El gobierno colom­biano quie­re con­ver­tir a Amé­ri­ca Lati­na en un nue­vo Medio Orien­te, Entre­vis­ta a Rafel Correa

El pre­si­den­te de Ecua­dor, Rafael Correa, ase­gu­ró que su país sabrá res­pon­der ante cual­quier ata­que con­tra su sobe­ra­nía terri­to­rial, como el per­pe­tra­do por Colom­bia con­tra ese país en mar­zo de 2008, cuan­do se dio muer­te al núme­ro dos de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC), Raúl Reyes, jun­to a otras 25 per­so­nas.

En entre­vis­ta con­ce­di­da a tele­SUR, Correa se refi­rió a lo expre­sa­do por dos can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de Colom­bia en un deba­te tele­vi­sa­do el pasa­do domin­go, en el que ase­gu­ra­ron que orde­na­rían un bom­bar­deo con­tra cual­quier país, incu­rrien­do así una nue­va esce­na de extra­te­rri­to­ria­li­dad del con­flic­to arma­do colom­biano.

Correa dijo ante esa even­tua­li­dad que cual­quier fuer­za extran­je­ra que pre­ten­da ata­car a Ecua­dor encon­tra­rá a un país mucho mejor pre­pa­ra­do que en mar­zo de 2008, «cuan­do fui­mos ata­ca­dos a man­sal­va» por Colom­bia.

«Es una pro­fun­da pena de aque­llos que jue­gan a empe­ra­dor­ci­tos y quie­ren con­ver­tir a Amé­ri­ca Lati­na en un nue­vo Medio Orien­te, pero, en todo caso, la pró­xi­ma vez encon­tra­rán al Ecua­dor mucho mejor pre­pa­ra­do, sabre­mos res­pon­der», dijo el man­da­ta­rio ecua­to­riano en su diá­lo­go con tele­SUR.

«Si somos agre­di­dos, si somos bom­bar­dea­dos, ten­dría­mos que res­pon­der. Somos un país de paz, pero tam­po­co somos nin­gu­nos ton­tos y tene­mos nues­tra dig­ni­dad», aña­dió el jefe de Esta­do ecua­to­riano.

A con­ti­nua­ción tele­SUR ofre­ce el tex­to ínte­gro de la entre­vis­ta:

El tema petro­le­ro sobre el cual usted ha emi­ti­do algu­nas opi­nio­nes. ¿Qué suce­de con las tras­na­cio­na­les? Usted dice que hay que poner orden en el sec­tor. ¿Qué es poner orden en el sec­tor?

Hemos pues­to bas­tan­te orden, pero toda­vía fal­ta mucho por hacer. En ver­dad eso ha sido un atra­co com­ple­to, siem­pre en fun­ción de las tras­na­cio­na­les, real­men­te indig­na.

Por decir­les algo, de cada 100 barri­les de petró­leo, en los famo­sos con­tra­tos de par­ti­ci­pa­ción, 18 que­da­ban para el país y 82 se los lle­va­ban las petro­le­ras. Esos con­tra­tos se fir­ma­ron a ini­cios de los (años) 2000, cuan­do el pre­cio del petró­leo esta­ba a 16 dóla­res y nos daban cua­tro o cin­co dóla­res por barril. Subió lue­go el pre­cio del barril a 50 o 60 dóla­res y nos seguían dan­do los mis­mo cua­tro o cin­co dóla­res.

Enton­ces, cuan­do les mete­mos una nue­va Ley, que les obli­ga a, pri­me­ro repar­tir 50 por cien­to y 50 por cien­to las ganan­cias extra­or­di­na­rias y, en mi Gobierno, las ganan­cias extra­or­di­na­rias 99 por cien­to para el país y uno por cien­to para las petro­le­ras, para com­pen­sar en algo los cua­tro o cin­co años en los que no habían dado pla­ta al Esta­do, ahí si nos deman­dan ante el CIADI ale­gan­do que se pro­du­ce una rup­tu­ra del equi­li­brio eco­nó­mi­co en los con­tra­tos. ¿Y antes? ¿Cuan­do gana­ban en exce­so, ahí no había rup­tu­ra del equi­li­brio eco­nó­mi­co?

Enton­ces, hay un per­ma­nen­te abu­so hacia el país. Se les dijo «que­re­mos ir a con­tra­tos de pres­ta­ción de ser­vi­cios, es decir, el petró­leo es nues­tro de acuer­do con la Cons­ti­tu­ción, ven­gan uste­des, extra­ígan­lo y les paga­mos una tari­fa por barril», bueno, ya lle­va­mos más de dos años nego­cian­do esto y le dan lar­gas, pér­di­das de tiem­po y cada día que pasa son millo­nes que deja de ganar el país. Así que ya les dimos, no me gus­ta hablar de ulti­má­tums, de ame­na­zas, pero sí una adver­ten­cia, un men­sa­je muy cla­ro: no esta­mos jugan­do aquí.

Estoy pre­pa­ran­do una Ley para faci­li­tar expro­pia­cio­nes y nacio­na­li­za­cio­nes para enviar­la a la Asam­blea Nacio­nal y, con ese ins­tru­men­to, pues hare­mos lo que tene­mos que hacer en el momen­to apro­pia­do.

¿Ha teni­do res­pues­tas a ese anun­cio, diga­mos des­de el pun­to de vis­ta de las tras­na­cio­na­les? Por­que res­pues­tas mediá­ti­cas, por supues­to, han sali­do los defen­so­res de las tras­na­cio­na­les.

Sólo res­pues­tas mediá­ti­cas, aho­ra, en honor a la ver­dad, aquí ha habi­do gran­des fallas de par­te del equi­po ecua­to­riano, el enemi­go está aden­tro. Le pasó lo mis­mo a Vene­zue­la y al pro­ce­so boli­va­riano. Tene­mos una serie de ven­de­pa­trias, que son asa­la­ria­dos de las tras­na­cio­na­les, que nos han hecho come­ter erro­res, que han fil­tra­do infor­ma­ción, que han dila­ta­do pro­ce­sos, etcé­te­ra. Hemos depu­ra­do en algo el sec­tor petro­le­ro, pero fal­ta mucho por hacer, tene­mos enemi­gos aden­tro, no sólo esta­mos nego­cian­do con las tras­na­cio­na­les sino que tie­nen asa­la­ria­dos, per­so­nas vin­cu­la­das con intere­ses que no res­pon­den al país sino a estas com­pa­ñías.

¿Cuá­les son los tér­mi­nos de la Ley que va a lle­var a la Asam­blea Nacio­nal?

Bási­ca­men­te una Ley muy cor­ta, que en deter­mi­na­dos casos nos per­mi­ta expro­piar. Expro­piar no sig­ni­fi­ca con­fis­car, con­fis­car sig­ni­fi­ca tomar por la fuer­za sin la correc­ta com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca. Aquí le vamos a com­pen­sar eco­nó­mi­ca­men­te, pero si no quie­ren adap­tar­se a los tér­mi­nos del país, pues que les vaya boni­to, no los nece­si­ta­mos.

Aún si los nece­si­tá­ra­mos, más nece­si­ta­mos nues­tra dig­ni­dad y nues­tra sobe­ra­nía.

A pro­pó­si­to de petró­leo, Pre­si­den­te, ¿cómo le ha ido al Ecua­dor con la pro­pues­ta del Yasu­ní-ITT?

En tér­mi­nos for­ma­les, extra­or­di­na­ria­men­te bien. En tér­mi­nos prác­ti­cos, has­ta aho­ra vemos 20 cen­ta­vos. Aquí nue­va­men­te la doble moral inter­na­cio­nal, la dife­ren­cia entre los dis­cur­sos y los hechos, todo el mun­do aplau­dió la pro­pues­ta, todo el mun­do feli­ci­tó al Ecua­dor, pero has­ta aho­ra vemos 20 cen­ta­vos.

Yo voy a dar has­ta julio de 2011, en caso de no ver resul­ta­dos con­cre­tos, uti­li­za­re­mos el plan B que es explo­tar con todos los cui­da­dos ambien­ta­les y socia­les ese petró­leo, que es la mayor reser­va de cru­do com­pro­ba­da en el Ecua­dor. Tal vez la audien­cia, el públi­co, no cono­ce lo que es la ini­cia­ti­va Yasu­ní-ITT: son las mayo­res reser­vas, más de 900 millo­nes de barri­les de petró­leo, pero que están en una zona muy sen­si­ble eco­ló­gi­ca­men­te, el Par­que Nacio­nal Yasu­ní.

Noso­tros hemos pro­pues­to al mun­do dejar ese petró­leo bajo tie­rra y con ello evi­tar el envío a la atmós­fe­ra de más de 400 millo­nes de tone­la­das de CO2, cuyo valor de mer­ca­do serán de alre­de­dor de cin­co mil millo­nes de dóla­res, y noso­tros esta­mos pidien­do unos tres mil 500 millo­nes de dóla­res, la mitad del valor pre­sen­te neto de esas reser­vas.

El mayor con­tri­bu­yen­te, el que mayor sacri­fi­cios hace, es el Ecua­dor. Finan­cie­ra­men­te lo que más nos con­vie­ne es explo­tar ese petró­leo, pero que­re­mos cola­bo­rar para evi­tar al menos la ace­le­ra­ción del cam­bio cli­má­ti­co, el cual no ha sido cau­sa­do por los paí­ses pobres, sino por los paí­ses ricos. Pero exi­gi­mos corres­pon­sa­bi­li­dad al res­to del mun­do, si no hay esa corres­pon­sa­bi­li­dad, ten­dre­mos que extraer ese petró­leo.

Yo no lo había escu­cha­do a usted decir que real­men­te exis­te un plan B. ¿Qué tan cer­ca podría­mos estar de que Ecua­dor explo­te esa reser­va?

Esta­mos cla­ros, esa es la reso­lu­ción de Petroe­cua­dor de mar­zo o junio de 2007. Pri­me­ro pro­po­ner al mun­do corres­pon­sa­bi­li­dad, y en caso de no obte­ner nin­gu­na res­pues­ta, explo­tar ese petró­leo. Siem­pre se ha con­ti­nua­do con los estu­dios, dicho sea de paso, que la uni­dad para explo­tar el ITT tie­ne más de 20 años en Petroe­cua­dor.

Tene­mos una cam­pa­ña mediá­ti­ca que nos acu­sa de que­rer enga­ñar a los ecua­to­ria­nos, que siem­pre ha sido nues­tra pri­me­ra opción explo­tar el ITT y que por eso hemos con­ti­nua­do con los estu­dios, pero más de 20 años tie­ne esa uni­dad y así es nues­tra pren­sa. Sí hubié­ra­mos que­ri­do explo­tar ese petró­leo para qué nos hubié­ra­mos com­pli­ca­do tan­to pre­sen­tan­do una ini­cia­ti­va.

De ver­dad que­re­mos que ten­ga éxi­to esa ini­cia­ti­va, pero tam­po­co pode­mos ser los ton­tos úti­les del pla­ne­ta. Esos seis mil o sie­te mil millo­nes de dóla­res, valor pre­sen­te neto de ese yaci­mien­to, los nece­si­ta el pue­blo ecua­to­riano y, en caso de no haber corres­pon­sa­bi­li­dad, como insis­to, como lo he dicho des­de un prin­ci­pio, vamos a explo­tar ese petró­leo de la for­ma más res­pon­sa­ble posi­ble a nivel ambien­tal y social.

El tra­tar de resol­ver el pro­ble­ma de lo que usted lla­ma el enemi­go interno le cos­tó a Vene­zue­la no sólo un gol­pe de Esta­do, sino un sabo­ta­je petro­le­ro. ¿Está cons­cien­te, como pre­si­den­te del Ecua­dor, de las con­se­cuen­cias que esto pue­de tener?

Estoy muy cons­cien­te, hemos apren­di­do mucho de la expe­rien­cia vene­zo­la­na. Yo admi­ro muchí­si­mo al pre­si­den­te Chá­vez y al Gobierno boli­va­riano, por­que no sé cómo en el año de 1998 pudo luchar con­tra todo y con­tra todos en con­di­cio­nes tan adver­sas. Él abrió muchos cami­nos, noso­tros hemos teni­do un poco menos difí­cil la cosa y hemos apren­di­do de las expe­rien­cias muy duras del pro­ce­so boli­va­riano.

Nun­ca pode­mos excluir esa posi­bi­li­dad, más que de un gol­pe de Esta­do, un sabo­ta­je petro­le­ro, aun­que tam­po­co pode­mos excluir los gol­pes de Esta­do en Amé­ri­ca Lati­na, si no vea­mos a Hon­du­ras. En todo caso, creo que no es tan pro­ba­ble esa posi­bi­li­dad y esta­mos toman­do todas las pre­cau­cio­nes posi­bles.

Se dio un nue­vo deba­te de los can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de Colom­bia, de sus veci­nos, y una de las pre­gun­tas que les hacían los perio­dis­tas es que si vol­ve­ría a ata­car Ecua­dor como en los hechos que ocu­rrie­ron el 1 de mar­zo de 2008. Dos de esos can­di­da­tos dije­ron que sí. Unos de ellos que no. ¿Cuál sería su res­pues­ta fren­te a esa posi­ción de la extra­te­rri­to­ria­li­dad del con­flic­to colom­biano?

Es una pro­fun­da pena de aque­llos que jue­gan a empe­ra­dor­ci­tos y quie­ren con­ver­tir a Amé­ri­ca Lati­na en un nue­vo Medio Orien­te, pero, en todo caso, la pró­xi­ma vez encon­tra­rán al Ecua­dor mucho mejor pre­pa­ra­do, sabre­mos res­pon­der.

¿Usted espe­ra­ría un ata­que así de Colom­bia? Cuan­do dice que esta­ría mejor pre­pa­ra­do Ecua­dor, ¿a qué se refie­re exac­ta­men­te?

Bueno, cuan­do nos ata­ca­ron a man­sal­va el 1 de mar­zo de 2008 nues­tros rada­res no fun­cio­na­ban, nues­tra avia­ción prác­ti­ca­men­te no exis­tía, comu­ni­ca­cio­nes no tenía­mos. Todo eso hemos ido mejo­ran­do para, insis­to, jamás agre­dir, pero si defen­der dig­na­men­te el terri­to­rio patrio.

En todo caso, yo le recuer­do a Vene­zue­la y al mun­do todas las pala­bras de dis­cul­pas, de per­dón del pre­si­den­te Álva­ro Uri­be, y vie­nen los suce­so­res del pre­si­den­te a decir estas bar­ba­ri­da­des, pues uno ya no sabe qué pen­sar. Y recuer­den, esa cla­se de gen­te en el Gobierno más sie­te bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en Colom­bia, ima­gí­nen­se el peli­gro para la región.

Todo eso aten­ta al dere­cho inter­na­cio­nal, al dere­cho ame­ri­cano.

¿Ecua­dor repe­le­ría ese ata­que?

¿La pró­xi­ma vez? Por supues­to. Si somos agre­di­dos, si somos bom­bar­dea­dos, ten­dría­mos que res­pon­der. Somos un país de paz, pero tam­po­co somos nin­gu­nos ton­tos y tene­mos nues­tra dig­ni­dad.

Se han dado pasos, por lo que se ve públi­ca­men­te, en un res­ta­ble­ci­mien­to de las rela­cio­nes con Colom­bia. Sin embar­go, lo que uste­des han pedi­do como Gobierno no se ha dado. ¿Cuál es el lími­te allí, es decir, esa infor­ma­ción supues­ta en los pre­sun­tos compu­tado­res de Raúl Reyes?

Yo creo que eso evi­den­cia toda la far­sa que se armó al res­pec­to. Pri­me­ro nos bom­bar­dea­ron, cuan­do reac­cio­na­mos con toda ener­gía se inven­ta­ron esta far­sa de los compu­tado­res, de los víncu­los con las FARC. Bueno, ayú­den­nos a dar­le a cono­cer al mun­do toda ésta infor­ma­ción.

Hemos pedi­do copia de los supues­tos dis­cos duros de las super­compu­tado­ras que sobre­vi­vie­ron al ata­que de Angos­tu­ra, que en caso de que exis­tie­ran, fue­ron roba­das de terri­to­rio ecua­to­riano, en otro nue­vo deli­to. Pero no las dan, ese es uno de los requi­si­tos que hemos pues­to para res­ta­ble­cer total­men­te las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas. Todos que­re­mos saber la ver­dad, que nos den copias com­ple­tas de esos dis­cos duros para que el mun­do sepa quié­nes son los socios de las FARC.

¿Por qué no las dan, usted qué cree?

¿Usted por qué se ima­gi­na? Pue­de ser que no exis­tan, pue­de ser que ten­gan infor­ma­ción que los com­pro­me­ta a ellos mis­mos ¿Por qué? El que no debe, nada teme ¿Por qué no nos dan los dis­cos, si en base a eso mon­ta­ron un cam­pa­ña de des­pres­ti­gio con­tra Ecua­dor?

¿Las rela­cio­nes con Colom­bia se man­ten­dría en los mis­mos tér­mi­nos que has­ta aho­ra, Pre­si­den­te, mien­tras eso no se resuel­va?

Mire, noso­tros, nues­tros reque­ri­mien­tos no depen­den de per­so­nas, depen­den de prin­ci­pios. Hemos pedi­do la infor­ma­ción sobre el más gra­ve bom­bar­deo de la his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na, sin pre­ce­den­tes, con bom­bas inte­li­gen­tes, sin una decla­ra­ción de gue­rra, sin abso­lu­ta­men­te nada. En el momen­to, yo le diría las mejo­res rela­cio­nes bila­te­ra­les con un Gobierno al que con­si­de­rá­ba­mos ami­go, enton­ces hemos pedi­do cono­cer los por­me­no­res de ese bom­bar­deo terri­ble.

Por ejem­plo, hay ver­sio­nes de que los avio­nes colom­bia­nos no pue­den lan­zar esas bom­bas inte­li­gen­tes y de ori­gen esta­dou­ni­den­se. Que­re­mos saber qué con­te­nían los famo­sos compu­tado­res que sobre­vi­vie­ron mila­gro­sa­men­te al ata­que, que­re­mos infor­ma­ción, saber la ver­dad y que el mun­do la sepa. Eso es inde­pen­dien­te de quién esté gober­nan­do Colom­bia, noso­tros res­pon­de­mos a prin­ci­pios y mien­tras no nos den ésta infor­ma­ción, pues no podre­mos res­ti­tuir en su tota­li­dad las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas entre los dos paí­ses.

¿Habla­ron sobre ese tema con el sub­se­cre­ta­rio Valen­zue­la que estu­vo tan sólo hace unos días en Qui­to?

No, has­ta don­de yo recuer­do, no toca­mos el tema de Colom­bia. Habla­mos de otros temas, de hecho toda la entre­vis­ta fue fil­ma­da por los medios de comu­ni­ca­ción, así que uste­des pue­den ver todos los deta­lles de la con­ver­sa­ción.

¿Pue­de Ecua­dor tener una rela­ción cor­dial con Esta­dos Uni­dos? Usted dijo que tenía empa­tía con la seño­ra Hillary Clin­ton.

Creo que hemos teni­do una rela­ción cor­dial, pero hace­mos lo que cual­quier país sobe­rano haría y lo que el pro­pio Esta­dos Uni­dos haría. Por ejem­plo, la base aérea de Man­ta, yo dije cla­ra­men­te: «Yo extien­do el con­tra­to de la base mili­tar esta­dou­ni­den­se en Man­ta, si ellos me per­mi­ten poner una base ecua­to­ria­na en Mia­mi». Nun­ca me res­pon­die­ron y se aca­bó la base esta­dou­ni­den­se en Man­ta.

Esta­mos hacien­do lo que cual­quier país sobe­rano, empe­zan­do por Esta­dos Uni­dos, haría. Así que no veo por qué eso pue­de entor­pe­cer las rela­cio­nes entre los dos paí­ses.

Usted, en ese mis­mo sen­ti­do, pidió que su Gobierno hicie­ra un infor­me sobre los dere­chos huma­nos en Esta­dos Uni­dos, toda vez que el de los Esta­dos Uni­dos inclu­yó al Ecua­dor como un país que vio­la los dere­chos huma­nos ¿Cómo va ese infor­me?

Sí moles­ta que en el siglo XXI toda­vía haya auto­de­no­mi­na­dos árbi­tros del bien y del mal, paí­ses y Gobier­nos que se creen por enci­ma y moral­men­te supe­rio­res al res­to. Nos hizo el Depar­ta­men­to de Esta­do un infor­me sobre dere­chos huma­nos que pro­ba­ble­men­te es iner­cia de los Gobier­nos repu­bli­ca­nos, algo que pro­ba­ble­men­te ni el pre­si­den­te Oba­ma ni la seño­ra Clin­ton con­tro­lan, en el que se seña­ló que en Ecua­dor no se res­pe­ta­ban los dere­chos huma­nos.

Has­ta don­de yo sé, en Ecua­dor no se per­mi­te la tor­tu­ra, en Esta­dos Uni­dos sí. Has­ta don­de yo sé, en Ecua­dor no está per­mi­ti­da la pena de muer­te, en Esta­dos Uni­dos sí. Has­ta don­de yo sé, Ecua­dor no ha bom­bar­dea­do nin­gún país, Esta­dos Uni­dos sí, si no vaya a ver Irak, etcé­te­ra. Enton­ces esta­mos pre­pa­ran­do tam­bién un infor­me sobre la situa­ción de los dere­chos huma­nos en Esta­dos Uni­dos.

Con la mis­ma sol­ven­cia, capa­ci­dad de atri­bu­ción que ellos tie­nen, como país sobe­rano pode­mos hacer un infor­me sobre los dere­chos huma­nos en Esta­dos Uni­dos.

Es con­tra­dic­to­rio que se man­ten­gan bue­nas rela­cio­nes con Esta­dos Uni­dos y bue­nas rela­cio­nes con Vene­zue­la, si Vene­zue­la es un país que denun­cia el impe­ria­lis­mo.

Ecua­dor tam­bién denun­cia el impe­ria­lis­mo, en el momen­to que sepa que Esta­dos Uni­dos, o cual­quier otro país, está inter­vi­nien­do en la polí­ti­ca inter­na ecua­to­ria­na o aus­pi­cian­do un gol­pe de Esta­do, le ase­gu­ro que sabre­mos res­pon­der sobe­ra­na y dig­na­men­te, como lo hace Vene­zue­la.

Noso­tros no com­ba­ti­mos paí­ses, ni pue­blos, ni per­so­nas. Com­ba­ti­mos accio­nes, acti­tu­des, polí­ti­cas nefas­tas y las denun­cia­re­mos con toda nues­tra ener­gía, como lo hace Vene­zue­la.

Un párra­fo, una fra­se de un inte­lec­tual colom­biano, Her­nán Cal­vo Ospi­na, dice que Ecua­dor refor­zó su pre­sen­cia mili­tar en la fron­te­ra con Colom­bia lue­go del ata­que de mar­zo de 2008, pero con fuer­zas espe­cia­li­za­das en con­tra­in­sur­gen­cia, con equi­pos espe­cial­men­te prác­ti­cos para enfren­tar fuer­zas irre­gu­la­res como las gue­rri­llas colom­bia­nas.

Él está un poco equi­vo­ca­do, en ver­dad siem­pre hemos teni­do gran can­ti­dad de efec­ti­vos en la fron­te­ra, por­que Colom­bia tie­ne total­men­te aban­do­na­da su fron­te­ra sur, no hay pre­sen­cia del Esta­do colom­biano, eso es lo que no dicen los medios de comu­ni­ca­ción corrup­tos a nivel inter­na­cio­nal.

Noso­tros tene­mos 13 des­ta­ca­men­tos mili­ta­res en la fron­te­ra nor­te, Colom­bia tie­ne tres, cuan­do el pro­ble­ma supues­ta­men­te es de ellos. Enton­ces ¿qué pasa ante la ausen­cia del Esta­do colom­biano en su fron­te­ra sur? Eso es un paraí­so para todos los gru­pos irre­gu­la­res, Águi­las Negras, para­mi­li­ta­res, FARC, ELN, para ban­das orga­ni­za­das, que entran al terri­to­rio ecua­to­riano, secues­tran a ciu­da­da­nos ecua­to­ria­nos y van a refu­giar­se en terri­to­rio colom­biano, ya están cobran­do las lla­ma­das vacu­nas.

Por eso hemos teni­do que refor­zar mucho más nues­tra fron­te­ra nor­te con mili­ta­res y poli­cías, no nece­sa­ria­men­te para repe­ler un poten­cial ata­que del Ejér­ci­to colom­biano, que muy difí­cil­men­te se daría en caso de con­flic­to de esa for­ma, por­que no hay obje­ti­vos mili­ta­res impor­tan­tes en la fron­te­ra.

Val­ga la opor­tu­ni­dad que si segui­mos la doc­tri­na total­men­te anti­ju­rí­di­ca, abu­si­va, con­tra­ria al dere­cho inter­na­cio­nal, que esgri­mie­ron dos de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les de Colom­bia en el deba­te del pasa­do domin­go, la prin­ci­pal per­ju­di­ca­da sería Colom­bia, por­que con ese argu­men­to, por­que cuan­do secues­tren a un ecua­to­riano y lo vayan a ocul­tar del lado colom­biano, pues iría­mos a bom­bar­dear tam­bién ese sec­tor, y lo mis­mo pudie­ra hacer Vene­zue­la, Nica­ra­gua, Bra­sil, Argen­ti­na.

Enton­ces, oja­lá pri­me la sen­sa­tez y todos actue­mos bajo el impe­rio de la Ley.

¿Las rela­cio­nes entre Vene­zue­la y Ecua­dor, al día de hoy, cómo las cali­fi­ca­ría?

Yo creo que no pue­den ser mejo­res, son tre­men­da­men­te fra­ter­nas. Lo más impor­tan­te son esos prin­ci­pios, esa visión que com­par­ti­mos, la bús­que­da de esa Patria Gran­de que soñó el pro­pio Bolí­var, que man­tu­vie­ron tam­bién, en sus idea­les, inte­lec­tua­les de la talla de José Mar­tí, de Eloy Alfa­ro en Ecua­dor, etcé­te­ra.

Pero ya, en lo pun­tual, en lo con­cre­to, hay gran­des avan­ces, tene­mos mucha coope­ra­ción ener­gé­ti­ca, petro­le­ra, etcé­te­ra, enton­ces creo que las rela­cio­nes no pue­den ser mejo­res.

Coope­ra­ción en mate­ria de segu­ri­dad, Pre­si­den­te, en ese fren­te común con­tra agre­sio­nes.

En esa área tal vez tene­mos que pro­fun­di­zar un poco, pero ya no sólo con Vene­zue­la sino con el ALBA y Una­sur, ya no es posi­ble que can­di­da­tos pre­si­den­cia­les de paí­ses muy res­pe­ta­bles toda­vía se atre­van a decir que ata­ca­rían cual­quier nación si así ellos creen que sería con­ve­nien­te para la segu­ri­dad de su pro­pio país. Cui­da­do y nos con­vier­ten a Amé­ri­ca Lati­na, y par­ti­cu­lar­men­te a Sura­mé­ri­ca en otro Medio Orien­te. Hay que estar muy aten­tos, la paz es tal vez el bien más pre­cia­do de nues­tra Amé­ri­ca.

¿Has­ta dón­de podría lle­gar esa coope­ra­ción en mate­ria de segu­ri­dad? ¿Cuál es su ima­gi­na­rio en ese sen­ti­do?

Ya está esta­ble­ci­do en la Una­sur el Con­se­jo de Defen­sa, ya hay polí­ti­cas de defen­sa coor­di­na­das comu­nes. Esta­mos cons­tru­yen­do esta­dís­ti­cas para tra­tar de con­tro­lar el gas­to de defen­sa, pero con medi­cio­nes equi­va­len­tes, por­que en este momen­to son dema­sia­do hete­ro­gé­neas y no son com­pa­ra­bles.

Pero sí, tene­mos que ir a cosas más con­tun­den­tes, esta­ble­cer códi­gos de con­duc­ta, san­cio­nes a nacio­nes que agre­dan a otros paí­ses de la región, para, insis­to, pre­ser­var el bien más pre­cia­do que tie­ne la región que es la paz.

¿Le toca defen­der­se de la amis­tad con el pre­si­den­te Hugo Chá­vez?

No ten­go que expli­car a nadie por qué ten­go esti­ma­ción a cier­tas per­so­nas, en este caso al pre­si­den­te Chá­vez, como le ten­go un gran cari­ño a Cris­ti­na Fer­nán­dez, a Lula da Sil­va, a Evo Mora­les, no ten­go que dar­le expli­ca­cio­nes a nadie.

Peor aún, pero ima­gí­nen­se al nivel de entre­guis­mo que esta­mos lle­gan­do, que tene­mos que expli­car­le a nues­tras éli­tes y a los medios de comu­ni­ca­ción, que son los voce­ros de las éli­tes, por qué tene­mos rela­cio­nes fra­ter­na­les con paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos. Es un absur­do, enton­ces me rehú­so a dar expli­ca­cio­nes.

Y cuan­do cri­ti­can las rela­cio­nes con el pre­si­den­te Chá­vez, cono­cien­do al pre­si­den­te Chá­vez y su Gobierno y cómo está trans­for­man­do a Vene­zue­la, lo úni­co que nos da es una pia­do­sa tris­te­za, pero no nos vamos a tomar la moles­tia de con­tes­tar­le a esos medios de comu­ni­ca­ción.

¿Le moles­ta que lo com­pa­ren con el pre­si­den­te Chá­vez?

Por el con­tra­rio, has­ta me hala­ga, le insis­to, si no entien­do cómo el pre­si­den­te Chá­vez en el año de 1998 comen­zó soli­to este pro­ce­so de trans­for­ma­ción que des­pués se encen­dió como lla­ma en la pra­de­ra y sobre­vi­vir, tenien­do que sopor­tar obs­tácu­los enor­mes, por ejem­plo, el gol­pe de Esta­do de abril de 2002. Es decir, que el pre­si­den­te Chá­vez tie­ne mi pro­fun­da admi­ra­ción.

¿Des­de el pun­to de vis­ta sim­bó­li­co, qué repre­sen­ta para usted como ciu­da­dano lati­no­ame­ri­cano esta fecha, la del Bicen­te­na­rio?

Es medio caba­lís­ti­co. Hace 200 años se dio la Inde­pen­den­cia polí­ti­ca y nos encon­tra­mos dos siglos des­pués a nues­tros pue­blos luchan­do por la defi­ni­ti­va y real inde­pen­den­cia, en lo eco­nó­mi­co, en lo social y en lo cul­tu­ral, no sólo la Inde­pen­den­cia polí­ti­ca que tal vez se dio for­mal­men­te hace dos siglos.

Yo creo que es muy sim­bó­li­co aque­llo, que 200 años des­pués encuen­tran a nues­tros pue­blos, al igual que la luchas por la Inde­pen­den­cia polí­ti­ca, luchan­do con toda deci­sión por nues­tra segun­da y defi­ni­ti­va Inde­pen­den­cia.

¿Los enemi­gos siguen sien­do los mis­mos?

Casi los mis­mos. Allá en el siglo XIX era, sobre todo, el impe­rio espa­ñol. Aún exis­ten impe­ria­lis­mos, hay cosas muy simi­la­res, los ven­de­pa­trias a los que no les impor­ta ser colo­nias de quien sea. Sí, hay seme­jan­zas con la lucha de hace dos siglos.

Pero tam­bién hay dife­ren­cias, en el siglo XXI no se nece­si­tan botas ni caño­nes para domi­nar­nos, sino sola­men­te dóla­res, enton­ces debe­mos lograr nues­tra inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca.

Usted tie­ne una gran expec­ta­ti­va con la Una­sur. ¿La Una­sur pue­de ser ese blo­que que haga fren­te a las pre­ten­sio­nes impe­ria­lis­tas?

Sólo uni­dos pode­mos tener éxi­to. El sue­ño de Bolí­var no es un ideal, es una nece­si­dad de super­vi­ven­cia, sólo uni­dos logra­re­mos salir ade­lan­te. Hay voces diso­nan­tes y hay dife­ren­tes rit­mos, pero yo creo que la inmen­sa mayo­ría de nues­tros pue­blos, paí­ses y Gobier­nos, desean una ver­da­de­ra inte­gra­ción y desean cons­ti­tuir esa Patria Gran­de.

Nos corres­pon­de a noso­tros, como diri­gen­tes de la región, poner toda nues­tra ener­gía para ace­le­rar los pro­ce­sos, no tene­mos tiem­po que per­der, no pode­mos tomar­nos 50 años como la Unión Euro­pea, tene­mos que ir más rápi­do. La bue­na noti­cia es que la Unión Euro­pea son 27 paí­ses con dife­ren­tes sis­te­mas eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y dis­tin­tos idio­mas.

Mien­tras la Unión Euro­pea ten­drá que expli­car­le a sus hijos por qué se unie­ron, Amé­ri­ca Lati­na ten­drá que expli­car­le a los nues­tros por qué nos demo­ra­mos tan­to.

¿Cuál es la dife­ren­cia y el enfren­ta­mien­to con hay con comu­ni­da­des indí­ge­nas por la Ley de Agua?

No tene­mos enfren­ta­mien­to con gru­pos indí­ge­nas, con el movi­mien­to indí­ge­na como pro­ce­so his­tó­ri­co. Yo soy indi­ge­nis­ta, conoz­co el mun­do indí­ge­na y he tra­ba­ja­do con el movi­mien­to indí­ge­na.

Si usted revi­sa los resul­ta­dos elec­to­ra­les de los comi­cios pre­si­den­cia­les de abril del año pasa­do, la pro­vin­cia en la que más votos saca­mos es una de las pro­vin­cias con mayor can­ti­dad de indí­ge­nas en el país. Los indí­ge­nas están con noso­tros. Cier­ta diri­gen­cia indí­ge­na, de cier­tas orga­ni­za­cio­nes que hacen mucha bulla, pero que no se repre­sen­tan ni a ellos mis­mos, están con­tra el Gobierno.

Están defen­dien­do sus espa­cios polí­ti­cos, quie­ren con­tro­lar el agua, ven en peli­gro sus espa­cios de poder y esa es la reac­ción. Que ni Vene­zue­la y el mun­do se enga­ñen, tene­mos en con­tra a cier­tos diri­gen­tes indí­ge­nas que tie­nen una agen­da polí­ti­ca ile­gí­ti­ma, por­que quie­ren cogo­ber­nar sin haber gana­do elec­cio­nes.

¿Se está res­que­bra­jan­do la alian­za que sos­tie­ne a Correa en el poder?

Bueno eso han veni­do dicien­do des­de el 15 de enero de 2007, des­de el día que asu­mí, des­de antes, de hecho. Creo que hemos logra­do sor­tear muchas difi­cul­ta­des, hemos come­ti­do equi­vo­ca­cio­nes. Por ejem­plo, hici­mos alian­zas para las ante­rio­res elec­cio­nes con gru­pos que por si solos no hubie­sen saca­do asam­bleís­tas, pero los pusi­mos en nues­tras lis­tas y lue­go de ganar las elec­cio­nes dije­ron «noso­tros somos inde­pen­dien­tes».

Hay los opor­tu­nis­tas de siem­pre, que quie­ren estar con las ven­ta­jas del Gobierno pero dife­ren­ciar­se de Correa, como en Vene­zue­la bus­can dife­ren­ciar­se de Chá­vez. Eso es des­leal­tad.

Recuer­den que nues­tro pro­yec­to polí­ti­co fue bas­tan­te espon­tá­neo, de ciu­da­da­nos que está­ba­mos har­tos de la cla­se polí­ti­ca. Eso nos ha traí­do pro­ble­mas y, por supues­to, se dan ten­sio­nes como el jui­cio al Fis­cal que, lo he dicho, me pare­ció un apre­su­ra­mien­to por­que el Fis­cal se va en cin­co o seis meses, cuan­do cam­bien todas las auto­ri­da­des. Eso va a pasar a la anto­lo­gía de la inge­nui­dad polí­ti­ca, enton­ces hemos paga­do dere­cho de piso.

El mayor peli­gro que tene­mos aho­ra son nues­tras pro­pias con­tra­dic­cio­nes, yo veo el camino muy libre, aun­que en Amé­ri­ca Lati­na nun­ca se sabe. No tene­mos opo­si­ción de peso, no vemos una opo­si­ción arma­da con un dis­cur­so cla­ro que pue­da con­tra­po­ner­se al pro­yec­to de Revo­lu­ción Ciu­da­da­na.

El mayor enemi­go está en noso­tros mis­mos y eso lo he veni­do repi­tien­do siem­pre. El izquier­dis­mo infan­til, el eco­lo­gis­mo infan­til, en indi­ge­nis­mo infan­til y todas estas inge­nui­da­des que les he mani­fes­ta­do. Así que tene­mos que apren­der en la mar­cha y pre­pa­rar­nos mucho más para no come­ter erro­res y no ser, como le decía, nues­tros pro­pios enemi­gos.

http://​www​.tele​surtv​.net/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​e​n​t​r​e​v​-​r​e​p​o​r​t​a​j​e​s​/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​c​k​l​=​499

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *