Por nues­tros muer­tos en Ger­ni­ka – César Arron­do, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de la Pla­ta (Argen­ti­na)

Debe­mos poner fin a nues­tra indi­fe­ren­cia y fal­ta de com­pro­mi­so con el país, que se resu­me en haber per­di­do esos ges­tos soli­da­rios y de entre­ga que nues­tros ante­pa­sa­dos mos­tra­ron hace 73 años

El 26 de abril se cum­plió el 73 ani­ver­sa­rio del bom­bar­deo que la avia­ción de la Ale­ma­nia nazi reali­zó sobre la ciu­dad vas­ca de Ger­ni­ka, que la des­tru­yó en un 70 %, que­dan­do sola­men­te en pie el edi­fi­cio de la esta­ción de tre­nes y la Casa de Jun­tas. Según las esta­dís­ti­cas del Gobierno vas­co, las víc­ti­mas fue­ron 1.654, mien­tras que el infor­me ofi­cial emi­ti­do por el Gobierno fran­quis­ta da cuen­ta sola­men­te de unos 12 dece­sos.

¿Por qué Ger­ni­ka? Una pri­me­ra refle­xión nos lle­va­ría a la con­clu­sión de que la ciu­dad de Ger­ni­ka for­ma par­te del área de resis­ten­cia repu­bli­ca­na del nor­te, la cual inten­ta­ba peno­sa­men­te con­te­ner el avan­ce de los insur­gen­tes fas­cis­tas que se habían levan­ta­do en el nor­te de Áfri­ca en julio de 1936, al man­do de Fran­cis­co Fran­co. Pero indu­da­ble­men­te la elec­ción de Ger­ni­ka no fue al azar, sino que la ope­ra­ción tuvo como obje­ti­vo prin­ci­pal minar la moral de los guda­ris y de un pue­blo ague­rri­do y patrio­ta, por­que Ger­ni­ka cons­ti­tu­ye uno de los sím­bo­los más pre­cia­dos de los vas­cos, por su legen­da­rio roble, que repre­sen­ta la tena­ci­dad y fir­me­za nues­tro pue­blo.

Ger­ni­ka hoy no debe cons­ti­tuir sola­men­te una fecha del calen­da­rio anual que nos obli­ga a recor­dar ese luc­tuo­sos hecho his­tó­ri­co, sino que, ade­más, debe ser moti­vo para que se reali­ce una pro­fun­da refle­xión de cara al futu­ro de nues­tra nación. En tal sen­ti­do, pen­se­mos ínti­ma­men­te en aque­llos guda­ris que ofre­cie­ron sus vidas por sus idea­les patrió­ti­cos, sin ante­po­ner nin­gún inte­rés per­so­nal al de la defen­sa de su patria, Eus­kal Herria. En este sen­ti­do, noso­tros, que somos los here­de­ros de ese heroís­mo impreg­na­do de soli­da­ri­dad y entre­ga por un ideal nacio­nal, debe­mos hacer un ejer­ci­cio de refle­xión, tenien­do en cla­ro que no hemos sido acto­res de los horro­res de la gue­rra ni del bom­bar­deo de Ger­ni­ka, y que hoy vivi­mos con las como­di­da­des dia­rias de nues­tro tiem­po. En tal sen­ti­do, al que­dar en la sole­dad que el final del día trae y cuan­do nos enfren­te­mos a nues­tro juez inape­la­ble, nues­tra con­cien­cia, debe­mos pre­gun­tar­nos: ¿qué hici­mos hoy por los dere­chos y la liber­tad de nues­tra nación? Y ¿qué esta­mos dis­pues­tos a hacer por ellos en ade­lan­te?

No debe­mos olvi­dar que Ger­ni­ka ha sido sinó­ni­mo de la lucha y de la resis­ten­cia heroi­ca de nues­tro pue­blo, el cual de nin­gu­na mane­ra esta­ba dis­pues­to a per­der su liber­tad. En este sen­ti­do, como un home­na­je a estos patrio­tas vas­cos, debe­mos poner fin a nues­tra indi­fe­ren­cia y fal­ta de com­pro­mi­so con el país, que se resu­me en haber per­di­do esos ges­tos soli­da­rios y de entre­ga que nues­tros ante­pa­sa­dos mos­tra­ron hace 73 años. En tal sen­ti­do, no nos pue­de resul­tar indi­fe­ren­te, y acep­tar sin más, que nos gobier­nen quie­nes pre­ten­der ir des­tru­yen­do las señas par­ti­cu­la­res de nues­tra iden­ti­dad cul­tu­ral, quie­nes nie­gan nues­tro dere­cho a deci­dir, quie­nes hoy defien­den un Esta­tu­to obso­le­to, que antes cri­ti­ca­ban, impo­nien­do a nues­tro pue­blo el día 25 de octu­bre como «fies­ta nacio­nal», cuan­do la fecha en cues­tión es sinó­ni­mo de la pér­di­da de nues­tras leyes vie­jas y nues­tras ins­ti­tu­cio­nes nacio­na­les.

Debe­mos ser con­se­cuen­tes con nues­tros sím­bo­los como, por ejem­plo, el roble de Ger­ni­ka, y qui­zás este 73 ani­ver­sa­rio del geno­ci­dio cons­ti­tu­ya una bue­na opor­tu­ni­dad para comen­zar a tejer los mim­bres nece­sa­rios entre la mili­tan­cia aber­tza­le, a par­tir de acor­dar un pro­yec­to de uni­dad en la acción, colo­can­do los intere­ses de Eus­kal Herria sobre toda inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca par­ti­dis­ta, para que poda­mos comen­zar a tran­si­tar un «sen­de­ro patrió­ti­co» que nos per­mi­ta cris­ta­li­zar los obje­ti­vos sobe­ra­nis­tas de la nación vas­ca. Creo humil­de­men­te que es el mejor home­na­je que pode­mos rea­li­zar a nues­tros muer­tos en Ger­ni­ka.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *