da Dul­ci­nea. Pero se equi­vo­can, aquí se tra­ta de las andan­zas de Abi­mael Guz­mán Rey­no­so (75 años), quien des­de 1993, cuan­do se entre­gó a los bra­zos del cri­mi­nal Alber­to Fuji­mo­ri, no ha deja­do de seguir giran­do a la dere­cha has­ta con­ver­tir­se en un per­so­na­je de paco­ti­lla en la polí­ti­ca peruana.

El mar­tes 20 de abril (2010) Guz­mán y Ele­na Ipa­rra­gui­rre (cama­ra­da Miriam), la núme­ro dos de Sen­de­ro Lumi­no­so, anun­cia­ron a tra­vés de su defen­sor legal el doc­tor Alfre­do Cres­po el ini­cio de una huel­ga de ham­bre, has­ta la muer­te cla­ro está, si el gobierno no les per­mi­tía unir­se en san­ti­fi­ca­do matri­mo­nio. “For­ma­li­zar su unión ante la ley”, ha dicho su abo­ga­do. Gon­za­lo exi­ge que su pare­ja, y diri­gen­te “his­tó­ri­co” del PCP reclui­da en otra pri­sión (San­ta Móni­ca), lo visi­te y que se les per­mi­ta reunio­nes inti­mas. Dos días des­pués, sor­pre­si­va­men­te, el abo­ga­do Cres­po y por­ta­voz de Gon­za­lo, anun­ció sin pena ni glo­ria, que su defen­di­do y Ele­na Ipa­rra­gui­rre, sus­pen­dían la “anun­cia­da huel­ga de hambre”.

En el ama­gue de huel­ga de ham­bre de Gon­za­lo y Miriam, no se ha tra­ta­do de “dar la vida por el par­ti­do y la revo­lu­ción”, como decía éste antes de que la poli­cía lo cap­tu­re en 1992. Aho­ra los moti­vos son sim­ples y ello lle­ga casi a la vul­ga­ri­dad per­so­nal. Esta his­to­ria de matri­mo­nio, no es recien­te y tie­ne sus ante­ce­den­tes en octu­bre del 2006, cuan­do en un inter­me­dio de su jui­cio lle­va­do en la base naval del Callao, Gon­za­lo sor­pre­si­va­men­te blan­dió un rami­lle­te de rosas rojas y ama­ri­llas, las que fue­ron entre­ga­das jun­to con un ani­llo de matri­mo­nio a Ele­na Ipa­rra­gui­rre. Ella llo­ró de emo­ción y en nom­bre del par­ti­do juró amor eterno y fide­li­dad a su futu­ro mari­do. Así que­dó for­ma­li­za­do el noviaz­go de esta pare­ja, y los novios a pesar que ya no esta­ban en la mis­ma pri­sión, siguie­ron su roman­ce a tra­vés de car­tas y poe­mas. Los tes­ti­gos fue­ron los jue­ces y el res­to del comi­té cen­tral del par­ti­do de Gonzalo.

La rei­vin­di­ca­ción matri­mo­nial de Gon­za­lo no es otra cosa que la expre­sión sen­ti­men­ta­loi­de y ridí­cu­la de un diri­gen­te que ha hecho de su vida en pri­sión una come­dia las­ti­me­ra y tris­te. Que dife­ren­te a aque­llos com­ba­tien­tes de la lucha arma­da desa­rro­lla­da en Aya­cu­cho, Junín, Huan­ca­ve­li­ca, Alto Hua­lla­ga, Lima, y otras regio­nes y ciu­da­des del Perú, que per­die­ron la vida heroi­ca­men­te en las pri­sio­nes y en el cam­po de bata­lla sin arre­pen­ti­mien­tos de nin­gu­na cla­se. Muchos de estos comu­nis­tas murie­ron jun­tos a sus com­pa­ñe­ras, jun­tos a sus espo­sas, y jun­to a sus hijos. Die­ron la vida por el par­ti­do y la revo­lu­ción sin arre­pen­ti­mien­tos. El pedi­do de Gon­za­lo, de unir­se en matri­mo­nio con Miriam y reci­bir­la en su alco­ba de pri­sio­ne­ro, sien­do legal, se rela­cio­na más a las pre­ben­das que reci­bió el “pre­si­den­te Gon­za­lo” duran­te el fuji­mo­ris­mo. Fue Mon­te­si­nos quien ins­ti­tu­yó que Gon­za­lo con­vi­vie­ra con la nume­ro dos de su par­ti­do en la mis­ma pri­sión en la base naval del Callao. Blan­ca Revo­re­do de Ipa­rra­gui­rre, madre de la cama­ra­da Miriam, y asi­dua visi­tan­te de la pri­sión de alta segu­ri­dad en El Callao, seña­ló en junio del 2007 (entre­vis­ta­da por la revis­ta Care­tas), que su hija en algu­nos casos, tenia que asis­tir y ves­tir a Gon­za­lo cuan­do a éste era afec­ta­do por algu­na cri­sis de pso­ria­sis. La mis­ma Miriam, decla­ró en 1999 que su esta­día en penal jun­to a Gon­za­lo no le resul­ta­ba inso­por­ta­ble, don­de “no nos prohí­ben nues­tro desa­rro­llo inte­lec­tual ni artís­ti­co”. Anun­cian­do tam­bién, que Gon­za­lo “ya había orga­ni­za­do una peque­ña biblio­te­qui­ta bási­ca con vues­tros apor­tes y el de mamá, pero si por él fue­ra lle­na­ría la cel­di­ta con las cajas de leche Glo­ria has­ta el techo que es bas­tan­te alto. ¡Es un buen come-libros!”, dijo ella. (Extrac­tos de Comu­ni­ca­cio­nes de la c. Miriam).

Tan­to Guz­mán como Ele­na Ipa­rra­gui­rre han renun­cia­do públi­ca­men­te a la lucha arma­da, y des­de la pri­sión actúan siem­pre en las filas de con­tra­rre­vo­lu­ción perua­na. En dife­ren­tes oca­sio­nes se han pro­nun­cia­do por una con­ci­lia­ción polí­ti­ca con los repre­sen­tan­tes del Esta­do, y no han deja­do de anun­ciar sus deseos de con­tri­buir con el sis­te­ma “demo­crá­ti­co” del Perú. Des­de sus pos­tu­ras capi­tu­la­do­ras piden una amnis­tía gene­ral en Perú, en la que inclu­yen no solo a los com­ba­tien­tes que lucha­ron con­tra las ban­das arma­das del Esta­do, sino tam­bién a mili­ta­res geno­ci­da y civi­les como Fuji­mo­ri, Mon­te­si­nos y Alan Gar­cía incur­sos en bru­ta­les vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos. Como par­te de esta con­duc­ta polí­ti­ca de cola­bo­ra­ción con el régi­men de turno aho­ra bus­can publi­ci­dad median­te una gro­tes­ca his­to­ria de amor.

Ade­más, si hubie­ran sido otras las cir­cuns­tan­cias en la que Gon­za­lo plan­tea­ra su huel­ga de ham­bre para que le con­ce­dan el dere­cho al matri­mo­nio, el hecho qui­zás habría pasa­do des­aper­ci­bi­do y por que no vis­to como un roman­ce humano y nove­les­co. Pero en las con­di­cio­nes actua­les del Perú, cuan­do el gobierno apris­ta ase­si­na cada día cam­pe­si­nos, nati­vos, mine­ros y otros tra­ba­ja­do­res, plan­tear una huel­ga de ham­bre por asun­tos estric­ta­men­te per­so­na­les y del cora­zón, resul­ta un insul­to a la lucha del pue­blo. Es sim­ple­men­te una infa­mia que sir­ve al gobierno para usar este hecho como cir­co mediá­ti­co para encu­brir la cri­sis guber­na­men­tal y la agu­di­za­ción galo­pan­te de la lucha de cla­ses que nada tie­ne que ver con que se case o no Gon­za­lo y Miriam.

Luis Arce Borja

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.