Visi­ta car­de­na­li­cia – Félix Plá­cer

Aun­que entre los acon­te­ci­mien­tos que ocu­pan los medios infor­ma­ti­vos no sea noti­cia de por­ta­da la pró­xi­ma visi­ta de un car­de­nal de la curia vati­ca­na a Eus­kal Herria, no deja de tener, sin embar­go, un sig­ni­fi­ca­do de fon­do que no pue­de pasar des­aper­ci­bi­do para los obser­va­do­res de la polí­ti­ca ecle­siás­ti­ca.

Con moti­vo del desig­na­do y con­vo­ca­do por Bene­dic­to XVI como «año sacer­do­tal», se han cele­bra­do diver­sos actos y reunio­nes diri­gi­das al cle­ro y dedi­ca­das a insis­tir en la espi­ri­tua­li­dad de este minis­te­rio ecle­sial. Esta cele­bra­ción ecle­siás­ti­ca no ha teni­do cier­ta­men­te rele­van­cia públi­ca y tam­po­co ha sus­ci­ta­do gran inte­rés en nues­tras mis­mas comu­ni­da­des cris­tia­nas. Pre­ci­sa­men­te, pró­xi­ma ya su clau­su­ra, el car­de­nal Clau­dio Hum­mes vie­ne a pre­si­dir una jor­na­da sacer­do­tal inter­dio­ce­sa­na de los pres­bi­te­rios de Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa en el semi­na­rio de Gas­teiz maña­na, vier­nes 23.

Pero es impor­tan­te adver­tir que esta pre­sen­cia del pre­fec­to de la Con­gre­ga­ción para el Cle­ro ‑por tan­to, pri­mer res­pon­sa­ble, nom­bra­do por el Papa, de este impor­tan­te sec­tor de la orga­ni­za­ción ecle­siás­ti­ca- tie­ne lugar en cir­cuns­tan­cias espe­cí­fi­cas y sig­ni­fi­ca­ti­vas.

Por supues­to, y en pri­mer lugar, los gra­ves y urgen­tes pro­ble­mas cau­sa­dos por los deli­tos de pede­ras­tia por par­te de miem­bros del cle­ro en diver­sos paí­ses están muy pre­sen­tes en sus preo­cu­pa­cio­nes. Así lo expre­sa­ba él mis­mo, al comien­zo de las cele­bra­cio­nes de este año, reco­no­cien­do la impli­ca­ción de curas en estas «situa­cio­nes delic­ti­vas» y expre­san­do la nece­si­dad de «con­ti­nuar la inves­ti­ga­ción, juz­gar­les debi­da­men­te e infli­gir­les la pena mere­ci­da». Pero el dig­na­ta­rio de la curia roma­na, enten­dien­do que estos casos ata­ñen a «un por­cen­ta­je muy peque­ño en com­pa­ra­ción con el núme­ro total del cle­ro», no afron­ta los pro­ble­mas de fon­do que hoy, en nues­tro mun­do, afec­tan al cle­ro den­tro de una Igle­sia de reti­cen­tes ten­den­cias con­ser­va­do­ras. Las erró­neas y ofen­si­vas inter­pre­ta­cio­nes de un cole­ga suyo, el car­de­nal Ber­to­ne, secre­ta­rio de Esta­do del Vati­cano, y mati­za­das por el mis­mo Vati­cano, rela­cio­nan­do pede­ras­tia y homo­se­xua­li­dad, no dejan de ser un inten­to más de ais­lar un pro­ble­ma que, en reali­dad, afec­ta a toda la Igle­sia ‑el Papa mis­mo aca­ba de mani­fes­tar su pro­fun­da preo­cu­pa­ción en su visi­ta a Malta‑, a su mane­ra de con­ce­bir el sacer­do­cio, a su fun­ción y a la obli­ga­to­rie­dad man­te­ni­da y reafir­ma­da de la ley del celi­ba­to cle­ri­cal.

El car­de­nal Hum­mes vie­ne a diri­gir su pala­bra en el «encuen­tro inter­dio­ce­sano» de los curas de Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa. Pero a este acto solem­ne no se ha invi­ta­do a los de Nafa­rroa, lo cual no deja de sor­pren­der cuan­do los mis­mos obis­pos de las cua­tro dió­ce­sis vas­cas fir­man car­tas pas­to­ra­les con­jun­tas expre­san­do su mutua rela­ción. No hay duda de que esta ausen­cia refle­ja otra situa­ción más gra­ve y que la Coor­di­na­do­ra de Sacer­do­tes de Eus­kal Herria se ha per­mi­ti­do recor­dar al car­de­nal en car­ta envia­da antes de su visi­ta: la divi­sión, here­da­da del fran­quis­mo (des­de 1950), de la dió­ce­sis de Vito­ria, Bil­bao, San Sebas­tián y Pam­plo­na en dos pro­vin­cias ecle­siás­ti­cas. Las dos pri­me­ras fue­ron ads­cri­tas a Bur­gos; Donos­tia, a Pam­plo­na jun­ta­men­te con Calaho­rra, Logro­ño y Jaca. A pesar de per­ma­nen­tes soli­ci­tu­des de revi­sión de esta anó­ma­la y polí­ti­ca sepa­ra­ción, el Vati­cano no las ha aten­di­do.

El res­pon­sa­ble de la Con­gre­ga­ción del Cle­ro visi­ta ade­más Eus­kal Herria cuan­do el Vati­cano está apos­tan­do por un pro­ce­so de lo que se pue­de enten­der como «des­na­cio­na­li­za­ción pas­to­ral», en con­tra de las pre­sun­tas orien­ta­cio­nes nacio­na­lis­tas de ante­rio­res obis­pos, al enten­der de los man­da­ta­rios vati­ca­nos ase­so­ra­dos y pre­sio­na­dos por deter­mi­na­dos diri­gen­tes de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Espa­ño­la. Sus últi­mos nom­bra­mien­tos ‑del obis­po de Donos­tia y antes el de Iru­ña- han sido una demos­tra­ción más de su estra­te­gia en con­tra del sen­tir mayo­ri­ta­rio del cle­ro y de par­te impor­tan­te del pue­blo. No creo que el car­de­nal Clau­dio Hum­mes afron­te este gra­ve pro­ble­ma que afec­ta muy direc­ta­men­te a los sacer­do­tes, aun­que por supues­to insis­ti­rá en la comu­nión con sus obis­pos.

Tam­po­co pue­de dejar­se a un lado hoy en Eus­kal Herria la situa­ción demo­grá­fi­ca de un cle­ro cuya media de edad ron­da los 70 años. A medio pla­zo, este efec­ti­vo que­da­rá redu­ci­do a un ter­cio si se sigue man­te­nien­do el actual esta­tus cle­ri­cal. Las actua­les remo­de­la­cio­nes pas­to­ra­les que cada dió­ce­sis apli­ca no pro­po­nen un cam­bio cua­li­ta­ti­vo ‑a pesar de la limi­ta­da pro­mo­ción de lai­ca­do- de for­mas de pre­sen­cia y acción de la Igle­sia en Eus­kal Herria y en el mun­do en gene­ral. Sin embar­go, es evi­den­te a toda luces la invia­bi­li­dad de una Igle­sia depen­dien­te de su cle­ro.

De todas for­mas, a mi enten­der, el pro­ble­ma de fon­do no está en la sub­sis­ten­cia de un mode­lo de Igle­sia cadu­co, sino en la res­pues­ta evan­ge­li­za­do­ra a un pue­blo. En la cita­da car­ta de los sacer­do­tes de Baio­na, Bil­bo, Iru­ña, Donos­tia y Gas­teiz se afir­ma, des­de la sin­to­nía con «la con­cien­cia e iden­ti­dad colec­ti­vas de Eus­kal Herria por su his­to­ria común, cul­tu­ra, len­gua vas­ca (eus­ke­ra), tie­rra», la nece­si­dad pas­to­ral de «una estre­cha rela­ción y cola­bo­ra­ción para res­pon­der des­de el evan­ge­lio a sus gozos y espe­ran­zas, a sus tris­te­zas y angus­tias, sobre todo de los pobres y de cuan­tos sufren», como afir­mó el con­ci­lio Vati­cano II. Es lo que muchos lai­cos, muje­res y hom­bres cre­yen­tes, bus­can y prac­ti­can. Es lo que un sig­ni­fi­ca­ti­vo sec­tor del cle­ro vas­co hace e hizo a lo lar­go de su recien­te his­to­ria. Bas­te recor­dar, en su cin­cuen­ta ani­ver­sa­rio (mayo de 1960), la car­ta de los 339 sacer­do­tes vas­cos diri­gi­da al Vati­cano, al Nun­cio del Papa y a los obis­pos de Espa­ña, defen­dien­do los dere­chos de Eus­kal Herria y por la que fue­ron repro­ba­dos y cas­ti­ga­dos por la jerar­quía ecle­siás­ti­ca y polí­ti­ca, y que toda­vía no han sido públi­ca­men­te repa­ra­dos.

La visi­ta de este alto dig­na­ta­rio ecle­siás­ti­co tie­ne, por tan­to, un espe­cial sen­ti­do en las actua­les cir­cuns­tan­cias de la Igle­sia y del pue­blo vas­co. Pero temo que, siguien­do la tóni­ca espi­ri­tua­lis­ta de este «año sacer­do­tal», su alo­cu­ción con­sis­ta en la reafir­ma­ción de lo ya esta­ble­ci­do y que el cen­tro de su dis­cur­so no será una invi­ta­ción a res­pon­der pas­to­ral­men­te, des­de las pre­mi­sas evan­ge­li­za­do­ras de libe­ra­ción de los pobres, opri­mi­dos y cau­ti­vos (Lc 4,18), a la apre­mian­te reali­dad con­tex­tual de Eus­kal Herria y a la que, en el día a día, desea­mos ser­vir como sacer­do­tes en una Igle­sia vas­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *