Balan­ce del «Lulis­mo» ante las pre­si­den­cia­les de 2010- Luis­mi Huar­te

Los resul­ta­dos de las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de octu­bre de 2010 en Bra­sil, van a tener una impor­tan­cia tras­cen­den­tal en el pro­ce­so de recon­fi­gu­ra­ción del nue­vo orden mun­dial por la cre­cien­te cen­tra­li­dad que está asu­mien­do el gigan­te sud­ame­ri­cano. Su con­di­ción de «país-con­ti­nen­te», con una exten­sión supe­rior a los 8 millo­nes y medio de kiló­me­tros cua­dra­dos ‑el doble que el con­jun­to de la Unión Europea‑, su peso demo­grá­fi­co ‑casi 200 millones‑, ade­más de su poder eco­nó­mi­co ‑8ª eco­no­mía del mun­do, y que se con­ver­ti­rá en la 5ª en la pró­xi­ma década‑, le con­fie­ren con jus­ti­cia su carac­te­ri­za­ción de «poten­cia emer­gen­te» y miem­bro rele­van­te en el seno del archi­co­no­ci­do BRIC.«Lulismo». Si pre­ten­de­mos inter­pre­tar la actual coyun­tu­ra polí­ti­ca bra­si­le­ña y rea­li­zar pro­yec­cio­nes elec­to­ra­les, esta­mos obli­ga­dos a rea­li­zar un balan­ce rigu­ro­so de los ocho años de gobierno del PT, o mejor dicho, de Pre­si­den­cia de Lula. Pese a la bene­vo­len­cia gene­ra­li­za­da con la que ha sido tra­ta­do el man­da­ta­rio bra­si­le­ño por los mass media inter­na­cio­na­les, su Admi­nis­tra­ción ha teni­do unos fuer­tes ras­gos per­so­na­lis­tas en tér­mi­nos de direc­ción del pro­ce­so polí­ti­co.

Lula, como figu­ra caris­má­ti­ca que a día de hoy deten­ta el mayor apo­yo ciu­da­dano de las últi­mas déca­das de la his­to­ria bra­si­le­ña ‑por enci­ma del 80%-, gra­cias a su sem­pi­ter­na habi­li­dad nego­cia­do­ra, ha con­se­gui­do arti­cu­lar un pro­yec­to de evi­den­tes ras­gos inter­cla­sis­tas, en el cual se sien­ten cómo­das algu­nas frac­cio­nes de la bur­gue­sía local, mien­tras en el ima­gi­na­rio popu­lar es per­ci­bi­do como el «gober­nan­te de los pobres«. El «Lulis­mo» debe ser, por tan­to, nues­tro obje­to de aná­li­sis en gran medi­da.

¿Neo­li­be­ra­lis­mo o neo­de­sa­rro­llis­mo? Uno de los deba­tes más com­ple­jos del momen­to es la carac­te­ri­za­ción de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca del «lulis­mo». Indu­da­ble­men­te, ni pre­ten­de ni es un Gobierno que esté imple­men­tan­do un mode­lo de ins­pi­ra­ción «nacio­nal-popu­lar» ni nada simi­lar, pero tam­po­co se le pue­de defi­nir como un gobierno estric­ta­men­te neo­li­be­ral. Esta­ría­mos más bien ante un pro­yec­to dual, don­de se con­ca­te­nan pro­gra­mas y polí­ti­cas de cor­te neo­de­sa­rro­llis­ta con prác­ti­cas de carác­ter toda­vía neo­li­be­ral.

Hen­ri­que Novaes, eco­no­mis­ta y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Cam­pi­nas en Sao Pau­lo, con­si­de­ra que esta dua­li­dad se mani­fies­ta de la siguien­te mane­ra: por un lado, con­ti­nua­rían medi­das neo­li­be­ra­les, prin­ci­pal­men­te en el mode­lo de pago de la deu­da exter­na ‑que sigue ero­sio­nan­do gran par­te del pre­su­pues­to públi­co- y en el enfo­que de direc­ción del Ban­co Cen­tral (Lula se lo entre­gó a un hom­bre de la línea Car­do­so); por otro lado, se esta­rían mate­ria­li­zan­do una serie de polí­ti­cas neo-desa­rro­llis­tas como la esti­mu­la­ción del empleo públi­co, el aumen­to sala­rial para poten­ciar el con­su­mo y la finan­cia­ción públi­ca hacia la empre­sa pri­va­da nacio­nal.

Joa Anto­nio Feli­cio, Secre­ta­rio Inter­na­cio­nal de la CUT, en entre­vis­ta exclu­si­va nos ase­gu­ró que el Esta­do ha asu­mi­do una posi­ción de induc­tor del cre­ci­mien­to, al con­tra­rio que en los gobier­nos neo­li­be­ra­les pre­vios, don­de se con­vir­tió en mero espec­ta­dor.

Para Novaes, sin embar­go, este apo­yo a la empre­sa nacio­nal, prin­ci­pal­men­te en el sec­tor de la cons­truc­ción civil (Ode­brecht, etc.), está vin­cu­la­do a la lógi­ca trans­na­cio­nal de dichas cor­po­ra­cio­nes y se pro­du­ce en un con­tex­to de capi­ta­lis­mo finan­cie­ro anta­gó­ni­co a las tra­di­cio­na­les lógi­cas desa­rro­llis­tas de los años sesen­ta.

¿Una nue­va polí­ti­ca social? El aumen­to del gas­to social y la pues­ta en mar­cha de una serie de pro­gra­mas socia­les de mayor cober­tu­ra, no dejan lugar a dudas en cuan­to al «cam­bio» o la «dife­ren­cia» res­pec­to al gobierno de Car­do­so. Exis­te, por tan­to, una espe­cie de «agen­da de los pobres» que antes no tenía cabi­da. Sin embar­go, esto no impli­ca una rup­tu­ra con el para­dig­ma de polí­ti­ca social que des­de la déca­da de los noven­ta los orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les (Ban­co Mun­dial, etc.) han veni­do impo­nien­do.

La polí­ti­ca com­pen­sa­to­ria con­ti­núa tenien­do un peso sus­tan­cial, a tra­vés de los vie­jos pro­gra­mas deno­mi­na­dos de «trans­fe­ren­cia con­di­cio­na­da», como ocu­rre con el pro­yec­to ban­de­ra del «lulis­mo», la «Bol­sa Fami­lia». De cual­quier mane­ra, el éxi­to de este pro­gra­ma y sus efec­tos múl­ti­ples es indis­cu­ti­ble, ya que ha logra­do aten­der a 40 millo­nes de pobres (más de una quin­ta par­te de la pobla­ción total), prin­ci­pal­men­te de las zonas más depri­mi­das del país (el Nor­des­te), redu­cien­do, según cifras ofi­cia­les, la pobre­za extre­ma en alre­de­dor de 20 millo­nes de per­so­nas, ade­más de esti­mu­lar nota­ble­men­te el con­su­mo de los sec­to­res popu­la­res. En con­se­cuen­cia, la fide­li­dad del voto a Lula se ha for­ta­le­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te.

Otra de las cla­ves fun­da­men­ta­les, en este caso en el área socio­eco­nó­mi­ca, es la polí­ti­ca de aumen­to sala­rial que el Eje­cu­ti­vo ha pro­mo­vi­do. José Anto­nio Feli­cio ase­ve­ra que el sala­rio míni­mo ha aumen­ta­do más de un 60%, y jun­to a él han mejo­ra­do con­si­de­ra­ble­men­te los ingre­sos de otras cate­go­rías pro­fe­sio­na­les. Des­de el sin­di­ca­to CONLUTAS, sin embar­go, Dir­ceu Tra­ves­so pun­tua­li­za que real­men­te no se ha pro­du­ci­do una polí­ti­ca de redis­tri­bu­ción del ingre­so, sino más bien una mejo­ra sala­rial gra­cias a un con­tex­to de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, don­de los más bene­fi­cia­dos han sido sec­to­res pri­va­dos de la indus­tria y las finan­zas.

Tra­ves­so aña­de que no debe­mos olvi­dar uno de los momen­tos más con­flic­ti­vos del gobierno de Lula, cuan­do el pre­si­den­te asu­mió el lide­raz­go en la mate­ria­li­za­ción de la «con­tra­rre­for­ma» de la Segu­ri­dad Social, la cual tra­jo como con­se­cuen­cia el recor­te de dere­chos his­tó­ri­cos de los emplea­dos públi­cos. Las reper­cu­sio­nes no sólo fue­ron eco­nó­mi­cas, sino tam­bién polí­ti­cas, ya que pro­vo­có la expul­sión de los dipu­tados del PT disi­den­tes ‑que pos­te­rior­men­te fun­da­rían el PSOL- y el cis­ma en el sin­di­ca­to hege­mó­ni­co, la CUT.

Bra­sil: poten­cia emer­gen­te. Si exis­te una dimen­sión don­de el con­sen­so en tér­mi­nos ana­lí­ti­cos es mayor, esta es, sin duda, la polí­ti­ca exte­rior. El Secre­ta­rio Inter­na­cio­nal de la CUT, ase­gu­ra que el gobierno de Lula ha dado pasos his­tó­ri­cos en cuan­to a sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia res­pec­to a Esta­dos Uni­dos, como lo demues­tra el rol estra­té­gi­co que asu­mió Lula fren­te al gol­pe de 2002 en Vene­zue­la y al más recien­te de 2009 en Hon­du­ras.

Para Hen­ri­que Novaes, el can­ci­ller Cel­so Amo­rin es una pie­za fun­da­men­tal en este pro­ce­so de cons­truc­ción de una iden­ti­dad de poten­cia emer­gen­te, gra­cias a la visión estra­té­gi­ca que está impri­mien­do a Ita­ma­raty.

A su vez, la rele­van­cia polí­ti­ca del país en la are­na inter­na­cio­nal vie­ne acom­pa­ña­da de una expan­sión comer­cial, finan­cie­ra y eco­nó­mi­ca de sus empre­sas esta­ta­les y pri­va­das. La diver­si­fi­ca­ción hacia Orien­te Medio y Áfri­ca es para­le­la a la cons­ti­tu­ción de Chi­na como su pri­mer socio comer­cial, por delan­te de los pro­pios Esta­dos Uni­dos.

Por otro lado, no pode­mos olvi­dar que el tra­di­cio­nal rol del sub-impe­ria­lis­mo bra­si­le­ño, como lo defi­nie­ra Ruy Mau­ro Mari­ni, no ha des­apa­re­ci­do del enfo­que geo­es­tra­té­gi­co del gigan­te lati­no­ame­ri­cano, prin­ci­pal­men­te en Amé­ri­ca Lati­na.

Aun­que es cier­to que el Gobierno de Bra­sil ha adop­ta­do una acti­tud menos arro­gan­te y más dia­lo­gan­te con los peque­ños paí­ses que lo rodean, como se ha evi­den­cia­do en las nego­cia­cio­nes con Boli­via (gas) y Para­guay (Itai­pu), su lide­raz­go mili­tar como res­pon­sa­ble de las fuer­zas de ocu­pa­ción de la ONU en Hai­tí no favo­re­ce, en abso­lu­to, la pre­ten­sión de Lula de pro­yec­tar un Bra­sil como mode­lo de reso­lu­ción de con­flic­tos en la esfe­ra inter­na­cio­nal (Iran, etc.).

Gobierno y movi­mien­tos popu­la­res. La lec­tu­ra en torno a la rela­ción entre el gobierno de Lula y los movi­mien­tos socia­les y a los efec­tos de esta, es muy dis­par según los diver­sos acto­res. Para el Secre­ta­rio Inter­na­cio­nal de la CUT, al con­tra­rio que los gobier­nos ante­rio­res el actual Eje­cu­ti­vo no sus­ten­ta su rela­ción con las orga­ni­za­cio­nes socia­les en la repre­sión, sino en el diá­lo­go. Ase­gu­ra que se pro­du­cen reunio­nes perió­di­cas entre gobierno y movi­mien­tos, des­ta­can­do prin­ci­pal­men­te los «Foros de diá­lo­go», don­de sin­di­ca­tos y otras orga­ni­za­cio­nes son con­si­de­ra­dos como inter­lo­cu­to­res váli­dos.

Des­de el sin­di­ca­to disi­den­te CONLUTAS, en cam­bio, la valo­ra­ción es suma­men­te crí­ti­ca. Dir­ceu Tra­ves­so ase­ve­ra que la CUT ha per­di­do auto­no­mía des­de la lle­ga­da de Lula al gobierno, como lo demos­tró su acep­ta­ción resig­na­da de la con­tra­rre­for­ma de la Segu­ri­dad Social. Agre­ga que Lula ha juga­do un papel «deci­si­vo en la des­mo­vi­li­za­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra».

Des­de las filas del PSOL ‑par­ti­do que sur­gió de una esci­sión del PT- , la lec­tu­ra es simi­lar a la de CONLUTAS. Según Pedro Ekman, diri­gen­te de esta agru­pa­ción en Sao Pau­lo, «el peor lega­do del lulis­mo es la des­mo­vi­li­za­ción de los movi­mien­tos socia­les».

Lo que pare­ce bas­tan­te evi­den­te es la frag­men­ta­ción que se ha pro­du­ci­do entre las dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes que con­for­man el movi­mien­to popu­lar, ya que como nos recuer­da Cice­ro Da Sil­va, edu­ca­dor popu­lar, mien­tras unos apo­yan resig­na­da­men­te al gobierno otros lo cri­ti­can de mane­ra reite­ra­da.

Hacia las pre­si­den­cia­les de octu­bre. En los pró­xi­mos meses las encues­tas se van a mul­ti­pli­car, según se vaya acer­can­do la fecha elec­to­ral. Has­ta el momen­to, el can­di­da­to de la dere­cha tra­di­cio­nal, José Serra, va por delan­te de la can­di­da­ta del PT desig­na­da por Lula, la actual minis­tra de la Casa Civil, Dil­ma Rous­seff, aun­que ésta va remon­tan­do pro­gre­si­va­men­te.

En pri­me­ra ins­tan­cia, lo que está meri­dia­na­men­te cla­ro es que la pola­ri­za­ción entre el can­di­da­to de Lula y el de la dere­cha va a eclip­sar toda opción que se pre­sen­te a la izquier­da del PT. El PSOL, que tuvo unos resul­ta­dos dig­nos en las pre­si­den­cia­les del 2004 (7%), va a redu­cir su cau­dal de votos de mane­ra sus­tan­cial por dos razo­nes: en pri­mer lugar, por la renun­cia de Heloi­sa Hele­na, su figu­ra caris­má­ti­ca, a medir­se de nue­vo en la are­na elec­to­ral, optan­do por un sillón más cómo­do en el Sena­do; en segun­do lugar, por las dispu­tas inter­nas por el lide­raz­go del par­ti­do, que lo están debi­li­tan­do nota­ble­men­te.

Las pro­pias pre­vi­sio­nes del par­ti­do, sobre todo en la con­tien­da para los esca­ños del legis­la­ti­vo, no son nada hala­güe­ñas: bajar de tres dipu­tados a uno, lo que en una cáma­ra de 513 dipu­tados resul­ta mera­men­te anec­dó­ti­co.

El gran inte­rro­gan­te, a día de hoy, es si Lula da Sil­va ten­drá la capa­ci­dad de trans­fe­rir esa des­bor­dan­te popu­la­ri­dad a Dil­ma Rous­seff, con un per­fil públi­co mucho menos atrac­ti­vo y una pro­yec­ción mediá­ti­ca más limi­ta­da. El PT, por sí sólo, no tie­ne la for­ta­le­za sufi­cien­te para arro­par a Rous­seff, por una evi­den­cia pura­men­te arit­mé­ti­ca: no repre­sen­ta ni a una quin­ta par­te del Par­la­men­to (83 esca­ños en una cáma­ra que tie­ne más de 500 dipu­tados).

En con­se­cuen­cia, ¿ten­drá la habi­li­dad y el tiem­po sufi­cien­te el pre­si­den­te bra­si­le­ño de posi­cio­nar a su can­di­da­ta para que el «lulis­mo» con­ti­núe has­ta 2014?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *