Pie­dad Cór­do­ba denun­cia la pasi­vi­dad inter­na­cio­nal y pide que se con­di­cio­ne el TLC con Euro­pa al inter­cam­bio huma­ni­ta­rio

A pocas horas de fina­li­zar su estan­cia en Sui­za, la sena­do­ra fue reci­bi­da en la sede de la Comu­ni­dad gine­bri­na de acción sin­di­cal (CGAS), una entre las tan­tas orga­ni­za­cio­nes que par­ti­ci­pa­ron en la orga­ni­za­ción de su gira. En esta sede sin­di­cal se lle­vó a cabo su últi­mo encuen­tro con la pren­sa.

El sin­di­ca­lis­ta Luis Blan­co, en nom­bre de la CGAS, le dio la bien­ve­ni­da en la sede sin­di­cal y abrió la con­fe­ren­cia afir­man­do ante los medios de comu­ni­ca­ción pre­sen­tes, entre ellos ANNCOL, que la pren­sa en Colom­bia ocul­ta la reali­dad y agra­de­cía que la pren­sa inter­na­cio­nal se inte­re­sa­ra en la situa­ción colom­bia­na, ya que en Colom­bia no se da segui­mien­to a gra­ve situa­ción de DDHH, “en Colom­bia ser sin­di­ca­lis­ta es estar con­de­na­do a muer­te” afir­mó Blan­co, “Colom­bia es el cam­peón del ase­si­na­to se sin­di­ca­lis­tas”, “noso­tros tene­mos que vigilar/​denunciar tam­bién a las empre­sas sui­zas y otras empre­sas de facha­da que actúan en Colom­bia con méto­dos gans­te­ri­les fren­te a los tra­ba­ja­do­res y fren­te al medio ambien­te.

“Ya no ten­go dudas de que en Colom­bia tene­mos un Esta­do para­mi­li­tar”

Pre­gun­ta­da la sena­do­ra sobre las prue­bas exis­ten­tes, que demues­tran los lazos entre el Esta­do y los para­mi­li­ta­res, afir­mó; “Cuan­do comen­cé a pre­si­dir la comi­sión de DDHH del sena­do, a fina­les de los noven­ta, en esa épo­ca no me atre­vía a decir­lo, pero hoy en día ya no ten­go dudas, es más, estoy com­ple­ta­men­te segu­ra de que, des­de que Uri­be fue gober­na­dor de Antio­quía, cuan­do el gobierno pro­mul­gó el decre­to que creó las CONVIVIR, des­de esa épo­ca, la con­ni­ven­cia entre el Esta­do y los para­mi­li­ta­res se hizo evi­den­te. Es más, les cuen­to que hablan­do con el jefe para­mi­li­tar don Ber­na, nos con­tó que en una supues­ta repre­sa­lia por la muer­te de unos mili­ta­res, por par­te de la insur­gen­cia, mili­ta­res de alta gra­dua­ción le pidie­ron a don Ber­na el ase­si­na­to del sena­dor Manuel Cepe­da”. Otro caso, que se inves­ti­ga actual­men­te es el caso de Nar­váez, por ejem­plo, miem­bro del DAS, que siem­pre estu­vo impli­ca­do con los para­mi­li­ta­res.

“Un actual emba­ja­dor colom­biano en Repu­bli­ca Domi­ni­ca­na, el Gene­ral Mon­to­ya, está ínti­ma­men­te liga­do a los para­mi­li­ta­res. En este momen­to se le han abier­to ya varias inves­ti­ga­cio­nes, sobre todo por la ope­ra­ción ORIÓN. Todos estos hechos nos demues­tran que, fren­te al para­mi­li­ta­ris­mo, esta­mos ante una polí­ti­ca de Esta­do”.

Pero no sólo el Esta­do, noso­tros sabe­mos de muchos empre­sa­rios y empre­sas que finan­cia­ron el para­mi­li­ta­ris­mo, este fenó­meno ha sido fun­cio­nal a muchos de ellos, por ejem­plo:

“El empre­sa­rio Her­nán Echa­va­rría Oló­za­ga, al fren­te del gru­po eco­nó­mi­co CORONA, lla­mó a Man­cu­so para que me fusi­la­ran”

“La pre­sión inter­na­cio­nal me sal­vó la vida duran­te el secues­tro. Como uste­des saben, mi secues­tro fue rea­li­za­do por los para­mi­li­ta­res y estu­ve a pun­to de ser fusi­la­da, pero la pre­sión inter­na­cio­nal, le repi­to, me sal­vó la vida, con el tiem­po me he dado cuen­ta, visi­tan­do a las dife­ren­tes dete­ni­das del Buen Pas­tor, por ejem­plo a las dos par­la­men­ta­rias con­de­na­das por lazos para­mi­li­ta­res (Rocío Arias y Eleo­no­ra Pine­da); ellas escri­bie­ron un libro que se lla­ma Las ale­gres coma­dres. En este libro con­fir­man que el empre­sa­rio Her­man Echa­va­rría Oló­za­ga lla­mó a Man­cu­so para que me fusi­la­ran. Man­cu­so mis­mo me pidió per­dón cuan­do lo visi­té en la cár­cel de los EEUU y me con­fir­mó que el empre­sa­rio Echa­va­rría Oló­za­ga lo lla­mó para que me fusi­la­rán”.

[Nota de ANNCOL: La seño­ra Hele­na Echa­va­rría de Apa­ri­cio fue nom­bra­da emba­ja­do­ra en Sui­za, pues su her­mano, Her­nán Echa­va­rría, fue uno de los prin­ci­pa­les finan­cia­do­res de la cam­pa­ña de Uri­be Vélez a la pre­si­den­cia. En el acta de dona­do­res publi­ca­da por el regis­tro elec­to­ral figu­ran 300 millo­nes de pesos apor­ta­dos por la fami­lia Echa­va­rría a la cam­pa­ña. Uri­be devol­vió el favor nom­bran­do a Hele­na Echa­va­rría en este pues­to. Esta fami­lia ha crea­do una fun­da­ción lla­ma­da “Rena­ci­mien­to”, pre­si­día por el mis­mo Her­nán Echa­va­rría Oló­za­ga, para hacer obras de cari­dad. El que peca y reza empa­ta, dice el ada­gio popu­lar. Uri­be, según ha anun­cia­do, envia­rá a Gine­bra a su secre­ta­ria pri­va­da Ali­cia Aran­go como repre­sen­tan­te del gobierno en la misión per­ma­nen­te de Gine­bra. La Con­fe­de­ra­ción Hel­vé­ti­ca debe revi­sar con lupa las hojas de vida de los fun­cio­na­rios envia­dos por el gobierno colom­biano, pues todos, o casi todos, tie­nen com­pro­mi­so delic­ti­vo con el terro­ris­mo del Esta­do colom­biano. Ali­cia Aran­go hace par­te con José Obdu­lio Gavi­ria del ani­llo de con­fi­den­tes de Uri­be Vélez, y ANNCOL tie­ne infor­ma­ción según la cual esta fun­cio­na­ria ha par­ti­ci­pa­do en las inter­cep­ta­cio­nes del DAS.]

“El pro­ce­so jurí­di­co con­tra Sonia en los EEUU se cae­rá”

En las impor­tan­tes reve­la­cio­nes que hizo la sena­do­ra opo­si­to­ra Pie­dad Cór­do­ba, pre­gun­ta­da sobre el inter­cam­bio huma­ni­ta­rio y la exi­gen­cia de las FARC-EP de incluir a los tres insur­gen­tes extra­di­ta­dos, (Sonia, Simón, Iván) afir­mó:

“Los pro­ce­sos con­tra Simón Tri­ni­dad y Sonia son a todas luces polí­ti­cos, se uti­li­za­ron tes­ti­gos fal­sos, como que­dó demos­tra­do duran­te el jui­cio con­tra Simón, y aho­ra con Sonia pasa­rá lo mis­mo, el pro­ce­so jurí­di­ca­men­te se cae­rá, según la infor­ma­ción que ten­go”. “En el pro­ce­so con­tra Simón sabía­mos con ante­la­ción que sería con­de­na­do a 60 años”.

Las FARC-EP siguen con­si­de­ran­do el regre­so de los gue­rri­lle­ros extra­di­ta­dos, a pesar de que ellos mis­mos han decla­ra­do que no quie­ren ser un obs­tácu­lo para el inter­cam­bio. La situa­ción del con­flic­to colom­biano es todos los días cam­bian­te, las libe­ra­cio­nes recien­tes por par­te de la insur­gen­cia demues­tran que es posi­ble bus­car alter­na­ti­vas. Noso­tros tra­ba­ja­re­mos en Colom­bia­nos y Colom­bia­nas por la Paz para que este tema no se con­vier­ta en un ina­mo­vi­ble para las par­tes, y poda­mos avan­zar, sin aban­do­nar la pers­pec­ti­va de su regre­so al país para abrir cami­nos de paz.

Noso­tros lan­za­re­mos el 27 de abril en Colom­bia (Bogo­tá a las 11 de la maña­na) la Coor­di­na­do­ra Nacio­nal por el Inter­cam­bio Huma­ni­ta­rio, espe­ra­mos que a este esfuer­zo se sumen todas las fuer­zas socia­les para decir­le a las par­tes que se sien­ten a dia­lo­gar.

En la extra­di­ción de los jefes para­mi­li­ta­res y de insur­gen­tes, aun­que son pro­ce­sos dife­ren­tes, se demues­tra la ins­tru­men­ta­li­za­ción del gobierno para su con­ve­nien­cia par­ti­cu­lar. El gobierno extra­di­tó a los para­mi­li­ta­res para extra­di­tar la ver­dad, y a los insur­gen­tes para gol­pear polí­ti­ca­men­te a la insur­gen­cia, los deli­tos impu­tados a Sonia y a Simón no tie­nen nin­gún asi­de­ro jurí­di­co».

La sena­do­ra rela­tó todos los esfuer­zos que se hacen para pro­te­ger la vida de los fami­lia­res de jefes para­mi­li­ta­res, lo cual per­mi­ti­rá que ellos cuen­ten la ver­dad, que es nece­sa­ria no solo para las víc­ti­mas y para el país sino para cons­truir una paz dura­de­ra.

«Debe­mos tra­ba­jar por cons­ti­tuir una comi­sión de la ver­dad que con­tem­ple la repa­tria­ción de los extra­di­ta­dos para recons­ti­tuir la ver­dad. Yo pre­sen­té en Gua­te­ma­la, en un even­to sobre la ver­dad, que exi­ja­mos la repa­tria­ción de los para­mi­li­ta­res para esta­ble­cer la ver­dad. En una reu­nión que tuvi­mos con el depar­ta­men­to de Esta­do, con el Fis­cal Hol­der, le diji­mos: «uste­des no pue­den ser cóm­pli­ces del ocul­ta­mien­to de la ver­dad sobre el con­flic­to, por­que ahí está la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal».

«El inter­cam­bio huma­ni­ta­rio, lograr la paz y recons­ti­tuir la ver­dad es más impor­tan­te que ser sena­dor o emba­ja­dor, o ser pre­si­den­te, por­que en el país no tie­ne sen­ti­do hacer polí­ti­ca si no somos capa­ces de luchar y cons­truir cami­nos de paz.

«La ver­dad la vamos a recons­ti­tuir, todos los polí­ti­cos que tuvie­ron lazos con los para­mi­li­ta­res, ahí están figu­ran en los libros, pues los para­mi­li­ta­res ano­ta­ron todo, muchas cosas me las he teni­do que callar para sacar ade­lan­te cier­tas ini­cia­ti­vas, pero todo eso debe saber­se. Todos los acuer­dos entre polí­ti­cos y para­mi­li­ta­res están regis­tra­dos minu­cio­sa­men­te, en algún momen­to lo con­ta­ré, para que las cosas se sepan».

Algún día sabre­mos toda la ver­dad

«Por ejem­plo, el caso de las pre­sio­nes de pala­cio (de Nari­ño) con­tra el magis­tra­do Velás­quez. Noso­tros cono­ci­mos el acta de pala­cio, un acta manus­cri­ta don­de des­de Pala­cio se cons­pi­ra­ba con­tra los magis­tra­dos. Des­de ahí se le escri­bió la car­ta al para­mi­li­tar Tas­ma­nia para que se retrac­ta­ra de los seña­la­mien­tos con­tra el pre­si­den­te: él mis­mo (Uri­be) y su ase­sor José Obdu­lio Gavi­ria (el pri­mo de Pablo Esco­bar) par­ti­ci­pa­ron en esa reu­nión. El país va a saber la ver­dad por­que vamos a con­tar­la.

Por eso, han hecho todo des­de el gobierno para que no nos encon­tre­mos con los jefes para­mi­li­ta­res. La con­fi­gu­ra­ción de la ver­dad pasa por recu­pe­rar toda la ver­sión para­mi­li­tar».

“El secues­tro no debe ser un méto­do de lucha de la insur­gen­cia”

Fren­te a este fla­ge­lo la sena­do­ra fue enfá­ti­ca en afir­mar que “la insur­gen­cia debe­ría borrar de sus méto­dos de lucha la prác­ti­ca del secues­tro. Las FARC-EP y el ELN debe­rían decla­rar­lo públi­ca­men­te, pues esto nos per­mi­ti­ría esta­ble­cer quié­nes están detrás de muchos secues­tros que se le adju­di­can a la insur­gen­cia”. Exis­ten ban­das de delin­cuen­tes que han hecho del secues­tro una empre­sa cri­mi­nal, pero todos son endil­ga­dos a la insur­gen­cia.

Las FARC-EP y ELN no son extra­te­rres­tres

«Des­co­no­cer la exis­ten­cia de la insur­gen­cia colom­bia­na y pen­sar que los gue­rri­lle­ros y gue­rri­lle­ras de las FARC-EP y ELN son extra­te­rres­tres, o que no son par­te de una reali­dad colom­bia­na es un sin­sen­ti­do. El mis­mo depar­ta­men­to de Jus­ti­cia supo que los dos abo­ga­dos de Simón Tri­ni­dad estu­vie­ron en los cam­pa­men­tos de las FARC-EP, esta­mos hablan­do de abo­ga­dos del depar­ta­men­to de Esta­do de los EEUU, nego­cian­do el can­je de los tres con­tra­tis­tas grin­gos por los insur­gen­tes extra­di­ta­dos.

«En ese momen­to se con­tem­pla­ba el tras­la­do de Simón y Sonia a Fran­cia por la libe­ra­ción de los tres con­tra­tis­tas grin­gos. Esos dos abo­ga­dos me acom­pa­ña­ron a visi­tar a Sonia a la cár­cel.

«Acá todas las posi­bi­li­da­des están abier­tas. Y la insur­gen­cia está más viva que nun­ca. A mí me cons­ta que en las gran­des ciu­da­des mucha gen­te, ante la situa­ción de Colom­bia, está pen­san­do irse a mili­tar con la insur­gen­cia. Por eso, repi­to que las FARC-EP y ELN son una reali­dad que no se pue­de seguir des­co­no­cien­do.»

“Arrin­co­nar el con­flic­to para que nos mate­mos”

“No exis­te com­pro­mi­so de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal fren­te al con­flic­to colom­biano. En la reu­nión que tuvi­mos con la ONU, nos que­dó el men­sa­je cla­ro, que es a noso­tros mis­mos a quie­nes nos corres­pon­de poner­le el pecho al con­flic­to. La ONU se ha que­da­do cor­ta fren­te al con­flic­to colom­biano. Yo estoy sor­pren­di­da de que Nacio­nes Uni­das docu­men­te des­de el 2003 los fal­sos posi­ti­vos y no haya dicho abso­lu­ta­men­te nada has­ta el 2007. Esto no tie­ne pre­sen­ta­ción y nos sor­pren­de.

«La gra­ve­dad del con­flic­to ame­ri­ta que el CICR vaya más allá de reco­ger muer­tos, o ser­vir de garan­te en una libe­ra­ción. La gra­ve­dad de la situa­ción ame­ri­ta que el rol del CIRC se adap­te a la reali­dad del con­flic­to colom­biano. Esta­mos hablan­do de pobla­cio­nes que viven con un blo­queo total por par­te de la mari­na, blo­queo de los ali­men­tos. En el Pací­fi­co pro­fun­do las pobla­cio­nes están sien­do some­ti­das a morir de ham­bru­na ante la fumi­ga­ción de los pro­duc­tos de “pan coger”, per­se­cu­ción con­tra los peque­ños mine­ros por las mul­ti­na­cio­na­les, la situa­ción de los pre­sos polí­ti­cos en las cár­ce­les es deni­gran­te. Si el CICR y Nacio­nes Uni­das no visi­bi­li­zan esta tra­ge­dia, sim­ple­men­te son inope­ran­tes, sobre todo con las 7 nue­vas bases mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos. Este rol pasi­vo de los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les ayu­da más al gobierno a per­pe­tuar la gue­rra que a noso­tros para cons­truir la paz.”

«Colom­bia­nos y Colom­bia­nas como esfuer­zo de la socie­dad civil está ahí para ser­vir de puen­te e inter­lo­cu­ción, el CICR y Nacio­nes Uni­das esta­ba acos­tum­bra­dos a tra­ba­jar solos, pero no, aho­ra no, aho­ra esta­mos noso­tros ahí, noso­tros tene­mos un cono­ci­mien­to más cer­cano de la reali­dad del con­flic­to, el CIRC no pue­de hacer como el gobierno colom­biano, vivir de las encues­tas que miden la acep­ta­ción del públi­co.

“La situa­ción ‑ilus­tra la sena­do­ra colom­bia­na- será agra­va­da por la influen­cia de las 7 bases mili­ta­res y la exten­sión del con­flic­to colom­biano más allá de las fron­te­ras, es por eso que noso­tros pedi­mos el apo­yo de Vene­zue­la, de Bra­sil, de Ecua­dor por­que la dimen­sión del con­flic­to colom­biano no se pue­de mini­mi­zar”.

Compu­tador bió­ni­co

«Con el cuen­to del compu­tador de Reyes se redu­jo el apo­yo a todas las ini­cia­ti­vas de paz en Colom­bia. Noso­tros cree­mos que UNASUR debe tomar nota del mapa con­flic­tual de la región. La dere­cha inter­na­cio­nal sigue oca­sio­nan­do muchos pro­ble­mas a la uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na. La diplo­ma­cia per­ver­sa del gobierno colom­biano, lo que ha oca­sio­na­do es ais­lar los apo­yos inter­na­cio­na­les para bus­car­le sali­das civi­li­za­das al con­flic­to.»

Rue­da de pren­sa con euro­dipu­tados

Pala­bras del euro­dipu­tado espa­ñol, Raúl Rome­va en la aper­tu­ra de la rue­da de pren­sa, momen­tos antes de ceder la pala­bra a la Sena­do­ra Pie­dad Cór­do­ba:

Sola­men­te soli­ci­to un par de refle­xio­nes para salu­dar a la ami­ga Pie­dad Cór­do­ba, y para seña­lar la impor­tan­cia de su pre­sen­cia aquí. Para mí hay dos razo­nes que no sola­men­te jus­ti­fi­can, sino que recla­man de for­ma impe­rio­sa la pre­sen­cia de per­so­nas como Pie­dad Cór­do­ba en Euro­pa, y par­ti­cu­lar­men­te en Bru­se­las:

  • La pri­me­ra, expli­car cla­ra­men­te lo que está ocu­rrien­do en Colom­bia, el gran pro­ble­ma que tene­mos en Euro­pa es que se está ins­ta­lan­do una ima­gen fal­sa, equi­vo­ca­da, ter­gi­ver­sa­da de lo que está ocu­rrien­do en Colom­bia, una úni­ca ver­sión, una ver­sión ofi­cial, que es la que vie­ne de las auto­ri­da­des, no sola­men­te colom­bia­nas sino tam­bién por par­te de algu­nas emba­ja­das, y que dis­tor­sio­nan mucho lo que es la com­ple­ja pero tam­bién preo­cu­pan­te situa­ción de dere­chos huma­nos y otras cues­tio­nes en Colom­bia. Yo creo que esto es impor­tan­te, no sola­men­te denun­ciar­lo, sino expli­car­lo y argu­men­tar­lo, como está hacien­do de for­ma cons­tan­te e incan­sa­ble Pie­dad Cór­do­ba en sus via­jes.
  • La segun­da; y esta es un poco más gra­ve… Sí, al menos es igual de gra­ve, es en qué medi­da la Unión Euro­pea está tam­bién, por acti­va o por pasi­va, con­tri­bu­yen­do a esta situa­ción. Hemos sabi­do estos últi­mos días, cues­tión de muy pocos días, que se ha des­cu­bier­to la impli­ca­ción direc­ta del ser­vi­cio de segu­ri­dad colom­biano en la ela­bo­ra­ción de dos­siers, no sola­men­te de per­se­cu­ción, sino cla­ra­men­te de crea­ción de mon­ta­jes polí­ti­cos a per­so­nas vin­cu­la­das a la opo­si­ción al pre­si­den­te Uri­be y que sola­men­te quie­ren cam­bios en este país. La impli­ca­ción direc­ta de los cuer­pos de segu­ri­dad del esta­do en ese tipo de mon­ta­jes es gra­ve, pero más gra­ve es aún cons­ta­tar que pue­de haber una vin­cu­la­ción direc­ta de ser­vi­cios de segu­ri­dad tam­bién euro­peos, en el segui­mien­to y en la per­se­cu­ción de per­so­nas colom­bia­nas que se encuen­tran fue­ra del país. Y esto, que es una denun­cia gra­ve, creo que mere­ce al menos una inves­ti­ga­ción, y evi­den­te­men­te es obli­ga­ción de quie­nes esta­mos en este Par­la­men­to Euro­peo exi­gir a las auto­ri­da­des euro­peas que abran una inves­ti­ga­ción cla­ra para saber si ha habi­do una com­pli­ci­dad en ese tipo de prác­ti­cas, y ello tie­ne que ser tam­bién un con­di­cio­nan­te cla­ve para deter­mi­nar en qué medi­da el acuer­do de comer­cio que se está en estos momen­tos a pun­to de con­cre­tar, tie­ne o no sen­ti­do en base al res­pe­to de los dere­chos huma­nos, por lo tan­to la pre­sen­cia de Pie­dad Cor­do­ba aquí es no sola­men­te opor­tu­na, nece­sa­ria y vital, a pesar del can­san­cio del via­je que supo­ne, sino que entien­do fun­da­men­tal para la demo­cra­cia en Euro­pa y en Colom­bia.

Sim­ple­men­te que­ría apun­tar estos dos ele­men­tos y en todo caso ceder­le la pala­bra por­que creo que su tes­ti­mo­nio es mucho más cla­ro y mucho más impor­tan­te que cual­quier otra cosa.

Pie­dad Cór­do­ba:

Bue­nas tar­des a todos y a todas, y quie­ro agra­de­cer a los com­pa­ñe­ros de la Mesa del Par­la­men­to Euro­peo, que han teni­do la dili­gen­cia de acom­pa­ñar­me en esta rue­da de pren­sa, igual­men­te salu­dar a mis com­pa­ñe­ros colom­bia­nos que vie­nen con­mi­go en la comi­sión, y a quie­nes hacen par­te de la Liga De Refu­gia­dos de Amé­ri­ca Lati­na en Euro­pa, y de Colom­bia, quie­nes han posi­bi­li­ta­do ade­más, que noso­tros haya­mos podi­do hacer este reco­rri­do por par­te de Euro­pa, para visi­bi­li­zar des­de estos espa­cios, como el Par­la­men­to Euro­peo, la nece­si­dad de que en Colom­bia haya una serie de gru­pos que aspi­ra­mos a una demo­cra­cia real, a una demo­cra­cia pro­fun­da, que garan­ti­ce el ejer­ci­cio de la ciu­da­da­nía de hom­bres y de muje­res, que per­mi­ta ade­más, que se pue­da cons­truir una for­ma de gobierno que saque de la pobre­za, de la mise­ria y de la invi­si­bi­li­dad de los dere­chos a muchos colom­bia­nos y colom­bia­nas.

Le decía a uno de los par­la­men­ta­rios con quien tuve la opor­tu­ni­dad de reu­nir­me en la maña­na de hoy, que para mí hubie­ra sido más gra­ti­fi­can­te venir a decir que Colom­bia es un país don­de no exis­te ni la mise­ria, ni la pobre­za, y don­de ade­más, no hay nin­gu­na vio­la­ción de los dere­chos huma­nos, pero que tam­bién sería un país en don­de no se per­si­gue a la opo­si­ción por el solo hecho de hacer par­te de la opo­si­ción, y don­de quie­nes hace­mos par­te de una izquier­da demo­crá­ti­ca, que se ha ele­gi­do así sea en lo que es un reme­do de demo­cra­cia, no somos unos delin­cuen­tes, ni terro­ris­tas, ni un pro­ble­ma para el país, sino que hace­mos par­te de un sis­te­mas de pesos y con­tra­pe­sos que tie­ne que tener una socie­dad.

Para mí hubie­ra sido muy impor­tan­te poder decir eso y poder­lo rati­fi­car en la rue­da de pren­sa de hoy, pero lo más lamen­ta­ble es que ten­ga que decir que en Colom­bia hay una cri­sis huma­ni­ta­ria de pro­fun­das y gran­des reper­cu­sio­nes; que es un país don­de hay 18 millo­nes de colom­bia­nos supre­ma­men­te pobres, don­de hay 8 millo­nes de colom­bia­nos indi­gen­tes, que no tie­nen nin­gu­na posi­bi­li­dad de acce­der si quie­ra a los míni­mos vita­les para man­te­ner­se como seres huma­nos, don­de hay 5 millo­nes de des­pla­za­dos o refu­gia­dos inter­nos, que nos per­mi­ten ocu­par el segun­do lugar de des­pla­za­mien­to, des­pués de Sudán, que hay 200 mil per­so­nas des­apa­re­ci­das, pro­duc­to del terro­ris­mo des­de el esta­do, que hay ade­más, lo que se cono­ce con el nom­bre de fal­sos posi­ti­vos que lle­gan al núme­ro de cin­co mil (5.000), y que entre otras cosas se ha veni­do incre­men­tan­do, pro­duc­to pre­ci­sa­men­te de una polí­ti­ca que se cono­ce con el nom­bre de segu­ri­dad demo­crá­ti­ca, que a tra­vés de recom­pen­sas per­mi­tió que mucha­chos y mucha­chas pobres, no sola­men­te de los barrios y cen­tros urba­nos, sino de luga­res más ale­ja­dos, hubie­ran sido enga­ña­dos con el obje­ti­vo de pro­me­ter­les empleo, en un país que tie­ne el indi­ca­dor de des­em­pleo más alto de toda la región, 16%, para garan­ti­zar­les que lo iban a obtener…Y des­pués ser encon­tra­dos ase­si­na­dos y ves­ti­dos con pren­das mili­ta­res de las FARC-EP.

En el com­pro­mi­so, ade­más, de que muchas de estas per­so­nas que han resul­ta­do ase­si­na­das, lo han sido por miem­bros de la fuer­za públi­ca, ex mili­ta­res y poli­cías. Que esta infor­ma­ción que yo aca­bo de dar­les se encuen­tra docu­men­ta­da en un infor­ma de las Nacio­nes Uni­das, que da cuen­ta de que des­de 2003 estu­vo insis­ten­te­men­te infor­mán­do­le al gobierno nacio­nal de esta prác­ti­ca que ya no era ais­la­da, sino que era una prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca que con­ver­tía real­men­te esta deci­sión de ase­si­nar­los y de ase­si­nar­las en una polí­ti­ca de esta­do.

Los mis­mos infor­mes de las Nacio­nes Uni­das fue­ron des­aten­di­das por el gobierno. En más de una opor­tu­ni­dad el mis­mo pre­si­den­te de la repú­bli­ca ligó a quie­nes pro­du­cían los infor­mes como miem­bros del terro­ris­mo. Decir­les tam­bién que pro­duc­to de muchas de las inves­ti­ga­cio­nes que se han veni­do hacien­do en el país dan cuen­ta, ade­más, de la exis­ten­cia de fosas comu­nes, dos mil (2.000) fosas comu­nes, y fue encon­tra­da recien­te­men­te una de las fosas comu­nes más gran­des del país, con dos mil (2.000) cuer­pos de cam­pe­si­nos y de cam­pe­si­nas que fue­ron ase­si­na­dos a tra­vés de masa­cres, des­cuar­ti­za­mien­tos, tor­tu­ras… y meti­dos en esa fosa común que se encon­tró en el muni­ci­pio que se lla­ma Sie­rra de La Maca­re­na, depar­ta­men­to del Meta, y que fue decla­ra­da como fosa común, por par­te de la pro­cu­ra­du­ría gene­ral de la nación, quien se pro­nun­ció al res­pec­to, y don­de ya se han ini­cia­do las inves­ti­ga­cio­nes que vin­cu­lan a miem­bros de la fuer­za públi­ca y de la poli­cía, muchos de los cua­les fue­ron entre­na­dos por mili­ta­res espe­cia­li­za­dos de Ingla­te­rra, y que este gobierno ha toma­do la deci­sión de ir limi­tan­do pre­ci­sa­men­te las ayu­das que ha dado en la lucha supues­ta­men­te con­tra el terro­ris­mo, y la lucha con­tra la delin­cuen­cia orga­ni­za­da, y es por lo cual que Ingla­te­rra envía un gru­po de per­so­nas, entre ellos par­la­men­ta­rios, para docu­men­tar la exis­ten­cia de esta fosa común, que es ade­más, la más gran­de que se ha des­cu­bier­to últi­ma­men­te.

Denun­ciar ade­más, para cono­ci­mien­to de muchos de uste­des, la exis­ten­cia de cin­co (5) hor­nos cre­ma­to­rios que fue­ron encon­tra­dos en una región que se cono­ce con el nom­bre de Nor­te de San­tan­der, un depar­ta­men­to muy impor­tan­te al noro­rien­te de país y que limi­ta con una zona rica en recur­sos natu­ra­les, sobre todo en aguas, es la zona del Cata­tum­bo, don­de uno de los jefes para­mi­li­ta­res que hoy se encuen­tra en la cár­cel, que se deno­mi­na “Iguano”, reco­no­ce ante la comi­sión acci­den­tal que hace segui­mien­to a los pro­ce­sos que se siguen a los para­mi­li­ta­res, entre ellos los extra­di­ta­dos a los EE.UU, de la cual yo for­mo par­te y pre­si­do como miem­bro que soy de dicha comi­sión, de que ellos cons­tru­ye­ron los hor­nos cre­ma­to­rios, que los cons­tru­ye­ron con el inte­rés y con el obje­to de des­apa­re­cer todos los res­tos de los des­cuar­ti­za­mien­tos y de las masa­cres que se come­tie­ron, y que ade­más dichos hor­nos cre­ma­to­rios fue­ron uti­li­za­dos para ate­mo­ri­zar a los cam­pe­si­nos y cam­pe­si­nas que no cola­bo­ra­ran con las inten­cio­nes de quie­nes coman­da­ban la región y que ade­más con­fie­sa que lis­ta en mano, ase­si­nó a diri­gen­tes polí­ti­cos, a perio­dis­tas, a defen­so­res de los dere­chos huma­nos, como pue­den dar­se cuen­ta en algu­nos medios de infor­ma­ción muy impor­tan­tes, como la revis­ta Sema­na, que dio a cono­cer por pri­me­ra vez, con fotos, y que uste­des pue­den acce­der a tra­vés de You­tu­be, de la mis­ma exis­ten­cia de esas fosas, que has­ta el momen­to están ahí, y que noso­tros como defen­so­res de dere­chos huma­nos y sobre todo en la bús­que­da de la ver­dad, para que haya jus­ti­cia y repa­ra­ción, esta­mos tra­tan­do de que no sean des­trui­dos, sino que que­den como tes­ti­mo­nio para la memo­ria y para la recu­pe­ra­ción de la dig­ni­dad en el país.

Final­men­te decir­les que para noso­tros tam­bién es muy preo­cu­pan­te que aquí en Euro­pa se ten­ga, sobre todo en el Par­la­men­to, la visión de que Colom­bia es un país don­de no pasa abso­lu­ta­men­te nada, don­de la lucha con­tra el terro­ris­mo ha sido com­ple­ta­men­te exi­to­sa, don­de ade­más de ello el pre­si­den­te goza de los más altos indi­ca­do­res de popu­la­ri­dad en el pue­blo, y que para­le­la­men­te a eso haya­mos des­cu­bier­to que se haya dado un infor­me a la opi­nión públi­ca en los tres días ante­rio­res, de la exis­ten­cia de todo un plan de des­ar­ti­cu­la­ción de la opo­si­ción, de la izquier­da, a tra­vés de lo que se cono­ce con el nom­bre de las escu­chas o inter­cep­ta­cio­nes tele­fó­ni­cas, que ya son obje­to de inves­ti­ga­ción de la fis­ca­lía gene­ral de la nación , que ade­más da a cono­cer un docu­men­to a tra­vés de alla­na­mien­tos que se hicie­ron a las ins­ta­la­cio­nes del DAS, que es EL DEPARTAMENTO O LA POLICÍA SECRETA, que depen­de direc­ta­men­te del gobierno.

A tra­vés de estas escu­chas, pues ya hay per­so­nas dete­ni­das que denun­cia­ron la comi­sión de estos hechos, que die­ron a cono­cer el docu­men­to, se esta­ble­ce que exis­ten ocho (8) estra­te­gias, entre las cua­les está la per­se­cu­ción a tres con­gre­sis­tas, de los cua­les for­mo par­te yo, a uno de los ex can­di­da­tos pre­si­den­cia­les, a magis­tra­dos de las cor­tes, sobre todo la Supre­ma y la Cons­ti­tu­cio­nal, a perio­dis­tas muy impor­tan­tes de la opo­si­ción, a la revis­ta Sema­na, e inclu­si­ve, a ins­tan­cias del gobierno que tra­ba­jan en lo que tie­ne que ver con la paz, y una estra­te­gia de divi­sión y ani­qui­la­mien­to de los par­ti­dos polí­ti­cos.

Esto lo men­ciono por­que dio lugar, ade­más, a que el gobierno de los EE.UU., a tra­vés de su emba­ja­da en Colom­bia, toma­ra la deci­sión en el día de ayer de liqui­dar defi­ni­ti­va­men­te la ayu­da eco­nó­mi­ca, supues­ta­men­te que se apor­ta­ba para el apo­yo al segui­mien­to, pre­ci­sa­men­te de lo que indi­ca­ba que sería el terro­ris­mo.

Mi inte­rés no es sim­ple­men­te dañar una ima­gen, por­que es una ima­gen que com­pro­me­te tam­bién a quie­nes hace­mos par­te de lo que es el lide­raz­go polí­ti­co del país, nues­tro inte­rés es que noso­tros cree­mos que es muy impor­tan­te que Colom­bia reco­noz­ca que tie­ne un con­flic­to social y arma­do interno, que impac­ta de mane­ra pro­fun­da la con­di­ción y la vida de los colom­bia­nos y de las colom­bia­nas, que esa gue­rra no per­mi­te pre­ci­sa­men­te la apli­ca­ción del dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio.

La razón de ser de noso­tros en Euro­pa, los que hace­mos par­te de Colom­bia­nos y Colom­bia­nas Por la Paz, obe­de­ce fun­da­men­tal­men­te a bus­car en uste­des todo el apo­yo y la cola­bo­ra­ción para que se exi­ja del gobierno y de las FARC, en este momen­to que es muy impor­tan­te, lo que es el inter­cam­bio huma­ni­ta­rio, inter­cam­bio de pri­sio­ne­ros del gobierno con las gue­rri­llas de las FARC, a fin de que esto sea un ele­men­to supre­ma­men­te impor­tan­te para avan­zar en lo que para noso­tros será defi­ni­ti­vo en la bús­que­da de la paz, que es la nego­cia­ción polí­ti­ca que le per­mi­ta a Colom­bia aca­bar con una gue­rra que ya lle­va cua­ren­ta o cin­cuen­ta años.

Con­di­cio­nar el TLC con Euro­pa al inter­cam­bio huma­ni­ta­rio

Noso­tros somos muy cons­cien­tes, y yo como sena­do­ra, de que el tra­ta­do de libre comer­cio que se está pre­pa­ran­do en la Unión Euro­pea, Colom­bia ha veni­do pre­sen­tan­do unos infor­mes que en mi cri­te­rio son par­cia­les, por­que sería muy impor­tan­te que se hubie­ra escu­cha­do tam­bién a par­la­men­ta­rios que esta­mos en la opo­si­ción, para que se hubie­ra podi­do pro­du­cir un docu­men­to que garan­ti­za­ra efec­ti­va­men­te cuál es la con­di­ción real del pue­blo colom­biano. Sabe­mos lo ade­lan­ta­do que está este pro­ce­so, y por lo tan­to a noso­tros nos sería de mucha valía que ese tra­ta­do de libre comer­cio que se pien­sa apro­bar, pues con­lle­ve con­di­cio­nes que obli­guen al mejo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes huma­ni­ta­rias del país, a la pre­ser­va­ción de los dere­chos huma­nos, pero fun­da­men­tal­men­te a un requi­si­to «sine qua non» sin el cual sería impo­si­ble pen­sar en la posi­bi­li­dad de la huma­ni­za­ción del con­flic­to, que es la apli­ca­ción del inter­cam­bio, y mucho más allá, a la for­mu­la­ción de esce­na­rios que con­tri­bu­yan a la nego­cia­ción de la sali­da polí­ti­ca del con­flic­to en Colom­bia, muchí­si­mas gra­cias.

Escu­che los audios de las decla­ra­cio­nes en los siguien­tes enla­ces:
http://www.abpnoticias.com/media/conf%20prensa-P1.mp3
http://www.abpnoticias.com/media/conf%20prensa-P2.mp3
http://www.abpnoticias.com/media/conf%20prensa-P3.mp3

Fuen­tes: Ann­col /​Voz /​ABP

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *