¿Un gran estra­te­ga?- Mar­tin Gari­tano

Al actual minis­tro del Inte­rior espa­ñol se le atri­bu­ye ‑con dema­sia­da gene­ro­si­dad, a mi enten­der- una astu­cia y domi­nio de la polí­ti­ca simi­lar a la de los gran­des estra­te­gas. El aire sinies­tro en el andar, el movi­mien­to de manos cal­cu­la­do (que Ares imi­ta con sor­pren­den­te exac­ti­tud, fíjen­se), la voz tene­bro­sa y la mira­da vidrio­sa le otor­gan, es cier­to, la ima­gen de quien cono­ce muy bien qué bal­do­sa pisar a cada zan­ca­da. Y, sin embar­go, me da la impre­sión de que no es para tan­to.

Muti­lar el cuer­po elec­to­ral para ganar así las elec­cio­nes y pro­fun­di­zar en la des­na­cio­na­li­za­ción de Eus­kal Herria tam­bién des­de las ins­ti­tu­cio­nes de la CAV; encar­ce­lar a los polí­ti­cos que le apa­bu­lla­ron con argu­men­tos sóli­dos duran­te el ante­rior pro­ce­so; pre­sen­tar como una vic­to­ria del Esta­do de Dere­cho la escan­da­lo­sa sen­ten­cia del «caso Egun­ka­ria»; des­ai­rar a todas las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les que tra­ba­jan con­tra la tor­tu­ra; acu­sar a Nel­son Man­de­la o Des­mond Tutú de ser abo­ga­dos de Bata­su­na; apre­tar las tuer­cas a los pre­sos o empren­der­la con­tra sus abo­ga­dos, no son accio­nes atri­bui­bles a un gran estra­te­ga, sino a un per­ver­so pero sim­ple fu-man­chú de barrio.

Tie­ne poder y sabe ejer­cer­lo, con guar­dias, poli­cías, espías y jue­ces a su ser­vi­cio, pero los resul­ta­dos de su estra­te­gia no se ven por nin­gu­na par­te.

Podrán ale­gar quie­nes defien­dan su valía que hay más deten­cio­nes y pre­sos que nun­ca, que ha arrin­co­na­do a la izquier­da aber­tza­le en la esqui­na de la ile­ga­li­dad, que, por fin, los unio­nis­tas gobier­nan en todas las ins­ti­tu­cio­nes de Hego Eus­kal Herria y que el siguien­te asal­to será des­ban­car al PNV de ayun­ta­mien­tos y dipu­tacio­nes para tener­los así más dóci­les y jun­to a su pier­na.

Quie­nes así pien­san obvian que tam­bién gra­cias a esas actua­cio­nes se ha ins­ta­la­do en la socie­dad vas­ca la idea de un movi­mien­to nacio­nal fuer­te que pon­ga coto a tan­to des­pro­pó­si­to y avan­ce con deci­sión hacia la inde­pen­den­cia. Nun­ca como aho­ra la nece­si­dad de con­quis­tar el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción había toma­do cuer­po, lejos ya de la sim­ple pro­cla­ma. Hoy ‑y Rubal­ca­ba lo sabe des­de las con­ver­sa­cio­nes de Loio­la- el dere­cho a deci­dir de todos los vas­cos es tan evi­den­te que Rubal­ca­ba sólo pue­de tra­tar de retra­sar­lo a empu­jo­nes, a pata­das, a tiros si fue­ra pre­ci­so. Pero sabe que es inevi­ta­ble, que va a lle­gar. Y cuan­do poda­mos deci­dir, igual deci­di­mos lar­gar­nos y cons­truir nues­tra pro­pia casa. No, no es un gran estra­te­ga Rubal­ca­ba.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *