El Gru­po Bil­der­berg se reu­ni­rá en esta loca­li­dad turís­ti­ca de Bar­ce­lo­na entre el 3 y el 6 de junio, Sit­ges espe­ra al “club de los poderosos”

Mag­da Bandera

La loca­li­dad bar­ce­lo­ne­sa de Sit­ges se pre­pa­ra para aco­ger a los miem­bros del selec­to Club Bil­der­berg entre el 3 y el 6 de junio. La noti­cia ha pro­vo­ca­do la reac­ción de gru­pos anti­glo­ba­li­za­ción que se opo­nen a los encuen­tros por enten­der que este foro pri­va­do toma deci­sio­nes que deter­mi­nan de for­ma no trans­pa­ren­te la polí­ti­ca y la eco­no­mía internacionales.

El club está for­ma­do por un cen­te­nar de los más influ­yen­tes polí­ti­cos, ban­que­ros y empre­sa­rios del mun­do. Por el momen­to, el alcal­de de la pobla­ción, Jor­di Bai­jet, afir­ma que «ofi­cial­men­te» no ha reci­bi­do «nin­gu­na noti­fi­ca­ción» sobre la cele­bra­ción del encuentro.

Sin embar­go, el perio­dis­ta Jim Tuc­ker, uno de los prin­ci­pa­les exper­tos en el club, ase­gu­ra que el lugar esco­gi­do para alber­gar a los par­ti­ci­pan­tes de esta edi­ción es el hotel Dol­ce, un esta­ble­ci­mien­to de cin­co estre­llas que no dis­po­ne de nin­gu­na habi­ta­ción libre entre los pró­xi­mos días 2 y 6 de junio.

Al ser inte­rro­ga­dos sobre esta coin­ci­den­cia, un por­ta­voz del hotel res­pon­de que no pue­de con­fir­mar si ha sido reser­va­do en exclu­si­va por el club. A pesar de encon­trar­se en una pobla­ción muy turís­ti­ca, el hotel, cuyas habi­ta­cio­nes cues­tan entre 125 y 1.100 euros, per­mi­te a sus hués­pe­des cier­to aislamiento.

Los bil­der­ber­gers

Está situa­do a las afue­ras de la ciu­dad, fren­te al mar y jun­to a un cam­po de golf. Pre­ci­sa­men­te, algu­nas de las pocas imá­ge­nes de los bil­der­ber­gers, como son cono­ci­dos los par­ti­ci­pan­tes en el encuen­tro, son reco­gi­das mien­tras jue­gan al golf, ya que sue­len entrar en los hote­les en limu­si­nas o coches con cris­ta­les ahumados.

«Cuan­do alguien hace esca­la en Bil­der­berg, ya lle­gó», escri­bió hace una déca­da la revis­ta The Eco­no­mist. De este modo se refe­ría a la capa­ci­dad de sus miem­bros para mar­car la agen­da inter­na­cio­nal y pro­mo­cio­nar a polí­ti­cos y directivos.

Bill Clin­ton, Tony Blair y Barack Oba­ma fue­ron con­vo­ca­dos a la cum­bre poco antes de pre­si­dir sus paí­ses. El actual gober­nan­te de Esta­dos Uni­dos lo hizo en 2008, cuan­do la cum­bre se cele­bró en el esta­do de Vir­gi­nia (EEUU), recuer­da el eco­no­mis­ta Arca­di Oli­ve­res. Lo mis­mo ha ocu­rri­do con varios secre­ta­rios gene­ra­les de la OTAN.

Reu­nión en La Toja

El club ya se reu­nió en Espa­ña en 1989. El enton­ces pre­si­den­te Feli­pe Gon­zá­lez reci­bió a los deno­mi­na­dos «sumos pon­tí­fi­ces del capi­ta­lis­mo» en La Toja (Pon­te­ve­dra). En aque­lla oca­sión, asis­tie­ron polí­ti­cos como Miguel Boyer y el ex secre­ta­rio gene­ral de la OTAN Lord Carring­ton. Todos ellos pudie­ron inter­cam­biar impre­sio­nes con miem­bros des­ta­ca­dos del club, como Henry Kis­sin­ger o David Rockefeller.

Entre los espa­ño­les habi­tua­les, des­ta­can la rei­na Sofía y la pre­si­den­ta de la Comu­ni­dad de Madrid, Espe­ran­za Agui­rre. Ayer, un por­ta­voz de la Casa Real con­fir­mó que la rei­na sue­le acu­dir a estos encuen­tros «pero lo hace a títu­lo per­so­nal», por lo que no figu­ra en su agen­da pública.

Los ele­gi­dos

Ban­cos, empre­sas, polí­ti­cos y medios de comunicación

Obje­ti­vo

El prín­ci­pe Ber­nar­do de Holan­da impul­só el Club Bil­der­berg en 1954 con el fin de «for­ta­le­cer la uni­dad atlán­ti­ca, fre­nar el expan­sio­nis­mo sovié­ti­co y fomen­tar la coope­ra­cióny el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de los paí­ses del área occidental».

Círcu­los concéntricos

Des­de sus ini­cios, la orga­ni­za­ción ape­nas sí ha varia­do. Cada una de las 40 per­so­nas que, apro­xi­ma­da­men­te, com­po­nen el comi­té direc­ti­vo esco­ge a dos invi­ta­dos en fun­ción de la agen­da pre­vis­ta, siguien­do un sis­te­ma de círcu­los con­cén­tri­cos. El ex minis­tro y ex comi­sa­rio euro­peo Pedro Sol­bes, que con­fir­mó ayer a Públi­co que esta vez «no me han invi­ta­do», expli­có que en ante­rio­res oca­sio­nes la ofer­ta le fue hecha «por amigos».

‘Sumos sacer­do­tes”

Los fun­da­do­res que se reu­nie­ron en 1954 en el hotel Bil­der­berg, cer­ca de Arnhem (Holan­da), siem­pre tuvie­ron cla­ro que debían con­gre­gar bajo el mis­mo techo a ban­que­ros, polí­ti­cos y medios de comu­ni­ca­ción. Esta alian­za ha hecho que coin­ci­dan direc­ti­vos de Fran­ce Tele­com, Coca-Cola, War­ner, Bun­des­bank, Micro­soft y Ban­co San­tan­der con líde­res polí­ti­cos como Bill Clin­ton, Gor­don Brown o Tony Blair y varios secre­ta­rios gene­ra­les de la OTAN.

Medios de comunicación

La lis­ta de invi­ta­dos sue­le incluir direc­ti­vos de medios influ­yen­tes como The New York Times, Le Figa­roDie Zeit. Juan Luis Cebrián, con­se­je­ro dele­ga­do del Gru­po Pri­sa, es otro de los habi­tua­les. Sin embar­go, evi­tan infor­mar sobre el encuentro.

Fuen­te: Rebelion

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.