¡Mier­da, tene­mos dere­cho a saber la ver­dad!- Ann­col

En un acto sin pre­ce­den­te, el régi­men colom­biano ini­cio, des­de hace años, pero sobre todo en el perio­do del nar­co-para­mi­li­tar Uri­be, una cam­pa­ña de geno­ci­dio con­tra la ver­dad. La idea, es dejar al Esta­do y los gober­nan­tes de turno, de todas las ins­tan­cias del Esta­do, exi­mi­dos de toda res­pon­sa­bi­li­dad en el geno­ci­dio con­tra el pue­blo colom­biano.

El pri­mer paso, fue pre­sen­tar al para­mi­li­ta­ris­mo, como una res­pues­ta natu­ral a los supues­tos abu­sos de la insur­gen­cia. Este acto ini­ciá­ti­co, o acto fun­da­dor, logra­ba dos cosas, pri­me­ro; enlo­dar el nom­bre de la insur­gen­cia como inter­lo­cu­tor polí­ti­co, y segun­do; legi­ti­mar el para­mi­li­ta­ris­mo, ocul­tan­do a sus ver­da­de­ros ins­ti­ga­do­res en el régi­men, ocul­tan­do que en reali­dad esta­mos ante una polí­ti­ca de Esta­do. Nego­cio redon­do para el régi­men, se le qui­ta el agua al pez, es decir se debi­li­ta el teji­do social bajo los supues­tos lazos con la insur­gen­cia, y de paso, se anu­la polí­ti­ca­men­te al adversario/​opositor polí­ti­co.

El para­mi­li­ta­ris­mo, como se ha demos­tra­do por docu­men­ta­ción seria, y tra­ba­jo arduo de terreno, era/​es la avan­za­da de un pro­yec­to polí­ti­co, para refun­dar la patria, a ima­gen y seme­jan­za de los ape­ti­tos de la oli­gar­quía colom­bia­na, y de paso, dejan­do vía libre a las mul­ti­na­cio­na­les en el cam­po. Y en las ciu­da­des con­so­li­dan­do una oli­gar­quía mafio­sa-para­mi­li­tar. Supues­ta­men­te logra­dos estos obje­ti­vos, ‑inclu­yen­do la supues­ta derro­ta estra­té­gi­ca de la insur­gen­cia- el régi­men, median­te el apa­ra­to esta­tal, trai­cio­na a los para­mi­li­ta­res en este obje­ti­vo, des­pués de uti­li­zar­los, extra­di­tán­do­los a los EEUU, y de nue­vo, los cul­pa­bles son sólo los para­mi­li­ta­res, mien­tras sus ins­ti­ga­do­res, se han vuel­to terra­te­nien­tes y hom­bres de Esta­do. Los para­mi­li­ta­res fue­ron, esa aman­te que no se mues­tra en públi­co.

El plan le falló al régi­men. Aun­que logró, median­te el terror, des­pla­zar a cin­co millo­nes de com­pa­trio­tas a nivel interno, sin con­tar los miles de migran­tes eco­nó­mi­cos en el mun­do y los refu­gia­dos polí­ti­cos. No derro­tó a la insur­gen­cia, y a pesar del terro­ris­mo de Esta­do, sus cien­tos de masa­cres, su polí­ti­ca de moto­sie­rra, de lago de coco­dri­los, de hor­nos cre­ma­to­rios, muy a pesar de todo esto, ha encon­tra­do una Resis­ten­cia férrea, no sólo de la insur­gen­cia, si no de par­te de todo el movi­mien­to social colom­biano. Aun­que debe­mos reco­no­cer que esta pro­tes­ta no ha sido coor­di­na­da, no ha teni­do una pers­pec­ti­va uni­ta­ria, es coyun­tu­ral y efí­me­ra en el tiem­po, sin trans­cen­der el ámbi­to rei­vin­di­ca­ti­vo. Pero es una pro­tes­ta al fin y al cabo, con todo el silen­cio de los medios.

ANNCOL ha teni­do infor­ma­ción pri­vi­le­gia­da, según la cual, extra­di­ta­dos los para­mi­li­ta­res para ocul­tar la ver­dad, el régi­men ela­bo­ró un plan para ase­si­nar a los man­dos medios-para­mi­li­ta­res, sólo en el últi­mo año, más de tres mil (3 000), man­dos medios de los para­mi­li­ta­res han sido ase­si­na­dos, para garan­ti­zar con ello, el silen­cio fren­te a los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles e ins­ti­ga­do­res del para­mi­li­ta­ris­mo, que hoy posan como can­di­da­tos idó­neos y como hom­bres de Esta­do.

La gue­rra del régi­men con­tra sus otro­ra alia­dos para­mi­li­ta­res, com­pren­de el ase­si­na­to de fami­lia­res de los jefes para­mi­li­ta­res, la extra­di­ción, y el ase­si­na­to de man­dos medios, inclu­so, el plan con­tem­pla tam­bién el ase­si­na­do de muchos polí­ti­cos, otro­ra ami­gos y con­tac­tos con los para­mi­li­ta­res. Toda la cade­na, del engra­ma­do rela­cio­nal del para­mi­li­ta­ris­mo debe des­apa­re­cer, para que sus ver­da­de­ros ins­ti­ga­do­res que­den incó­lu­mes ante la jus­ti­cia nacio­nal o inter­na­cio­nal. Esto tie­ne tan­ta gra­ve­dad que algu­nos jefes para­mi­li­ta­res en pri­sión, han sido saca­dos de las cár­ce­les, con fal­sos tras­la­da­dos, o supues­tas fugas, y ase­si­na­dos para ocul­tar la ver­dad. Tras de esta ope­ra­ción, en las cár­ce­les están muchos ex mili­ta­res, que hoy ofi­cian como admi­nis­tra­do­res de las cár­ce­les colom­bia­nas.

Para ocul­tar esa ver­dad, por los lados de la denun­cia y del tra­ba­jo de muchas ONG, el régi­men se ha roba­do, bajo muchos pre­tex­tos, los dis­cos duros, archi­vos, de las ofi­ci­nas de las ONG, se han ase­si­na­do a los defen­so­res de DDHH, se los ha judi­cia­li­za­do. Todo para ocul­tar la ver­dad.

Toda esta infor­ma­ción pri­vi­le­gia­da, que comien­za a salir a la luz públi­ca, mues­tra lo que siem­pre hemos denun­cia­do, que el para­mi­li­ta­ris­mo fue, es y sigue sien­do una polí­ti­ca de Esta­do. Que sus ins­ti­ga­do­res y pro­mo­to­res ocu­pan hoy, altos car­gos en la estruc­tu­ra cri­mi­nal del Esta­do.

El pue­blo colom­biano debe levan­tar­se como un solo hom­bre, para exi­gir que se haga toda cla­ri­dad sobre esta empre­sa cri­mi­nal. La oli­gar­quía colom­bia­na debe res­pon­der ante la jus­ti­cia nacio­nal o inter­na­cio­nal, o ante la jus­ti­cia revo­lu­cio­na­ria, por toda la polí­ti­ca geno­ci­da con­tra el pue­blo colom­biano, tene­mos dere­cho a saber la ver­dad.

Nin­gún polí­ti­co se sal­va­ra, los para­mi­li­ta­res toma­ron la pre­cau­ción de hacer fotos, con­ser­var actas, con­ser­var gra­ba­cio­nes, y guar­dar prue­bas, en el fon­do, los para­mi­li­ta­res siem­pre supie­ron que ellos eran un esla­bón más en esta cade­na de muer­te.

Los cul­pa­bles de este char­co de san­gre, debe asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des ante las nue­vas gene­ra­cio­nes de colom­bia­nos, noso­tros tene­mos el com­pro­mi­so his­tó­ri­co de luchar por la ver­dad, por la repa­ra­ción y por la jus­ti­cia.

Por nues­tros muer­tos, ni un minu­to de silen­cio, toda una vida de lucha y de com­ba­te

Por nues­tros muer­tos, ni un minu­to de silen­cio, toda una vida de lucha y de com­ba­te

Por nues­tros muer­tos, ni un minu­to de silen­cio, toda una vida de lucha y de com­ba­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *