El Gru­po Bil­der­berg se reu­ni­rá en esta loca­li­dad turís­ti­ca de Bar­ce­lo­na entre el 3 y el 6 de junio, Sit­ges espe­ra al “club de los poderosos”

Mag­da Bandera

La loca­li­dad bar­ce­lo­ne­sa de Sit­ges se pre­pa­ra para aco­ger a los miem­bros del selec­to Club Bil­der­berg entre el 3 y el 6 de junio. La noti­cia ha pro­vo­ca­do la reac­ción de gru­pos anti­glo­ba­li­za­ción que se opo­nen a los encuen­tros por enten­der que este foro pri­va­do toma deci­sio­nes que deter­mi­nan de for­ma no trans­pa­ren­te la polí­ti­ca y la eco­no­mía internacionales.

El club está for­ma­do por un cen­te­nar de los más influ­yen­tes polí­ti­cos, ban­que­ros y empre­sa­rios del mun­do. Por el momen­to, el alcal­de de la pobla­ción, Jor­di Bai­jet, afir­ma que «ofi­cial­men­te» no ha reci­bi­do «nin­gu­na noti­fi­ca­ción» sobre la cele­bra­ción del encuentro.

Sin embar­go, el perio­dis­ta Jim Tuc­ker, uno de los prin­ci­pa­les exper­tos en el club, ase­gu­ra que el lugar esco­gi­do para alber­gar a los par­ti­ci­pan­tes de esta edi­ción es el hotel Dol­ce, un esta­ble­ci­mien­to de cin­co estre­llas que no dis­po­ne de nin­gu­na habi­ta­ción libre entre los pró­xi­mos días 2 y 6 de junio.

Al ser inte­rro­ga­dos sobre esta coin­ci­den­cia, un por­ta­voz del hotel res­pon­de que no pue­de con­fir­mar si ha sido reser­va­do en exclu­si­va por el club. A pesar de encon­trar­se en una pobla­ción muy turís­ti­ca, el hotel, cuyas habi­ta­cio­nes cues­tan entre 125 y 1.100 euros, per­mi­te a sus hués­pe­des cier­to aislamiento.

Los bil­der­ber­gers

Está situa­do a las afue­ras de la ciu­dad, fren­te al mar y jun­to a un cam­po de golf. Pre­ci­sa­men­te, algu­nas de las pocas imá­ge­nes de los bil­der­ber­gers, como son cono­ci­dos los par­ti­ci­pan­tes en el encuen­tro, son reco­gi­das mien­tras jue­gan al golf, ya que sue­len entrar en los hote­les en limu­si­nas o coches con cris­ta­les ahumados.

«Cuan­do alguien hace esca­la en Bil­der­berg, ya lle­gó», escri­bió hace una déca­da la revis­ta The Eco­no­mist. De este modo se refe­ría a la capa­ci­dad de sus miem­bros para mar­car la agen­da inter­na­cio­nal y pro­mo­cio­nar a polí­ti­cos y directivos.

Bill Clin­ton, Tony Blair y Barack Oba­ma fue­ron con­vo­ca­dos a la cum­bre poco antes de pre­si­dir sus paí­ses. El actual gober­nan­te de Esta­dos Uni­dos lo hizo en 2008, cuan­do la cum­bre se cele­bró en el esta­do de Vir­gi­nia (EEUU), recuer­da el eco­no­mis­ta Arca­di Oli­ve­res. Lo mis­mo ha ocu­rri­do con varios secre­ta­rios gene­ra­les de la OTAN.

Reu­nión en La Toja

El club ya se reu­nió en Espa­ña en 1989. El enton­ces pre­si­den­te Feli­pe Gon­zá­lez reci­bió a los deno­mi­na­dos «sumos pon­tí­fi­ces del capi­ta­lis­mo» en La Toja (Pon­te­ve­dra). En aque­lla oca­sión, asis­tie­ron polí­ti­cos como Miguel Boyer y el ex secre­ta­rio gene­ral de la OTAN Lord Carring­ton. Todos ellos pudie­ron inter­cam­biar impre­sio­nes con miem­bros des­ta­ca­dos del club, como Henry Kis­sin­ger o David Rockefeller.

Entre los espa­ño­les habi­tua­les, des­ta­can la rei­na Sofía y la pre­si­den­ta de la Comu­ni­dad de Madrid, Espe­ran­za Agui­rre. Ayer, un por­ta­voz de la Casa Real con­fir­mó que la rei­na sue­le acu­dir a estos encuen­tros «pero lo hace a títu­lo per­so­nal», por lo que no figu­ra en su agen­da pública.

Los ele­gi­dos

Ban­cos, empre­sas, polí­ti­cos y medios de comunicación

Obje­ti­vo

El prín­ci­pe Ber­nar­do de Holan­da impul­só el Club Bil­der­berg en 1954 con el fin de «for­ta­le­cer la uni­dad atlán­ti­ca, fre­nar el expan­sio­nis­mo sovié­ti­co y fomen­tar la coope­ra­cióny el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de los paí­ses del área occidental».

Círcu­los concéntricos

Des­de sus ini­cios, la orga­ni­za­ción ape­nas sí ha varia­do. Cada una de las 40 per­so­nas que, apro­xi­ma­da­men­te, com­po­nen el comi­té direc­ti­vo esco­ge a dos invi­ta­dos en fun­ción de la agen­da pre­vis­ta, siguien­do un sis­te­ma de círcu­los con­cén­tri­cos. El ex minis­tro y ex comi­sa­rio euro­peo Pedro Sol­bes, que con­fir­mó ayer a Públi­co que esta vez «no me han invi­ta­do», expli­có que en ante­rio­res oca­sio­nes la ofer­ta le fue hecha «por amigos».

‘Sumos sacer­do­tes”

Los fun­da­do­res que se reu­nie­ron en 1954 en el hotel Bil­der­berg, cer­ca de Arnhem (Holan­da), siem­pre tuvie­ron cla­ro que debían con­gre­gar bajo el mis­mo techo a ban­que­ros, polí­ti­cos y medios de comu­ni­ca­ción. Esta alian­za ha hecho que coin­ci­dan direc­ti­vos de Fran­ce Tele­com, Coca-Cola, War­ner, Bun­des­bank, Micro­soft y Ban­co San­tan­der con líde­res polí­ti­cos como Bill Clin­ton, Gor­don Brown o Tony Blair y varios secre­ta­rios gene­ra­les de la OTAN.

Medios de comunicación

La lis­ta de invi­ta­dos sue­le incluir direc­ti­vos de medios influ­yen­tes como The New York Times, Le Figa­roDie Zeit. Juan Luis Cebrián, con­se­je­ro dele­ga­do del Gru­po Pri­sa, es otro de los habi­tua­les. Sin embar­go, evi­tan infor­mar sobre el encuentro.

Fuen­te: Rebelion

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *