Visi­ta car­de­na­li­cia – Félix Plácer

Aun­que entre los acon­te­ci­mien­tos que ocu­pan los medios infor­ma­ti­vos no sea noti­cia de por­ta­da la pró­xi­ma visi­ta de un car­de­nal de la curia vati­ca­na a Eus­kal Herria, no deja de tener, sin embar­go, un sig­ni­fi­ca­do de fon­do que no pue­de pasar des­aper­ci­bi­do para los obser­va­do­res de la polí­ti­ca eclesiástica.

Con moti­vo del desig­na­do y con­vo­ca­do por Bene­dic­to XVI como «año sacer­do­tal», se han cele­bra­do diver­sos actos y reunio­nes diri­gi­das al cle­ro y dedi­ca­das a insis­tir en la espi­ri­tua­li­dad de este minis­te­rio ecle­sial. Esta cele­bra­ción ecle­siás­ti­ca no ha teni­do cier­ta­men­te rele­van­cia públi­ca y tam­po­co ha sus­ci­ta­do gran inte­rés en nues­tras mis­mas comu­ni­da­des cris­tia­nas. Pre­ci­sa­men­te, pró­xi­ma ya su clau­su­ra, el car­de­nal Clau­dio Hum­mes vie­ne a pre­si­dir una jor­na­da sacer­do­tal inter­dio­ce­sa­na de los pres­bi­te­rios de Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa en el semi­na­rio de Gas­teiz maña­na, vier­nes 23.

Pero es impor­tan­te adver­tir que esta pre­sen­cia del pre­fec­to de la Con­gre­ga­ción para el Cle­ro ‑por tan­to, pri­mer res­pon­sa­ble, nom­bra­do por el Papa, de este impor­tan­te sec­tor de la orga­ni­za­ción ecle­siás­ti­ca- tie­ne lugar en cir­cuns­tan­cias espe­cí­fi­cas y significativas.

Por supues­to, y en pri­mer lugar, los gra­ves y urgen­tes pro­ble­mas cau­sa­dos por los deli­tos de pede­ras­tia por par­te de miem­bros del cle­ro en diver­sos paí­ses están muy pre­sen­tes en sus preo­cu­pa­cio­nes. Así lo expre­sa­ba él mis­mo, al comien­zo de las cele­bra­cio­nes de este año, reco­no­cien­do la impli­ca­ción de curas en estas «situa­cio­nes delic­ti­vas» y expre­san­do la nece­si­dad de «con­ti­nuar la inves­ti­ga­ción, juz­gar­les debi­da­men­te e infli­gir­les la pena mere­ci­da». Pero el dig­na­ta­rio de la curia roma­na, enten­dien­do que estos casos ata­ñen a «un por­cen­ta­je muy peque­ño en com­pa­ra­ción con el núme­ro total del cle­ro», no afron­ta los pro­ble­mas de fon­do que hoy, en nues­tro mun­do, afec­tan al cle­ro den­tro de una Igle­sia de reti­cen­tes ten­den­cias con­ser­va­do­ras. Las erró­neas y ofen­si­vas inter­pre­ta­cio­nes de un cole­ga suyo, el car­de­nal Ber­to­ne, secre­ta­rio de Esta­do del Vati­cano, y mati­za­das por el mis­mo Vati­cano, rela­cio­nan­do pede­ras­tia y homo­se­xua­li­dad, no dejan de ser un inten­to más de ais­lar un pro­ble­ma que, en reali­dad, afec­ta a toda la Igle­sia ‑el Papa mis­mo aca­ba de mani­fes­tar su pro­fun­da preo­cu­pa­ción en su visi­ta a Malta‑, a su mane­ra de con­ce­bir el sacer­do­cio, a su fun­ción y a la obli­ga­to­rie­dad man­te­ni­da y reafir­ma­da de la ley del celi­ba­to clerical.

El car­de­nal Hum­mes vie­ne a diri­gir su pala­bra en el «encuen­tro inter­dio­ce­sano» de los curas de Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa. Pero a este acto solem­ne no se ha invi­ta­do a los de Nafa­rroa, lo cual no deja de sor­pren­der cuan­do los mis­mos obis­pos de las cua­tro dió­ce­sis vas­cas fir­man car­tas pas­to­ra­les con­jun­tas expre­san­do su mutua rela­ción. No hay duda de que esta ausen­cia refle­ja otra situa­ción más gra­ve y que la Coor­di­na­do­ra de Sacer­do­tes de Eus­kal Herria se ha per­mi­ti­do recor­dar al car­de­nal en car­ta envia­da antes de su visi­ta: la divi­sión, here­da­da del fran­quis­mo (des­de 1950), de la dió­ce­sis de Vito­ria, Bil­bao, San Sebas­tián y Pam­plo­na en dos pro­vin­cias ecle­siás­ti­cas. Las dos pri­me­ras fue­ron ads­cri­tas a Bur­gos; Donos­tia, a Pam­plo­na jun­ta­men­te con Calaho­rra, Logro­ño y Jaca. A pesar de per­ma­nen­tes soli­ci­tu­des de revi­sión de esta anó­ma­la y polí­ti­ca sepa­ra­ción, el Vati­cano no las ha atendido.

El res­pon­sa­ble de la Con­gre­ga­ción del Cle­ro visi­ta ade­más Eus­kal Herria cuan­do el Vati­cano está apos­tan­do por un pro­ce­so de lo que se pue­de enten­der como «des­na­cio­na­li­za­ción pas­to­ral», en con­tra de las pre­sun­tas orien­ta­cio­nes nacio­na­lis­tas de ante­rio­res obis­pos, al enten­der de los man­da­ta­rios vati­ca­nos ase­so­ra­dos y pre­sio­na­dos por deter­mi­na­dos diri­gen­tes de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Espa­ño­la. Sus últi­mos nom­bra­mien­tos ‑del obis­po de Donos­tia y antes el de Iru­ña- han sido una demos­tra­ción más de su estra­te­gia en con­tra del sen­tir mayo­ri­ta­rio del cle­ro y de par­te impor­tan­te del pue­blo. No creo que el car­de­nal Clau­dio Hum­mes afron­te este gra­ve pro­ble­ma que afec­ta muy direc­ta­men­te a los sacer­do­tes, aun­que por supues­to insis­ti­rá en la comu­nión con sus obispos.

Tam­po­co pue­de dejar­se a un lado hoy en Eus­kal Herria la situa­ción demo­grá­fi­ca de un cle­ro cuya media de edad ron­da los 70 años. A medio pla­zo, este efec­ti­vo que­da­rá redu­ci­do a un ter­cio si se sigue man­te­nien­do el actual esta­tus cle­ri­cal. Las actua­les remo­de­la­cio­nes pas­to­ra­les que cada dió­ce­sis apli­ca no pro­po­nen un cam­bio cua­li­ta­ti­vo ‑a pesar de la limi­ta­da pro­mo­ción de lai­ca­do- de for­mas de pre­sen­cia y acción de la Igle­sia en Eus­kal Herria y en el mun­do en gene­ral. Sin embar­go, es evi­den­te a toda luces la invia­bi­li­dad de una Igle­sia depen­dien­te de su clero.

De todas for­mas, a mi enten­der, el pro­ble­ma de fon­do no está en la sub­sis­ten­cia de un mode­lo de Igle­sia cadu­co, sino en la res­pues­ta evan­ge­li­za­do­ra a un pue­blo. En la cita­da car­ta de los sacer­do­tes de Baio­na, Bil­bo, Iru­ña, Donos­tia y Gas­teiz se afir­ma, des­de la sin­to­nía con «la con­cien­cia e iden­ti­dad colec­ti­vas de Eus­kal Herria por su his­to­ria común, cul­tu­ra, len­gua vas­ca (eus­ke­ra), tie­rra», la nece­si­dad pas­to­ral de «una estre­cha rela­ción y cola­bo­ra­ción para res­pon­der des­de el evan­ge­lio a sus gozos y espe­ran­zas, a sus tris­te­zas y angus­tias, sobre todo de los pobres y de cuan­tos sufren», como afir­mó el con­ci­lio Vati­cano II. Es lo que muchos lai­cos, muje­res y hom­bres cre­yen­tes, bus­can y prac­ti­can. Es lo que un sig­ni­fi­ca­ti­vo sec­tor del cle­ro vas­co hace e hizo a lo lar­go de su recien­te his­to­ria. Bas­te recor­dar, en su cin­cuen­ta ani­ver­sa­rio (mayo de 1960), la car­ta de los 339 sacer­do­tes vas­cos diri­gi­da al Vati­cano, al Nun­cio del Papa y a los obis­pos de Espa­ña, defen­dien­do los dere­chos de Eus­kal Herria y por la que fue­ron repro­ba­dos y cas­ti­ga­dos por la jerar­quía ecle­siás­ti­ca y polí­ti­ca, y que toda­vía no han sido públi­ca­men­te reparados.

La visi­ta de este alto dig­na­ta­rio ecle­siás­ti­co tie­ne, por tan­to, un espe­cial sen­ti­do en las actua­les cir­cuns­tan­cias de la Igle­sia y del pue­blo vas­co. Pero temo que, siguien­do la tóni­ca espi­ri­tua­lis­ta de este «año sacer­do­tal», su alo­cu­ción con­sis­ta en la reafir­ma­ción de lo ya esta­ble­ci­do y que el cen­tro de su dis­cur­so no será una invi­ta­ción a res­pon­der pas­to­ral­men­te, des­de las pre­mi­sas evan­ge­li­za­do­ras de libe­ra­ción de los pobres, opri­mi­dos y cau­ti­vos (Lc 4,18), a la apre­mian­te reali­dad con­tex­tual de Eus­kal Herria y a la que, en el día a día, desea­mos ser­vir como sacer­do­tes en una Igle­sia vasca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.