Egun­ka­ria absuel­to, Egun­ka­ria libre- Pla­ta­for­mas de apo­yo en el esta­do espa­ñol

Toma­do de Rebe­lion

http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​0​4​423

La recien­te sen­ten­cia de la Audien­cia Nacio­nal absuel­ve a los pro­ce­sa­dos de las gra­ves acu­sa­cio­nes que pesa­ban con­tra ellos, dejan­do en muy mal lugar al juez ins­truc­tor y a la guar­dia civil, que cons­tru­ye­ron supues­tas prue­bas con el úni­co fin de clau­su­rar el perió­di­co.

Han trans­cu­rri­do 7 años en los que los pro­ce­sa­dos han sufri­do tor­tu­ras, años de cár­cel, acu­sa­cio­nes infun­da­das, cuan­tio­sas pér­di­das eco­nó­mi­cas. Los tra­ba­ja­do­res del dia­rio per­die­ron su pues­to de tra­ba­jo, y la socie­dad vas­ca se vio pri­va­da del dere­cho a reci­bir infor­ma­ción en su pro­pia len­gua. Des­de aquí exi­gi­mos la repa­ra­ción e indem­ni­za­ción por todos los daños cau­sa­dos por los pode­res públi­cos y que las per­so­nas que apli­ca­ron de for­ma ile­gal una legis­la­ción ya de por sí injus­ta asu­man sus res­pon­sa­bi­li­da­des.

La sen­ten­cia des­au­to­ri­za a la Dele­ga­ción del Gobierno en Madrid, que prohi­bió una mani­fes­ta­ción con el lema “Por la liber­tad de expre­sión, con­tra el cie­rre del dia­rio Egun­ka­ria” por con­si­de­rar que tenía un fin ilí­ci­to, y tam­bién al Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia de Madrid que rati­fi­có dicha prohi­bi­ción. Ambas ins­ti­tu­cio­nes deben reco­no­cer con cla­ri­dad el gra­ve error come­ti­do y el daño cau­sa­do a los con­vo­can­tes, inclu­yen­do los cos­tes del recur­so, o en caso con­tra­rio dimi­tir.

Tris­te papel, por ser bené­vo­los, el ejer­ci­do por la mayo­ría de los res­pon­sa­bles de crear opi­nión públi­ca, que han con­de­na­do duran­te estos 7 años sin espe­rar el fallo del tri­bu­nal, y que cri­mi­na­li­zan toda mues­tra de soli­da­ri­dad, en par­ti­cu­lar hacia la lucha del pue­blo vas­co. Pero no pare­cen dar­se por alu­di­dos, ya que, de nue­vo, en ope­ra­cio­nes rea­li­za­das estos mis­mos días, vuel­ven a asu­mir como úni­ca ver­sión y ver­da­de­ra la que ofre­cen los cuer­pos poli­cia­les, con­cul­can­do la pre­sun­ción de ino­cen­cia de las per­so­nas afec­ta­das.

Por­que nos preo­cu­pa lo que pasa a nues­tro alre­de­dor y por­que a todas y todos nos afec­ta el recor­te de las liber­ta­des, es por lo que hemos que­ri­do con­tri­buir con nues­tra movi­li­za­ción al res­ta­ble­ci­mien­to de los dere­chos vul­ne­ra­dos, y nos sen­ti­mos orgu­llo­sos de haber­lo con­se­gui­do entre todos. Pero sabe­mos que no pode­mos, que no debe­mos aban­do­nar la lucha, pues muchas per­so­nas siguen sufrien­do las con­se­cuen­cias direc­tas de estos atro­pe­llos come­ti­dos por unos pode­res públi­cos que, en lugar de estar al ser­vi­cio de la ciu­da­da­nía, en la mayo­ría de los casos actúan en defen­sa de los intere­ses de los pode­ro­sos, ampa­ran­do sus injus­ti­cias.

La soli­da­ri­dad entre los pue­blos es un deber para todas las per­so­nas que aspi­ran a un mun­do en paz y con jus­ti­cia social. Las per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes que hemos lucha­do por­que se haga jus­ti­cia con Egun­ka­ria y sus pro­ce­sa­dos, con­ti­nua­re­mos luchan­do por estos valo­res, allí don­de nos encon­tre­mos, y ani­ma­mos a ello a quie­nes com­par­tan estas aspi­ra­cio­nes.

Pare­ce que hemos lle­ga­do al final (pen­dien­te de posi­bles recur­sos) de una pesa­di­lla que nun­ca debió dar comien­zo. Espe­ra­mos que esta sen­ten­cia pue­da sig­ni­fi­car el pun­to final de una polí­ti­ca de repre­sión gene­ra­li­za­da que ha vul­ne­ra­do no pocos dere­chos, ampa­ra­da en el uso y abu­so de una legis­la­ción excep­cio­nal e injus­ta. Una legis­la­ción que, desa­rro­lla­da con la excu­sa de la lucha anti-terro­ris­ta, ha dado lugar, entre otros atro­pe­llos incons­ti­tu­cio­na­les, a cie­rres de otros medios de comu­ni­ca­ción como Egin, Egin Irra­tia y Ardi Bel­tza, y que se apli­ca, cada vez más, con­tra cual­quier bro­te de disi­den­cia res­pec­to del poder esta­ble­ci­do a lo lar­go y ancho del Esta­do espa­ñol.

Que­re­mos que esta sen­ten­cia con­tri­bu­ya tam­bién a alum­brar un futu­ro de espe­ran­za y de paz, basa­da en el dere­cho a los pue­blos a deci­dir su futu­ro y a desa­rro­llar su cul­tu­ra y valo­res pro­pios.

VIVA LA SOLIDARIDAD ENTRE LOS PUEBLOS

EGUNKARIA AURRERA (ADELANTE)

Pla­ta­for­mas de apo­yo a Egun­ka­ria de Zara­go­za, Valla­do­lid, Astu­rias, Cata­lun­ya y Madrid

Abril 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *