Tre­men­do Des­fi­le- Hugo Cha­vez

imprí­me­lo Compartir Contenido o Agregar a Favoritos
I

La publi­ca­ción de esta nue­va entre­ga de Las líneas de Chá­vez coin­ci­de con un ani­ver­sa­rio que no que­re­mos pasar por alto. Jus­to es recor­dar que este domin­go, hace trein­ta y cua­tro años, el des­tino nos arre­ba­tó la pre­sen­cia físi­ca de Aqui­les Nazoa. Aqui­les es y será por siem­pre el poe­ta del pue­blo, no sólo por­que lo can­tó sino por­que, sobre todo, vivió sabién­do­se pue­blo y tuvo la más fir­me con­vic­ción en sus pode­res crea­do­res.

Sin que le tem­bla­ra la voz, lo dijo en uno de sus últi­mos poe­mas: “Yo soy inmor­tal por­que soy el pue­blo”. Este cara­que­ño eterno supo, a fuer­za de hones­ti­dad y com­pro­mi­so, no sólo ins­cri­bir­se en el sen­ti­do más genuino del espí­ri­tu patrio, sino que logró fun­dir su ser al ser popu­lar. El alma y el ver­bo de Aqui­les nos acom­pa­ñan: esta­mos segu­ros de estar en el camino de la Patria libe­ra­da con la que tan­to soñó.

II

Dos­cien­tos años de bata­lla se cum­plie­ron el 19 de abril de 2010: dos­cien­tos años de reafir­ma­ción de nues­tra volun­tad y nues­tra deci­sión de ser libres y de con­quis­tar nues­tra inde­pen­den­cia defi­ni­ti­va.

El lunes fue un día de cele­bra­ción patria y popu­lar por todo lo alto: fies­ta gran­de y her­mo­sa con el más liber­ta­rio y fra­terno con­te­ni­do nues­tro­ame­ri­cano. A nues­tra Cara­cas, a la cuna de la liber­tad ame­ri­ca­na, vinie­ron a cele­brar con noso­tros quie­nes no repre­sen­tan sino que son sus pue­blos en ejer­ci­cio de Gobierno: Cris­ti­na, Raúl, Evo, Rafael, Daniel, Leo­nel, Roo­se­velt, Ralph, Bald­win.

A la media­no­che del pasa­do domin­go, el cie­lo de Cara­cas se ilu­mi­na­ba anun­cian­do el ini­cio del Ciclo Bicen­te­na­rio. Comen­za­mos esta lumi­no­sa y memo­ra­ble jor­na­da acu­dien­do, jun­to a otros man­da­ta­rios her­ma­nos, a ren­dir­le el más vivo y sen­ti­do home­na­je al Padre Liber­ta­dor: a reafir­mar, delan­te de él, que la lucha por la inde­pen­den­cia con­ti­núa y que esta vez sí con­clui­rá con la vic­to­ria defi­ni­ti­va del pue­blo.

Lo que en la madru­ga­da fue un fir­ma­men­to de luces y colo­res, al ama­ne­cer se iba con­vir­tien­do en un pue­blo que avan­za­ba a lle­nar los gra­de­ríos del Paseo Los Pró­ce­res. Y así acon­te­ció, el espa­cio se que­dó peque­ño para tan­ta pre­sen­cia popu­lar. Nun­ca antes un des­fi­le sus­ci­tó tan­ta emo­ción y con­gre­gó a tan­tas volun­ta­des: depor­tis­tas, indí­ge­nas, estu­dian­tes, cam­pe­si­nos, mili­cias, gru­pos cul­tu­ra­les, com­po­nen­tes de nues­tra Fuer­za Arma­da, repre­sen­ta­cio­nes mili­ta­res de paí­ses her­ma­nos… Diría que la acu­mu­la­ción his­tó­ri­ca de dos­cien­tos años, cobró cuer­po en aquel des­fi­le, que que­da­rá sem­bra­do en la memo­ria como mani­fes­ta­ción de la Patria resu­ci­ta­da que empren­dió su vue­lo liber­ta­rio, para no vol­ver a ser colo­nia jamás.

En resu­men: ¡Tre­men­do Des­fi­le!

Digno de la sóli­da uni­dad que exis­te entre el Pue­blo y su Fuer­za Arma­da Boli­va­ria­na. Vayan mis pala­bras de feli­ci­ta­ción has­ta todos los par­ti­ci­pan­tes en ese his­tó­ri­co y monu­men­tal even­to patrió­ti­co.

En horas de la tar­de la sesión solem­ne en la Asam­blea Nacio­nal tuvo a la mejor de las ora­do­ras de orden: la pre­si­den­ta de la Repú­bli­ca Argen­ti­na, Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner. De su sin­té­ti­co, her­mo­so y memo­ra­ble dis­cur­so quie­ro recor­dar estas pala­bras, que enla­zan pasa­do y pre­sen­te, 1810 y 2010: “Yo no sé si será esta reali­dad de hoy exac­ta­men­te la que soña­ron San Mar­tín, Bolí­var, Bel­grano, Moreno, Mon­tea­gu­do, Sucre, Jua­na Azur­duy, pero estoy segu­ra de que se le pare­ce bas­tan­te más que la que tenía­mos hace quin­ce años en nues­tra región y en nues­tro con­ti­nen­te. De eso estoy abso­lu­ta­men­te con­ven­ci­da”.

Cul­mi­nó la fies­ta Bicen­te­na­ria con la cele­bra­ción de la IX Cum­bre de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA).

Cada una de las inter­ven­cio­nes de los com­pa­ñe­ros pre­si­den­tes y pri­me­ros minis­tros, fue fiel y exac­to refle­jo del cam­bio de épo­ca que viven nues­tra Amé­ri­ca y el Cari­be en el pre­sen­te: un nue­vo len­gua­je polí­ti­co se ha abier­to paso, sepul­tan­do a una año­sa y vacua retó­ri­ca que fue en todo aje­na al pal­pi­tar de los pue­blos.

Hoy por hoy, la Alian­za Boli­va­ria­na –ALBA – , está en la van­guar­dia del pro­ce­so de unión e inde­pen­den­cia de la región: es el ins­tru­men­to que encar­na con mayor volun­tad polí­ti­ca la con­ti­nui­dad del lega­do de nues­tras liber­ta­do­ras y liber­ta­do­res.

Quie­ro citar unas líneas del Mani­fies­to Bicen­te­na­rio de Cara­cas, que sir­vió como decla­ra­ción final de la IX Cum­bre del ALBA, por­que en ellas se expre­sa nues­tro com­pro­mi­so irre­nun­cia­ble para este siglo:

“Reedi­tan­do en cada espa­cio de la vida social la vic­to­ria popu­lar de Aya­cu­cho, lla­ma­da por el Liber­ta­dor ‘Cum­bre de la Glo­ria Ame­ri­ca­na’, el ALBA ten­drá como guía fun­da­men­tal que cada una de sus accio­nes con­tri­bu­ya a sellar el final defi­ni­ti­vo del domi­nio colo­nial, con­so­li­dan­do la inde­pen­den­cia y la sobe­ra­nía. Pero el Aya­cu­cho del siglo XXI será la vic­to­ria del socia­lis­mo, úni­ca garan­tía de autén­ti­ca inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía con jus­ti­cia para el pue­blo”.

Ha comen­za­do un ciclo epi­cén­tri­co en lo tem­po­ral: para el año 2030, con la con­clu­sión de la Era Bicen­te­na­ria, Vene­zue­la debe ser y será, jun­to a todos los pue­blos y esta­dos de nues­tra Amé­ri­ca, para decir­lo con Bolí­var, “La madre de las Repú­bli­cas y la rei­na de las Nacio­nes”.

III

El mar­tes 20 con­clu­yó la visi­ta ofi­cial de la pre­si­den­ta de la Repú­bli­ca Argen­ti­na, Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, con un esplén­di­do acto en el Salón Aya­cu­cho del Pala­cio del pue­blo en horas del medio­día: fir­ma­mos vein­ti­cin­co acuer­dos de coope­ra­ción en mate­ria de ener­gía, cons­truc­ción y ali­men­ta­ción. Vein­ti­cin­co acuer­dos, para decir­lo con Cris­ti­na, que demues­tran la den­si­dad que ha ido adqui­rien­do la rela­ción entre nues­tras dos patrias. Y demues­tran, tam­bién, el abis­mo que media entre una aso­cia­ción estra­té­gi­ca y una rela­ción clien­te­lar.

En horas de la noche del mis­mo mar­tes tuvi­mos una exce­len­te reu­nión de tra­ba­jo con el pre­si­den­te cubano Raúl Cas­tro, para seguir ali­men­ta­do y pro­fun­di­zan­do la uni­dad de nues­tros dos pue­blos.

IV

El miér­co­les 21 ascen­di­mos a más de 2 mil 500 metros sobre el nivel del mar para unir­nos, al día siguien­te, a la gran fies­ta refle­xi­va de la Pacha­ma­ma con­vo­ca­da por el her­mano Evo Mora­les. Cocha­bam­ba fue el des­tino en el que dele­ga­dos y dele­ga­das de 142 nacio­nes, jun­to a orga­ni­za­cio­nes socia­les y pre­si­den­tes, se fun­di­rían con el pue­blo en la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia Mun­dial de los Pue­blos sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co y los Dere­chos de la Madre Tie­rra.

Nun­ca hubo pro­pó­si­to tan nece­sa­rio, tras­cen­den­te y pro­fun­da­men­te ele­men­tal, como el de pen­sar la Pacha­ma­ma, a la vez que nos pen­sa­mos en ella. Nece­sa­rio, por­que de nada valen los ejer­ci­cios espe­cu­la­ti­vos si, a la pos­tre, no tene­mos dón­de vivir; tras­cen­den­te, por­que entre la salud o la enfer­me­dad de la Madre Tie­rra nos juga­mos el des­tino humano; y pro­fun­da­men­te ele­men­tal, por­que ante este pro­ble­ma exis­te una asi­mé­tri­ca depen­den­cia: ella vivi­rá sin noso­tros, pero nun­ca noso­tros sin ella.

La pro­fun­di­dad de los deba­tes que se die­ron y las con­clu­sio­nes a las que se lle­ga­ron, nos dejan cla­ro una reali­dad rotun­da: en Cocha­bam­ba, a cie­lo abier­to, se ele­va­ron las voces de los pue­blos que en Copenha­gue, en salas cerra­das, los que se creen due­ños del pla­ne­ta, qui­sie­ron silen­ciar. Y sobre todo se evi­den­ció de nue­vo lo que allá se nega­ron a ver y toda­vía se nie­gan: los úni­cos res­pon­sa­bles del cri­mi­nal dete­rio­ro del medio ambien­te y de las fuen­tes de vida son los gobier­nos de los paí­ses más pode­ro­sos, que se resis­ten a cam­biar un des­truc­ti­vo mode­lo glo­bal de pro­duc­ción y con­su­mo, que aca­ba­rá a cor­to pla­zo con todo y con todos, empe­zan­do por ellos mis­mos.

La razón esen­cial de la cri­sis con­tem­po­rá­nea es el capi­ta­lis­mo, como lo recor­dó el mis­mo Evo: “Sólo tene­mos dos cami­nos: la Pacha­ma­ma o la muer­te. Mue­re el capi­ta­lis­mo o mue­re la Madre Tie­rra, vive el capi­ta­lis­mo o vive la Madre Tie­rra”.

Que­da pues de nues­tra par­te, lle­var jun­to a los pue­blos los sabios resul­ta­dos de este encuen­tro a la Cum­bre de Can­cún y a todas las ins­tan­cias inter­na­cio­na­les: no sólo para seguir des­en­mas­ca­ran­do a los cul­pa­bles, sino fun­da­men­tal­men­te para exi­gir los cam­bios urgen­tes que ase­gu­ren la vida huma­na en el pla­ne­ta.

V

Ya para fina­li­zar estas Líneas, quie­ro hablar des­de la lágri­ma que me cru­za el alma como un lan­za­zo, des­de hace días, por Jen­ni­fer Caro­li­na Vie­ra y Edwin “el Inca” Vale­ro: vaya, pri­me­ro que nada, el tes­ti­mo­nio de mi total soli­da­ri­dad para sus fami­lias.

Nece­sa­rio es sub­ra­yar que la cana­lla mediá­ti­ca había ten­di­do un cer­co sobre el Inca des­de hace meses. Nun­ca le per­do­na­ron su iden­ti­fi­ca­ción con la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na: había que des­truir, a toda cos­ta, a quien se había con­ver­ti­do en un sím­bo­lo. Hoy como bui­tres se ceban sobre los cadá­ve­res de Jen­ni­fer y Edwin.

En su bri­llan­te carre­ra pugi­lís­ti­ca, dán­do­lo todo por Vene­zue­la, el Inca Vale­ro no cono­ció la derro­ta. Pero no pudo con­ver­tir­se en ven­ce­dor de sí mis­mo: le fal­tó la esqui­na que pudi­mos haber sido noso­tros mis­mos. Nece­sa­rio es, enton­ces, que nos revi­se­mos: revi­sé­mo­nos a fon­do para no fallar en la lucha por lo ver­da­de­ra­men­te humano; para que, para­fra­sean­do al Liber­ta­dor, a la luz de la ver­dad y el tiem­po nada se escon­da, para que el méri­to bri­lle y la mal­dad se des­cu­bra.

VI

Este domin­go con­clui­rá el I Con­gre­so Extra­or­di­na­rio del PSUV. De este Con­gre­so el par­ti­do sale for­ta­le­ci­do en lo pro­gra­má­ti­co y en lo orga­ni­za­ti­vo para dar la bata­lla por el socia­lis­mo: la elec­ción por la base de nues­tros can­di­da­tos y can­di­da­tas a la Asam­blea Nacio­nal es lumi­no­so ejem­plo de la nue­va his­to­ria que esta­mos escri­bien­do. Esta­re­mos el 2 de mayo des­pe­jan­do el camino hacia la gran vic­to­ria popu­lar en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas del 26 de sep­tiem­bre: la gran vic­to­ria de la calle par­la­men­ta­ria, del pue­blo legis­la­dor.

“No pode­mos optar entre Ven­cer o Morir” ¡Ven­ce­re­mos!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *