Migran­tes y mili­tan­tes – Jesús Valen­cia

Para repu­diar la xeno­fo­bia y el racis­mo, se cele­bró una mar­cha entre Hen­daia e Irun que yo daría en lla­mar de la extran­je­ri­dad; la mar­cha evi­den­ció que todos los vas­cos somos forá­neos en algu­na de las ori­llas del Bida­soa y que los migran­tes lo son en ambas

En la male­ta de todo emi­gran­te, por peque­ña que sea, siem­pre hay espa­cio para un sue­ño inelu­di­ble: cómo adap­tar­se a la nue­va situa­ción sin per­der la iden­ti­dad ori­gi­na­ria. Reto nada fácil que admi­te muchas y varia­das con­cre­cio­nes.

Una ‑fre­cuen­te y bas­tan­te peli­gro­sa- es la de cobi­jar­se en el clan. Espa­cio para encon­trar­se con pai­sa­nos, reme­mo­rar cos­tum­bres, fes­te­jar efe­mé­ri­des. Reser­vo­rio de ances­tros con el ries­go de con­ver­tir­se en bún­ker si no se abre a rei­vin­di­ca­cio­nes popu­la­res. Los reduc­tos fol­klo­ris­tas y asép­ti­cos sue­len ser pie­zas muy apre­cia­das por los caza­do­res de votos; polí­ti­cos que ofre­cen la ceca y la meca a cam­bio de fide­li­da­des y ser­vi­dum­bres. Si ‑por des­gra­cia- se lle­ga a ese pun­to, el colec­ti­vo migran­te se con­vier­te en peón de sus intere­sa­dos bene­fac­to­res. Las «casas regio­na­les» han sido uti­li­za­das muchas veces como arie­tes del espa­ño­lis­mo en el terri­to­rio hos­til de los vas­cos. Tam­po­co las «eus­kal etxeas» se han vis­to libres de este sar­pu­lli­do: han goza­do de abun­dan­tes sub­ven­cio­nes ofi­cia­les a con­di­ción de cul­ti­var un «sano regio­na­lis­mo» vacia­do de anhe­los sobe­ra­nis­tas y trans­for­ma­do­res.

Hay otras for­mas de vivir la migra­ción y de pro­pi­ciar el encuen­tro bas­tan­te más enri­que­ce­do­ras. Con­fie­so que he apren­di­do mucho de migran­tes o de hijos de éstos, abne­ga­dos pelea­do­res en Eus­kal Herria a favor de la jus­ti­cia. El pasa­do 20 de mar­zo hubo una ini­cia­ti­va que mere­ció esca­sa aten­ción pese a estar car­ga­da de con­te­ni­do: para repu­diar la xeno­fo­bia y el racis­mo, se cele­bró una mar­cha entre Hen­daia e Irun que yo daría en lla­mar de la extran­je­ri­dad; la mar­cha evi­den­ció que todos los vas­cos somos forá­neos en algu­na de las ori­llas del Bida­soa y que los migran­tes lo son en ambas. Mar­cha cal­cu­la­da­men­te pro­vo­ca­do­ra que se pro­pu­so borrar fron­te­ras dan­do por hecho que Ipar y Hego Eus­kal Herria son una mis­ma reali­dad nacio­nal. Mar­cha inte­gra­do­ra que con­gre­gó a un amplio espec­tro de acti­vis­tas per­te­ne­cien­tes a pue­blos muy dife­ren­tes. Emi­gran­tes y vas­cos se fun­die­ron en un solo cami­nar pla­ga­do de rei­vin­di­ca­cio­nes. Los autóc­to­nos hicie­ron suyas las que­jas con­tra los esta­dos y sus leyes que denun­cia­ban los emi­gran­tes. Estos asu­mie­ron las rei­vin­di­ca­cio­nes de un pue­blo al que tam­bién se le nie­ga la iden­ti­dad y capa­ci­dad de deci­sión; su apues­ta por Eus­kal Herria, per­se­gui­da y vapu­lea­da, es un ges­to ejem­plar de inter­na­cio­na­lis­mo soli­da­rio. Unos y otros -¡gozo­sa fra­ter­ni­dad de los opri­mi­dos!- se pro­cla­ma­ron enemi­gos del capi­ta­lis­mo cri­mi­nal, cau­san­te a un tiem­po de su emi­gra­ción y de nues­tro some­ti­mien­to. En aque­lla cami­na­ta, vigo­ro­sa y ale­gre, no apa­re­cie­ron los ras­tre­ros bus­ca-votos. Ni puñe­te­ra fal­ta que hacían.

Se me anto­ja que aque­lla mar­cha cons­ti­tu­yó una evo­ca­ción del pasa­do y una pro­pues­ta de futu­ro. En ella se resu­mía la expe­rien­cia vital de otros muchos migran­tes que fue­ron bien reci­bi­dos en nues­tro pue­blo y que se entre­ga­ron a él con pasión de aman­tes. Por otro lado, intu­yo que aque­lla maña­na se escri­bió (¡oja­lá el futu­ro lo con­fir­me!) un manual de bue­nas prác­ti­cas. Días más tar­de, Vic­to­ria Men­do­za ‑mexi­ca­na y vas­ca- rese­ña­ba un hecho alen­ta­dor: «El Abe­rri Egu­na tuvo color migran­te».

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *