La her­man­dad entre la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na y Cuba- Fidel Cas­tro

Tuve el pri­vi­le­gio de con­ver­sar duran­te tres horas el pasa­do jue­ves 15 con el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la Hugo Chá­vez, quien tuvo la gen­ti­le­za de visi­tar una vez más nues­tro país, pro­ce­den­te esta vez de Nica­ra­gua.

Pocas veces en la vida, tal vez nun­ca, cono­cí a una per­so­na que ha sido capaz de diri­gir una Revo­lu­ción ver­da­de­ra y pro­fun­da duran­te más de 10 años; sin un solo día de des­can­so, en un terri­to­rio de menos de un millón de kiló­me­tros cua­dra­dos, en esta región del mun­do colo­ni­za­da por la penín­su­la Ibé­ri­ca, que duran­te 300 años domi­nó sobre una super­fi­cie 20 veces supe­rior, de inmen­sas rique­zas, don­de impu­sie­ron sus creen­cias, su len­gua y su cul­tu­ra. No se podría escri­bir hoy la his­to­ria de nues­tra espe­cie en el pla­ne­ta igno­ran­do lo ocu­rri­do en este hemis­fe­rio.

Bolí­var, por su par­te, no luchó sólo por Vene­zue­la. Las aguas y las tie­rras eran enton­ces más puras; las espe­cies varia­das y abun­dan­tes; la ener­gía con­te­ni­da en su gas y su petró­leo, des­co­no­ci­da. Dos­cien­tos años atrás, al ini­ciar­se la lucha por la inde­pen­den­cia en Vene­zue­la, no lo hacía sólo por la inde­pen­den­cia en ese país, lo hacía por la de todos los pue­blos del con­ti­nen­te aún colo­ni­za­dos.

Soñó Bolí­var crear la mayor Repú­bli­ca que haya exis­ti­do y cuya capi­tal sería el ist­mo de Pana­má.

En su insu­pe­ra­ble gran­de­za, El Liber­ta­dor, con ver­da­de­ro genio revo­lu­cio­na­rio, fue capaz de pre­sa­giar que Esta­dos Uni­dos ―limi­ta­do ori­gi­nal­men­te al terri­to­rio de las 13 colo­nias ingle­sas― pare­cía des­ti­na­do a sem­brar de mise­ria la Amé­ri­ca en nom­bre de la liber­tad.

Un fac­tor que con­tri­bu­yó a la lucha de Amé­ri­ca Lati­na por la inde­pen­den­cia fue la inva­sión de Espa­ña por Napo­león, quien con sus des­me­di­das ambi­cio­nes con­tri­bu­yó a crear las con­di­cio­nes pro­pi­cias para el ini­cio de las luchas por la inde­pen­den­cia de nues­tro con­ti­nen­te. La his­to­ria de la huma­ni­dad es sinuo­sa y lle­na de con­tra­dic­cio­nes; a su vez, se tor­na cada vez más com­ple­ja y difí­cil.

Nues­tro país habla con la auto­ri­dad moral de una peque­ña nación que ha resis­ti­do más de medio siglo de bru­tal repre­sión por par­te de ese impe­rio pre­vis­to por Bolí­var, el más pode­ro­so que exis­tió jamás. La inmen­sa hipo­cre­sía de su polí­ti­ca y su des­pre­cio por los demás pue­blos lo han con­du­ci­do a situa­cio­nes muy gra­ves y peli­gro­sas. Entre otras con­se­cuen­cias están las prue­bas dia­rias de cobar­día y cinis­mo, con­ver­ti­das en prác­ti­cas coti­dia­nas de la polí­ti­ca inter­na­cio­nal, ya que la inmen­sa mayo­ría de las per­so­nas hones­tas de la Tie­rra no tie­nen posi­bi­li­dad algu­na de dar a cono­cer sus opi­nio­nes, ni de reci­bir infor­ma­cio­nes fide­dig­nas.

La polí­ti­ca de prin­ci­pios y la hones­ti­dad con que siem­pre ha expues­to la Revo­lu­ción Cuba­na acier­tos y erro­res ―y de modo espe­cial deter­mi­na­das nor­mas de con­duc­ta nun­ca vio­la­das a lo lar­go de más de 50 años, como la de no tor­tu­rar jamás a un ciu­da­dano― no cono­ce excep­ción algu­na. De la mis­ma for­ma, nun­ca ha cedi­do ni cede­rá ante el chan­ta­je y el terror mediá­ti­co. Son hechos his­tó­ri­cos más que demos­tra­dos. Se tra­ta de un tema sobre el que podría argu­men­tar­se amplia­men­te; hoy sim­ple­men­te lo seña­la­mos para expli­car por qué nues­tra amis­tad y nues­tra admi­ra­ción por el Pre­si­den­te boli­va­riano Hugo Chá­vez, un tema sobre el cual podría exten­der­me con­si­de­ra­ble­men­te. Bas­ta citar en esta oca­sión algu­nos ele­men­tos para expli­car por qué afir­mé que cons­ti­tu­ye un pri­vi­le­gio con­ver­sar horas con él.

No había naci­do toda­vía cuan­do el ata­que al Cuar­tel Mon­ca­da el 26 de julio de 1953. Tenía menos de cin­co años cuan­do el triun­fo de la Revo­lu­ción el Pri­me­ro de Enero de 1959. Lo cono­cí en 1994, 35 años des­pués, cuan­do ya había cum­pli­do 40 años. Pude obser­var des­de enton­ces su desa­rro­llo revo­lu­cio­na­rio duran­te casi 16 años. Dota­do de excep­cio­nal talen­to, y lec­tor insa­cia­ble, pue­do dar tes­ti­mo­nio de su capa­ci­dad para desa­rro­llar y pro­fun­di­zar las ideas revo­lu­cio­na­rias. Como en todo ser humano, el azar y las cir­cuns­tan­cias desem­pe­ña­ron un papel deci­si­vo en el avan­ce de sus ideas. Es nota­ble su capa­ci­dad de recor­dar cual­quier con­cep­to y repe­tir­lo con increí­ble pre­ci­sión mucho tiem­po des­pués. Es un ver­da­de­ro maes­tro en el desa­rro­llo y divul­ga­ción de las ideas revo­lu­cio­na­rias. Posee el domi­nio de las mis­mas y el arte de trans­mi­tir­las con asom­bro­sa elo­cuen­cia. Es abso­lu­ta­men­te hones­to y sen­si­ble con rela­ción a las per­so­nas, suma­men­te gene­ro­so por natu­ra­le­za. No nece­si­ta elo­gios y acos­tum­bra en cam­bio a pro­di­gar­los gene­ro­sa­men­te. Cuan­do no estoy de acuer­do con alguno de sus pun­tos de vis­ta o cual­quier deci­sión suya, sim­ple­men­te se lo tras­mi­to con sin­ce­ri­dad, en el momen­to ade­cua­do y con el debi­do res­pe­to a nues­tra amis­tad. Al hacer­lo, tomo sobre todo en cuen­ta que es hoy la per­so­na que más preo­cu­pa al impe­rio, por su capa­ci­dad de influir en las masas y por los inmen­sos recur­sos natu­ra­les de un país al que han saquea­do sin pie­dad, y la per­so­na a la que con todo rigor gol­pean y tra­tan de res­tar auto­ri­dad. Tan­to el impe­rio como los mer­ce­na­rios a su ser­vi­cio, into­xi­ca­dos por las men­ti­ras y el con­su­mis­mo, corren una vez más el ries­go de sub­es­ti­mar­lo a él y a su heroi­co pue­blo, pero no alber­go la menor duda de que una vez más reci­bi­rán una lec­ción inol­vi­da­ble. Más de medio siglo de lucha me lo indi­ca con toda cla­ri­dad.

Chá­vez lle­va la dia­léc­ti­ca den­tro de sí mis­mo. Nun­ca, en nin­gu­na épo­ca, nin­gún gobierno hizo tan­to por su pue­blo en tan bre­ve tiem­po. Me com­pla­ce de modo espe­cial trans­mi­tir­le a su pue­blo una calu­ro­sa feli­ci­ta­ción al con­me­mo­rar­se el 200 Ani­ver­sa­rio del ini­cio de la lucha por la inde­pen­den­cia de Vene­zue­la y de Amé­ri­ca Lati­na. Qui­so el azar que el día 19 de abril se con­me­mo­re tam­bién la vic­to­ria de la Revo­lu­ción con­tra el impe­ria­lis­mo en Girón, hace exac­ta­men­te 49 años. Desea­mos com­par­tir esa vic­to­ria con la Patria de Bolí­var.

Me com­pla­ce salu­dar igual­men­te a todos los her­ma­nos del ALBA.

Fidel Cas­tro Ruz

Abril 18 de 2010

7 y 24 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *