Mar­ta Har­nec­ker: «El socia­lis­mo del siglo XXI no debe ser cal­co ni copia, sino crea­ción heroi­ca»

“Los pro­ce­sos que vivi­mos en Amé­ri­ca Lati­na no pue­den medir­se sólo con la esta­dís­ti­ca eco­nó­mi­ca”. “Uno no pue­de lan­zar al Ejér­ci­to a des­truir a la opo­si­ción, tie­ne que ganar en las urnas”. El socia­lis­mo sovié­ti­co fue derro­ta­do, era el socia­lis­mo del siglo XX y cayó en muchas defor­ma­cio­nes”.El entre­co­mi­lla­do de arri­ba es de las pala­bras de la teó­ri­ca mar­xis­ta-leni­nis­ta y soció­lo­ga chi­le­na Martha Har­nec­ker, que se apo­ya en la fra­se del des­apa­re­ci­do polí­ti­co socia­lis­ta peruano José Car­los Mariá­te­gui. Esta pen­sa­do­ra, hoy ase­so­ra del Gobierno vene­zo­lano de Hugo Chá­vez, estu­vo recien­te­men­te en sue­lo boli­viano y habla en esta entre­vis­ta del hori­zon­te socia­lis­ta en paí­ses de la región lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña; hace hin­ca­pié en Boli­via, ana­li­za las cau­sas del impac­to con­ti­nen­tal del lide­raz­go del pre­si­den­te boli­viano, Evo Mora­les Ayma, y brin­da algu­nas pin­ce­la­das sobre las pre­mi­sas que sus­ten­tan al deno­mi­na­do socia­lis­mo del siglo XXI.

—¿Usted per­ci­be que Boli­via está tran­si­tan­do hacia un mode­lo socia­lis­ta?

—Esta­mos empe­zan­do a cami­nar hacia su hori­zon­te, como dice el vice­pre­si­den­te Álva­ro Gar­cía Line­ra, y mucha gen­te ha cono­ci­do las cosas nega­ti­vas del socia­lis­mo por­que ha sido sata­ni­za­do por la opo­si­ción, y han habi­do muchos erro­res; enton­ces, es impor­tan­te dis­tan­ciar­se de esa expe­rien­cia prác­ti­ca que tuvo muchas limi­ta­cio­nes y no es la que noso­tros que­re­mos copiar, sino que tene­mos que cons­truir una alter­na­ti­va que tie­ne que ser muy adap­ta­da a cada reali­dad nacio­nal. No se tra­ta de copiar esque­mas, ¿no?, ni Cuba ni Vene­zue­la, nin­gún esque­ma; y en base a ello, este socia­lis­mo del siglo XXI toma las pala­bras de (José Car­los) Mariá­te­gui, una expe­rien­cia que no sea ni cal­co ni copia, sino crea­ción heroi­ca.

—¿Qué paí­ses están inmer­sos en la región lati­no­ame­ri­ca­na en este pro­ce­so socia­lis­ta?

—Bueno, hay cla­si­fi­ca­cio­nes que han hecho varios ana­lis­tas que dicen que en nues­tro sub­con­ti­nen­te, como le lla­mo yo, que no sola­men­te impli­ca Amé­ri­ca Lati­na, sino tam­bién el Cari­be, hay gobier­nos que con­ti­núan con las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les. Los más cono­ci­dos son el de Perú, Colom­bia, Méxi­co y aho­ra pro­ba­ble­men­te Chi­le; y den­tro del res­to ha habi­do un avan­ce muy gran­de de las fuer­zas pro­gre­sis­tas y de izquier­da, todos estos otros gobier­nos han triun­fa­do con ban­de­ras anti­neo­li­be­ra­les apo­ya­dos por los pue­blos que ya cono­cen lo que es la expe­rien­cia del capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral, el aumen­to de la pobre­za, la dis­tan­cia entre ricos y pobres, el des­man­te­la­mien­to de las indus­trias nacio­na­les, el ata­que a la natu­ra­le­za.

Enton­ces los pue­blos empe­za­ron a reac­cio­nar, pri­me­ro a resis­tir, en muchos casos salie­ron gobier­nos por la pre­sión popu­lar, pero duran­te un tiem­po no había alter­na­ti­va, has­ta que se empe­zó a com­pren­der que había que apo­yar a can­di­da­tos que se plan­tea­ban un pro­gra­ma alter­na­ti­vo al capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral, y así triun­fan gobier­nos que son muy dife­ren­tes. Den­tro de estos gobier­nos hay algu­nos que ya han empe­za­do a rom­per con el el mode­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral, empe­zan­do con Vene­zue­la.

Todos estos gobier­nos coin­ci­den en la nece­si­dad de plan­tear una alter­na­ti­va al capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral, fun­da­men­tal­men­te a la lógi­ca de lucro, al indi­vi­dua­lis­mo, al con­su­mis­mo, y le han pues­to dis­tin­tos nom­bres. El pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez fue el pri­me­ro en hablar de socia­lis­mo y le puso muy rápi­da­men­te una cali­fi­ca­ción: socia­lis­mo del siglo XXI, por­que el socia­lis­mo que se ha cono­ci­do como expe­rien­cia en el mun­do, espe­cial­men­te el socia­lis­mo sovié­ti­co, fue derro­ta­do, (era) el socia­lis­mo del siglo XX, y cayó en muchas defor­ma­cio­nes.

Por eso no es una fuen­te de ins­pi­ra­ción para el socia­lis­mo del siglo XXI. Se cri­ti­ca el esta­tis­mo, ade­más que ha sido sata­ni­za­do por la opo­si­ción; bueno, la pro­pia izquier­da no se iden­ti­fi­ca ni con el esta­tis­mo ni con la fal­ta de demo­cra­cia, ni con la pla­ni­fi­ca­ción buro­crá­ti­ca ni con el colec­ti­vis­mo, ni con el ateís­mo, ni con el par­ti­do úni­co en la mane­ra en que se prac­ti­có en ese momen­to. Enton­ces por qué hablar de socia­lis­mo cuan­do hay tan­ta car­ga nega­ti­va, y ahí yo creo que el pre­si­den­te Chá­vez con­si­de­ró que los valo­res socia­lis­tas, que son muy anti­guos —des­de los pro­fe­tas y Jesu­cris­to — , las tra­di­cio­nes de las comu­ni­da­des indí­ge­nas de nues­tros paí­ses, los valo­res soli­da­rios, los huma­nis­tas, el res­pe­to a la natu­ra­le­za, había que res­ca­tar­los, era cues­tión de dife­ren­ciar el socia­lis­mo que que­re­mos cons­truir del ante­rior.

Coin­ci­do con Álva­ro Gar­cía Line­ra cuan­do él dice: “El hori­zon­te al que vamos es el socia­lis­mo, pero pode­mos lla­mar­lo comu­ni­ta­ris­mo, pode­mos lla­mar­lo vivir bien”. Los ecua­to­ria­nos dis­cu­tían si poner­le (de nom­bre) “socie­dad de la ple­ni­tud”. Por­que el obje­ti­vo que (Karl) Marx plan­teó, y es bien poco cono­ci­do, de la socie­dad alter­na­ti­va al capi­ta­lis­mo, se cono­ce más el de los tra­ba­ja­do­res libre­men­te aso­cia­dos, pero no se cono­ce tan­to aquel párra­fo en que él insis­te en que la socie­dad que que­re­mos cons­truir es aque­lla que satis­fa­ga el pleno desa­rro­llo humano, que cada uno se desa­rro­lle según sus capa­ci­da­des y que es en la trans­for­ma­ción, en la prác­ti­ca de la tras­for­ma­ción de las cir­cuns­tan­cias, cómo la gen­te se va trans­for­man­do a sí mis­ma, va desa­rro­llán­do­se, va ven­cien­do la cul­tu­ra here­da­da; por­que tene­mos que ser rea­lis­tas y saber que veni­mos de una cul­tu­ra indi­vi­dua­lis­ta, clien­te­lar, con­su­mis­ta, y que eso no se supera por decre­to ni por deci­sión de una van­guar­dia que dice “vamos a hacer el socia­lis­mo”, es un pro­ce­so de trans­for­ma­ción y la gen­te se trans­for­ma fun­da­men­tal­men­te actuan­do en soli­da­ri­dad, en comu­ni­dad.

—¿Cuál es su apre­cia­ción sobre la pro­yec­ción polí­ti­ca futu­ra de Boli­via?

—Soy muy opti­mis­ta, por­que vine hace un año y medio y la situa­ción era muy dife­ren­te. Yo creo que ha habi­do una gran capa­ci­dad, una estra­te­gia muy correc­ta para ir acu­mu­lan­do fuer­za den­tro de estos pro­ce­sos de trán­si­to pací­fi­co que son tan com­ple­jos, por­que uno no pue­de lan­zar al Ejér­ci­to a des­truir a la opo­si­ción, tie­ne que hacer pro­ce­sos elec­to­ra­les, ganar en las urnas. Aquí en Boli­via, ¿por qué el pue­blo ha apo­ya­do elec­to­ral­men­te?, por­que se está vien­do la trans­for­ma­ción, se está vien­do la dife­ren­cia entre los ante­rio­res gobier­nos y éste, se está vien­do la inten­ción cla­ra de este gobierno por favo­re­cer a los sec­to­res más pobres.

Pre­gun­ta­ba cómo se toma­ban la deci­sio­nes en el gabi­ne­te, enton­ces el Vice­pre­si­den­te me con­ta­ba que siem­pre que había dis­cu­sio­nes, la pre­gun­ta era: “¿Esta medi­da, o este pro­gra­ma, o este pro­yec­to, favo­re­ce a los sec­to­res más pobres?”. Por­que otros gobier­nos pen­sa­ban: “Tene­mos el apo­yo de Esta­dos Uni­dos, vamos a con­se­guir dine­ro de tal trans­na­cio­nal” Aquí el cri­te­rio ha sido ése, y creo que la gen­te lo sien­te, y no sólo la gen­te más pobre, sino las capas medias, la mayor par­te de pro­duc­to­ras que han sido favo­re­ci­das con cré­di­tos, con estí­mu­los, con la com­pra de sus pro­duc­tos ase­gu­rán­do­les, diga­mos, su ciclo eco­nó­mi­co.

Enton­ces, yo estoy opti­mis­ta, pien­so que hay toda­vía mucho que reco­rrer, por supues­to. Cuan­do me cuen­ta el Minis­tro de Mine­ría (José Pimen­tel), por ejem­plo, la situa­ción en que encon­tró todo el pro­ce­so mine­ro, es muy com­pli­ca­do, es muy com­ple­jo, y el pue­blo y los sec­to­res tra­ba­ja­do­res están inmer­sos tam­bién en la cul­tu­ra ante­rior. Enton­ces uno tie­ne que pro­du­cir un pro­ce­so de trans­for­ma­ción cul­tu­ral en todos los pla­nos, y es un pro­ce­so len­to. Y vie­nen los gobier­nos popu­la­res, pue­den haber muchas rei­vin­di­ca­cio­nes eco­no­mi­cis­tas de sec­to­res de la socie­dad que aho­ra dicen: “¡Ah!, aho­ra somos gobierno, aho­ra tie­nen que resol­ver­nos los pro­ble­mas”. Y no se dan cuen­ta de que los pro­ble­mas no se pue­den resol­ver todos al mis­mo tiem­po; hay que ir esta­ble­cien­do prio­ri­da­des, hay que ir avan­zan­do len­ta­men­te.

—¿Cuál es el impac­to lati­no­ame­ri­cano de la asun­ción pre­si­den­cial de Evo Mora­les?

—No, (un impac­to) a nivel mun­dial. Creo que real­men­te es un diri­gen­te que ha lla­ma­do la aten­ción, pri­me­ro, por­que no se pen­sa­ba que un indí­ge­na podía lle­gar al gobierno; lue­go por las posi­cio­nes que ha teni­do, por­que no se tra­ta de un indí­ge­na por­que es indí­ge­na, sino las posi­cio­nes que ha teni­do den­tro de Nacio­nes Uni­das, aho­ra en la Cum­bre Cli­má­ti­ca. Otra es la pro­pues­ta de la Gran Cum­bre Cli­má­ti­ca que van a rea­li­zar en abril en Cocha­bam­ba.

Es impre­sio­nan­te cómo un diri­gen­te indí­ge­na que yo cono­cí entre 1987 y 1988 en unas reunio­nes que había en Argen­ti­na, cuan­do él era enton­ces diri­gen­te coca­le­ro, muy tími­do, hoy es el sím­bo­lo, diría yo, de la lucha por res­pe­tar la natu­ra­le­za en el mun­do, que es un tema cen­tral, por­que la cri­sis del capi­ta­lis­mo actual es cri­sis eco­ló­gi­ca tam­bién, y todo el mun­do cons­ta­ta lo que está pasan­do. Enton­ces, yo me ima­gino que uste­des los boli­via­nos debe­rían estar orgu­llo­sos de tener un pre­si­den­te que no sólo es Pre­si­den­te de Boli­via, podría­mos decir que es el pre­si­den­te de la lucha por el res­pe­to a la natu­ra­le­za en el mun­do.

Estu­ve en Viet­nam, en Euro­pa, en Cana­dá y en otros paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, y hay un gran res­pe­to (por Boli­via). Creo que nos con­ta­ban los com­pa­ñe­ros boli­via­nos que cuan­do uno via­ja­ba antes se encon­tra­ba con boli­via­nos, en los paí­ses que han teni­do que emi­grar por razo­nes eco­nó­mi­cas, muy apo­ca­dos, y aho­ra se sien­ten con­fia­dos, dig­ni­fi­ca­dos. Por eso es que digo que estos pro­ce­sos que esta­mos vivien­do en Amé­ri­ca Lati­na no pue­den medir­se sólo con la esta­dís­ti­ca eco­nó­mi­ca, creo que lo más gran­de que nues­tros gobier­nos han pro­du­ci­do es la “dig­ni­fi­ca­ción de nues­tros pue­blos”.

Creo que hay una cosa muy posi­ti­va en Evo, y que no vie­ne sólo de aho­ra que es Pre­si­den­te, sino que —a mí me tocó encon­trar­me con Evo en el aero­puer­to de La Guai­ra cuan­do venía­mos un gru­po de vene­zo­la­nos con el pre­si­den­te Chá­vez, Cha­fic Han­del, de El Sal­va­dor— y cuál fue el tema que yo ten­go gra­ba­do: la preo­cu­pa­ción por la corrup­ción. O sea, eso de bajar­se los sala­rios, de tener serias medi­das para impe­dir la corrup­ción, que es un cán­cer que tam­bién ata­ca a nues­tros pro­pios cua­dros ¿no? Es muy seve­ro en eso, yo creo que eso le da con­fian­za al pue­blo, me pare­ce que es muy impor­tan­te, y ade­más ha sido una de las ban­de­ras que ha lle­va­do a la pre­si­den­cia a muchos can­di­da­tos, por­que la gen­te está har­ta de corrup­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *