Con­fe­ren­cia Mun­dial de los Pue­blos sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co – Acuer­do de los Pueblos

Hoy, nues­tra Madre Tie­rra está heri­da y el futu­ro de la huma­ni­dad está en peligro.

De incre­men­tar­se el calen­ta­mien­to glo­bal en más de 2º C, a lo que nos con­du­ci­ría el lla­ma­do “Enten­di­mien­to de Copenha­gue” exis­te el 50% de pro­ba­bi­li­da­des de que los daños pro­vo­ca­dos a nues­tra Madre Tie­rra sean total­men­te irre­ver­si­bles. Entre un 20% y un 30% de las espe­cies esta­ría en peli­gro de des­apa­re­cer. Gran­des exten­sio­nes de bos­ques serían afec­ta­das, las sequías e inun­da­cio­nes afec­ta­rían dife­ren­tes regio­nes del pla­ne­ta, se exten­de­rían los desier­tos y se agra­va­ría el derre­ti­mien­to de los polos y los gla­cia­res en los Andes y los Hima­la­yas. Muchos Esta­dos insu­la­res des­apa­re­ce­rían y el Áfri­ca sufri­ría un incre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra de más de 3º C. Así mis­mo, se redu­ci­ría la pro­duc­ción de ali­men­tos en el mun­do con efec­tos catas­tró­fi­cos para la super­vi­ven­cia de los habi­tan­tes de vas­tas regio­nes del pla­ne­ta, y se incre­men­ta­ría de for­ma dra­má­ti­ca el núme­ro de ham­brien­tos en el mun­do, que ya sobre­pa­sa la cifra de 1.020 millo­nes de personas.

Las cor­po­ra­cio­nes y los gobier­nos de los paí­ses deno­mi­na­dos “más desa­rro­lla­dos”, en com­pli­ci­dad con un seg­men­to de la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca, nos ponen a dis­cu­tir el cam­bio cli­má­ti­co como un pro­ble­ma redu­ci­do a la ele­va­ción de la tem­pe­ra­tu­ra sin cues­tio­nar la cau­sa que es el sis­te­ma capitalista.

Con­fron­ta­mos la cri­sis ter­mi­nal del mode­lo civi­li­za­to­rio patriar­cal basa­do en el some­ti­mien­to y des­truc­ción de seres huma­nos y natu­ra­le­za que se ace­le­ró con la revo­lu­ción industrial.

El sis­te­ma capi­ta­lis­ta nos ha impues­to una lógi­ca de com­pe­ten­cia, pro­gre­so y cre­ci­mien­to ili­mi­ta­do. Este régi­men de pro­duc­ción y con­su­mo bus­ca la ganan­cia sin lími­tes, sepa­ran­do al ser humano de la natu­ra­le­za, esta­ble­cien­do una lógi­ca de domi­na­ción sobre ésta, con­vir­tien­do todo en mer­can­cía: el agua, la tie­rra, el geno­ma humano, las cul­tu­ras ances­tra­les, la bio­di­ver­si­dad, la jus­ti­cia, la éti­ca, los dere­chos de los pue­blos, la muer­te y la vida misma.

Bajo el capi­ta­lis­mo, la Madre Tie­rra se con­vier­te en fuen­te sólo de mate­rias pri­mas y los seres huma­nos en medios de pro­duc­ción y con­su­mi­do­res, en per­so­nas que valen por lo que tie­nen y no por lo que son.

El capi­ta­lis­mo requie­re una poten­te indus­tria mili­tar para su pro­ce­so de acu­mu­la­ción y el con­trol de terri­to­rios y recur­sos natu­ra­les, repri­mien­do la resis­ten­cia de los pue­blos. Se tra­ta de un sis­te­ma impe­ria­lis­ta de colo­ni­za­ción del planeta.

La huma­ni­dad está fren­te a una gran dis­yun­ti­va: con­ti­nuar por el camino del capi­ta­lis­mo, la depre­da­ción y la muer­te, o empren­der el camino de la armo­nía con la natu­ra­le­za y el res­pe­to a la vida.

Reque­ri­mos for­jar un nue­vo sis­te­ma que res­ta­blez­ca la armo­nía con la natu­ra­le­za y entre los seres huma­nos. Sólo pue­de haber equi­li­brio con la natu­ra­le­za si hay equi­dad entre los seres humanos.

Plan­tea­mos a los pue­blos del mun­do la recu­pe­ra­ción, reva­lo­ri­za­ción y for­ta­le­ci­mien­to de los cono­ci­mien­tos, sabi­du­rías y prác­ti­cas ances­tra­les de los Pue­blos Indí­ge­nas, afir­ma­dos en la viven­cia y pro­pues­ta de “Vivir Bien”, reco­no­cien­do a la Madre Tie­rra como un ser vivo, con el cual tene­mos una rela­ción indi­vi­si­ble, inter­de­pen­dien­te, com­ple­men­ta­ria y espiritual.

Para enfren­tar el cam­bio cli­má­ti­co debe­mos reco­no­cer a la Madre Tie­rra como la fuen­te de la vida y for­jar un nue­vo sis­te­ma basa­do en los prin­ci­pios de:

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >armo­nía y equi­li­brio entre todos y con todo

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >com­ple­men­ta­rie­dad, soli­da­ri­dad, y equidad

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >bien­es­tar colec­ti­vo y satis­fac­ción de las nece­si­da­des fun­da­men­ta­les de todos en armo­nía con la Madre Tierra

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >res­pe­to a los Dere­chos de la Madre Tie­rra y a los Dere­chos Humanos

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >reco­no­ci­mien­to del ser humano por lo que es y no por lo que tiene

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >eli­mi­na­ción de toda for­ma de colo­nia­lis­mo, impe­ria­lis­mo e intervencionismo

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >paz entre los pue­blos y con la Madre Tierra.

El mode­lo que pro­pug­na­mos no es de desa­rro­llo des­truc­ti­vo ni ili­mi­ta­do. Los paí­ses nece­si­tan pro­du­cir bie­nes y ser­vi­cios para satis­fa­cer las nece­si­da­des fun­da­men­ta­les de su pobla­ción, pero de nin­gu­na mane­ra pue­den con­ti­nuar por este camino de desa­rro­llo en el cual los paí­ses más ricos tie­nen una hue­lla eco­ló­gi­ca 5 veces más gran­de de lo que el pla­ne­ta es capaz de sopor­tar. En la actua­li­dad ya se ha exce­di­do en más de un 30% la capa­ci­dad del pla­ne­ta para rege­ne­rar­se. A este rit­mo de sobre­ex­plo­ta­ción de nues­tra Madre Tie­rra se nece­si­ta­rían 2 pla­ne­tas para el 2030.

En un sis­te­ma inter­de­pen­dien­te del cual los seres huma­nos somos uno de sus com­po­nen­tes no es posi­ble reco­no­cer dere­chos sola­men­te a la par­te huma­na sin pro­vo­car un des­equi­li­brio en todo el sis­te­ma. Para garan­ti­zar los dere­chos huma­nos y res­ta­ble­cer la armo­nía con la natu­ra­le­za es nece­sa­rio reco­no­cer y apli­car efec­ti­va­men­te los dere­chos de la Madre Tierra.

Para ello pro­po­ne­mos el pro­yec­to adjun­to de Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos de la Madre Tie­rra en el cual se consignan:

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho a la vida y a existir;

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho a ser respetada;

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho a la con­ti­nua­ción de sus ciclos y pro­ce­sos vita­les libre de alte­ra­cio­nes humanas;

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho a man­te­ner su iden­ti­dad e inte­gri­dad como seres dife­ren­cia­dos, auto-regu­la­dos e interrelacionados;

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho al agua como fuen­te de vida;

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho al aire limpio;

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho a la salud integral;

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho a estar libre de la con­ta­mi­na­ción y polu­ción, de dese­chos tóxi­cos y radioactivos;

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho a no ser alte­ra­da gené­ti­ca­men­te y modi­fi­ca­da en su estruc­tu­ra ame­na­zan­do su inte­gri­dad o fun­cio­na­mien­to vital y saludable.

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho a una res­tau­ra­ción ple­na y pron­ta por las vio­la­cio­nes a los dere­chos reco­no­ci­dos en esta Decla­ra­ción cau­sa­dos por las acti­vi­da­des humanas.

La visión com­par­ti­da es esta­bi­li­zar las con­cen­tra­cio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro para hacer efec­ti­vo el Artícu­lo 2 de la Con­ven­ción Mar­co de las Nacio­nes Uni­das sobre Cam­bio Cli­má­ti­co que deter­mi­na “la esta­bi­li­za­ción de las con­cen­tra­cio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro en la atmós­fe­ra a un nivel que impi­da inter­fe­ren­cias antro­po­gé­ni­cas peli­gro­sas para el sis­te­ma cli­má­ti­co”. Nues­tra visión es, sobre la base del prin­ci­pio de las res­pon­sa­bi­li­da­des his­tó­ri­cas comu­nes pero dife­ren­cia­das, exi­gir que los paí­ses desa­rro­lla­dos se com­pro­me­tan con metas cuan­ti­fi­ca­das de reduc­ción de emi­sio­nes que per­mi­tan retor­nar las con­cen­tra­cio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro en la atmós­fe­ra a 300 ppm y así, limi­tar el incre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra media glo­bal a un nivel máxi­mo de 1°C.

Enfa­ti­zan­do la nece­si­dad de acción urgen­te para lograr esta visión, y con el apo­yo de los pue­blos, movi­mien­tos y paí­ses, los paí­ses desa­rro­lla­dos debe­rán com­pro­me­ter­se con metas ambi­cio­sas de reduc­ción de emi­sio­nes que per­mi­tan alcan­zar obje­ti­vos a cor­to pla­zo, man­te­nien­do nues­tra visión a favor del equi­li­brio del sis­te­ma cli­má­ti­co de la Tie­rra, de acuer­do al obje­ti­vo últi­mo de la Convención.

La “visión com­par­ti­da” para la “Acción Coope­ra­ti­va a Lar­go Pla­zo” no debe redu­cir­se en la nego­cia­ción de cam­bio cli­má­ti­co a defi­nir el lími­te en el incre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra y la con­cen­tra­ción de gases de efec­to inver­na­de­ro en la atmós­fe­ra, sino que debe com­pren­der de mane­ra inte­gral y equi­li­bra­da un con­jun­to de medi­das finan­cie­ras, tec­no­ló­gi­cas, de adap­ta­ción, de desa­rro­llo de capa­ci­da­des, de patro­nes de pro­duc­ción, con­su­mo y otras esen­cia­les como el reco­no­ci­mien­to de los dere­chos de la Madre Tie­rra para res­ta­ble­cer la armo­nía con la naturaleza.

Los paí­ses desa­rro­lla­dos, prin­ci­pa­les cau­san­tes del cam­bio cli­má­ti­co, asu­mien­do su res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca y actual, deben reco­no­cer y hon­rar su deu­da cli­má­ti­ca en todas sus dimen­sio­nes, como base para una solu­ción jus­ta, efec­ti­va y cien­tí­fi­ca al cam­bio cli­má­ti­co. En este mar­co exi­gi­mos a los paí­ses desa­rro­lla­dos que:

Res­ta­blez­can a los paí­ses en desa­rro­llo el espa­cio atmos­fé­ri­co que está ocu­pa­do por sus emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro. Esto impli­ca la des­co­lo­ni­za­ción de la atmós­fe­ra median­te la reduc­ción y absor­ción de sus emisiones.

  • Asu­man los cos­tos y las nece­si­da­des de trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía de los paí­ses en desa­rro­llo por la pér­di­da de opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo por vivir en un espa­cio atmos­fé­ri­co restringido.

  • Se hagan res­pon­sa­bles por los cien­tos de millo­nes que ten­drán que migrar por el cam­bio cli­má­ti­co que han pro­vo­ca­do y que eli­mi­nen sus polí­ti­cas res­tric­ti­vas de migra­ción y ofrez­can a los migran­tes una vida dig­na y con todos los dere­chos en sus países.

  • Asu­man la deu­da de adap­ta­ción rela­cio­na­das a los impac­tos del cam­bio cli­má­ti­co en los paí­ses en desa­rro­llo pro­ve­yen­do los medios para pre­ve­nir, mini­mi­zar y aten­der los daños que sur­gen de sus exce­si­vas emisiones.

  • Hon­ren estas deu­das como par­te de una deu­da mayor con la Madre Tie­rra adop­tan­do y apli­can­do la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos de la Madre Tie­rra en las Nacio­nes Unidas.

El enfo­que debe ser no sola­men­te de com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca, sino prin­ci­pal­men­te de jus­ti­cia res­tau­ra­ti­va – es decir res­ti­tu­yen­do la inte­gri­dad a las per­so­nas y a los miem­bros que for­man una comu­ni­dad de vida en la Tierra.

Deplo­ra­mos el inten­to de un gru­po de paí­ses de anu­lar el Pro­to­co­lo de Kio­to el úni­co ins­tru­men­to legal­men­te vin­cu­lan­te espe­cí­fi­co para la reduc­ción de las emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro de los paí­ses desarrollados.

Adver­ti­mos al mun­do que no obs­tan­te estar obli­ga­dos legal­men­te las emi­sio­nes de los paí­ses desa­rro­lla­dos en lugar de reducir,crecieron en un 11,2% entre 1990 y 2007.

Esta­dos Uni­dos a cau­sa del con­su­mo ili­mi­ta­do aumen­tó sus emi­sio­nes de GEI en 16,8% duran­te el perio­do 1990 al 2007, emi­tien­do como pro­me­dio entre 20 y 23 tone­la­das anua­les de CO2 por habi­tan­te, lo que repre­sen­ta más de 9 veces las emi­sio­nes corres­pon­dien­tes a un habi­tan­te pro­me­dio del Ter­cer Mun­do, y más de 20 veces las emi­sio­nes de un habi­tan­te de Áfri­ca Subsahariana.

Recha­za­mos de mane­ra abso­lu­ta el ile­gi­ti­mo “Enten­di­mien­to de Copenha­gue”, que per­mi­te a estos paí­ses desa­rro­lla­dos ofer­tar reduc­cio­nes insu­fi­cien­tes de gases de efec­to inver­na­de­ro, basa­das en com­pro­mi­sos volun­ta­rios e indi­vi­dua­les, que vio­lan la inte­gri­dad ambien­tal de la Madre Tie­rra con­du­cién­do­nos a un aumen­to de alre­de­dor de 4ºC. 

La pró­xi­ma Con­fe­ren­cia sobre Cam­bio Cli­má­ti­co a rea­li­zar­se a fines de año en Méxi­co debe apro­bar la enmien­da al Pro­to­co­lo de Kio­to, para el segun­do perío­do de com­pro­mi­sos a ini­ciar­se en 2013 a 2017 en el cual los paí­ses desa­rro­lla­dos deben com­pro­me­ter reduc­cio­nes domés­ti­cas sig­ni­fi­ca­ti­vas de al menos el 50% res­pec­to al año base de 1990 sin incluir mer­ca­dos de car­bono u otros sis­te­mas de des­via­ción que enmas­ca­ran el incum­pli­mien­to de las reduc­cio­nes reales de emi­sio­nes de gases de efec­to invernadero.

Reque­ri­mos esta­ble­cer pri­me­ro una meta para el con­jun­to de los paí­ses desa­rro­lla­dos para lue­go rea­li­zar la asig­na­ción indi­vi­dual para cada país desa­rro­lla­do en el mar­co de una com­pa­ra­ción de esfuer­zos entre cada uno de ellos, man­te­nien­do así el sis­te­ma del Pro­to­co­lo de Kio­to para las reduc­cio­nes de las emisiones.

Los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, en su carác­ter de úni­co país de la Tie­rra del Ane­xo 1 que no rati­fi­có el Pro­to­co­lo de Kio­to tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad sig­ni­fi­ca­ti­va ante todos los pue­blos del mun­do por cuan­to debe rati­fi­car el Pro­to­co­lo de Kio­to y com­pro­me­ter­se a res­pe­tar y dar cum­pli­mien­to a los obje­ti­vos de reduc­ción de emi­sio­nes a esca­la de toda su economía.

Los pue­blos tene­mos los mis­mos dere­chos de pro­tec­ción ante los impac­tos del cam­bio cli­má­ti­co y recha­za­mos la noción de adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co enten­di­da como la resig­na­ción a los impac­tos pro­vo­ca­dos por las emi­sio­nes his­tó­ri­cas de los paí­ses desa­rro­lla­dos, quie­nes deben adap­tar sus esti­los de vida y de con­su­mo ante esta emer­gen­cia pla­ne­ta­ria. Nos vemos for­za­dos a enfren­tar los impac­tos del cam­bio cli­má­ti­co, con­si­de­ran­do la adap­ta­ción como un pro­ce­so y no como una impo­si­ción, y ade­más como herra­mien­ta que sir­va para con­tra­rres­tar­los, demos­tran­do que es posi­ble vivir en armo­nía bajo un mode­lo de vida distinto.

Es nece­sa­rio cons­truir un Fon­do de Adap­ta­ción, como un fon­do exclu­si­vo para enfren­tar el cam­bio cli­má­ti­co como par­te de un meca­nis­mo finan­cie­ro mane­ja­do y con­du­ci­do de mane­ra sobe­ra­na, trans­pa­ren­te y equi­ta­ti­va por nues­tros Esta­dos. Bajo este Fon­do se debe valo­rar: los impac­tos y sus cos­tos en paí­ses en desa­rro­llo y las nece­si­da­des que estos impac­tos deri­ven, y regis­trar y moni­to­rear el apo­yo por par­te de paí­ses desa­rro­lla­dos. Éste debe mane­jar ade­más un meca­nis­mo para el resar­ci­mien­to por daños por impac­tos ocu­rri­dos y futu­ros, por pér­di­da de opor­tu­ni­da­des y la repo­si­ción por even­tos cli­má­ti­cos extre­mos y gra­dua­les, y cos­tos adi­cio­na­les que podrían pre­sen­tar­se si nues­tro pla­ne­ta sobre­pa­sa los umbra­les eco­ló­gi­cos así como aque­llos impac­tos que están fre­nan­do el dere­cho a Vivir Bien.

El “Enten­di­mien­to de Copenha­gue” impues­to sobre los paí­ses en desa­rro­llo por algu­nos Esta­dos, más allá de ofer­tar recur­sos insu­fi­cien­tes, pre­ten­de en si mis­mo divi­dir y enfren­tar a los pue­blos y pre­ten­de extor­sio­nar a los paí­ses en desa­rro­llo con­di­cio­nan­do el acce­so a recur­sos de adap­ta­ción a cam­bio de medi­das de miti­ga­ción. Adi­cio­nal­men­te se esta­ble­ce como inacep­ta­ble que en los pro­ce­sos de nego­cia­ción inter­na­cio­nal se inten­te cate­go­ri­zar a los paí­ses en desa­rro­llo por su vul­ne­ra­bi­li­dad al cam­bio cli­má­ti­co, gene­ran­do dispu­tas, des­igual­da­des y segre­ga­cio­nes entre ellos.

El inmen­so desa­fío que enfren­ta­mos como huma­ni­dad para dete­ner el calen­ta­mien­to glo­bal y enfriar el pla­ne­ta sólo se logra­rá lle­van­do ade­lan­te una pro­fun­da trans­for­ma­ción en la agri­cul­tu­ra hacia un mode­lo sus­ten­ta­ble de pro­duc­ción agrí­co­la cam­pe­sino e indígena/​originario, y otros mode­los y prác­ti­cas ances­tra­les eco­ló­gi­cas que con­tri­bu­yan a solu­cio­nar el pro­ble­ma del cam­bio cli­má­ti­co y ase­gu­ren la Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria, enten­di­da como el dere­cho de los pue­blos a con­tro­lar sus pro­pias semi­llas, tie­rras, agua y la pro­duc­ción de ali­men­tos, garan­ti­zan­do, a tra­vés de una pro­duc­ción en armo­nía con la Madre Tie­rra, local y cul­tu­ral­men­te apro­pia­da, el acce­so de los pue­blos a ali­men­tos sufi­cien­tes, varia­dos y nutri­ti­vos en com­ple­men­ta­ción con la Madre Tie­rra y pro­fun­di­zan­do la pro­duc­ción autó­no­ma (par­ti­ci­pa­ti­va, comu­ni­ta­ria y com­par­ti­da) de cada nación y pue­blo.

El Cam­bio Cli­má­ti­co ya está pro­du­cien­do pro­fun­dos impac­tos sobre la agri­cul­tu­ra y los modos de vida de los pue­blos indígenas/​originarios y cam­pe­si­nos del mun­do y estos impac­tos se irán agra­van­do en el futuro.

El agro nego­cio a tra­vés de su mode­lo social, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta glo­ba­li­za­da y su lógi­ca de pro­duc­ción de ali­men­tos para el mer­ca­do y no para cum­plir con el dere­cho a la ali­men­ta­ción, es una de las cau­sas prin­ci­pa­les del cam­bio cli­má­ti­co. Sus herra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas, comer­cia­les y polí­ti­cas no hacen más que pro­fun­di­zar la cri­sis cli­má­ti­ca e incre­men­tar el ham­bre en el pla­ne­ta. Por esta razón recha­za­mos los Tra­ta­dos de Libre Comer­cio y Acuer­dos de Aso­cia­ción y toda for­ma de apli­ca­ción de los Dere­chos de Pro­pie­dad Inte­lec­tual sobre la vida, los paque­tes tec­no­ló­gi­cos actua­les (agro­quí­mi­cos, trans­gé­ni­cos) y aque­llos que se ofre­cen como fal­sas solu­cio­nes (agro­com­bus­ti­bles, geo­in­ge­nie­ría, nano­tec­no­lo­gía, tec­no­lo­gía Ter­mi­na­tor y simi­la­res) que úni­ca­men­te agu­di­za­rán la cri­sis actual.

Al mis­mo tiem­po denun­cia­mos como este mode­lo capi­ta­lis­ta impo­ne mega­pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra, inva­de terri­to­rios con pro­yec­tos extrac­ti­vis­tas, pri­va­ti­za y mer­can­ti­li­za el agua y mili­ta­ri­za los terri­to­rios expul­san­do a los pue­blos indí­ge­nas y cam­pe­si­nos de sus terri­to­rios, impi­dien­do la Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria y pro­fun­di­zan­do la cri­sis socioambiental.

Exi­gi­mos reco­no­cer el dere­cho de todos los pue­blos, los seres vivos y la Madre Tie­rra a acce­der y gozar del agua y apo­ya­mos la pro­pues­ta del Gobierno de Boli­via para reco­no­cer al agua como un Dere­cho Humano Fundamental.

La defi­ni­ción de bos­que uti­li­za­da en las nego­cia­cio­nes de la Con­ven­ción Mar­co de las Nacio­nes Uni­das sobre Cam­bio Cli­má­ti­co, la cual inclu­ye plan­ta­cio­nes, es inacep­ta­ble. Los mono­cul­ti­vos no son bos­ques. Por lo tan­to, exi­gi­mos una defi­ni­ción para fines de nego­cia­ción que reco­noz­ca los bos­ques nati­vos y la sel­va y la diver­si­dad de los eco­sis­te­mas de la tierra.

La Decla­ra­ción de la ONU sobre los Dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas debe ser ple­na­men­te reco­no­ci­da, imple­men­ta­da e inte­gra­da en las nego­cia­cio­nes de cam­bio cli­má­ti­co. La mejor estra­te­gia y acción para evi­tar la defo­res­ta­ción y degra­da­ción y pro­te­ger los bos­ques nati­vos y la sel­va es reco­no­cer y garan­ti­zar los dere­chos colec­ti­vos de las tie­rras y terri­to­rios con­si­de­ran­do espe­cial­men­te que la mayo­ría de los bos­ques y sel­vas están en los terri­to­rios de pue­blos y nacio­nes indí­ge­nas, comu­ni­da­des cam­pe­si­nas y tradicionales.

Con­de­na­mos los meca­nis­mos de mer­ca­do, como el meca­nis­mo de REDD (Reduc­ción de emi­sio­nes por la defo­res­ta­ción y degra­da­ción de bos­ques) y sus ver­sio­nes + y ++, que está vio­lan­do la sobe­ra­nía de los Pue­blos y su dere­cho al con­sen­ti­mien­to libre, pre­vio e infor­ma­do, así como a la sobe­ra­nía de Esta­dos nacio­na­les, y vio­la los dere­chos, usos y cos­tum­bres de los Pue­blos y los Dere­chos de la Naturaleza.

Los paí­ses con­ta­mi­na­do­res están obli­ga­dos a trans­fe­rir de mane­ra direc­ta los recur­sos eco­nó­mi­cos y tec­no­ló­gi­cos para pagar la res­tau­ra­ción y man­te­ni­mien­to de los bos­ques y sel­vas, en favor de los pue­blos y estruc­tu­ras orgá­ni­cas ances­tra­les indí­ge­nas, ori­gi­na­rias, cam­pe­si­nas. Esto debe­rá ser una com­pen­sa­ción direc­ta y adi­cio­nal a las fuen­tes de finan­cia­mien­to com­pro­me­ti­das por los paí­ses desa­rro­lla­dos, fue­ra del mer­ca­do de car­bono y nun­ca sir­vien­do como las com­pen­sa­cio­nes de car­bono (off­sets). Deman­da­mos a los paí­ses a dete­ner las ini­cia­ti­vas loca­les en bos­ques y sel­vas basa­dos en meca­nis­mos de mer­ca­do y que pro­po­nen resul­ta­dos inexis­ten­tes y con­di­cio­na­dos. Exi­gi­mos a los gobier­nos un pro­gra­ma mun­dial de res­tau­ra­ción de bos­ques nati­vos y sel­vas, diri­gi­do y admi­nis­tra­do por los pue­blos, imple­men­tan­do semi­llas fores­ta­les, fru­ta­les y de flo­ra autóc­to­na. Los gobier­nos deben eli­mi­nar las con­ce­sio­nes fores­ta­les y apo­yar la con­ser­va­ción del petró­leo bajo la tie­rra y que se deten­ga urgen­te­men­te la explo­ta­ción de hidro­car­bu­ros en las selvas.

Exi­gi­mos a los Esta­dos que reco­noz­can, res­pe­ten y garan­ti­cen la efec­ti­va apli­ca­ción de los están­da­res inter­na­cio­na­les de dere­chos huma­nos y los dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas, en par­ti­cu­lar la Decla­ra­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre los Dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas, el Con­ve­nio 169 de la OIT, entre otros ins­tru­men­tos per­ti­nen­tes, en el mar­co de las nego­cia­cio­nes, polí­ti­cas y medi­das para resol­ver los desa­fíos plan­tea­dos por el cam­bio cli­má­ti­co. En espe­cial, deman­da­mos a los Esta­dos a que reco­noz­can jurí­di­ca­men­te la pre­exis­ten­cia del dere­cho sobre nues­tros terri­to­rios, tie­rras y recur­sos natu­ra­les para posi­bi­li­tar y for­ta­le­cer nues­tras for­mas tra­di­cio­na­les de vida y con­tri­buir efec­ti­va­men­te a la solu­ción del cam­bio climático.

Deman­da­mos la ple­na y efec­ti­va apli­ca­ción del dere­cho a la con­sul­ta, la par­ti­ci­pa­ción y el con­sen­ti­mien­to pre­vio, libre e infor­ma­do de los Pue­blos Indí­ge­nas en todos los pro­ce­sos de nego­cia­ción así como en el dise­ño e imple­men­ta­ción de las medi­das rela­ti­vas al cam­bio climático.

En la actua­li­dad la degra­da­ción medioam­bien­tal y el cam­bio cli­má­ti­co alcan­za­rán nive­les crí­ti­cos, sien­do una de las prin­ci­pa­les con­se­cuen­cias la migra­ción inter­na así como inter­na­cio­nal. Según algu­nas pro­yec­cio­nes en 1995 exis­tían alre­de­dor de 25 millo­nes de migran­tes cli­má­ti­cos, al pre­sen­te se esti­ma en 50 millo­nes y las pro­yec­cio­nes para el año 2050 son de 200 a 1000 millo­nes de per­so­nas que serán des­pla­za­das por situa­cio­nes deri­va­das del cam­bio climático.

Los paí­ses desa­rro­lla­dos deben asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad sobre los migran­tes cli­má­ti­cos, aco­gién­do­los en sus terri­to­rios y reco­no­cien­do sus dere­chos fun­da­men­ta­les, a tra­vés de la fir­ma de con­ve­nios inter­na­cio­na­les que con­tem­plen la defi­ni­ción de migran­te cli­má­ti­co para que todos los Esta­dos aca­ten sus determinaciones.

Cons­ti­tuir un Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal de Con­cien­cia para denun­ciar, hacer visi­ble, docu­men­tar, juz­gar y san­cio­nar las vio­la­cio­nes de los dere­chos de los(s) migran­tes, refugiados(as) y des­pla­za­dos en los paí­ses de ori­gen, trán­si­to y des­tino, iden­ti­fi­can­do cla­ra­men­te las res­pon­sa­bi­li­da­des de los Esta­dos, com­pa­ñías y otros actores.

El finan­cia­mien­to actual des­ti­na­do a los paí­ses en desa­rro­llo para cam­bio cli­má­ti­co y la pro­pues­ta del Enten­di­mien­to de Copenha­gue son ínfi­mos. Los paí­ses desa­rro­lla­dos deben com­pro­me­ter un finan­cia­mien­to anual nue­vo, adi­cio­nal a la Ayu­da Ofi­cial al Desa­rro­llo y de fuen­te públi­ca, de al menos 6% de su PIB para enfren­tar el cam­bio cli­má­ti­co en los paí­ses en desa­rro­llo. Esto es via­ble toman­do en cuen­ta que gas­tan un mon­to simi­lar en defen­sa nacio­nal y des­ti­na­ron 5 veces más para res­ca­tar ban­cos y espe­cu­la­do­res en quie­bra, lo que cues­tio­na seria­men­te sus prio­ri­da­des mun­dia­les y su volun­tad polí­ti­ca. Este finan­cia­mien­to debe ser direc­to, sin con­di­cio­na­mien­to y no vul­ne­rar la sobe­ra­nía nacio­nal ni la auto­de­ter­mi­na­ción de las comu­ni­da­des y gru­pos más afectados.

En vis­ta de la inefi­cien­cia del meca­nis­mo actual, en la Con­fe­ren­cia de Méxi­co se debe esta­ble­cer un nue­vo meca­nis­mo de finan­cia­mien­to que fun­cio­ne bajo la auto­ri­dad de la Con­fe­ren­cia de las Par­tes de la Con­ven­ción Mar­co de las Nacio­nes Uni­das sobre cam­bio Cli­má­ti­co rin­dien­do cuen­tas a la mis­ma, con una repre­sen­ta­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de los paí­ses en desa­rro­llo para garan­ti­zar el cum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos de finan­cia­mien­to de los paí­ses Ane­xo 1.

Se ha cons­ta­ta­do que los paí­ses desa­rro­lla­dos incre­men­ta­ron sus emi­sio­nes en el perio­do 1990 – 2007, no obs­tan­te haber mani­fes­ta­do que la reduc­ción se vería sus­tan­cial­men­te coad­yu­va­da con meca­nis­mos de mercado.

El mer­ca­do de car­bono se ha trans­for­ma­do en un nego­cio lucra­ti­vo, mer­can­ti­li­zan­do nues­tra Madre Tie­rra, esto no repre­sen­ta una alter­na­ti­va para afron­tar el cam­bio cli­má­ti­co, pues­to que saquea, devas­ta la tie­rra, el agua e inclu­so la vida misma.

La recien­te cri­sis finan­cie­ra ha demos­tra­do que el mer­ca­do es inca­paz de regu­lar el sis­te­ma finan­cie­ro, que es frá­gil e inse­gu­ro ante la espe­cu­la­ción y la apa­ri­ción de agen­tes inter­me­dia­rios, por lo tan­to, sería una total irres­pon­sa­bi­li­dad dejar en sus manos el cui­da­do y pro­tec­ción de la pro­pia exis­ten­cia huma­na y de nues­tra Madre Tierra.

Con­si­de­ra­mos inad­mi­si­ble que las nego­cia­cio­nes en cur­so pre­ten­dan la crea­ción de nue­vos meca­nis­mos que amplíen y pro­mue­van el mer­ca­do de car­bono toda vez que los meca­nis­mos exis­ten­tes nun­ca resol­vie­ron el pro­ble­ma del Cam­bio Cli­má­ti­co ni se trans­for­ma­ron en accio­nes reales y direc­tas en la reduc­ción de gases de efec­to invernadero.

Es impres­cin­di­ble exi­gir el cum­pli­men­to de los com­pro­mi­sos asu­mi­dos por los paí­ses desa­rro­lla­dos en la Con­ven­ción Mar­co de Nacio­nes Uni­das sobre Cam­bio Cli­má­ti­co res­pec­to al desa­rro­llo y trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía, así como recha­zar la “vitri­na tec­no­ló­gi­ca” pro­pues­ta por paí­ses desa­rro­lla­dos que sola­men­te comer­cia­li­zan la tec­no­lo­gía. Es fun­da­men­tal esta­ble­cer los linea­mien­tos para crear un meca­nis­mo mul­ti­la­te­ral y mul­ti­dis­ci­pli­na­rio para el con­trol par­ti­ci­pa­ti­vo, la ges­tión y la eva­lua­ción con­ti­nua del inter­cam­bio de tec­no­lo­gías. Estas tec­no­lo­gías deben ser úti­les, lim­pias, y social­men­te ade­cua­das. De igual mane­ra es fun­da­men­tal el esta­ble­ci­mien­to de un fon­do de finan­cia­mien­to e inven­ta­rio de tec­no­lo­gías apro­pia­das y libe­ra­das de dere­chos de pro­pie­dad inte­lec­tual, en par­ti­cu­lar, de paten­tes que deben pasar de mono­po­lios pri­va­dos a ser de domi­nio públi­co, de libre acce­si­bi­li­dad y bajo costo.

El cono­ci­mien­to es uni­ver­sal, y por nin­gún moti­vo pue­de ser obje­to de pro­pie­dad pri­va­da y de uti­li­za­ción pri­va­ti­va, como tam­po­co sus apli­ca­cio­nes en for­ma de tec­no­lo­gías. Es deber de los paí­ses desa­rro­lla­dos com­par­tir su tec­no­lo­gía con paí­ses en desa­rro­llo, crear cen­tros de inves­ti­ga­ción para la crea­ción de tec­no­lo­gías e inno­va­cio­nes pro­pias, así como defen­der e impul­sar su desa­rro­llo y apli­ca­ción para el vivir bien. El mun­do debe recu­pe­rar, apren­der, reapren­der los prin­ci­pios y enfo­ques del lega­do ances­tral de sus pue­blos ori­gi­na­rios para dete­ner la des­truc­ción del pla­ne­ta, así como los cono­ci­mien­tos y prác­ti­cas ances­tra­les y recu­pe­ra­ción de la espi­ri­tua­li­dad en la rein­ser­ción del vivir bien jun­ta­men­te con la Madre Tierra. 

Con­si­de­ran­do la fal­ta de volun­tad polí­ti­ca de los paí­ses desa­rro­lla­dos para cum­plir de mane­ra efec­ti­va sus com­pro­mi­sos y obli­ga­cio­nes asu­mi­dos en la Con­ven­ción Mar­co de las Nacio­nes Uni­das sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co y el Pro­to­co­lo de Kio­to, y fren­te a la inexis­ten­cia de una ins­tan­cia legal inter­na­cio­nal que pre­ven­ga y san­cio­ne todos aque­llos deli­tos y crí­me­nes cli­má­ti­cos y ambien­ta­les que aten­ten con­tra los dere­chos de la Madre Tie­rra y la huma­ni­dad, deman­da­mos la crea­ción de un Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia Cli­má­ti­ca y Ambien­tal que ten­ga la capa­ci­dad jurí­di­ca vin­cu­lan­te de pre­ve­nir, juz­gar y san­cio­nar a los Esta­dos, las Empre­sas y per­so­nas que por acción u omi­sión con­ta­mi­nen y pro­vo­quen el cam­bio climático.

Res­pal­dar a los Esta­dos que pre­sen­ten deman­das en la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia con­tra los paí­ses desa­rro­lla­dos que no cum­plen con sus com­pro­mi­sos bajo la Con­ven­ción Mar­co de las Nacio­nes Uni­das sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co y el Pro­to­co­lo de Kio­to inclu­yen­do sus com­pro­mi­sos de reduc­ción de gases de efec­to invernadero.

Ins­ta­mos a los pue­blos a pro­po­ner y pro­mo­ver una pro­fun­da refor­ma de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU), para que todos sus Esta­dos miem­bros cum­plan las deci­sio­nes del Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia Cli­má­ti­ca y Ambiental.

El futu­ro de la huma­ni­dad está en peli­gro y no pode­mos acep­tar que un gru­po de gober­nan­tes de paí­ses desa­rro­lla­dos quie­ran defi­nir por todos los paí­ses como lo inten­ta­ron hacer infruc­tuo­sa­men­te en la Con­fe­ren­cia de las Par­tes de Copenha­gue. Esta deci­sión nos com­pe­te a todos los pue­blos. Por eso es nece­sa­ria la rea­li­za­ción de un Refe­rén­dum Mun­dial, ple­bis­ci­to o con­sul­ta popu­lar, sobre el cam­bio Cli­má­ti­co en el cuál todos sea­mos con­sul­ta­dos sobre: el nivel de reduc­cio­nes de emi­sio­nes que deben hacer los paí­ses desa­rro­lla­dos y las empre­sas trans­na­cio­na­les; el finan­cia­mien­to que deben pro­veer los paí­ses desa­rro­lla­dos; la crea­ción de un Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia Cli­má­ti­ca; la nece­si­dad de una Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos de la Madre Tie­rra y; la nece­si­dad de cam­biar el actual sis­te­ma capitalista.

El pro­ce­so del Refe­rén­dum Mun­dial, ple­bis­ci­to o con­sul­ta popu­lar será fru­to de un pro­ce­so de pre­pa­ra­ción que ase­gu­re el desa­rro­llo exi­to­so del mismo.

Con el fin de coor­di­nar nues­tro accio­nar inter­na­cio­nal e imple­men­tar los resul­ta­dos del pre­sen­te “Acuer­do de los Pue­blos” lla­ma­mos a cons­truir un Movi­mien­to Mun­dial de los Pue­blos por la Madre Tie­rra que se basa­rá en los prin­ci­pios de com­ple­men­ta­rie­dad y res­pe­to a la diver­si­dad de ori­gen y visio­nes de sus inte­gran­tes, cons­ti­tu­yén­do­se en un espa­cio amplio y demo­crá­ti­co de coor­di­na­ción y arti­cu­la­ción de accio­nes a nivel mundial.

Con tal pro­pó­si­to, adop­ta­mos el plan de acción mun­dial adjun­to para que en Méxi­co los paí­ses desa­rro­lla­dos del Ane­xo 1 res­pe­ten el mar­co legal vigen­te y reduz­can sus emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro en un 50 % y se asu­man las dife­ren­tes pro­pues­tas con­te­ni­das en este Acuerdo.

Final­men­te, acor­da­mos rea­li­zar la 2ª Con­fe­ren­cia Mun­dial de los Pue­blos sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co y los Dere­chos de la Madre Tie­rra en el 2011 como par­te de este pro­ce­so de cons­truc­ción del Movi­mien­to Mun­dial de los Pue­blos por la Madre Tie­rra y para reac­cio­nar fren­te a los resul­ta­dos de la Con­fe­ren­cia de Cam­bio Cli­má­ti­co que se rea­li­za­rá a fines de año en Can­cún, México.

22 de Abril Cocha­bam­ba, Bolivia 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.