La izquier­da gla­mu­ro­sa se que­da en gar­zon­ci­llos- Car­los Fra­bet­ti

En mi juven­tud tuve el dudo­so honor de asis­tir en vivo y en direc­to al naci­mien­to de la gau­che divi­ne bar­ce­lo­ne­sa y de rela­cio­nar­me con algu­nos de sus miem­bros más des­ta­ca­dos, de modo que los defec­tos y exce­sos de la izquier­da gla­mu­ro­sa madri­le­ña no debe­rían sor­pren­der­me. Y sin embar­go me sor­pren­den una y otra vez. Y no solo a mí.

Recuer­do la cons­ter­na­ción de mis ami­gos cuba­nos al ver las fir­mas de Ana Belén, Víc­tor Manuel y otros supues­tos artis­tas e inte­lec­tua­les de izquier­das en el igno­mi­nio­so pan­fle­to con­tra Cuba pro­mo­vi­do por PRISA en 2003. Y algu­nos se han vuel­to a sor­pren­der al ver los mis­mos nom­bres en otro pan­fle­to simi­lar, per­pe­tra­do por la mis­ma gen­te y con los mis­mos fines, a raíz de las recien­tes huel­gas de ham­bre de varios seu­do­di­si­den­tes cuba­nos.

El para­le­lis­mo con lo ocu­rri­do hace unos años a raíz de la pro­tes­ta anti­bé­li­ca en la gala de los Goya es evi­den­te. En aque­lla oca­sión, los acto­res y actri­ces del «No a la gue­rra» fue­ron pre­sio­na­dos para que con­de­na­ran de for­ma igual­men­te públi­ca y colec­ti­va un aten­ta­do de ETA, y muchos, de bue­na o mala fe, cedie­ron al chan­ta­je. La cues­tión se deba­tió en una reu­nión de la jun­ta coor­di­na­do­ra de la pla­ta­for­ma que se cons­ti­tu­yó a raíz de la pro­tes­ta de los Goya, de la que yo for­ma­ba par­te, y, natu­ral­men­te, me negué a que se difun­die­ra el comu­ni­ca­do con­de­na­to­rio que alguien había lle­va­do ya redac­ta­do e impre­so, y expu­se, una vez más, los argu­men­tos que lle­vo años repi­tien­do (lo he hecho tan­tas veces que ya me abu­rro a mí mis­mo). Con­se­guí parar el ver­gon­zo­so docu­men­to, pero a cos­ta de que empe­za­ra a cir­cu­lar el rumor de que yo seguía con­sig­nas de ETA, difun­di­do por un cono­ci­do actor y un aún más cono­ci­do can­tau­tor que, ellos sí, siguen con­sig­nas del poder (el hecho de que ambos estén vivos y ente­ros, por cier­to, es la mejor prue­ba de que soy poco par­ti­da­rio de la vio­len­cia). Y unos días des­pués un selec­to gru­po de acto­res y actri­ces via­jó a Gas­teiz para pro­tes­tar, jun­to al inefa­ble Sava­ter, ante la sede del Gobierno vas­co. Su foto de fami­lia fue por­ta­da de «Abc».

En esta oca­sión, tras el apo­yo de un gru­po de acto­res, artis­tas e inte­lec­tua­les a la huel­ga de ham­bre de Ami­ne­tu Hai­dar, alguien tuvo la bri­llan­te idea de repe­tir el mis­mo chan­ta­je a par­tir de una fal­sa ecua­ción simi­lar: «Si apo­yáis la huel­ga de ham­bre de Ami­ne­tu, tenéis que apo­yar tam­bién la de los disi­den­tes cuba­nos», dijo PRISA, que para algu­nos acto­res, artis­tas e inte­lec­tua­les es la voz de su amo. Y unos por nece­dad y otros por con­ve­nien­cia, obe­de­cie­ron sin rechis­tar (y algu­nos has­ta par­ti­ci­pa­ron en el lin­cha­mien­to mediá­ti­co del úni­co actor que se atre­vió a denun­ciar públi­ca­men­te la patra­ña). Como si la lucha del pue­blo saha­raui por su inde­pen­den­cia fue­ra com­pa­ra­ble a la seu­do­di­si­den­cia cuba­na finan­cia­da por Washing­ton. Como si la masa­cre del pue­blo ira­quí fue­ra com­pa­ra­ble a un aten­ta­do come­ti­do por una orga­ni­za­ción que no exis­ti­ría si no exis­tie­ra el terro­ris­mo de Esta­do. La his­to­ria no se repi­te, pero la his­te­ria sí (de hecho, es pura repe­ti­ción, como seña­lan los psi­có­lo­gos).

No es extra­ño que la mis­ma izquier­di­lla gla­mu­ro­sa que ata­ca a Cuba apo­ye y home­na­jee a Gar­zón: su supues­to pro­gre­sis­mo no va más allá del mero anti­fran­quis­mo, y con Fran­co o la Falan­ge como refe­ren­te no es muy difí­cil pare­cer de izquier­das. Algu­nos por con­ve­nien­cia y otros por igno­ran­cia, le hacen, una vez más, el jue­go al PSOE, al con­fun­dir la cau­sa con quien la pro­mue­ve (pocos han pro­mo­vi­do la cau­sa del anti­im­pe­ria­lis­mo tan­to como Ben Laden; ¿por qué no le hace­mos un home­na­je los aniim­pe­ria­lis­tas?). Por supues­to que hay que inves­ti­gar y repa­rar los crí­me­nes del fran­quis­mo. Y, de paso, inves­ti­gue­mos y repa­re­mos tam­bién los crí­me­nes del bor­bo­nis­mo, el feli­pis­mo, el azna­ris­mo, el zapa­te­ris­mo, el gar­zo­nis­mo…

Imprimatu

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *