Con­fe­ren­cia Mun­dial de los Pue­blos sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co – Acuer­do de los Pueblos

Hoy, nues­tra Madre Tie­rra está heri­da y el futu­ro de la huma­ni­dad está en peligro.

De incre­men­tar­se el calen­ta­mien­to glo­bal en más de 2º C, a lo que nos con­du­ci­ría el lla­ma­do “Enten­di­mien­to de Copenha­gue” exis­te el 50% de pro­ba­bi­li­da­des de que los daños pro­vo­ca­dos a nues­tra Madre Tie­rra sean total­men­te irre­ver­si­bles. Entre un 20% y un 30% de las espe­cies esta­ría en peli­gro de des­apa­re­cer. Gran­des exten­sio­nes de bos­ques serían afec­ta­das, las sequías e inun­da­cio­nes afec­ta­rían dife­ren­tes regio­nes del pla­ne­ta, se exten­de­rían los desier­tos y se agra­va­ría el derre­ti­mien­to de los polos y los gla­cia­res en los Andes y los Hima­la­yas. Muchos Esta­dos insu­la­res des­apa­re­ce­rían y el Áfri­ca sufri­ría un incre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra de más de 3º C. Así mis­mo, se redu­ci­ría la pro­duc­ción de ali­men­tos en el mun­do con efec­tos catas­tró­fi­cos para la super­vi­ven­cia de los habi­tan­tes de vas­tas regio­nes del pla­ne­ta, y se incre­men­ta­ría de for­ma dra­má­ti­ca el núme­ro de ham­brien­tos en el mun­do, que ya sobre­pa­sa la cifra de 1.020 millo­nes de personas.

Las cor­po­ra­cio­nes y los gobier­nos de los paí­ses deno­mi­na­dos “más desa­rro­lla­dos”, en com­pli­ci­dad con un seg­men­to de la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca, nos ponen a dis­cu­tir el cam­bio cli­má­ti­co como un pro­ble­ma redu­ci­do a la ele­va­ción de la tem­pe­ra­tu­ra sin cues­tio­nar la cau­sa que es el sis­te­ma capitalista.

Con­fron­ta­mos la cri­sis ter­mi­nal del mode­lo civi­li­za­to­rio patriar­cal basa­do en el some­ti­mien­to y des­truc­ción de seres huma­nos y natu­ra­le­za que se ace­le­ró con la revo­lu­ción industrial.

El sis­te­ma capi­ta­lis­ta nos ha impues­to una lógi­ca de com­pe­ten­cia, pro­gre­so y cre­ci­mien­to ili­mi­ta­do. Este régi­men de pro­duc­ción y con­su­mo bus­ca la ganan­cia sin lími­tes, sepa­ran­do al ser humano de la natu­ra­le­za, esta­ble­cien­do una lógi­ca de domi­na­ción sobre ésta, con­vir­tien­do todo en mer­can­cía: el agua, la tie­rra, el geno­ma humano, las cul­tu­ras ances­tra­les, la bio­di­ver­si­dad, la jus­ti­cia, la éti­ca, los dere­chos de los pue­blos, la muer­te y la vida misma.

Bajo el capi­ta­lis­mo, la Madre Tie­rra se con­vier­te en fuen­te sólo de mate­rias pri­mas y los seres huma­nos en medios de pro­duc­ción y con­su­mi­do­res, en per­so­nas que valen por lo que tie­nen y no por lo que son.

El capi­ta­lis­mo requie­re una poten­te indus­tria mili­tar para su pro­ce­so de acu­mu­la­ción y el con­trol de terri­to­rios y recur­sos natu­ra­les, repri­mien­do la resis­ten­cia de los pue­blos. Se tra­ta de un sis­te­ma impe­ria­lis­ta de colo­ni­za­ción del planeta.

La huma­ni­dad está fren­te a una gran dis­yun­ti­va: con­ti­nuar por el camino del capi­ta­lis­mo, la depre­da­ción y la muer­te, o empren­der el camino de la armo­nía con la natu­ra­le­za y el res­pe­to a la vida.

Reque­ri­mos for­jar un nue­vo sis­te­ma que res­ta­blez­ca la armo­nía con la natu­ra­le­za y entre los seres huma­nos. Sólo pue­de haber equi­li­brio con la natu­ra­le­za si hay equi­dad entre los seres humanos.

Plan­tea­mos a los pue­blos del mun­do la recu­pe­ra­ción, reva­lo­ri­za­ción y for­ta­le­ci­mien­to de los cono­ci­mien­tos, sabi­du­rías y prác­ti­cas ances­tra­les de los Pue­blos Indí­ge­nas, afir­ma­dos en la viven­cia y pro­pues­ta de “Vivir Bien”, reco­no­cien­do a la Madre Tie­rra como un ser vivo, con el cual tene­mos una rela­ción indi­vi­si­ble, inter­de­pen­dien­te, com­ple­men­ta­ria y espiritual.

Para enfren­tar el cam­bio cli­má­ti­co debe­mos reco­no­cer a la Madre Tie­rra como la fuen­te de la vida y for­jar un nue­vo sis­te­ma basa­do en los prin­ci­pios de:

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >armo­nía y equi­li­brio entre todos y con todo

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >com­ple­men­ta­rie­dad, soli­da­ri­dad, y equidad

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >bien­es­tar colec­ti­vo y satis­fac­ción de las nece­si­da­des fun­da­men­ta­les de todos en armo­nía con la Madre Tierra

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >res­pe­to a los Dere­chos de la Madre Tie­rra y a los Dere­chos Humanos

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >reco­no­ci­mien­to del ser humano por lo que es y no por lo que tiene

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >eli­mi­na­ción de toda for­ma de colo­nia­lis­mo, impe­ria­lis­mo e intervencionismo

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >paz entre los pue­blos y con la Madre Tierra.

El mode­lo que pro­pug­na­mos no es de desa­rro­llo des­truc­ti­vo ni ili­mi­ta­do. Los paí­ses nece­si­tan pro­du­cir bie­nes y ser­vi­cios para satis­fa­cer las nece­si­da­des fun­da­men­ta­les de su pobla­ción, pero de nin­gu­na mane­ra pue­den con­ti­nuar por este camino de desa­rro­llo en el cual los paí­ses más ricos tie­nen una hue­lla eco­ló­gi­ca 5 veces más gran­de de lo que el pla­ne­ta es capaz de sopor­tar. En la actua­li­dad ya se ha exce­di­do en más de un 30% la capa­ci­dad del pla­ne­ta para rege­ne­rar­se. A este rit­mo de sobre­ex­plo­ta­ción de nues­tra Madre Tie­rra se nece­si­ta­rían 2 pla­ne­tas para el 2030.

En un sis­te­ma inter­de­pen­dien­te del cual los seres huma­nos somos uno de sus com­po­nen­tes no es posi­ble reco­no­cer dere­chos sola­men­te a la par­te huma­na sin pro­vo­car un des­equi­li­brio en todo el sis­te­ma. Para garan­ti­zar los dere­chos huma­nos y res­ta­ble­cer la armo­nía con la natu­ra­le­za es nece­sa­rio reco­no­cer y apli­car efec­ti­va­men­te los dere­chos de la Madre Tierra.

Para ello pro­po­ne­mos el pro­yec­to adjun­to de Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos de la Madre Tie­rra en el cual se consignan:

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho a la vida y a existir;

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho a ser respetada;

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho a la con­ti­nua­ción de sus ciclos y pro­ce­sos vita­les libre de alte­ra­cio­nes humanas;

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho a man­te­ner su iden­ti­dad e inte­gri­dad como seres dife­ren­cia­dos, auto-regu­la­dos e interrelacionados;

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho al agua como fuen­te de vida;

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho al aire limpio;

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho a la salud integral;

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho a estar libre de la con­ta­mi­na­ción y polu­ción, de dese­chos tóxi­cos y radioactivos;

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho a no ser alte­ra­da gené­ti­ca­men­te y modi­fi­ca­da en su estruc­tu­ra ame­na­zan­do su inte­gri­dad o fun­cio­na­mien­to vital y saludable.

<! – [if !sup­portLists] – >· <! – [endif] – >Dere­cho a una res­tau­ra­ción ple­na y pron­ta por las vio­la­cio­nes a los dere­chos reco­no­ci­dos en esta Decla­ra­ción cau­sa­dos por las acti­vi­da­des humanas.

La visión com­par­ti­da es esta­bi­li­zar las con­cen­tra­cio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro para hacer efec­ti­vo el Artícu­lo 2 de la Con­ven­ción Mar­co de las Nacio­nes Uni­das sobre Cam­bio Cli­má­ti­co que deter­mi­na “la esta­bi­li­za­ción de las con­cen­tra­cio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro en la atmós­fe­ra a un nivel que impi­da inter­fe­ren­cias antro­po­gé­ni­cas peli­gro­sas para el sis­te­ma cli­má­ti­co”. Nues­tra visión es, sobre la base del prin­ci­pio de las res­pon­sa­bi­li­da­des his­tó­ri­cas comu­nes pero dife­ren­cia­das, exi­gir que los paí­ses desa­rro­lla­dos se com­pro­me­tan con metas cuan­ti­fi­ca­das de reduc­ción de emi­sio­nes que per­mi­tan retor­nar las con­cen­tra­cio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro en la atmós­fe­ra a 300 ppm y así, limi­tar el incre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra media glo­bal a un nivel máxi­mo de 1°C.

Enfa­ti­zan­do la nece­si­dad de acción urgen­te para lograr esta visión, y con el apo­yo de los pue­blos, movi­mien­tos y paí­ses, los paí­ses desa­rro­lla­dos debe­rán com­pro­me­ter­se con metas ambi­cio­sas de reduc­ción de emi­sio­nes que per­mi­tan alcan­zar obje­ti­vos a cor­to pla­zo, man­te­nien­do nues­tra visión a favor del equi­li­brio del sis­te­ma cli­má­ti­co de la Tie­rra, de acuer­do al obje­ti­vo últi­mo de la Convención.

La “visión com­par­ti­da” para la “Acción Coope­ra­ti­va a Lar­go Pla­zo” no debe redu­cir­se en la nego­cia­ción de cam­bio cli­má­ti­co a defi­nir el lími­te en el incre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra y la con­cen­tra­ción de gases de efec­to inver­na­de­ro en la atmós­fe­ra, sino que debe com­pren­der de mane­ra inte­gral y equi­li­bra­da un con­jun­to de medi­das finan­cie­ras, tec­no­ló­gi­cas, de adap­ta­ción, de desa­rro­llo de capa­ci­da­des, de patro­nes de pro­duc­ción, con­su­mo y otras esen­cia­les como el reco­no­ci­mien­to de los dere­chos de la Madre Tie­rra para res­ta­ble­cer la armo­nía con la naturaleza.

Los paí­ses desa­rro­lla­dos, prin­ci­pa­les cau­san­tes del cam­bio cli­má­ti­co, asu­mien­do su res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca y actual, deben reco­no­cer y hon­rar su deu­da cli­má­ti­ca en todas sus dimen­sio­nes, como base para una solu­ción jus­ta, efec­ti­va y cien­tí­fi­ca al cam­bio cli­má­ti­co. En este mar­co exi­gi­mos a los paí­ses desa­rro­lla­dos que:

Res­ta­blez­can a los paí­ses en desa­rro­llo el espa­cio atmos­fé­ri­co que está ocu­pa­do por sus emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro. Esto impli­ca la des­co­lo­ni­za­ción de la atmós­fe­ra median­te la reduc­ción y absor­ción de sus emisiones.

  • Asu­man los cos­tos y las nece­si­da­des de trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía de los paí­ses en desa­rro­llo por la pér­di­da de opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo por vivir en un espa­cio atmos­fé­ri­co restringido.

  • Se hagan res­pon­sa­bles por los cien­tos de millo­nes que ten­drán que migrar por el cam­bio cli­má­ti­co que han pro­vo­ca­do y que eli­mi­nen sus polí­ti­cas res­tric­ti­vas de migra­ción y ofrez­can a los migran­tes una vida dig­na y con todos los dere­chos en sus países.

  • Asu­man la deu­da de adap­ta­ción rela­cio­na­das a los impac­tos del cam­bio cli­má­ti­co en los paí­ses en desa­rro­llo pro­ve­yen­do los medios para pre­ve­nir, mini­mi­zar y aten­der los daños que sur­gen de sus exce­si­vas emisiones.

  • Hon­ren estas deu­das como par­te de una deu­da mayor con la Madre Tie­rra adop­tan­do y apli­can­do la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos de la Madre Tie­rra en las Nacio­nes Unidas.

El enfo­que debe ser no sola­men­te de com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca, sino prin­ci­pal­men­te de jus­ti­cia res­tau­ra­ti­va – es decir res­ti­tu­yen­do la inte­gri­dad a las per­so­nas y a los miem­bros que for­man una comu­ni­dad de vida en la Tierra.

Deplo­ra­mos el inten­to de un gru­po de paí­ses de anu­lar el Pro­to­co­lo de Kio­to el úni­co ins­tru­men­to legal­men­te vin­cu­lan­te espe­cí­fi­co para la reduc­ción de las emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro de los paí­ses desarrollados.

Adver­ti­mos al mun­do que no obs­tan­te estar obli­ga­dos legal­men­te las emi­sio­nes de los paí­ses desa­rro­lla­dos en lugar de reducir,crecieron en un 11,2% entre 1990 y 2007.

Esta­dos Uni­dos a cau­sa del con­su­mo ili­mi­ta­do aumen­tó sus emi­sio­nes de GEI en 16,8% duran­te el perio­do 1990 al 2007, emi­tien­do como pro­me­dio entre 20 y 23 tone­la­das anua­les de CO2 por habi­tan­te, lo que repre­sen­ta más de 9 veces las emi­sio­nes corres­pon­dien­tes a un habi­tan­te pro­me­dio del Ter­cer Mun­do, y más de 20 veces las emi­sio­nes de un habi­tan­te de Áfri­ca Subsahariana.

Recha­za­mos de mane­ra abso­lu­ta el ile­gi­ti­mo “Enten­di­mien­to de Copenha­gue”, que per­mi­te a estos paí­ses desa­rro­lla­dos ofer­tar reduc­cio­nes insu­fi­cien­tes de gases de efec­to inver­na­de­ro, basa­das en com­pro­mi­sos volun­ta­rios e indi­vi­dua­les, que vio­lan la inte­gri­dad ambien­tal de la Madre Tie­rra con­du­cién­do­nos a un aumen­to de alre­de­dor de 4ºC. 

La pró­xi­ma Con­fe­ren­cia sobre Cam­bio Cli­má­ti­co a rea­li­zar­se a fines de año en Méxi­co debe apro­bar la enmien­da al Pro­to­co­lo de Kio­to, para el segun­do perío­do de com­pro­mi­sos a ini­ciar­se en 2013 a 2017 en el cual los paí­ses desa­rro­lla­dos deben com­pro­me­ter reduc­cio­nes domés­ti­cas sig­ni­fi­ca­ti­vas de al menos el 50% res­pec­to al año base de 1990 sin incluir mer­ca­dos de car­bono u otros sis­te­mas de des­via­ción que enmas­ca­ran el incum­pli­mien­to de las reduc­cio­nes reales de emi­sio­nes de gases de efec­to invernadero.

Reque­ri­mos esta­ble­cer pri­me­ro una meta para el con­jun­to de los paí­ses desa­rro­lla­dos para lue­go rea­li­zar la asig­na­ción indi­vi­dual para cada país desa­rro­lla­do en el mar­co de una com­pa­ra­ción de esfuer­zos entre cada uno de ellos, man­te­nien­do así el sis­te­ma del Pro­to­co­lo de Kio­to para las reduc­cio­nes de las emisiones.

Los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, en su carác­ter de úni­co país de la Tie­rra del Ane­xo 1 que no rati­fi­có el Pro­to­co­lo de Kio­to tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad sig­ni­fi­ca­ti­va ante todos los pue­blos del mun­do por cuan­to debe rati­fi­car el Pro­to­co­lo de Kio­to y com­pro­me­ter­se a res­pe­tar y dar cum­pli­mien­to a los obje­ti­vos de reduc­ción de emi­sio­nes a esca­la de toda su economía.

Los pue­blos tene­mos los mis­mos dere­chos de pro­tec­ción ante los impac­tos del cam­bio cli­má­ti­co y recha­za­mos la noción de adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co enten­di­da como la resig­na­ción a los impac­tos pro­vo­ca­dos por las emi­sio­nes his­tó­ri­cas de los paí­ses desa­rro­lla­dos, quie­nes deben adap­tar sus esti­los de vida y de con­su­mo ante esta emer­gen­cia pla­ne­ta­ria. Nos vemos for­za­dos a enfren­tar los impac­tos del cam­bio cli­má­ti­co, con­si­de­ran­do la adap­ta­ción como un pro­ce­so y no como una impo­si­ción, y ade­más como herra­mien­ta que sir­va para con­tra­rres­tar­los, demos­tran­do que es posi­ble vivir en armo­nía bajo un mode­lo de vida distinto.

Es nece­sa­rio cons­truir un Fon­do de Adap­ta­ción, como un fon­do exclu­si­vo para enfren­tar el cam­bio cli­má­ti­co como par­te de un meca­nis­mo finan­cie­ro mane­ja­do y con­du­ci­do de mane­ra sobe­ra­na, trans­pa­ren­te y equi­ta­ti­va por nues­tros Esta­dos. Bajo este Fon­do se debe valo­rar: los impac­tos y sus cos­tos en paí­ses en desa­rro­llo y las nece­si­da­des que estos impac­tos deri­ven, y regis­trar y moni­to­rear el apo­yo por par­te de paí­ses desa­rro­lla­dos. Éste debe mane­jar ade­más un meca­nis­mo para el resar­ci­mien­to por daños por impac­tos ocu­rri­dos y futu­ros, por pér­di­da de opor­tu­ni­da­des y la repo­si­ción por even­tos cli­má­ti­cos extre­mos y gra­dua­les, y cos­tos adi­cio­na­les que podrían pre­sen­tar­se si nues­tro pla­ne­ta sobre­pa­sa los umbra­les eco­ló­gi­cos así como aque­llos impac­tos que están fre­nan­do el dere­cho a Vivir Bien.

El “Enten­di­mien­to de Copenha­gue” impues­to sobre los paí­ses en desa­rro­llo por algu­nos Esta­dos, más allá de ofer­tar recur­sos insu­fi­cien­tes, pre­ten­de en si mis­mo divi­dir y enfren­tar a los pue­blos y pre­ten­de extor­sio­nar a los paí­ses en desa­rro­llo con­di­cio­nan­do el acce­so a recur­sos de adap­ta­ción a cam­bio de medi­das de miti­ga­ción. Adi­cio­nal­men­te se esta­ble­ce como inacep­ta­ble que en los pro­ce­sos de nego­cia­ción inter­na­cio­nal se inten­te cate­go­ri­zar a los paí­ses en desa­rro­llo por su vul­ne­ra­bi­li­dad al cam­bio cli­má­ti­co, gene­ran­do dispu­tas, des­igual­da­des y segre­ga­cio­nes entre ellos.

El inmen­so desa­fío que enfren­ta­mos como huma­ni­dad para dete­ner el calen­ta­mien­to glo­bal y enfriar el pla­ne­ta sólo se logra­rá lle­van­do ade­lan­te una pro­fun­da trans­for­ma­ción en la agri­cul­tu­ra hacia un mode­lo sus­ten­ta­ble de pro­duc­ción agrí­co­la cam­pe­sino e indígena/​originario, y otros mode­los y prác­ti­cas ances­tra­les eco­ló­gi­cas que con­tri­bu­yan a solu­cio­nar el pro­ble­ma del cam­bio cli­má­ti­co y ase­gu­ren la Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria, enten­di­da como el dere­cho de los pue­blos a con­tro­lar sus pro­pias semi­llas, tie­rras, agua y la pro­duc­ción de ali­men­tos, garan­ti­zan­do, a tra­vés de una pro­duc­ción en armo­nía con la Madre Tie­rra, local y cul­tu­ral­men­te apro­pia­da, el acce­so de los pue­blos a ali­men­tos sufi­cien­tes, varia­dos y nutri­ti­vos en com­ple­men­ta­ción con la Madre Tie­rra y pro­fun­di­zan­do la pro­duc­ción autó­no­ma (par­ti­ci­pa­ti­va, comu­ni­ta­ria y com­par­ti­da) de cada nación y pue­blo.

El Cam­bio Cli­má­ti­co ya está pro­du­cien­do pro­fun­dos impac­tos sobre la agri­cul­tu­ra y los modos de vida de los pue­blos indígenas/​originarios y cam­pe­si­nos del mun­do y estos impac­tos se irán agra­van­do en el futuro.

El agro nego­cio a tra­vés de su mode­lo social, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta glo­ba­li­za­da y su lógi­ca de pro­duc­ción de ali­men­tos para el mer­ca­do y no para cum­plir con el dere­cho a la ali­men­ta­ción, es una de las cau­sas prin­ci­pa­les del cam­bio cli­má­ti­co. Sus herra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas, comer­cia­les y polí­ti­cas no hacen más que pro­fun­di­zar la cri­sis cli­má­ti­ca e incre­men­tar el ham­bre en el pla­ne­ta. Por esta razón recha­za­mos los Tra­ta­dos de Libre Comer­cio y Acuer­dos de Aso­cia­ción y toda for­ma de apli­ca­ción de los Dere­chos de Pro­pie­dad Inte­lec­tual sobre la vida, los paque­tes tec­no­ló­gi­cos actua­les (agro­quí­mi­cos, trans­gé­ni­cos) y aque­llos que se ofre­cen como fal­sas solu­cio­nes (agro­com­bus­ti­bles, geo­in­ge­nie­ría, nano­tec­no­lo­gía, tec­no­lo­gía Ter­mi­na­tor y simi­la­res) que úni­ca­men­te agu­di­za­rán la cri­sis actual.

Al mis­mo tiem­po denun­cia­mos como este mode­lo capi­ta­lis­ta impo­ne mega­pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra, inva­de terri­to­rios con pro­yec­tos extrac­ti­vis­tas, pri­va­ti­za y mer­can­ti­li­za el agua y mili­ta­ri­za los terri­to­rios expul­san­do a los pue­blos indí­ge­nas y cam­pe­si­nos de sus terri­to­rios, impi­dien­do la Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria y pro­fun­di­zan­do la cri­sis socioambiental.

Exi­gi­mos reco­no­cer el dere­cho de todos los pue­blos, los seres vivos y la Madre Tie­rra a acce­der y gozar del agua y apo­ya­mos la pro­pues­ta del Gobierno de Boli­via para reco­no­cer al agua como un Dere­cho Humano Fundamental.

La defi­ni­ción de bos­que uti­li­za­da en las nego­cia­cio­nes de la Con­ven­ción Mar­co de las Nacio­nes Uni­das sobre Cam­bio Cli­má­ti­co, la cual inclu­ye plan­ta­cio­nes, es inacep­ta­ble. Los mono­cul­ti­vos no son bos­ques. Por lo tan­to, exi­gi­mos una defi­ni­ción para fines de nego­cia­ción que reco­noz­ca los bos­ques nati­vos y la sel­va y la diver­si­dad de los eco­sis­te­mas de la tierra.

La Decla­ra­ción de la ONU sobre los Dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas debe ser ple­na­men­te reco­no­ci­da, imple­men­ta­da e inte­gra­da en las nego­cia­cio­nes de cam­bio cli­má­ti­co. La mejor estra­te­gia y acción para evi­tar la defo­res­ta­ción y degra­da­ción y pro­te­ger los bos­ques nati­vos y la sel­va es reco­no­cer y garan­ti­zar los dere­chos colec­ti­vos de las tie­rras y terri­to­rios con­si­de­ran­do espe­cial­men­te que la mayo­ría de los bos­ques y sel­vas están en los terri­to­rios de pue­blos y nacio­nes indí­ge­nas, comu­ni­da­des cam­pe­si­nas y tradicionales.

Con­de­na­mos los meca­nis­mos de mer­ca­do, como el meca­nis­mo de REDD (Reduc­ción de emi­sio­nes por la defo­res­ta­ción y degra­da­ción de bos­ques) y sus ver­sio­nes + y ++, que está vio­lan­do la sobe­ra­nía de los Pue­blos y su dere­cho al con­sen­ti­mien­to libre, pre­vio e infor­ma­do, así como a la sobe­ra­nía de Esta­dos nacio­na­les, y vio­la los dere­chos, usos y cos­tum­bres de los Pue­blos y los Dere­chos de la Naturaleza.

Los paí­ses con­ta­mi­na­do­res están obli­ga­dos a trans­fe­rir de mane­ra direc­ta los recur­sos eco­nó­mi­cos y tec­no­ló­gi­cos para pagar la res­tau­ra­ción y man­te­ni­mien­to de los bos­ques y sel­vas, en favor de los pue­blos y estruc­tu­ras orgá­ni­cas ances­tra­les indí­ge­nas, ori­gi­na­rias, cam­pe­si­nas. Esto debe­rá ser una com­pen­sa­ción direc­ta y adi­cio­nal a las fuen­tes de finan­cia­mien­to com­pro­me­ti­das por los paí­ses desa­rro­lla­dos, fue­ra del mer­ca­do de car­bono y nun­ca sir­vien­do como las com­pen­sa­cio­nes de car­bono (off­sets). Deman­da­mos a los paí­ses a dete­ner las ini­cia­ti­vas loca­les en bos­ques y sel­vas basa­dos en meca­nis­mos de mer­ca­do y que pro­po­nen resul­ta­dos inexis­ten­tes y con­di­cio­na­dos. Exi­gi­mos a los gobier­nos un pro­gra­ma mun­dial de res­tau­ra­ción de bos­ques nati­vos y sel­vas, diri­gi­do y admi­nis­tra­do por los pue­blos, imple­men­tan­do semi­llas fores­ta­les, fru­ta­les y de flo­ra autóc­to­na. Los gobier­nos deben eli­mi­nar las con­ce­sio­nes fores­ta­les y apo­yar la con­ser­va­ción del petró­leo bajo la tie­rra y que se deten­ga urgen­te­men­te la explo­ta­ción de hidro­car­bu­ros en las selvas.

Exi­gi­mos a los Esta­dos que reco­noz­can, res­pe­ten y garan­ti­cen la efec­ti­va apli­ca­ción de los están­da­res inter­na­cio­na­les de dere­chos huma­nos y los dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas, en par­ti­cu­lar la Decla­ra­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre los Dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas, el Con­ve­nio 169 de la OIT, entre otros ins­tru­men­tos per­ti­nen­tes, en el mar­co de las nego­cia­cio­nes, polí­ti­cas y medi­das para resol­ver los desa­fíos plan­tea­dos por el cam­bio cli­má­ti­co. En espe­cial, deman­da­mos a los Esta­dos a que reco­noz­can jurí­di­ca­men­te la pre­exis­ten­cia del dere­cho sobre nues­tros terri­to­rios, tie­rras y recur­sos natu­ra­les para posi­bi­li­tar y for­ta­le­cer nues­tras for­mas tra­di­cio­na­les de vida y con­tri­buir efec­ti­va­men­te a la solu­ción del cam­bio climático.

Deman­da­mos la ple­na y efec­ti­va apli­ca­ción del dere­cho a la con­sul­ta, la par­ti­ci­pa­ción y el con­sen­ti­mien­to pre­vio, libre e infor­ma­do de los Pue­blos Indí­ge­nas en todos los pro­ce­sos de nego­cia­ción así como en el dise­ño e imple­men­ta­ción de las medi­das rela­ti­vas al cam­bio climático.

En la actua­li­dad la degra­da­ción medioam­bien­tal y el cam­bio cli­má­ti­co alcan­za­rán nive­les crí­ti­cos, sien­do una de las prin­ci­pa­les con­se­cuen­cias la migra­ción inter­na así como inter­na­cio­nal. Según algu­nas pro­yec­cio­nes en 1995 exis­tían alre­de­dor de 25 millo­nes de migran­tes cli­má­ti­cos, al pre­sen­te se esti­ma en 50 millo­nes y las pro­yec­cio­nes para el año 2050 son de 200 a 1000 millo­nes de per­so­nas que serán des­pla­za­das por situa­cio­nes deri­va­das del cam­bio climático.

Los paí­ses desa­rro­lla­dos deben asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad sobre los migran­tes cli­má­ti­cos, aco­gién­do­los en sus terri­to­rios y reco­no­cien­do sus dere­chos fun­da­men­ta­les, a tra­vés de la fir­ma de con­ve­nios inter­na­cio­na­les que con­tem­plen la defi­ni­ción de migran­te cli­má­ti­co para que todos los Esta­dos aca­ten sus determinaciones.

Cons­ti­tuir un Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal de Con­cien­cia para denun­ciar, hacer visi­ble, docu­men­tar, juz­gar y san­cio­nar las vio­la­cio­nes de los dere­chos de los(s) migran­tes, refugiados(as) y des­pla­za­dos en los paí­ses de ori­gen, trán­si­to y des­tino, iden­ti­fi­can­do cla­ra­men­te las res­pon­sa­bi­li­da­des de los Esta­dos, com­pa­ñías y otros actores.

El finan­cia­mien­to actual des­ti­na­do a los paí­ses en desa­rro­llo para cam­bio cli­má­ti­co y la pro­pues­ta del Enten­di­mien­to de Copenha­gue son ínfi­mos. Los paí­ses desa­rro­lla­dos deben com­pro­me­ter un finan­cia­mien­to anual nue­vo, adi­cio­nal a la Ayu­da Ofi­cial al Desa­rro­llo y de fuen­te públi­ca, de al menos 6% de su PIB para enfren­tar el cam­bio cli­má­ti­co en los paí­ses en desa­rro­llo. Esto es via­ble toman­do en cuen­ta que gas­tan un mon­to simi­lar en defen­sa nacio­nal y des­ti­na­ron 5 veces más para res­ca­tar ban­cos y espe­cu­la­do­res en quie­bra, lo que cues­tio­na seria­men­te sus prio­ri­da­des mun­dia­les y su volun­tad polí­ti­ca. Este finan­cia­mien­to debe ser direc­to, sin con­di­cio­na­mien­to y no vul­ne­rar la sobe­ra­nía nacio­nal ni la auto­de­ter­mi­na­ción de las comu­ni­da­des y gru­pos más afectados.

En vis­ta de la inefi­cien­cia del meca­nis­mo actual, en la Con­fe­ren­cia de Méxi­co se debe esta­ble­cer un nue­vo meca­nis­mo de finan­cia­mien­to que fun­cio­ne bajo la auto­ri­dad de la Con­fe­ren­cia de las Par­tes de la Con­ven­ción Mar­co de las Nacio­nes Uni­das sobre cam­bio Cli­má­ti­co rin­dien­do cuen­tas a la mis­ma, con una repre­sen­ta­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de los paí­ses en desa­rro­llo para garan­ti­zar el cum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos de finan­cia­mien­to de los paí­ses Ane­xo 1.

Se ha cons­ta­ta­do que los paí­ses desa­rro­lla­dos incre­men­ta­ron sus emi­sio­nes en el perio­do 1990 – 2007, no obs­tan­te haber mani­fes­ta­do que la reduc­ción se vería sus­tan­cial­men­te coad­yu­va­da con meca­nis­mos de mercado.

El mer­ca­do de car­bono se ha trans­for­ma­do en un nego­cio lucra­ti­vo, mer­can­ti­li­zan­do nues­tra Madre Tie­rra, esto no repre­sen­ta una alter­na­ti­va para afron­tar el cam­bio cli­má­ti­co, pues­to que saquea, devas­ta la tie­rra, el agua e inclu­so la vida misma.

La recien­te cri­sis finan­cie­ra ha demos­tra­do que el mer­ca­do es inca­paz de regu­lar el sis­te­ma finan­cie­ro, que es frá­gil e inse­gu­ro ante la espe­cu­la­ción y la apa­ri­ción de agen­tes inter­me­dia­rios, por lo tan­to, sería una total irres­pon­sa­bi­li­dad dejar en sus manos el cui­da­do y pro­tec­ción de la pro­pia exis­ten­cia huma­na y de nues­tra Madre Tierra.

Con­si­de­ra­mos inad­mi­si­ble que las nego­cia­cio­nes en cur­so pre­ten­dan la crea­ción de nue­vos meca­nis­mos que amplíen y pro­mue­van el mer­ca­do de car­bono toda vez que los meca­nis­mos exis­ten­tes nun­ca resol­vie­ron el pro­ble­ma del Cam­bio Cli­má­ti­co ni se trans­for­ma­ron en accio­nes reales y direc­tas en la reduc­ción de gases de efec­to invernadero.

Es impres­cin­di­ble exi­gir el cum­pli­men­to de los com­pro­mi­sos asu­mi­dos por los paí­ses desa­rro­lla­dos en la Con­ven­ción Mar­co de Nacio­nes Uni­das sobre Cam­bio Cli­má­ti­co res­pec­to al desa­rro­llo y trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía, así como recha­zar la “vitri­na tec­no­ló­gi­ca” pro­pues­ta por paí­ses desa­rro­lla­dos que sola­men­te comer­cia­li­zan la tec­no­lo­gía. Es fun­da­men­tal esta­ble­cer los linea­mien­tos para crear un meca­nis­mo mul­ti­la­te­ral y mul­ti­dis­ci­pli­na­rio para el con­trol par­ti­ci­pa­ti­vo, la ges­tión y la eva­lua­ción con­ti­nua del inter­cam­bio de tec­no­lo­gías. Estas tec­no­lo­gías deben ser úti­les, lim­pias, y social­men­te ade­cua­das. De igual mane­ra es fun­da­men­tal el esta­ble­ci­mien­to de un fon­do de finan­cia­mien­to e inven­ta­rio de tec­no­lo­gías apro­pia­das y libe­ra­das de dere­chos de pro­pie­dad inte­lec­tual, en par­ti­cu­lar, de paten­tes que deben pasar de mono­po­lios pri­va­dos a ser de domi­nio públi­co, de libre acce­si­bi­li­dad y bajo costo.

El cono­ci­mien­to es uni­ver­sal, y por nin­gún moti­vo pue­de ser obje­to de pro­pie­dad pri­va­da y de uti­li­za­ción pri­va­ti­va, como tam­po­co sus apli­ca­cio­nes en for­ma de tec­no­lo­gías. Es deber de los paí­ses desa­rro­lla­dos com­par­tir su tec­no­lo­gía con paí­ses en desa­rro­llo, crear cen­tros de inves­ti­ga­ción para la crea­ción de tec­no­lo­gías e inno­va­cio­nes pro­pias, así como defen­der e impul­sar su desa­rro­llo y apli­ca­ción para el vivir bien. El mun­do debe recu­pe­rar, apren­der, reapren­der los prin­ci­pios y enfo­ques del lega­do ances­tral de sus pue­blos ori­gi­na­rios para dete­ner la des­truc­ción del pla­ne­ta, así como los cono­ci­mien­tos y prác­ti­cas ances­tra­les y recu­pe­ra­ción de la espi­ri­tua­li­dad en la rein­ser­ción del vivir bien jun­ta­men­te con la Madre Tierra. 

Con­si­de­ran­do la fal­ta de volun­tad polí­ti­ca de los paí­ses desa­rro­lla­dos para cum­plir de mane­ra efec­ti­va sus com­pro­mi­sos y obli­ga­cio­nes asu­mi­dos en la Con­ven­ción Mar­co de las Nacio­nes Uni­das sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co y el Pro­to­co­lo de Kio­to, y fren­te a la inexis­ten­cia de una ins­tan­cia legal inter­na­cio­nal que pre­ven­ga y san­cio­ne todos aque­llos deli­tos y crí­me­nes cli­má­ti­cos y ambien­ta­les que aten­ten con­tra los dere­chos de la Madre Tie­rra y la huma­ni­dad, deman­da­mos la crea­ción de un Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia Cli­má­ti­ca y Ambien­tal que ten­ga la capa­ci­dad jurí­di­ca vin­cu­lan­te de pre­ve­nir, juz­gar y san­cio­nar a los Esta­dos, las Empre­sas y per­so­nas que por acción u omi­sión con­ta­mi­nen y pro­vo­quen el cam­bio climático.

Res­pal­dar a los Esta­dos que pre­sen­ten deman­das en la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia con­tra los paí­ses desa­rro­lla­dos que no cum­plen con sus com­pro­mi­sos bajo la Con­ven­ción Mar­co de las Nacio­nes Uni­das sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co y el Pro­to­co­lo de Kio­to inclu­yen­do sus com­pro­mi­sos de reduc­ción de gases de efec­to invernadero.

Ins­ta­mos a los pue­blos a pro­po­ner y pro­mo­ver una pro­fun­da refor­ma de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU), para que todos sus Esta­dos miem­bros cum­plan las deci­sio­nes del Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia Cli­má­ti­ca y Ambiental.

El futu­ro de la huma­ni­dad está en peli­gro y no pode­mos acep­tar que un gru­po de gober­nan­tes de paí­ses desa­rro­lla­dos quie­ran defi­nir por todos los paí­ses como lo inten­ta­ron hacer infruc­tuo­sa­men­te en la Con­fe­ren­cia de las Par­tes de Copenha­gue. Esta deci­sión nos com­pe­te a todos los pue­blos. Por eso es nece­sa­ria la rea­li­za­ción de un Refe­rén­dum Mun­dial, ple­bis­ci­to o con­sul­ta popu­lar, sobre el cam­bio Cli­má­ti­co en el cuál todos sea­mos con­sul­ta­dos sobre: el nivel de reduc­cio­nes de emi­sio­nes que deben hacer los paí­ses desa­rro­lla­dos y las empre­sas trans­na­cio­na­les; el finan­cia­mien­to que deben pro­veer los paí­ses desa­rro­lla­dos; la crea­ción de un Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia Cli­má­ti­ca; la nece­si­dad de una Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos de la Madre Tie­rra y; la nece­si­dad de cam­biar el actual sis­te­ma capitalista.

El pro­ce­so del Refe­rén­dum Mun­dial, ple­bis­ci­to o con­sul­ta popu­lar será fru­to de un pro­ce­so de pre­pa­ra­ción que ase­gu­re el desa­rro­llo exi­to­so del mismo.

Con el fin de coor­di­nar nues­tro accio­nar inter­na­cio­nal e imple­men­tar los resul­ta­dos del pre­sen­te “Acuer­do de los Pue­blos” lla­ma­mos a cons­truir un Movi­mien­to Mun­dial de los Pue­blos por la Madre Tie­rra que se basa­rá en los prin­ci­pios de com­ple­men­ta­rie­dad y res­pe­to a la diver­si­dad de ori­gen y visio­nes de sus inte­gran­tes, cons­ti­tu­yén­do­se en un espa­cio amplio y demo­crá­ti­co de coor­di­na­ción y arti­cu­la­ción de accio­nes a nivel mundial.

Con tal pro­pó­si­to, adop­ta­mos el plan de acción mun­dial adjun­to para que en Méxi­co los paí­ses desa­rro­lla­dos del Ane­xo 1 res­pe­ten el mar­co legal vigen­te y reduz­can sus emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro en un 50 % y se asu­man las dife­ren­tes pro­pues­tas con­te­ni­das en este Acuerdo.

Final­men­te, acor­da­mos rea­li­zar la 2ª Con­fe­ren­cia Mun­dial de los Pue­blos sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co y los Dere­chos de la Madre Tie­rra en el 2011 como par­te de este pro­ce­so de cons­truc­ción del Movi­mien­to Mun­dial de los Pue­blos por la Madre Tie­rra y para reac­cio­nar fren­te a los resul­ta­dos de la Con­fe­ren­cia de Cam­bio Cli­má­ti­co que se rea­li­za­rá a fines de año en Can­cún, México.

22 de Abril Cocha­bam­ba, Bolivia 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *