O sea que era esto – Jon Odrio­zo­la

¿Les ense­ña­rán a nues­tros reto­ños, aca­so, mar­xis­mo como furi­bun­dos socia­tas que pro­fe­san ser? ¿Les expli­ca­rán estos socio­lis­tos lo que es la lucha de cla­ses? ¿Les habla­rán de explo­ta­dos y explo­ta­do­res?

Tenía­mos mi quin­ta y yo, cuan­do exis­tía el Bachi­lle­ra­to, un ocio­so pro­fe­sor falan­gis­ta que nos impar­tía (¿) For­ma­ción del Espí­ri­tu Nacio­nal (FEN). Era una asig­na­tu­ra «maría» que se daba un día a la sema­na. Este «maes­tro» era un cachon­do que odia­ba tener que dar siquie­ra esa hora sema­nal de cla­se y siem­pre esta­ba pen­san­do en sus chu­flas. Pero había algo que le ponía már­tir. No sopor­ta­ba que noso­tros, el alum­na­do que ya reba­sa­mos la cin­cuen­te­na, lla­má­ra­mos «polí­ti­ca» a su asig­na­tu­ra, esto es, la FEN. No es que le entra­ra urti­ca­ria ‑era un vividor‑, pero le inco­mo­da­ba muchí­si­mo que empleá­ra­mos ese tér­mino «polí­ti­ca». Era ceu­tí y le apo­dá­ba­mos Mamoa­vé, por­que cuan­do empe­za­ba su cla­se, en vez de decir: «vamos a ver», decía ‑con un acen­to muy cáli­do-: «mamoa­vé». Sabía esto pero no le impor­ta­ba y has­ta se des­co­jo­na­ba. No esta­ba allí para adoc­tri­nar, sino para cobrar.

El adjun­to de este parras­plas era un píca­ro de baja esto­fa que se apun­tó para medrar en el Fren­te de Juven­tu­des (la OJE, como se decía enton­ces), una espe­cie de boy-scouts a la espa­ño­lí­si­ma mane­ra, con aire mili­tar tipo Baden-Powell, y ges­tio­na­ba un antro que se supo­nía era sede de la Guar­dia de Fran­co (Bono igual lo cono­ció). No había tal, sino un bai­lon­go don­de este bus­cón ‑un opor­tu­nis­ta des­ideo­lo­gi­za­do y amo­ral- se saca­ba bas­tan­tes pelas cobran­do la entra­da ‑el tic­ket- a los que íba­mos allí a ligar, tomar un tra­go y echar un tien­to a las mozas. La ven­ta­ja era que no había curas hus­mean­do.

Como pue­de ver­se, nues­tras inten­cio­nes no eran nada «polí­ti­cas», aun­que sí avie­sas. Des­di­cha­da­men­te, no tuvi­mos la suer­te de nues­tros hijos en aquel tar­do­fran­quis­mo. Hoy, eure­ka, gra­cias al «psoe­cia­lis­mo vas­co», nues­tros vás­ta­gos sabrán, at last (por fin), en qué con­sis­te la autén­ti­ca y muy ver­da­de­ra FEN diz­que la «polí­ti­ca». Y ello mer­ced al revo­lu­cio­na­rio plan de, a ver si lo digo bien, «Con­vi­ven­cia Demo­crá­ti­ca y Des­le­gi­ti­ma­ción de la Vio­len­cia»». ¿Les ense­ña­rán a nues­tros reto­ños, aca­so, mar­xis­mo como furi­bun­dos socia­tas que pro­fe­san ser? ¿Les expli­ca­rán estos socio­lis­tos lo que es la lucha de cla­ses? ¿Les habla­rán de explo­ta­dos y explo­ta­do­res? ¿Les dirán que for­man par­te de una nación opri­mi­da a la que, por fas o por nefas, no dejan pro­nun­ciar­se ni deci­dir qué cojo­nes quie­ren ser? ¿Tal vez, por ven­tu­ra, ya lle­gó la hora de que nues­tros infan­tes sepan la ver­dad y los cen­tros públi­cos e ikas­to­las dejen de ser nidos y vive­ros de futu­ros «terro­ris­tas» como has­ta aho­ra? ¿Les ins­trui­rán sobre qué es un Esta­do de Dere­cho (como Dios y la Guar­dia Civil man­da), ese como­dín y joker his­trió­ni­co del que ya habla­ba Fran­co y algo dire­mos, si sobre­vi­vi­mos a tan­ta moli­cie, en otro artícu­lo?

No, no harán nada de esto. Mos­tra­rán qué es un zulo, lo que antes se lla­ma­ba «cár­cel del pue­blo». Inyec­ta­rán, con agu­ja hipo­dér­mi­ca, que un pue­blo, o lo mejor de él, no tie­ne dere­cho a defen­der­se con las armas que esti­me opor­tuno y no con las que le digan. Por­que no es lo mis­mo la vio­len­cia de res­pues­ta que el terro­ris­mo de esta­do, algo que ya sabían los esco­lás­ti­cos espa­ño­les del siglo XVI. Todo está cla­ro, dema­sia­do cla­ro para sopor­tar­lo. Por eso usan la fuer­za y la repre­sión y no la razón.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *