Este­ban Lazo: “Que el Pri­mer Mun­do pague la mul­ti­mi­llo­na­ria deu­da eco­ló­gi­ca” (+ Video)- Cubadebate

Este­ban Lazo: “Que el Pri­mer Mun­do pague la mul­ti­mi­llo­na­ria deu­da eco­ló­gi­ca” (+ Video)

Esteban Lazo, Vicepresidente cubanoEl vice­pre­si­den­te cubano Este­ban Lazo exi­gió hoy en Cocha­bam­ba, Boli­via, un orden inter­na­cio­nal jus­to y racio­nal para toda la humanidad.

Al inter­ve­nir en la sesión de clau­su­ra de la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia Mun­dial de los Pue­blos sobre Cam­bio Cli­má­ti­co, el tam­bién miem­bro del Buró Polí­ti­co del Par­ti­do Comu­nis­ta de la nación cari­be­ña tam­bién ins­tó a no per­mi­tir que los paí­ses desa­rro­lla­dos tomen como rehén de su polí­ti­ca con­su­mis­ta las nego­cia­cio­nes inter­na­cio­na­les sobre estos temas.

Al res­pec­to, citó al Héroe Nacio­nal de esa Isla, José Mar­tí cuan­do afir­ma­ra que “los pue­blos del mun­do han de poner­se en fila para que no pase el gigan­te de las sie­te leguas”

Lue­go de tras­mi­tir un salu­do al ple­na­rio del líder de la Revo­lu­ción cuba­na, Fidel Cas­tro, y del pre­si­den­te de su país, Raúl Cas­tro, el diri­gen­te con­vo­có a impul­sar un pro­ce­so de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y con­sul­ta con la socie­dad y de diá­lo­go abier­to que per­mi­tan accio­nes urgen­tes para evi­tar mayo­res daños y sufri­mien­tos a la Madre Tierra.

Lazo expre­só el res­pal­do de Cuba a las con­clu­sio­nes de las mesas de tra­ba­jo que deba­tie­ron duran­te tres días los prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de las orga­ni­za­cio­nes socia­les sobre la vida en el pla­ne­ta, entre ellas las cau­sas estruc­tu­ra­les que apun­tan hacia la nece­si­dad de ter­mi­nar con el sis­te­ma capitalista,

Al res­pec­to con­si­de­ró muy posi­ti­va la ini­cia­ti­va del pre­si­den­te anfi­trión Evo Mora­les de con­vo­car esta con­fe­ren­cia de los pue­blos, como una con­tri­bu­ción deci­si­va en la defen­sa de la natu­ra­le­za, en la que debe­mos ser inclau­di­ca­bles, afirmó.

El repre­sen­tan­te cubano lla­mó a que de cara a la pró­xi­ma reu­nión cum­bre de Nacio­nes Uni­das en diciem­bre pró­xi­mo en el bal­nea­rio de Can­cún se debe­rá exi­gir que se ana­li­cen las ver­da­de­ras cau­sas, no solo las con­se­cuen­cias de los impac­tos al medio ambiente.

“Com­pro­me­ta­mos a los gobier­nos del mun­do para que las nego­cia­cio­nes futu­ras ayu­den a tran­si­tar hacia un mode­lo eco­nó­mi­co ver­da­de­ra­men­te sos­te­ni­ble”, precisó.

Tam­bién seña­ló que los paí­ses desa­rro­lla­dos deben res­pe­tar el prin­ci­pio de las res­pon­sa­bi­li­da­des comu­nes pero dife­ren­cia­das y el dere­cho de los pue­blos al desa­rro­llo y a un espa­cio atmos­fé­ri­co justo.

Afir­mó ade­más que habría que exi­gir al mun­do indus­tria­li­za­do, el mayor res­pon­sa­ble del cam­bio cli­má­ti­co, que apor­te recur­sos nue­vos y pague la mul­ti­mi­llo­na­ria deu­da ecológica

Por otra par­te, mani­fes­tó que la Madre Tie­rra nos está pasan­do la fac­tu­ra por el abu­so y los que más han abu­sa­do son los que se opo­nen a tomar medi­das y por lo gene­ral cul­pan a las nacio­nes subdesarrolladas

Asi­mis­mo mani­fes­tó la nece­si­dad de recla­mar­le al gobierno de Esta­dos Uni­dos, el mayor con­ta­mi­nan­te del mun­do, que rati­fi­que el Pro­to­co­lo de Kyo­to y se com­pro­me­ta con una segun­da fase de com­pro­mi­sos más ambiciosos.

En otra par­te de su dis­cur­so, el ora­dor cri­ti­có las con­clu­sio­nes de Copenha­gue, en diciem­bre pasa­do, don­de dijo se des­co­no­cie­ron los recla­mos de la cien­cia y las jus­tas y nece­sa­rias deman­das de la humanidad.

Tam­bién allí, recor­dó, repri­mie­ron a miles de repre­sen­tan­tes de la socie­dad civil que via­ja­ron a esa ciu­dad euro­pea en defen­sa de la Madre Tierra.

El vice­pre­si­den­te cubano arri­bó este miér­co­les a Cocha­bam­ba al fren­te de una dele­ga­ción que tam­bién inte­gran Fer­nan­do Gon­zá­lez, vice­mi­nis­tro de Cien­cia y Tec­no­lo­gía; Abe­lar­do Moreno, vice­mi­nis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res; y el emba­ja­dor cubano en Boli­via, Rafael Dau­sá, entre otros funcionarios.

La comi­ti­va asis­ti­rá ade­más este jue­ves a un mul­ti­tu­di­na­rio acto en el esta­dio cocha­bam­bino Félix Capri­les, don­de cele­bra­rán el Día Inter­na­cio­nal de la Madre Tie­rra, fecha ins­ti­tu­cio­na­li­za­da por Nacio­nes Uni­das en 2009, a pro­pues­ta del pre­si­den­te boliviano.

Antes de par­tir de retorno a su país, Lazo sos­ten­drá un encuen­tro con los cola­bo­ra­do­res cuba­nos de la salud, la edu­ca­ción y los tra­ba­ja­do­res sociales.

(Con infor­ma­ción de Pren­sa Latina)

Frag­men­tos de las decla­ra­cio­nes del vice­pre­si­den­te de Cuba, Juan Este­ban Lazo Her­nán­dez, en la clau­su­ra de la Pri­me­ra Cum­bre Mun­dial sobre Cam­bio Cli­má­ti­co y Dere­chos de la Madre Tie­rra, que se rea­li­za en Cocha­bam­ba, Bolivia:

Real­men­te para noso­tros, que tuvi­mos la posi­bi­li­dad de par­ti­ci­par en Copenha­gue, ha resul­ta­do impre­sio­nan­te el pro­fun­do serio y refle­xi­vo tra­ba­jo que los 17 gru­pos han desa­rro­lla­do duran­te estos días y, sobre todo, el resu­men pro­fun­do, serio y res­pon­sa­ble que han hecho aquí los 4 com­pa­ñe­ros que han habla­do, a los cua­les nos uni­mos; y estén segu­ros por ello feli­ci­ta­mos a todos los par­ti­ci­pan­tes. Estén segu­ros que tra­ba­ja­re­mos uni­dos para hacer reali­dad lo que han dicho.

Sal­var la vida, sal­var la Madre Tie­rra. Yo sugie­ro que sí es posi­ble poder hacer un resu­men de estas cua­tro inter­ven­cio­nes que se hicie­ron en la maña­na de hoy, como par­te del tra­ba­jo que todos debe­mos desarrollar.

Uste­des cono­cen des­de hace mucho tiem­po los plan­tea­mien­tos sobre el tema que ha hecho Fidel Cas­tro y al salir para par­ti­ci­par con uste­des en esta Con­fe­ren­cia, me pidió que le tras­la­da­ra un fra­ter­nal sal­do el Pre­si­den­te Raúl Cas­tro y el líder de la Revo­lu­ción Cuba­na, el com­pa­ñe­ro Fidel, quien ha segui­do de cer­ca el desa­rro­llo de esta his­tó­ri­ca cita.

El 18 de diciem­bre de 2009 fui­mos tes­ti­gos en Copenha­gue del fra­ca­so del inten­to de hallar una solu­ción a la mayor ame­na­za que se extien­de sobre la huma­ni­dad (…) El mun­do, uste­des, habían pues­to sus espe­ran­zas en la Cum­bre. Lar­gos e inten­sos años de pre­pa­ra­ción y nego­cia­cio­nes pre­ce­die­ron la cita. Dece­nas de líde­res y miles de repre­sen­tan­tes de orga­ni­za­cio­nes socia­les y cien­tí­fi­cas acu­die­ron a Copenha­gue por la nece­si­dad de hallar una solu­ción, sin embar­go, la mani­pu­la­ción, el egoís­mo y la fal­ta de volun­tad polí­ti­ca de los paí­ses desa­rro­lla­dos, fun­da­men­tal­men­te del mayor emi­sor de gases con­ta­mi­nan­tes, tor­na­ron esa Con­fe­ren­cia en un imper­do­na­ble fracaso.

Se des­co­no­cie­ron los recla­mos de las cien­cias y las jus­tas deman­das de la huma­ni­dad. Se repri­mió a los repre­sen­tan­tes de la socie­dad civil que via­ja­ron a la capi­tal euro­pea. Una vez más que­dó en evi­den­cia la esen­cia del sis­te­ma capi­ta­lis­ta que per­mi­te que se dedi­quen millo­nes dóla­res a sal­var ban­cos y recom­pen­sar a espe­cu­la­do­res en una gra­ví­si­ma cri­sis que ellos mis­mos pro­vo­ca­ron y no a sal­var la vida.

Esta­mos en un peli­gro inmi­nen­te y sus efec­tos son ya visi­bles y devas­ta­do­res. No pode­mos per­ma­ne­cer impa­si­bles ni tam­po­co al ver como el ingre­so total de lo 500 indi­vi­duos más ricos es supe­rior al ingre­so de los 416 millo­nes de las per­so­nas más pobres.

No com­par­to tam­po­co como los ciu­da­da­nos del pri­mer mun­do derro­chan la ener­gía del pla­ne­ta cuan­do más de 2 mil millo­nes de pobres care­cen de elec­tri­ci­dad. Esta situa­ción se gra­va­rá en la medi­da que el cam­bio cli­má­ti­co y la esca­sez de agua y los ali­men­tos sena mayo­res (…) El aire se hace irres­pi­ra­ble y la espe­cie huma­na corre el ries­go real de des­apa­re­cer. Nece­si­ta­mos un orden inter­na­cio­nal más jus­to para la huma­ni­dad. No per­mi­ta­mos que tomen como rehén las nego­cia­cio­nes Inter­na­cio­na­les sobre el cam­bio cli­má­ti­co. Los pue­blos del mun­do deben poner­se en fila para que, como dije­ra José Mar­tí, no pase el gigan­te de las sie­te leguas (…) Impul­se­mos un pro­ce­so de con­sul­ta con la socie­dad, de un diá­lo­go abier­to con los pue­blos a fin de lle­var ade­lan­te accio­nes urgen­tes para evi­tar daños mayo­res en la humanidad.

(…) Esta es una con­tri­bu­ción deci­si­va en sal­var la madre tie­rra, inclau­di­ca­ble. Exi­ja­mos que se revi­sen las ver­da­de­ras cau­sas del cam­bio cli­má­ti­co y no solo sus con­se­cuen­cias (…) Los paí­ses desa­rro­lla­dos deben res­pe­tar el prin­ci­pio de las res­pon­sa­bi­li­da­des comu­nes y el dere­cho al desa­rro­llo de nues­tros pue­blos y a un espe­cio atmos­fé­ri­co jus­to (…) se pague la mul­ti­mi­llo­na­ria deu­da eco­ló­gi­ca men­cio­na­do por Fidel en la his­tó­ri­ca Cum­bre de Río de 1992:

“Si se quie­re sal­var a la huma­ni­dad de esa auto­des­truc­ción, hay que dis­tri­buir mejor las rique­zas y tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles en el pla­ne­ta. Menos lujo y menos des­pil­fa­rro en unos pocos paí­ses para que haya menos pobre­za y menos ham­bre en gran par­te de la Tie­rra. No más trans­fe­ren­cias al Ter­cer Mun­do de esti­los de vida y hábi­tos de con­su­mo que arrui­nan el medio ambien­te. Hága­se más racio­nal la vida huma­na. Aplí­que­se un orden eco­nó­mi­co inter­na­cio­nal jus­to. Uti­lí­ce­se toda la cien­cia nece­sa­ria para un desa­rro­llo sos­te­ni­do sin con­ta­mi­na­ción. Págue­se la deu­da eco­ló­gi­ca y no la deu­da exter­na. Des­apa­rez­ca el ham­bre y no el hom­bre.

Cuan­do las supues­tas ame­na­zas del comu­nis­mo han des­apa­re­ci­do y no que­dan ya pre­tex­tos para gue­rras frías, carre­ras arma­men­tis­tas y gas­tos mili­ta­res, ¿qué es lo que impi­de dedi­car de inme­dia­to esos recur­sos a pro­mo­ver el desa­rro­llo del Ter­cer Mun­do y com­ba­tir la ame­na­za de des­truc­ción eco­ló­gi­ca del pla­ne­ta?

Cesen los egoís­mos, cesen los hege­mo­nis­mos, cesen la insen­si­bi­li­dad, la irres­pon­sa­bi­li­dad y el enga­ño. Maña­na será dema­sia­do tar­de para hacer lo que debi­mos haber hecho hace mucho tiem­po”.

(…)

Esta­mos toda­vía a tiem­po de lograr que refle­xio­nen los paí­ses desa­rro­lla­dos y hagan lo posi­ble por sal­var el pla­ne­ta y sal­var nues­tra espe­cie. Recla­me­mos a Esta­dos Uni­dos, el mayor con­ta­mi­nan­te, que rati­fi­que el Pro­to­co­lo de Kyo­to. Sir­van estas sesio­nes para pro­pi­ciar un ver­da­de­ro movi­mien­to mun­dial a favor de los dere­chos de la madre tie­rra y de la huma­ni­dad toda.

(Ver­sión no ofi­cial rea­li­za­da por Yeni Orte­ga, de Cubadebate)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.