Israel bus­ca pre­tex­tos para una nue­va gue­rra con­tra el Líbano- Rebe­lion

Tra­du­ci­do de inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

La sema­na pasa­da, el depar­ta­men­to de Esta­do de EE.UU. citó a un impor­tan­te miem­bro de la emba­ja­da siria para expre­sar su preo­cu­pa­ción y decla­ró que: “EE.UU. con­de­na en los tér­mi­nos más enér­gi­cos la trans­fe­ren­cia de cua­les­quie­ra armas, y espe­cial­men­te sis­te­mas de misi­les balís­ti­cos como el Scud de Siria a Hiz­bu­lá.”

Esto se rela­cio­na con una decla­ra­ción del 13 de abril del pre­si­den­te israe­lí Shi­mon Peres que acu­só a Siria de sumi­nis­trar misi­les Scud a Hiz­bu­lá –una afir­ma­ción que ame­na­za con afec­tar los recien­tes esfuer­zos del gobierno de Barack Oba­ma de rever­tir un ais­la­mien­to esta­dou­ni­den­se de Siria imple­men­ta­do duran­te el gobierno de Geor­ge W. Bush.

Toda­vía hay fuer­tes voces en Washing­ton que piden más diá­lo­go con Siria, a pesar del albo­ro­to. Citan la caren­cia de prue­bas que res­pal­den las afir­ma­cio­nes de Israel, y otor­gan poco peso al “affai­re Scud”.

Sin embar­go Jef­frey Felt­man, el secre­ta­rio adjun­to de Esta­do para asun­tos de Orien­te Pró­xi­mo, fue inte­rro­ga­do en un panel de la Cáma­ra hace dos días res­pec­to a la deci­sión del gobierno de Oba­ma en febre­ro de enviar un emba­ja­dor a Damas­co, un pues­to que ha esta­do vacan­te des­de 2005. El repre­sen­tan­te Dana Roh­ra­ba­cher, repu­bli­cano de Cali­for­nia, dijo a Felt­man, quien ha visi­ta­do Damas­co varias veces des­de 2009, que no pien­sa que ese pro­ce­der ten­ga “méri­to alguno.”

El emba­ja­dor desig­na­do, Robert Ford, toda­vía espe­ra su con­fir­ma­ción por el Sena­do y Felt­man dijo que algu­nos sena­do­res podrían ser renuen­tes a seguir ade­lan­te con el nom­bra­mien­to en vis­ta de las dudas pro­vo­ca­das por el affai­re Scud res­pec­to a las inten­cio­nes de Siria.

“Es como si sim­ple­men­te nos escu­pie­ran en la cara,” dijo el repre­sen­tan­te repu­bli­cano Dan Bur­ton des­pués de la reu­nión, lla­man­do la aten­ción a una serie de accio­nes de Siria que a su jui­cio van con­tra los intere­ses de EE.UU. y sus alia­dos, inclui­do Israel, según infor­ma­cio­nes del Washing­ton Post.

El repre­sen­tan­te Eliot Engel (demó­cra­ta de Nue­va York) y el repre­sen­tan­te Mark Kirk (repu­bli­cano de Illi­nois) tam­bién pre­sen­ta­ron una reso­lu­ción en el Con­gre­so pidien­do res­tric­cio­nes más estric­tas con­tra Siria y una impo­si­ción estric­ta de san­cio­nes con­tra Hiz­bu­lá.

Siria, mien­tras tan­to, anun­ció duran­te el fin de sema­na que reabri­rá la Escue­la Ame­ri­ca­na en Damas­co, que fue cerra­da en 2008 des­pués de que fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les de EE.UU. pene­tra­ron en Siria, matan­do a civi­les sirios cer­ca de la fron­te­ra con Iraq. La aper­tu­ra se ve como un sím­bo­lo de que Siria apre­cia que Oba­ma no car­ga nin­gún las­tre polí­ti­co de sus pre­de­ce­so­res. Por su par­te, el pre­si­den­te no ha dicho nada has­ta la fecha sobre la cre­cien­te cri­sis de los “Scud” en Orien­te Pró­xi­mo.

Los sirios dicen que es una injus­ti­cia, afir­man que no hubo nin­gu­na trans­fe­ren­cia de armas a Hiz­bu­lá y acu­san a Israel de fabri­car la his­to­ria para jus­ti­fi­car otra gue­rra en Orien­te Pró­xi­mo. Una decla­ra­ción de la emba­ja­da siria en EE.UU. dijo que Israel pre­go­na el affai­re Scud para dis­traer la aten­ción del mun­do de los 1.600 asen­ta­mien­tos cuya cons­truc­ción pla­ni­fi­ca en Jeru­sa­lén, y de la depor­ta­ción masi­va de resi­den­tes pales­ti­nos en Cis­jor­da­nia.

El pri­mer minis­tro liba­nés Saad Hari­ri, anti­guo opo­nen­te pero aho­ra fir­me alia­do de Hiz­bu­lá, se pro­nun­ció en apo­yo de las afir­ma­cio­nes de Siria e Hiz­bu­lá duran­te una visi­ta de Esta­do a Ita­lia duran­te esta sema­na. Israel uti­li­za la his­to­ria de los Scud, seña­ló, de una mane­ra simi­lar a como EE.UU. usó el caso de las armas de des­truc­ción masi­va con­tra Sadam Hus­sein como pre­lu­dio de la inva­sión de Iraq en 2003.

Una nue­va gue­rra entre Hiz­bu­lá e Israel, con­si­de­ra Hari­ri, sig­ni­fi­ca­ría la des­truc­ción del Líbano y la con­de­na de la inver­sión extran­je­ra y de la esta­bi­li­dad polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca que ha pro­me­ti­do. Los sirios cier­ta­men­te no quie­ren una gue­rra y tam­po­co Ara­bia Sau­dí.

Los sau­díes se habían mos­tra­do espe­ran­za­dos de que des­pués de muchos años de tur­bu­len­cia el Líbano final­men­te se esta­bi­li­za­ría, con su alia­do Hari­ri esta­ble­ci­do fir­me­men­te en el poder –par­ti­cu­lar­men­te aho­ra que tra­ba­ja en ple­na armo­nía con el líder de Hiz­bu­lá Has­san Nas­ra­lá. Por su par­te, Hari­ri ya ha pedi­do a diplo­má­ti­cos de Tur­quía, que com­par­te un sitio no per­ma­nen­te con el Líbano en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das, que pro­te­ja a Hiz­bu­lá con­tra una nue­va gue­rra con Israel.

Mucha gen­te en el Líbano teme que éste sea exac­ta­men­te el tipo de pre­tex­to que Israel podría crear para jus­ti­fi­car una nue­va gue­rra con­tra Hiz­bu­lá. En noviem­bre de 2009, el ejér­ci­to israe­lí afir­mó que había inter­cep­ta­do el bar­co ale­mán Fran­cop con 36 con­te­ne­do­res con 500 tone­la­das de cohe­tes Kat­yusha y gra­na­das des­ti­na­das a Hiz­bu­lá.

Enton­ces, como en abril, tan­to Siria como el Líbano recha­za­ron enér­gi­ca­men­te las acu­sa­cio­nes, y afir­ma­ron que Israel esta­ba uti­li­zan­do el caso Fran­cop para encu­brir la seve­ra crí­ti­ca reci­bi­da por el Infor­me Golds­to­ne encar­ga­do por la ONU res­pec­to a la gue­rra de 2008 – 2009 con­tra Gaza. La repe­ti­da fre­cuen­cia de las acu­sa­cio­nes, sin embar­go, indi­ca que sig­ni­fi­can más que sim­ples encu­bri­mien­tos de fecho­rías israe­líes.

Aho­ra pare­ce que las acu­sa­cio­nes son un tem­pra­na adver­ten­cia de que, con­tra­ria­men­te a lo que muchos creen, vuel­ven a correr vien­tos de gue­rra en la fron­te­ra israe­lí-siria-liba­ne­sa. El lega­do del ex secre­ta­rio de Esta­do de EE.UU. Ale­xan­der Haig –quien falle­ció el mes pasa­do– está pre­sen­te en la men­te de los habi­tan­tes de Orien­te Pró­xi­mo. En 1982 advir­tió a Israel de que “sólo una [pro­vo­ca­ción] inter­na­cio­nal­men­te reco­no­ci­da” podría jus­ti­fi­car una “repre­sa­lia con­men­su­ra­ble” con­tra los pales­ti­nos en el Líbano.

Ese pre­tex­to apa­re­ció cuan­do coman­dos pales­ti­nos –de nin­gu­na mane­ra afi­lia­dos al líder de la Orga­ni­za­ción por la Libe­ra­ción de Pales­ti­na Yasir Ara­fat– tra­ta­ron infruc­tuo­sa­men­te de matar al emba­ja­dor israe­lí en Lon­dres, Shlo­mo Argov.

Dicho sim­ple­men­te, Hiz­bu­lá no nece­si­ta Scuds. Esos misi­les son, según ana­lis­tas mili­ta­res, menos sofis­ti­ca­dos que los actua­les misi­les del gru­po, y aun­que son pode­ro­sos des­de el pun­to de vis­ta explo­si­vo, no son muy exac­tos. Ade­más, los Scuds que supues­ta­men­te fue­ron trans­fe­ri­dos a Hiz­bu­lá tie­nen un alcan­ce de 500 kiló­me­tros y más. Ese alcan­ce es inú­til para Hiz­bu­lá, que ya tie­ne a todas las ciu­da­des y pue­blos israe­líes den­tro del alcan­ce de sus misi­les, que lle­gan todos a un arco de 15 a 200 km.

El ana­lis­ta bri­tá­ni­co de la defen­sa Char­les Hez­man seña­ló: “Hiz­bu­lá tie­ne que volar como mari­po­sas, picar como abe­jas. No nece­si­ta algo que se mue­ve con la tor­pe­za de un buey.” Esto se refe­ría a la natu­ra­le­za volu­mi­no­sa de los misi­les Scud, que es un obs­tácu­lo en la gue­rra de gue­rri­llas. Inclu­so des­ta­ca­dos israe­líes desa­fia­ron las afir­ma­cio­nes sobre los Scuds. Uzi Rubin, ase­sor del minis­tro de defen­sa israe­lí dijo: “¿Para qué nece­si­tan Scuds? Ya tie­nen el Fateh-110, que tie­ne un alcan­ce simi­lar, y al ser un cohe­te con com­bus­ti­ble sóli­do, es mucho menos engo­rro­so. Bueno, los Scud pesan una tone­la­da mien­tras que el Fateh-110 es de media tone­la­da. Nada impi­de que dis­pa­ren dos Fateh-110.”

Hay que recor­dar que duran­te la gue­rra de 2006, Hiz­bu­lá dis­pa­ró un misil al-Nour (de más de 6 metros de lar­go con un alcan­ce de 200 km) con­tra un buque de gue­rra israe­lí, matan­do a varios de sus tri­pu­lan­tes y hun­dien­do la nave. El al-Nour es un misil sofis­ti­ca­do desa­rro­lla­do por los ira­níes sobre la base de un mode­lo chino.

Los israe­líes pro­ba­ble­men­te toma­rán la his­to­ria de los Scud y la guar­da­rán has­ta que se sien­tan sufi­cien­te­men­te segu­ros para lan­zar una nue­va gue­rra con­tra el Líbano, y la uti­li­za­rán, jun­to a la his­to­ria del Fran­cop –y otras– como pre­tex­to para vol­ver a ata­car a Hiz­bu­lá. No impor­ta real­men­te si esas his­to­rias son verí­di­cas o no des­de una pers­pec­ti­va israe­lí; lo que impor­ta es que sir­van el obje­ti­vo final de per­mi­tir que Israel ata­que a un enemi­go tra­di­cio­nal.

Una gue­rra inme­dia­ta pare­ce ser cada vez menos pro­ba­ble –con­si­de­ran­do que no hay garan­tías de que los resul­ta­dos de 2006, que para decir lo menos no satis­fa­cie­ron a Israel, no se repi­tan en 2010. Según los pro­pios israe­líes, Hiz­bu­lá emer­gió de 2006 con más fuer­za y mejor equi­pa­do que nun­ca antes –sin que impor­ta­ra si había obte­ni­do Scuds o no. Nas­ra­lá cau­só que las pro­ba­bi­li­da­des de gue­rra fue­ran tan­to más impro­ba­bles al aumen­tar la ten­sión a nue­vos nive­les hace algu­nas sema­nas, cuan­do dijo: “Si ata­cáis el aero­puer­to Rafik al-Hari­ri, noso­tros ata­ca­re­mos el aero­puer­to Ben Gurion. Si ata­cáis nues­tras refi­ne­rías de petró­leo, noso­tros ata­ca­re­mos las refi­ne­rías de petró­leo de Israel. Si ata­cáis nues­tras fábri­cas, noso­tros ata­ca­re­mos las vues­tras y si ata­cáis nues­tras cen­tra­les eléc­tri­cas, noso­tros ata­ca­re­mos las cen­tra­les eléc­tri­cas en Israel.”

Por estos moti­vos la gue­rra es poco pro­ba­ble por el momen­to –pero la his­to­ria de los misi­les Scud, con sus nume­ro­sos aspec­tos, es muy preo­cu­pan­te para todos los pro­ta­go­nis­tas en Orien­te Pró­xi­mo, y pri­mor­dial­men­te para Siria y el Líbano.

…….

Sami Mou­ba­yed es edi­tor jefe de For­ward Maga­zi­ne.

(Copy­right 2010 Asia Times Onli­ne (Hol­dings) Ltd. All rights reser­ved.

Fuen­te: http://​www​.ati​mes​.com/​a​t​i​m​e​s​/​M​i​d​d​l​e​_​E​a​s​t​/​L​D​2​4​A​k​0​1​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *