Viet­nam: 35 años de la derro­ta de Esta­dos Uni­dos- Pren­sa Lati­na

Hace 35 años, el 30 de abril de 1975, los tan­ques de las Fuer­zas Arma­das Popu­la­res de Libe­ra­ción de Viet­nam pene­tra­ron los muros exte­rio­res del anti­guo Pala­cio Pre­si­den­cial de Sai­gón y sus com­ba­tien­tes iza­ron las ban­de­ras vic­to­rio­sas del Gobierno Revo­lu­cio­na­rio Pro­vi­sio­nal y del Fren­te Nacio­nal de Libe­ra­ción.

La gue­rra y la ocu­pa­ción mili­tar y polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos, ter­mi­na­ron ese día, defi­ni­ti­va­men­te.

Había pasa­do más de una déca­da des­de que, en agos­to de 1964, el gobierno de Esta­dos Uni­dos, pre­si­di­do enton­ces por Lyn­don B. John­son, había come­ti­do el gran frau­de de la auto agre­sión a un buque nor­te­ame­ri­cano.

El hecho fue cono­ci­do como «acon­te­ci­mien­tos del Gol­fo de Ton­kín» y sir­vió de pre­tex­to para ini­ciar la gue­rra aérea de des­truc­ción con­tra el Nor­te de Viet­nam y jus­ti­fi­car la gue­rra espe­cial en el Sur.

En reali­dad, des­de 1971 los esta­dou­ni­den­ses habían comen­za­do a per­der la gue­rra cuan­do no pudie­ron con­tro­lar las fron­te­ras entre Viet­nam, Laos y Cam­bo­dia por la carre­te­ra 9 y el Pen­tá­gono había sido derro­ta­do en su gue­rra meteo­ro­ló­gi­ca que tenía como obje­ti­vos dañar los diques y repre­sas del Nor­te.

Las fuer­zas de Lon Nol y Sirik Matak, en Cam­bo­dia, esta­ban en ban­ca­rro­ta, las zonas libe­ra­das abar­ca­ban más de 50 por cien­to de los esce­na­rios de la gue­rra, y una fuer­te ofen­si­va mili­tar de los patrio­tas del Sur había obli­ga­do a la Casa Blan­ca a fir­mar los acuer­dos de París del 27 de enero de 1973 para res­ta­ble­cer la paz en el Nor­te.

Pero Esta­dos Uni­dos no se había ren­di­do y el pre­si­den­te de enton­ces, Richard M. Nixon, man­te­nía su febril y vehe­men­te idea de domi­nar y aca­bar con las fuer­zas de libe­ra­ción.

Los ocu­pa­cio­nis­tas tenían des­ple­ga­dos en las cin­co zonas mili­ta­res en que divi­die­ron el Sur del país a un millón 200 mil sol­da­dos sai­go­ne­ses agru­pa­dos en 13 divi­sio­nes, sin incluir al per­so­nal de la mari­na y la avia­ción, esta últi­ma dota­da con mil 800 apa­ra­tos tác­ti­cos, la mitad de ellos heli­cóp­te­ros, mil 400 uni­da­des de super­fi­cie, dos mil embar­ca­cio­nes flu­via­les, sofis­ti­ca­dos equi­pos de comu­ni­ca­cio­nes y de otras espe­cia­li­da­des.

Con­ta­ban ade­más con cin­co super­puer­tos, nume­ro­sas bases aero­na­va­les, como las de Da Nang, la mayor del mun­do enton­ces, Cam Ranh, 10 aero­puer­tos de enver­ga­du­ra como el de Tan Son Nhut en Sai­gón y 200 media­nos y peque­ños.

Ante el evi­den­te dete­rio­ro de la situa­ción del enemi­go, y las fla­gran­tes vio­la­cio­nes de los acuer­dos de París por par­te de Washing­ton, el man­do polí­ti­co viet­na­mi­ta ins­tru­yó al Esta­do Mayor de sus fuer­zas arma­das, a pre­pa­rar la bata­lla final por la libe­ra­ción cuan­do ape­nas comen­za­ba el año 1974.

La pri­me­ra prue­ba se pro­du­jo con la bata­lla con­tra la base de Phuoc Long don­de había acan­to­na­dos cin­co mil sol­da­dos del régi­men sai­go­nés.

A esa vic­to­ria suce­die­ron otras muchas las cua­les deter­mi­na­ron que el Comi­té Cen­tral esco­gie­ra el 10 de mar­zo de 1975 como la fecha para lan­zar la gran ofen­si­va final.

El pun­to de par­ti­da fue la codi­cia­da Buon Me Thuot, en las mese­tas cen­tra­les, don­de las fuer­zas de libe­ra­ción, en lugar de ata­car la peri­fe­ria como acos­tum­bra­ban, se con­cen­tra­ron en la ciu­dad y des­de allí arre­me­tie­ron con­tra las bases exte­rio­res a las que deja­ron inco­mu­ni­ca­das.

De esa mane­ra, deja­ron divi­di­do el país a la mitad debi­li­tan­do a las tro­pas enemi­gas, lo cual posi­bi­li­tó que fue­ran cayen­do esca­lo­na­da­men­te baluar­tes mili­ta­res como Plei­kú, Che Reo, Hue, Da Nang, Nha Trang, Luang Tri y otras muchas.

La lar­ga y for­ti­fi­ca­da cade­na de bases y cam­pa­men­tos mili­ta­res sai­go­ne­ses en toda la exten­sión del país se fue des­gra­nan­do como collar de cuen­tas a una velo­ci­dad insos­pe­cha­da.

Así lo per­ci­bía­mos quie­nes en ese momen­to está­ba­mos en Hanoi y corro­bo­rá­ba­mos con los espe­cia­lis­tas mili­ta­res que nues­tros anfi­trio­nes del Nor­te ponían a nues­tra dis­po­si­ción para tener de pri­me­ra mano noti­cias de lo que acon­te­cía y hacer repor­ta­jes fie­les para nues­tros medios de comu­ni­ca­ción.

Duran­te los días 26, 27 y 28 de abril la ofen­si­va patrio­ta se gene­ra­li­zó por toda la fran­ja cos­te­ra y per­mi­tió con­so­li­dar el domi­nio de las regio­nes mili­ta­res I y II.

Aque­llo deter­mi­nó la deci­sión del Comi­té Cen­tral de orde­nar la Ope­ra­ción Ho Chi Minh por la libe­ra­ción de Sai­gón, que ori­gi­nal­men­te no esta­ba en el plan, según nos expli­ca­ron ulte­rior­men­te los jefes de la ofen­si­va.

La bata­lla final se ini­ció con com­ba­tes encar­ni­za­dos en Long Binh, Xuan Loc, Bien Hoa y Cu Chi, casa por casa y pul­ga­da a pul­ga­da, para rom­per el famo­so cor­dón sani­ta­rio que pro­te­gía mili­tar­men­te a la capi­tal sure­ña.

La Ope­ra­ción Ho Chi Minh fue ful­mi­nan­te y duró menos de 48 horas.

El día 28, vien­do ya inde­fec­ti­ble­men­te per­di­do al régi­men de Ngu­yen Van Thieu, el emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se Graham Mar­tin huyó de Sai­gón des­de la azo­tea de la sede diplo­má­ti­ca en un heli­cóp­te­ro, bochor­no­sa esce­na que que­dó impre­sa para la his­to­ria en dia­rios, revis­tas y fil­mes.

A las 13.30 del 30 de abril de 1975, tres tan­ques PT76 y dos tan­que­tas nor­te­ame­ri­ca­nas reple­tas de jubi­lo­sos com­ba­tien­tes revo­lu­cio­na­rios, baja­ban a toda velo­ci­dad por la calle Pes­teur hacia el río Mekong en medio de acla­ma­cio­nes; lle­ga­ron al Pala­cio Pre­si­den­cial e irrum­pie­ron en él derri­ban­do a su paso una par­te del muro exte­rior que lo rodea­ba.

Pocos días des­pués, cuan­do el mun­do ya había fes­te­ja­do el Pri­me­ro de Mayo, día de los Tra­ba­ja­do­res, y con la gra­ta coin­ci­den­cia de ser el mes de naci­mien­to y home­na­je al héroe eterno del país, Sai­gón fue bau­ti­za­da para siem­pre con su nom­bre: Ciu­dad Ho Chi Minh.

El gene­ral Vo Ngu­yen Giap, a quien encon­tra­mos de mane­ra for­tui­ta en las pla­yas de Nha Trang rum­bo al Sai­gón toda­vía con olor a pól­vo­ra, nos con­fir­ma­ba el éxi­to rotun­do y defi­ni­ti­vo de la gue­rra de todo el pue­blo.

El 30 de abril de 1975 no sólo cayó el régi­men títe­re sai­go­nés y con él la ocu­pa­ción del enton­ces Viet­nam del Sur que el gobierno de Esta­dos Uni­dos había sos­te­ni­do a un pre­cio des­me­su­ra­do des­de la derro­ta de los colo­nia­lis­tas fran­ce­ses en la déca­da de los años 50 del siglo pasa­do.

Cayó un régi­men des­pó­ti­co, cruel y san­gui­na­rio, ins­ta­la­do por el impe­ria­lis­mo en Viet­nam del Sur a san­gre y fue­go, con lo que habían estan­ca­do en el para­le­lo 17 la revo­lu­ción nacio­nal demo­crá­ti­ca lide­ra­da por Ho Chi Minh.

Fue que­bra­da una estra­te­gia depu­ra­da de los impe­ria­lis­tas para pro­du­cir el neo­co­lo­nia­lis­mo esta­dou­ni­den­se en serie, y sepul­ta­da la expan­sión nor­te­ame­ri­ca­na en el Sur­es­te de Asia. Y, en aquel enton­ces, resul­tó frus­tra­da la posi­bi­li­dad de que la expe­rien­cia esta­dou­ni­den­se en Indo­chi­na fue­ra apli­ca­da en Amé­ri­ca Lati­na, Áfri­ca y otras zonas de influen­cia nor­te­ame­ri­ca­na.

En el plano cor­po­ra­ti­vo, tam­bién que­da­ron atrás las ambi­cio­nes des­me­di­das de las trans­na­cio­na­les de arran­car has­ta las últi­mas rique­zas natu­ra­les de la Penín­su­la.

En el estra­té­gi­co: salió derro­ta­da la mano­sea­da y enfer­mi­za sed de vic­to­ria por medio de las armas que pro­pug­na­ba el lla­ma­do «mun­do libre».

Viet­nam, real­men­te, debió de haber mar­ca­do el lími­te has­ta el cual podía lle­gar el expan­sio­nis­mo nor­te­ame­ri­cano.

Con Afga­nis­tán e Iraq, y con el esta­ble­ci­mien­to de bases mili­ta­res en Colom­bia, las últi­mas admi­nis­tra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses, inclui­da la de Barack Oba­ma, han demos­tra­do que no quie­ren apren­der de las lec­cio­nes de la his­to­ria.

Por eso mis­mo, la expe­rien­cia de Viet­nam no pue­de ser des­apro­ve­cha­da por Amé­ri­ca Lati­na en estos tiem­pos de tan­to peli­gro, ame­na­zas y aven­tu­re­ris­mo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *