Doble nega­ción de la tor­tu­ra en la nación subor­di­na­da – Tomás Urzain­qui Mina His­to­ria­dor

askatasuna

Mien­tras que geno­ci­dio, nacio­ni­ci­dio y lin­güi­ci­dio se apli­can de for­ma colec­ti­va a la socie­dad, la inco­mu­ni­ca­ción y tor­tu­ra son ejer­ci­das físi­ca­men­te a los indi­vi­duos de la mis­ma La inco­mu­ni­ca­ción y la tor­tu­ra en últi­mo tér­mino siem­pre son fru­to de deci­sio­nes del poder, sea cual fue­re su lati­tud y ori­gen
La vio­len­cia ejer­ci­da sobre los miem­bros de una socie­dad subor­di­na­da comien­za por la nega­ción de su nación, cuya exis­ten­cia es ocul­ta­da y sus ciu­da­da­nos no son reco­no­ci­dos como tales. Con­ti­núa con la impues­ta suplan­ta­ción de sus pro­pias leyes, ins­ti­tu­cio­nes y Cons­ti­tu­ción; el daño moral cau­sa­do por la des­truc­ción arbi­tra­ria de los ele­men­tos de su patri­mo­nio nacio­nal y por las limi­ta­cio­nes a la uti­li­za­ción de la len­gua pro­pia; a lo que se aña­de la prác­ti­ca demo­ni­za­ción de la colec­ti­vi­dad víc­ti­ma y la apli­ca­ción a la mis­ma de un dere­cho de gue­rra o de enemi­go.
Mien­tras la tor­tu­ra es un pro­ble­ma gene­ral que afec­ta a la con­cul­ca­ción de los dere­chos huma­nos y a la inte­gri­dad de las per­so­nas, sin con­no­ta­cio­nes de gru­po, some­ti­das a deten­ción por los cuer­pos poli­cia­les y de segu­ri­dad; en cam­bio, si la cita­da situa­ción está rela­cio­na­da con la per­te­nen­cia a una colec­ti­vi­dad ‑nación o cul­tu­ra dife­ren­te a la ofi­cial- alcan­za una gra­ve­dad muy supe­rior, al sola­par­se con la ocul­ta­ción de la reali­dad nacio­nal domi­na­da, por lo que este nega­cio­nis­mo prin­ci­pal lle­va con­si­go la bus­ca­da nega­ción de la tor­tu­ra por muy cla­ras que sean las evi­den­cias.
La inco­mu­ni­ca­ción y tor­tu­ra es pre­ci­sa­men­te la indi­vi­dua­li­za­ción del cas­ti­go colec­ti­vo que ya se ejer­ce de for­ma ins­ti­tu­cio­na­li­za­da sobre el con­jun­to de la socie­dad subor­di­na­da. Así, mien­tras que geno­ci­dio, nacio­ni­ci­dio y lin­güi­ci­dio se apli­can de for­ma colec­ti­va a la socie­dad, la inco­mu­ni­ca­ción y tor­tu­ra son ejer­ci­das físi­ca­men­te a los indi­vi­duos de la mis­ma, ale­gan­do no obs­tan­te, moti­vos de índo­le y sig­ni­fi­ca­do colec­ti­vo: rebe­lión, suble­va­ción, terro­ris­mo o sepa­ra­tis­mo.
Los miem­bros de la nación domi­na­da, como en el caso de la Nava­rra nega­da y ocul­ta­da, tenían garan­tías en su pro­pia Cons­ti­tu­ción: la exi­gen­cia del juez nacio­nal, la juris­dic­ción y leyes pro­pias para juz­gar a los nava­rros o la prohi­bi­ción expre­sa del tor­men­to por las Cor­tes de Nava­rra. Es pre­ci­sa­men­te la sus­ti­tu­ción del Dere­cho nacio­nal que pro­te­gía la inte­gri­dad de las per­so­nas, lo que deja en la mayor inde­fen­sión a los ciu­da­da­nos de la socie­dad domi­na­da, ante la prác­ti­ca de la inco­mu­ni­ca­ción y la tor­tu­ra.
Por tan­to, la tor­tu­ra, en nues­tra socie­dad, supo­ne una doble vul­ne­ra­ción para las per­so­nas que son víc­ti­mas de la mis­ma, la de los dere­chos huma­nos indi­vi­dua­les y la de los dere­chos colec­ti­vos. Nos ata­ñe a todos, como seres huma­nos soli­da­rios y como mani­fes­ta­ción per­so­ni­fi­ca­da, des­car­na­da y cruel, de la domi­na­ción nacio­nal. Esta es la cau­sa últi­ma, por lo que la prác­ti­ca infa­me de la tor­tu­ra aquí no se podrá erra­di­car más que con el fin de la domi­na­ción que pade­ce la socie­dad nava­rra.
La inco­mu­ni­ca­ción y la tor­tu­ra en últi­mo tér­mino siem­pre son fru­to de deci­sio­nes del poder, sea cual fue­re su lati­tud y ori­gen, sin embar­go, se debe dis­tin­guir las prac­ti­ca­das en cual­quier sis­te­ma legal de las cau­sa­das en rela­ción con la domi­na­ción de una nación sobre otra, sien­do ésta últi­ma pre­ci­sa­men­te la situa­ción hipó­cri­ta­men­te nega­da. Las con­se­cuen­cias de la inco­mu­ni­ca­ción y la tor­tu­ra ejer­ci­das sobre la per­so­na que per­te­ne­ce a la socie­dad subor­di­na­da tie­nen par­ti­cu­la­ri­da­des que la agra­van más con res­pec­to a las que se pue­den pro­du­cir en gene­ral por malos tra­tos a los dete­ni­dos o por apli­ca­ción direc­ta de un orde­na­mien­to jurí­di­co que los per­mi­te.
Esta agra­va­ción por per­te­ne­cer a la nación subor­di­na­da es un plus en la cau­sa de dichas prác­ti­cas inhu­ma­nas y degra­dan­tes que se halla inser­ta en el entorno del geno­ci­dio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *