El Socia­lis­mo ¿Qué es y cómo se rea­li­za­rá?- Luis Emi­lio Reca­ba­rren

Escri­to: En 1912.
Pri­me­ra edi­ción: Como sepa­ra­tas a el dia­rio El Des­per­tar de los Tra­ba­ja­do­res (Iqui­que), del 8 de octu­bre al 21 de noviem­bre de 1912.
Digi­ta­li­za­ción: Por José Miguel Urzúa Bra­vo, 2002.
Esta edi­ción: Mar­xists Inter­net Archi­ve, 2002.

Los enemi­gos del socia­lis­mo pre­sen­tan siem­pre esta doc­tri­na dis­tin­ta de lo que en ver­dad es, para de ese modo aumen­tar más sus enemi­gos y pre­sen­tar­lo de más difí­cil rea­li­za­ción.

Es nece­sa­rio no con­fun­dir la doc­tri­na socia­lis­ta con par­te del movi­mien­to obre­ro en el cual par­ti­ci­pan los socia­lis­tas.

En el movi­mien­to obre­ro hacia la eman­ci­pa­ción sue­len veri­fi­car­se actos que hie­ren el sen­ti­mien­to de jus­ti­cia y que los socia­lis­tas a veces no pue­den ni pre­ver, ni evi­tar.

¿QUÉ ES EL SOCIALISMO?

El socia­lis­mo es una doc­tri­na de estruc­tu­ra pre­ci­sa y defi­ni­da que tie­ne por obje­to modi­fi­car las defec­tuo­sas cos­tum­bres actua­les pro­po­nien­do cos­tum­bres más per­fec­tas.

La base social del socia­lis­mo con­sis­te en la abo­li­ción o trans­for­ma­ción de lo que actual­men­te se lla­ma la pro­pie­dad pri­va­da, pro­po­nien­do en su reem­pla­zo la cons­ti­tu­ción de la pro­pie­dad colec­ti­va o común.

Se entien­de por pro­pie­dad pri­va­da la pose­sión y usu­fruc­to indi­vi­dual sobre la tie­rra y sus pro­duc­tos, sobre las herra­mien­tas, máqui­nas y medios de pro­duc­ción, de cam­bio y trans­por­te.

La con­se­cuen­cia de la pro­pie­dad pri­va­da es la coexis­ten­cia de patro­nes y obre­ros y la explo­ta­ción que hacen los patro­nes del tra­ba­jo de los obre­ros.

Como con­se­cuen­cia de la exis­ten­cia de patro­nes y obre­ros, exis­te tam­bién el gobierno polí­ti­co de los paí­ses con todo su cor­te­jo de opre­sio­nes y tira­nías.

El socia­lis­mo, por su nom­bre solo, tie­ne muchos enemi­gos, así como tie­ne tam­bién apa­sio­na­dos defen­so­res y pro­pa­gan­dis­tas.

Al hacer este tra­ba­jo que­re­mos ser­vir a los socia­lis­tas y a nues­tros enemi­gos.

Cree­mos que toda per­so­na que lle­gue a com­pren­der com­ple­ta­men­te el socia­lis­mo no podrá recha­zar­lo y con­clui­rá por ser su abne­ga­do defen­sor, en la con­vic­ción de que esta doc­tri­na es la úni­ca que, lle­va­da a la prác­ti­ca, rea­li­za­ra real­men­te la feli­ci­dad huma­na.

Por esta con­vic­ción que­re­mos expre­sar, ele­men­tal­men­te, lo que es socia­lis­mo.

Con esta expli­ca­ción nues­tros ami­gos com­ple­ta­rán sus cono­ci­mien­tos y toma­rán argu­men­tos sufi­cien­tes para pro­pa­gar la doc­tri­na y para defen­der­la de los ata­ques injus­ti­fi­ca­dos del enemi­go.

Con esta expli­ca­ción cree­mos ser­vir tam­bién a los que des­co­no­cen el socia­lis­mo. Los que crean inacep­ta­bles nues­tras doc­tri­nas toma­rán en este libri­to el cono­ci­mien­to de ella y podrán ata­car­la en don­de encuen­tren sus defec­tos.

Que­re­mos, pues, que espe­cial­men­te lean este libri­to, los enemi­gos del socia­lis­mo.

La pre­sen­ta­ción de la doc­tri­na la hace­mos metó­di­ca y orde­na­da­men­te para faci­li­tar su com­pren­sión y su desa­rro­llo.

Soli­ci­ta­mos, pues, un poqui­to de aten­ción sobre las pági­nas siguien­tes.

Pro­pie­dad colec­ti­va

Se entien­de por pro­pie­dad colec­ti­va y común, la abo­li­ción de la pro­pie­dad indi­vi­dual o pri­va­da, de mane­ra que la tie­rra, los edi­fi­cios, las maqui­na­rias, herra­mien­tas y todo cuan­to exis­te pro­du­ci­do por el tra­ba­jo del hom­bre sea uti­li­za­do por todos y para todos, repar­ti­do en la jus­ta pro­por­ción que cada cual nece­si­ta según sus gus­tos.

La trans­for­ma­ción de la pro­pie­dad pri­va­da en colec­ti­va, no sig­ni­fi­ca en nin­gún caso un des­po­jo de los bie­nes nece­sa­rios al indi­vi­duo en bene­fi­cio de la colec­ti­vi­dad.

No se pien­se que con esta trans­for­ma­ción los ricos de hoy vayan a ser pobres maña­na.

Eso no sería socia­lis­mo, sería sola­men­te cam­bio de pose­sión de la rique­za.

La exis­ten­cia de la pro­pie­dad pri­va­da y su con­sa­gra­ción pre­sen­te es la cau­sa matriz de todo los males exis­ten­tes. Por eso es que el socia­lis­mo ha naci­do como reme­dio inelu­di­ble para ese mal social.

Si el socia­lis­mo es la abo­li­ción de los ima­gi­na­rios dere­chos sobre la pro­pie­dad pri­va­da, el socia­lis­mo se pre­sen­ta enton­ces como una doc­tri­na de la más per­fec­ta jus­ti­cia, de ver­da­de­ro amor, y de pro­gre­si­vo per­fec­cio­na­mien­to indi­vi­dual y moral.

El socia­lis­mo es, pues, des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co una doc­tri­na eco­nó­mi­ca que tie­ne por obje­to aumen­tar los goces huma­nos.

El socia­lis­mo es, pues, des­de el pun­to de vis­ta social, una doc­tri­na de sen­ti­mien­tos de jus­ti­cia y de moral, que tie­ne por obje­to supri­mir todas las des­gra­cias oca­sio­na­das por la mala orga­ni­za­ción, para que la vida sea vivi­da en medio de goces per­pe­tuos.

Para pro­bar que todo esto es jus­to y de fácil rea­li­za­ción con­ti­nua­re­mos con expli­ca­cio­nes deta­lla­das y pre­ci­sas.

Defec­tos actua­les en la orga­ni­za­ción de los pue­blos

En el pre­sen­te, como en el pasa­do, los pue­blos viven opri­mi­dos bajo el yugo de una cons­ti­tu­ción defec­tuo­sa que pro­du­ce inmen­sos males.

Todos los vicios, todos los deli­tos, todos los crí­me­nes, el inmen­so desa­rro­llo de la pros­ti­tu­ción, son con­se­cuen­cias de la mala cons­ti­tu­ción de los pue­blos y de su tole­ran­cia por los indi­vi­duos que sufren las con­se­cuen­cias.

En medio de esta pre­sen­te mala orga­ni­za­ción social, muchos indi­vi­duos luchan por vivir lo mejor posi­ble, sin preo­cu­par­se de que los medios sean hon­ro­sos o des­ho­nes­tos.

Así, unos viven comer­cian­do con la pros­ti­tu­ción de la mujer; otros viven roban­do por medio del gari­to o de comer­cios ilí­ci­tos; otros, explo­tan­do ini­cua­men­te la igno­ran­cia y el ham­bre.

¿Cómo podre­mos lla­mar hon­ro­so el medio de for­tu­na que muchos fun­cio­na­rios (emplea­dos fis­ca­les) se bus­can, dan­do libre pro­gre­so a la pros­ti­tu­ción, al jue­go, a la borra­che­ra, con tal que esto les pro­duz­ca una ren­ta per­ma­nen­te y segu­ra que les per­mi­ta acu­mu­lar una for­tu­na para vivir hol­ga­da­men­te? Ese medio de vida es indigno.

Den­tro de la doc­tri­na socia­lis­ta se con­si­de­ra que la natu­ra­le­za, ayu­da­da por el hom­bre y la máqui­na, pro­du­ce de sobra todo lo que se nece­si­ta, y enton­ces todos pue­den vivir a sus anchas con el fru­to de su tra­ba­jo hon­ra­do y ali­via­do.

El pau­pe­ris­mo o mise­ria.– Con­se­cuen­cia de la mala orga­ni­za­ción social, como hemos dicho, es la mise­ria repug­nan­te que domi­na sobre el mayor núme­ro de los habi­tan­tes de todos los pue­blos.

Podría­mos ase­gu­rar que de cada cien habi­tan­tes, en el mun­do, ochen­ta viven mal, sufrien­do la mise­ria.

Las cla­ses más incul­tas de la socie­dad sopor­tan la peor par­te de la mise­ria, por­que care­cen de todo. No tie­nen mobi­lia­rio ni el más nece­sa­rio, no tie­nen ropa; viven con unos asque­ro­sos andra­jos que medio cubren sus car­nes. Entre las cla­ses obre­ras y emplea­dos de nego­cios mino­ris­tas, la mise­ria es un poco menos, por tra­tar­se de cla­ses que tie­nen un poqui­to de más cul­tu­ra. Entre las cla­ses de emplea­dos supe­rio­res y peque­ños pro­pie­ta­rios de talle­res o comer­cios, hay siem­pre mise­ria, pues­to que viven de ren­tas inse­gu­ras que en cual­quier momen­to pue­den des­apa­re­cer.

La mise­ria pro­du­ce des­gra­cias y dolo­res atro­ces que hacen tan amar­ga la vida que lle­van a muchos a la deses­pe­ra­ción.

El dolor es muy dife­ren­te según la cul­tu­ra.

Un peón que ha naci­do dur­mien­do sobre la tie­rra y que ha cre­ci­do rodea­do de des­nu­de­ces y mise­rias, sufre cuan­do reco­no­ce su mise­ria y sos­pe­cha que podría vivir mejor.

Pero un indi­vi­duo que ha naci­do rodea­do de algu­nas como­di­da­des, cuan­do com­pren­de y ve que sobre el mun­do hay muchas cosas de que gozar y sus recur­sos y espe­ran­zas no se lo per­mi­ten, sus sufri­mien­tos son mayo­res por­que hay más capa­ci­dad.

La doc­tri­na socia­lis­ta pro­po­ne medi­das fáci­les y hace­de­ras para hacer des­apa­re­cer todas esas des­gra­cias y esas medi­das se verán más ade­lan­te.

La mise­ria moral.– El esta­do actual de las pobla­cio­nes nos mues­tra toda su mise­ria moral, que es moti­vo de retar­do de todo pro­gre­so. Tene­mos como con­se­cuen­cia de esto que hay muchos indi­vi­duos que no con­ci­ben una con­di­ción supe­rior.

El alcohol desem­pe­ña una gran­de y funes­ta labor con­tri­bu­yen­do a embru­te­cer a los indi­vi­duos.

Entre los seres más incul­tos, la degra­da­ción es tan inmen­sa que entris­te­ce, pues hay muchos hom­bres menos inte­li­gen­tes que muchos ani­ma­les.

Entre indi­vi­duos más cul­tos exis­te depra­va­ción que los con­du­ce a comer­ciar y explo­tar indig­na­men­te con sus pro­pios seme­jan­tes.

La mise­ria moral es muy repug­nan­te y apar­te de que cau­sa des­gra­cias a toda la socie­dad, es deber humano con­tri­buir a la dis­mi­nu­ción y des­apa­ri­ción de todas las cau­sas que pro­du­cen la mise­ria.

La cau­sa de estas mise­rias y sus efec­tos.– Las cau­sas de las mise­rias son muchas y muy anti­guas. La huma­ni­dad arran­ca des­de un momen­to oscu­ro e incons­cien­te. Ani­mal, pri­me­ro sal­va­je; ense­gui­da, duran­te un inmen­so perío­do, con­ser­ván­do­se has­ta la épo­ca pre­sen­te una gran cuo­ta de sal­va­jis­mo.

La cul­tu­ra y la civi­li­za­ción datan des­de muy anti­guo, es ver­dad, pero en dosis muy pro­nun­cia­das de egoís­mo y pri­vi­le­gio. La civi­li­za­ción se ha ido desa­rro­llan­do en medio de cier­tos círcu­los socia­les, no alcan­zan­do a la mayor par­te.

Las pri­me­ras civi­li­za­cio­nes naci­das en un ambien­te de mucha igno­ran­cia aún, con­tri­bu­ye­ron por egoís­mo y ambi­ción a envi­le­cer más las cla­ses sal­va­jes, por­que fue­ron some­ti­das al ser­vi­cio de los pri­me­ros que con­ce­bían un gra­do de pro­gre­so civil.

Los pri­me­ros hom­bres más civi­li­za­dos, ambi­cio­sos de aumen­tar sus goces, escla­vi­za­ron a sus seme­jan­tes, inca­pa­ces toda­vía de com­pren­der las con­se­cuen­cias de esa escla­vi­tud.

La escla­vi­tud ha via­ja­do a tra­vés de la his­to­ria trans­for­mán­do­se perió­di­ca­men­te, has­ta lle­gar al momen­to actual en que en los paí­ses más civi­li­za­dos se lla­ma al pro­duc­tor, asa­la­ria­do, pues, la mayo­ría de los hom­bres o muje­res está some­ti­da a otros, bajo el nom­bre de salar­lo o suel­do.

La cons­ti­tu­ción polí­ti­ca.– A medi­da que la cul­tu­ra ha pro­gre­sa­do en cier­tas cla­ses, se han ido for­man­do los pue­blos o nacio­nes, adop­tan­do una ley o cons­ti­tu­ción escri­ta que les sir­vie­ra de nor­ma de vida.

La cons­ti­tu­ción actual de las nacio­nes data de muchos años atrás. Los pue­blos más jóve­nes de Suda­mé­ri­ca cuen­tan casi todos con más de cien años de vida nacio­nal orgá­ni­ca.

Orga­ni­za­dos los pue­blos en épo­cas muy anti­guas, sus cons­ti­tu­cio­nes fue­ron hechas bajo el espí­ri­tu atra­sa­do domi­nan­te en aque­lla épo­ca y por un redu­ci­do núme­ro de per­so­nas.

Esas cons­ti­tu­cio­nes defec­tuo­sas impe­ran toda­vía, cons­ti­tu­yen­do una ver­da­de­ra tira­nía para los pue­blos moder­nos.

Sin embar­go, esas cons­ti­tu­cio­nes, se han modi­fi­ca­do, se modi­fi­can (tam­bién se vio­lan), y con­ti­nua­rán modi­fi­cán­do­se por la inter­ven­ción de los socia­lis­tas en los con­gre­sos.

A influen­cia de las modi­fi­ca­cio­nes que los socia­lis­tas logran intro­du­cir en las Cons­ti­tu­cio­nes, se aumen­ta­rán las como­di­da­des de que care­cen los pue­blos.

La cons­ti­tu­ción indus­trial.– La vida indus­trial es el poder eco­nó­mi­co de los pue­blos.

La indus­tria es el pro­duc­to natu­ral del des­en­vol­vi­mien­to y del pro­gre­so de los pue­blos.

En el pre­sen­te momen­to his­tó­ri­co la indus­tria influ­ye en la mar­cha polí­ti­ca y social de los pue­blos.

La indus­tria ha naci­do defec­tuo­sa e incom­ple­ta, mien­tras más atrás en la, his­to­ria, más atra­sa­da. La inte­li­gen­cia del hom­bre y la nece­si­dad de hacer más ali­via­dos los tra­ba­jos, fue­ron dan­do lugar a crea­cio­nes e inven­tos has­ta lle­gar al momen­to pre­sen­te en que la indus­tria, si es el ver­da­de­ro pro­gre­so, es tam­bién el sitio don­de resi­de todo el pro­ble­ma social que ha dado vida al socia­lis­mo.

La indus­tria es hoy el arma de la más cruel explo­ta­ción y opre­sión que da a los auda­ces la rique­za, arran­ca­da con el tra­ba­jo de los pobres.

La indus­tria es hoy el prin­ci­pal fac­tor de la pro­pie­dad pri­va­da o indi­vi­dual y es en ella don­de la acción socia­lis­ta se hace sen­tir con más inten­si­dad, para modi­fi­car­la has­ta que deje de ser fuen­te de explo­ta­ción.

La modi­fi­ca­ción del modo de ser indus­trial, ha veni­do rea­li­zán­do­se por la fuer­za pro­pia del pro­gre­so indus­trial.

A medi­da que el pro­gre­so mecá­ni­co se ha demos­tra­do en la indus­tria, el obre­ro ha sen­ti­do tam­bién la nece­si­dad de su pro­gre­so. Y como el obre­ro no podrá sepa­rar­se de la indus­tria, los pro­gre­sos serán comu­nes.

La explo­ta­ción.– El mun­do actual vive mon­ta­do sobre el régi­men de la explo­ta­ción del hom­bre.

Unos hom­bres explo­tan a otros.

En la épo­ca más remo­ta de la huma­ni­dad no hubo explo­ta­ción, por­que no había tra­ba­ja­do orga­ni­za­do.

Des­de que se ini­ció la orga­ni­za­ción del tra­ba­jo comen­zó la era de la explo­ta­ción, has­ta haber lle­ga­do al gra­do de la mayor iniqui­dad y tan mons­truo­sa se ha pre­sen­ta­do la explo­ta­ción que, en repe­ti­das oca­sio­nes, los escla­vos del sala­rio han rea­li­za­do ver­da­de­ras suble­va­cio­nes.

En el momen­to pre­sen­te, entre los bur­gue­ses, no se con­ci­be for­tu­na ni pro­gre­so eco­nó­mi­co sin explo­ta­ción.

Des­de el pun­to de vis­ta humano y moral, el hom­bre no debe rea­li­zar esa obra de explo­ta­ción.

El socia­lis­mo pro­po­ne medios hon­ro­sos para amen­tar los goces huma­nos de todos, abo­lien­do el sis­te­ma de la explo­ta­ción, y esos medios que­da­rán seña­la­dos más ade­lan­te.

La opre­sión y los impues­tos.– A con­se­cuen­cia de ase­gu­rar la esta­bi­li­dad de la explo­ta­ción ha teni­do que esta­ble­cer­se la opre­sión, orga­ni­zán­do­se los gobier­nos, con su con­jun­to de leyes egoís­tas y dic­ta­das por la cla­se que gobier­na para some­ter a las pobla­cio­nes al cum­pli­mien­to de esas leyes, espe­cial­men­te de aque­llas que pro­du­cen dine­ro, como los impues­tos y con­tri­bu­cio­nes.

Las leyes for­man una ver­da­de­ra cade­na de opre­sio­nes y los impues­tos que gra­vi­tan todos sobre el pue­blo con­tri­bu­yen a hacer más odio­sa esa opre­sión.

Apar­te de las con­tri­bu­cio­nes lega­les que se cobran para for­mar la ren­ta fis­cal, en todos los pue­blos hay otra inmen­sa can­ti­dad de con­tri­bu­cio­nes que se cobran inde­bi­da­men­te por las auto­ri­da­des para aumen­tar sus ren­tas par­ti­cu­la­res, aumen­tan­do así el cos­to de la vida del pue­blo y hacien­do más odio­sa la opre­sión.

Este esta­do moral de los pue­blos es indigno.– La exis­ten­cia de los seres huma­nos debe tener un obje­to, y ese no pue­de ser otro que hacer de la vida una idea­li­dad, fuen­te de goces ver­da­de­ros, don­de los seres huma­nos per­fec­tos dis­fru­ten de las crea­cio­nes de la inte­li­gen­cia.

Para lle­gar a ese obje­ti­vo, la huma­ni­dad debe enca­mi­nar­se gra­dual­men­te hacia su más com­ple­ta per­fec­ción.

No pue­de ser más indigno que unos pocos hom­bres se delei­ten escla­vi­zan­do al mayor núme­ro y hacién­do­los tra­ba­jar a sabien­das de que les explo­tan.

Los socia­lis­tas que­re­mos per­fec­cio­nar la vida para que lle­gue un momen­to que no sea­mos opre­so­res, explo­ta­do­res ni ver­du­gos; ni víc­ti­mas, ni explo­ta­dos, ni mise­ra­bles.

¿Se dirá que hay cosas irre­me­dia­bles en la vida?

Noso­tros nega­mos esa afir­ma­ción.

Todas las cosas que exis­ten pue­den per­fec­cio­nar­se, todas.

Todo el pasa­do de la huma­ni­dad es una cade­na de prue­bas, de que todas las cosas han veni­do per­fec­cio­nán­do­se, hoy con más rapi­dez que antes, por razón de que hoy se dis­po­ne de medios más per­fec­tos que en el pasa­do.

Por eso el socia­lis­mo tie­ne la abso­lu­ta cer­ti­dum­bre de su vic­to­ria, pues­to que el socia­lis­mo no es otra cosa que la per­fec­ción en pro­gre­so ince­san­te para mul­ti­pli­car los goces de todos los seres huma­nos o sea, la abo­li­ción de todas las cau­sas que pro­du­cen des­gra­cias y mise­rias.

La trans­for­ma­ción de la pro­pie­dad no es otra cosa que el per­fec­cio­na­mien­to del dere­cho.

Todos tie­nen dere­cho a vivir bien.

La for­ma de la actual pro­pie­dad limi­ta y has­ta supri­me el dere­cho a vivir bien; por esa razón la base del socia­lis­mo está en la trans­for­ma­ción radi­cal del dere­cho a la pro­pie­dad.

Razo­nes de exis­ten­cia del socia­lis­mo

Todo cuan­to exis­te debe tener una razón de su exis­ten­cia.

La pala­bra socia­lis­mo es la deri­va­ción de los fenó­me­nos y pro­ble­mas socia­les con­den­sa­dos en la pala­bra socia­lis­mo.

La doc­tri­na socia­lis­ta es el pro­duc­to filo­só­fi­co de esos pro­ble­mas socia­les.

El socia­lis­mo tie­ne diver­sas razo­nes de exis­ten­cia que expli­ca­re­mos en capí­tu­los sepa­ra­dos para cada razón.

Lo expre­sa­do en los capí­tu­los ante­rio­res ya serían bas­tan­tes razo­nes cons­ti­tu­yen­tes de la nece­si­dad del socia­lis­mo.

Los capí­tu­los ante­rio­res repre­sen­tan los defec­tos de la socie­dad actual y con su con­jun­to de des­igual­da­des socia­les, polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, que tan­tos daños cau­san a la huma­ni­dad.

Pero todos esos defec­tos que demues­tran la nece­si­dad de corre­gir­los no bas­tan toda­vía, pues­to que muchos defien­den todo lo exis­ten­te y sólo admi­ten mejo­rar por cari­dad la mala vida de los des­gra­cia­dos y quie­ren que cada cual bus­que su mejo­ra­mien­to por medios ilí­ci­tos, habien­do medios hon­ro­sos.

En medio de tan­tos defec­tos que cau­san mise­rias dolo­ro­sas, el socia­lis­mo nace como un reme­dio úni­co y nece­sa­rio.

El socia­lis­mo sur­ge, enton­ces, expo­nien­do su subli­me doc­tri­na de jus­ti­cia, de amor, de dere­cho estric­ta­men­te legal y natu­ral.

Para jus­ti­fi­car el dere­cho del socia­lis­mo, expli­ca­re­mos en varios capí­tu­los las dis­tin­tas razo­nes que cons­ti­tu­yen su base de acción.

Para com­ba­tir al socia­lis­mo se invo­can argu­men­tos de todas cla­ses y, entre ellos muchos his­tó­ri­cos.

Se lle­ga a decir que el socia­lis­mo es irrea­li­za­ble sólo por­que va a trans­for­mar todo lo que se ha hecho ‑con el tra­ba­jo de tan­tos siglos.

Otros dicen que si el socia­lis­mo lle­ga a rea­li­zar­se será des­pués de muchos siglos.

Tam­bién el pre­sen­te es obra de muchos siglos.

Pene­tre­mos, pues, en la his­to­ria y cons­ta­te­mos sus accio­nes.

Las trans­for­ma­cio­nes suce­si­vas de los pue­blos.– Casi todos los pue­blos del mun­do se han trans­for­ma­do cam­bian­do sus cos­tum­bres socia­les y polí­ti­cas.

La Fran­cia era una monar­quía cons­ti­tu­cio­nal, con su gobierno aris­to­crá­ti­co ayu­da­do por el cle­ro. El pue­blo y las cla­ses media e inte­lec­tual vivían en el ambien­te pro­pio de la monar­quía y, sin embar­go, con­ci­bie­ron y eje­cu­ta­ron la trans­for­ma­ción adop­tan­do el sis­te­ma repu­bli­cano.

Abo­lie­ron la monar­quía de dere­cho here­di­ta­rio y esta­ble­cie­ron la repú­bli­ca con pre­si­den­te ele­gi­do y reno­va­do.

Se abo­lió la pro­pie­dad feu­dal y con­fis­có muchos los fru­tos del feu­da­lis­mo. Podría­mos decir que se creó la pro­pie­dad indus­trial y desa­rro­lló la pro­pie­dad pri­va­da o indi­vi­dual, al abo­lir la pro­pie­dad feu­dal.

Si se acep­tó que la Revo­lu­ción Fran­ce­sa trans­for­ma­ra la for­ma de la pro­pie­dad, ¿por qué el socia­lis­mo no podrá trans­for­mar­la en for­ma más pro­gre­sis­ta toda­vía?

Una bue­na par­te del mun­do aplau­dió y acep­tó la acción de Fran­cia.

La Revo­lu­ción Fran­ce­sa no sólo pro­du­jo efec­tos en Fran­cia sino que su ejem­plo reper­cu­tió en el res­to del mun­do y en los paí­ses sud­ame­ri­ca­nos, trans­for­mó la pro­pie­dad por medio de la Revo­lu­ción.

¿Cómo se cons­ti­tu­yó la pro­pie­dad en Chi­le, Argen­ti­na, Perú, etcé­te­ra?

Por medio de la revo­lu­ción vio­len­ta y de la expro­pia­ción con las armas en la mano.

Pro­du­ci­das en estos paí­ses las revo­lu­cio­nes ten­dien­tes a cons­ti­tuir­se en nacio­nes inde­pen­dien­tes, con­fis­ca­ron la pro­pie­dad de dere­cho espa­ñol y expro­pia­ron a todos los que no acep­ta­ban el nue­vo régi­men o que no eran nati­vos.

Estas trans­for­ma­cio­nes de la pro­pie­dad han sido y son aplau­di­das y con­sa­gra­das has­ta el pre­sen­te, por­que se tra­ta de actos rea­li­za­dos ya por la cla­se rica, pero cuan­do se supo­ne que el socia­lis­mo diri­gi­do por el pro­le­ta­ria­do pudie­ra rea­li­zar con­fis­ca­cio­nes o expro­pia­cio­nes en bene­fi­cio de la colec­ti­vi­dad, enton­ces se alzan irra­zo­na­bles gri­te­rías con­tra el socia­lis­mo.

En las revo­lu­cio­nes de 1810, Argen­ti­na, Chi­le, Perú, etcé­te­ra, trans­for­ma­ron los Esta­dos y expro­pia­ron la pro­pie­dad abo­lien­do todos los dere­chos monár­qui­cos y feu­da­les en estos sue­los.

Todos esos actos se rea­li­za­ron en el nom­bre del pue­blo.

Si la razón que obró enton­ces ha sido acep­ta­da, con mayor lógi­ca se acep­ta­rá la razón socia­lis­ta.

En Chi­le, como en los demás paí­ses, exis­te una ley que auto­ri­za al gobierno para decla­rar de uti­li­dad nacio­nal los terre­nos que sean nece­sa­rios para los ser­vi­cios, públi­cos o como­di­da­des loca­les.

Ese mis­mo cri­te­rio, amplia­do a un gra­do supe­rior de Jus­ti­cia, podría apli­car­se den­tro de la acción socia­lis­ta: Decla­rar todo de uti­li­dad nacio­nal y para la explo­ta­ción colec­ti­va.

La Gran Chi­na, vie­ja nacio­na­li­dad con tra­di­cio­nes car­co­mi­das y anti­quí­si­mas, ha entra­do a la vida moder­na pre­sen­te, rea­li­zan­do muchos actos de trans­for­ma­ción, tan­to en la vida públi­ca como pri­va­da.

Orga­ni­zó su régi­men polí­ti­co de gobierno pasan­do al esta­do repu­bli­cano demo­crá­ti­co, des­de la monar­quía abso­lu­ta y des­pó­ti­ca.

¿ No es esto una prue­ba de que todo se pue­de trans­for­mar y es modi­fi­ca­ble?

Si el socia­lis­mo es una doc­tri­na que, intro­du­ci­da, en la vida social, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca aumen­ta los goces y feli­ci­da­des, con sólo ir modi­fi­can­do paso a paso las cos­tum­bres, tie­ne en el pasa­do una razón de su evo­lu­ción. El mun­do ha sido en su carre­ra has­ta el pre­sen­te una cade­na de trans­for­ma­cio­nes. El socia­lis­mo será una trans­for­ma­ción inevi­ta­ble. Lo que hoy hace­mos los socia­lis­tas es guiar a esa trans­for­ma­ción para que no se des­víe del espí­ri­tu de amor y jus­ti­cia que debe ser­le inse­pa­ra­ble.

La acción revo­lu­cio­na­ria vio­len­ta. – En el pasa­do, casi todos los pro­gre­sos polí­ti­cos, socia­les y eco­nó­mi­cos de los pue­blos se han rea­li­za­do por medio de la vio­len­cia san­grien­ta.

Pero feliz­men­te, a medi­da que ha avan­za­do el tiem­po, la vio­len­cia ha dis­mi­nui­do.

Si Fran­cia derra­mó tan­ta san­gre para con­ver­tir­se en Repú­bli­ca, casi en la mis­ma épo­ca los Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca rea­li­za­ban su trans­for­ma­ción en con­di­cio­nes menos cruen­tas.

Tur­quía, Por­tu­gal y Chi­na han rea­li­za­do sus trans­for­ma­cio­nes con menos vio­len­cia.

Así, las accio­nes socia­lis­tas ya rea­li­za­das han lle­va­do muchas el sello de la vio­len­cia san­grien­ta, pero, poco a poco, a medi­da que se orga­ni­zan los socia­lis­tas, en sus actos va dis­mi­nu­yen­do la vio­len­cia san­grien­ta.

Todas las accio­nes del pre­sen­te tien­den pues, a supri­mir toda vio­len­cia.

La acción revo­lu­cio­na­ria legal. – El socia­lis­mo cada día se aco­ge más a la acción revo­lu­cio­na­ria legal, obran­do direc­ta­men­te, como pue­de, sobre la legis­la­ción, la fis­ca­li­za­ción y la admi­nis­tra­ción des­de las ya nume­ro­sas ban­cas que ocu­pa en los dife­ren­tes paí­ses, en el Par­la­men­to y en los muni­ci­pios,

Si lla­ma­mos revo­lu­cio­na­rio al socia­lis­mo es por­que no admi­ten otra pala­bra el pen­sa­mien­to- y la acción que se rea­li­zan para trans­for­mar este mun­do lleno de mise­rias y des­gra­cias en un ver­da­de­ro paraí­so de feli­ci­dad y goce.

La acción revo­lu­cio­na­ria legal del socia­lis­mo que­da­rá amplia­men­te tra­ta­da más ade­lan­te, en los capí­tu­los que des­cri­ben los medios de acción del socia­lis­mo.

La ten­den­cia peren­ne hacia la trans­for­ma­ción.– En apo­yo de nues­tros pen­sa­mien­tos pode­mos invo­car los hechos de la his­to­ria.

La his­to­ria del mun­do es la his­to­ria de las trans­for­ma­cio­nes y del pro­gre­so

Un des­cu­bri­mien­to o inven­to ha moti­va­do el naci­mien­to de otro des­cu­bri­mien­to o inven­to, y así, en una cade­na suce­si­va de hechos jamás inte­rrum­pi­dos, se han modi­fi­ca­do las cosas, los seres y sus leyes. El hecho de que la huma­ni­dad siga su camino ya empe­za­do de con­ti­nuar modi­fi­can­do las cosas, los seres y las leyes, ese hecho sólo cons­ti­tui­rá el camino hacia la rea­li­za­ción del socia­lis­mo, que nin­gu­na fuer­za pue­de evi­tar, pues­to que nada ha podi­do dete­ner el pro­gre­so has­ta su gra­do pre­sen­te.

Estos hechos de la vida ya vivi­da por el mun­do son la prue­ba más for­mi­da­ble que el socia­lis­mo lle­ga­rá a su com­ple­to triun­fo.

La acción pre­sen­te de los socia­lis­tas no sólo se limi­ta a des­truir los obs­tácu­los seña­lan­do la his­to­ria como prue­ba y jus­ti­fi­can­do la doc­tri­na, sino que tam­bién avan­za cons­tru­yen­do todo lo que pue­de con su acción crea­do­ra como lo expre­sa­re­mos en otros capí­tu­los.

Des­de el pasa­do has­ta hoy.– En el momen­to pre­sen­te la gene­ra­li­dad de los indi­vi­duos no medi­ta sobre el espa­cio y tiem­po que habrá nece­si­ta­do cada pro­gre­so para rea­li­zar­se.

Por ejem­plo, el ferro­ca­rril no cuen­ta con más de cien­to cin­cuen­ta años de exis­ten­cia y no cabe duda que los vehícu­los de trans­por­te cuen­tan cer­ca de dos mil años de exis­ten­cia.

Ha sido menes­ter ese lar­go perío­do para lle­gar a esa her­mo­sa per­fec­ción pre­sen­te que aún no se detie­ne.

¿Cuán­tos millo­nes de días han sido menes­ter para lle­gar a obte­ner la radio­te­le­gra­fía?

Es tris­te reco­no­cer que en el momen­to pre­sen­te se cele­bra y se goza de todo lo que hoy exis­te sin pen­sar que a cada pro­gre­so los egoís­tas de todos los tiem­pos ponían mil obs­tácu­los de todas cla­ses.

Ponían obs­tácu­los los que creían que sólo del cie­lo podrían venir los inven­tos.

Los empre­sa­rios de carre­tas pusie­ron mil obs­tácu­los al ferro­ca­rril.

Así hoy, la carre­ta de las cos­tum­bres bur­gue­sas pre­ten­de impe­dir que avan­ce por la vía de la con­cien­cia huma­na la fuer­za impon­de­ra­ble de la jus­ti­cia socia­lis­ta.

Des­de hoy hacia el futu­ro.– La acción socia­lis­ta des­de hoy hacia el futu­ro se pre­sen­ta­rá, cada momen­to, más fácil y su mar­cha será de más en más rápi­da, por­que los medios de que dis­po­ne el socia­lis­mo de hoy hacia el futu­ro son como todas las cosas más per­fec­tos.

Por ejem­plo, si en el pasa­do para trans­por­tar cien sacos de tri­go se nece­si­ta­ba cin­co carre­tas con varias yun­tas de bue­yes y diez horas para reco­rrer sesen­ta kiló­me­tros, hoy esa ope­ra­ción se pue­de hacer en una hora y en una bode­ga por ferro­ca­rril. Resul­ta un tra­ba­jo mil veces más sim­ple y rápi­do.

Así tam­bién, el socia­lis­mo dis­po­ne hoy de medios pode­ro­sos para rea­li­zar sus pro­pó­si­tos. El libro, la tri­bu­na, el perió­di­co, el dia­rio, el folle­to, la con­fe­ren­cia, el tea­tro, la orga­ni­za­ción, su repre­sen­ta­ción en con­gre­sos y muni­ci­pios, todos esos medios cada día más pode­ro­sos acer­can la era de la vida socia­lis­ta, por­que todos esos medios irán, con­ven­cien­do a los bur­gue­ses que se vivi­rá mucho mejor den­tro del régi­men socia­lis­ta que con la orga­ni­za­ción actual de la socie­dad y tam­bién irán hacien­do des­apa­re­cer todas las igno­ran­cias y gro­se­rías actua­les del pue­blo para con­ver­tir­lo en un ele­men­to rege­ne­ra­do, ins­trui­do, pen­sa­dor y pro­gre­sis­ta. Los niños de hoy, ins­trui­dos en el ambien­te socia­lis­ta, harán ya, tan cer­ca, inmen­sa labor sobre sus hijos que más ade­lan­te for­ma­rán la moda­li­dad socia­lis­ta domi­nan­te.

Razo­nes eco­nó­mi­cas y cien­tí­fi­cas.– las razo­nes de carác­ter his­tó­ri­co que prue­ban que el socia­lis­mo es una cir­cuns­tan­cia nor­mal de la vida e inhe­ren­te al pro­gre­so, que no pue­de des­con­si­de­rar­se, pre­sen­ta­re­mos en este capí­tu­lo razo­nes que com­ple­tan las ante­rio­res.

La eco­no­mía y la cien­cia, se encar­gan de colo­car al socia­lis­mo en el sitio pre­pon­de­ran­te que le corres­pon­de.

Sólo seres dege­ne­ra­dos pue­den negar el socia­lis­mo o mirar­le como des­pre­cia­ble e insig­ni­fi­can­te.

A las razo­nes his­tó­ri­cas agre­ga­mos aho­ra razo­nes eco­nó­mi­cas y cien­tí­fi­cas que están más estre­cha­men­te liga­das a la vida pre­sen­te.

Fac­to­res que pro­du­cen la rique­za.– La rique­za no es pro­duc­to de un indi­vi­duo ni de una socie­dad. La rique­za es pro­duc­to común.

Cuan­tas rique­zas posee el mun­do repar­ti­das en todas las nacio­nes, son el pro­duc­to del tra­ba­jo y de la inte­li­gen­cia de la huma­ni­dad rea­li­za­do en miles de años.

La rique­za no pue­de pro­du­cir­se sino con el con­cur­so común y en la épo­ca pre­sen­te la encon­tra­mos redu­ci­da a dos fac­to­res: el capi­tal y el tra­ba­jo que expli­ca­re­mos en párra­fos siguien­tes.

Para explo­tar y gozar de las rique­zas mine­ra­les de Suda­mé­ri­ca, los espa­ño­les tuvie­ron que traer herra­mien­tas com­pra­das en Ingla­te­rra y en trans­por­tes cons­trui­dos con ele­men­tos dife­ren­tes, en lo cual toma­ron par­te muchas razas.

Hoy día, como antes, para muchas indus­trias se nece­si­ta reu­nir ele­men­tos de las dis­tin­tas par­tes del mun­do, en las cua­les tra­ba­jan obre­ros de dis­tin­tas razas y con­di­cio­nes y capi­ta­les inter­na­cio­na­les.

Todo esto es dicho en prue­ba de que por mucho que se indi­vi­dua­li­ce la pro­pie­dad del pro­duc­to, éste no pue­de dejar de ser fru­to del tra­ba­jo de comu­ni­da­des de tra­ba­ja­do­res.

Por esto si hay una ley que com­pe­le al tra­ba­jo común, el socia­lis­mo deri­va su doc­tri­na de una lógi­ca estric­ta­men­te vin­cu­la­da a la natu­ra­le­za de la vida.

El capi­tal.– La socie­dad pre­sen­te ale­ga que sus como­di­da­des son fru­tos de su capi­tal, olvi­dan­do, inten­cio­nal­men­te, que el capi­tal no ha podi­do exis­tir sin un tra­ba­jo pre­vio, que des­pués de con­ver­ti­do en capi­tal ha sido dis­fru­ta­do por los que no han rea­li­za­do el tra­ba­jo.

El capi­tal se for­mó en el pasa­do con el tra­ba­jo rea­li­za­do por millo­nes de escla­vos a quie­nes no se paga­ba sala­rio.

El capi­tal con­ti­núa for­mán­do­se en el pre­sen­te y aumen­tán­do­se ince­san­te­men­te con el fru­to del tra­ba­jo que no se paga a los obre­ros, pues­to que hoy día a un obre­ro que pro­du­ce diez, le dan como sala­rio dos. El res­to pasa a ser capi­tal (plus­va­lía).

El capi­tal así for­ma­do en el pasa­do y en el pre­sen­te for­ma, por hoy, un fac­tor de rique­za y con él se rea­li­zan gigan­tes­cos nego­cios para la feli­ci­dad de unos pocos, con el sacri­fi­cio y el dolor de muchos.

En la región sali­tre­ra se ha cons­ta­ta­do que cada tra­ba­ja­dor pro­du­ce al fis­co sola­men­te, la enor­me suma de dos mil qui­nien­tos pesos anua­les. Si esta suma le da al fis­co como con­tri­bu­ción, si el obre­ro no reco­ge arri­ba de dos mil pesos por sala­rios al año, si el capi­tal se lle­va otro pro­duc­to gran­de, ¿cuán­to es lo que pro­du­ce cada obre­ro y cuán­tos le toca a él?

El tra­ba­jo.– La fuer­za del hom­bre emplea­da para pro­du­cir y trans­for­mar la pro­duc­ción es lo que lla­ma­mos tra­ba­jo.

El tra­ba­jo ha sido el pri­mer acto del hom­bre que ha ini­cia­do la vida del pro­gre­so.

Cuan­do empe­zó el tra­ba­jo, no exis­tía aún ni la remo­ta idea del capi­tal, ni del dine­ro, ni cosa pare­ci­da.

Tra­ba­jo amon­to­na­do duran­te siglos ha veni­do a moti­var, en una épo­ca don­de la inte­li­gen­cia no esta­ba aún desa­rro­lla­da, la crea­ción de un signo para cam­biar un obje­to por otro, signo que hoy se lla­ma dine­ro.

En los tiem­pos pri­mi­ti­vos se cam­bia­ba tri­go por bue­yes, o bue­yes por armas. Es decir, una espe­cie por su equi­va­len­te.

Hoy se cam­bia tri­go por dine­ro y dine­ro por pan.

El tra­ba­jo es, pues, el pri­mer esfuer­zo de los hom­bres y des­pués de muchos siglos de tra­ba o ha veni­do a orga­ni­zar­se el capi­tal del tra­ba­jo ya rea­li­za­do.

Si todas las cosas tie­nen un autor, el autor del capi­tal es el tra­ba­jo

El tra­ba­jo es, enton­ces, la fuer­za crea­do­ra de todas las cosas; al tra­ba­jo se debe todo; al tra­ba­jo debe su exis­ten­cia el capi­tal y todo cuan­to exis­ta que se lla­me rique­za.

Enton­ces no hay razón de nin­gu­na cla­se para decir que el capi­tal es quien pro­du­ce el tra­ba­jo.

Los patro­nos han crea­do una expre­sión que han vul­ga­ri­za­do para hacer creer a los obre­ros que sin patro­nos no habría tra­ba­jo.

Pero esto es un error.

En siglos ante­rio­res, la auda­cia de algu­nos indi­vi­duos per­mi­tió que amon­to­na­ran abun­dan­cia de pro­duc­ción de la que fue­ron cons­ti­tu­yén­do­se en pro­pie­ta­rios y legán­do­la a su pos­te­ri­dad en for­ma de heren­cias.

Pero esa pro­duc­ción abun­dan­te habla sido fru­to del tra­ba­jo de muchos.

Todo el mun­do sabe que duran­te el perío­do de la escla­vi­tud, los hom­bres más fuer­tes, domi­nan­do a los más débi­les, les explo­ta­ron su tra­ba­jo y se adue­ña­ron de las rique­zas pro­du­ci­das por el tra­ba­jo de milla­res de escla­vos.

Des­pués de la escla­vi­tud ha veni­do el sala­rio, que es sola­men­te una trans­for­ma­ción de la escla­vi­tud.

Pagan­do bajos sala­rios a miles de tra­ba­ja­do­res, unos, pocos indi­vi­duos amon­to­nan en poco tiem­po for­tu­nas fabu­lo­sas.

El sala­rio es la for­ma de la escla­vi­tud pre­sen­te.

Si diez hom­bres tra­ba­jan­do en una mina sacan cada día –tér­mino medio– qui­nien­tos pesos de metal, cam­bia­ble inme­dia­ta­men­te por dine­ro, y en cam­bio de ese tra­ba­jo se le da a cada uno, con el nom­bre de sala­rio, diez pesos, demues­tra que sólo se le da la quin­ta par­te de lo que pro­du­ce.

Del res­to se apo­de­ra el capi­ta­lis­ta.

El capi­ta­lis­ta ale­ga como razón jus­ta para apo­de­rar­se de esa par­te de la pro­duc­ción, que él invier­te capi­tal en sala­rios, y en herra­mien­tas, maqui­na­rias y todo lo que ori­gi­ne una indus­tria.

En el capí­tu­lo que tra­ta­mos de la maqui­na­ria se verá el valor de ese apor­te.

Por aho­ra, deja­mos esta­ble­ci­do aquí que el tra­ba­jo es el fac­tor prin­ci­pal de toda pro­duc­ción, de toda rique­za, de todo capi­tal.

Si en la pro­duc­ción de la rique­za entran como fac­to­res el capi­tal, el tra­ba­jo y la máqui­na, todo que­da redu­ci­do y deri­va­do del tra­ba­jo, por­que ya lo hemos pro­ba­do que sin tra­ba­jo no hay ni capi­tal ni máqui­na.

El tra­ba­jo ha dado vida a la máqui­na y al capi­tal.

La maqui­na­ria.– El pro­gre­so de la maqui­na­ria en todas las indus­trias es un fac­tor de gran impor­tan­cia, que, si por aho­ra cons­ti­tu­ye un medio de mayor explo­ta­ción para los obre­ros, un cam­bio para el por­ve­nir, más lar­go que el pre­sen­te, sig­ni­fi­ca­rá la ver­da­de­ra feli­ci­dad de los pue­blos.

La maqui­na­ria es hecha por los tra­ba­ja­do­res y no pue­de fun­cio­nar sin el con­cur­so de los tra­ba­ja­do­res.

Los capi­ta­lis­tas ale­gan hoy día, como un moti­vo para apro­piar­se de la mayor par­te del pro­duc­to, que ellos apor­tan la maqui­na­ria, que sig­ni­fi­ca un capi­tal en movi­mien­to.

Pero esto es un argu­men­to sin razón.

Si la máqui­na pro­du­ce es por obra del obre­ro que la con­du­ce y pro­ce­sa.

En la pro­duc­ción, la maqui­na­ria no aumen­ta el valor del pro­duc­to, no pue­de aumen­tar­lo, ni tie­ne por qué.

La maqui­na­ria tras­pa­sa su valor y nada más.

Así, por ejem­plo, si una máqui­na de coser dura mil días y cues­ta cien pesos, resul­ta que se gas­ta a razón de diez cen­ta­vos al día y que esta can­ti­dad es la que tras­pa­sa al pro­duc­to.

Por una cos­tu­ra que se reali­ce en el espa­cio de un día por la máqui­na no pue­de agre­gar­se mayor valor que el que corres­pon­da, más al inte­rés equi­va­len­te.

La máqui­na apor­ta, pues, sólo un valor fijo.

La máqui­na apor­ta un movi­mien­to mecá­ni­co incons­cien­te.

El obre­ro apor­ta cui­da­do, inte­li­gen­cia, inte­rés, arte.

El obre­ro tie­ne que ser el com­pa­ñe­ro inse­pa­ra­ble de la máqui­na.

El obre­ro es el crea­dor y cons­truc­tor de la máqui­na.

Por ejem­plo, si un par de zapa­tos tie­ne como pre­cio corrien­te de ven­ta trein­ta pesos y su valor se des­com­po­ne como sigue:

Mate­ria­les (cue­ro, sue­la, etc.)

$10.00

Uso de las máqui­nas

$4.00

Admi­nis­tra­ción y gas­tos gene­ra­les

$4.00

Sala­rio del obre­ro

$4.00

Pre­cio neto

$22.00

Y si se ven­de a trein­ta pesos, ¿quién le da ese valor?

Ese valor no pue­de salir sino de quien lo cons­tru­ye.

Los mate­ria­les no aumen­tan su valor.

El uso de las máqui­nas tam­po­co, sólo des­cuen­tan su amor­ti­za­ción inclu­yen­do intere­ses.

Admi­nis­tra­ción y gas­tos gene­ra­les están en el mis­mo caso de máqui­nas y mate­ria­les.

Sien­do el obre­ro el fac­tor indis­pen­sa­ble de la pro­duc­ción, resul­ta el úni­co agen­te que pro­du­ce valo­res en todos los obje­tos de la pro­duc­ción.

Así, pues, esos ocho pesos que exce­den del valor neto de los zapa­tos, es valor pro­du­ci­do por el obre­ro.

Sobre esta mate­ria se publi­ca­rá, den­tro de poco, un folle­to que con­ten­drá expli­ca­cio­nes más amplias y más com­ple­tas.

Las nece­si­da­des indi­vi­dua­les.– El hom­bre pri­mi­ti­vo sólo nece­si­ta­ba comer. Duran­te muchos siglos han vivi­do los hom­bres pri­mi­ti­vos, sin otra nece­si­dad que la comi­da.

Comían lo que esta­ba a su mano: fru­tas, raí­ces, yer­bas, pája­ros.

El pri­mer tra­ba­jo ha con­sis­ti­do en bus­car­se el ali­men­to.

Las nece­si­da­des de los hom­bres han varia­do y aumen­ta­do tan­to que para seña­lar­las en un orden pro­gre­si­vo, toman­do en cuen­ta cada épo­ca de la vida, no bas­ta­ría un gran libro y aquí no pode­mos dis­po­ner sino de un bre­ve capí­tu­lo para ello.

Con­tem­ple­mos al hom­bre pri­mi­ti­vo, vivien­do en un mun­do vacío, sin casas, sin obras de nin­gu­na cla­se, sin más tra­ba­jo que bus­car­se el ali­men­to.

Con­tem­ple­mos al hom­bre de hoy rodea­do de millo­nes y millo­nes de obje­tos dife­ren­tes que se han fabri­ca­do en el trans­cur­so del tiem­po.

¡Cuán enor­me­men­te dife­ren­tes son las nece­si­da­des pre­sen­tes del hom­bre de las nece­si­da­des pasa­das!

Cada obje­to, o cada ins­tru­men­to o cosa que exis­te sig­ni­fi­ca el desa­rro­llo de las nece­si­da­des del hom­bre.

El hom­bre en la épo­ca pre­sen­te no pue­de vivir como al prin­ci­pio de la huma­ni­dad.

Sus nece­si­da­des de hoy son mil veces más nume­ro­sas que antes.

La lucha que el pro­le­ta­ria­do desa­rro­lla en el pre­sen­te es empu­ja­da por las nece­si­da­des mora­les y mate­ria­les, crea­das ya por la huma­ni­dad, y esta lucha no cesa­rá has­ta que el hom­bre pue­da satis­fa­cer sus nece­si­da­des sin más limi­ta­ción que la razón.

La trans­for­ma­ción suce­si­va de las nece­si­da­des.– A medi­da que se han ido crean­do nue­vos obje­tos, ins­tru­men­tos o cosas, las nece­si­da­des han ido aumen­tan­do y trans­for­mán­do­se.

El hom­bre, que pri­me­ro sólo nece­si­tó comer, des­pués nece­si­tó ves­tir­se y cubrir­se bajo techo. Para ves­tir­se y cubrir­se bajo techo tuvo que inven­tar.

Sus inven­tos han sido cada día más pro­di­gio­sos has­ta pro­du­cir el asom­bro.

Oja­lá cada uno de nues­tros lec­to­res se detu­vie­ra algu­nos momen­tos para pen­sar en todo aque­llo que no nos es posi­ble escri­bir, refe­ren­te a los inten­tos que ha teni­do que hacer el hom­bre al fren­te de cada nece­si­dad crea­da.

Cuan­do se le ocu­rrió al hom­bre ves­tir­se, no exis­tían géne­ros ni herra­mien­tas.

Cuan­do se le ocu­rrió al hom­bre vivir en casas no había nada para cons­truir­las.

Enton­ces apa­re­ció el tra­ba­jo en for­ma más varia­da y des­de aquel momen­to el tra­ba­jo ha sido el poder más gran­de que ha con­ver­ti­do en reali­dad todas las capri­cho­sas pero jus­ti­fi­ca­das ilu­sio­nes del hom­bre.

¡Qué her­mo­sa, qué subli­me y, qué inmen­sa es la his­to­ria del tra­ba­jo!

Pero, qué tris­te es con­tem­plar el pro­duc­to del tra­ba­jo con los con­duc­to­res del tra­ba­jo, o sea, los tra­ba­ja­do­res.

Legio­nes innu­me­ra­bles de seres abyec­tos han sido los que con su fuer­za y su media­na inte­li­gen­cia indi­vi­dual han crea­do y dado for­ma a todo lo gran­dio­so que hoy poda­mos admi­rar y que es en par­te pro­pie­dad colec­ti­va.

Lle­ga­mos a la épo­ca pre­sen­te, don­de se han reu­ni­do ya milla­res de nece­si­da­des, que el indi­vi­duo las sien­te según sea el gra­do de cono­ci­mien­tos que haya alcan­za­do el ambien­te en que viva.

Las nece­si­da­des que sien­te un cam­pe­sino que no sale de su terru­ño, son bien dife­ren­tes a las nece­si­da­des de ese mis­mo cam­pe­sino trans­for­ma­do en tra­ba­ja­dor resi­den­te en una ciu­dad.

Den­tro del jus­to con­cep­to del dere­cho no es posi­ble poner prohi­bi­cio­nes al dere­cho de satis­fa­cer las nece­si­da­des.

El hom­bre nece­si­ta ves­tir­se y cada día mejor, según vaya vien­do el per­fec­cio­na­mien­to de los ves­ti­dos.

El hom­bre nece­si­ta vivir con como­di­dad, a medi­da que vaya apre­cian­do las ven­ta­jas de una cómo­da habi­ta­ción.

El hom­bre nece­si­ta satis­fa­cer otras mil nece­si­da­des que hoy for­man par­te de la vida y que nadie tie­ne dere­cho a prohi­bir que sien­ta el deseo de satis­fa­cer esas nece­si­da­des.

Una enfer­me­dad aque­ja­rá a un hom­bre y nece­si­ta­rá medi­ca­men­tos caros y cam­biar de ciu­dad para aspi­rar a su mejo­ra­mien­to, pero ten­drá que con­sul­tar su sala­rio para ver si pue­de satis­fa­cer aque­llas nece­si­da­des.

Y aquí es cuan­do apa­re­ce el sala­rio como una ley infa­me, y los crea­do­res del sala­rio como unos cri­mi­na­les y los que lo acep­tan como unos idio­tas e inca­pa­ces.

Aquí es don­de sur­ge esplén­di­do el pen­sa­mien­to de refor­mar y de per­fec­cio­nar la cos­tum­bre del sala­rio para sacar al hom­bre de esa escla­vi­tud que lo ase­si­na.

Y es el socia­lis­mo úni­ca­men­te quien impul­sa este pen­sa­mien­to de des­truir la escla­vi­tud del sala­rio.

A los tra­ba­ja­do­res les dice: sois víc­ti­mas y sufrís por­que tole­ráis el sala­rio.

A los ricos les dicen: apa­re­céis como ver­du­gos de vues­tros seme­jan­tes por­que man­te­néis la infa­me cos­tum­bre del sala­rio.

¿Qué ven­drá enton­ces en vez del sala­rio? ¿Cómo vivi­re­mos sin sala­rio o en otra for­ma?

La acción per­fec­cio­na­do­ra del socia­lis­mo no tie­ne lími­tes. De mane­ra que nadie pue­de pre­ci­sar cuán­do se habrá lle­ga­do al esta­do de com­ple­ta per­fec­ción.

Por esta razón no se podrá ase­gu­rar cómo y cuán­do ven­drá cada épo­ca de per­fec­cio­na­mien­to.

Hemos dicho antes que el sala­rio es una escla­vi­tud y que está lla­ma­do a des­apa­re­cer.

Pero, ¿con qué se rem­pla­za­rá el sala­rio?

No pode­mos pre­ci­sar­lo.

Pue­de ser que duran­te mucho tiem­po exis­ta un signo de cam­bio, como la mone­da. Bien pue­de ser tam­bién que algún día des­apa­rez­ca, por­que la orga­ni­za­ción social se hará de tal mane­ra que no se nece­si­ta­rá signo alguno.

Habrá para esto una razón de alta mora­li­dad.

Si del ali­men­to no se pue­de pri­var a nadie, jus­to es que no se exi­ja dine­ro por él. En las mis­mas con­di­cio­nes están todas las cosas nece­sa­rias para la vida.

Pero cuan­do se habla de vivir en una socie­dad sin dine­ro, se pien­sa en que eso sería impo­si­ble y se olvi­da que el mun­do ha vivi­do, en épo­cas en que había menos inte­li­gen­cia, más tiem­po sin dine­ro que con dine­ro.

No se tra­ta­rá de vol­ver al pasa­do, sino de acep­tar un modo de vivir más jus­to y sin enre­dos.

No se podrá ale­gar que haya cosas impo­si­bles de rea­li­zar, por­que des­pués de haber des­cu­bier­to la tele­gra­fía sin hilos y las máqui­nas que hablan, lla­ma­das fonó­gra­fos o gra­mó­fo­nos, y que ya son ver­da­des, todo lo que quie­ra el hom­bre arre­glar lo arre­gla­rá, con sólo tener inte­li­gen­cia y amor por el pró­ji­mo.

Como el socia­lis­mo es la abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da y úni­co medio de per­fec­cio­nar la vida, las cir­cuns­tan­cias ya expues­tas de lo que son el capi­tal, el tra­ba­jo y la maqui­na­ria, dan por si solas prue­bas sufi­cien­tes en abono de la razón que gula al socia­lis­mo para esta­ble­cer una socie­dad sobre la base de la pro­pie­dad común.

Los medios que más ade­lan­te se expo­nen darán a cono­cer la faci­li­dad con que se lle­ga­rá al esta­do de la pro­pie­dad común.

Razo­nes Mora­les

El socia­lis­mo no sólo acu­de a la cien­cia, sino tam­bién al sen­ti­mien­to.

La cien­cia es la com­pro­ba­ción mate­má­ti­ca de nues­tra razón, de la razón de ser de la doc­tri­na socia­lis­ta.

El sen­ti­mien­to es la razón moral.

Si la rigi­dez de la cien­cia pudie­ra ser incom­pren­si­ble para los cere­bros menos cul­ti­va­dos, o para los que han vivi­do acos­tum­bra­dos a los vie­jos mol­des de las cos­tum­bres anti­guas, el sen­ti­mien­to sano y puro no pue­de cerrar los ojos a la ver­dad.

¿Será jus­to que un tra­ba­ja­dor que tra­ba­ja los seis días de la sema­na con hon­ra­dez, sin vicios, reci­ba un sala­rio que ape­nas le alcan­za para comer él con su com­pa­ñe­ra y sus hijos?

La mujer tra­ba­ja en la casa, pues­to que una fami­lia de tres niños ya absor­be todo el tiem­po de la mujer, a menos que se deje aban­do­na­dos a esos niños, como ocu­rre en muchos casos.

Si el sala­rio ape­nas alcan­za para mal vivir, ese mis­mo sala­rio será más insig­ni­fi­can­te en cada oca­sión que un acci­den­te, común en la vida, per­tur­be ese hogar.

Una enfer­me­dad en cual­quie­ra de los miem­bros de esa fami­lia, aumen­ta enor­me­men­te la mise­ria.

Pues, este es un caso muy común.

¿Es jus­to eso? ¿Es jus­to que el patrón de ese obre­ro aumen­te dia­ria­men­te, mul­ti­pli­can­do sus goces, su for­tu­na de reser­va, sus como­di­da­des, mien­tras sus obre­ros pere­cen de mise­rias?

Si des­de el pun­to de vis­ta del sen­ti­mien­to cons­ta­ta­mos las injus­ti­cias de la orga­ni­za­ción social, la lógi­ca de ese sen­ti­mien­to nos dice que debe­mos poner nues­tra inte­li­gen­cia al ser­vi­cio del per­fec­cio­na­mien­to de la socie­dad, para que poco a poco vaya­mos hacien­do des­apa­re­cer todas las cau­sas que pro­du­cen la infe­li­ci­dad huma­na.

Si la aspi­ra­ción socia­lis­ta pue­de resu­mir­se en que todos los seres huma­nos tie­nen dere­cho a ser feli­ces y a gozar de todos los pro­duc­tos del tra­ba­jo humano en com­bi­na­ción con la natu­ra­le­za, dos fuer­zas for­mi­da­bles, acu­den a dar razón a la doc­tri­na socia­lis­ta.

La cien­cia, que prue­ba mate­má­ti­ca­men­te que el due­ño del pro­duc­to es el pro­duc­tor;

El sen­ti­mien­to, que demues­tra la jus­ti­cia y la razón de la cien­cia.

El sen­ti­mien­to de jus­ti­cia.– Sólo en los seres refi­na­da­men­te gro­se­ros, dege­ne­ra­dos y depra­va­dos, pue­de no apa­re­cer jamás el sen­ti­mien­to de jus­ti­cia, pero en las per­so­nas lla­ma­das bue­nas, con o sin edu­ca­ción, el sen­ti­mien­to de jus­ti­cia se reve­la, apa­re­ce y seña­la las cosas como son.

La edu­ca­ción influ­ye pode­ro­sa­men­te para loca­li­zar el sen­ti­mien­to de jus­ti­cia y para hacer con­ce­bir en sus deta­lles y ampli­tu­des ese sen­ti­mien­to.

La doc­tri­na socia­lis­ta y el sen­ti­mien­to de jus­ti­cia son una mis­ma cosa.

Muchas per­so­nas de nues­tro mun­do actual logran con­ce­bir el sen­ti­mien­to de jus­ti­cia en el momen­to pre­sen­te, pero sin enla­zar­lo con el pasa­do, y se encuen­tran con obs­tácu­los y dudas insu­pe­ra­bles debi­do a la fal­ta de aná­li­sis his­tó­ri­co retros­pec­ti­vo hacia el pasa­do.

Una per­so­na de muy bue­nos sen­ti­mien­tos se encuen­tra en pre­sen­cia del siguien­te caso. Es un ejem­plo:

Don Juan ha here­da­do de su señor padre un gran esta­ble­ci­mien­to mine­ro que en la actua­li­dad está eva­lua­do en 500 mil pesos y pro­du­ce una ren­ta de 50 mil pesos anua­les.

Ade­más, el padre de don Juan dejó al morir en el Ban­co 500 mil pesos, varias casas y sus res­pec­ti­vos mobi­lia­rios.

Don Juan sigue tra­ba­jan­do en la indus­tria, y toma pose­sión de su heren­cia, con­si­de­rán­do­se pro­pie­ta­rio legí­ti­mo y sobre todo con­si­de­ran­do esa for­tu­na en su poder de pro­ce­den­cia hon­ra­da.

Don Juan, joven, en pose­sión de ese capi­tal sigue tra­ba­jan­do y mul­ti­pli­can­do su for­tu­na.

¿Cómo se resuel­ve la hon­ra­dez o fal­ta de hon­ra­dez en este caso?

Muy sen­ci­llo.

El padre de don Juan tenía tres­cien­tos tra­ba­ja­do­res, en las minas.

La for­tu­na que el padre de don Juan acu­mu­ló fue tra­ba­jan­do en las minas. El padre de don Juan era obre­ro mine­ro. Se des­cu­brió y pidió una mina, la tra­ba­jó solo pri­me­ro, acom­pa­ña­do, des­pués, has­ta lle­gar a tener tres­cien­tos tra­ba­ja­do­res.

La ven­ta del metal pro­du­cía para pagar los sala­rios, y para dejar un sal­do en el Ban­co.

Des­pués de vein­te años de tra­ba­jo en las minas, mue­re el padre de don Juan legan­do esa for­tu­na como la hemos des­cri­to.

¿Cómo se acu­mu­ló esa for­tu­na? Tra­ba­jan­do solo el padre de don Juan, ¿habría logra­do for­mar esa for­tu­na?

No, eso es impo­si­ble.

El tra­ba­jo hon­ra­do de un hom­bre solo, no per­mi­ti­rá jamás acu­mu­lar for­tu­na.

Esa for­tu­na se for­mó debi­do al tra­ba­jo de esos tres­cien­tos tra­ba­ja­do­res. Cada uno de esos tres­cien­tos tra­ba­ja­do­res ha con­tri­bui­do con una cuo­ta en esa for­tu­na.

¿Cómo va apa­re­cien­do aho­ra el con­cep­to de lo que es el sen­ti­mien­to de jus­ti­cia?

Mien­tras don Juan, a la muer­te de su padre here­da esa for­tu­na, ese capi­tal, los hijos de los tra­ba­ja­do­res de esas minas no han here­da­do nada, aún cuan­do sus padres fue­ran hon­ra­dos y sin vicios.

Ana­li­ce­mos un poqui­to cómo se ha for­ma­do esa for­tu­na.

Con el tra­ba­jo colec­ti­vo de esos muchos tra­ba­ja­do­res; por peque­ña que se con­si­de­re la uti­li­dad que cada tra­ba­ja­dor apor­ta, entre muchos tra­ba­ja­do­res for­man la gran uti­li­dad. Des­pués de esto, el sala­rio mez­quino y bajo, explo­ta­do en vein­te años.

¿Qué resul­ta, enton­ces, de esta gran heren­cia que here­da don Juan?

¡Explo­ta­ción a los tra­ba­ja­do­res!

Sala­rios no paga­dos a los tra­ba­ja­do­res.

Sí tres­cien­tos tra­ba­ja­do­res pro­du­cían diez pesos dia­rios de metal cada uno y el sala­rio de cada cual no lle­ga­ba a cin­co pesos dia­rios, y el res­to, sala­rios no paga­dos, pasa­ba poco a poco, día a día, a engro­sar la for­tu­na del patrón.

Así que­da expli­ca­da la pro­ce­den­cia de esa gran for­tu­na.

Podría­mos no cali­fi­car­la de fal­ta de hon­ra­dez por haber­se acu­mu­la­do en una for­ma ya esta­ble­ci­da por las cos­tum­bres, pero si su pro­ce­den­cia pudie­ra cali­fi­car­se de hon­ra­da, enton­ces pre­gun­ta­ría­mos:

¿Hay jus­ti­cia en la pro­ce­den­cia de esa for­tu­na?

Cons­ta­ta­da su pro­ce­den­cia, ¿a quién le corres­pon­de esa for­tu­na?

La res­pues­ta es fácil: a la colec­ti­vi­dad de tra­ba­ja­do­res que la pro­du­jo.

Se dirá que al morir el padre de don Juan la mayor par­te de los tra­ba­ja­do­res se hallan dis­per­sos, unos; muer­tos, otros.

Pues bien, por eso la doc­tri­na socia­lis­ta aspi­ra a que el tra­ba­ja­dor dis­fru­te del fru­to ínte­gro de su tra­ba­jo, por­que esto es jus­ti­cia y es razón.

Tra­ba­jan­do todos, cada cual según sus apti­tu­des y gus­tos, todos dis­fru­ta­rán de bien­es­tar y feli­ci­dad.

Si los socia­lis­tas decre­ta­ran que todas las for­tu­nas pri­va­das actua­les pasa­ran a ser fis­ca­les y muni­ci­pa­les, no come­te­rían nin­gu­na injus­ti­cia, por­que ese acto sólo sería hacer vol­ver a la colec­ti­vi­dad para el bene­fi­cio, común, lo que la ava­ri­cia capi­ta­lis­ta arran­có a la colec­ti­vi­dad de tra­ba­ja­do­res.

Sin embar­go, pare­ce que el socia­lis­mo no recu­rri­rá a ese medio pues habrá medios para evi­tar la explo­ta­ción en el por­ve­nir y las gran­des for­tu­nas ya crea­das irán poco a poco entran­do al ser­vi­cio de la colec­ti­vi­dad.

Muy a menu­do la bur­gue­sía nos con­de­na dicien­do que que­re­mos des­truir el pasa­do. Pero eso no es sino una expre­sión. El pasa­do no se des­tru­ye, ya se fue, ya pasó. Lo que exis­te en el pre­sen­te como obra del pasa­do no lo des­tru­ye el socia­lis­mo, es el pro­gre­so quien lo modi­fi­ca y lo per­fec­cio­na.

La obra del socia­lis­mo es empu­jar al pro­gre­so.

La acu­sa­ción de los con­ser­va­do­res del pasa­do es una que­ja infan­til.

Lo mis­mo que ha pasa­do con el ferro­ca­rril y el auto­mó­vil; que han reem­pla­za­do todos los vie­jos y moles­tos vehícu­los de trans­por­te, eso mis­mo pasa­rá con el socia­lis­mo.

El con­ser­va­dor pre­fe­ri­rá hacer un paseo en un auto­mó­vil y no en una carre­ta o a lomo de burro.

Igual­men­te le ocu­rri­rá más tar­de, cuan­do haya cono­ci­do las ven­ta­jas del socia­lis­mo.

Si el auto­mó­vil o el ferro­ca­rril son una ven­ta­ja sobre la carre­ta, así el socia­lis­mo es una ven­ta­ja incom­pa­ra­ble sobre el pre­sen­te.

La nece­si­dad del amor.– Bajo el sen­ti­mien­to del amor toda empre­sa peque­ña se vuel­ve gigan­tes­ca.

El amor mutuo es una ley de la natu­ra­le­za y de la razón, por­que no ten­dría razón de ser la exis­ten­cia de la huma­ni­dad sin amor.

El amor es la úni­ca base moral y jus­ta en que des­can­sa la vida de la huma­ni­dad.

La huma­ni­dad sir­ve y se mul­ti­pli­ca por obra de la pro­crea­ción, que sólo se rea­li­za por la unión del hom­bre y la mujer.

Si el acto de la pro­crea­ción se rea­li­za sin amor, resul­ta un acto sim­ple­men­te ani­mal.

Si el amor es un sen­ti­mien­to que debe estar inter­na­men­te mez­cla­do en el acto de la pro­crea­ción y en el cui­da­do de su fru­to, es muy natu­ral que el amor sea el sen­ti­mien­to que domi­na hoy sobre el mun­do ente­ro, pues­to que la pro­crea­ción que es a la vez un moti­vo de goces supe­rio­res, es el acto fre­cuen­te de todos los días.

Hemos lle­ga­do en el pre­sen­te a un esta­do en que sin amor no hay moral y en que se esti­ma gro­se­ra una socie­dad que vive sin moral.

Pues bien, en el momen­to pre­sen­te no hay amor en la socie­dad, pues­to que la vida está orga­ni­za­da sobre la base del egoís­mo que es la nega­ción del amor.

No pue­de haber amor don­de hay explo­ta­ción.

No pue­de haber amor don­de hay opre­sión y tira­nía.

No pue­de haber amor don­de hay igno­ran­cia.

Los que hoy viven bien esti­man muy difí­cil orga­ni­zar la socie­dad sin explo­ta­ción, sin opre­sión y sin igno­ran­cia. Pero el socia­lis­mo lo esti­ma muy fácil y rea­li­za­ble en cor­to tiem­po. Más ade­lan­te expli­ca­re­mos esto.

Las des­igual­da­des actua­les.– Los hom­bres han crea­do mayor núme­ro de des­igual­da­des que las que crea la natu­ra­le­za.

Las des­igual­da­des son de dos cla­ses:

Unas crea­das por la natu­ra­le­za.

Otras crea­das por los hom­bres.

Las des­igual­da­des crea­das por la natu­ra­le­za no afec­tan sino excep­cio­nal­men­te al bien­es­tar.

Las des­igual­da­des crea­das por los hom­bres afec­tan ínti­ma y direc­ta­men­te a la feli­ci­dad huma­na.

El socia­lis­mo quie­re borrar esta cla­se de des­igual­da­des, para aumen­tar el bien­es­tar, y quie­re dul­ci­fi­car en lo posi­ble las des­igual­da­des de la natu­ra­le­za, cuan­do ellas afec­ten a la feli­ci­dad de los huma­nos.

La mayor y más cruel des­igual­dad que hoy afec­ta a los hom­bres, es la des­igual­dad social y sus con­se­cuen­cias; la des­igual­dad polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca.

En el pre­sen­te y en vis­ta del esta­do actual de la edu­ca­ción y de la cul­tu­ra de los pue­blos pue­de jus­ti­fi­car­se la des­igual­dad social.

Pero des­de el pun­to de vis­ta moral y humano, como des­de el pun­to de vis­ta del sen­ti­mien­to de jus­ti­cia, es inacep­ta­ble que exis­ta la des­igual­dad social.

Si las cir­cuns­tan­cias actua­les en que está orga­ni­za­da la vida, pre­sen­tan obs­tácu­los para borrar esa des­igual­dad, esos obs­tácu­los no son ni pue­den ser per­ma­nen­tes ni dura­bles. Se pue­den des­truir. Se pue­den hacer des­apa­re­cer.

El mayor obs­tácu­lo para la igual­dad social es hoy la dife­ren­cia de cul­tu­ra y de edu­ca­ción de los hom­bres, jun­to con la dife­ren­cia de cos­tum­bres.

Pues bien, todo esto pue­de des­apa­re­cer con sólo faci­li­tar los medios de edu­ca­ción y de cul­tu­ra y de mul­ti­pli­car­los de modo que con pocos años de acti­va labor des­apa­re­ce­ría toda la incul­tu­ra y gro­se­ría de la socie­dad.

Pero cual­quie­ra que sean las des­igual­da­des, todos son igua­les en sus nece­si­da­des. Todos nece­si­ta­mos comer y vivir.

Y es de supo­ner que todos nece­si­tan satis­fa­cer la nece­si­dad de comer y vivir con más o menos pla­cer.

Por eso todas las cir­cuns­tan­cias que miden la ración de comer y vivir deben modi­fi­car­se, por­que en el pre­sen­te cons­ti­tu­yen una tira­nía cruel.

La ración de comer y vivir no pue­de ser medi­da sino por cada indi­vi­duo.

«Solo yo sien­to cuan­do cesa mi ham­bre.»

El que me mira comer no pue­de deter­mi­nar cuán­do habrá cesa­do mi nece­si­dad.

Pero en la vida pre­sen­te esta nece­si­dad está limi­ta­da bajo el régi­men del sala­rio.

Cada indi­vi­duo y su fami­lia viven del sala­rio y como el sala­rio es una can­ti­dad varia­ble y esca­sa, resul­ta que la mayor par­te de los hom­bres tie­nen medi­da, por mano aje­na, la ración de ham­bre.

Esto es inacep­ta­ble y por eso la doc­tri­na socia­lis­ta adu­ce y apor­ta todas las prue­bas nece­sa­rias para demos­trar que todo pue­de corre­gir­se y per­fec­cio­nar­se has­ta hacer des­apa­re­cer todas las cau­sas huma­nas de la des­gra­cia.

Las des­igual­da­des en el futu­ro.– A medi­da que la huma­ni­dad avan­ce impreg­nán­do­se de las doc­tri­nas socia­lis­tas, irán des­apa­re­cien­do todas las des­igual­da­des crea­das por los hom­bres y dejan­do sub­sis­ten­tes sólo las des­igual­da­des de la natu­ra­le­za, por­que la mayor par­te de ellas son gran­des, subli­mes y her­mo­sas,

La des­igual­dad de los hom­bres en el futu­ro no afec­ta­rá gran cosa en la feli­ci­dad.

Muchas des­igual­da­des que hoy pare­cen natu­ra­les des­apa­re­ce­rán cuan­do ellas depen­dan de la acción de los hom­bres.

La dife­ren­cia en la for­ma de los indi­vi­duos que unos se cla­si­fi­can de feos y otros her­mo­sos, que pare­ce obra de la natu­ra­le­za, es segu­ro que podrá modi­fi­car­se y suje­tar­se a la acción y volun­tad del hom­bre.

Pue­de decir­se que está pro­ba­do por la cien­cia que si una pare­ja lle­na de salud pro­crea y vive en un ambien­te dicho­so y puro, don­de todo con­tri­bu­ya a vivir bien, los hijos de esa pare­ja lle­va­rán una vida natu­ral supe­rior a los que no pue­dan vivir y desa­rro­llar­se en igua­les con­di­cio­nes.

Si todos con­tri­bui­mos a mejo­rar cada día las con­di­cio­nes de la vida, lle­ga­rá el momen­to en que no habrá otras des­igual­da­des que aque­llas que la natu­ra­le­za ha crea­do.

Lo que debe ser la huma­ni­dad.– Debi­do a las des­igual­da­des pre­sen­tes, el mun­do no es feliz. El pobre sufre revol­cán­do­se en su mise­ria o en sus dolo­res; cons­pi­ran­do por ham­bre y por envi­dia, fru­to de su igno­ran­cia, con­tra los pode­ro­sos que a su vez sufren al sen­tir las mal­di­cio­nes de los de aba­jo.

Así, en el esta­do actual de la orga­ni­za­ción social, la huma­ni­dad se ase­si­na en una gue­rra per­ma­nen­te que en dis­tin­tas for­mas pro­du­ce males­tar.

El socia­lis­mo aspi­ra a que la huma­ni­dad sea un hogar feliz y dicho­so, don­de todo sea amor, arte, jus­ti­cia, liber­tad, por­que sólo así habrá vida.

El socia­lis­mo quie­re que la huma­ni­dad sea una colec­ti­vi­dad de hom­bres bue­nos que vivan como her­ma­nos aman­tes, don­de todos tra­ba­jen para aumen­tar siem­pre las como­di­da­des y los goces de todos.

Este her­mo­so pen­sa­mien­to socia­lis­ta se rea­li­za­rá por los medios que deta­lla­re en otros capí­tu­los.

Razo­nes de dere­chos

No pode­mos hablar aquí del dere­cho con­ce­bi­do por los hom­bres del pasa­do o del pre­sen­te y escri­to en sus códi­gos, por­que ese dere­cho está con­ce­bi­do defec­tuo­sa­men­te y basa­do sobre teo­rías inacep­ta­bles.

Habla­re­mos del dere­cho natu­ral, acep­ta­ble por toda per­so­na que no ten­ga malea­dos sus sen­ti­mien­tos.

El hom­bre nace por obra aje­na a su volun­tad y des­de ese momen­to nace con un dere­cho: el de vivir.

El hom­bre vie­ne al seno de la socie­dad, y es la socie­dad la lla­ma­da a no des­truir­le ni impe­dir­le sus medios para vivir.

El modo como la natu­ra­le­za hace nacer al hom­bre o a la mujer, nos está demos­tran­do que es una obli­ga­ción social hacer vivir al nue­vo indi­vi­duo que nace, por dos razo­nes:

Pri­me­ro: por­que el naci­mien­to no es obra volun­ta­ria del que nace;

Segun­do: por­que cada ser que nace vie­ne des­ti­na­do a per­pe­tuar la vida de la espe­cie y es el espí­ri­tu de con­ser­va­ción de su pro­pia espe­cie el que nos debe guiar a cui­dar de la vida del que nace.

Si esta cir­cuns­tan­cia nos pre­sen­ta la natu­ra­le­za, nues­tros actos deben obe­de­cer sus leyes.

Pero los hom­bres de hoy, con la excep­ción de los socia­lis­tas, vio­lan las leyes de la natu­ra­le­za, y ponen al que nace en el peli­gro de la muer­te.

¿Cómo?

Habién­do­se apro­pia­do de los medos de vida y comer­cian­do con ellos, ven­dién­do­los al que tie­ne dine­ro para com­prar­los.

Dine­ro no tie­ne sino el que pue­de tra­ba­jar y toda­vía con un sala­rio medi­do.

Todo eso es ini­cuo.

Todo eso debe des­apa­re­cer.

Hay dere­chos indis­cu­ti­bles, que como el dere­cho a la vida y a sus goces, no pue­den limi­tar­se ni supri­mir­se y sobre esos dere­chos es que el socia­lis­mo se basa recla­mán­do­les.

Dón­de nace el pro­duc­to.– Si el pro­duc­to nace por la obra del tra­ba­ja­dor, a él le per­te­ne­ce.

Si el tra­ba­ja­dor reci­bie­ra ínte­gro el pro­duc­to del tra­ba­jo no exis­ti­ría nin­gún tra­ba­ja­dor mise­ra­ble, ni habría mise­rias en el mun­do.

Se ha cons­ta­ta­do en pági­nas ante­rio­res que el pro­duc­to es sólo obra del tra­ba­ja­dor.

En un inun­do bien orga­ni­za­do, y con los pro­gre­sos de la maqui­na­ria ya exis­ten­tes, tra­ba­ja­rían todos los seres aptos para el tra­ba­jo, y tra­ba­jan­do todos, bas­ta­ría el tra­ba­jo de tres o cua­tro horas al día, en vez de las bru­ta­les jor­na­das que hoy se rea­li­zan.

Si cada tra­ba­ja­dor reci­be el pro­duc­to ínte­gro de su pro­duc­ción, podría fácil­men­te con­tri­buir a aten­der todos los gas­tos gene­ra­les de la colec­ti­vi­dad o pue­blo don­de viva.

Si tam­bién es efec­ti­vo que tra­ba­jan­do todos bas­ta­ría con tres o cua­tro horas de tra­ba­jo dia­rio, nos pare­ce muy razo­na­ble que si en todos los pue­blos lle­gan a vivir los hom­bres fra­ter­nal­men­te, los tra­ba­jos gene­ra­les para el per­fec­cio­na­mien­to de las como­di­da­des se harían con todo gus­to, con par­te del tiem­po libre res­tan­te, des­pués de cum­plir con su tra­ba­jo obli­ga­to­rio, o con cuo­tas impues­tas sobre su pro­duc­to, pues­to que lo reci­bi­ría ínte­gro.

Si el pro­duc­to nace del tra­ba­jo del tra­ba­ja­dor a él le per­te­ne­ce.

Si el tra­ba­ja­dor tra­ba­ja con una máqui­na aje­na, el pro­duc­to debe repar­tir­se como jus­ta­men­te corres­pon­de entre el valor del tra­ba­jo apor­ta­do por el hom­bre y el des­gas­te de la máqui­na que corres­pon­da.

Dón­de nace la uti­li­dad.– Como en la actua­li­dad el capi­ta­lis­ta es quien eva­lúa el valor del tra­ba­jo de cada obre­ro, resul­ta que rea­li­za­da la pro­duc­ción en todas las indus­trias, que­da un sobran­te que el capi­ta­lis­ta lla­ma uti­li­dad y se la guar­da.

Pero como ya hemos demos­tra­do en capí­tu­los ante­rio­res, esa uti­li­dad no es otra cosa que la mer­ma en el sala­rio rea­li­za­da en cada obre­ro, no nece­si­ta­mos en este capí­tu­lo sino recor­dar ese hecho.

La uti­li­dad nace del sal­do del sala­rio que no se paga al tra­ba­ja­dor. Podría­mos acep­tar ese pro­ce­di­mien­to si esa uti­li­dad fue­ra des­ti­na­da a obras de uti­li­dad gene­ral para las colec­ti­vi­da­des que la pro­du­cen, pero como actual­men­te se la guar­da el patrón en bene­fi­cio indi­vi­dual, resul­ta una usur­pa­ción.

Pero acep­ta­ría­mos eso, siem­pre que pri­me­ro se cubran las inme­dia­tas nece­si­da­des del obre­ro.

Que­da cons­tan­cia, pues, que las lla­ma­das uti­li­da­des se for­man de una mane­ra indig­na.

El repar­to pre­sen­te.– En el pre­sen­te el repar­to de la pro­duc­ción se hace injus­ta­men­te.

Fru­to de ese mal repar­to es la mise­ria del mayor núme­ro y la abun­dan­cia para unos pocos.

El repar­to de la pro­duc­ción toma gene­ral­men­te dos nom­bres: uti­li­dad y sala­rio.

La uti­li­dad la apro­ve­chan los que no tra­ba­jan.

El sala­rio es una mise­ra­ble ración de ham­bre para el mayor núme­ro.

En estas con­di­cio­nes ini­cuas se hace el repar­to de la rique­za social que la natu­ra­le­za da como patri­mo­nio a todos, con la úni­ca con­di­ción de tra­ba­jar.

El repar­to futu­ro.– Cuan­do la huma­ni­dad se vaya enca­mi­nan­do a vivir con­for­me a la doc­tri­na socia­lis­ta, el repar­to de la rique­za social apro­ve­cha­ra a todos, por­que como lo aca­ba­mos de mani­fes­tar poco antes, todos tra­ba­ja­rán y todos usu­fruc­tua­rán del pro­duc­to de su tra­ba­jo.

El repar­to se rea­li­za­rá con­for­me a los medios que se vayan emplean­do en cada país por medio de las leyes y de las cos­tum­bres. Esto está más amplia­men­te expli­ca­do en los capí­tu­los que tra­tan sobre los medios de rea­li­zar el socia­lis­mo, pero no cerra­re­mos este párra­fo, sin dar­le más ampli­tud.

La acción socia­lis­ta en la actua­li­dad, ha modi­fi­ca­do, la for­ma del repar­to de la rique­za social, cuan­do por medio de su orga­ni­za­ción ha con­tri­bui­do a ele­var los sala­rios y a bajar el pre­cio de la vida, a la vez que va con­quis­tan­do segu­ros con­tra acci­den­tes, pro­tec­cio­nes con­tra el ham­bre, pen­sio­nes a la vejez.

Todo esto, que ya es una reali­dad en algu­nos paí­ses, no lo ha dado la bur­gue­sía capi­ta­lis­ta, sino que se lo ha arran­ca­do a viva fuer­za la orga­ni­za­ción y la con­cien­cia de los socia­lis­tas orga­ni­za­dos,

Y sobre todo eso que ya es un prin­ci­pio de mejor repar­to de la rique­za social, irá mejo­rán­do­se cada momen­to más, a medi­da que crez­ca la fuer­za socia­lis­ta orga­ni­za­da, por­que sin orga­ni­za­ción nada se con­si­gue.

En el futu­ro la orga­ni­za­ción socia­lis­ta con­quis­ta­rá menos horas de tra­ba­jo, más sala­rio y vida más bara­ta por medio de sus coope­ra­ti­vas y será de esta mane­ra cómo el repar­to de la rique­za social irá cum­plién­do­se, en bene­fi­cio de los que aho­ra sufren pri­va­cio­nes.

Las inmen­sas rique­zas que hoy están en manos de los gran­des hacen­da­dos irán pasan­do, poco a poco, a ser­vir en bene­fi­cio de todos, por medio de impues­tos pro­gre­si­vos sobre las ren­tas, sobre las heren­cias y de otras mane­ras jun­tas sin que por estos pro­ce­di­mien­tos se empo­brez­can ni dis­mi­nu­yan sus pla­ce­res los seño­res de hoy.

Resu­men y con­se­cuen­cias

Ter­mi­na­re­mos esta par­te cre­yen­do haber deja­do expues­to en las pági­nas ante­rio­res, lo que es el socia­lis­mo, es decir, hemos expli­ca­do que el socia­lis­mo es un sen­ti­mien­to de jus­ti­cia y de amor que va en bus­ca de la feli­ci­dad para todos.

Hemos pre­sen­ta­do a medias los defec­tos de la vida pre­sen­te para con­ven­cer que es nece­sa­rio per­fec­cio­nar esa vida que así resul­ta indig­na tan­to para los que viven bien como para los que viven mal.

Des­pués de haber expre­sa­do lo que es el socia­lis­mo, pro­cu­ran­do con­ven­cer a nues­tros lec­to­res de que el socia­lis­mo es en ver­dad un refi­na­do sen­ti­mien­to de amor y jus­ti­cia luchan­do con­tra la mal­dad y el egoís­mo orga­ni­za­do y que impe­ra en el mun­do actual, que­re­mos aho­ra expli­car por qué medios se rea­li­za­ra el socia­lis­mo.

Esto es muy impor­tan­te decir­lo, por­que nues­tra fir­me pro­pa­gan­da logra con­ven­cer a muchos de que son inme­jo­ra­bles nues­tras ideas y de que ellas harían real­men­te la feli­ci­dad ver­da­de­ra, pero en cam­bio se ha hecho más difí­cil con­ven­cer de que el socia­lis­mo no nece­si­ta muchos años para ser cos­tum­bre uni­ver­sal de la socie­dad.

Por eso, las pági­nas que siguen están des­ti­na­das a pre­sen­tar y ana­li­zar los medios por los cua­les el socia­lis­mo se rea­li­za­rá.

El socia­lis­mo es, pues, lo opues­to a todos los defec­tos socia­les y por lo cual apa­re­ce como el per­fec­cio­na­mien­to mis­mo.

II

¿COMO SE REALIZARÁ EL SOCIALISMO?

¿Cuá­les serán sus medios?

Los enemi­gos del socia­lis­mo lo des­fi­gu­ran y pre­sen­tan su doc­tri­na muy dis­tin­ta de lo que es en reali­dad para, de ese modo, ata­car­lo más fácil­men­te y hacer creer a las gen­tes que el socia­lis­mo es impo­si­ble.

A la vez que así calum­nian la doc­tri­na, cuan­do hablan sobre los medios que se ponen o se pon­drían en prác­ti­ca para rea­li­zar el socia­lis­mo, nues­tros enemi­gos hablan mil bar­ba­ri­da­des, pre­sen­tán­do­nos a los socia­lis­tas como unos ban­di­dos san­gui­na­rios, a pesar de que la acción socia­lis­ta se encau­za en lo posi­ble, den­tro de un espí­ri­tu de jus­ti­cia, equi­dad y amor.

El socia­lis­mo se rea­li­za­rá usan­do dos cir­cuns­tan­cias pre­di­lec­tas:

La tác­ti­ca y los medios.

La tác­ti­ca se desa­rro­lla­rá en cada país, según su, ambien­te atá­vi­co, y según las moda­li­da­des de cada pue­blo y las con­ve­nien­cias loca­les.

Los medios, gene­ral­men­te, son igua­les en todos los, paí­ses, pero se des­ta­can dos medios pre­di­lec­tos: la orga­ni­za­ción de los tra­ba­ja­do­res y su edu­ca­ción en la doc­tri­na.

En con­se­cuen­cia, el socia­lis­mo usa­rá para rea­li­zar­se como armas de com­ba­te: la edu­ca­ción doc­tri­na­ria y moral del pue­blo por medio del libro, del folle­to, del perió­di­co, del dia­rio, de la tri­bu­na, de la con­fe­ren­cia, del tea­tro, del arte; la orga­ni­za­ción de toda cla­se de aso­cia­cio­nes que con­cu­rran al mis­mo fin; de la acción ‑polí­ti­ca para la con­quis­ta de los pode­res públi­cos; de la acción gre­mial para la lucha de cla­ses; de la orga­ni­za­ción coope­ra­ti­va para ir mono­po­li­zan­do los actua­les nego­cios del mun­do, has­ta que el poder de la coope­ra­ti­va sea tina ver­da­de­ra fuer­za de socia­li­za­ción de todos los medios de pro­duc­ción y de cam­bio.

Toda esta acción la rea­li­za actual­men­te el socia­lis­mo usan­do para ello los medios lega­les que cada nación fran­quea, esto cuan­do las nacio­nes tie­nen orga­ni­za­ción cons­ti­tu­cio­nal. En los paí­ses des­pó­ti­cos como Rusia, los socia­lis­tas se han vis­to for­za­dos a una obra vio­len­ta para poder con­quis­tar liber­ta­des demo­crá­ti­cas que fran­queen el pro­gre­so de las ideas.

El socia­lis­mo se rea­li­za­rá por esos medios ya dichos, en for­ma metó­di­ca y poco a poco, rea­li­zán­do­se hoy una medi­da y maña­na otra.

Los deta­lles de ese «cómo se rea­li­za­rá» es lo que empe­za­mos a expli­car.

Fun­da­men­tos his­tó­ri­cos de los medios como lle­ga­rá la reali­dad el socia­lis­mo.– La evo­lu­ción natu­ral que se ope­ra en las socie­da­des es un medio fun­da­men­tal his­tó­ri­co indes­truc­ti­ble, inevi­ta­ble, por­que el pro­gre­so, como el movi­mien­to son leyes de la vida, con­tra las cua­les nadie ni nada se pue­de opo­ner.

La huma­ni­dad mar­cha pro­gre­si­va­men­te a su per­fec­ción. Esto es un hecho his­tó­ri­co inne­ga­ble por­que des­de que hay his­to­ria, des­de que se pue­de adver­tir su ras­go de la vida huma­na, des­de ese pasa­do tan remo­to, has­ta el momen­to pre­sen­te, la vida de la huma­ni­dad ha sido una carre­ra no dete­ni­da jamás de pro­gre­so y de per­fec­ción y ese mis­mo hecho his­tó­ri­co vis­to y pro­ba­do, es la segu­ri­dad de que la huma­ni­dad segui­rá mar­chan­do en bus­ca de más per­fec­ción y el por­ve­nir que ya se divi­sa para la huma­ni­dad no es otra cosa que el socia­lis­mo.

Para algu­nos está muy lejos.

Para noso­tros los socia­lis­tas está muy cer­ca.

Con­ven­ci­dos de que el por­ve­nir es el socia­lis­mo, que­re­mos apre­su­rar la lle­ga­da de ese por­ve­nir ade­lan­tan­do la cul­tu­ra y la edu­ca­ción de los pue­blos.

Mien­tras más rápi­da­men­te avan­ce­mos en la cul­tu­ra y la edu­ca­ción jun­to con la orga­ni­za­ción de los tra­ba­ja­do­res, más cer­ca, mucho más cer­ca esta­mos del por­ve­nir y, por lo tan­to, del socia­lis­mo.

No somos noso­tros los que ase­gu­ra­mos nues­tro pró­xi­mo triun­fo, es la his­to­ria de hechos con­su­ma­dos, quien se encar­ga de garan­ti­zar­nos de ese éxi­to.

La his­to­ria estric­ta de los hechos no enga­ña.

Como lo hemos dicho ya, la Huma­ni­dad es una cade­na sin inte­rrup­ción de pro­gre­sos, con la her­mo­sa par­ti­cu­la­ri­dad de que un pro­gre­só alcan­za­do ha sido base indes­truc­ti­ble para cimen­tar nue­vos pro­gre­sos, cada día más gran­des, y como el socia­lis­mo no es otra cosa que el pro­gre­so mara­vi­llo­so, lle­ga­rá a ser cús­pi­de cuan­do la Huma­ni­dad ofrez­ca por todas sus par­tes pro­gre­so y pro­gre­sos.

Medios eco­nó­mi­cos

Para el socia­lis­mo, posi­ble­men­te los medios de carác­ter eco­nó­mi­co que adop­ta y que adop­ta­rá serán los de mayor poten­cia para lle­gar a la rea­li­za­ción de los idea­les.

La acción eco­nó­mi­ca del pro­le­ta­ria­do, es el poder demás poten­cia y qui­zás supe­rior al medio polí­ti­co.

Por eso le dedi­ca­mos mayor aten­ción a la orga­ni­za­ción eco­nó­mi­ca que a la orga­ni­za­ción polí­ti­ca.

La lucha de cla­ses.– Las cla­ses exis­ten en la socie­dad muy mar­ca­da­men­te divi­di­das; unas muy opu­len­tas, muy aris­to­crá­ti­cas y otras muy infe­li­ces y pobres.

Las cla­ses exis­ten. Son un hecho.

Des­de que exis­ten cla­ses, exis­te lucha entre ellas. Esta lucha se ha hecho inevi­ta­ble ya y más inten­sa cada día que trans­cu­rre.

Para el socia­lis­mo no pue­de pasar des­aper­ci­bi­da la lucha de cla­ses, por­que es un fac­tor de la trans­for­ma­ción social.

El socia­lis­mo, pro­pia­men­te dicho, no quie­re hacer odio­sa la lucha de cla­ses, sino que, reco­no­cien­do su exis­ten­cia, tra­ta de encau­zar la lucha de cla­ses, para evi­tar sus desas­tro­sas accio­nes y para lle­gar hacia la armo­nía social, con­si­guien­do la des­apa­ri­ción de las cla­ses moti­va­da por el anta­go­nis­mo social, has­ta que la Huma­ni­dad sólo se com­pon­ga de her­ma­nos tra­ba­ja­do­res todos, due­ños de su tra­ba­jo libre, tra­ba­jan­do amo­ro­sa­men­te para el bien de todos, uti­li­zan­do para su ‑como­di­dad de todas las inven­cio­nes de la mecá­ni­ca y de la quí­mi­ca.

La orga­ni­za­ción del tra­ba­jo.– Para sua­vi­zar las aspe­re­zas de la lucha de cla­ses y para extin­guir­la, los socia­lis­tas se ocu­pan con acti­vi­dad de orga­ni­zar debi­da­men­te el tra­ba­jo y los tra­ba­ja­do­res.

De la mayor orga­ni­za­ción que reali­ce­mos los socia­lis­tas depen­de­rán los resul­ta­dos más feli­ces.

La orga­ni­za­ción ha dado ya exce­len­tes fru­tos, que con­ti­núan apro­ve­chan­do aque­llos paí­ses, que han teni­do suer­te de expe­ri­men­tar ya los bue­nos resul­ta­dos de la orga­ni­za­ción.

Es nece­sa­rio con­ven­cer a los tra­ba­ja­do­res de que son un gran poder, como no hay otro, pero la fuer­za de su poder sólo resi­de en la orga­ni­za­ción.

El gre­mio.– El gre­mio es el pri­mer esca­lón de la orga­ni­za­ción.

Cada tra­ba­ja­dor se agru­pa, aso­cián­do­se, con los demás de su ofi­cio o cla­se de tra­ba­jo.

Cada gre­mio reúne así en su seno las fuer­zas pro­duc­ti­vas de una mis­ma pro­fe­sión y pue­de ejer­cer influen­cias sobre la indus­tria.

Des­pués de la orga­ni­za­ción gre­mial, los tra­ba­ja­do­res for­man otras cla­ses de orga­ni­za­cio­nes com­bi­na­das que reúnen mayor fuer­za y supe­rior acción.

Los tra­ba­ja­do­res de un mis­mo ofi­cio en dis­tin­tos pue­blos de un país for­man des­pués del gre­mio, lo que se lla­ma una fede­ra­ción nacio­nal.

Tam­bién se for­ma la fede­ra­ción inter­na­cio­nal de un mis­mo ofi­cio, estre­chan­do sus rela­cio­nes los tra­ba­ja­do­res de una nación a otra con el pro­pó­si­to de defen­der sus intere­ses.

En un mis­mo pue­blo, exis­tien­do orga­ni­za­dos dis­tin­tos gre­mios, se for­ma lo que se lla­ma una fede­ra­ción local, para com­bi­nar las fuer­zas obre­ras de un pue­blo y hacer­las ser­vir en bene­fi­cio de los intere­ses obre­ros.

En una nación que ten­ga muchas orga­ni­za­cio­nes en dis­tin­tos pue­blos, se for­ma la Con­fe­de­ra­ción del Tra­ba­jo que reúne en un solo seno todas las fuer­zas orga­ni­za­das de un país para hacer­las ser­vir en su pro­pio bien.

Esta for­ma de orga­ni­za­ción de lo sim­ple a lo com­pues­to, no es una ilu­sión ni un pro­yec­to, es una reali­dad viva y pode­ro­sa en muchas nacio­nes va.

En Euro­pa están muy bien orga­ni­za­dos los obre­ros de todas sus nacio­nes, sin excluir nin­gu­na.

Las demás par­tes del mun­do cuen­tan con bue­nas orga­ni­za­cio­nes, aun­que no en el pie de los euro­peos.

En Suda­mé­ri­ca, el país que cuen­ta con mejor orga­ni­za­ción es la Repú­bli­ca Argen­ti­na.

Esta for­ma de orga­ni­za­ción lle­va­da cada día a mayor per­fec­ción y enca­mi­na­da a ser­vir las doc­tri­nas del socia­lis­mo, será uno de los medios más pode­ro­sos para efec­tuar la rea­li­za­ción de la doc­tri­na, por­que el tra­ba­ja­dor orga­ni­za­do así lucha­rá con más éxi­to para dis­mi­nuir la explo­ta­ción y la opre­sión que actual­men­te sopor­ta.

La huel­ga.– Los tra­ba­ja­do­res han teni­do y tie­nen que luchar con la cla­se capi­ta­lis­ta orga­ni­za­da, rica, pode­ro­sa Y en el Gobierno y todos sus medios a su dis­po­si­ción, de mane­ra que la lucha entre estas dos cla­ses es muy des­igual. Sin embar­go los tra­ba­ja­do­res tie­nen a su dis­po­si­ción un arma for­mi­da­ble de un poder casi siem­pre inven­ci­ble y esa arma es la huel­ga, es decir la para­li­za­ción colec­ti­va del tra­ba­jo.

Pero la huel­ga no pue­de hacer­la el tra­ba­ja­dor con segu­ri­da­des de éxi­to sino cuan­do es orga­ni­za­da.

Por eso des­pués de la orga­ni­za­ción gre­mial de los tra­ba­ja­do­res, es cuan­do se pue­de emplear la huel­ga como un ins­tru­men­to favo­ra­ble a los intere­ses del tra­ba­ja­dor.

Es ver­dad que la huel­ga, aun­que sea pací­fi­ca, es en sí mis­ma un acto de pre­sión o de vio­len­cia, pero, es nece­sa­rio reco­no­cer que no hay otro medio que resul­te efi­caz a los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res.

La cla­se capi­ta­lis­ta, en noven­ta casos sobre cien ha demos­tra­do no tener con­cien­cia ni cora­zón y a las peti­cio­nes razo­na­bles de los tra­ba­ja­do­res les ha con­tes­ta­do nega­ti­va­men­te.

Has­ta el momen­to pre­sen­te la huel­ga ha desem­pe­ña­do el papel sal­va­dor de los tra­ba­ja­do­res y gra­cias a la huel­ga los tra­ba­ja­do­res dis­fru­tan de algu­nas ven­ta­jas.
A medi­da que los tra­ba­ja­do­res van per­fec­cio­nan­do su orga­ni­za­ción, la huel­ga va resul­tan­do más per­fec­ta y más efi­caz y se va emplean­do para la con­quis­ta de mejo­res liber­ta­des.

Con la huel­ga el tra­ba­ja­dor ha con­se­gui­do mejor sala­rio; menos horas de tra­ba­jo; des­can­so de un día por sema­na; abo­li­ción de tra­ba­jos noc­tur­nos que pue­den hacer­se en el día; regla­men­ta­ción nacio­nal de las con­di­cio­nes del tra­ba­jo; modi­fi­ca­ción del carác­ter de los jefes e capa­ta­ces; per­fec­cio­na­mien­to de los ins­tru­men­tos de tra­ba­jo para evi­tar des­gra­cias; indem­ni­za­cio­nes en los acci­den­tes; con la huel­ga se ha con­se­gui­do, en algu­nas par­tes, has­ta el aba­ra­ta­mien­to de los arrien­dos de habi­ta­cio­nes.

La huel­ga ha sido un medio de mejo­ra­mien­to de los tra­ba­ja­do­res siem­pre que se haya sabi­do emplear­la.

La huel­ga ha obte­ni­do has­ta la modi­fi­ca­ción de las leyes y regla­men­tos.

Con la huel­ga, en Aus­tria, se con­si­guió la ley del sufra­gio uni­ver­sal que dio a los tra­ba­ja­do­res la repre­sen­ta­ción que les corres­pon­día.

Con la ame­na­za de la huel­ga, en Chi­le se con­si­guió la supre­sión de los impues­tos al gana­do argen­tino.

Con la huel­ga, en Rosa­rio de San­ta Fe, los tra­ba­ja­do­res obli­ga­ron al muni­ci­pio a dero­gar la orde­nan­za que exi­gía las impre­sio­nes digi­ta­les y el regis­tro poli­cial de los ope­ra­rios de los vehícu­los.

En f in, la huel­ga es el gran medio, por­que los tra­ba­ja­do­res y los socia­lis­tas se ayu­da­rán a ganar con­quis­tas cada vez más gran­des, a medi­da que crez­ca la capa­ci­dad de la orga­ni­za­ción de los tra­ba­ja­do­res.

La huel­ga será, por fin, el arma for­mi­da­ble con que los tra­ba­ja­do­res pon­drán fin a la gue­rra y a la paz arma­da de las nacio­nes, que es la rui­na eco­nó­mi­ca de los pue­blos.

Este es el medio más efi­caz de acción y de lucha y con este medio los tra­ba­ja­do­res arran­ca­rán hoy una mejo­ra y maña­na otra y sin dete­ner­se jamás en el camino de su lucha por la ver­da­de­ra eman­ci­pa­ción los tra­ba­ja­do­res podrán lle­gar a rea­li­zar com­ple­ta­men­te todas sus gran­des aspi­ra­cio­nes de jus­ti­cia social.

Sin embar­go, a pesar de que la huel­ga es de por si un medio efi­caz, los tra­ba­ja­do­res tie­nen toda­vía varios otros medios pode­ro­sos de que están usan­do y que se expli­can ense­gui­da.

La coope­ra­ti­va y su gran fuer­za de acción y de trans­for­ma­ción.– Si la huel­ga es un medio de lucha ya cono­ci­do uni­ver­sal­men­te, la coope­ra­ti­va es otro medio aun­que no muy cono­ci­do toda­vía y menos expe­ri­men­ta­do que la huel­ga, pero es un medio efi­caz y en el por­ve­nir será un gran poder de trans­for­ma­ción y de ver­da­de­ra socia­li­za­ción colec­ti­va que absor­be­rá por com­ple­to toda la vida eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra del mun­do.

La coope­ra­ti­va es un medio que se desa­rro­lla más silen­cio­sa­men­te, con más incon­ve­nien­tes, pero es más revo­lu­cio­na­ria, más pode­ro­sa, más efi­caz para la trans­for­ma­ción que per­si­gue el socia­lis­mo.

Pode­mos decir, que sólo en los últi­mos diez años, los socia­lis­tas prin­ci­pian a tomar ver­da­de­ro inte­rés y acti­vi­dad por la coope­ra­ti­va.

Pare­ce más fácil orga­ni­zar un gre­mio con su fede­ra­ción que una coope­ra­ti­va.

El gre­mio se orga­ni­za y vive con pocos socios que paguen sus cuo­tas.

Mien­tras que la coope­ra­ti­va nece­si­ta de más capi­tal, de más cui­da­do, de más inte­li­gen­cia. Pero en cam­bio la coope­ra­ti­va hace efec­ti­va las rei­vin­di­ca­cio­nes o mejo­ras que con­quis­ta el gre­mio.

Sin la coope­ra­ti­va, cuan­do un gre­mio con­quis­ta alza del sala­rio, el comer­cio sube más el pre­cio de la vida.

Con la coope­ra­ti­va, cuan­do un gre­mio con­quis­ta alza del sala­rio, se evi­ta el enca­re­ci­mien­to de la vida, por­que la coope­ra­ti­va con­ti­núa ven­dien­do al pre­cio jus­to, sal­vo que las pro­duc­cio­nes que ingre­sen de afue­ra a la coope­ra­ti­va obli­guen un alza.

La coope­ra­ti­va ven­de­rá siem­pre más bara­to que cual­quier comer­cio, pues­to que la misión de la coope­ra­ti­va no es para lucrar sino para coope­rar al aba­ra­ta­mien­to de la vida y a la vez inde­pen­di­zar­nos del comer­cio bur­gués.

La coope­ra­ti­va es de dos cla­ses gene­ra­les: de con­su­mo y de pro­duc­ción. A medi­da que se ensan­che la acción de la coope­ra­ti­va se inde­pen­di­za­rá cada vez más del con­tac­to con la bur­gue­sía.

Si la coope­ra­ti­va es de con­su­mo tie­ne que sur­tir­se de todo lo que nece­si­te en el comer­cio por mayor o en las fábri­cas.

Si la coope­ra­ti­va es de pro­duc­ción vivi­rá más inde­pen­dien­te si la mate­ria pri­ma la fabri­ca o la pro­du­ce ella mis­ma.

Para rea­li­zar la pro­duc­ción del pan, com­ple­ta­men­te inde­pen­dien­te de la cla­se capi­ta­lis­ta sería menes­ter que la coope­ra­ti­va socia­lis­ta sea due­ña del sue­lo, que cose­che tri­go, que ten­ga moli­nos y pana­de­rías.

Las coope­ra­ti­vas de Man­ches­ter, en Ingla­te­rra, han alcan­za­do ya ese gra­do de inde­pen­den­cia.

La for­ma­ción de muchas coope­ra­ti­vas aun­que sean sólo de con­su­mo, con­tri­bui­rá mucho al aba­ra­ta­mien­to de la vida.

A medi­da que la coope­ra­ti­va vaya abar­can­do más el cam­po de la pro­duc­ción pro­pia, más bara­ta se irá hacien­do la vida.

La coope­ra­ti­va, median­te la coope­ra­ción de los gre­mios, rea­li­za­ra pro­gre­sos increí­bles. A medi­da que se agran­de la acción de la orga­ni­za­ción gre­mial, más vas­tas serán las coope­ra­ti­vas y más pron­to rea­li­za­rán su obra eman­ci­pa­do­ra.

El ochen­ta por cien­to, a lo menos, de los con­su­mi­do­res per­te­ne­cen a la cla­se pro­le­ta­ria. De mane­ra que todas las coope­ra­ti­vas, si logran reu­nir el capi­tal nece­sa­rio para desa­rro­llar­se ten­drán clien­te­la sufi­cien­te.

La coope­ra­ti­va exten­de­rá su acción a todos los ramos de la indus­tria.

Fun­da­rá fábri­cas de teji­dos de todas cla­ses, para fabri­car telas nece­sa­rias para todos los usos.

Ten­drá fábri­cas de ropa que con­su­man los pro­duc­tos de las fábri­cas de teji­dos, apar­te del con­su­mo de los par­ti­cu­la­res.

Podrán ali­men­tar la fábri­ca de telas, coope­ra­ti­vas agrí­co­las que pro­duz­can la mate­ria pri­ma: algo­dón o lanas, etcé­te­ra.

Los gre­mios exten­de­rán su acción para fun­dar el tra­ba­jo coope­ra­ti­vo como lo rea­li­zan los alba­ñi­les de Bahía Blan­ca con todo éxi­to.

Desa­rro­llán­do­se sin lími­tes la acción de la coope­ra­ti­va lle­ga­rá a fabri­car todo cuan­to nece­si­ta el mun­do, pues­to que la mayor par­te de los con­su­mi­do­res del mun­do irán engro­san­do el ejér­ci­to de la orga­ni­za­ción obre­ra.

Las coope­ra­ti­vas agrí­co­las pro­du­ci­rán muchas mate­rias pri­mas, que uti­li­za­rán las coope­ra­ti­vas de pro­duc­ción, apar­te de que pro­du­ci­rán todos los artícu­los agrí­co­las des­ti­na­dos a la ali­men­ta­ción.

Las coope­ra­ti­vas de pro­duc­ción fabri­ca­rán todo cuan­to sea nece­sa­rio.

Las coope­ra­ti­vas de con­su­mo ven­de­rán a los con­su­mi­do­res los pro­duc­tos de las otras coope­ra­ti­vas.

Las coope­ra­ti­vas de tra­ba­jo supri­mi­rán los inter­me­dia­rios lla­ma­dos con­tra­tis­tas, lo que sig­ni­fi­ca­rá tra­ba­jo más bara­to y sala­rio más alto.

Una vez que el socia­lis­mo domi­ne sobre el comer­cio y las indus­trias, impon­drá sus leyes; leyes que serán siem­pre en bene­fi­cio cre­cien­te para todos, y que en el caso más des­fa­vo­ra­ble será su acción supe­rior a lo que actual­men­te se lla­ma legal.

Hoy se esta­ble­ce una fábri­ca y fun­cio­na con­for­me a las leyes lan­zan­do al mer­ca­do sus pro­duc­tos.

Al día siguien­te se ins­ta­la otra fábri­ca de igual pro­duc­to, pero con más capi­tal y pro­ce­di­mien­tos más moder­nos, que le per­mi­te ven­der más bara­to su pro­duc­to, por lo cual la fábri­ca ante­rior fra­ca­sa sin que nadie indem­ni­ce al fra­ca­sa­do, cual­quie­ra que fue­se la can­ti­dad per­di­da.

Si la acción de una coope­ra­ti­va obli­ga el cie­rre de un esta­ble­ci­mien­to bur­gués aná­lo­go, no habrá hecho nin­gún acto ile­gal ni con­de­na­ble bajo el con­cep­to de la vida actual.

Si los que fra­ca­san por efec­tos de la com­pe­ten­cia capi­ta­lis­ta que­dan en la mise­ria, la socie­dad actual los deja aban­do­na­dos a su pro­pia suer­te.

Posi­ble­men­te duran­te los pri­me­ros éxi­tos de la coope­ra­ti­va ocu­rran estos mis­mos hechos sin otros reme­dios que los que tie­nen actual­men­te, pero a medi­da que el poder de la coope­ra­ti­va avan­ce, los indi­vi­duos de los esta­ble­ci­mien­tos bur­gue­ses que fra­ca­sen pasa­rán a ocu­par empleos den­tro de las coope­ra­ti­vas, para que ganen el sus­ten­to nece­sa­rio.

Cuan­do el pro­gre­so de las coope­ra­ti­vas lle­gue al mayor gra­do de rique­za y de poder, irá moti­van­do la clau­su­ra de las indus­trias y del comer­cio bur­gués y de esta mane­ra se habrá rem­pla­za­do el actual régi­men indus­trial bur­gués, por el régi­men indus­trial socia­lis­ta en el cual, pro­gre­san­do tam­bién por gra­dos, irá des­apa­re­cien­do toda for­ma o ves­ti­gio de explo­ta­ción has­ta que lle­gue el momen­to en que cada tra­ba­ja­dor reci­ba el fru­to ínte­gro de su tra­ba­jo.

La acción de la coope­ra­ti­va a medi­da que vaya cre­cien­do irá reci­bien­do apo­yos por dos fuer­zas sepa­ra­das depen­dien­tes del mis­mo pro­le­ta­ria­do y esas fuer­zas son la orga­ni­za­ción gre­mial y la acción polí­ti­ca enca­mi­na­da a obte­ner del Esta­do algu­nas ven­ta­jas que la posi­ción polí­ti­ca del socia­lis­mo pue­da deter­mi­nar en su favor.

Con­si­de­ran­do así las cosas, la coope­ra­ti­va será el arma más for­mi­da­ble de la gran revo­lu­ción que el socia­lis­mo ope­ra para la feli­ci­dad huma­na.

¡Qué her­mo­so será ver en el mun­do, den­tro de un por­ve­nir cer­cano, el comer­cio y la indus­tria en manos de la coope­ra­ti­va socia­lis­ta, fabri­can­do todo lo que es bueno y útil, y exclu­yen­do, con su poder y con su bon­dad, para siem­pre, la fabri­ca­ción de fal­si­fi­ca­cio­nes y vene­nos que se ven­den hoy al públi­co por ali­men­tos!

¡Qué her­mo­so y qué gran­de será ver en el mun­do la Huma­ni­dad tra­ba­jan­do, uni­da, como una fami­lia aman­te don­de no haya más que ter­nu­ra!

¡Qué subli­me apa­re­ce­rá enton­ces la obra del socia­lis­mo, tan ofen­di­da y tan calum­nia­da en el pre­sen­te!

Medios polí­ti­cos

Los medios eco­nó­mi­cos de lucha que usa el socia­lis­mo le son pro­pios, no exis­ten de su géne­ro en la socie­dad bur­gue­sa.

Cree­mos que el socia­lis­mo podrá triun­far con sólo su acción eco­nó­mi­ca. Qui­zás bas­ta­ría para su triun­fo la acción del gre­mio y sus fede­ra­cio­nes y la acción de la coope­ra­ti­va.

Se entien­de que a la acción gre­mial y coope­ra­ti­va, va agre­ga­da la acción edu­ca­ti­va, moral y de cul­tu­ra, que ele­va­rá gra­do a gra­do el valor y la capa­ci­dad de los tra­ba­ja­do­res.

Sin embar­go de pen­sar así, esti­ma­mos que usar los medios polí­ti­cos no esta­rá de más. Mien­tras más armas se usan en una lucha, más segu­ri­da­des habrá de lle­gar más lue­go a la vic­to­ria.

El pro­le­ta­ria­do socia­lis­ta usa tam­bién los medios polí­ti­cos para poner las fuer­zas del esta­do al ser­vi­cio del pro­gre­so de su doc­tri­na.

Al usar el medio polí­ti­co podría guiar­nos el cri­te­rio de que lo que por la ley se cons­tru­ye por la ley se per­fec­cio­na o modi­fi­ca.

Todos los días los pode­res legis­la­ti­vos dero­gan leyes y crean nue­vas, según van apa­re­cien­do las nece­si­da­des con­for­me a los pro­gre­sos de la vida moder­na.

Es una medi­da de pre­vi­sión usar el medio polí­ti­co y obte­ner la repre­sen­ta­ción que se pue­da; por­que la cla­se capi­ta­lis­ta al encon­trar­se sola en el poder legis­la­ti­vo dic­ta­ría leyes que detu­vie­ran o prohi­bie­ran el desa­rro­llo de la orga­ni­za­ción de los gre­mios y de las coope­ra­ti­vas, lo cual haría más difí­cil la lucha eman­ci­pa­do­ra del pue­blo y pro­du­cir­la más víc­ti­mas pues­to que los con­ven­ci­dos no deten­dre­mos jamás nues­tra acción.

Vea­mos enton­ces cómo usa­ría­mos los medios polí­ti­cos para apo­yar la acción gre­mial y coope­ra­ti­va, que ha de lle­var­nos al triun­fo de la doc­tri­na socia­lis­ta.

La con­quis­ta de los pode­res polí­ti­cos.– La vida eco­nó­mi­ca y social está en ínti­mo con­tac­to con la acción polí­ti­ca en la actual socie­dad. Los pode­res polí­ti­cos son ins­tru­men­tos de ser­vi­cio públi­co que dis­pen­san sus favo­res a quien los mane­ja.

Actual­men­te, la cla­se capi­ta­lis­ta tie­ne en sus manos el poder polí­ti­co en todos los paí­ses.

Los indus­tria­les, para ase­gu­rar la fácil colo­ca­ción de sus pro­duc­tos hacen ser­vir los pode­res del Esta­do en su bene­fi­cio indi­vi­dual dic­tan­do leyes pro­tec­to­ras en dos mane­ras: den­tro del país, influ­yen­do sobre las tari­fas de fle­tes de trans­por­tes y sobre las con­tri­bu­cio­nes e impues­tos y para bara­jar­se de la com­pe­ten­cia extran­je­ra con las tari­fas adua­ne­ras.

Esas leyes lla­ma­das de pro­tec­ción a la indus­tria nacio­nal se han pre­sen­ta­do como una espe­ran­za para el pue­blo, pero en reali­dad sólo en bene­fi­cio de los capi­ta­lis­tas.

Cuan­do vemos que de los pode­res polí­ti­cos, la cla­se capi­ta­lis­ta hace un poder de opre­sión para el pue­blo y de bene­fi­cio para ella, com­pren­de­mos la nece­si­dad de que noso­tros recu­rra­mos a usar los pode­res polí­ti­cos para hacer­los ser­vir nues­tra doc­tri­na y para eso es pre­ci­so con­quis­tar­los.

Tal como el pro­gre­so de la maqui­na­ria ha pro­du­ci­do un males­tar para los tra­ba­ja­do­res y éstos en vez de pen­sar en des­truir­la tra­ba­jan por con­quis­tar­la para some­ter­la a su ser­vi­cio den­tro de la doc­tri­na socia­lis­ta, así tam­bién los pode­res polí­ti­cos en vez de repu­diar­los debe­mos con­quis­tar­los, por­que por aho­ra no pode­mos des­truir­los.

Enton­ces el deber del pro­le­ta­ria­do orga­ni­za­do es con­quis­tar los pode­res polí­ti­cos, y cuan­do la bur­gue­sía recu­rra a frau­des, cohe­cho y otras inde­cen­cias para bur­lar la ley, enton­ces el pro­le­ta­ria­do debe recu­rrir a supre­mas accio­nes para impe­dir que se bur­len sus dere­chos y sus con­quis­tas.

Misión de la mino­ría socia­lis­ta en el Con­gre­so.– Mien­tras los socia­lis­tas están en mino­ría en el Con­gre­so su acción más impor­tan­te será la fis­ca­li­za­ción a los actos inco­rrec­tos y la crí­ti­ca a los defec­tos de la orga­ni­za­ción pre­sen­te.

En la crea­ción de las leyes, los socia­lis­tas gas­ta­rán todos los empe­ños posi­bles por intro­du­cir todo aque­llo que con­cu­rra a sal­var al pro­le­ta­ria­do de la rapa­ci­dad bur­gue­sa.

Si la mino­ría socia­lis­ta pue­de, intro­du­ci­rá sus leyes pro­pias y libra­rá la bata­lla para con­ver­tir­las en leyes efec­ti­vas.

Den­tro de esta acción la mino­ría socia­lis­ta va obte­nien­do ven­ta­jas. Las pri­me­ras leyes con­quis­ta­das ser­vi­rán de base y apo­yo para sobre ellas con­quis­tar otras.

Las leyes que ya en algu­nos paí­ses se han arran­ca­do, son un prin­ci­pio de la doc­tri­na socia­lis­ta.

La obs­truc­ción será otro medio con que la mino­ría socia­lis­ta podría dete­ner las picar­días bur­gue­sas.

Misión de la mino­ría socia­lis­ta en el muni­ci­pio.– Los socia­lis­tas rea­li­zan ya muy impor­tan­tes labo­res en los muni­ci­pios don­de tie­nen influen­cia, aun­que ella sea en mino­ría.

Las mino­rías socia­lis­tas en Bél­gi­ca y en otros paí­ses han rea­li­za­do una obra inmen­sa­men­te gran­dio­sa y subli­me, que no podrá ser des­trui­da, y que es ya el cimien­to de la obra supe­rior del socia­lis­mo que segui­rá cons­ti­tu­yén­do­se sobre ese prin­ci­pio.

Sin apar­tar su acción de crí­ti­ca y fis­ca­li­za­ción, los socia­lis­tas pro­cu­ran apro­ve­char toda oca­sión para empu­jar la acción muni­ci­pal en ser­vi­cio de la doc­tri­na.

La acción legal e ile­gal del socia­lis­mo.– En bue­nas cuen­tas el socia­lis­mo sólo rea­li­za accio­nes lega­les, pues­to que su mar­cha va siem­pre enca­mi­na­da a per­fec­cio­nar.

Cual­quie­ra que sea la opi­nión de los impug­na­do­res del socia­lis­mo, la ver­dad apa­re­ce­rá siem­pre cons­ta­tan­do que nues­tra acción mar­cha hacia la per­fec­ción y por eso jamás podrá ser ile­gal.

La modi­fi­ca­ción de las cos­tum­bres socia­les por medio de la ley.– Como ya lo hemos dicho, una ley modi­fi­ca otra ley. Así la acción legis­la­do­ra del socia­lis­mo en mino­ría o mayo­ría será para modi­fi­car lo que está imper­fec­to.

El códi­go civil en muchos paí­ses esta­ble­ce res­pon­sa­bi­li­da­des para los patro­nes que tuvie­ran cul­pa en las des­gra­cias que en el tra­ba­jo ocu­rran a los obre­ros, pero en for­ma tan defi­cien­te que casi siem­pre resul­ta nula. En algu­nos paí­ses los socia­lis­tas han logra­do intro­du­cir no sólo modi­fi­ca­cio­nes sino leyes nue­vas den­tro de ese pen­sa­mien­to.

La ley modi­fi­ca en algu­nos casos las cos­tum­bres y en otros las leyes son un resul­ta­do de las cos­tum­bres.

La pena de muer­te es una cos­tum­bre social que la ley modi­fi­ca­rá abo­lién­do­la.

El sala­rio es cos­tum­bre social que escla­vi­za a los obre­ros a una ración de ham­bre, pero el sala­rio deja­rá de ser una escla­vi­tud a medi­da que la ley, empu­ja­da por los socia­lis­tas, vaya creán­do­les con­ti­nuas garan­tías.

Así por ese camino es como avan­za­rá el socia­lis­mo, y no se crea que será mar­cha lar­ga, podría­mos com­pa­rar el pro­gre­so del socia­lis­mo con los pro­gre­sos de los medios de loco­mo­ción y de trans­por­te.

De la vie­ja carre­ta que cos­to­sa­men­te aca­rrea­ba unos cuan­tos bul­tos y pasa­je­ros, pasa­mos al coche más per­fec­to y des­pués al ferro­ca­rril y al vapor que mul­ti­pli­có pode­ro­sa­men­te la capa­ci­dad del trans­por­te y como aún se abri­gan espe­ran­zas de más per­fec­tos medios de trans­por­tes, así el socia­lis­mo día por día es más fácil su camino y día por día se mul­ti­pli­can sus medios de pro­pa­gan­da y de con­vic­ción, de tal modo que la fuer­za modi­fi­ca­do­ra es cada día más pode­ro­sa.

En Bue­nos Aires había 1200 socia­lis­tas el año 1904 y en 1912 hubo más de 20 000, de lo cual resul­ta que en nue­ve años, 18 000 indi­vi­duos trans­for­ma­ron su cri­te­rio.

Y que­da bien defi­ni­do, por­que no habien­do sido socia­lis­tas antes, lo eran aho­ra.

La trans­for­ma­ción del pen­sa­mien­to en Ale­ma­nia es más rápi­da y sor­pren­den­te aún.

El año 1871 los socia­lis­tas eran 100 000. Diez años des­pués, en 1881, eran 300 000. Doce arios más tar­de en 1893 eran ya 1700 000, y once años más ade­lan­te, en 1912, son ya 4 000 000.

¿Qué sig­ni­fi­ca todo este inmen­so pro­gre­so?

Que la cos­tum­bre se modi­fi­ca a impul­sos de la pro­pa­gan­da.

Sola­men­te en Ale­ma­nia, más de 2 000 000 de elec­to­res trans­for­ma­ron su modo de pen­sar en el espa­cio de die­ci­nue­ve años.

Esto es una prue­ba evi­den­te en bene­fi­cio de todas nues­tras afir­ma­cio­nes. Como estos hechos nadie pue­de negar­los, por­que exis­ten, son nues­tra mejor prue­ba.

De este modo es como el socia­lis­mo gana­rá su vic­to­ria y como se acer­ca­rá cada día más a ella.

Se com­pren­de­rá fácil­men­te que cada día el socia­lis­mo dis­po­ne de más ele­men­tos de pro­gre­so.

Tome­mos Ale­ma­nia como ejem­plo. En 1871 sólo eran 100 000 elec­to­res que hacían pro­pa­gan­da socia­lis­ta. Aho­ra en 1912 son 4 000 000 de elec­to­res que hacen pro­pa­gan­da socia­lis­ta. Por estos hechos se com­pren­de que la acción de nues­tra pro­pa­gan­da se mul­ti­pli­ca infi­ni­ta­men­te cada año.

En 1900, los socia­lis­tas ale­ma­nes no tenían cin­cuen­ta dia­rios y hoy tie­nen más de cien­to vein­te dia­rios sin tomar en cuen­ta los perió­di­cos.

En dis­tin­tas pro­por­cio­nes la pro­pa­gan­da socia­lis­ta avan­za en todos los paí­ses del mun­do.

Cuan­do se com­prue­ben estos hechos se verá que el triun­fo del socia­lis­mo no está a siglos de dis­tan­cia y aun­que lo estu­vie­ra, si se con­si­de­ra indis­pen­sa­ble, debe apor­tár­se­le el mayor con­cur­so para que se acer­que más pron­to.

La influen­cia socia­lis­ta en la legis­la­ción nacio­nal.– En todos los paí­ses don­de haya dipu­tados socia­lis­tas, la mayor par­te de las leyes lle­va­rán algo del socia­lis­mo y den­tro de la legis­la­ción irán intro­du­cién­do­se, poco a poco, los pen­sa­mien­tos del socia­lis­mo.

En la legis­la­ción de casi todos los paí­ses euro­peos hay ya bas­tan­te prin­ci­pia­do en mate­ria de legis­la­ción socia­lis­ta. Esto es tam­bién un medio prác­ti­co usa­do actual­men­te por el socia­lis­mo para ir avan­zan­do en el per­fec­cio­na­mien­to de la socie­dad.

Las últi­mas huel­gas mine­ras y ferro­ca­rri­le­ras de Ingla­te­rra han hecho que la legis­la­ción se preo­cu­pa­ra inme­dia­ta­men­te de per­fec­cio­nar las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas entre patro­nes y obre­ros.

La influen­cia socia­lis­ta en el muni­ci­pio.– Sien­do mayor la repre­sen­ta­ción muni­ci­pal socia­lis­ta que la legis­la­ti­va, es evi­den­te que todo aque­llo que pue­da resol­ver­se den­tro de la acción muni­ci­pal será apro­ve­cha­do, como lo es ya, por los socia­lis­tas.

A medi­da que avan­ce­mos en este tra­ba­jo vamos cons­ta­tan­do que el socia­lis­mo lucha por todos los medios sin des­cui­dar nada para apro­ve­char bien el tiem­po.

Para deta­llar los resul­ta­dos de la influen­cia ejer­ci­da por el socia­lis­mo has­ta hoy en los dis­tin­tos muni­ci­pios sería nece­sa­rio varios libros volu­mi­no­sos.

La acción muni­ci­pal socia­lis­ta tien­de a per­fec­cio­nar todo lo que esté a su alcan­ce, pero muy espe­cial­men­te tien­de a aba­ra­tar la vida, hacien­do que el muni­ci­pio influ­ya en el abas­to de los ali­men­tos y ha lle­ga­do a mono­po­li­zar algu­nos ser­vi­cios como el de la leche, la luz, el agua, la loco­mo­ción urba­na, etcé­te­ra.

No ha des­cui­da­do la ins­truc­ción, fomen­tan­do las escue­las muni­ci­pa­les para lle­nar los vacíos que deja el des­cui­do del Esta­do.

La acción bur­gue­sa para dete­ner el socia­lis­mo.– La bur­gue­sía opo­ne dis­tin­tas accio­nes para dete­ner el avan­ce del socia­lis­mo, pero todas des­gra­cia­das.

Si opo­ne la vio­len­cia, el núme­ro de los abne­ga­dos para hacer f ren­te o bur­lar la vio­len­cia aumen­ta.

Si opo­ne una acción de mejo­ra­mien­tos a medias, el socia­lis­mo los apro­ve­cha.

La mayor par­te del pro­le­ta­ria­do va reco­no­cien­do que la acción de la bur­gue­sía, cuan­do se incli­na en sen­ti­do favo­ra­ble al pue­blo, no lle­va nun­ca un sen­ti­mien­to com­ple­ta­men­te noble.

Pare­ce que en la actua­li­dad la acción anti­so­cia­lis­ta de la bur­gue­sía no influ­ye casi nada para dete­ner el pro­gre­so del socia­lis­mo, que se ope­ra aún en las nacio­nes más atra­sa­das.

La polí­ti­ca inter­na­cio­nal.– El sen­ti­mien­to lla­ma­do Patrio­tis­mo es crea­ción bur­gue­sa para dis­tan­ciar a los tra­ba­ja­do­res de dis­tin­tas nacio­nes.

En pre­sen­cia de esa acción bur­gue­sa el socia­lis­mo va rea­li­zan­do en cada nación una polí­ti­ca de carác­ter inter­na­cio­nal que día por día va borran­do las fron­te­ras crea­das por la bur­gue­sía y hacien­do efec­ti­va la fra­ter­ni­dad de los tra­ba­ja­do­res a tra­vés de las nacio­nes.

La cla­se capi­ta­lis­ta para aumen­tar sus rique­zas, no se preo­cu­pa de nacio­na­li­da­des y son muchas las empre­sas en que hay com­pro­me­ti­dos capi­ta­les de dis­tin­tas nacio­nes.

La cla­se obre­ra tam­bién, como lo pro­ba­re­mos más ade­lan­te, rea­li­za su polí­ti­ca de acer­ca­mien­to inter­na­cio­nal.

Misión de la mayo­ría socia­lis­ta en el Con­gre­so y muni­ci­pios. – Algún día los socia­lis­tas lle­ga­rán a dis­po­ner de mayo­rías en Con­gre­sos y muni­ci­pios. Esto no sig­ni­fi­ca­rá de nin­gu­na mane­ra un triun­fo final del socia­lis­mo. Pero sí una mayo­ría tra­ba­ja­rá más rápi­da­men­te den­tro de su radio de acción.

Hay ya mayo­rías en algu­nos muni­ci­pios y su labor toda tien­de a faci­li­tar el camino para mayo­res pro­gre­sos.

Las mayo­rías socia­lis­tas en cual­quier Con­gre­so, con­ta­rán duran­te muchos años con la opo­si­ción terri­ble de las mino­rías bur­gue­sas.

Sin embar­go, unien­do la acción de la mayo­ría socia­lis­ta en un Con­gre­so, con la acción gre­mial, coope­ra­ti­va y edu­ca­ti­va, su poder revo­lu­cio­na­rio será incon­te­ni­ble y no será obra de muchos años la rea­li­za­ción com­ple­ta de una vida socia­lis­ta.

Cual­quier nación nos dará el día menos pen­sa­do un supre­mo ejem­plo.

La idea de la repú­bli­ca sur­gió esplen­do­ro­sa y triun­fó en algu­nas par­tes, pero la vida monár­qui­ca con­ti­núa su camino, pro­cu­ran­do man­te­ner su régi­men.

En los últi­mos años hemos vis­to trans­for­mar­se tres gran­des e his­tó­ri­cos impe­rios: Rusia y Tur­quía se trans­for­ma­ron en monar­quías cons­ti­tu­cio­na­les; Chi­na se trans­for­mó en Repú­bli­ca, y el Por­tu­gal lo mis­mo.

Sin embar­go toda­vía siguen alti­vos muchos impe­rios.

Así el socia­lis­mo logra­rá triun­far en toda una nación, y tal como hoy ha alcan­za­do gran domi­nio en algu­nos muni­ci­pios, lo con­se­gui­rá en algu­na nación.

La obra del socia­lis­mo es hoy más fácil que lo que fue en sus comien­zos la obra de la Repú­bli­ca.

A medi­da que se acer­quen las trans­for­ma­cio­nes más gran­des, las res­pon­sa­bi­li­da­des socia­lis­tas serán supe­rio­res y la misión de las mayo­rías con­sis­ti­rá en cui­dar que nada se des­víe de su pro­pio camino.

Cuan­do lle­gue el momen­to en que apa­rez­can mayo­rías socia­lis­tas en algu­nos Con­gre­sos, la opi­nión públi­ca de esos paí­ses ya esta­rá alta­men­te pre­pa­ra­da por la pro­pa­gan­da que el socia­lis­mo haya rea­li­za­do con los gre­mios, con las coope­ra­ti­vas, con la pren­sa, con las con­fe­ren­cias y con el tea­tro mis­mo, apar­te de todo el can-lino de pro­pa­gan­da que se haya reco­rri­do con las mino­rías socia­lis­tas en Con­gre­sos y muni­ci­pios.

La Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res.– En el pre­sen­te momen­to es ya un hecho la exis­ten­cia per­fec­ta­men­te orga­ni­za­da de la Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res. Su fuer­za de acción se afir­ma día por día. La influen­cia en mar­cha de la vida huma­na se deja sen­tir bien cla­ra­men­te.

En pocos años más la Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res será un poder legis­la­ti­vo cuyas leyes se cum­pli­rán con supe­rior per­fec­ción a las leyes bur­gue­sas del pre­sen­te.

La vida eco­nó­mi­ca indus­trial será legis­la­da por la Inter­na­cio­nal sin que el poder del oro bur­gués pue­da elu­dir sus sabios fallos, ni tor­cer el rum­bo de sus accio­nes.

Pero ¿quié­nes for­man la Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res que tan­to poder desa­rro­lla­rá?

For­man par­te de la Inter­na­cio­nal la mayor par­te de las gran­des fede­ra­cio­nes gre­mia­les de los tra­ba­ja­do­res; for­man par­te casi todos los par­ti­dos socia­lis­tas del mun­do, con sus res­pec­ti­vos repre­sen­tan­tes y su ya pode­ro­sa pren­sa obre­ra y socia­lis­ta; for­man par­te tam­bién las pode­ro­sas coope­ra­ti­vas.

En muy poco tiem­po más, el gran mun­do indus­trial ira sin­tien­do muy aden­tro la gran influen­cia de las leyes que dic­ta la Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res que es diri­gi­da por todos los tra­ba­ja­do­res inte­li­gen­tes y pen­sa­do­res que hay en el mun­do.

En la Inter­na­cio­nal están reu­ni­das todas las nacio­na­li­da­des del mun­do. La inte­li­gen­cia obre­ra y socia­lis­ta de todos los paí­ses se reúne y se refun­de en la acción de la Inter­na­cio­nal. Allí están uni­dos euro­peos con asiá­ti­cos, afri­ca­nos, ame­ri­ca­nos y oceá­ni­cos.

Medios socia­les y mora­les

A todos los medios de acción trans­for­ma­do­ra que uti­li­za el socia­lis­mo y que hemos deta­lla­do ante­rior­men­te, debe­mos de agre­gar los medios socia­les que en cada círcu­lo de la socie­dad desa­rro­lla el socia­lis­mo y que hace des­ta­car en pri­mer lugar la con­duc­ta y la mora­li­dad.

Los socia­lis­tas actúan en todos los círcu­los de la socie­dad y en cada uno de ellos van dejan­do la semi­lla, ya sea con el ejem­plo de sus actos, ya sea con su pro­pa­gan­da des­de la tri­bu­na públi­ca o par­la­men­ta­ria, por la pren­sa o la con­ver­sa­ción.

Toda per­so­na que con­tem­ple un momen­to el radio de acción que abar­ca la pro­pa­gan­da socia­lis­ta, se con­ven­ce­rá que no hay ya un rin­cón de la socie­dad bur­gue­sa don­de no pene­tre por lo menos un débil rayo de la luz de la doc­tri­na socia­lis­ta.

La influen­cia del socia­lis­mo en la edu­ca­ción.– Los socia­lis­tas influ­yen ya no sólo sobre la edu­ca­ción de la infan­cia sino que tam­bién en la de los adul­tos.

En las cla­ses inte­lec­tua­les el socia­lis­mo ha logra­do cap­tar­se muchos adep­tos, muy espe­cial­men­te entre el pro­fe­so­ra­do, por lo cual no es raro que en las escue­las mis­mas del Esta­do algu­nos pro­fe­so­res van ofre­cien­do en su ense­ñan­za y en su con­duc­ta algu­nas moda­li­da­des de la doc­tri­na socia­lis­ta.

La pren­sa es un arma de edu­ca­ción. Y la pren­sa socia­lis­ta se mul­ti­pli­ca ince­san­te­men­te espar­cien­do su obra ins­truc­to­ra y edu­ca­do­ra en todas las esfe­ras don­de dicha pren­sa pene­tre.

Apar­te de esto el socia­lis­mo va crean­do sus uni­ver­si­da­des supe­rio­res y popu­la­res y sus escue­las pro­pias, ele­men­ta­les y supe­rio­res, don­de la ense­ñan­za es tan segu­ra como incom­pa­ra­ble a la ense­ñan­za bur­gue­sa.

A medi­da que los socia­lis­tas aumen­ten su repre­sen­ta­ción con­gre­sal o muni­ci­pal aumen­ta­rá su influen­cia sobre la edu­ca­ción nacio­nal.

Según sea la doc­tri­na que ins­pi­re a una mayo­ría de, gobierno, será el pro­gre­so de ense­ñan­za que se adop­te en las escue­las del Esta­do.

Por ejem­plo, el cle­ro que tie­ne muchos esta­ble­ci­mien­tos pro­pios de ense­ñan­za des­de la ele­men­tal a la supe­rior y pro­fe­sio­nal, no deja por eso de bata­llar para que en las escue­las del Esta­do se ense­ñe con­for­me al pro­gra­ma que a ellos les con­vie­ne.

Con ese mis­mo dere­cho el socia­lis­mo, apar­te de que cuan­do pue­da fun­de sus escue­las, don­de su acción polí­ti­ca sea pode­ro­sa, impon­drá su volun­tad para regla­men­tar el pro­gra­ma que deba regir en las escue­las del Esta­do, ya sean fis­ca­les o muni­ci­pa­les.

La edu­ca­ción socia­lis­ta rea­li­za­da des­de la más peque­ña edad en el hom­bre, irá modi­fi­can­do más pro­fun­da­men­te los cimien­tos de la socie­dad capi­ta­lis­ta.

La edu­ca­ción cada vez más desa­rro­lla­da y más com­ple­ta que irá ele­van­do la cul­tu­ra de los indi­vi­duos y de la socie­dad, con­tri­bui­rá mien­tras más avan­ce­mos hacia el por­ve­nir a dotar a cada indi­vi­duo y a cada socie­dad de una per­fec­ta noción del dere­cho y de la liber­tad.

La edu­ca­ción tan fir­me­men­te intro­du­ci­da en el hom­bre futu­ro obra­rá para que, en nin­gún caso, nin­gún indi­vi­duo vio­le el dere­cho ni la liber­tad aje­nos.

Actual­men­te ocu­rre que los hom­bres más cul­tos y con mejo­res nocio­nes del dere­cho y de la liber­tad aje­nos que la mul­ti­tud, saben hacer uso de sus accio­nes y jamás vio­lan el dere­cho de los demás.

Por la acción natu­ral del pro­gre­so y del socia­lis­mo cada día aumen­ta el núme­ro de los que saben res­pe­tar el dere­cho ajeno.

Pro­gre­san­do por gra­dos en ese terreno, tie­ne que lle­gar un momen­to en que los jue­ces verán dis­mi­nuir poco a poco su clien­te­la. La dis­mi­nu­ción de los tra­ba­jos, de los jue­ces será, tam­bién, la dis­mi­nu­ción de los medios lucra­ti­vos de la socie­dad (poli­cías, recep­to­res, tin­te­ri­llos, ejér­ci­to).

La escue­la socia­lis­ta.– Bajo este títu­lo pode­mos apre­ciar toda la acción de la pro­pa­gan­da socia­lis­ta pero, sin embar­go, a pesar de eso, los gru­pos socia­lis­tas bata­llan por ir mul­ti­pli­can­do sus pro­pias escue­las.

La con­fe­ren­cia.– Es el medio popu­lar de más vas­ta edu­ca­ción socia­lis­ta.

En el pre­sen­te se rea­li­za con una pro­fu­sión asom­bro­sa y se con­si­de­ra que la acción de la con­fe­ren­cia, ayu­da­da por la pren­sa, pro­du­ce muy rápi­das trans­for­ma­cio­nes en el modo de pen­sar de los seres huma­nos.

Tan impor­tan­te es este medio de pro­pa­gan­da que Ale­ma­nia ha fun­da­do una escue­la con sec­ción exclu­si­va para la pre­pa­ra­ción de sus con­fe­ren­cis­tas y perio­dis­tas. Esta acción está en vías de imi­tar­se por varias otras nacio­nes.

Ade­más en varias nacio­nes se han edi­ta­do libros espe­cia­les para que sir­van de guía a los con­fe­ren­cis­tas en la cons­truc­ción de sus con­fe­ren­cias.

Nos empe­ña­mos en seña­lar los muchos medios de acción que uti­li­za el socia­lis­mo por­que ello es nece­sa­rio al pres­ti­gio de nues­tra gran­dio­sa obra, y para lle­var con­vic­ción a los que dudan de los resul­ta­dos de nues­tra pro­pa­gan­da.

La pren­sa y su gran influen­cia.– La pren­sa es un arma pode­ro­sa y los socia­lis­tas tie­nen un gran cari­ño por la pren­sa y gas­tan gran acti­vi­dad para su pro­gre­so.

Des­de las colum­nas de la pren­sa el socia­lis­mo hace notar grá­fi­ca­men­te los absur­dos y los defec­tos mons­truo­sos que exis­ten toda­vía en el día de hoy ampa­ra­dos por la socie­dad bur­gue­sa y adop­ta­dos como cos­tum­bres socia­les.

La pren­sa socia­lis­ta es actual­men­te una gran fuer­za en todo el mun­do, pero de un poder muy supe­rior en algu­nos paí­ses del nor­te de Euro­pa.

Es un medio más de lucha, de acción, de crí­ti­ca, de pro­pa­gan­da, de dis­cu­sión.

La pren­sa socia­lis­ta sur­ge pode­ro­sa­men­te cada día más esplen­do­ro­sa, reve­lán­do­se en sus colum­nas la capa­ci­dad pro­le­ta­ria y la fuer­za inte­lec­tual socia­lis­ta.

Influen­cia de la cul­tu­ra socia­lis­ta en todas las cla­ses socia­les.– La cul­tu­ra socia­lis­ta toma una moda­li­dad pro­pia del socia­lis­mo que apa­re­ce alta­men­te deli­ca­da y sen­si­ble.

El socia­lis­mo ver­da­de­ro será siem­pre des­cu­bier­to por sus moda­les exqui­si­ta­men­te cul­tos.

Muchos de los que hablan de socia­lis­mo poseí­dos aún de dis­tin­tas cla­ses de vicios, no son sino aspi­ran­tes a socia­lis­tas.

La cul­tu­ra de los socia­lis­tas, en las socie­da­des que actúen será, por sí sola, un medio de pro­pa­gan­da de la doc­tri­na.

Si las cosas todas pro­gre­san y se trans­for­man por la volun­tad e inte­li­gen­cia del hom­bre, es jus­to creer que el hom­bre mis­mo se per­fec­cio­na­rá por la acción de los hom­bres que luchan por la per­fec­ción de la huma­ni­dad toda.

Se ha per­fec­cio­na­do el sis­te­ma de alum­bra­do, pasan­do de la oscu­ri­dad a la luz mara­vi­llo­sa; se han per­fec­cio­na­do los sis­te­mas de loco­mo­ción (trans­por­te), comu­ni­ca­ción de todo géne­ro.

Lo que hoy exis­te no ha exis­ti­do antes. Y hoy no exis­te lo que nace­rá maña­na.

La mayo­ría de los hom­bres de hoy no son capa­ces ni aptos para rea­li­zar el socia­lis­mo, pero hoy los socia­lis­tas sem­bra­mos la doc­tri­na para pre­pa­rar a los niños de hoy a vivir en el socia­lis­mo futu­ro.

El con­cep­to que de la vida y de las cosas tie­nen hoy los hom­bres, no lo tuvie­ron los hom­bres de otras épo­cas. Las cosas que hoy exis­ten han modi­fi­ca­do los modos de vivir y de pen­sar de los seres huma­nos.

Muchas per­so­nas juz­gan hoy impo­si­bles las ideas socia­lis­tas, y eso es por­que juz­gan las cosas bajo el modo de vivir actual y con la cul­tu­ra actual.

Pero hay que pen­sar que la inte­li­gen­cia tam­bién pro­gre­sa como, todas las, cosas y con mayor rapi­dez y más razón.

Los hom­bres del futu­ro, más inte­li­gen­tes que los de hoy, sal­va­rán todos los obs­tácu­los, y peli­gros con más segu­ri­dad.

Actual­men­te muchos hom­bres se preo­cu­pan de per­fec­cio­nar todo lo que exis­te, así las cosas como los seres. Muchos se preo­cu­pan hoy de per­fec­cio­nar los medios de ins­truc­ción. En varios paí­ses de Euro­pa se dispu­tan la ins­truc­ción: el esta­do, el cle­ro y el socia­lis­mo. Si esto pasa hoy, en el futu­ro el deseo de per­fec­cio­nar las cosas y los seres ocu­pa­rá mucho mayor núme­ro de per­so­nas y esta labor hará que el socia­lis­mo sea tina prác­ti­ca her­mo­sa y sea la doc­tri­na que pre­si­da los des­ti­nos de la vida futu­ra.

Resu­men y con­se­cuen­cias

Hemos hecho des­fi­lar innu­me­ra­bles medios de pro­pa­gan­da y de acción socia­lis­ta. Todos esos medios están en per­ma­nen­te acción y todos pro­du­cen bue­nos resul­ta­dos.

Como ya hemos dicho antes, muchos con­si­de­ran mag­ní­fi­ca la doc­tri­na socia­lis­ta, pero dudan que sur­ja pron­to. Esta duda es pro­du­ci­da por­que igno­ran que el socia­lis­mo usa tan­tos medios de acción que se mul­ti­pli­can sin cesar.

Hoy se orga­ni­za un gre­mio, maña­na una fede­ra­ción, des­pués un dia­rio, a con­ti­nua­ción una coope­ra­ti­va, etcé­te­ra. Es la acción ince­san­te de los socia­lis­tas de todos los paí­ses. A medi­da que se vayan hacien­do muy cono­ci­dos todos los medios de lucha del socia­lis­mo y que se apre­cien sus accio­nes irán aumen­tan­do los con­ven­ci­dos de la bon­dad de la doc­tri­na y con­ven­ci­dos ade­más de que la vic­to­ria ya ha prin­ci­pia­do un camino ascen­den­te.

Los actos del socia­lis­mo, tén­ga­se bien pre­sen­te, no pro­du­ci­rán nun­ca mise­ria para nadie, por­que enton­ces des­apa­re­ce­ría la inte­li­gen­cia y la jus­ti­cia que lo guían.

El más orde­na­do repar­to de la pro­duc­ción y de la rique­za que la pro­duc­ción sig­ni­fi­ca, dis­mi­nui­rá lo que en exce­so sin bene­fi­cio toma la cla­se capi­ta­lis­ta y lo que guar­da y lo que que­da sobran­te sin colo­ca­cio­nes en los alma­ce­nes actua­les, para aumen­tar el repar­to a los que care­cen de lo nece­sa­rio en la vida pre­sen­te.

Este pro­ce­di­mien­to hará que en el futu­ro todos ten­gan de todo lo que nece­si­tan, no pudien­do limi­tar­se al libre repar­to sino que en caso de esca­sez de cier­tos artícu­los de la pro­duc­ción, que suce­da por cau­sas natu­ra­les.

La mar­cha majes­tuo­sa y tran­qui­la del socia­lis­mo hacia la vic­to­ria final será sin inte­rrup­ción y la inte­li­gen­cia que se usa en la direc­ción de esta mar­cha hará que nin­gún acto del socia­lis­mo apa­rez­ca pro­du­cien­do víc­ti­mas ni injus­ti­cias, por­que su mar­cha es la mar­cha del pro­gre­so per­fec­to.

Los borra­chos, los juga­do­res, los vicio­sos de todo géne­ro que hoy exis­ten, des­apa­re­ce­rán por la acción del socia­lis­mo. Esto no es una ilu­sión, por­que los millo­nes de hom­bres que hoy viven den­tro de la acción socia­lis­ta, están pro­ban­do que son capa­ces de domi­nar todos los vicios y malas pasio­nes.

Los enfer­mos y dege­ne­ra­dos a con­se­cuen­cia de los vicios tam­bién des­apa­re­ce­rán por la mis­ma acción.

Así es como se selec­cio­na­ra el mun­do. Así es como los hom­bres lle­ga­rán a vivir bien.

El atra­so de algu­nos paí­ses fren­te al pro­gre­so socia­lis­ta de otros pue­blos.– Eso será una cir­cuns­tan­cia inevi­ta­ble duran­te muchos años. Inevi­ta­ble ha sido has­ta el pre­sen­te la des­igual­dad de edu­ca­ción y de cul­tu­ra; y este hecho de la vida reper­cu­ti­rá duran­te algún tiem­po des­pués de ini­ciar­se una ver­da­de­ra vida socia­lis­ta en algu­nos paí­ses.

Por mucho tiem­po habrá algu­nos paí­ses más tar­díos que otros en entrar a la ver­da­de­ra civi­li­za­ción, pero la acción socia­lis­ta será más poten­te enton­ces y apre­su­ra­rá la rege­ne­ra­ción men­tal de los pue­blos atra­sa­dos

III

EL PRESENTE HISTORICO FRENTE AL SOCIALISMO

Dos cau­sas pode­ro­sa­men­te fic­ti­cias opo­nen actual­men­te for­mi­da­ble barre­ra al socia­lis­mo:

El egoís­mo y la igno­ran­cia.– Los que momen­tá­nea­men­te se con­si­de­ran feli­ces y rodea­dos de petu­lan­cia creen que el por­ve­nir siem­pre los ayu­da­rá.

Los igno­ran­tes que no alcan­zan a com­pren­der los encan­tos de una vida mejor.

Ambas cir­cuns­tan­cias jun­tas, en todas las cla­ses de la socie­dad, se con­cier­tan hoy con­tra el socia­lis­mo, y logran for­mar pasa­je­ra­men­te un obs­tácu­lo.

Las gran­des tor­men­tas de la natu­ra­le­za logran for­mar mon­ta­ñas de nie­ve que por algu­nos momen­tos detie­nen la cir­cu­la­ción de algu­nas acti­vi­da­des de la vida huma­na, has­ta que apa­re­ce el sol, que pare­cía momen­tá­nea­men­te ven­ci­do, y con su inmen­so poder con­vier­te las mon­ta­ñas de nie­ve en agua cris­ta­li­na que baja a las lla­nu­ras a her­mo­sear los cam­pos de la pro­duc­ción y a aumen­tar los ele­men­tos de la vida.

Eso es lo que ocu­rre en el pre­sen­te his­tó­ri­co. El egoís­mo y la igno­ran­cia alia­dos for­man una inmen­sa mon­ta­ña de indi­fe­ren­cia a los dolo­res huma­nos.

Pero el Sol del socia­lis­mo des­trui­rá todo eso, trans­for­man­do en amor el egoís­mo; en luz, la igno­ran­cia y, enton­ces, todos los hom­bres se encon­tra­rán en la lla­nu­ra de una vida encan­ta­do­ra, con­de la doc­tri­na socia­lis­ta habrá mul­ti­pli­ca­do has­ta lo infi­ni­to los delei­tes del pla­cer noble y artís­ti­co.

El socia­lis­mo no es el des­po­jo, sino la gran balan­za de la jus­ti­cia.

El socia­lis­mo no es el odio, sino el ver­da­de­ro amor.

Cuan­do de esto se haya con­ven­ci­do la mayo­ría, la des­gra­cia huma­na empe­za­rá a des­apa­re­cer.

Hemos pro­ba­do con hechos his­tó­ri­cos cono­ci­dos del mun­do civi­li­za­do que la socie­dad huma­na ha pasa­do por diver­sas trans­for­ma­cio­nes en sus cos­tum­bres y modos de vivir, lo cual es un argu­men­to pode­ro­so de que tam­bién la socie­dad huma­na sopor­ta­rá la trans­for­ma­ción al socia­lis­mo.

Hemos pro­ba­do que todos los medios que uti­li­za el socia­lis­mo son efi­ca­ces y que ope­ran­do pri­me­ro la trans­for­ma­ción del modo de pen­sar de los indi­vi­duos, lo que por con­se­cuen­cia modi­fi­ca sus cos­tum­bres, alcan­za­rá ense­gui­da a modi­fi­car la socie­dad.

Lle­ga­mos casi al fin de nues­tro tra­ba­jo, des­pués de una serie sin inte­rrup­ción de prue­bas.

Aho­ra bas­ta­rá que el lec­tor sepa com­pren­der todo lo escri­to y que ana­li­ce dete­ni­da­men­te el pro­ble­ma desa­rro­lla­do, toman­do en cuen­ta que al socia­lis­mo se lle­ga­rá por una serie suce­si­va de trans­for­ma­cio­nes que ocu­rri­rán tan­to en las cos­tum­bres socia­les como indi­vi­dua­les.

Lo mis­mo que para tre­par un cerro es menes­ter pre­pa­rar un camino, así el socia­lis­mo que es la for­ma mas ele­va­da de la per­fec­ción, nece­si­ta un camino Y ese es la ins­truc­ción y el pro­gre­so de la inte­li­gen­cia y de la moral.

Diver­sas con­si­de­ra­cio­nes más

Siem­pre des­pués de todo lo leí­do ante­rior­men­te que­da­rá un pero.

Pero… ¿y la igle­sia

Pero… ¿y el ejér­ci­to?

Pero … ¿etc.?

Vamos a dedi­car unas cuan­tas líneas a cada pero.

Decla­ra­mos ante todo que si al lec­tor le que­da algún pero que adu­cir, será sólo por fal­ta de refle­xión en lo que haya leí­do.

Para defi­nir algu­nas de las dudas que que­den será menes­ter repe­tir algo de lo ya dicho o bos­que­ja­do.

El dine­ro.– Mien­tras sub­sis­ta el dine­ro en un régi­men socia­lis­ta, no desem­pe­ña­rá otra fun­ción que ser signo de cam­bio.

Si no des­apa­re­ce inme­dia­ta­men­te será por­que diver­sas cir­cuns­tan­cias de la vida influi­rán para retar­dar esa modi­fi­ca­ción.

Cuan­do des­apa­rez­ca el dine­ro será el momen­to en que la vida indus­trial habrá alcan­za­do el gra­do de per­fec­ción a que hoy la empu­jan los socia­lis­tas.

Las fede­ra­cio­nes obre­ras loca­les, en rela­cio­nes las unas con las otras, regla­men­ta­rán la vida indus­trial y posi­ble­men­te lle­ga­rán a rem­pla­zar a los muni­ci­pios por­que su meca­nis­mo orgá­ni­co resul­ta­rá mejor.

Tra­ba­ja­rían todos los indi­vi­duos de ambos sexos aptos para tra­ba­jar. En ese futu­ro no habrá moti­vos para que nadie repu­die el tra­ba­jo.

Las fede­ra­cio­nes loca­les de los gre­mios ten­drán sus alma­ce­nes y a ellos acu­di­rán, sin nece­si­dad de dine­ro, a reco­ger las mer­ca­de­rías que nece­si­tan.

Nadie nece­si­ta­rá lle­var mayor can­ti­dad de lo que nece­si­ta, por­que sabrá que siem­pre habrá de todo lo nece­sa­rio.

Esta per­fec­ción se rea­li­za­rá cuan­do el esta­do de per­fec­ción social demues­tre la com­ple­ta inuti­li­dad del dine­ro.

Actual­men­te se atre­ven a decir muchos que en un régi­men socia­lis­ta abun­da­ran más que hoy los ocio­sos.

Eso no es otra cosa que una supo­si­ción infun­da­da.

El gra­do de con­cien­cia y de edu­ca­ción alcan­za­do ya en un régi­men socia­lis­ta hará que cada indi­vi­duo sea más cono­ce­dor de todos sus debe­res y será enton­ces una noble­za cum­plir con esos debe­res, de mane­ra que nadie pen­sa­rá dejar de tra­ba­jar, por­que ade­más el tra­ba­jo será una agra­da­ble entre­ten­ción debi­do a los pro­gre­sos de la maqui­na­ria.

El ejér­ci­to.– Los faná­ti­cos patrio­te­ros, come­ten la ino­cen­cia de decla­rar­se enemi­gos del socia­lis­mo, sólo por­que en su doc­tri­na esta­ble­ce la des­apa­ri­ción de los ejér­ci­tos.

Pero es que esos pobres no saben pen­sar.

Hay un hecho inne­ga­ble que ha que­da­do pro­ba­do en las pági­nas ante­rio­res y ese hecho es que la Huma­ni­dad ha veni­do pro­gre­san­do en for­ma que pare­ce no haber­se dete­ni­do un minu­to y pare­ce tam­bién por todas las prue­bas ren­di­das has­ta la f echa que la huma­ni­dad con­ti­nua­rá su mar­cha sin tér­mino hacia mayo­res pro­gre­sos.

Uno de sus más gran­des pro­gre­sos de orden moral será la supe­rior cul­tu­ra ele­va­da día a día, jun­to con su inte­li­gen­cia y gra­do por gra­do.

Cuan­do la huma­ni­dad haya lle­ga­do a vino de sus gra­dos más altos en mate­ria de cul­tu­ra, por esa mis­ma acción verá des­apa­re­cer unos tras otros sus ejér­ci­tos.

Si los hom­bres son bue­nos y no pelean ¿para qué habrá ejér­ci­tos?

Si en la con­cien­cia de cada hom­bre pene­tra el sen­ti­mien­to de hacer sólo el bien ¿quién irá a ser sol­da­do?

Si este mis­mo sen­ti­mien­to se apo­de­ra de los hom­bres que diri­jan las nacio­nes ¿para qué habría ejér­ci­tos?

El baró­me­tro que mar­ca­rá el pro­gre­so de la cul­tu­ra de la ver­da­de­ra moral en los pue­blos será la dis­mi­nu­ción de los ele­men­tos de gue­rra de las nacio­nes.

Por otro lado, los pro­gre­sos mecá­ni­cos de la cien­cia van hacien­do cada día más impo­si­bles las gue­rras.

Repe­ti­mos: el pro­gre­so del buen sen­ti­do será quien desar­me los ejér­ci­tos, que nin­gu­na misión ten­drán que desem­pe­ñar en vis­ta del pro­gre­so alcan­za­do por la huma­ni­dad.

Igual cosa pasa­rá con las poli­cías, jue­ces y armas de ins­tru­men­tos de opre­sión.

No es el socia­lis­mo el que los va a des­truir, es el amor que cre­ce y que domi­nan­do al indi­vi­duo, domi­na­rá a la socie­dad.

Si la mayo­ría de los hom­bres, cuan­do tie­nen tina difi­cul­tad van don­de el juez para que arre­gle el asun­to, y ambas par­tes que­dan al fin y al cabo con­for­mes con lo que falla el juez, así espe­ra­mos que en el futu­ro pro­ce­dan tam­bién las nacio­nes, que cuan­do dos nacio­nes ten­gan dispu­tas vayan don­de un juez que será otra nación.

Cuan­do esto sea una cos­tum­bre, el ejér­ci­to y la mari­na no ten­drán nin­gu­na misión y por sí solos irán des­apa­re­cien­do.

Las igle­sias y sus reli­gio­nes.– Si el socia­lis­mo es una cien­cia eco­nó­mi­ca, por su mis­ma per­fec­ción, lle­va en sí mis­ma el sen­ti­mien­to más puro de la jus­ti­cia.

Cuan­do cada ser humano, des­de el nacer, lle­gue a un ambien­te don­de sólo se res­pi­re jus­ti­cia y per­fec­ción, ese ser cre­ce­rá per­fec­cio­nán­do­se más, pues­to que todas las cosas que le rodean le serán pro­pi­cias a la per­fec­ción.

Cuan­do la huma­ni­dad lle­gue a esa edad, vere­mos qué misión desem­pe­ña­rán las igle­sias y sus reli­gio­nes.

En nues­tro con­cep­to habrán des­apa­re­ci­do como ins­tru­men­tos del pasa­do cuya uti­li­dad cesó.

El futu­ro con­ser­va­rá del pasa­do el prin­ci­pio his­tó­ri­co de todas sus cien­cias y sus artes, pero borra­rá todo aque­llo que haya resul­ta­do inú­til.

El mun­do actual está lleno de igle­sias y de reli­gio­nes y cada una de ellas se atri­bu­ye el pri­vi­le­gio de ser la ver­da­de­ra. Todas ellas hablan del bien humano.

Pero el hecho es que nin­gu­na reli­gión ha pro­du­ci­do la feli­ci­dad de la huma­ni­dad, nin­gu­na. Esto sería una prue­ba sufi­cien­te para ase­gu­rar que no se alcan­za­rá nin­gún bien­es­tar con las reli­gio­nes. Mien­tras tan­to, el socia­lis­mo per­fec­cio­na a los hom­bres y pro­du­ce la ver­da­de­ra feli­ci­dad.

El matri­mo­nio en el futu­ro socia­lis­ta y los hijos.– Toda per­so­na tie­ne dere­cho a expre­sar como quie­ra sus sen­ti­mien­tos. Debi­do a esto se han pre­di­ca­do ati­na­dos y dis­pa­ra­ta­dos pen­sa­mien­tos res­pec­to al matri­mo­nio futu­ro y a la suer­te de los hijos.

El matri­mo­nio, en el pre­sen­te, es un pro­duc­to de la socie­dad que rige has­ta hoy, y como todo en esta socie­dad es defec­tuo­so, el matri­mo­nio tie­ne mil defec­tos.

Si como se ha expre­sa­do en las pagi­nas ante­rio­res, el socia­lis­mo es una doc­tri­na de per­fec­cio­na­mien­to sin inte­rrup­ción, den­tro de ese mis­mo con­cep­to, a la par que todo se per­fec­cio­ne por la acción socia­lis­ta, el matri­mo­nio tam­bién reci­bi­rá las modi­fi­ca­cio­nes que le corres­pon­dan.

Pen­se­mos en la socie­dad feliz del futu­ro. Feliz, por­que habrá cesa­do la explo­ta­ción y con ella el ham­bre, el deli­to y demás des­gra­cias que nos afli­gen. Feliz por­que habrán pro­gre­sa­do el arte, la cul­tu­ra, la ilus­tra­ción y todos los medios de dicha.

Den­tro de esa socie­dad futu­ra el matri­mo­nio será la ver­da­de­ra fuen­te de la dicha don­de naz­ca el ger­men que ase­gu­re la pro­lon­ga­ción de la vida de la espe­cie jun­to con su per­fec­ción más gran­de aún.

No es nece­sa­rio que haga­mos un deta­lle de la for­ma matri­mo­nial del futu­ro socia­lis­ta. Bas­te saber que, la inte­li­gen­cia obra­rá en cada épo­ca de la vida con­for­me al gra­do de pro­gre­so alcan­za­do. Cre­yen­do en esto pode­mos ase­gu­rar que todos los horri­bles mar­ti­rios que encie­rra el matri­mo­nio pre­sen­te, des­apa­re­ce­rán jun­to con las cau­sas que hoy engen­dran más des­gra­cias.

El amor libre es sólo una expre­sión dig­na del pre­sen­te. En el futu­ro no exis­ti­rá esta expre­sión que hace revi­vir en la actua­li­dad los actos de la hipo­cre­sía.

Como hoy no hay liber­tad ni en el matri­mo­nio ni en el amor, por­que la tira­nía del régi­men pre­sen­te la, entra­ba, es la cau­sa de que exis­ta esa expre­sión.

Repe­ti­mos: la mayor Per­fec­ción a que se lle­gue en el futu­ro per­fec­cio­na­rá la base de la Huma­ni­dad que resi­de en la unión de la pare­ja.

Dife­ren­cias entre la doc­tri­na socia­lis­ta y otras doc­tri­nas que pre­ten­den resol­ver la armo­nía social

Nin­gu­na doc­tri­na exis­ten­te en el mun­do pue­de por sí mis­ma resol­ver el pro­ble­ma de la feli­ci­dad.

Sólo le está reser­va­da esta vir­tud al socia­lis­mo.

No se tome esta afir­ma­ción por fana­tis­mo o petu­lan­cia, pues, pro­ba­re­mos que esta afir­ma­ción es exac­ta.

Si son las doc­tri­nas reli­gio­sas, muchas dejan el pro­ble­ma de la feli­ci­dad para alcan­zar­lo en una segun­da vida y pro­cu­rar que en el mun­do se renun­cie a los pla­ce­res huma­nos.

Si son las doc­tri­nas de la demo­cra­cia moder­na cifran la feli­ci­dad en el medio­cre pro­gre­so que pue­dan ofre­cer las demo­cra­cias.

Todas esas doc­tri­nas care­cen de base efec­ti­va para pro­du­cir el per­fec­cio­na­mien­to.

Si todas con­ser­van la pro­pie­dad indi­vi­dual con el dere­cho a su pro­gre­so y al egoís­mo que ese sis­te­ma encie­rra, es inú­til que aspi­ren sin­ce­ra­men­te a nin­gún mejo­ra­mien­to ni per­fec­cio­na­mien­to efec­ti­vo.

Por­que, pre­ci­sa­men­te, el socia­lis­mo trans­for­ma la pro­pie­dad indi­vi­dual per­fec­cio­nán­do­la en, colec­ti­va o común, es que adquie­re su fuer­za pode­ro­sa de ver­da­de­ro pro­gre­so del cual no pue­de nacer sino feli­ci­dad.

La pro­pie­dad indi­vi­dual será siem­pre moti­vo de egoís­mos.

La pro­pie­dad colec­ti­va será siem­pre base de pro­gre­sos, por­que el espí­ri­tu se ensan­cha­rá para pro­du­cir mayo­res como­di­da­des colec­ti­vas.

Muchos viven bien hoy pero a fuer­za de actos bajos e inno­bles. En el futu­ro socia­lis­ta todos vivi­rán bien por medios nobles y dig­nos, lo que enal­te­ce­rá más la per­so­na­li­dad huma­na.

Lec­tor:

Si la doc­tri­na socia­lis­ta la encon­tráis jus­ta en su her­mo­su­ra, gran­de en su noble­za, y dig­na de con­du­cir la vida huma­na, no miréis los incon­ve­nien­tes que se pre­sen­tan para su rea­li­za­ción.

Si tenéis inte­li­gen­cia o si aspi­ráis a inte­li­gen­cia, agre­gad vues­tro indi­vi­dual con­cur­so sola­men­te a la obra pro­pia del pro­gre­so y con eso solo con­tri­bui­réis pode­ro­sa­men­te a esta­ble­cer la vida socia­lis­ta.

La inte­li­gen­cia pro­gre­san­do sobre el futu­ro sal­va­rá todos los obs­tácu­los y los impo­si­bles que hoy se ima­gi­nan los teme­ro­sos de la vida nue­va.

Lec­tor:

Si sen­tís en vues­tra per­so­na ínti­ma la noble­za y la moral para pro­ce­der con­for­me a un cri­te­rio de ver­da­de­ro amor y jus­ti­cia, podéis decir que ha pene­tra­do en vos el noble ideal socia­lis­ta.

Socia­lis­mo es moral y es amor.

Socia­lis­mo es jus­ti­cia y es liber­tad.

Socia­lis­mo es pro­gre­so, pro­gre­san­do.

Por­que todo esto, exis­ti­rá abun­dan­te en el mun­do futu­ro, es que el socia­lis­mo ase­gu­ra su triun­fo y la feli­ci­dad com­ple­ta de los seres.

PROGRAMA Y REGLAMENTO DEL PARTIDO OBRERO SOCIALISTA

Expo­si­ción de prin­ci­pios

Socia­lis­mo es una doc­tri­na por la cual se aspi­ra a trans­for­mar la cons­ti­tu­ción de la socie­dad actual, por otra más jus­ta e igua­li­ta­ria.

Con­si­de­ra­mos que esta socie­dad es injus­ta des­de el momen­to que está divi­di­da en dos cla­ses; una capi­ta­lis­ta que posee las tie­rras, las minas, las fábri­cas, las máqui­nas, las herra­mien­tas de labor, la mone­da y en fin, posee todos los medios de pro­duc­ción; otra, la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que no posee otra cosa, más que su fuer­za mus­cu­lar y cere­bral, la cual se ve obli­ga­da a poner al ser­vi­cio de la cla­se capi­ta­lis­ta para ase­gu­rar su vida, median­te el pago de una can­ti­dad, deno­mi­na­da sala­rio.

Que este sala­rio no corres­pon­de al pro­duc­to total del tra­ba­jo cor­po­ral o men­tal que el obre­ro rea­li­za, sino que es una ínfi­ma par­te de este pro­duc­to y que éste obe­de­ce úni­ca­men­te a la nece­si­dad de dotar de a1imento al hom­bre y cuya can­ti­dad está suje­ta a alte­ra­cio­nes según las nece­si­da­des de la indus­tria o la afluen­cia de pro­duc­to­res.

Con­si­de­ran­do, ade­más, que esta supre­ma­cía no pro­vie­ne de nin­gún efec­to natu­ral, sino del aca­pa­ra­mien­to lle­va­do a cabo por la cla­se capi­ta­lis­ta

Con­si­de­ran­do, tam­bién, que el ambien­te de vida actual, es defec­tuo­so, corrom­pi­do, míse­ro y lleno de igno­ran­cia para aque­llos que no for­man par­te de la cla­se pri­vi­le­gia­da.

Que los pri­vi­le­gios de la bur­gue­sía están garan­ti­za­dos por el poder polí­ti­co, el que tie­ne en sus manos y con el cual dis­po­ne de las fuer­zas opre­so­ras: ejér­ci­tos, poli­cías, jus­ti­cia, legis­la­tu­ra, etcé­te­ra.

Por otra par­te:

Con­si­de­ran­do que la nece­si­dad, la razón y la jus­ti­cia exi­gen que la des­igual­dad y el anta­go­nis­mo entre una y otra cla­se des­apa­rez­can, refor­man­do o des­tru­yen­do el esta­do social que los pro­du­ce.

El Par­ti­do Obre­ro Socia­lis­ta expo­ne que el fin de sus aspi­ra­cio­nes es la eman­ci­pa­ción total de la Huma­ni­dad, abo­lien­do las dife­ren­cias de cla­ses y con­vir­tien­do a todos en una sola cla­se de tra­ba­ja­do­res, due­ños del fru­to de su tra­ba­jo, libres, igua­les, hon­ra­dos e inte­li­gen­tes, y la implan­ta­ción de un régi­men en que la pro­duc­ción sea, un fac­tor común y común tam­bién el goce de los pro­duc­tos. Esto es, la trans­for­ma­ción de la pro­pie­dad indi­vi­dual en pro­pie­dad colec­ti­va o común.

Expo­ne­mos, tam­bién, que para rea­li­zar estos fines trans­for­ma­re­mos en lo posi­ble el medio ambien­te social sal­ván­do­le de igno­ran­cia, vicios y pre­jui­cios.

Rea­li­za­re­mos lucha polí­ti­ca, para arre­ba­tar a la bur­gue­sía el poder polí­ti­co domi­nan­te en el actual esta­do de cosas; rea­li­za­re­mos obra de sanea­mien­to polí­ti­co lle­van­do a las dipu­tacio­nes repre­sen­tan­tes de nues­tra cla­se que impon­gan nues­tro pro­gra­ma; inva­di­re­mos las muni­ci­pa­li­da­des para hacer obra de higie­ni­za­ción en las pobla­cio­nes, abo­lir los impues­tos a los artícu­los de pri­me­ra nece­si­dad para la vida y hacien­do que los ser­vi­cios de uti­li­dad públi­ca gene­ral estén en manos de las mis­mas muni­ci­pa­li­da­des y no sir­van como obje­to de lucro de par­ti­cu­la­res.

Crea­re­mos fábri­cas y alma­ce­nes coope­ra­ti­vos de orden gene­ral, para evi­tar la cares­tía que los comer­cian­tes par­ti­cu­la­res tra­tan de impo­ner.

Orga­ni­za­re­mos a los tra­ba­ja­do­res de todos los gre­mios y ofi­cios en fede­ra­cio­nes de defen­sa con cajas de fon­dos dedi­ca­das esen­cial­men­te al sos­tén de las luchas entre el capi­tal y el tra­ba­jo.

Todos estos actos se rea­li­za­rán ciñén­do­se al siguien­te pro­gra­ma míni­mo, que ser­vi­rá para que, dan­do mayor faci­li­dad a los explo­ta­dos para ins­truir­se, rege­ne­rar­se, dán­do­les mayor liber­tad, más como­di­dad, mejor ali­men­to, más salud, en fin, vida más huma­na, trans­for­me su medio de vida y se capa­ci­te para lograr el fin de nues­tras aspi­ra­cio­nes.

PROGRAMA MINIMO DE MEJORAMIENTO SOCIAL

Medi­das de orden polí­ti­co

Para obte­ner la con­quis­ta del poder polí­ti­co, el Par­ti­do Obre­ro Socia­lis­ta pro­cu­ra­rá apli­car las siguien­tes medi­das:

Per­fec­cio­na­mien­to de nues­tro sis­te­ma polí­ti­co y admi­nis­tra­ti­vo, refor­man­do o crean­do leyes que garan­ti­cen el dere­cho elec­to­ral, de aso­cia­ción, de reu­nión, de pren­sa, de fis­ca­li­za­ción, de segu­ri­dad y toda cla­se de garan­tías.

Supre­sión de los ejér­ci­tos per­ma­nen­tes.

Supre­sión del pre­su­pues­to del cul­to y cle­ro y nacio­na­li­za­ción de sus bie­nes.

Refor­ma del códi­go civil reco­no­cien­do la igual­dad de los sexos. Suma­rios públi­cos y jura­dos popu­la­res para cada cla­se de deli­tos.

Abo­li­ción de la pena de muer­te.

Abo­li­ción de la Cáma­ra de Sena­do­res y Con­se­jo de Esta­do.

Sus­ti­tu­ción del car­go de Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca por una comi­sión eje­cu­ti­va ele­gi­da direc­ta­men­te por el pue­blo.

Medi­das de orden eco­nó­mi­co

Crea­ción de una mone­da cupón oro y de valor esta­ble. Abo­li­ción de los impues­tos que enca­re­cen la vida de los pue­blos. Abo­li­ción de los impues­tos y paten­tes que gra­van la indus­tria y las pro­fe­sio­nes úti­les. Impues­tos direc­tos y pro­gre­si­vos a la ren­ta y a las pro­pie­da­des de inmue­bles y terre­nos. Impues­tos a los lega­dos o dona­cio­nes.

Crea­ción de una Cáma­ra de Tra­ba­jo en la que estén repre­sen­ta­dos los tra­ba­ja­do­res, con ofi­ci­nas en toda la Repú­bli­ca, que estu­dien las nece­si­da­des de la indus­tria y de los pro­duc­to­res y se encar­guen de resol­ver los con­flic­tos sus­ci­ta­dos entre el capi­tal y el tra­ba­jo. Regla­men­ta­ción y fis­ca­li­za­ción del tra­ba­jo, por obre­ros nom­bra­dos por los dis­tin­tos “gre­mios. Fija­ción de la jor­na­da máxi­ma del tra­ba­jo y el sala­rio míni­mo.

Res­pon­sa­bi­li­da­des de los patro­nos, garan­ti­za­das por el Esta­do, en los acci­den­tes del tra­ba­jo. Pen­sión a los ancia­nos o invá­li­dos.

Supre­sión de todo tra­ba­jo a tra­to o pie­za.

Supre­sión del tra­ba­jo de la mujer duran­te la noche o en los meses de emba­ra­zo, y del niño anal­fa­be­to.

Fun­da­ción de barrios obre­ros con medios de trans­por­tes cómo­dos y eco­nó­mi­cos.

Crea­ción de casa de mater­ni­dad para los niños que ten­gan que dejar­se en aban­dono por las madres ya duran­te las horas del tra­ba­jo, o por des­gra­cia.

Medi­das espe­cia­les para los tra­ba­ja­do­res de las fae­nas sali­tre­ras o mine­ras

Pago de sala­rios en mone­da nacio­nal y abo­li­ción del sis­te­ma de fichas o vales.

Supre­sión total de las pul­pe­rías de orden obli­ga­to­rio. Fis­ca­li­za­ción de los obje­tos de con­su­mo y de las pesas y medi­das.

Medi­ción y examen del cali­che por téc­ni­cos nom­bra­dos de acuer­do con los tra­ba­ja­do­res sali­tre­ros. Segu­ri­dad en la eje­cu­ción de las fae­nas, adop­tan­do sis­te­mas espe­cia­les para evi­tar los acci­den­tes del tra­ba­jo.

Urba­ni­za­ción de los cam­pa­men­tos.

Higie­ni­za­ción de las casas de los tra­ba­ja­do­res adop­tan­do mejo­ras mate­ria­les, ele­van­do sus techos, pavi­men­tan­do sus pisos y ven­ti­lan­do con­ve­nien­te­men­te las pie­zas.

Higie­ni­za­ción de los pue­blos de la pam­pa.

Refor­ma de la ense­ñan­za

La ins­truc­ción será lai­ca, obli­ga­to­ria y gra­tui­ta para todos los niños has­ta los cator­ce años.

Apli­ca­ción pre­fe­ren­te de los recur­sos del Esta­do a la ense­ñan­za pri­ma­ria.

Sumi­nis­tro de ali­men­to gra­tui­to a los niños duran­te el día, como asi­mis­mo, de ropas, libros y úti­les esco­la­res.

Fomen­to de escue­las noc­tur­nas y de pro­fe­sio­na­les.

Crea­ción de colo­nias esco­la­res.

Expo­si­cio­nes fre­cuen­tes de labo­res, pro­duc­tos agrí­co­las, indus­tria­les y de arte.

Y por f in:

El Par­ti­do Obre­ro Socia­lis­ta rea­li­za­rá todas aque­llas medi­das de orden polí­ti­co o eco­nó­mi­co que la nece­si­dad y la expe­rien­cia acon­se­jen, mejo­ran­do siem­pre la con­di­ción moral y mate­rial del pro­le­ta­ria­do, ele­van­do su inte­lec­tua­li­dad, su nivel moral, corri­gien­do sus vicios y abo­lien­do las fuen­tes que se lo pro­por­cio­nan, orga­ni­zan­do espe­cial­men­te en socie­da­des de ofi­cio a todos, para que sean capa­ces de influir en la evo­lu­ción del medio ambien­te que ha de trans­for­mar el actual orden de cosas, en socie­dad de bene­fi­cio común.

REGLAMENTO

Obje­to de la orga­ni­za­ción

Art. l.– El Par­ti­do Obre­ro Socia­lis­ta es fun­da­do con el obje­to de reu­nir todas las fuer­zas pro­le­ta­rias del país, a fin de mejo­rar de común acuer­do, la suer­te del pro­le­ta­ria­do.

Art. 2.– Para cum­plir esta tarea y para rea­li­zar ense­gui­da su obje­to más ele­va­do: la eman­ci­pa­ción com­ple­ta de los tra­ba­ja­do­res, el par­ti­do se orga­ni­za­rá sobre el terreno eco­nó­mi­co y polí­ti­co.

For­ma de orga­ni­za­ción

Art. 3.-Compondrán el par­ti­do el con­jun­to de agru­pa­cio­nes sec­cio­na­les que se orga­ni­cen,

Art. 4.– Se orga­ni­za­rán agru­pa­cio­nes sec­cio­na­les don­de haya a lo menos sie­te per­so­nas que acep­ten todos los prin­ci­pios y regla­men­tos de esta orga­ni­za­ción.

Art. 5.– El con­jun­to de estas sec­cio­nes se fede­ra­rán por comu­nas, depar­ta­men­tos, pro­vin­cias o regio­nes según lo requie­ran las nece­si­da­des del par­ti­do.

De las sec­cio­nes

Art. 6.– La agru­pa­ción sec­cio­nal se cons­ti­tu­ye en cada pue­blo o fae­na don­de pue­dan agru­par­se a lo menos sie­te per­so­nas.

Art. 7.– Cada sec­ción tie­ne su admi­nis­tra­ción pro­pia y regla sus asun­tos inter­nos, sin poder impo­ner sus deci­sio­nes a otras sec­cio­nes.

Art. 8.– Todas las sec­cio­nes son igua­les y depen­de­rán de un Con­se­jo Fede­ral, cuyo domi­ci­lio lo deter­mi­na­rá el Con­gre­so del Par­ti­do.

Art. 9.– Cada sec­ción ele­gi­rá un Comi­té Admi­nis­tra­ti­vo com­pues­to de dos secre­ta­rios, un teso­re­ro, un biblio­te­ca­rio y un vocal.

Art. 10.– Cada sec­ción desig­na­rá un dele­ga­do para cons­ti­tuir el Con­se­jo Fede­ral, cuyas atri­bu­cio­nes se expre­san más ade­lan­te. El dele­ga­do de cada sec­ción debe resi­dir en el pun­to fija­do para resi­den­cia del Con­se­jo Fede­ral.

De los Aso­cia­dos

Art.11.– Para ser miem­bro de una sec­ción se soli­ci­ta­rá la afi­lia­ción al Comi­té Admi­nis­tra­ti­vo, patro­ci­nan­do un socio la soli­ci­tud de ingre­so.

Art. 12.– Cada miem­bro paga­rá las cuo­tas que acuer­de la sec­ción, no pudien­do en nin­gún caso bajar esta cuo­ta de un peso men­sual. En nin­gún caso se cobra­rá cuo­ta de incor­po­ra­ción.

Art. 13.– Cada sec­ción envia­rá al Con­se­jo Fede­ral el vein­te por cien­to de sus cuo­tas, cada mes, para los gas­tos de corres­pon­den­cia y pro­pa­gan­da gene­ral.

Art. 14.– Cada sec­ción debe ocu­par­se de su pro­gre­so moral y mate­rial y del pro­gre­so de sus afi­lia­dos median­te la acción com­bi­na­da de todos sus aso­cia­dos.

Art. 15.– Los aso­cia­dos deben reu­nir­se lo mas a menu­do posi­ble.

Todos los aso­cia­dos deben obser­var tan­to en su, vida pri­va­da como públi­ca una con­duc­ta ejem­plar, ale­ján­do­se de los vicios y corrup­cio­nes de que está inva­di­da la actual socie­dad, corno medio de cam­biar el medio ambien­te social.

Del Con­se­jo Fede­ral

Art. 16.– El Con­se­jo Fede­ral se for­ma de un dele­ga­do nom­bra­do por cada sec­ción y for­ma­rá su mesa direc­ti­va igual que las sec­cio­nes.

Art. 17.– Este Con­se­jo ten­drá a car­go la direc­ción ‚gene­ral de la edu­ca­ción en la idea socia­lis­ta y vela­rá por la uni­for­mi­dad de la pro­pa­gan­da.

Art. 18.– Habrá un Con­se­jo Fede­ral en cada región don­de se esti­me nece­sa­ria la Fede­ra­ción de Sec­cio­nes.

Art. 19.– Según las nece­si­da­des elec­to­ra­les, para la lucha polí­ti­ca, o según las nece­si­da­des eco­nó­mi­cas para la lucha social, será la for­ma de las fede­ra­cio­nes.

Art. 20.– Para armo­ni­zar la pro­pa­gan­da, y uni­for­mar la acción, habrá un Con­se­jo Nacio­nal que ten­drá a su car­go todo lo rela­cio­na­do a la acción obre­ra del país.

De los Con­gre­sos Regio­na­les

Art. 21.– Se cele­bra­rá un Con­gre­so regio­nal o pro­vin­cial cada año, en el pun­to seña­la­do por la mayo­ría.

En estos con­gre­sos esta­rán repre­sen­ta­das todas las sec­cio­nes por dos dele­ga­dos cada una.

En estos Con­gre­sos se dis­cu­ti­rá la actua­ción de las sec­cio­nes duran­te el tiem­po pasa­do y se seña­la­rán los rum­bos que con­vie­ne adop­tar en el futu­ro.

Habrá Con­gre­sos extra­or­di­na­rios cuan­do las nece­si­da­des lo requie­ran.

Se cele­bra­rán Con­gre­sos Nacio­na­les cuan­do fue­re con­ve­nien­te a las nece­si­da­des del Par­ti­do, con­for­me lo esta­blez­can los mis­mos Con­gre­sos.

De la Admi­nis­tra­ción

Art. 22.– Cada sec­ción o Fede­ra­ción debe lle­var sus libros de teso­re­ría al día y pre­sen­ta­rá un balan­ce cada mes, el que será revi­sa­do e infor­ma­do por la comi­sión res­pec­ti­va.

Art. 23.– Los fon­dos del par­ti­do sólo se inver­ti­rá en lo que lo acuer­den las res­pec­ti­vas cor­po­ra­cio­nes.

Art. 24.– Los miem­bros del par­ti­do que desem­pe­ñen comi­sio­nes que los obli­guen a aban­do­nar su tra­ba­jo, gana­rán su sala­rio según la tasa corrien­te, que paga­rá la caja res­pec­ti­va.

Edu­ca­ción, Pren­sa y Pro­pa­gan­da

Art. 25.– El par­ti­do man­ten­drá su pren­sa pro­pia para rea­li­zar su misión de edu­car y de pro­pa­gar la doc­tri­na.

Art. 26.– El rum­bo del dia­rio o perió­di­co será diri­gi­do por el Con­se­jo Fede­ral.

Todos los afi­lia­dos al par­ti­do tie­nen la obli­ga­ción de ser sus­crip­to­res del perió­di­co, pagan­do estas sus­crip­cio­nes a la caja de la agru­pa­ción a que per­te­nez­can la cual se enten­de­rá con la admi­nis­tra­ción de la impren­ta.

Art. 27.– El par­ti­do rea­li­za­rá cuan­tas con­fe­ren­cias sean posi­bles y no esca­ti­ma­rá los medios de pro­pa­gan­da

Art. 28.– El Par­ti­do Obre­ro Socia­lis­ta:

Pro­pen­de­rá por todos los medios a su alcan­ce a la orga­ni­za­ción de socie­da­des gre­mia­les y a la crea­ción de fede­ra­cio­nes de ofi­cio para su mejo­ra­mien­to moral y mate­rial y coope­ra­rá con sus fuer­zas al triun­fo de las luchas entre el capi­tal y el tra­ba­jo.

Art. 29.– Los afi­lia­dos al Par­ti­do Obre­ro Socia­lis­ta, están obli­ga­dos a per­te­ne­cer a las socie­da­des gre­mia­les, si están cons­ti­tui­das, y a cons­ti­tuir las no exis­ten­tes.

Art. 30.– Pue­den for­mar par­te inte­gran­te del par­ti­do las socie­da­des gre­mia­les, fede­ra­cio­nes de ofi­cio, coope­ra­ti­vas y todas las demás que aca­ten nues­tros esta­tu­tos y prin­ci­pios. Esas sec­cio­nes ten­drán su movi­mien­to inde­pen­dien­te para los asun­tos eco­nó­mi­cos pero en los movi­mien­tos polí­ti­cos y en los gene­ra­les obra­rán de acuer­do con el par­ti­do.

En las luchas polí­ti­cas

Art. 31.– La elec­ción de can­di­da­tos se hará por las agru­pa­cio­nes sec­cio­na­les, en las fechas que de ante­mano fije el Con­se­jo Fede­ral, de acuer­do con todas las agru­pa­cio­nes.

Cada agru­pa­ción hará su pro­pio escru­ti­nio y lo trans­cri­bi­rá al Con­se­jo Fede­ral.

La elec­ción sólo debe recaer en miem­bros del par­ti­do.

Con la anti­ci­pa­ción nece­sa­ria el par­ti­do se preo­cu­pa­rá de cada cam­pa­ña elec­to­ral.

Nin­guno de los miem­bros del par­ti­do pue­de excu­sar­se de cum­plir con sus debe­res elec­to­ra­les, para afian­zar el poder del par­ti­do.

La pro­cla­ma­ción de can­di­da­tos debe hacer­se en con­ven­ción regio­nal o pro­vin­cial y hacien­do escru­tar los votos indi­vi­dua­les de las sec­cio­nes, hacién­do­lo cons­tar en las actas de las asam­bleas sec­cio­na­les.

Las reso­lu­cio­nes de estos Con­gre­sos no son váli­das sino des­pués de vein­te días duran­te los cua­les pue­den hacer­se los recla­mos a que haya lugar por las sec­cio­nes.

Al Con­se­jo Fede­ral le corres­pon­de decla­rar en vigen­cia estas reso­lu­cio­nes al ter­mi­nar ese pla­zo, des­pués de solu­cio­na­dos los recla­mos.

El par­ti­do no podrá hacer pac­tos con nin­gún otro par­ti­do polí­ti­co, pero en caso de que hubie­ra pro­po­si­ción en este sen­ti­do se dis­cu­ti­rá en las sec­cio­nes pri­me­ro, des­pués en con­gre­sos regio­na­les y por últi­mo en un Con­gre­so Nacio­nal si éste exis­tie­se.

Las sec­cio­nes que no aca­ten estos acuer­dos o pac­ten sin pre­vio acuer­do del par­ti­do, que­dan exclui­das del seno del mis­mo.

Dis­po­si­cio­nes gene­ra­les

Art. 32.– Los acuer­dos de las con­ven­cio­nes for­ma­rán par­te com­ple­men­ta­ria de los regla­men­tos y pro­gra­ma.

Los miem­bros del par­ti­do que se radi­quen en sitios don­de no haya orga­ni­za­ción debe­rán pagar sus cuo­tas al Con­se­jo Fede­ral.

Todo aso­cia­do debe saber que con sus cuo­tas con­tri­bui­rá a la gran­de­za del par­ti­do y a la mayor pro­pa­gan­da de la doc­tri­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *