Somos Soli­da­rios con Cuba ( Cam­pa­ña de soli­da­ri­dad con Cuba y su revo­lu­cion)- Ati­lio Boron

RECOGIDO DE LA WEB DE EHK (EUSKAL HERRIKO KOMUNISTAK)

Que­ri­dos ami­gos de Eus­kal Herria: des­bor­da­do cien­to por cien­to alcan­zo a enviar­les esta decla­ra­ción. Oja­lá poda­mos con­tar con vues­tras fir­mas. Los ami­gos cuba­nos nece­si­tan toda la ayu­da posible.
Gra­cias, abrazos,
Atilio

Hola todas y todos, les rue­go difun­dan este peti­to­rio y, si les pare­ce, adhie­ran al mis­mo envian­do un men­sa­je a las direc­cio­nes indi­ca­das más aba­jo. Esta­mos cerran­do la lis­ta de adhe­sio­nes para dar­la a publi­ci­dad el miér­co­les 21 a pri­me­ra hora. Si sien­ten que pue­den estan de acuer­do y adhie­ren al tex­to, por favor hágan­lo aho­ra. Gracias.

Somos soli­da­rios con Cuba

Uno de los ras­gos que defi­nen el momen­to actual de Amé­ri­ca Lati­na es la feroz con­tra­ofen­si­va lan­za­da por el gobierno de Esta­dos Uni­dos para “nor­ma­li­zar” la situa­ción de su patio tra­se­ro, radi­cal­men­te alte­ra­da des­de fina­les del siglo pasa­do por la apa­ri­ción de una serie de gobier­nos pro­gre­sis­tas y de izquier­da en diver­sos paí­ses de la región. La pri­me­ra mani­fes­ta­ción des­em­bo­za­da de este con­tra­ata­que impe­rial fue el apo­yo otor­ga­do por la Admi­nis­tra­ción Bush al gol­pe de esta­do per­pe­tra­do en Vene­zue­la en Abril del 2002, con­ju­ra­do gra­cias a la movi­li­za­ción de los sec­to­res popu­la­res que salie­ron a las calles a recla­mar la reins­ta­la­ción en el Pala­cio de Mira­flo­res del legí­ti­mo pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de ese país, Hugo Chá­vez Frías. La derro­ta sufri­da en la cum­bre pre­si­den­cial de Mar del Pla­ta de 2005, cuan­do aque­llos gobier­nos unie­ron fuer­zas para derro­tar al ALCA, el más impor­tan­te pro­yec­to estra­té­gi­co de la Casa Blan­ca para esta par­te del mun­do en mucho tiem­po, uni­da al fra­ca­so de la aven­tu­ra gol­pis­ta en Vene­zue­la oca­sio­na­ron el momen­tá­neo aban­dono de este pro­yec­to y alen­ta­ron las espe­ran­zas de un cam­bio en la polí­ti­ca de Washing­ton hacia Amé­ri­ca Latina.

Sin embar­go, en lla­ma­ti­va coin­ci­den­cia con el anun­cio de Bra­si­lia acer­ca del des­cu­bri­mien­to de impor­tan­tí­si­mas reser­vas de petró­leo en el lito­ral pau­lis­ta el pre­si­den­te Bush orde­nó la reac­ti­va­ción de la IV Flo­ta, que había per­ma­ne­ci­do des­ac­ti­va­da des­de 1950, un ges­to beli­ge­ran­te que actua­li­za­ba la pri­ma­cía de la estra­te­gia des­es­ta­bi­li­za­do­ra e inter­ven­cio­nis­ta de la Casa Blan­ca. El cam­bio de gobierno y la asun­ción de Barack Oba­ma no modi­fi­có en un ápi­ce el cur­so beli­cis­ta adop­ta­do en los tra­mos fina­les de la Admi­nis­tra­ción Bush sino que lo pro­fun­di­zó al fir­mar un tra­ta­do con el gobierno de Colom­bia auto­ri­zan­do la ins­ta­la­ción de sie­te bases mili­ta­res , ‑así como de cual­quier otra que requie­ra- en dicho país, al con­va­li­dar el gol­pe de esta­do en Hon­du­ras y las frau­du­len­tas elec­cio­nes que le siguie­ron, al apro­ve­char la tra­ge­dia del terre­mo­to hai­tiano para des­em­bar­car en ese sufri­do país una fuer­za de ocu­pa­ción que ascien­de a unos vein­te mil hom­bres y al des­en­ca­de­nar una impre­sio­nan­te cam­pa­ña inter­na­cio­nal en con­tra de Cuba, país que al no poder doble­gar mili­tar­men­te en Pla­ya Girón ha sido some­ti­do duran­te medio siglo a un devas­ta­dor blo­queo que ha cos­ta­do miles de vidas cuba­nas, enor­mes sufri­mien­tos para su pobla­ción y un per­jui­cio eco­nó­mi­co que ya equi­va­le, en tér­mi­nos actua­les, a dos pla­nes Marshall.

Todos estos ante­ce­den­tes son ignorados-¿a sabien­das o no?- por un gru­po de per­so­na­li­da­des que en fecha recien­te han denun­cia­do, con envi­dia­ble celo y una feno­me­nal igno­ran­cia ‑o tal vez una enfer­mi­za mala fe- la supues­ta vio­la­ción de los dere­chos huma­nos en Cuba. Su decla­ra­ción fue pro­mo­vi­da e impul­sa­da por una orga­ni­za­ción ínti­ma­men­te liga­da a dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes de la dere­cha radi­cal nor­te­ame­ri­ca­na, un ámbi­to poco pro­pi­cio para desa­rro­llar un enfo­que míni­ma­men­te obje­ti­vo sobre un tema como el que preo­cu­pa a los fir­man­tes. No sor­pren­de, por lo tan­to, que el resul­ta­do no sea otra cosa que una reite­ra­ción de los luga­res comu­nes del dis­cur­so anti­co­mu­nis­ta de la Gue­rra Fría. En ella se repro­du­cen fiel­men­te el dis­cur­so inter­ven­cio­nis­ta y des­es­ta­bi­li­za­dor del gobierno de Esta­dos Uni­dos, mis­mo que lue­go es mul­ti­pli­ca­do por su amplia red glo­bal de “orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les” ami­gas (finan­cia­das casi todas ellas con dine­ro del gobierno nor­te­ame­ri­cano), la “pren­sa libre” de nume­ro­sos paí­ses (esa para la cual los con­ti­nuos ase­si­na­tos de perio­dis­tas en Hon­du­ras no cons­ti­tu­yen obje­to de preo­cu­pa­ción), y las fuer­zas polí­ti­cas demo­crá­ti­cas del con­ti­nen­te, que inclu­ye no pocos per­so­na­jes tra­di­cio­nal­men­te com­pla­cien­tes con cuan­to gol­pe de esta­do se haya ensa­ya­do en la región. Estos auto­pro­cla­ma­dos cus­to­dios de los dere­chos huma­nos, que aho­ra recla­man peren­to­ria­men­te la libe­ra­ción de todos los “pri­sio­ne­ros polí­ti­cos” en Cuba, per­ma­ne­cie­ron en silen­cio ante el cri­mi­nal blo­queo nor­te­ame­ri­cano, con­de­na­do por la casi tota­li­dad de los paí­ses que cons­ti­tu­yen la ONU, el geno­ci­dio per­pe­tra­do en Gaza, las masa­cres de los gol­pis­tas hon­du­re­ños, las abe­rran­tes vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos en Esta­dos Uni­dos, don­de la tor­tu­ra es admi­ti­da y lega­li­za­da, o ante las atro­ci­da­des come­ti­das por el gobierno de Álva­ro Uri­be en Colom­bia (que fre­na­ron en el pro­pio Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos la rati­fi­ca­ción del TLC entre ese país y Colom­bia). Callan tam­bién ante los atro­pe­llos a los dere­chos huma­nos que se pro­du­cen en nume­ro­sos paí­ses de la región, des­de la apli­ca­ción de la legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta para enfren­tar los legí­ti­mos recla­mos de las comu­ni­da­des mapu­ches en Chi­le has­ta la escan­da­lo­sa situa­ción que pre­va­le­ce en las cár­ce­les de nues­tro con­ti­nen­te y el per­sis­ten­te avan­ce de la cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta social.

Pero ante la voz de orden del impe­rio se con­ju­ran dis­ci­pli­na­da­men­te para con­de­nar a Cuba, hacien­do caso omi­so de que en este país los “disi­den­tes” son, en su gran mayo­ría, per­so­nas que reci­ben direc­ti­vas y dine­ros de la Sec­ción de Intere­ses de Esta­dos Uni­dos en La Haba­na, todo lo cual está ple­na­men­te docu­men­ta­do e inclu­si­ve fil­ma­do. Se ras­gan las ves­ti­du­ras ante el tra­ta­mien­to dado a per­so­na­jes que la legis­la­ción vigen­te en cual­quier país del mun­do, comen­zan­do por Esta­dos Uni­dos y siguien­do por la Argen­ti­na, con­si­de­ra­ría como “infa­mes trai­do­res a la patria” pero que Washing­ton y sus epí­go­nos entre noso­tros no vaci­lan en cali­fi­car como sufri­dos “disi­den­tes polí­ti­cos” mere­ce­do­res de su incon­di­cio­nal apo­yo. Para los fir­man­tes de esa decla­ra­ción los dere­chos huma­nos y la polí­ti­ca en gene­ral son cues­tio­nes que pue­den ana­li­zar­se del mis­mo modo en que el mate­má­ti­co cal­cu­la las for­mas geo­mé­tri­cas: para ellos no exis­te la his­to­ria, no hay lugar para pen­sar en las con­tin­gen­cias con­cre­tas de la coyun­tu­ra, y el hecho de Cuba estar ase­dia­da duran­te medio siglo por la mayor poten­cia mili­tar e indus­trial del pla­ne­ta es una nimie­dad que para nada per­tur­ba su hip­nó­ti­ca con­tem­pla­ción de las inmu­ta­bles esen­cias de los dere­chos huma­nos y la vida polí­ti­ca. De ahí la inmo­ra­li­dad de apli­car un doble rase­ro fren­te a esta situa­ción: “olvi­do” en rela­ción a lo que ocu­rre en Esta­dos Uni­dos (entre otras cosas, las atro­ci­da­des come­ti­das a dia­rio en Guan­tá­na­mo o la injus­ta e ile­gal con­de­na a la que están some­ti­dos los cin­co lucha­do­res anti­te­rro­ris­tas cuba­nos) y una mani­quea mani­pu­la­ción median­te la cual un mer­ce­na­rio al ser­vi­cio de un agre­sor extran­je­ro se con­vier­te en un “disi­den­te polí­ti­co”. Inmo­ra­li­dad en la cual incu­rre, dicho sea de paso, tam­bién el Par­la­men­to Euro­peo al impli­car­se abier­ta­men­te en esta cam­pa­ña anticubana.

Le asis­te toda la razón a Sil­vio Rodrí­guez cuan­do en un repor­ta­je recien­te dijo que “a cada ins­tan­te se habla peor de Cuba, la mayo­ría de las veces sin fun­da­men­tos, sólo por­que lo desean los que pagan, los due­ños de la lla­ma­da Gran Pren­sa y del 90 por cien­to de Inter­net; los mis­mos sin­ver­güen­zas que hace 50 años nos tie­nen blo­quea­dos de todo, menos de su sacro­san­ta infor­ma­ción.” Esos mis­mos sin­ver­güen­zas y sus acó­li­tos están reno­van­do sus esfuer­zos para aca­bar con la revo­lu­ción cuba­na y si bien el blo­queo no expli­ca la tota­li­dad de los pro­ble­mas y desa­fíos que atri­bu­lan a Cuba es com­ple­ta­men­te impo­si­ble com­pren­der­los y resol­ver­los sin remo­ver ese fac­tor fun­da­men­tal. Para Cuba y para cual­quier otro país que tuvie­ra la des­gra­cia de hallar­se en una situa­ción simi­lar. Mal que le pese a la Casa Blan­ca, medio siglo de agre­sio­nes, sabo­ta­jes y blo­queos no hicie­ron otra cosa que agi­gan­tar la ejem­pla­ri­dad de la revo­lu­ción cuba­na. Una ejem­pla­ri­dad que repo­sa fir­me­men­te sobre su inter­na­cio­na­lis­mo soli­da­rio ‑mani­fes­ta­do en la ayu­da ofre­ci­da inclu­si­ve a las inde­fen­sas víc­ti­mas del Katri­na en el pro­pio cora­zón del impe­rio, que aún espe­ran la ayu­da de Washing­ton- así como su extra­or­di­na­ria gene­ro­si­dad para enviar sus médi­cos, tra­ba­ja­do­res socia­les y toda cla­se de per­so­nal espe­cia­li­za­do allí don­de sea nece­sa­rio, en cual­quier par­te del mun­do; o para hacer posi­ble la derro­ta del racis­mo en Sudá­fri­ca y abrir las puer­tas para la demo­cra­ti­za­ción de ese país; o su enor­me con­tri­bu­ción a la salud públi­ca de los pue­blos del mun­do gra­cias a la labor de la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na, o a la lucha con­tra el anal­fa­be­tis­mo, pla­ga que aún azo­ta a nues­tros paí­ses pero com­ple­ta­men­te erra­di­ca­da en Cuba y, por exten­sión en Vene­zue­la y Boli­via gra­cias a la ayu­da de la primera.

Por todo lo ante­rior Cuba cons­ti­tu­ye un pési­mo ejem­plo para el impe­rio. De ahí que, en una ini­cia­ti­va insó­li­ta, el pro­pio gobierno de Esta­dos Uni­dos haya dise­ña­do en un docu­men­to ofi­cial el plan para “ace­le­rar el cam­bio de régi­men en Cuba”, eufe­mis­mo uti­li­za­do para no tener que decir que es un pro­yec­to des­ti­na­do a fomen­tar una san­grien­ta con­tra­rre­vo­lu­ción. Para lograr ese obje­ti­vo no repa­ran en lími­tes mora­les de nin­gún tipo, y la men­ti­ra y la difa­ma­ción están a la orden del día, des­de fomen­tar estra­te­gias sui­ci­das de huel­gas de ham­bre has­ta satu­rar las comu­ni­ca­cio­nes con toda cla­se de fal­se­da­des como las que esta­mos comen­tan­do Lo hacen por­que, tal como tal como lo ase­gu­ra Evo Mora­les, “Cuba es un mode­lo en el mun­do en cues­tión de Dere­chos Huma­nos y soli­da­ri­dad, por la ayu­da que pres­ta a otros paí­ses del mun­do, en espe­cial, a los más nece­si­ta­dos en áreas como la salud y la edu­ca­ción.” En pocas pala­bras, un mal ejemplo.

Por con­si­guien­te, mal pue­den auto­ca­li­fi­car­se como “pro­gre­sis­tas” o de “izquier­da” quie­nes pres­tan su nom­bre para ava­lar tama­ñas infa­mias e impi­den, con su ana­cró­ni­ca men­ta­li­dad de la Gue­rra Fría, una genui­na dis­cu­sión sobre los défi­cits que, en mate­ria de dere­chos huma­nos, jus­ti­cia social y demo­cra­cia afec­tan a los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos. Tam­po­co son dig­nos de ese nom­bre quie­nes recla­man de los gobier­nos de la región que pro­fun­di­cen el cas­ti­go y los sufri­mien­tos infli­gi­dos des­de hace medio siglo a los cuba­nos. Debe­rían en cam­bio diri­gir sus tan rotun­das deman­das al gobierno de los Esta­dos Uni­dos, y exi­gir­le, con la mis­ma enjun­dia que ponen en des­ca­li­fi­car a la víc­ti­ma de sus agre­sio­nes, el inme­dia­to levan­ta­mien­to del blo­queo y el res­pe­to a la auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo cubano.

Ter­mi­na­mos esta decla­ra­ción repro­du­cien­do dos pre­gun­tas de las muchas que Sil­vio Rodrí­guez hicie­ra en su deba­te epis­to­lar con Car­los Mon­ta­ner: “Si un huel­guis­ta de ham­bre exi­gie­ra que Oba­ma levan­ta­ra el blo­queo ¿lo apo­ya­ría el Gru­po Pri­sa? Si los miles de cuba­nos que per­di­mos fami­lia en aten­ta­dos de la CIA hicié­ra­mos una car­ta de denun­cia ¿la fir­ma­ría Car­los Alber­to Mon­ta­ner?” Agre­ga­mos noso­tros: ¿la fir­ma­rían quie­nes recla­man la libe­ra­ción de los “pre­sos polí­ti­cos” en Cuba?

En la Argen­ti­na, el Mar­tes 27 de abril del 2010, a las 19 horas, se rea­li­za­rá un encuen­tro de inte­lec­tua­les y artis­tas en el Cen­tro Cul­tu­ral de la Coope­ra­ción Flo­real Gori­ni en el cual se le hará entre­ga de este docu­men­to con sus fir­mas al emba­ja­dor de la Repú­bli­ca de Cuba en la Argen­ti­na, Ara­mís Fuen­te Hernández.

Adhe­sio­nes:

[email protected] cen​tro​cul​tu​ral​.coop Esta direc­ción de correo elec­tró­ni­co está pro­te­gi­da con­tra los robots de spam, nece­si­ta tener Javas­cript acti­va­do para poder verla

Dr. Ati­lio A. Boron

Direc­tor del PLED, Pro­gra­ma Lati­no­ame­ri­cano de

Edu­ca­ción a Dis­tan­cia en Cien­cias Sociales

Corrien­tes 1543 (C 1042 AAB) Bue­nos Aires, Argentina

Telé­fono: (54−11) 5077 – 8021, 8022 y 8024

http: //www.centrocultural.coop/pled
Visi­ta mi blog http://​www​.ati​lio​bo​ron​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.