Por nues­tros muer­tos en Ger­ni­ka – César Arron­do, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de la Pla­ta (Argen­ti­na)

Debe­mos poner fin a nues­tra indi­fe­ren­cia y fal­ta de com­pro­mi­so con el país, que se resu­me en haber per­di­do esos ges­tos soli­da­rios y de entre­ga que nues­tros ante­pa­sa­dos mos­tra­ron hace 73 años

El 26 de abril se cum­plió el 73 ani­ver­sa­rio del bom­bar­deo que la avia­ción de la Ale­ma­nia nazi reali­zó sobre la ciu­dad vas­ca de Ger­ni­ka, que la des­tru­yó en un 70 %, que­dan­do sola­men­te en pie el edi­fi­cio de la esta­ción de tre­nes y la Casa de Jun­tas. Según las esta­dís­ti­cas del Gobierno vas­co, las víc­ti­mas fue­ron 1.654, mien­tras que el infor­me ofi­cial emi­ti­do por el Gobierno fran­quis­ta da cuen­ta sola­men­te de unos 12 decesos.

¿Por qué Ger­ni­ka? Una pri­me­ra refle­xión nos lle­va­ría a la con­clu­sión de que la ciu­dad de Ger­ni­ka for­ma par­te del área de resis­ten­cia repu­bli­ca­na del nor­te, la cual inten­ta­ba peno­sa­men­te con­te­ner el avan­ce de los insur­gen­tes fas­cis­tas que se habían levan­ta­do en el nor­te de Áfri­ca en julio de 1936, al man­do de Fran­cis­co Fran­co. Pero indu­da­ble­men­te la elec­ción de Ger­ni­ka no fue al azar, sino que la ope­ra­ción tuvo como obje­ti­vo prin­ci­pal minar la moral de los guda­ris y de un pue­blo ague­rri­do y patrio­ta, por­que Ger­ni­ka cons­ti­tu­ye uno de los sím­bo­los más pre­cia­dos de los vas­cos, por su legen­da­rio roble, que repre­sen­ta la tena­ci­dad y fir­me­za nues­tro pueblo.

Ger­ni­ka hoy no debe cons­ti­tuir sola­men­te una fecha del calen­da­rio anual que nos obli­ga a recor­dar ese luc­tuo­sos hecho his­tó­ri­co, sino que, ade­más, debe ser moti­vo para que se reali­ce una pro­fun­da refle­xión de cara al futu­ro de nues­tra nación. En tal sen­ti­do, pen­se­mos ínti­ma­men­te en aque­llos guda­ris que ofre­cie­ron sus vidas por sus idea­les patrió­ti­cos, sin ante­po­ner nin­gún inte­rés per­so­nal al de la defen­sa de su patria, Eus­kal Herria. En este sen­ti­do, noso­tros, que somos los here­de­ros de ese heroís­mo impreg­na­do de soli­da­ri­dad y entre­ga por un ideal nacio­nal, debe­mos hacer un ejer­ci­cio de refle­xión, tenien­do en cla­ro que no hemos sido acto­res de los horro­res de la gue­rra ni del bom­bar­deo de Ger­ni­ka, y que hoy vivi­mos con las como­di­da­des dia­rias de nues­tro tiem­po. En tal sen­ti­do, al que­dar en la sole­dad que el final del día trae y cuan­do nos enfren­te­mos a nues­tro juez inape­la­ble, nues­tra con­cien­cia, debe­mos pre­gun­tar­nos: ¿qué hici­mos hoy por los dere­chos y la liber­tad de nues­tra nación? Y ¿qué esta­mos dis­pues­tos a hacer por ellos en adelante?

No debe­mos olvi­dar que Ger­ni­ka ha sido sinó­ni­mo de la lucha y de la resis­ten­cia heroi­ca de nues­tro pue­blo, el cual de nin­gu­na mane­ra esta­ba dis­pues­to a per­der su liber­tad. En este sen­ti­do, como un home­na­je a estos patrio­tas vas­cos, debe­mos poner fin a nues­tra indi­fe­ren­cia y fal­ta de com­pro­mi­so con el país, que se resu­me en haber per­di­do esos ges­tos soli­da­rios y de entre­ga que nues­tros ante­pa­sa­dos mos­tra­ron hace 73 años. En tal sen­ti­do, no nos pue­de resul­tar indi­fe­ren­te, y acep­tar sin más, que nos gobier­nen quie­nes pre­ten­der ir des­tru­yen­do las señas par­ti­cu­la­res de nues­tra iden­ti­dad cul­tu­ral, quie­nes nie­gan nues­tro dere­cho a deci­dir, quie­nes hoy defien­den un Esta­tu­to obso­le­to, que antes cri­ti­ca­ban, impo­nien­do a nues­tro pue­blo el día 25 de octu­bre como «fies­ta nacio­nal», cuan­do la fecha en cues­tión es sinó­ni­mo de la pér­di­da de nues­tras leyes vie­jas y nues­tras ins­ti­tu­cio­nes nacionales.

Debe­mos ser con­se­cuen­tes con nues­tros sím­bo­los como, por ejem­plo, el roble de Ger­ni­ka, y qui­zás este 73 ani­ver­sa­rio del geno­ci­dio cons­ti­tu­ya una bue­na opor­tu­ni­dad para comen­zar a tejer los mim­bres nece­sa­rios entre la mili­tan­cia aber­tza­le, a par­tir de acor­dar un pro­yec­to de uni­dad en la acción, colo­can­do los intere­ses de Eus­kal Herria sobre toda inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca par­ti­dis­ta, para que poda­mos comen­zar a tran­si­tar un «sen­de­ro patrió­ti­co» que nos per­mi­ta cris­ta­li­zar los obje­ti­vos sobe­ra­nis­tas de la nación vas­ca. Creo humil­de­men­te que es el mejor home­na­je que pode­mos rea­li­zar a nues­tros muer­tos en Gernika.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.