«Nada de obe­dien­cia debi­da, la goza­ban torturando»

“Dema­sia­das emo­cio­nes por hoy”, dice Car­men Aguiar de Lapa­có tras asis­tir duran­te toda la maña­na, aten­ta­men­te, a una sesión del jui­cio oral con­tra una quin­ce­na de ex miem­bros de las fuer­zas de segu­ri­dad argen­ti­nas por su pre­sun­ta res­pon­sa­bi­li­dad en los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad come­ti­dos duran­te la últi­ma dic­ta­du­ra mili­tar argen­ti­na en los cen­tros clan­des­ti­nos de deten­ción, tor­tu­ra y exter­mi­nio cono­ci­dos como Atlé­ti­co, Ban­co y Olimpo.

Super­vi­vien­te de la repre­sión esta­tal y madre de una des­apa­re­ci­da, Aguiar de Lapa­có, de 87 años, ya decla­ró a mitad de diciem­bre, pero aho­ra le toca a su sobrino. Ale­jan­dro Fran­cis­co Aguiar rela­ta cómo, a media­dos de mar­zo de 1977, un gru­po de hom­bres arma­dos, entre los que ya reco­no­ció a uno de los acu­sa­dos, irrum­pió en la casa de su tía tras la cena y detu­vo, entre insul­tos y gol­pes, a todos los miem­bros pre­sen­tes de la fami­lia, de tra­di­ción polí­ti­ca jus­ti­cia­lis­ta (for­ma­ción con­ti­nua­do­ra del par­ti­do fun­da­do por el gene­ral Juan Domin­go Perón) pero sin pro­yec­ción públi­ca. Tras varias horas de vio­len­to regis­tro, los asal­tan­tes tras­la­da­ron, ata­das las manos y ven­da­dos los ojos, a Car­men Aguiar, a su hija Ale­jan­dra Lapa­có, a la pare­ja de la joven, Mar­ce­lo But­ti Ara­na, y a su sobrino has­ta las depen­den­cias del cen­tro Atlé­ti­co, un terreno de la Poli­cía Fede­ral en pleno paseo Colón.

“Esta­ba par­ti­cu­lar­men­te asus­ta­do, por­que ya estu­ve dete­ni­do antes, sabía lo que se venía y esta­ba con­ven­ci­do de que nos iban a matar”, recuer­da Ale­jan­dro Aguiar, aho­ra abo­ga­do en la pro­vin­cia de San Juan y enton­ces un mili­tan­te de Juven­tud Uni­ver­si­ta­ria Pero­nis­ta (JUP) de 28 años que via­jó has­ta la capi­tal fede­ral para, sim­ple­men­te, rea­li­zar un examen. “Tenía mucho mie­do de que me tor­tu­ra­ran y dela­ta­ra a gen­te que apre­cia­ba mucho. Me gol­pea­ron mucho, pero no me pica­nea­ron [tor­tu­rar median­te des­car­gas eléc­tri­cas]”, expli­ca ante tres impu­tados, mien­tras el res­to ha pre­fe­ri­do ausen­tar­se de la sala y espe­rar escol­ta­dos en la sala contigua.

“Nada de obe­dien­cia debi­da, la gozaban”

Sen­tí los gri­tos y ala­ri­dos de Mar­ce­lo, des­pués a mi pri­ma. Mi tía llo­ra­ba y pre­gun­ta­ba por su hija. Nos pega­ban per­ma­nen­te­men­te, sin nin­gún moti­vo. Eran unos pobres infe­li­ces que esta­ban cho­chos por­que tenían poder y la goza­ban, la goza­ban, nada de obe­dien­cia debi­da”. El supli­cio se exten­dió duran­te tres días, has­ta que fue libe­ra­do en un des­cam­pa­do jun­to a su tía. De Ale­jan­dra Lapa­có y Mar­ce­lo But­ti, tam­bién miem­bros de JUP, nun­ca se supo, con­ti­núan des­apa­re­ci­dos. “Esta­ré siem­pre agra­de­ci­do a los dos, por­que no me iden­ti­fi­ca­ron como mili­tan­te. Si no, no esta­ría acá, no me hubie­ra casa­do, ni teni­do tres hijos ni cin­co nie­tos”, con­clu­ye, sin pre­gun­tas de la defen­sa, Ale­jan­dro Lapa­có entre aplau­sos del públi­co, una vein­te­na de per­so­nas sen­ta­das en una zona de la sala sepa­ra­da de letra­dos y acu­sa­dos por un grue­so vidrio des­de el sue­lo has­ta el techo.

Allí, en una de las sillas cen­tra­les, toca­da con el pañue­lo blan­co dis­tin­ti­vo de Madres de Pla­za de Mayo Línea Fun­da­do­ra, está Car­men Aguiar de Lapa­co. Per­ma­ne­ce sere­na mien­tras decla­ra su sobrino, por­que ya se estre­me­ció al narrar la mis­ma his­to­ria al tri­bu­nal hace tres meses, has­ta el pun­to que dos sema­nas des­pués sufrió una pará­li­sis par­cial en el lado dere­cho de su cuer­po. “El médi­co me dijo que fue por estrés y que debo de cui­dar­me un poco. Esta vez me afec­tó tan­to por­que esta­ba Tur­co Julián [Julio Héc­tor Simón, ex poli­cía fede­ral], el que me pegó, me mano­seó y tor­tu­ró a mi hija. Por suer­te, se ausen­tó de la sala, qui­zá me hubie­ra inhi­bi­do de lo con­tra­rio. Decla­ré duran­te una hora y media, pasé por delan­te de los acu­sa­dos muy dere­chi­ta, y toda la gen­te que aquel día lle­na­ba el tri­bu­nal se puso de pie y me aplau­dió. Fue todo muy emo­cio­nan­te, me dije ‘ya pasó todo, ya está’, pero me sen­tía como vacía, me pre­gun­té ¿y aho­ra qué? Y me lar­gué a llo­rar”.

Y, de nue­vo, Aguiar de Lapa­có se emo­cio­na aho­ra al escu­char la decla­ra­ción de Mar­ce­lo Gus­ta­vo Dae­lli. Tam­bién que­re­llan­te y super­vi­vien­te de Atlé­ti­co, Dae­lli narra una simi­lar his­to­ria de tor­tu­ras pero aña­de la iden­ti­fi­ca­ción de la voz, entre otras com­pa­ñe­ras de la Facul­tad de Filo­so­fía y Letras, de Ale­jan­dra Lapa­có entre el medio cen­te­nar de dete­ni­dos reu­ni­dos por los guar­dias cer­ca de su cel­da. “Les dije­ron que iban a dar­les una inyec­ción para el mareo, por­que iban a via­jar en un avión has­ta un penal. Escu­ché el tras­la­do y des­pués, el silen­cio”. Tras­la­do fue el eufe­mis­mo emplea­do por las fuer­zas arma­das para eje­cu­tar los cono­ci­dos vuelos de la muer­te, duran­te los que se arro­ja­ban al Río de la Pla­ta o el oceáno Atlán­ti­co los cuer­pos de los dete­ni­dos. Sin y con vida.

Pre­ci­sa­men­te, antro­pó­lo­gas foren­ses tes­ti­fi­ca­ron esta sema­na que el aná­li­sis de cin­co cuer­pos halla­dos en la cos­ta argen­ti­na a fina­les de 1978, iden­ti­fi­ca­dos como dete­ni­dos en Atlé­ti­co, demues­tra “un tre­men­do gol­pe con­tra el agua”. Por ello, la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, que reúne a 181 víc­ti­mas como que­re­llan­tes par­ti­cu­la­res y diver­sas aso­cia­cio­nes de dere­chos huma­nos, pre­vé recla­mar en su ale­ga­to final la amplia­ción de la soli­ci­tud de con­de­na ini­cial de 25 años de pri­sión, por los deli­tos de tor­men­tos agra­va­dos y pri­va­ción ile­gí­ti­ma de liber­tad, a la cade­na per­pe­tua de todos los acu­sa­dos por su pre­sun­ta res­pon­sa­bi­li­dad tam­bién en los cin­co homi­ci­dios. Ade­más del Tur­co Julián, los car­gos se diri­gen con­tra los ex poli­cías Samuel Mia­ra, alias Coba­ni, Oscar Augus­to Rolón o Soler, Raúl Gon­zá­lez (Mayor Raúl o El Negro), Eufe­mio Jor­ge Uba­lles (Ante­oji­to Qui­ro­ga o Füh­rer), Eduar­do Emi­lio Kali­nec (Doc­tor K), Rober­to Anto­nio Rosa (Cla­vel), Juan Car­los Fal­cón (Kung Fu), Luis Juan Dono­cik (Pola­co Chino) y Ricar­do Tad­dei (Cura o Padre); los ex gen­dar­mes Gui­ller­mo Víc­tor Car­do­zo (Cor­tés) y Euge­nio Perey­ra Apes­te­gui (Quin­ta­na); el ex peni­ten­cia­rio Juan Car­los Ave­na (Cen­teno); el agen­te civil de inte­li­gen­cia Raúl Anto­nio Gugliel­mi­net­ti (Gus­ta­vino) y el ex ofi­cial del Ejér­ci­to Enri­que José del Pino (Miguel).

Todos ellos se nega­ron a pres­tar decla­ra­ción duran­te el jui­cio oral por con­se­jo letra­do y se remi­tie­ron a sus pala­bras duran­te la fase de ins­truc­ción, cuan­do nega­ron su res­pon­sa­bi­li­dad en los hechos impu­tados y afir­ma­ron su des­co­no­ci­mien­to sobre la exis­ten­cia de los cen­tros clan­des­ti­nos de deten­ción. Según la acu­sa­ción par­ti­cu­lar y la fis­ca­lía, todos ellos par­ti­ci­pa­ron, sin embar­go, en un trá­gi­co cir­cui­to de repre­sión de la ciu­dad de Bue­nos Aires bajo el con­trol del Pri­mer Cuer­po del Ejér­ci­to. Derrui­do en 1977 para la cons­truc­ción de la auto­pis­ta 25 de Mayo a lo lar­go del sur por­te­ño, el cen­tro Atlé­ti­co cedió su sinies­tro tes­ti­go, median­te la mudan­za de guar­dias y dete­ni­dos, a las ins­ta­la­cio­nes de Olim­po y Ban­co has­ta 1979 y, por ello, se juz­gan en la mis­ma causa.

De la impu­ni­dad a la inconstitucionalidad

El camino hacia los tri­bu­na­les reco­rri­do, por Car­men Aguiar de Lapa­có y otros miles de víc­ti­mas, fue lar­go y tor­tuo­so. Tras los inme­dia­tos jui­cios a las Jun­tas Mili­ta­res una vez reins­tau­ra­da la demo­cra­cia, la impu­ni­dad se adue­ño del orde­na­mien­to a cau­sa de las leyes de Pun­to Final y Obe­dien­cia Debi­da o los indul­tos dic­ta­dos por suce­si­vos gobier­nos des­de media­dos de los 80.

A par­tir de ahí, la tena­ci­dad de diver­sos super­vi­vien­tes y orga­ni­za­cio­nes huma­ni­ta­rias, con espe­cial pro­ta­go­nis­mo de Aguiar de Lapa­có como fun­da­do­ra del Cen­tro de Estu­dios Lega­les y Socia­les (CELS), al acu­dir a la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) para lograr la aper­tu­ra de los deno­mi­na­dos Jui­cios por la Ver­dad, jun­to a las cau­sas tra­mi­ta­das en otros paí­ses como Espa­ña, sos­tu­vo las espe­ran­zas judi­cia­les a lo lar­go de la pasa­da déca­da. “Aun­que no se bus­ca­ba la res­pon­sa­bi­li­dad penal, logra­ron man­te­ner vivas las cau­sas y sir­vie­ron en su reaper­tu­ra”, expli­ca la abo­ga­da del Cen­tro de Estu­dios Lega­les y Socia­les, Caro­li­na Varsky. Has­ta que, final­men­te, el Con­gre­so de la Nación, en 2003, y la Cor­te Supre­ma, en 2005, decla­ra­ron la incons­ti­tu­cio­na­li­dad de las leyes de impu­ni­dad.

Por ello, Argen­ti­na asis­tió, duran­te el perio­do 2007-08, a un incre­men­to de los jui­cios por crí­me­nes de lesa huma­ni­dad has­ta con­cluir 19 vis­tas ora­les fren­te a los 4 de los dos años pre­ce­den­tes. Actual­men­te cele­bra una dece­na de deba­tes judi­cia­les en todo el país, como pro­ce­so por la repre­sión en ABO o en la Escue­la Mecá­ni­ca de la Arma­da (Esma). De un total de 1.464 impu­tados, 68 fue­ron con­de­na­dos, 7 resul­ta­ron absuel­tos y los res­tan­tes se man­tie­nen en dife­ren­te situa­ción pro­ce­sal, entre los que des­ta­can 226 falle­ci­dos, 17 inca­pa­ces y 40 pró­fu­gos . “Y tan sólo dos tie­nen con­de­nan fir­me”, aña­de Varsky antes de lamen­tar que “no se avan­zó todo lo que se ima­gi­nó en 2003, por­que las tra­bas buro­crá­ti­cas no con­cuer­dan con los anun­cios del Gobierno, fal­ta dise­ñar un plan global”.

Car­men Aguiar de Lapa­có con­si­de­ra que “la Jus­ti­cia es muy len­ta, toda­vía hay muchos jue­ces de la épo­ca de la dic­ta­du­ra y se demo­ran los jui­cios en lugar de agi­li­zar­se”. Apo­ya­da en su sobrino, la madre de la Pla­za de Mayo y fun­da­do­ra del CELS aban­do­na la sala judi­cial. “Dema­sia­das emo­cio­nes por hoy”. Pero ahí con­ti­núa, teclean­do en una compu­tado­ra por­tá­til como ayu­dan­te del equi­po de letra­dos de la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, otra víc­ti­ma de la repre­sión ejer­ci­da en Atlé­ti­co, Delia Barre­ra. “Cuan­do tras­la­da­ban a mi pri­mer mari­do del cen­tro clan­des­tino y se des­pi­dió de mí sus últi­mas pala­bras fue­ron: ‘Sé fuer­te y no me aban­do­nes’. Esas pala­bras me siguen y me segui­rán has­ta el últi­mo día, has­ta que el últi­mo geno­ci­da esté en la cár­cel, has­ta que sepa­mos que paso con cada uno de los com­pa­ñe­ros. Esas pala­bras son para mí el mayor compromiso”.

Fuen­te ori­gi­nal: http://​perio​dis​mo​hu​mano​.com/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​n​a​d​a​-​d​e​-​o​b​e​d​i​e​n​c​i​a​-​d​e​b​i​d​a​-​l​a​-​g​o​z​a​b​a​n​-​t​o​r​t​u​r​a​n​d​o​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.