Egun­ka­ria absuel­to, Egun­ka­ria libre- Pla­ta­for­mas de apo­yo en el esta­do español

Toma­do de Rebelion

http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​0​4​423

La recien­te sen­ten­cia de la Audien­cia Nacio­nal absuel­ve a los pro­ce­sa­dos de las gra­ves acu­sa­cio­nes que pesa­ban con­tra ellos, dejan­do en muy mal lugar al juez ins­truc­tor y a la guar­dia civil, que cons­tru­ye­ron supues­tas prue­bas con el úni­co fin de clau­su­rar el periódico.

Han trans­cu­rri­do 7 años en los que los pro­ce­sa­dos han sufri­do tor­tu­ras, años de cár­cel, acu­sa­cio­nes infun­da­das, cuan­tio­sas pér­di­das eco­nó­mi­cas. Los tra­ba­ja­do­res del dia­rio per­die­ron su pues­to de tra­ba­jo, y la socie­dad vas­ca se vio pri­va­da del dere­cho a reci­bir infor­ma­ción en su pro­pia len­gua. Des­de aquí exi­gi­mos la repa­ra­ción e indem­ni­za­ción por todos los daños cau­sa­dos por los pode­res públi­cos y que las per­so­nas que apli­ca­ron de for­ma ile­gal una legis­la­ción ya de por sí injus­ta asu­man sus responsabilidades.

La sen­ten­cia des­au­to­ri­za a la Dele­ga­ción del Gobierno en Madrid, que prohi­bió una mani­fes­ta­ción con el lema “Por la liber­tad de expre­sión, con­tra el cie­rre del dia­rio Egun­ka­ria” por con­si­de­rar que tenía un fin ilí­ci­to, y tam­bién al Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia de Madrid que rati­fi­có dicha prohi­bi­ción. Ambas ins­ti­tu­cio­nes deben reco­no­cer con cla­ri­dad el gra­ve error come­ti­do y el daño cau­sa­do a los con­vo­can­tes, inclu­yen­do los cos­tes del recur­so, o en caso con­tra­rio dimitir.

Tris­te papel, por ser bené­vo­los, el ejer­ci­do por la mayo­ría de los res­pon­sa­bles de crear opi­nión públi­ca, que han con­de­na­do duran­te estos 7 años sin espe­rar el fallo del tri­bu­nal, y que cri­mi­na­li­zan toda mues­tra de soli­da­ri­dad, en par­ti­cu­lar hacia la lucha del pue­blo vas­co. Pero no pare­cen dar­se por alu­di­dos, ya que, de nue­vo, en ope­ra­cio­nes rea­li­za­das estos mis­mos días, vuel­ven a asu­mir como úni­ca ver­sión y ver­da­de­ra la que ofre­cen los cuer­pos poli­cia­les, con­cul­can­do la pre­sun­ción de ino­cen­cia de las per­so­nas afectadas.

Por­que nos preo­cu­pa lo que pasa a nues­tro alre­de­dor y por­que a todas y todos nos afec­ta el recor­te de las liber­ta­des, es por lo que hemos que­ri­do con­tri­buir con nues­tra movi­li­za­ción al res­ta­ble­ci­mien­to de los dere­chos vul­ne­ra­dos, y nos sen­ti­mos orgu­llo­sos de haber­lo con­se­gui­do entre todos. Pero sabe­mos que no pode­mos, que no debe­mos aban­do­nar la lucha, pues muchas per­so­nas siguen sufrien­do las con­se­cuen­cias direc­tas de estos atro­pe­llos come­ti­dos por unos pode­res públi­cos que, en lugar de estar al ser­vi­cio de la ciu­da­da­nía, en la mayo­ría de los casos actúan en defen­sa de los intere­ses de los pode­ro­sos, ampa­ran­do sus injusticias.

La soli­da­ri­dad entre los pue­blos es un deber para todas las per­so­nas que aspi­ran a un mun­do en paz y con jus­ti­cia social. Las per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes que hemos lucha­do por­que se haga jus­ti­cia con Egun­ka­ria y sus pro­ce­sa­dos, con­ti­nua­re­mos luchan­do por estos valo­res, allí don­de nos encon­tre­mos, y ani­ma­mos a ello a quie­nes com­par­tan estas aspiraciones.

Pare­ce que hemos lle­ga­do al final (pen­dien­te de posi­bles recur­sos) de una pesa­di­lla que nun­ca debió dar comien­zo. Espe­ra­mos que esta sen­ten­cia pue­da sig­ni­fi­car el pun­to final de una polí­ti­ca de repre­sión gene­ra­li­za­da que ha vul­ne­ra­do no pocos dere­chos, ampa­ra­da en el uso y abu­so de una legis­la­ción excep­cio­nal e injus­ta. Una legis­la­ción que, desa­rro­lla­da con la excu­sa de la lucha anti-terro­ris­ta, ha dado lugar, entre otros atro­pe­llos incons­ti­tu­cio­na­les, a cie­rres de otros medios de comu­ni­ca­ción como Egin, Egin Irra­tia y Ardi Bel­tza, y que se apli­ca, cada vez más, con­tra cual­quier bro­te de disi­den­cia res­pec­to del poder esta­ble­ci­do a lo lar­go y ancho del Esta­do español.

Que­re­mos que esta sen­ten­cia con­tri­bu­ya tam­bién a alum­brar un futu­ro de espe­ran­za y de paz, basa­da en el dere­cho a los pue­blos a deci­dir su futu­ro y a desa­rro­llar su cul­tu­ra y valo­res propios.

VIVA LA SOLIDARIDAD ENTRE LOS PUEBLOS

EGUNKARIA AURRERA (ADELANTE)

Pla­ta­for­mas de apo­yo a Egun­ka­ria de Zara­go­za, Valla­do­lid, Astu­rias, Cata­lun­ya y Madrid

Abril 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.