Este­ban Lazo: “Que el Pri­mer Mun­do pague la mul­ti­mi­llo­na­ria deu­da eco­ló­gi­ca” (+ Video)- Cuba­de­ba­te

Este­ban Lazo: “Que el Pri­mer Mun­do pague la mul­ti­mi­llo­na­ria deu­da eco­ló­gi­ca” (+ Video)

Esteban Lazo, Vicepresidente cubanoEl vice­pre­si­den­te cubano Este­ban Lazo exi­gió hoy en Cocha­bam­ba, Boli­via, un orden inter­na­cio­nal jus­to y racio­nal para toda la huma­ni­dad.

Al inter­ve­nir en la sesión de clau­su­ra de la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia Mun­dial de los Pue­blos sobre Cam­bio Cli­má­ti­co, el tam­bién miem­bro del Buró Polí­ti­co del Par­ti­do Comu­nis­ta de la nación cari­be­ña tam­bién ins­tó a no per­mi­tir que los paí­ses desa­rro­lla­dos tomen como rehén de su polí­ti­ca con­su­mis­ta las nego­cia­cio­nes inter­na­cio­na­les sobre estos temas.

Al res­pec­to, citó al Héroe Nacio­nal de esa Isla, José Mar­tí cuan­do afir­ma­ra que “los pue­blos del mun­do han de poner­se en fila para que no pase el gigan­te de las sie­te leguas”

Lue­go de tras­mi­tir un salu­do al ple­na­rio del líder de la Revo­lu­ción cuba­na, Fidel Cas­tro, y del pre­si­den­te de su país, Raúl Cas­tro, el diri­gen­te con­vo­có a impul­sar un pro­ce­so de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y con­sul­ta con la socie­dad y de diá­lo­go abier­to que per­mi­tan accio­nes urgen­tes para evi­tar mayo­res daños y sufri­mien­tos a la Madre Tie­rra.

Lazo expre­só el res­pal­do de Cuba a las con­clu­sio­nes de las mesas de tra­ba­jo que deba­tie­ron duran­te tres días los prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de las orga­ni­za­cio­nes socia­les sobre la vida en el pla­ne­ta, entre ellas las cau­sas estruc­tu­ra­les que apun­tan hacia la nece­si­dad de ter­mi­nar con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta,

Al res­pec­to con­si­de­ró muy posi­ti­va la ini­cia­ti­va del pre­si­den­te anfi­trión Evo Mora­les de con­vo­car esta con­fe­ren­cia de los pue­blos, como una con­tri­bu­ción deci­si­va en la defen­sa de la natu­ra­le­za, en la que debe­mos ser inclau­di­ca­bles, afir­mó.

El repre­sen­tan­te cubano lla­mó a que de cara a la pró­xi­ma reu­nión cum­bre de Nacio­nes Uni­das en diciem­bre pró­xi­mo en el bal­nea­rio de Can­cún se debe­rá exi­gir que se ana­li­cen las ver­da­de­ras cau­sas, no solo las con­se­cuen­cias de los impac­tos al medio ambien­te.

“Com­pro­me­ta­mos a los gobier­nos del mun­do para que las nego­cia­cio­nes futu­ras ayu­den a tran­si­tar hacia un mode­lo eco­nó­mi­co ver­da­de­ra­men­te sos­te­ni­ble”, pre­ci­só.

Tam­bién seña­ló que los paí­ses desa­rro­lla­dos deben res­pe­tar el prin­ci­pio de las res­pon­sa­bi­li­da­des comu­nes pero dife­ren­cia­das y el dere­cho de los pue­blos al desa­rro­llo y a un espa­cio atmos­fé­ri­co jus­to.

Afir­mó ade­más que habría que exi­gir al mun­do indus­tria­li­za­do, el mayor res­pon­sa­ble del cam­bio cli­má­ti­co, que apor­te recur­sos nue­vos y pague la mul­ti­mi­llo­na­ria deu­da eco­ló­gi­ca

Por otra par­te, mani­fes­tó que la Madre Tie­rra nos está pasan­do la fac­tu­ra por el abu­so y los que más han abu­sa­do son los que se opo­nen a tomar medi­das y por lo gene­ral cul­pan a las nacio­nes sub­de­sa­rro­lla­das

Asi­mis­mo mani­fes­tó la nece­si­dad de recla­mar­le al gobierno de Esta­dos Uni­dos, el mayor con­ta­mi­nan­te del mun­do, que rati­fi­que el Pro­to­co­lo de Kyo­to y se com­pro­me­ta con una segun­da fase de com­pro­mi­sos más ambi­cio­sos.

En otra par­te de su dis­cur­so, el ora­dor cri­ti­có las con­clu­sio­nes de Copenha­gue, en diciem­bre pasa­do, don­de dijo se des­co­no­cie­ron los recla­mos de la cien­cia y las jus­tas y nece­sa­rias deman­das de la huma­ni­dad.

Tam­bién allí, recor­dó, repri­mie­ron a miles de repre­sen­tan­tes de la socie­dad civil que via­ja­ron a esa ciu­dad euro­pea en defen­sa de la Madre Tie­rra.

El vice­pre­si­den­te cubano arri­bó este miér­co­les a Cocha­bam­ba al fren­te de una dele­ga­ción que tam­bién inte­gran Fer­nan­do Gon­zá­lez, vice­mi­nis­tro de Cien­cia y Tec­no­lo­gía; Abe­lar­do Moreno, vice­mi­nis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res; y el emba­ja­dor cubano en Boli­via, Rafael Dau­sá, entre otros fun­cio­na­rios.

La comi­ti­va asis­ti­rá ade­más este jue­ves a un mul­ti­tu­di­na­rio acto en el esta­dio cocha­bam­bino Félix Capri­les, don­de cele­bra­rán el Día Inter­na­cio­nal de la Madre Tie­rra, fecha ins­ti­tu­cio­na­li­za­da por Nacio­nes Uni­das en 2009, a pro­pues­ta del pre­si­den­te boli­viano.

Antes de par­tir de retorno a su país, Lazo sos­ten­drá un encuen­tro con los cola­bo­ra­do­res cuba­nos de la salud, la edu­ca­ción y los tra­ba­ja­do­res socia­les.

(Con infor­ma­ción de Pren­sa Lati­na)

Frag­men­tos de las decla­ra­cio­nes del vice­pre­si­den­te de Cuba, Juan Este­ban Lazo Her­nán­dez, en la clau­su­ra de la Pri­me­ra Cum­bre Mun­dial sobre Cam­bio Cli­má­ti­co y Dere­chos de la Madre Tie­rra, que se rea­li­za en Cocha­bam­ba, Boli­via:

Real­men­te para noso­tros, que tuvi­mos la posi­bi­li­dad de par­ti­ci­par en Copenha­gue, ha resul­ta­do impre­sio­nan­te el pro­fun­do serio y refle­xi­vo tra­ba­jo que los 17 gru­pos han desa­rro­lla­do duran­te estos días y, sobre todo, el resu­men pro­fun­do, serio y res­pon­sa­ble que han hecho aquí los 4 com­pa­ñe­ros que han habla­do, a los cua­les nos uni­mos; y estén segu­ros por ello feli­ci­ta­mos a todos los par­ti­ci­pan­tes. Estén segu­ros que tra­ba­ja­re­mos uni­dos para hacer reali­dad lo que han dicho.

Sal­var la vida, sal­var la Madre Tie­rra. Yo sugie­ro que sí es posi­ble poder hacer un resu­men de estas cua­tro inter­ven­cio­nes que se hicie­ron en la maña­na de hoy, como par­te del tra­ba­jo que todos debe­mos desa­rro­llar.

Uste­des cono­cen des­de hace mucho tiem­po los plan­tea­mien­tos sobre el tema que ha hecho Fidel Cas­tro y al salir para par­ti­ci­par con uste­des en esta Con­fe­ren­cia, me pidió que le tras­la­da­ra un fra­ter­nal sal­do el Pre­si­den­te Raúl Cas­tro y el líder de la Revo­lu­ción Cuba­na, el com­pa­ñe­ro Fidel, quien ha segui­do de cer­ca el desa­rro­llo de esta his­tó­ri­ca cita.

El 18 de diciem­bre de 2009 fui­mos tes­ti­gos en Copenha­gue del fra­ca­so del inten­to de hallar una solu­ción a la mayor ame­na­za que se extien­de sobre la huma­ni­dad (…) El mun­do, uste­des, habían pues­to sus espe­ran­zas en la Cum­bre. Lar­gos e inten­sos años de pre­pa­ra­ción y nego­cia­cio­nes pre­ce­die­ron la cita. Dece­nas de líde­res y miles de repre­sen­tan­tes de orga­ni­za­cio­nes socia­les y cien­tí­fi­cas acu­die­ron a Copenha­gue por la nece­si­dad de hallar una solu­ción, sin embar­go, la mani­pu­la­ción, el egoís­mo y la fal­ta de volun­tad polí­ti­ca de los paí­ses desa­rro­lla­dos, fun­da­men­tal­men­te del mayor emi­sor de gases con­ta­mi­nan­tes, tor­na­ron esa Con­fe­ren­cia en un imper­do­na­ble fra­ca­so.

Se des­co­no­cie­ron los recla­mos de las cien­cias y las jus­tas deman­das de la huma­ni­dad. Se repri­mió a los repre­sen­tan­tes de la socie­dad civil que via­ja­ron a la capi­tal euro­pea. Una vez más que­dó en evi­den­cia la esen­cia del sis­te­ma capi­ta­lis­ta que per­mi­te que se dedi­quen millo­nes dóla­res a sal­var ban­cos y recom­pen­sar a espe­cu­la­do­res en una gra­ví­si­ma cri­sis que ellos mis­mos pro­vo­ca­ron y no a sal­var la vida.

Esta­mos en un peli­gro inmi­nen­te y sus efec­tos son ya visi­bles y devas­ta­do­res. No pode­mos per­ma­ne­cer impa­si­bles ni tam­po­co al ver como el ingre­so total de lo 500 indi­vi­duos más ricos es supe­rior al ingre­so de los 416 millo­nes de las per­so­nas más pobres.

No com­par­to tam­po­co como los ciu­da­da­nos del pri­mer mun­do derro­chan la ener­gía del pla­ne­ta cuan­do más de 2 mil millo­nes de pobres care­cen de elec­tri­ci­dad. Esta situa­ción se gra­va­rá en la medi­da que el cam­bio cli­má­ti­co y la esca­sez de agua y los ali­men­tos sena mayo­res (…) El aire se hace irres­pi­ra­ble y la espe­cie huma­na corre el ries­go real de des­apa­re­cer. Nece­si­ta­mos un orden inter­na­cio­nal más jus­to para la huma­ni­dad. No per­mi­ta­mos que tomen como rehén las nego­cia­cio­nes Inter­na­cio­na­les sobre el cam­bio cli­má­ti­co. Los pue­blos del mun­do deben poner­se en fila para que, como dije­ra José Mar­tí, no pase el gigan­te de las sie­te leguas (…) Impul­se­mos un pro­ce­so de con­sul­ta con la socie­dad, de un diá­lo­go abier­to con los pue­blos a fin de lle­var ade­lan­te accio­nes urgen­tes para evi­tar daños mayo­res en la huma­ni­dad.

(…) Esta es una con­tri­bu­ción deci­si­va en sal­var la madre tie­rra, inclau­di­ca­ble. Exi­ja­mos que se revi­sen las ver­da­de­ras cau­sas del cam­bio cli­má­ti­co y no solo sus con­se­cuen­cias (…) Los paí­ses desa­rro­lla­dos deben res­pe­tar el prin­ci­pio de las res­pon­sa­bi­li­da­des comu­nes y el dere­cho al desa­rro­llo de nues­tros pue­blos y a un espe­cio atmos­fé­ri­co jus­to (…) se pague la mul­ti­mi­llo­na­ria deu­da eco­ló­gi­ca men­cio­na­do por Fidel en la his­tó­ri­ca Cum­bre de Río de 1992:

“Si se quie­re sal­var a la huma­ni­dad de esa auto­des­truc­ción, hay que dis­tri­buir mejor las rique­zas y tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles en el pla­ne­ta. Menos lujo y menos des­pil­fa­rro en unos pocos paí­ses para que haya menos pobre­za y menos ham­bre en gran par­te de la Tie­rra. No más trans­fe­ren­cias al Ter­cer Mun­do de esti­los de vida y hábi­tos de con­su­mo que arrui­nan el medio ambien­te. Hága­se más racio­nal la vida huma­na. Aplí­que­se un orden eco­nó­mi­co inter­na­cio­nal jus­to. Uti­lí­ce­se toda la cien­cia nece­sa­ria para un desa­rro­llo sos­te­ni­do sin con­ta­mi­na­ción. Págue­se la deu­da eco­ló­gi­ca y no la deu­da exter­na. Des­apa­rez­ca el ham­bre y no el hom­bre.

Cuan­do las supues­tas ame­na­zas del comu­nis­mo han des­apa­re­ci­do y no que­dan ya pre­tex­tos para gue­rras frías, carre­ras arma­men­tis­tas y gas­tos mili­ta­res, ¿qué es lo que impi­de dedi­car de inme­dia­to esos recur­sos a pro­mo­ver el desa­rro­llo del Ter­cer Mun­do y com­ba­tir la ame­na­za de des­truc­ción eco­ló­gi­ca del pla­ne­ta?

Cesen los egoís­mos, cesen los hege­mo­nis­mos, cesen la insen­si­bi­li­dad, la irres­pon­sa­bi­li­dad y el enga­ño. Maña­na será dema­sia­do tar­de para hacer lo que debi­mos haber hecho hace mucho tiem­po”.

(…)

Esta­mos toda­vía a tiem­po de lograr que refle­xio­nen los paí­ses desa­rro­lla­dos y hagan lo posi­ble por sal­var el pla­ne­ta y sal­var nues­tra espe­cie. Recla­me­mos a Esta­dos Uni­dos, el mayor con­ta­mi­nan­te, que rati­fi­que el Pro­to­co­lo de Kyo­to. Sir­van estas sesio­nes para pro­pi­ciar un ver­da­de­ro movi­mien­to mun­dial a favor de los dere­chos de la madre tie­rra y de la huma­ni­dad toda.

(Ver­sión no ofi­cial rea­li­za­da por Yeni Orte­ga, de Cuba­de­ba­te)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *