Girón (Ani­ver­sa­rio del ata­que gusano-impe­ria­lis­ta con­tra Cuba)- Cubadebate

La inva­sión de Pla­ya Girón fue una ope­ra­ción mili­tar en la que tro­pas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias, entre­na­das y diri­gi­das por la CIA, que inten­ta­ron inva­dir a Cuba en abril de 1961.

La acción aca­bó en fra­ca­so en menos de 72 horas, el 19 de abril, y la mayo­ría de los com­ba­tien­tes fue­ron cap­tu­ra­dos por el Ejér­ci­to Rebel­de y las Mili­cias Nacio­na­les. Pos­te­rior­men­te, los mer­ce­na­rios fue­ron envia­dos a Esta­dos Uni­dos, inter­cam­bia­dos por com­po­tas y máqui­nas de labranza.

Cuba­de­ba­te les ofre­ce poe­mas ins­pi­ra­dos en estos hechos de tres auto­res impres­cin­di­bles de la Lite­ra­tu­ra cuba­na: Nico­lás Gui­llén, Rober­to Fer­nán­dez Reta­mar y Fayad Jamís

La san­gre numerosa

A Eduar­do Car­da, miliciano
que escri­bió con su sangre,
al morir ame­tra­lla­do por la
avia­ción yan­qui, en abril de
1961, el nom­bre de Fidel.

Por Nico­lás Guillén

Cuan­do con san­gre escribe.
FIDEL este sol­da­do que por la Patria mue­re, no digáis miserere:
esa san­gre es el sím­bo­lo de la Patria que vive.

Cuan­do su voz en pena
len­gua para expre­sar­se pare­ce que no halla, no digáis que se calla,
pues en la pura len­gua de la Patria resuena.

Cuan­do su cuer­po baja
exáni­me a la tie­rra que lo cubre ambi­cio­sa, no digáis que reposa,
pues por la Patria en pie res­plan­de­ce y trabaja.

Ya nadie habrá que pueda
parar su cora­zón uni­do y repartido.
No digáis que se ha ido
Su san­gre nume­ro­sa jun­to a la Patria queda.

Nico­lás Gui­llén, Obra poé­ti­ca, tomo II

Epi­ta­fio en Girón

Por Rober­to Fer­nán­dez Retamar

Aban­do­na­do el sem­bra­dío o el beso
O el mon­te del oscu­ro carbón,
Avan­za­mos sobre los inva­so­res que armara
el extran­je­ro miserable.

Defen­di­mos con nues­tros pechos trabajadores
No solo este terri­to­rio mitad tie­rra mitad agua,
Sino la isla toda, y más allá de sus costas
El inmen­so mun­do que con­fia­ba en nosotros
‑Has­ta caer, agu­je­rea­das las cami­sas azu­les y verdes-.

Via­je­ro: ve a decir a nues­tros her­ma­nos vivos
Que aquí sigue fla­mean­do la ban­de­ra de Cuba
Y da som­bra a la fér­til cose­cha de nues­tros huesos.

Toma­do de: Con las mis­mas manos

No hue­len a tierra

Por Fayad Jamis

No tra­je­ron flo­res ni semillas;
no vinie­ron a lle­nar nues­tras casas de pan o de música;
no vinie­ron a sen­tar­se en el por­tal a hablar de los días hermosos,
del amor o el trabajo.

Sus manos no hue­len a tierra.

N o vinie­ron a reu­nir los ladrillos
de la casa tranquila;
no vinie­ron a orde­ñar la vaca
húme­da de estre­llas y rocío;
no vinie­ron a cor­tar los vie­jos árbo­les con los que hare­mos nues­tra mesa;
no vinie­ron a ense­ñar­nos a leer
ni a curar nues­tras manos heridas;
no vinie­ron a acom­pa­ñar­nos a soñar en el mun­do que esta­mos cons­tru­yen­do con sudor y alegría.

Sus manos no hue­len a tierra.

Sus manos no tra­je­ron pena­chos de palomas,
ni sacos de maíz ni cajo­nes de libros;
sus manos no tra­je­ron barri­les de aceite
ni vasos, ni mar­ti­llos, ni violines;
sus manos no tra­je­ron la esperanza;
sus manos no tra­je­ron el amor;
sus manos no tra­je­ron la amistad;
sus manos no tra­je­ron la alegría;
sus manos no tra­je­ron la paz;
sus manos no tra­je­ron la vida.
Sus manos no hue­len a tierra.

Toma­do de: La vic­to­ria de Pla­ya Girón

El pue­blo anuncia

Por Fayad Jamis

Don­de cayó mi her­mano se levan­ta la patria.
Don­de cayó mi her­mano se levan­ta el futuro.

Del puño de mi her­mano sal­drá un árbol
y en ese árbol can­ta­rán los días
y jun­to a su tron­co cre­ce­rán los niños,
los inven­ci­bles héroes del futuro.
Del pecho de mi her­mano sal­drá un río
y en su hume­dad flo­re­ce­rá la tierra
y en su espe­jo los pája­ros y el cielo
se fun­di­rán en un cho­rro de luz.

Don­de cayó mi her­mano se levan­ta la patria.
Don­de cayó mi her­mano se levan­ta el futuro.

De la fren­te de mi her­mano sur­gi­rá la aurora
sere­na, fuer­te, roja,
con rumor de man­da­rria que golpea
y de libro que se abre.
De los ojos de mi her­mano bro­ta­rá la lla­ma inex­tin­gui­ble de esta vida nueva
que nos arras­tra en su carro­za ardiente
mien­tras nos can­ta su himno inmor­tal la primavera.

Toma­do de: La vic­to­ria de Pla­ya Girón

Lle­ga la muerte

(Mar­tia­nas)

Por Fayad Jamis

Cru­zó el cie­lo la metralla;
el mon­te, el pan­tano, el río,
tem­bla­ron. Y en un bohío
la san­gre tra­zó una raya.

Qué blan­co esta­ba el camino
dor­mi­do entre los piñones.
Y de pron­to los cañones
alza­ron el remolino.

No rom­pas la madrugada,
dijo la sei­ba al sinsonte,
y en las entra­ñas del monte
cru­jió la gran puñalada.

Yo escu­ché cuan­do el hermano
decía al her­mano: Prepara
tu san­gre de lum­bre clara
para encen­der el pantano.

Alzó un pája­ro sus alas,
cru­jió un nenú­far sellado
y el ama­ne­cer dorado
se abrió en un río de balas.

Del mon­te oscu­ro a la espuma
sem­bró su semi­lla un hombre
y lle­ga­ron los sin nombre
y lo hun­die­ron en la bruma.

Qué her­mo­sa el agua dormida
y la blan­ca flor despierta.
Qué her­mo­sa en la fren­te muerta
la pura estre­lla encendida.

Toma­do de: La vic­to­ria de Pla­ya Girón

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *