«Nada de obe­dien­cia debi­da, la goza­ban torturando»

“Dema­sia­das emo­cio­nes por hoy”, dice Car­men Aguiar de Lapa­có tras asis­tir duran­te toda la maña­na, aten­ta­men­te, a una sesión del jui­cio oral con­tra una quin­ce­na de ex miem­bros de las fuer­zas de segu­ri­dad argen­ti­nas por su pre­sun­ta res­pon­sa­bi­li­dad en los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad come­ti­dos duran­te la últi­ma dic­ta­du­ra mili­tar argen­ti­na en los cen­tros clan­des­ti­nos de deten­ción, tor­tu­ra y exter­mi­nio cono­ci­dos como Atlé­ti­co, Ban­co y Olimpo.

Super­vi­vien­te de la repre­sión esta­tal y madre de una des­apa­re­ci­da, Aguiar de Lapa­có, de 87 años, ya decla­ró a mitad de diciem­bre, pero aho­ra le toca a su sobrino. Ale­jan­dro Fran­cis­co Aguiar rela­ta cómo, a media­dos de mar­zo de 1977, un gru­po de hom­bres arma­dos, entre los que ya reco­no­ció a uno de los acu­sa­dos, irrum­pió en la casa de su tía tras la cena y detu­vo, entre insul­tos y gol­pes, a todos los miem­bros pre­sen­tes de la fami­lia, de tra­di­ción polí­ti­ca jus­ti­cia­lis­ta (for­ma­ción con­ti­nua­do­ra del par­ti­do fun­da­do por el gene­ral Juan Domin­go Perón) pero sin pro­yec­ción públi­ca. Tras varias horas de vio­len­to regis­tro, los asal­tan­tes tras­la­da­ron, ata­das las manos y ven­da­dos los ojos, a Car­men Aguiar, a su hija Ale­jan­dra Lapa­có, a la pare­ja de la joven, Mar­ce­lo But­ti Ara­na, y a su sobrino has­ta las depen­den­cias del cen­tro Atlé­ti­co, un terreno de la Poli­cía Fede­ral en pleno paseo Colón.

“Esta­ba par­ti­cu­lar­men­te asus­ta­do, por­que ya estu­ve dete­ni­do antes, sabía lo que se venía y esta­ba con­ven­ci­do de que nos iban a matar”, recuer­da Ale­jan­dro Aguiar, aho­ra abo­ga­do en la pro­vin­cia de San Juan y enton­ces un mili­tan­te de Juven­tud Uni­ver­si­ta­ria Pero­nis­ta (JUP) de 28 años que via­jó has­ta la capi­tal fede­ral para, sim­ple­men­te, rea­li­zar un examen. “Tenía mucho mie­do de que me tor­tu­ra­ran y dela­ta­ra a gen­te que apre­cia­ba mucho. Me gol­pea­ron mucho, pero no me pica­nea­ron [tor­tu­rar median­te des­car­gas eléc­tri­cas]”, expli­ca ante tres impu­tados, mien­tras el res­to ha pre­fe­ri­do ausen­tar­se de la sala y espe­rar escol­ta­dos en la sala contigua.

“Nada de obe­dien­cia debi­da, la gozaban”

Sen­tí los gri­tos y ala­ri­dos de Mar­ce­lo, des­pués a mi pri­ma. Mi tía llo­ra­ba y pre­gun­ta­ba por su hija. Nos pega­ban per­ma­nen­te­men­te, sin nin­gún moti­vo. Eran unos pobres infe­li­ces que esta­ban cho­chos por­que tenían poder y la goza­ban, la goza­ban, nada de obe­dien­cia debi­da”. El supli­cio se exten­dió duran­te tres días, has­ta que fue libe­ra­do en un des­cam­pa­do jun­to a su tía. De Ale­jan­dra Lapa­có y Mar­ce­lo But­ti, tam­bién miem­bros de JUP, nun­ca se supo, con­ti­núan des­apa­re­ci­dos. “Esta­ré siem­pre agra­de­ci­do a los dos, por­que no me iden­ti­fi­ca­ron como mili­tan­te. Si no, no esta­ría acá, no me hubie­ra casa­do, ni teni­do tres hijos ni cin­co nie­tos”, con­clu­ye, sin pre­gun­tas de la defen­sa, Ale­jan­dro Lapa­có entre aplau­sos del públi­co, una vein­te­na de per­so­nas sen­ta­das en una zona de la sala sepa­ra­da de letra­dos y acu­sa­dos por un grue­so vidrio des­de el sue­lo has­ta el techo.

Allí, en una de las sillas cen­tra­les, toca­da con el pañue­lo blan­co dis­tin­ti­vo de Madres de Pla­za de Mayo Línea Fun­da­do­ra, está Car­men Aguiar de Lapa­co. Per­ma­ne­ce sere­na mien­tras decla­ra su sobrino, por­que ya se estre­me­ció al narrar la mis­ma his­to­ria al tri­bu­nal hace tres meses, has­ta el pun­to que dos sema­nas des­pués sufrió una pará­li­sis par­cial en el lado dere­cho de su cuer­po. “El médi­co me dijo que fue por estrés y que debo de cui­dar­me un poco. Esta vez me afec­tó tan­to por­que esta­ba Tur­co Julián [Julio Héc­tor Simón, ex poli­cía fede­ral], el que me pegó, me mano­seó y tor­tu­ró a mi hija. Por suer­te, se ausen­tó de la sala, qui­zá me hubie­ra inhi­bi­do de lo con­tra­rio. Decla­ré duran­te una hora y media, pasé por delan­te de los acu­sa­dos muy dere­chi­ta, y toda la gen­te que aquel día lle­na­ba el tri­bu­nal se puso de pie y me aplau­dió. Fue todo muy emo­cio­nan­te, me dije ‘ya pasó todo, ya está’, pero me sen­tía como vacía, me pre­gun­té ¿y aho­ra qué? Y me lar­gué a llo­rar”.

Y, de nue­vo, Aguiar de Lapa­có se emo­cio­na aho­ra al escu­char la decla­ra­ción de Mar­ce­lo Gus­ta­vo Dae­lli. Tam­bién que­re­llan­te y super­vi­vien­te de Atlé­ti­co, Dae­lli narra una simi­lar his­to­ria de tor­tu­ras pero aña­de la iden­ti­fi­ca­ción de la voz, entre otras com­pa­ñe­ras de la Facul­tad de Filo­so­fía y Letras, de Ale­jan­dra Lapa­có entre el medio cen­te­nar de dete­ni­dos reu­ni­dos por los guar­dias cer­ca de su cel­da. “Les dije­ron que iban a dar­les una inyec­ción para el mareo, por­que iban a via­jar en un avión has­ta un penal. Escu­ché el tras­la­do y des­pués, el silen­cio”. Tras­la­do fue el eufe­mis­mo emplea­do por las fuer­zas arma­das para eje­cu­tar los cono­ci­dos vuelos de la muer­te, duran­te los que se arro­ja­ban al Río de la Pla­ta o el oceáno Atlán­ti­co los cuer­pos de los dete­ni­dos. Sin y con vida.

Pre­ci­sa­men­te, antro­pó­lo­gas foren­ses tes­ti­fi­ca­ron esta sema­na que el aná­li­sis de cin­co cuer­pos halla­dos en la cos­ta argen­ti­na a fina­les de 1978, iden­ti­fi­ca­dos como dete­ni­dos en Atlé­ti­co, demues­tra “un tre­men­do gol­pe con­tra el agua”. Por ello, la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, que reúne a 181 víc­ti­mas como que­re­llan­tes par­ti­cu­la­res y diver­sas aso­cia­cio­nes de dere­chos huma­nos, pre­vé recla­mar en su ale­ga­to final la amplia­ción de la soli­ci­tud de con­de­na ini­cial de 25 años de pri­sión, por los deli­tos de tor­men­tos agra­va­dos y pri­va­ción ile­gí­ti­ma de liber­tad, a la cade­na per­pe­tua de todos los acu­sa­dos por su pre­sun­ta res­pon­sa­bi­li­dad tam­bién en los cin­co homi­ci­dios. Ade­más del Tur­co Julián, los car­gos se diri­gen con­tra los ex poli­cías Samuel Mia­ra, alias Coba­ni, Oscar Augus­to Rolón o Soler, Raúl Gon­zá­lez (Mayor Raúl o El Negro), Eufe­mio Jor­ge Uba­lles (Ante­oji­to Qui­ro­ga o Füh­rer), Eduar­do Emi­lio Kali­nec (Doc­tor K), Rober­to Anto­nio Rosa (Cla­vel), Juan Car­los Fal­cón (Kung Fu), Luis Juan Dono­cik (Pola­co Chino) y Ricar­do Tad­dei (Cura o Padre); los ex gen­dar­mes Gui­ller­mo Víc­tor Car­do­zo (Cor­tés) y Euge­nio Perey­ra Apes­te­gui (Quin­ta­na); el ex peni­ten­cia­rio Juan Car­los Ave­na (Cen­teno); el agen­te civil de inte­li­gen­cia Raúl Anto­nio Gugliel­mi­net­ti (Gus­ta­vino) y el ex ofi­cial del Ejér­ci­to Enri­que José del Pino (Miguel).

Todos ellos se nega­ron a pres­tar decla­ra­ción duran­te el jui­cio oral por con­se­jo letra­do y se remi­tie­ron a sus pala­bras duran­te la fase de ins­truc­ción, cuan­do nega­ron su res­pon­sa­bi­li­dad en los hechos impu­tados y afir­ma­ron su des­co­no­ci­mien­to sobre la exis­ten­cia de los cen­tros clan­des­ti­nos de deten­ción. Según la acu­sa­ción par­ti­cu­lar y la fis­ca­lía, todos ellos par­ti­ci­pa­ron, sin embar­go, en un trá­gi­co cir­cui­to de repre­sión de la ciu­dad de Bue­nos Aires bajo el con­trol del Pri­mer Cuer­po del Ejér­ci­to. Derrui­do en 1977 para la cons­truc­ción de la auto­pis­ta 25 de Mayo a lo lar­go del sur por­te­ño, el cen­tro Atlé­ti­co cedió su sinies­tro tes­ti­go, median­te la mudan­za de guar­dias y dete­ni­dos, a las ins­ta­la­cio­nes de Olim­po y Ban­co has­ta 1979 y, por ello, se juz­gan en la mis­ma causa.

De la impu­ni­dad a la inconstitucionalidad

El camino hacia los tri­bu­na­les reco­rri­do, por Car­men Aguiar de Lapa­có y otros miles de víc­ti­mas, fue lar­go y tor­tuo­so. Tras los inme­dia­tos jui­cios a las Jun­tas Mili­ta­res una vez reins­tau­ra­da la demo­cra­cia, la impu­ni­dad se adue­ño del orde­na­mien­to a cau­sa de las leyes de Pun­to Final y Obe­dien­cia Debi­da o los indul­tos dic­ta­dos por suce­si­vos gobier­nos des­de media­dos de los 80.

A par­tir de ahí, la tena­ci­dad de diver­sos super­vi­vien­tes y orga­ni­za­cio­nes huma­ni­ta­rias, con espe­cial pro­ta­go­nis­mo de Aguiar de Lapa­có como fun­da­do­ra del Cen­tro de Estu­dios Lega­les y Socia­les (CELS), al acu­dir a la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) para lograr la aper­tu­ra de los deno­mi­na­dos Jui­cios por la Ver­dad, jun­to a las cau­sas tra­mi­ta­das en otros paí­ses como Espa­ña, sos­tu­vo las espe­ran­zas judi­cia­les a lo lar­go de la pasa­da déca­da. “Aun­que no se bus­ca­ba la res­pon­sa­bi­li­dad penal, logra­ron man­te­ner vivas las cau­sas y sir­vie­ron en su reaper­tu­ra”, expli­ca la abo­ga­da del Cen­tro de Estu­dios Lega­les y Socia­les, Caro­li­na Varsky. Has­ta que, final­men­te, el Con­gre­so de la Nación, en 2003, y la Cor­te Supre­ma, en 2005, decla­ra­ron la incons­ti­tu­cio­na­li­dad de las leyes de impu­ni­dad.

Por ello, Argen­ti­na asis­tió, duran­te el perio­do 2007-08, a un incre­men­to de los jui­cios por crí­me­nes de lesa huma­ni­dad has­ta con­cluir 19 vis­tas ora­les fren­te a los 4 de los dos años pre­ce­den­tes. Actual­men­te cele­bra una dece­na de deba­tes judi­cia­les en todo el país, como pro­ce­so por la repre­sión en ABO o en la Escue­la Mecá­ni­ca de la Arma­da (Esma). De un total de 1.464 impu­tados, 68 fue­ron con­de­na­dos, 7 resul­ta­ron absuel­tos y los res­tan­tes se man­tie­nen en dife­ren­te situa­ción pro­ce­sal, entre los que des­ta­can 226 falle­ci­dos, 17 inca­pa­ces y 40 pró­fu­gos . “Y tan sólo dos tie­nen con­de­nan fir­me”, aña­de Varsky antes de lamen­tar que “no se avan­zó todo lo que se ima­gi­nó en 2003, por­que las tra­bas buro­crá­ti­cas no con­cuer­dan con los anun­cios del Gobierno, fal­ta dise­ñar un plan global”.

Car­men Aguiar de Lapa­có con­si­de­ra que “la Jus­ti­cia es muy len­ta, toda­vía hay muchos jue­ces de la épo­ca de la dic­ta­du­ra y se demo­ran los jui­cios en lugar de agi­li­zar­se”. Apo­ya­da en su sobrino, la madre de la Pla­za de Mayo y fun­da­do­ra del CELS aban­do­na la sala judi­cial. “Dema­sia­das emo­cio­nes por hoy”. Pero ahí con­ti­núa, teclean­do en una compu­tado­ra por­tá­til como ayu­dan­te del equi­po de letra­dos de la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, otra víc­ti­ma de la repre­sión ejer­ci­da en Atlé­ti­co, Delia Barre­ra. “Cuan­do tras­la­da­ban a mi pri­mer mari­do del cen­tro clan­des­tino y se des­pi­dió de mí sus últi­mas pala­bras fue­ron: ‘Sé fuer­te y no me aban­do­nes’. Esas pala­bras me siguen y me segui­rán has­ta el últi­mo día, has­ta que el últi­mo geno­ci­da esté en la cár­cel, has­ta que sepa­mos que paso con cada uno de los com­pa­ñe­ros. Esas pala­bras son para mí el mayor compromiso”.

Fuen­te ori­gi­nal: http://​perio​dis​mo​hu​mano​.com/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​n​a​d​a​-​d​e​-​o​b​e​d​i​e​n​c​i​a​-​d​e​b​i​d​a​-​l​a​-​g​o​z​a​b​a​n​-​t​o​r​t​u​r​a​n​d​o​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *