Día cívi­co con­tra la tor­tu­ra- Enri­ke Miran­da

En Eus­kal Herria con­cep­tos como «juven­tud», «deten­ción», «inco­mu­ni­ca­ción», «inte­rro­ga­to­rio», «tor­tu­ra» vie­nen de la mano, y la socie­dad los con­si­de­ra fatal­men­te liga­dos al deve­nir his­tó­ri­co de este pue­blo.

El pasa­do día 13 de febre­ro, en una mesa redon­da en Iru­ñea, par­ti­ci­pan­tes tan seña­la­dos como Amnis­tía Inter­na­cio­nal, Cen­tro de Docu­men­ta­ción con­tra la tor­tu­ra, abo­ga­dos, foren­ses y tor­tu­ra­dos cer­ti­fi­ca­ban que «aquí se tor­tu­ra tan­to o más que en la Dic­ta­du­ra». Y lle­ga­ban más lejos al cer­ti­fi­car que se tor­tu­ra por­que el poder, los pode­res polí­ti­co y judi­cial, lo con­sien­ten, pues es un deli­to fácil de pre­ve­nir: «Se sabe a quién van a tor­tu­rar: a la per­so­na dete­ni­da. Se sabe dón­de se pro­du­ci­rá el deli­to: en el lugar de deten­ción. Se sabe quién va a come­ter el deli­to, quién va a delin­quir: el o los inte­rro­ga­do­res». Y una vez come­ti­do es fácil de per­se­guir, pues «se ha come­ti­do en un lugar cono­ci­do, por un redu­ci­do núme­ro de sos­pe­cho­sos, sobre una víc­ti­ma que pue­de ser exa­mi­na­da de inme­dia­to, antes de que pue­dan per­der­se prue­bas». Por tan­to, ¿por qué exis­te la tor­tu­ra? pre­gun­ta­ban tan insig­nes ora­do­res. Y ellos mis­mos res­pon­dían: «por­que es ren­ta­ble al sis­te­ma. Por­que la ren­ta­bi­li­dad poli­cial com­pen­sa los cos­tes polí­ti­cos». Y aña­dían más: «el Esta­do da cober­tu­ra a esta prác­ti­ca ile­gal al indul­tar a los pocos tor­tu­ra­do­res que son enjui­cia­dos y con­de­na­dos, ya que man­da a la socie­dad el men­sa­je de que no son unos delin­cuen­tes cual­quie­ra, sino que su deli­to es una fal­ta sin mayor trans­cen­den­cia, que trae resul­ta­dos posi­ti­vos».

Ade­más la tor­tu­ra es ren­ta­ble por­que las decla­ra­cio­nes auto­in­cul­pa­to­rias en perio­do de inco­mu­ni­ca­ción son con­si­de­ra­das por los jue­ces como prue­ba con­tra la o el acu­sa­do y moti­vo de con­de­na. ¿Quién decla­ra con­tra uno mis­mo sino es pre­sio­na­do?

La con­clu­sión de aque­lla mesa redon­da fue rotun­da: «En tan­to la socie­dad no le haga inso­por­ta­bles los cos­tes de la tor­tu­ra, el sis­te­ma, el Esta­do, la segui­rá con­si­de­ran­do ren­ta­ble y per­sis­ti­rá la prác­ti­ca de uno de los deli­tos más delez­na­bles con­tra los dere­chos huma­nos, ya que se prac­ti­ca con abu­so de poder por fun­cio­na­rios públi­cos, cuya obli­ga­ción es pre­ci­sa­men­te garan­ti­zar la inte­gri­dad de las per­so­nas dete­ni­das». «Sólo la socie­dad con su movi­li­za­ción deten­drá esta prác­ti­ca abo­mi­na­ble».

Y aquí sur­gió la idea de rea­li­zar el Día Cívi­co Con­tra la Tor­tu­ra, para dar a la socie­dad la opor­tu­ni­dad de mos­trar su recha­zo a la tor­tu­ra, de levan­tar su voz a favor de los dere­chos huma­nos de las y los dete­ni­dos. La opor­tu­ni­dad y la res­pon­sa­bi­li­dad de no callar­se, de no admi­tir como bueno el embru­te­ci­mien­to delic­ti­vo del sis­te­ma ampa­ra­do en la excu­sa de la segu­ri­dad.

Y aquí esta­mos un gru­po jóve­nes ficha­dos, can­di­da­tos a ser tor­tu­ra­dos, padres, madres y fami­lia­res de esos jóve­nes y de otros que sufrie­ron la tor­tu­ra, dete­ni­dos en las últi­mas reda­das: 34 hace nada, 20 en Nafa­rroa hace año y medio, 8 en Ore­re­ta entre medio, y en Her­na­ni y en Lea-Arti­bai. ¿Y don­de no…? Aquí esta­mos, empe­ña­dos en que los agen­tes socia­les, sin­di­ca­les y polí­ti­cos digan a la socie­dad «mué­ve­te, dí que no»; en que escri­to­res, escul­to­res, pin­to­res, gru­pos de tea­tro, dan­tza­ris, gigan­tes, ber­tso­la­ris, zan­pan­tzar… digan a la socie­dad «mué­ve­te, dí que no»; en que la socie­dad, sus gen­tes, digan «no a la tor­tu­ra, no a la inco­mu­ni­ca­ción que la hace posi­ble».

Deci­mos no a la inco­mu­ni­ca­ción por­que es el espa­cio de impu­ni­dad que nece­si­ta el tor­tu­ra­dor o tor­tu­ra­do­ra, el espa­cio que los jue­ces fabri­can para la prác­ti­ca de la tor­tu­ra. Sin inco­mu­ni­ca­ción, sin impu­ni­dad es muy difí­cil prac­ti­car la tor­tu­ra. Según las per­so­nas de la mesa redon­da, es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble.

La tor­tu­ra no es de hoy. En Eus­kal Herria se prac­ti­ca des­de anti­guo. Cuan­do la jus­ti­cia no era jus­ti­cia, ya exis­tía la tor­tu­ra. Tor­que­ma­da, Inqui­si­ción, «bru­je­ría», «here­jía», «judeo-masó­ni­co», «sepa­ra­tis­ta», «rojo», Con­de de Rodezno, Fran­co, Tri­bu­nal de Orden Públi­co son pala­bras que nos tras­la­dan a tiem­pos ante­rio­res, de repre­sión polí­ti­ca, de tor­tu­ra, de muer­te. Pero no son muy dis­tin­tas de las actua­les Audien­cia Nacio­nal, «orga­ni­za­ción ile­gal», «entorno, terro­ris­ta». Sir­ven para dete­ner e inco­mu­ni­car y, como dice el Rela­tor para la Tor­tu­ra de la ONU, tor­tu­rar.

«Ama, yo no pen­sa­ba que se podía estar tan­to tiem­po sin res­pi­rar», le dijo mi sobri­na a su madre cuan­do salió de la inco­mu­ni­ca­ción, des­pués de denun­ciar al juez que le habían hecho «la bol­sa». El juez Mar­las­ka no ha hecho nada…

No pode­mos per­ma­ne­cer impa­si­bles, como si estu­vié­ra­mos en tiem­pos de Fran­co o los Reyes Cató­li­cos, sea ante Tor­que­ma­da, Gar­zón o Mar­las­ka. Maña­na tene­mos una cita en Ata­rra­bia. Sal­ga­mos a la calle y diga­mos ¡bas­ta!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *