Somos Soli­da­rios con Cuba ( Cam­pa­ña de soli­da­ri­dad con Cuba y su revo­lu­cion)- Ati­lio Boron

RECOGIDO DE LA WEB DE EHK (EUSKAL HERRIKO KOMUNISTAK)

Que­ri­dos ami­gos de Eus­kal Herria: des­bor­da­do cien­to por cien­to alcan­zo a enviar­les esta decla­ra­ción. Oja­lá poda­mos con­tar con vues­tras fir­mas. Los ami­gos cuba­nos nece­si­tan toda la ayu­da posi­ble.
Gra­cias, abra­zos,
Ati­lio

Hola todas y todos, les rue­go difun­dan este peti­to­rio y, si les pare­ce, adhie­ran al mis­mo envian­do un men­sa­je a las direc­cio­nes indi­ca­das más aba­jo. Esta­mos cerran­do la lis­ta de adhe­sio­nes para dar­la a publi­ci­dad el miér­co­les 21 a pri­me­ra hora. Si sien­ten que pue­den estan de acuer­do y adhie­ren al tex­to, por favor hágan­lo aho­ra. Gra­cias.

Somos soli­da­rios con Cuba

Uno de los ras­gos que defi­nen el momen­to actual de Amé­ri­ca Lati­na es la feroz con­tra­ofen­si­va lan­za­da por el gobierno de Esta­dos Uni­dos para “nor­ma­li­zar” la situa­ción de su patio tra­se­ro, radi­cal­men­te alte­ra­da des­de fina­les del siglo pasa­do por la apa­ri­ción de una serie de gobier­nos pro­gre­sis­tas y de izquier­da en diver­sos paí­ses de la región. La pri­me­ra mani­fes­ta­ción des­em­bo­za­da de este con­tra­ata­que impe­rial fue el apo­yo otor­ga­do por la Admi­nis­tra­ción Bush al gol­pe de esta­do per­pe­tra­do en Vene­zue­la en Abril del 2002, con­ju­ra­do gra­cias a la movi­li­za­ción de los sec­to­res popu­la­res que salie­ron a las calles a recla­mar la reins­ta­la­ción en el Pala­cio de Mira­flo­res del legí­ti­mo pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de ese país, Hugo Chá­vez Frías. La derro­ta sufri­da en la cum­bre pre­si­den­cial de Mar del Pla­ta de 2005, cuan­do aque­llos gobier­nos unie­ron fuer­zas para derro­tar al ALCA, el más impor­tan­te pro­yec­to estra­té­gi­co de la Casa Blan­ca para esta par­te del mun­do en mucho tiem­po, uni­da al fra­ca­so de la aven­tu­ra gol­pis­ta en Vene­zue­la oca­sio­na­ron el momen­tá­neo aban­dono de este pro­yec­to y alen­ta­ron las espe­ran­zas de un cam­bio en la polí­ti­ca de Washing­ton hacia Amé­ri­ca Lati­na.

Sin embar­go, en lla­ma­ti­va coin­ci­den­cia con el anun­cio de Bra­si­lia acer­ca del des­cu­bri­mien­to de impor­tan­tí­si­mas reser­vas de petró­leo en el lito­ral pau­lis­ta el pre­si­den­te Bush orde­nó la reac­ti­va­ción de la IV Flo­ta, que había per­ma­ne­ci­do des­ac­ti­va­da des­de 1950, un ges­to beli­ge­ran­te que actua­li­za­ba la pri­ma­cía de la estra­te­gia des­es­ta­bi­li­za­do­ra e inter­ven­cio­nis­ta de la Casa Blan­ca. El cam­bio de gobierno y la asun­ción de Barack Oba­ma no modi­fi­có en un ápi­ce el cur­so beli­cis­ta adop­ta­do en los tra­mos fina­les de la Admi­nis­tra­ción Bush sino que lo pro­fun­di­zó al fir­mar un tra­ta­do con el gobierno de Colom­bia auto­ri­zan­do la ins­ta­la­ción de sie­te bases mili­ta­res , ‑así como de cual­quier otra que requie­ra- en dicho país, al con­va­li­dar el gol­pe de esta­do en Hon­du­ras y las frau­du­len­tas elec­cio­nes que le siguie­ron, al apro­ve­char la tra­ge­dia del terre­mo­to hai­tiano para des­em­bar­car en ese sufri­do país una fuer­za de ocu­pa­ción que ascien­de a unos vein­te mil hom­bres y al des­en­ca­de­nar una impre­sio­nan­te cam­pa­ña inter­na­cio­nal en con­tra de Cuba, país que al no poder doble­gar mili­tar­men­te en Pla­ya Girón ha sido some­ti­do duran­te medio siglo a un devas­ta­dor blo­queo que ha cos­ta­do miles de vidas cuba­nas, enor­mes sufri­mien­tos para su pobla­ción y un per­jui­cio eco­nó­mi­co que ya equi­va­le, en tér­mi­nos actua­les, a dos pla­nes Marshall.

Todos estos ante­ce­den­tes son ignorados-¿a sabien­das o no?- por un gru­po de per­so­na­li­da­des que en fecha recien­te han denun­cia­do, con envi­dia­ble celo y una feno­me­nal igno­ran­cia ‑o tal vez una enfer­mi­za mala fe- la supues­ta vio­la­ción de los dere­chos huma­nos en Cuba. Su decla­ra­ción fue pro­mo­vi­da e impul­sa­da por una orga­ni­za­ción ínti­ma­men­te liga­da a dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes de la dere­cha radi­cal nor­te­ame­ri­ca­na, un ámbi­to poco pro­pi­cio para desa­rro­llar un enfo­que míni­ma­men­te obje­ti­vo sobre un tema como el que preo­cu­pa a los fir­man­tes. No sor­pren­de, por lo tan­to, que el resul­ta­do no sea otra cosa que una reite­ra­ción de los luga­res comu­nes del dis­cur­so anti­co­mu­nis­ta de la Gue­rra Fría. En ella se repro­du­cen fiel­men­te el dis­cur­so inter­ven­cio­nis­ta y des­es­ta­bi­li­za­dor del gobierno de Esta­dos Uni­dos, mis­mo que lue­go es mul­ti­pli­ca­do por su amplia red glo­bal de “orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les” ami­gas (finan­cia­das casi todas ellas con dine­ro del gobierno nor­te­ame­ri­cano), la “pren­sa libre” de nume­ro­sos paí­ses (esa para la cual los con­ti­nuos ase­si­na­tos de perio­dis­tas en Hon­du­ras no cons­ti­tu­yen obje­to de preo­cu­pa­ción), y las fuer­zas polí­ti­cas demo­crá­ti­cas del con­ti­nen­te, que inclu­ye no pocos per­so­na­jes tra­di­cio­nal­men­te com­pla­cien­tes con cuan­to gol­pe de esta­do se haya ensa­ya­do en la región. Estos auto­pro­cla­ma­dos cus­to­dios de los dere­chos huma­nos, que aho­ra recla­man peren­to­ria­men­te la libe­ra­ción de todos los “pri­sio­ne­ros polí­ti­cos” en Cuba, per­ma­ne­cie­ron en silen­cio ante el cri­mi­nal blo­queo nor­te­ame­ri­cano, con­de­na­do por la casi tota­li­dad de los paí­ses que cons­ti­tu­yen la ONU, el geno­ci­dio per­pe­tra­do en Gaza, las masa­cres de los gol­pis­tas hon­du­re­ños, las abe­rran­tes vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos en Esta­dos Uni­dos, don­de la tor­tu­ra es admi­ti­da y lega­li­za­da, o ante las atro­ci­da­des come­ti­das por el gobierno de Álva­ro Uri­be en Colom­bia (que fre­na­ron en el pro­pio Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos la rati­fi­ca­ción del TLC entre ese país y Colom­bia). Callan tam­bién ante los atro­pe­llos a los dere­chos huma­nos que se pro­du­cen en nume­ro­sos paí­ses de la región, des­de la apli­ca­ción de la legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta para enfren­tar los legí­ti­mos recla­mos de las comu­ni­da­des mapu­ches en Chi­le has­ta la escan­da­lo­sa situa­ción que pre­va­le­ce en las cár­ce­les de nues­tro con­ti­nen­te y el per­sis­ten­te avan­ce de la cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta social.

Pero ante la voz de orden del impe­rio se con­ju­ran dis­ci­pli­na­da­men­te para con­de­nar a Cuba, hacien­do caso omi­so de que en este país los “disi­den­tes” son, en su gran mayo­ría, per­so­nas que reci­ben direc­ti­vas y dine­ros de la Sec­ción de Intere­ses de Esta­dos Uni­dos en La Haba­na, todo lo cual está ple­na­men­te docu­men­ta­do e inclu­si­ve fil­ma­do. Se ras­gan las ves­ti­du­ras ante el tra­ta­mien­to dado a per­so­na­jes que la legis­la­ción vigen­te en cual­quier país del mun­do, comen­zan­do por Esta­dos Uni­dos y siguien­do por la Argen­ti­na, con­si­de­ra­ría como “infa­mes trai­do­res a la patria” pero que Washing­ton y sus epí­go­nos entre noso­tros no vaci­lan en cali­fi­car como sufri­dos “disi­den­tes polí­ti­cos” mere­ce­do­res de su incon­di­cio­nal apo­yo. Para los fir­man­tes de esa decla­ra­ción los dere­chos huma­nos y la polí­ti­ca en gene­ral son cues­tio­nes que pue­den ana­li­zar­se del mis­mo modo en que el mate­má­ti­co cal­cu­la las for­mas geo­mé­tri­cas: para ellos no exis­te la his­to­ria, no hay lugar para pen­sar en las con­tin­gen­cias con­cre­tas de la coyun­tu­ra, y el hecho de Cuba estar ase­dia­da duran­te medio siglo por la mayor poten­cia mili­tar e indus­trial del pla­ne­ta es una nimie­dad que para nada per­tur­ba su hip­nó­ti­ca con­tem­pla­ción de las inmu­ta­bles esen­cias de los dere­chos huma­nos y la vida polí­ti­ca. De ahí la inmo­ra­li­dad de apli­car un doble rase­ro fren­te a esta situa­ción: “olvi­do” en rela­ción a lo que ocu­rre en Esta­dos Uni­dos (entre otras cosas, las atro­ci­da­des come­ti­das a dia­rio en Guan­tá­na­mo o la injus­ta e ile­gal con­de­na a la que están some­ti­dos los cin­co lucha­do­res anti­te­rro­ris­tas cuba­nos) y una mani­quea mani­pu­la­ción median­te la cual un mer­ce­na­rio al ser­vi­cio de un agre­sor extran­je­ro se con­vier­te en un “disi­den­te polí­ti­co”. Inmo­ra­li­dad en la cual incu­rre, dicho sea de paso, tam­bién el Par­la­men­to Euro­peo al impli­car­se abier­ta­men­te en esta cam­pa­ña anti­cu­ba­na.

Le asis­te toda la razón a Sil­vio Rodrí­guez cuan­do en un repor­ta­je recien­te dijo que “a cada ins­tan­te se habla peor de Cuba, la mayo­ría de las veces sin fun­da­men­tos, sólo por­que lo desean los que pagan, los due­ños de la lla­ma­da Gran Pren­sa y del 90 por cien­to de Inter­net; los mis­mos sin­ver­güen­zas que hace 50 años nos tie­nen blo­quea­dos de todo, menos de su sacro­san­ta infor­ma­ción.” Esos mis­mos sin­ver­güen­zas y sus acó­li­tos están reno­van­do sus esfuer­zos para aca­bar con la revo­lu­ción cuba­na y si bien el blo­queo no expli­ca la tota­li­dad de los pro­ble­mas y desa­fíos que atri­bu­lan a Cuba es com­ple­ta­men­te impo­si­ble com­pren­der­los y resol­ver­los sin remo­ver ese fac­tor fun­da­men­tal. Para Cuba y para cual­quier otro país que tuvie­ra la des­gra­cia de hallar­se en una situa­ción simi­lar. Mal que le pese a la Casa Blan­ca, medio siglo de agre­sio­nes, sabo­ta­jes y blo­queos no hicie­ron otra cosa que agi­gan­tar la ejem­pla­ri­dad de la revo­lu­ción cuba­na. Una ejem­pla­ri­dad que repo­sa fir­me­men­te sobre su inter­na­cio­na­lis­mo soli­da­rio ‑mani­fes­ta­do en la ayu­da ofre­ci­da inclu­si­ve a las inde­fen­sas víc­ti­mas del Katri­na en el pro­pio cora­zón del impe­rio, que aún espe­ran la ayu­da de Washing­ton- así como su extra­or­di­na­ria gene­ro­si­dad para enviar sus médi­cos, tra­ba­ja­do­res socia­les y toda cla­se de per­so­nal espe­cia­li­za­do allí don­de sea nece­sa­rio, en cual­quier par­te del mun­do; o para hacer posi­ble la derro­ta del racis­mo en Sudá­fri­ca y abrir las puer­tas para la demo­cra­ti­za­ción de ese país; o su enor­me con­tri­bu­ción a la salud públi­ca de los pue­blos del mun­do gra­cias a la labor de la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na, o a la lucha con­tra el anal­fa­be­tis­mo, pla­ga que aún azo­ta a nues­tros paí­ses pero com­ple­ta­men­te erra­di­ca­da en Cuba y, por exten­sión en Vene­zue­la y Boli­via gra­cias a la ayu­da de la pri­me­ra.

Por todo lo ante­rior Cuba cons­ti­tu­ye un pési­mo ejem­plo para el impe­rio. De ahí que, en una ini­cia­ti­va insó­li­ta, el pro­pio gobierno de Esta­dos Uni­dos haya dise­ña­do en un docu­men­to ofi­cial el plan para “ace­le­rar el cam­bio de régi­men en Cuba”, eufe­mis­mo uti­li­za­do para no tener que decir que es un pro­yec­to des­ti­na­do a fomen­tar una san­grien­ta con­tra­rre­vo­lu­ción. Para lograr ese obje­ti­vo no repa­ran en lími­tes mora­les de nin­gún tipo, y la men­ti­ra y la difa­ma­ción están a la orden del día, des­de fomen­tar estra­te­gias sui­ci­das de huel­gas de ham­bre has­ta satu­rar las comu­ni­ca­cio­nes con toda cla­se de fal­se­da­des como las que esta­mos comen­tan­do Lo hacen por­que, tal como tal como lo ase­gu­ra Evo Mora­les, “Cuba es un mode­lo en el mun­do en cues­tión de Dere­chos Huma­nos y soli­da­ri­dad, por la ayu­da que pres­ta a otros paí­ses del mun­do, en espe­cial, a los más nece­si­ta­dos en áreas como la salud y la edu­ca­ción.” En pocas pala­bras, un mal ejem­plo.

Por con­si­guien­te, mal pue­den auto­ca­li­fi­car­se como “pro­gre­sis­tas” o de “izquier­da” quie­nes pres­tan su nom­bre para ava­lar tama­ñas infa­mias e impi­den, con su ana­cró­ni­ca men­ta­li­dad de la Gue­rra Fría, una genui­na dis­cu­sión sobre los défi­cits que, en mate­ria de dere­chos huma­nos, jus­ti­cia social y demo­cra­cia afec­tan a los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos. Tam­po­co son dig­nos de ese nom­bre quie­nes recla­man de los gobier­nos de la región que pro­fun­di­cen el cas­ti­go y los sufri­mien­tos infli­gi­dos des­de hace medio siglo a los cuba­nos. Debe­rían en cam­bio diri­gir sus tan rotun­das deman­das al gobierno de los Esta­dos Uni­dos, y exi­gir­le, con la mis­ma enjun­dia que ponen en des­ca­li­fi­car a la víc­ti­ma de sus agre­sio­nes, el inme­dia­to levan­ta­mien­to del blo­queo y el res­pe­to a la auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo cubano.

Ter­mi­na­mos esta decla­ra­ción repro­du­cien­do dos pre­gun­tas de las muchas que Sil­vio Rodrí­guez hicie­ra en su deba­te epis­to­lar con Car­los Mon­ta­ner: “Si un huel­guis­ta de ham­bre exi­gie­ra que Oba­ma levan­ta­ra el blo­queo ¿lo apo­ya­ría el Gru­po Pri­sa? Si los miles de cuba­nos que per­di­mos fami­lia en aten­ta­dos de la CIA hicié­ra­mos una car­ta de denun­cia ¿la fir­ma­ría Car­los Alber­to Mon­ta­ner?” Agre­ga­mos noso­tros: ¿la fir­ma­rían quie­nes recla­man la libe­ra­ción de los “pre­sos polí­ti­cos” en Cuba?

En la Argen­ti­na, el Mar­tes 27 de abril del 2010, a las 19 horas, se rea­li­za­rá un encuen­tro de inte­lec­tua­les y artis­tas en el Cen­tro Cul­tu­ral de la Coope­ra­ción Flo­real Gori­ni en el cual se le hará entre­ga de este docu­men­to con sus fir­mas al emba­ja­dor de la Repú­bli­ca de Cuba en la Argen­ti­na, Ara­mís Fuen­te Her­nán­dez.

Adhe­sio­nes:

[email protected] cen​tro​cul​tu​ral​.coop Esta direc­ción de correo elec­tró­ni­co está pro­te­gi­da con­tra los robots de spam, nece­si­ta tener Javas­cript acti­va­do para poder ver­la

Dr. Ati­lio A. Boron

Direc­tor del PLED, Pro­gra­ma Lati­no­ame­ri­cano de

Edu­ca­ción a Dis­tan­cia en Cien­cias Socia­les

Corrien­tes 1543 (C 1042 AAB) Bue­nos Aires, Argen­ti­na

Telé­fono: (54−11) 5077 – 8021, 8022 y 8024

http: //www.centrocultural.coop/pled
Visi­ta mi blog http://​www​.ati​lio​bo​ron​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *