Machis­mo y Revo­lu­ción- Lui­sa­na Gómez Rosa­do

Una revo­lu­ción no se decre­ta, se hace. Las revo­lu­cio­nes no son las luchas, ni los con­flic­tos de los pue­blos, de los gru­pos socia­les vul­ne­ra­dos, ni de los movi­mien­tos socia­les. Las trans­for­ma­cio­nes pro­fun­das que sur­gen de los con­flic­tos y dan cuen­ta de los cam­bios para­dig­má­ti­cos que hacen posi­bles nue­vas rela­cio­nes socia­les, mues­tran revo­lu­cio­nes en mar­cha. Las revo­lu­cio­nes apun­tan a trans­for­mar las estruc­tu­ras socia­les. Si no, es un cam­bio social, pero no una revo­lu­ción.

Tam­bién es cier­to, que una revo­lu­ción no se expli­ca a tra­vés de eru­di­tas lec­cio­nes de his­to­ria, ni de aná­li­sis de inte­lec­tua­les, o de políticos/​as de ofi­cio pre­ten­dien­do dar todas las res­pues­tas a los pro­ce­sos de cam­bio. Algu­nos y algu­nas revolucionarios/​as de ayer, hace rato olvi­da­ron sus pro­pias luchas, hoy tira­pie­dras a los pro­ce­sos y con­flic­tos trans­for­ma­do­res, a la nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad emer­gen­te y las nue­vos movi­mien­tos, voces de una his­to­ria de la que for­ma­ron par­te y que hoy des­co­no­cen. No son ellos/​as los auto­res /​as de este pro­ce­so iné­di­to, y por ello, no están dis­pues­tos a reco­no­cer las nue­vas vic­to­rias. Al igual que algu­nos de los revo­lu­cio­na­rios y las revo­lu­cio­na­rias de hoy, pade­cen de gino­pia, una preo­cu­pan­te inca­pa­ci­dad para mirar las des­igual­da­des, las dis­cri­mi­na­cio­nes y opre­sio­nes que sufren las muje­res y sexo-géne­ro­di­ver­so­s/as por razo­nes de géne­ro. Los opositores/​as de ofi­cio apro­ve­chan cual­quier even­to para des­co­llar caús­ti­cas y des­afor­tu­na­das opi­nio­nes sexis­tas, machis­tas y misó­gi­nas con­tra un pro­ce­so, que adver­san y por ello des­co­no­cen. Otros en su defen­sa, recu­rren a la mis­ma lógi­ca misó­gi­na, machis­ta, gino­pe y homó­fo­ba con argu­men­tos dig­nos de repre­sen­tan­tes una con­ser­va­do­ra ultra­de­re­cha. Es el dere­cho a la liber­tad de expre­sión. El machis­mo está equi­ta­ti­va­men­te dis­tri­bui­do. La lógi­ca sexis­ta galo­pa la pola­ri­za­ción polí­ti­ca. Espan­ta que qui­zás sea el úni­co tema en que exis­ta un con­sen­so en ambos ban­dos.

Toda revo­lu­ción impli­ca cri­sis, movi­mien­to, trans­for­ma­cio­nes. Alte­ra­cio­nes y rup­tu­ras de órde­nes, rela­cio­nes, estruc­tu­ras, para­dig­mas. Nada que­da inal­te­ra­do. El con­jun­to social se trans­for­ma y sur­gen nue­vas orga­ni­za­cio­nes, pro­ce­sos, rela­cio­nes, pode­res nue­vos en con­flic­to con los vie­jos, en fran­ca deca­den­cia El orden patriar­cal con­ti­nua intac­to pese las nue­vas reali­da­des, Nue­vos acto­res, nue­vas actri­ces nue­vas ideas, nue­vos esce­na­rios, nue­vas rela­cio­nes, pero las rela­cio­nes de géne­ro han cam­bia­do para no cam­biar. Nue­vas for­mas de sexis­mo bené­vo­lo emer­gen cen­tra­das en la glo­ri­fi­ca­ción de la mujer-madre y la per­mi­si­vi­dad cie­ga ante la vio­len­cia machis­ta. La ley no ha entra­do por casa.

Una gene­ra­ción que­dó atrás, otra que emer­ge. La revo­lu­ción es pro­ce­so vivo, flu­jos de poder, tran­si­cio­nes, avan­ces y retro­ce­sos. Nue­vas pers­pec­ti­vas, dis­cur­sos, plu­ra­li­dad, movi­mien­to social, siem­pre acom­pa­ña­dos de con­flic­tos y con­tra­dic­cio­nes. Las con­tra­dic­cio­nes en las rela­cio­nes de poder entre hom­bres y muje­res pla­gan todos los ámbi­tos y sec­to­res. La lucha de cla­ses está atra­ve­sa­da por con­flic­tos de géne­ro. Ídem la revo­lu­ción pen­dien­te.

Una revo­lu­ción no es el mero des­en­la­ce de un pro­ce­so de luchas, tam­po­co un cam­bio de poder. Siem­pre apun­ta a una espi­ral infi­ni­ta de tran­si­cio­nes. Lo que ayer era impen­sa­ble, hoy es coti­diano, es allí, en el cam­bio y sus con­flic­tos don­de resi­de la esen­cia de lo que lla­man revo­lu­ción. De la dia­léc­ti­ca de las con­tra­dic­cio­nes pue­den sur­gir nue­vas prác­ti­cas, nue­vos dis­cur­sos, nue­vas accio­nes. Una revo­lu­ción que no cam­bie la vida coti­dia­na no es tal. La vida pri­va­da debe ser el espe­jo de la vida públi­ca, y no el muro que ocul­ta las mise­rias huma­nas. La acti­tud revo­lu­cio­na­ria debe ser un esti­lo de vida cohe­ren­te en todos los espa­cios y rela­cio­nes socia­les

Un revo­lu­cio­na­rio una revo­lu­cio­na­ria ‑o alguien que pre­ten­da ser­lo- debe expre­sar un pro­fun­do com­pro­mi­so con su vida como prác­ti­ca coti­dia­na de las nue­vas rela­cio­nes en la socie­dad que se pre­ten­de cons­truir. El reto es trans­for­mar­se a si mismo/​a. El pro­yec­to eman­ci­pa­dor se ini­cia cada maña­na, en la casa, des­de los even­tos más sen­ci­llos de la vida y las rela­cio­nes más cer­ca­nas, la fami­lia. Si la revo­lu­ción no es vida coti­dia­na es un decre­to, o un deside­rá­tum, pero no una pre­fi­gu­ra­ción de una nue­va socie­dad. Si la revo­lu­ción no derri­ba orden patriar­cal, que­da­rá en un con­jun­to de cam­bios socia­les. Nun­ca alcan­za­rá la meta del socia­lis­mo.

La pre­va­len­cia de la vio­len­cia con­tra las muje­res, su coti­dia­ni­dad, su exten­sión, la gra­ve­dad de su pre­sen­cia infec­to-con­ta­gio­sa en la fami­lia vene­zo­la­na es un mal endé­mi­co que a diez años de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, lla­ma a una pro­fun­da refle­xión. En este aspec­to, la revo­lu­ción aún no ha impreg­na­do la vida dia­ria de la gen­te, tam­po­co de los y las revolucionarios/​as. Se tra­ta de que com­pren­der aun­que se han rea­li­za­do enor­mes trans­for­ma­cio­nes socio-eco­nó­mi­cas, res­ta una deu­da tre­men­da pendiente:con la vio­len­cia de géne­ro que infec­ta amplios sec­to­res de la socie­dad. La vio­len­cia que está matan­do, lesio­nan­do, vul­ne­ran­do a miles de muje­res atra­pa­das en el ciclo de la vio­len­cia sexis­ta., y en menor pro­por­ción, a algu­nos hom­bres. La vio­len­cia machis­ta que deja en la orfan­dad o el aban­dono tan­tos niñas y niños, con trau­mas de por vida. Muchas muje­res sobre­vi­ven, pero ten­drán que aten­der sus pro­fun­das cica­tri­ces cor­po­ra­les, psi­co­ló­gi­cas y mora­les. Con­vi­vir con una his­to­ria de vio­len­cia la hace un mal social cró­ni­co. Y no hay una vacu­na ins­tan­tá­nea para esto. La per­sis­ten­cia de la vio­len­cia de géne­ro es incom­pa­ti­ble con una revo­lu­ción en mar­cha. Por­que la cau­sa de la vio­len­cia con­tra las muje­res es la ausen­cia de igual­dad ante la vida que posi­bi­li­ta la vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de los dere­chos huma­nos de las muje­res. El machis­mo cam­pan­te que encuen­tra en la com­pli­ci­dad una nue­va for­ma de clien­te­lis­mo sexis­ta. Se apo­yan entre cama­ra­das, aún cuan­do mal­tra­tan, gol­pean o ase­si­nan a las muje­res. La tole­ran­cia machis­ta cons­pi­ra con­tra la espe­ran­za socia­lis­ta y revo­lu­cio­na­ria.

Ser un revo­lu­cio­na­rio impli­ca asu­mir una nue­va mas­cu­li­ni­dad, apar­ta­da de las prue­bas machis­tas del patriar­ca­do. Com­par­tir y res­pe­tar las luchas eman­ci­pa­do­ras de las muje­res en todos los espa­cios socia­les y sobre todo en el hogar, lugar de opre­sión y esce­na­rio de múl­ti­ples vio­len­cias. Impli­ca derro­tar la vio­len­cia asu­mien­do el con­trol de las emo­cio­nes, pro­fun­di­zan­do la con­cien­cia de géne­ro, y cons­truir nue­vas rela­cio­nes con las muje­res de su entorno. Saber bus­car ayu­da cuan­do ésta irrum­pe. Com­par­tir los roles domés­ti­cos para cons­truir una equi­ta­ti­va divi­sión de la tra­ba­jo repro­duc­ti­vo. Pre­ten­der ser revo­lu­cio­na­rio y no com­pren­der las luchas de las muje­res por sus dere­chos es una con­tra­dic­ción insal­va­ble. Uno que alar­dee de ser­lo y a la vez es vio­len­to es un bochorno y una ver­güen­za colec­ti­va, pero no un revo­lu­cio­na­rio. Una ver­da­de­ra acti­tud revo­lu­cio­na­ria no pue­de ser cóm­pli­ce de la vio­len­cia machis­ta, tam­po­co homó­fo­ba, menos misó­gi­na.

Esto se apli­ca tam­bién al reco­no­ci­mien­to como héroes. Es un héroe el que ha alcan­za­do una meta excep­cio­nal con un com­por­ta­mien­to excep­cio­nal. No es posi­ble ser héroe en el ámbi­to públi­co y en el hogar ser un patán, menos aún si es un por­ta­dor de una vio­len­cia machis­ta tan letal que muta en delin­cuen­te. Nadie es per­fec­to, pero sal­tar a la fama con el femi­ci­ni­dio de la espo­sa, madre de sus hijos, el mal­tra­to físi­co a la pro­pia pro­ge­ni­to­ra y otras vio­len­cias machis­tas que no podrán reti­rar las copas, las meda­llas, ni borrar los triun­fos alcan­za­dos, pero si reti­rar el titu­lo de héroe en una revo­lu­ción socia­lis­ta. El «Inca» obtu­vo el títu­lo de cam­peón mun­dial, se lo ganó en el ring. El de héroe en una revo­lu­ción no, esto una con­tra­dic­ción insal­va­ble. La lucha por la igual­dad y equi­dad de géne­ro es inse­pa­ra­ble de todas las demás luchas eman­ci­pa­do­ras. No exis­te un socia­lis­mo posi­ble sin la eman­ci­pa­ción de las muje­res, la erra­di­ca­ción de las dis­cri­mi­na­cio­nes y opre­sio­nes de géne­ro. Los machis­tas no son revo­lu­cio­na­rios, ni son héroes los agre­so­res sexis­tas.

Muchos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras, hom­bres y muje­res públicos/​as, se auto­de­no­mi­nan revolucionarios/​as, por­que son mili­tan­tes socia­lis­tas, comu­nis­tas, funcionarios/​as, acti­vis­tas de movi­mien­tos o seguidores/​as del pre­si­den­te y/​o del pro­ce­so. Com­pren­der su rol, par­ti­ci­par de los cam­bios, tomar posi­ción en estos temas sen­si­bles al géne­ro, a las muje­res, a la sexo- géne­ro­di­ver­si­dad es una dura prue­ba a su auto­ima­gen y su auto-con­cep­to. El pro­ta­go­nis­mo es otro mal, resa­bio de acti­tud egó­ti­ca patriar­cal, que empa­ña este pro­ce­so. Egos sobre­ali­men­ta­dos por el poder, mio­pes o cie­gos a las trans­for­ma­cio­nes per­so­na­les que una revo­lu­ción social impo­ne. El asun­to éti­co-moral que la com­pli­ci­dad machis­ta reve­la en ellos, y a veces o en algu­nas feme­nar­cas, com­por­ta una asig­na­tu­ra pen­dien­te. El machis­mo está des­fi­gu­ran­do a los revo­lu­cio­na­rios y colo­cán­do­los al par de sus homó­ni­mos opo­si­to­res. Sólo la fra­ne­las y las auto-deno­mi­na­cio­nes los dis­tin­guen en el tema que don­de todos están apla­za­dos.

Las revo­lu­cio­nes no se decre­tan, se cons­tru­yen con el esfuer­zo de inte­li­gen­cias libres de pre­jui­cios sexis­tas, de para­noias y mega­lo­ma­nías egó­la­tras, sen­si­bles a los dra­mas de las huma­nas, que acep­tan el ries­go social y el con­flic­to per­so­nal de asu­mir una posi­ción, un com­pro­mi­so, sumar esfuer­zos, sumer­gir­se en el cau­dal revo­lu­cio­na­rio cons­cien­tes de su apor­te, y encon­trar la pro­pia revo­lu­ción en su vida coti­dia­na.

Sin el apor­te de las muje­res no hay revo­lu­cio­nes. Sin trans­for­ma­ción del orden patriar­cal tam­po­co socia­lis­mo.

Sin femi­nis­mo no hay revo­lu­ción.


Feme­nar­ca deno­mi­na a las muje­res que actúan de for­ma auto­ri­ta­ria con acti­tu­des patriar­ca­les.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *