Israel bus­ca pre­tex­tos para una nue­va gue­rra con­tra el Líbano- Rebelion

Tra­du­ci­do de inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

La sema­na pasa­da, el depar­ta­men­to de Esta­do de EE.UU. citó a un impor­tan­te miem­bro de la emba­ja­da siria para expre­sar su preo­cu­pa­ción y decla­ró que: “EE.UU. con­de­na en los tér­mi­nos más enér­gi­cos la trans­fe­ren­cia de cua­les­quie­ra armas, y espe­cial­men­te sis­te­mas de misi­les balís­ti­cos como el Scud de Siria a Hizbulá.”

Esto se rela­cio­na con una decla­ra­ción del 13 de abril del pre­si­den­te israe­lí Shi­mon Peres que acu­só a Siria de sumi­nis­trar misi­les Scud a Hiz­bu­lá –una afir­ma­ción que ame­na­za con afec­tar los recien­tes esfuer­zos del gobierno de Barack Oba­ma de rever­tir un ais­la­mien­to esta­dou­ni­den­se de Siria imple­men­ta­do duran­te el gobierno de Geor­ge W. Bush.

Toda­vía hay fuer­tes voces en Washing­ton que piden más diá­lo­go con Siria, a pesar del albo­ro­to. Citan la caren­cia de prue­bas que res­pal­den las afir­ma­cio­nes de Israel, y otor­gan poco peso al “affai­re Scud”.

Sin embar­go Jef­frey Felt­man, el secre­ta­rio adjun­to de Esta­do para asun­tos de Orien­te Pró­xi­mo, fue inte­rro­ga­do en un panel de la Cáma­ra hace dos días res­pec­to a la deci­sión del gobierno de Oba­ma en febre­ro de enviar un emba­ja­dor a Damas­co, un pues­to que ha esta­do vacan­te des­de 2005. El repre­sen­tan­te Dana Roh­ra­ba­cher, repu­bli­cano de Cali­for­nia, dijo a Felt­man, quien ha visi­ta­do Damas­co varias veces des­de 2009, que no pien­sa que ese pro­ce­der ten­ga “méri­to alguno.”

El emba­ja­dor desig­na­do, Robert Ford, toda­vía espe­ra su con­fir­ma­ción por el Sena­do y Felt­man dijo que algu­nos sena­do­res podrían ser renuen­tes a seguir ade­lan­te con el nom­bra­mien­to en vis­ta de las dudas pro­vo­ca­das por el affai­re Scud res­pec­to a las inten­cio­nes de Siria.

“Es como si sim­ple­men­te nos escu­pie­ran en la cara,” dijo el repre­sen­tan­te repu­bli­cano Dan Bur­ton des­pués de la reu­nión, lla­man­do la aten­ción a una serie de accio­nes de Siria que a su jui­cio van con­tra los intere­ses de EE.UU. y sus alia­dos, inclui­do Israel, según infor­ma­cio­nes del Washing­ton Post.

El repre­sen­tan­te Eliot Engel (demó­cra­ta de Nue­va York) y el repre­sen­tan­te Mark Kirk (repu­bli­cano de Illi­nois) tam­bién pre­sen­ta­ron una reso­lu­ción en el Con­gre­so pidien­do res­tric­cio­nes más estric­tas con­tra Siria y una impo­si­ción estric­ta de san­cio­nes con­tra Hizbulá.

Siria, mien­tras tan­to, anun­ció duran­te el fin de sema­na que reabri­rá la Escue­la Ame­ri­ca­na en Damas­co, que fue cerra­da en 2008 des­pués de que fuer­zas de ope­ra­cio­nes espe­cia­les de EE.UU. pene­tra­ron en Siria, matan­do a civi­les sirios cer­ca de la fron­te­ra con Iraq. La aper­tu­ra se ve como un sím­bo­lo de que Siria apre­cia que Oba­ma no car­ga nin­gún las­tre polí­ti­co de sus pre­de­ce­so­res. Por su par­te, el pre­si­den­te no ha dicho nada has­ta la fecha sobre la cre­cien­te cri­sis de los “Scud” en Orien­te Próximo.

Los sirios dicen que es una injus­ti­cia, afir­man que no hubo nin­gu­na trans­fe­ren­cia de armas a Hiz­bu­lá y acu­san a Israel de fabri­car la his­to­ria para jus­ti­fi­car otra gue­rra en Orien­te Pró­xi­mo. Una decla­ra­ción de la emba­ja­da siria en EE.UU. dijo que Israel pre­go­na el affai­re Scud para dis­traer la aten­ción del mun­do de los 1.600 asen­ta­mien­tos cuya cons­truc­ción pla­ni­fi­ca en Jeru­sa­lén, y de la depor­ta­ción masi­va de resi­den­tes pales­ti­nos en Cisjordania.

El pri­mer minis­tro liba­nés Saad Hari­ri, anti­guo opo­nen­te pero aho­ra fir­me alia­do de Hiz­bu­lá, se pro­nun­ció en apo­yo de las afir­ma­cio­nes de Siria e Hiz­bu­lá duran­te una visi­ta de Esta­do a Ita­lia duran­te esta sema­na. Israel uti­li­za la his­to­ria de los Scud, seña­ló, de una mane­ra simi­lar a como EE.UU. usó el caso de las armas de des­truc­ción masi­va con­tra Sadam Hus­sein como pre­lu­dio de la inva­sión de Iraq en 2003.

Una nue­va gue­rra entre Hiz­bu­lá e Israel, con­si­de­ra Hari­ri, sig­ni­fi­ca­ría la des­truc­ción del Líbano y la con­de­na de la inver­sión extran­je­ra y de la esta­bi­li­dad polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca que ha pro­me­ti­do. Los sirios cier­ta­men­te no quie­ren una gue­rra y tam­po­co Ara­bia Saudí.

Los sau­díes se habían mos­tra­do espe­ran­za­dos de que des­pués de muchos años de tur­bu­len­cia el Líbano final­men­te se esta­bi­li­za­ría, con su alia­do Hari­ri esta­ble­ci­do fir­me­men­te en el poder –par­ti­cu­lar­men­te aho­ra que tra­ba­ja en ple­na armo­nía con el líder de Hiz­bu­lá Has­san Nas­ra­lá. Por su par­te, Hari­ri ya ha pedi­do a diplo­má­ti­cos de Tur­quía, que com­par­te un sitio no per­ma­nen­te con el Líbano en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das, que pro­te­ja a Hiz­bu­lá con­tra una nue­va gue­rra con Israel.

Mucha gen­te en el Líbano teme que éste sea exac­ta­men­te el tipo de pre­tex­to que Israel podría crear para jus­ti­fi­car una nue­va gue­rra con­tra Hiz­bu­lá. En noviem­bre de 2009, el ejér­ci­to israe­lí afir­mó que había inter­cep­ta­do el bar­co ale­mán Fran­cop con 36 con­te­ne­do­res con 500 tone­la­das de cohe­tes Kat­yusha y gra­na­das des­ti­na­das a Hizbulá.

Enton­ces, como en abril, tan­to Siria como el Líbano recha­za­ron enér­gi­ca­men­te las acu­sa­cio­nes, y afir­ma­ron que Israel esta­ba uti­li­zan­do el caso Fran­cop para encu­brir la seve­ra crí­ti­ca reci­bi­da por el Infor­me Golds­to­ne encar­ga­do por la ONU res­pec­to a la gue­rra de 2008 – 2009 con­tra Gaza. La repe­ti­da fre­cuen­cia de las acu­sa­cio­nes, sin embar­go, indi­ca que sig­ni­fi­can más que sim­ples encu­bri­mien­tos de fecho­rías israelíes.

Aho­ra pare­ce que las acu­sa­cio­nes son un tem­pra­na adver­ten­cia de que, con­tra­ria­men­te a lo que muchos creen, vuel­ven a correr vien­tos de gue­rra en la fron­te­ra israe­lí-siria-liba­ne­sa. El lega­do del ex secre­ta­rio de Esta­do de EE.UU. Ale­xan­der Haig –quien falle­ció el mes pasa­do– está pre­sen­te en la men­te de los habi­tan­tes de Orien­te Pró­xi­mo. En 1982 advir­tió a Israel de que “sólo una [pro­vo­ca­ción] inter­na­cio­nal­men­te reco­no­ci­da” podría jus­ti­fi­car una “repre­sa­lia con­men­su­ra­ble” con­tra los pales­ti­nos en el Líbano.

Ese pre­tex­to apa­re­ció cuan­do coman­dos pales­ti­nos –de nin­gu­na mane­ra afi­lia­dos al líder de la Orga­ni­za­ción por la Libe­ra­ción de Pales­ti­na Yasir Ara­fat– tra­ta­ron infruc­tuo­sa­men­te de matar al emba­ja­dor israe­lí en Lon­dres, Shlo­mo Argov.

Dicho sim­ple­men­te, Hiz­bu­lá no nece­si­ta Scuds. Esos misi­les son, según ana­lis­tas mili­ta­res, menos sofis­ti­ca­dos que los actua­les misi­les del gru­po, y aun­que son pode­ro­sos des­de el pun­to de vis­ta explo­si­vo, no son muy exac­tos. Ade­más, los Scuds que supues­ta­men­te fue­ron trans­fe­ri­dos a Hiz­bu­lá tie­nen un alcan­ce de 500 kiló­me­tros y más. Ese alcan­ce es inú­til para Hiz­bu­lá, que ya tie­ne a todas las ciu­da­des y pue­blos israe­líes den­tro del alcan­ce de sus misi­les, que lle­gan todos a un arco de 15 a 200 km.

El ana­lis­ta bri­tá­ni­co de la defen­sa Char­les Hez­man seña­ló: “Hiz­bu­lá tie­ne que volar como mari­po­sas, picar como abe­jas. No nece­si­ta algo que se mue­ve con la tor­pe­za de un buey.” Esto se refe­ría a la natu­ra­le­za volu­mi­no­sa de los misi­les Scud, que es un obs­tácu­lo en la gue­rra de gue­rri­llas. Inclu­so des­ta­ca­dos israe­líes desa­fia­ron las afir­ma­cio­nes sobre los Scuds. Uzi Rubin, ase­sor del minis­tro de defen­sa israe­lí dijo: “¿Para qué nece­si­tan Scuds? Ya tie­nen el Fateh-110, que tie­ne un alcan­ce simi­lar, y al ser un cohe­te con com­bus­ti­ble sóli­do, es mucho menos engo­rro­so. Bueno, los Scud pesan una tone­la­da mien­tras que el Fateh-110 es de media tone­la­da. Nada impi­de que dis­pa­ren dos Fateh-110.”

Hay que recor­dar que duran­te la gue­rra de 2006, Hiz­bu­lá dis­pa­ró un misil al-Nour (de más de 6 metros de lar­go con un alcan­ce de 200 km) con­tra un buque de gue­rra israe­lí, matan­do a varios de sus tri­pu­lan­tes y hun­dien­do la nave. El al-Nour es un misil sofis­ti­ca­do desa­rro­lla­do por los ira­níes sobre la base de un mode­lo chino.

Los israe­líes pro­ba­ble­men­te toma­rán la his­to­ria de los Scud y la guar­da­rán has­ta que se sien­tan sufi­cien­te­men­te segu­ros para lan­zar una nue­va gue­rra con­tra el Líbano, y la uti­li­za­rán, jun­to a la his­to­ria del Fran­cop –y otras– como pre­tex­to para vol­ver a ata­car a Hiz­bu­lá. No impor­ta real­men­te si esas his­to­rias son verí­di­cas o no des­de una pers­pec­ti­va israe­lí; lo que impor­ta es que sir­van el obje­ti­vo final de per­mi­tir que Israel ata­que a un enemi­go tradicional.

Una gue­rra inme­dia­ta pare­ce ser cada vez menos pro­ba­ble –con­si­de­ran­do que no hay garan­tías de que los resul­ta­dos de 2006, que para decir lo menos no satis­fa­cie­ron a Israel, no se repi­tan en 2010. Según los pro­pios israe­líes, Hiz­bu­lá emer­gió de 2006 con más fuer­za y mejor equi­pa­do que nun­ca antes –sin que impor­ta­ra si había obte­ni­do Scuds o no. Nas­ra­lá cau­só que las pro­ba­bi­li­da­des de gue­rra fue­ran tan­to más impro­ba­bles al aumen­tar la ten­sión a nue­vos nive­les hace algu­nas sema­nas, cuan­do dijo: “Si ata­cáis el aero­puer­to Rafik al-Hari­ri, noso­tros ata­ca­re­mos el aero­puer­to Ben Gurion. Si ata­cáis nues­tras refi­ne­rías de petró­leo, noso­tros ata­ca­re­mos las refi­ne­rías de petró­leo de Israel. Si ata­cáis nues­tras fábri­cas, noso­tros ata­ca­re­mos las vues­tras y si ata­cáis nues­tras cen­tra­les eléc­tri­cas, noso­tros ata­ca­re­mos las cen­tra­les eléc­tri­cas en Israel.”

Por estos moti­vos la gue­rra es poco pro­ba­ble por el momen­to –pero la his­to­ria de los misi­les Scud, con sus nume­ro­sos aspec­tos, es muy preo­cu­pan­te para todos los pro­ta­go­nis­tas en Orien­te Pró­xi­mo, y pri­mor­dial­men­te para Siria y el Líbano.

…….

Sami Mou­ba­yed es edi­tor jefe de For­ward Magazine.

(Copy­right 2010 Asia Times Onli­ne (Hol­dings) Ltd. All rights reserved.

Fuen­te: http://​www​.ati​mes​.com/​a​t​i​m​e​s​/​M​i​d​d​l​e​_​E​a​s​t​/​L​D​2​4​A​k​0​1​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.