Lo mejor que pode­mos hacer es apo­yar la reti­ra­da de inver­sio­nes en Israel (Car­ta del arzo­bis­po Des­mond Tutu a la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley (Cali­for­nia))

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Sin­fo Fernández

Que­ri­dos diri­gen­tes estu­dian­ti­les de la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley (Cali­for­nia):

Me lle­vé una gran ale­gría al saber el resul­ta­do de vues­tra recien­te vota­ción, favo­ra­ble, por 16 votos fren­te a 4, a que se reti­re el dine­ro de vues­tra uni­ver­si­dad de las com­pa­ñías que posi­bi­li­tan y sacan bene­fi­cio de las injus­ti­cias de la ocu­pa­ción israe­lí de la tie­rra pales­ti­na y de la vio­la­ción de los dere­chos huma­nos pales­ti­nos. Pos­tu­ras de prin­ci­pios como ésta, apo­ya­das por un núme­ro cada vez mayor de orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil esta­dou­ni­den­se y por gen­te de con­cien­cia, inclui­dos impor­tan­tes gru­pos judíos, son esen­cia­les para un mun­do futu­ro mejor, y siem­pre es una ins­pi­ra­ción ver cómo los jóve­nes van por delan­te y se enfren­tan al poder con la verdad.

Os estoy escri­bien­do para deci­ros que, a pesar de lo que los detrac­to­res pue­dan ale­gar, estáis hacien­do lo correc­to. Estáis actuan­do con moral. Estáis hacien­do lo que os incum­be como seres huma­nos que creen que todos los pue­blos tie­nen dig­ni­dad y dere­chos, y que todos aque­llos a los que se nie­ga su dig­ni­dad y dere­chos se mere­cen la soli­da­ri­dad de sus com­pa­ñe­ros seres huma­nos. He esta­do en el Terri­to­rio Pales­tino Ocu­pa­do y he vis­to las carre­te­ras de segre­ga­ción racial y las vivien­das de los asen­ta­mien­tos, que tan­to me hicie­ron recor­dar las con­di­cio­nes que tuvi­mos que sopor­tar en Sudá­fri­ca bajo el sis­te­ma racis­ta del Apartheid. He pre­sen­cia­do la humi­lla­ción de hom­bres, muje­res y niños pales­ti­nos a los que ruti­na­ria­men­te se hace espe­rar duran­te horas en los con­tro­les del ejér­ci­to israe­lí cuan­do inten­tar lle­var a cabo los des­pla­za­mien­tos más ele­men­ta­les, como visi­tar a un fami­liar o asis­tir al cole­gio o a la uni­ver­si­dad, y esa humi­lla­ción me resul­ta muy fami­liar, a mí y a los muchos suda­fri­ca­nos negros que vivie­ron aco­rra­la­dos e insul­ta­dos de for­ma coti­dia­na por las fuer­zas de segu­ri­dad del gobierno del Apartheid.

En Sudá­fri­ca no hubié­ra­mos podi­do con­se­guir nues­tra liber­tad y jus­ta paz sin la ayu­da de todos los pue­blos del mun­do, que a tra­vés de medios no vio­len­tos, como boi­cots y reti­ra­da de inver­sio­nes, ani­ma­ron a sus gobier­nos y a otros acto­res cor­po­ra­ti­vos a cam­biar radi­cal­men­te déca­das de apo­yo per­ma­nen­te al régi­men del Apartheid. Los estu­dian­tes juga­ron un papel prin­ci­pal en esa lucha, y escri­bo esta car­ta con una espe­cial deu­da hacia vues­tra uni­ver­si­dad, Ber­ke­ley, por su papel pio­ne­ro en defen­der la igual­dad en Sudá­fri­ca y pro­mo­ver la res­pon­sa­bi­li­dad social y éti­ca cor­po­ra­ti­va para poner fin a la com­pli­ci­dad con el Apartheid. Visi­té vues­tro cam­pus duran­te los años de la déca­da de 1980 y me emo­cio­nó mucho encon­trar­me con los estu­dian­tes hacien­do sen­ta­das y mani­fes­tán­do­se bajo el sol abra­sa­dor para que la Uni­ver­si­dad reti­ra­se las inver­sio­nes de las com­pa­ñías que apo­ya­ban al régi­men sudafricano.

La mis­ma cues­tión, la bús­que­da de la igual­dad es lo que moti­va el movi­mien­to de des­in­ver­sión actual, que inten­ta poner fin a la ocu­pa­ción de Israel de 43 años de dura­ción y al des­igual tra­to que el gobierno israe­lí exhi­be con el pue­blo pales­tino. Los abu­sos a los que tie­nen que hacer fren­te son autén­ti­cos y nin­gu­na per­so­na debe­ría sen­tir­se ofen­di­da por los actos de prin­ci­pios no vio­len­tos y moral­men­te con­se­cuen­tes que se opo­nen a ellos. Es tan fun­da­men­tal denun­ciar a Israel por sus abu­sos como lo fue denun­ciar al régi­men del Apartheid por los suyos.

Para aque­llos que pue­dan equi­vo­ca­da­men­te acu­sa­ros de injus­ti­cia o de hacer­les daño por este lla­ma­mien­to a la des­in­ver­sión, les indi­ca­ría, humil­de­men­te, que tales daños pali­de­cen en com­pa­ra­ción con el daño per­pe­tra­do a lo lar­go de toda una vida vivi­da bajo ocu­pa­ción y dene­ga­ción dia­ria de los dere­chos bási­cos y de la dig­ni­dad. No cri­ti­ca­mos al gobierno israe­lí des­de el ren­cor, sino des­de la espe­ran­za, una espe­ran­za en un futu­ro mejor tan­to para israe­líes como para pales­ti­nos, un futu­ro en el que se aca­ben tan­to la vio­len­cia del ocu­pan­te como la resis­ten­cia vio­len­ta resul­tan­te del ocu­pa­do, y en el que un pue­blo no nece­si­te domi­nar a otro engen­dran­do sufri­mien­to, humi­lla­ción y repre­sa­lias. La paz ver­da­de­ra debe enrai­zar­se en la jus­ti­cia y en el inque­bran­ta­ble com­pro­mi­so con los dere­chos uni­ver­sa­les para todos los seres huma­nos, sin impor­tar etnia, reli­gión, géne­ro, nacio­na­li­dad o cual­quier otro atri­bu­to de la iden­ti­dad. Voso­tros, los estu­dian­tes, estáis ayu­dan­do a pavi­men­tar ese sen­de­ro hacia una paz jus­ta. Endo­so con todo cora­zón vues­tro voto en apo­yo de la reti­ra­da de inver­sio­nes y os ani­mo a man­te­ne­ros fir­mes del lado de la justicia.

Que Dios os col­me de bendiciones.

Des­mond Tutu, arzo­bis­po emé­ri­to de Cape Town

Fuen­te:

http://​www​.salem​-news​.com/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​a​p​r​i​l​1​1​2​0​1​0​/​d​e​s​m​o​n​d​-​t​u​t​u​-​d​t​.​php

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.